29.10.05

Reynoso vs. las abuelitas cómplices

Oswaldo Reynoso y las "nuevas generaciones" de la literatura gay (Fotomontaje: gfp).

Hace un par de meses, la Universidad Ricardo Palma anunció la publicación de las obras reunidas de
Oswaldo Reynoso, y por esa época apareció la última nouvelle del narrador arequipeño: El goce de la piel. Acabo de leerla (escribo una reseña del libro para Hueso Húmero) y me ha dado la sensación de que es un relato escrupulosamente honesto y ejecutado con tanta emoción como sagacidad.

El tema de la homosexualidad, transformado en pura metáfora del instinto vital, y en hilo conductor de toda una existencia, recobra en libros como éste el grosor estético y moral del que carece en manos de autores como Jaime Bayly y Beto Ortiz. Esto sucede, entre otras cosas, debido a que Reynoso es animado por un espíritu contraventor y rebelde, profundamente comprometido con su tema, mientras que a Bayly y Ortiz los mueve un afán de escándalo en pequeña escala. Ese afán sólo resulta comprensible en libros íntimamente prejuiciosos, que esperan causar en sus lectores no una real conmoción, ni mucho menos una transformación, sino apenas un ligero rubor de abuelita cómplice.

Contra lo que uno pudiera imaginar, el tema de la homosexualidad está presente explícitamente en la narrativa latinoamericana desde hace largas décadas: estaba ya en Duque (1934), de DIez Canseco; antes en Un hombre muerto a puntapiés (1927) del genio ecuatoriano Pablo Palacio (un escritor imprescindible), y aún antes en la Pasión y muerte del cura Deusto (1924), del chileno Augusto D´Halmar, para citar sólo libros muy recomendables. El cuento de Palacio, por cierto, es una radiografía de la homofobia y una transparente explicación de cómo ella sólo puede conducir a la violencia.

39 comentarios:

Anónimo dijo...

Faveron, por que no haces un ejercicio novedoso con tus lectores? Por que no circulas por aqui tu reseña al libro de Reynoso antes de entregarla a Hueso humero. La reseña que llegaria a la revista seria una que ha pasado por un proceso de discusion con los lectores de tu blog, modificada (o no) en base a la discusion establecida aqui mismo, a las sugerencias que surgan y que tu acogas a bien. Seria una cosa sui generis, me parece, ya que de alguna manera estarias desacralizando la consabida institucionalizacion y consagracion de lo publicado en las revistas de este tipo, y por otra parte le estarias dando una caracter de filtro (ante tus propios lectores blogernautas) y legitimacion a esta nueva via de discusion de la literatura que es el fenomeno de los weblogs al que escritores como Paz Soldan ya estan caracterizando como nuevo un producto (dentro de una larga trayectoria que viene desde el cine) que produce "sacudidas apocalípticas en el mundillo literario". Es solo una sugerencia, piensatelo.

Anónimo dijo...

...como un producto nuevo...

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Suena muy interesante. Desgraciadamente, tengo ya el compromiso con Abelardo Oquendo de entregar el texto lo antes posible, quizá en un par de días, de modo que no me da el tiempo de esperar la discusión para recién luego escribir la reseña.

Pero quienes hayan leído el libro están más que invitados a comentarlo desde ya, y quizá algunas ideas vayan a parar a mi texto (con la mención pertinente, claro).

Ahora, el ejercicio, tal como lo planteas, lo podemos hacer con alguna otra reseña en cualquier momento; yo estoy más que dispuesto.

Anónimo dijo...

En fin, queda abierta la posibilidad en todo caso. Una pena no se pueda hacer ahora con Reynoso, escritor muy querido en el Peru. No podria esperar Oquendo hasta el martes o miercoles? Cuentale de este experimento en cualquier caso. En fin, como repito. Saludos.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Lo que no se cierra es lo posibilidad de que me digas qué opinión tienes de la novela de Reynoso. Creo que es importante darle cabida a una recepción crítica de la obra de un escritor importante como él.

Javier Munguía dijo...

De Reynoso sólo he leído En octubre no hay milagros, que me parece una novela mediocre y demagógica con un gran título. ¿Qué te parece a ti? ¿Ha mejorado Renyoso de entonces acá? Saludos.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Como sabes, el fin de este blog es discutir sobre ideas y ser más o menos crítico. "Demagógico" es por supuesto algo que se puede decir sobre un libro, pero sería más interesante si lo justificaras. Si no, puede parecer que se tratara sólo de una cuestión de gustos personales (lo que no está mal, pero no es suficiente para descalificar públicamente a un autor).

Javier Munguía dijo...

Muy bien. Pongo un ejemplo claro. El momento en que el narrador se dirige a una segunda persona a la clase obrera, creo, y les habla con afectación de las injusticias de que son víctimas. Siento que eso abunda en la novela: cierta condescendencia con las clases bajas y un afán pueril de reinvindicación, por lo torpe del mismo. El rico homosexual, por otro lado, es tan patético que no consigue ser verosímil. Problemas parecidos tienen el resto de los personajes. Lo que aún no sé es qué opinas tú al respecto.

Anónimo dijo...

Otro. "Lo que aún no sé es qué opinas tú al respecto". Que cosa va a opinar si el que acaba de tocar el tema de esta novela eres tu. Pero ya vas desarrollando algo, porque en realidad Faveron hizo bien en explicarte el tono o modo de plantear una opinion. Vamos bien Javier.

Anónimo dijo...

Pinceladas: Los inocentes, En octubre, El escarabajo y el hombre. Preeminencia en el tono urbano.
Aladino, Los eunucos, El goce de la piel. Lo sensorial, el gusto (lo gustativo, y lo olfativo tambien), el placer; la prosa dejandose contagiar por todo ello.
El primer bloque: lo ideologico. El segundo: lo estetico. La sintesis? Lo dejo ahi.
Los eunucos puede ser la gran obra de este escritor. Los inocentes, el descubrimiento fundador de un mundo. El goce de la piel, su manifiesto etico, estetico y moral. En octubre no hay milagros, efectivamente, un gran titulo. Parte del imaginario nacional practicamente. Ese tambien es un gran logro. Esa vision, ese saber clavar tan certeramente un alfiler (y notese que clavaer con alfiler no se corresponder: la fuerza de la ideologia + la delicadeza estetica de un gran artista).

Miguel Rodríguez Mondoñedo dijo...

Siguiendo el link que pones, acabo de leer el cuento de Pablo Palacio. Es un estupendo relato, sin duda alguna.
Me llama un poco la atención tu idea de que "es una radiografía de la homofobia y una transparente explicación de cómo ella sólo puede conducir a la violencia".
El personaje trata de seducir a un niño de 14 años. ¿No hace eso la explicación menos transparente? Es claro que la violencia y el crimen final son causados por la homofobia, pero la inclusión de la seducción a un menor, me parece a mí que introduce un nuevo tema---en particular, dada la manera como el cuento empieza.
Creo, más bien, que el cuento es fundamentalmente una radiografía de cómo la prensa y la policía protegen ciertos prejuicios y temores, cómo un acontecimiento complejo se reduce a una mera etiqueta ("vicioso") a los ojos de la prensa, y cómo la policía es capaz de renunciar a su principal labor (encontrar criminales) solo para evitar que se conozca algo que se considera de algún modo "sucio" . La homofobia es parte de eso, por supuesto, pero no lo veo tan central.

Daniel Salas dijo...

Estás mal, Miguel. El personaje asesinado no trata de seducir a nadie. Esa es pura paranoia del "investigador" que es una caricatura, por supuesto. El narrador-investigador está inventando todos los detalles. Su única documentación es una foto! A partir de allí, el narrador inventa una historia truculenta en la que proyecta sus delirios homofóbicos. Obviamente, Palacio está satirizando la homofobia. Hay que tener en cuenta que era médico y tal vez eso se conecte con la sangre fría con la que escribía sus relatos

Anónimo dijo...

"Desprecia al corazón que no ama la piel". Brillante epígrafe que abre El goce de la piel de Reynoso. Reynoso no deja de ser un maestro en todo el sentido (maestro como maestria y maestro como pedagogía).

Gustavo Faverón Patriau dijo...

El lector del diario, supuesto investigador y reconstructor de la historia, deduce lo ocurrido, pero únicamente a partir de una fotografía. No tiene nada más que esa foto y sus prejuicios para contar todo lo que nos cuenta. Esa es, precisamente, una lección de Palacio sobre cómo funciona no sólo la homofobia, sino la discriminación prejuiciosa en general.

Anónimo dijo...

Faveron, si has borrado el comentario que llevaba el nombre de Aguirre borra el del usuario anonimo de las 4.37 tambien. Acabo de ver lo que ha puesto Aguirre en su pagina. Ahora mismo lo cuelgo aqui.

Anónimo dijo...

Leonardo Aguirre

October 29, 2005
Aclaración

Aguirre @ 7:52 pm | Tiempo promedio de lectura 0'54 minutos

Algún anónimo miserable (me provoca escupir todos los adjetivos homofóbicos posibles) está usando mi nombre y mi link para comentar en otros blogs. Sólo pretende desacreditarme e indisponerme frente a los bloggers respectivos. (Pasó lo mismo hace poco: un pobre diablo que usó mi nombre para enviar un mail insultante a muchos periodistas; léase el post “Fraude en el Mail”.)

Por ejemplo, acaba de suceder en el blog “Puente Aéreo”, a propósito del último post sobre Reynoso. Y el Sr. Faverón, creyendo que se trataba de mí, respondió con ardor. Quizá desproporcionadamente. (En realidad, me ofende que me creyera capaz de escribir en ese tono y con evidentes incorrecciones ortográficas. Pero ése es otro asunto.)

Cuaquier blogger sabe que eso es facilísimo de hacer. Sólo es cuestión de digitar mi nombre y el link de este blog. Como mi cuenta corresponde a un programa distinto al usado por el Sr. Faverón, el anónimo no tiene que teclear ninguna contraseña para hacerse pasar por Leonardo Aguirre y comentar necedades.

Imagino que el Sr. Faverón desconoce estas artimañas y por eso respondió como respondió. No lo culpo. Y por eso olvidaré los epítetos que me dirigió. Pero ahora ya sabe que, en lo sucesivo, conviene ser más cauto, escéptico y malicioso.

Anónimo dijo...

Sobre esto que dice L Aguirre (el verdader, pues el mensaje esta puesto en su pagina): "Cuaquier blogger sabe que eso es facilísimo de hacer. Sólo es cuestión de digitar mi nombre y el link de este blog". Como es posible eso? Lo digo con sana curiosidad. Uno puede poner el nombre de L Aguirre (alguien lo hizo el otro dia) pero sale en letras negras, cuando el nombre viene del blogger verdadero, por asi decirlo, salen en azul. ? Estas preguntan son hechas por un ignorante es cuestiones de blogger. Quiza nos puedan entrenar con una explicacion al respecto.

Anónimo dijo...

Otra cosa que me parece absolutamente injusta, completamente contradictoria, Sr, Aguirre, es que en su blog aparecen alegremente nombres de escritores locales. Hasta uno con el nombre de Jaime Bayly aparece ahi (y utilizado para denigrar a un escritor tan entrañable y respetable -mas alla de algun desliz ciertamente vergonzoso pero ya completamente superado en su carrera -caray, hasta los criminales pagan sus condenas y despues regresan al seno de la sociedad- como Fernando Iwasaki). Como es que Ud. permite que ocurra eso y no hace nada por impedirlo? En nombre de la salud publica (para ser exagerados si quiere) se le pide un poco de consecuencia. Revise Ud todos los comentarios que aparecen en su blog y borre los que evidentemente falsean la identidad de algunas personas (si hasta futbolistas como Chiquito Flores -de quien no se sabe tenga aficiones por lo literario o por los blogger- han aparecido ahi). Ojala sepa atender este pedido expresado, perdone Ud, desde una pagina mucho mas seria que la suya. Lo cual no involucra sus comentarios en La Republica, los cuales siempre ofrecen puntos de vista de interes.

Leo Zelada Grajeda dijo...

Reynoso me parece el autor más sobrevalorado de la narrativa ultima peruana.Su libro los inocentes no pasa de ser una caricaturización de lo marginal.Su ultimo libro mas parece mala prosa poetica que un relato cuya trama atrape al lector.Si hablamos de reinvindicar a narradores no canonizados podria apostar el nombre de Lucio Colonna Prety.

Tupac Amaru dijo...

Huy, no, achachau, ya tenemos al Maestro Zelada por aquí.

maskura dijo...

Tas mal, cuñadito: "de la narrativa ultima peruana"? Reynoso es anterior a VLl. Los inocentes fue saludado por Arguedas (el 'maximo exponente del indigenismo'), un 'relato de collera'.
"no pasa de ser"?, que es eso, quien eres tu para venir a dar una medida de algo. No pues.
"Su ultimo libro mas parece mala prosa poetica que un relato cuya trama atrape al lector." Que michi significara "mas parece" pues. Y ademas eso es que? bueno? malo? Que "es", en todo caso, su ultimo libro? Como se llama, a ver di?
"apostar", nos estas proponiendo un negocio? "Lucio Colonna Prety", ya, si, claro, si lo manyo, como no lo voy a manyar.

Miguel Rodríguez Mondoñedo dijo...

Es verdad, rectifico mi lectura. Sí había notado que hay un cierto break entre los momentos iniciales de la investigación y la narración del crimen, pero lo pasé por alto. Eso hace el relato mucho más interesante todavía. De hecho hay una sutileza interesantísima.
Hace unos meses vi una entrevista en CNN a un tipo que había escrito un libro proponiendo que la homosexualidad era el primer estadio de pedofilia. Es un prejucio muy común, claramente homofóbico. Y está retratado aquí, en este cuento. Habrá que leer más a este Palacio.

césar gutierrez dijo...

Creo que hay que ser ciegos, o ex alumnitos del gordo Reynoso, como thays, Bellatin y Faverón, para decir que El goce es una obra maestra. Es menor incluso dentro de la obra misma de Reinoso, lo cual es decir bastante. Su deuda con Muerte en Venecia es demasiado grande, y Reinoso suple con "estilo" lo que su coeficiente intelectual le impide dar. Disculpen la honestidad...

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Doy por hecho que este no es el César Gutiérrez que yo conozco. Me sorprende eso de "exalumnito" de Reynoso (no conozco a Reynoso y creo que nunca antes había escrito sobre él). Y no recuerdo que alguien haya llamado aquí, a "El goce de la piel", una "obra maestra". No es necesario que sea una obra maestra para ser superior a las novelas de Bayly, ¿o sí?

Anónimo dijo...

creo que es el césar gutierrez de los correos anónimos, por eso su odio contra reynoso y contra miguel gutiérrez, a quienes su gente considera "falsos tótems" del proletariado alienado...

Leo Zelada Grajeda dijo...

Estimado Gustavo,

Ese nick de Tupaj Amaru no soy yo.Creo que al igual que otros me estan empezando a clonar.
Pasando a otro tema ¿que les parece Enrique Congrains?.Congrains con todos sus defectos estilisticos me parece en la tematica urbano-marginal mas interesante que Reynoso.
Paradojicamente la figura de Congrains esta hoy en el olvido.

tupac amaru dijo...

Pero por que se tiene que decir B cuando se habla de A? Deje en paz a A (Reynoso en este caso) y opine con altura sobre el nada mas. Si no le interesa el tema, abstengase de opinar y listo. Por que no escribe sobre Congrains o sobre Colonna Prety desde su blog y desde ahi dice las cosas que le parezcan?

Gustavo Faverón Patriau dijo...

O escríbalas aquí, yo no me opongo. Sólo le pido que fundamente sus afirmaciones.

Sebastián Anderde dijo...

A mí me gustaría que el Sr. Faverón fundamente sus críticas a la novela de Beto Ortiz que a mí sí me gustó; tiene excesos es cierto, pero creo que sus virtudes están por encima de ellos. Yo fundamentaría mis opiniones pero el primero que mencionó a la novela fue el Sr. Faverón.

Este blog también me agrada, me gusta que el Sr. Faverón Patriau conteste hasta a los usuarios anónimos "faltosos".

diego trelles paz dijo...

Me alegra la noticia de la publicacion de la obras reunidas de Oswaldo Reynoso por la Universidad Ricardo Palma. Escribi no hace mucho una resena sobre "El goce de la piel" (que aparecera pronto en la revista "Pelicano" que dirige el poeta Miguel Ildefonso) y, en ella precisamente, sin conocer aun la noticia, hablaba de la necesidad de publicar en vida la obra de un autor tan importante como Reynoso. Por cierto, es bueno informar que en una de las colecciones de Narrativa Peruana (que publico "El Comercio" junto con Peisa) no se incluyo "Los inocentes" porque le ofrecieron una miseria a Reynoso por ella. Esto se los puede contar el propio Oswaldo.

Anónimo dijo...

O sea que entras para hacerte publicidad, decirnos que fuiste el primero y despues para soplar un chisme. Buena, Chato.

diego trelles paz dijo...

Dejame plagiar una respuesta dado por Roberto Bolano en su ultima entrevista para responderte: "Como dice Vittorio Gassman en una película: modestamente, sí."

David dijo...

Y la que dirige Pelicano (y pone la plata y todo) es Ana María Falconí. Que Ildefonso te haya pasado la voz para colaborar es otra cosa.

Anónimo dijo...

Diego Trelles Paz también pasó por El Comercio, pero nunca llegó a Somos, se quedó en un suplemento más acorde con su talla: Visto & Bueno. Y sólo comentaba sobre algunas peliculitas porque algún curso de cine llevó en la universidad en la que estudió. Ven? Así nomás se hace la cosa, no es tanto tampoco. De ahí que gente media caña como Ampuero y Cueto (de otra talla y condición social a la de Trelles, eso sí) reciban tanta atención en ese medio.

diego trelles paz dijo...

Completamente de acuerdo. Yo mismo no hubiera podido expresarlo mejor. No desperdicies tu notorio talento en el mundo reducido de los blogs; tienes pasta de biografo.

Anónimo dijo...

Gustavo:
César Gutiérrez fue un grande: décimo segundo big-leaguer venezolano y uno de los tres peloteros en haber conectado siete hits en un partido, estiró la pata el pasado sábado 22 en la ardiente Maracaibo, víctima de un infarto, a los sesenta y un años de edad.

A nivel Perú, celebridades no hay. Excepto ese César Gutiérrez que pasó de capo di capi del IPSS a perito en temas de energía encargado de desentrañar dilemas tipo ¿por qué sube mi baloncito de gas si dicen que pacha mama contiene tantísimo en Camisea? Y paremos de contar, excepto hayan gentes de bien (como tú) que se acuerden del nombre que aparecía en la revista de los sábados. Hasta hace dos años: se sabe que, harto de jugar con la opinión pública fungiendo de periodista, aceptó ser despedido a cambio de una furgoneta cargada de dólares (que dilapidó en el Reality Tour de David Bowie 2003-4).

Y entonces apareció una rara especie de asno con teclado, fanático de los puntos suspensivos y el bloque de mayúsculas, signos distintivos de galifardos sin mollera. Hace no sé cuánto este asno --mutante y terminal-- fatiga periódicamente las bandejas de correos de por lo menos 50 cibernautas, entre los que no estoy (porque el muy mierda felizmente no me incluyó en su lista de contactos).

Me alegra que hayas alertado a tus lectores de su cabezuña.

David dijo...

"el mundo reducido de los blogs", jajaja, que haces por aqui entonces, RTaquito? Esa frase tuya suena a eso que dice Thays de aquellos que "con desprecio" dicen que no leen blogs.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

********* CÉSAR GUTIÉRREZ *********

Por si acaso: el mensaje que aparece
como "anónimo" a las 5:27 pm es la
barroco-characata respuesta del buen
César Gutiérrez a los correos que han
aparecido mentirosamente firmados con
su nombre.

***********************************

Lysis dijo...

Sobre Reynoso, prefiero mil veces al Reynoso de Los Inocentes, y al de El Escarabajo y el Hombre, que a todos sus demás libros. Esos dos me parecen auténticos y tocados por la gracia, ademas de completos. Los releo siempre y siempre encuentro nuevas cosas.
Del resto no he podido terminar algunos, dan la sensación de que no estan terminados, los ultimos son penosos, pues el Reynoso auroral y provocador, un efebófilo militante, deviene en una especie de abuela chocha que no quiere leernos su receta de arroz con leche. Su cuidado del lenguaje es pudoroso, y se ha alejado de lo que Arguedas pronosticó para el, que podía convertirse en la voz urbana que todos esperabamos. Una poesia decadente le ha ganado a la cruda y simple belleza de la realidad.
Tiene estilo y cancha pero no subvierte ni apasiona.
De Diez Canseco (Duque) y Congrains (Lima, Hora Cero) tengo la mejor impresion. Ambos retratan fielmente un estado de cosas y dejan hablar a la propia historia, a diferencia de Reynoso, que en sus ultimos libros es demasiado protagonista (subliminalmente) dejando a la historia a un costado.
Sobre Ortiz y Bayly, prefiero que me den con un martillo en la cabeza, o escuchar a Monique Pardo cantando "Caramelo" antes de leer cualquiera de sus obras.
¿Esta es toda la literatura gay peruana? (entendiendo a literatura gay por aquella que trata sobre personajes o temas relacionados a esta variante sexual). Siguen sin llegar a los tobillos de una Yourcenar (Memorias de Adriano), una Mary Renault (El muchacho Persa), de un Gide (Los monederos falsos).
Que Reynoso se desahueve y escriba la obra que espero.