12.1.06

Mairal y Thays



El poeta y novelista argentino Pedro Mairal, a quien nos referimos en un post anterior (citamos y comentamos una frase suya, extraída de Página/12, en la que hablaba sobre sus padres y abuelos literarios), nos ha hecho llegar un breve mensaje, en el que señala que la cita de Página/12 estaba trunca y nos alcanza el párrafo completo, aparecido en una entrevista de El Interpretador.

La versión corta de Página/12, en efecto, elimina una parte crucial de la respuesta de Mairal, que modifica en gran medida el sentido de su afirmación. A continuación copio el párrafo original. En azul aparece el texto citado por Página/12; en negro aparece el largo fragmento que Página/12 eliminó:


"Lo que pasa es que la gente de mi generación no tuvo que matar a sus padres literarios porque ya los habían matado o silenciado los militares. Mucha gente nacida alrededor de los setenta no tuvo padres literarios, sino abuelos como Borges, Cortázar, Bioy, Arlt. Y uno con los abuelos no tiene conflictos. Yo no tuve que "matar a Borges" para escribir. Siento a Borges como un abuelo que me ilumina con su inteligencia, pero no siento que yo deba competir con su literatura, ni sobreescribirla, ni escribir a pesar de ella. Conocí a mis "padres literarios" después, cuando leí en la facultad a Walsh, a Di Benedetto, a Piglia, a Lamborghini, es decir, ya canonizados. Me vinculo con esos autores, en una búsqueda personal que sigue ahora a los 34 años, con curiosidad, pero a la vez con cierta lejanía, sin que me hayan dejado su impronta. Quizá en ese intento por completar una brecha, quizá en esa cicatrización, haya un rasgo generacional, que apenas intuyo. No creo que sea tan evidente por ahora. No sé si estoy en una "corriente literaria", no puedo decir que sienta una pertenencia a un grupo. Quizá estoy en una corriente pero inevitablemente, no como una militancia personal".

Como se ve, las frases no citadas en Página/12 matizan mucho el sentido de las palabras de Mairal, que reconoce una vinculación con ciertos “padres” en la tradición argentina, aunque habla de una relación lejana que no lo marca de maneras evidentes.


Thays y el árbol genealógico

Iván Thays, en cuyo blog leí originalmene la cita de Mairal, ha aclarado en Notas Moleskine que él nunca quiso generalizar la afirmación del argentino sobre las genealogías literariasy el parricidio. Hay que anotar que Iván, quien encontró la frase en Página/12, no pudo nunca leer la declaración completa. En todo caso, la confusión ha servido para que Iván se decida a escribir, también en Notas Moleskine, una interesante reflexión sobre sus propios padres en la tradición peruana, sus lecturas juveniles y la influencia (o no) de esas lecturas en su trabajo creativo.

Estos dos párrafos de su texto son especialmente interesantes:

"Sin embargo, sí existe una serie de autores peruanos que lograron convencer incluso al talibán necio que era a principios de los 90, y a quienes he mencionado siempre: Carlos Calderón Fajardo, en especial por esa novela tan extraña llamada La colina de los árboles, y a través de Carlos, a ese escritor oclusivo, escurridizo, pero casi “hecho" a la medida de mis expectativas de aquellos años: Gastón Fernández.

"Finalmente, la influencia de Luis Loayza (cuya prosa me ha parecido siempre un prodigio) y, en la acera opuesta a la precisión de Loayza, la de Jorge Eduardo Eielson y su novela El cuerpo de Giulia-no (un libro que releía obsesivamente durante la década de los noventa) es muy marcada, incluso a nivel de plagio, en mi última novela".

Confieso que no he leído nada en absoluto de Gastón Fernández (homónimo, por cierto, de un futbolista argentino y del protagonista de la película Se arrienda, de Alberto Fuguet), y nada sé acerca de él. ¿Alguien (quizá Iván mismo) se animará a contarnos más sobre él?

15 comentarios:

Nando dijo...

Gastón Fernández Carrera (1940-1997) es un historiador del arte peruano que emigró a Bélgica, donde desarrolló una carrera que parece interesante, y publicó varios libros:

- "La photographie, le néant: digressions autour d'une mort occidentale" (Paris, P.U.F., 1986),
- "La fable vraie: l'art contemporain dans le piège de Dieu" (Montréal, Saint-Martin, 1991),
- "Lectures de Rilke: pour un art du bien mourir" (Bruxelles : La lettre volée, 1995),
- "L'art envie: accomplissement et fin de l'histoire de l'art" (Bruxelles, La lettre volée, 1996),
- "L'anti-voyage en Inde" (Bruxelles, La lettre volée, 1998).

La mayor parte de sus relatos, sin embargo, permanecieron inéditos (creo que algo salió alguna vez en 'hueso húmero') hasta que José Ignacio Padilla publicó en el número 9-10 de "Signo lotófago" (2002) la totalidad de su narrativa, treintaitrés relatos con el mismo título, "Relato aparente", acompañados de su correspondiente número. Hay también en ese volumen una selección de su correspondencia.

La existencia de una obra como la de Fernández (sobre la que, aparte de decir que me gusta mucho, no pienso decir nada más) es una manifestación de muchas cosas, entre las que no es la menos importante que el ejercicio de la literatura tiene poco que ver con el mercado, las ansias de figuración y la presencia en una escena mediática. Un compromiso que es una especie de ascesis que sin embargo le huye a la trascendencia, porque es una intervención real y tangible sobre la realidad. Creo que el libro (es un volumen de más de 500 páginas) todavía puede conseguirse en Lima (yo me traje el mío a Ann Arbor).

Saludos.

Ivan Thays dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Ivan Thays dijo...

Sobre la ilustrativa reseña de Nando quiero resaltar un dato que, creo, es muy significativo: el título "Relato Aparente" del libro que publicó Signo Lotófago es el título con que Gastón Fernández (siglas GF, ¿no es provocador?) nombró a todos y cada uno de sus cuentos. Según tengo entendido, la auto-exigencia de no modificar ese título (los cuentos solo se individualizaban por un número en romano)fue uno de los principales escollos para que se editaran sus libros.

La prosa de GF es exigente, "esteticista" diría Miguel Gutiérrez, y sus argumentos son desconcertantes. Puede parecer hermético en una primera impresión, y en una segunda también. Es un autor que prefiere "reflexionar" antes que "narrar", y tiene ciertamente mucha influencia de la filosofía oriental, en la que era erudito.

Los referentes literarios que se me vienen a la cabeza de inmediato son autores que, muchas veces, han sido citados en este blog y están relacionados a la literatura ríoplatense: Mario Levrero, Osvaldo Lamborghini, Juan Filloy, quizá un Aira mucho más serio, definitivamente Gombrowicz y Felisberto Hernández (probablemente a estos dos sí los leyó GF). Y, obvio, Kafka.

¿No te apetece, Gustavo?

Anécdota: cuando colaboraba en el diario "El Sol" publiqué un artículo en el que hablaba de "los raros" de la literatura peruana, mencionando a GF, a Carlos Calderón Fajardo y a Loayza. El mismo día en que salió la nota, me contó un asustado Abelardo Oquendo (que lo admiraba mucho), murió Gastón Fernández (¿te recuerda algo, Gustavo?). Emprendí entonces la poco tenaz pero entusiasta idea de publicar un libro antológico suyo. Oquendo hizo pública mi intención, pero al final la escritura de mis propios libros me distrajo de lo que, pienso ahora con ironía pero sin dolor, sin duda hubiera sido mi única contribución a la literatura peruana.

Unos años después, los de SIGNO LOTOFAGO hicieron una labor de persecusión de manuscritos impresionante. Fue genial. No sé si consiguieron los derechos con la familia (sé que ellos no querían saber nada de GF escritor, salvo la madre, creo, que era conocida de González Vigil e incluso contertulia de éste me parece), o si los tomaron simplemente. La edición, lamentablemente, no fue afortunada. Uno de los editores estaba a punto de viajar a una beca y se desentendió del libro, no se hizo mayor publicidad en los medios, la edición era ilegible por el tamaño de la letra y la tipografíaa, además de voluminosa. Eso sí, un enorme acierto fue colocar como carátula un fosforescente cuadro de Rothko.

A mí, como ironía cruel del destino u oscurso sentido del humor de los SIGNO LOTOFAGO, me enviaron un ejemplar al programa ¡con las hojas totalmente en blanco! (lo usé durante un tiempo como blog de notas, mala cábala).

Ricardo Sumalavia, otro fan declarado de GF, me dejó (creo que sin saberlo) de herencia su ejemplar.

No presto.

Saludos

I.

Anónimo dijo...

El árbol literario de Iván:

Nabokov (Abuelo)
Cueto (Padre)
Ampuero (Tío)
Hernán Castañeada (Esposa)
Gustavo Faverón (Amante)
Bellatin (hermano mayor)
Roncagliolo (hijo mayor)


Miguel

Anónimo dijo...

Faltó:

Paul Auster (one night stand with post pregnancy issue).

Miguel.

Anónimo dijo...

Tengo en mi poder tres ejemplares del libro de Gaston Fernandez Carrera "Relato Aparente", no estan en muy buen estado, pero estan completos, los interesados pueden hacer su pedido al siguiente mail:
elespejoretrovisor@hotmail.com

Anónimo dijo...

Cada vez que se menciona a Thays en un blog el asunto degenera. Pero esto es explicable si se tiene en cuenta que el "popular" escritor, en una muestra de su conocida capacidad para el diálogo, tiene cerrados los comments de su blog. Para evitar "el desborde popular" convendría no mencionar a Thays o persuadirlo de que permita la libre expresión en su página a fin de no arruinar las de otras que se dedicaban, usualmente, a temas más interesantes (Gustavo: ¿Cueto, Ampuero y Thays en seguidilla; intentas una encuesta para saber cuánto la gente los quiere? Mira que poco, ah? O es verosímil suponer lo que sostiene Aguirre, que llamas a la controversia a ver quien se pica?).

Ivan Thays dijo...

"Miguel", te faltó mencionar a mi otro HERMANO, Ricardo Sumalavia, y a mis otros dos hijos (que se han puesto celosos): Johann Page y Edwin Chávez, el menorcito.

Por otra parte, me han "dateado" que mi "Esposa" y mi "Amante" se han reunido a mis espaldas y se han hecho "amigas". ¡Horror! Por las dudas, tendré que almorzar fuera de casa por unas semanas.

Saludos

I.

bryh dijo...

Corrección: La revista era "More ferarum" cuya "casa editora" se llamaba "Ediciones del Signo Lotófago"

Gustavo Faverón Patriau dijo...

¿Qué clase de prejuicios hay que tener para sospechar sólo porque escribo acerca de Alonso, Fernando e Iván? ¿Por qué el anónimo de las 2:33 no sospecha de mis elogios a Nieto Degregori, a Reynoso, a Colchado o a Morillo Ganoza?

jose ignacio (moreferarum@yahoo.com) dijo...

un amigo me aviso de estos comentarios sobre GF. sorpresota. por si a alguien le interesa más: otro amigo está terminando la edición de uno de sus poemarios ("breviario", 100 poemas, raros, obviamente). y en bs.as. la revista tse=tse planea para este año un extenso dossier (ensayo, cuento, correspondencia y poesía).

en lima fue imposible encontrar ayuda para rastrear los inéditos (ni qué decir de publicarlos). un contacto en argentina nos dio un contacto en ee.uu. que nos dio un contacto en suiza, que nos contactó con la familia en lima. todo rozando siempre la imposibilidad y la desaparición.

el trabajo de escanear y corregir esos relatos (mecanografiados; copias en papel carbón) y la correspondencia (manuscrita, con caligrafía obsesivamente pulcra) sólo podía producir extrañamiento (y a ratos, estremecimiento). la edición fue de 500 ejemplares de 550 páginas. son sábanas y sábanas de texto para reproducir, visualmente, la dificultad que ese lenguaje opone a la lectura. una cubierta de malevitch para estar a tono con la abstracción.

si no hubo mucha difusión cuando se publicaron los relatos fue porque un par de editorcitos independientes no tienen ninguna influencia sobre estos. estábamos bastante hartos de perder ejemplares con los periódicos (que ni siquiera se dignaban a sacarnos una reseña) así que decidimos ignorarlos y dejar que los textos sigan su camino. de hecho, este libro tuvo tan poca difusión como tuvo siempre nuestra revista, a pesar de nuestros infinitos esfuerzos al respecto.

de los 500 ejemplares, 50 fueron para la familia, unos 10 a "el virrey" y un poco más se repartió entre posibles lectores y ocasionales sujetos que preguntan por GF. deben quedar todavía unos 300 o 350, en sus cajitas, esperando su tiempo. (algún interesado? avise).

creo que el objetivo inicial, evitar la pérdida de esos textos, está logrado. que esos textos se difundan y que ocupen su lugar (desestabilizador) en nuestra "tradición narrativa"... ésa es otra historia.

y por lo de los ejemplares en blanco, ¿no es una buena broma? además a tono con la insistencia de GF sobre la DESAPARICIÓN. un poco de humor, señores.

tali dijo...

nando, no sé si te olvidaste o si en realidad querías quitarme mérito pero fui yo la que te trajo tu libro de lima a ann arbor. en mis maletas con más de 11 kilos de sobrepeso por todo lo que te mandaba el familión.

es que si no me reconoces me pico pe amigo.

Franck dijo...

Han comentado ya este libro que publica una universidad inglesa ?
Parece muy interesante , pero el precio... uuyyhh :::::

___________________________________________________________


Contemporary Peruvian Narrative and Popular Culture
Jaime Bayly, Iván Thays and Jorge Eduardo Benavides.
By Robert Ruz


This book provides the first look at the dynamic resurgence of Peruvian narrative since the late 1990s.
Talk-show host Jaime Bayly's seven novels have scandalized Lima's society with their treatment of homosexuality and have attracted record sales throughout the Spanish-speaking world with their exciting re-creation of Lima slang and focus on McOndo themes. University lecturer Iván Thays has vigorously opposed this light narrative by providing a 'high' cultural alternative. His three novels have played an important role in the regeneration of Peruvian culture since the fall from power of President Alberto Fujimori. Madrid-based Jorge Eduardo Benavides' narrative has offered an aesthetically challenging and explicitly politicized alternative. His marrying of aesthetics and politics stands in importance alongside Mario Vargas Llosa and José María Arguedas in terms of the mediation between culture and politics in Peru since the 1930s..

ROBERT RUZ completed his PhD at Cambridge University under the supervision of Geoffrey Kantaris.

En este libro se ofrece la primera perspectiva del dinámico resurgimiento que ha experimentado la narrativa peruana desde finales de la década de los noventa. Las siete novelas de Jaime Bayly, presentador de televisión, han escandalizado a la sociedad limeña debido al tratamiento que en ellas se da al tema de la homosexualidad y han generado un récord de ventas por todo el mundo de habla hispana debido a su apasionante recreación del argot limeño y a su concentración en los temas del grupo McOndo. El profesor de universidad Iván Thays se ha opuesto firmemente a esta literatura light, ofreciendo en su lugar una alternativa culta. Sus tres novelas han desempeñado un importante papel en la regeneración de la cultura peruana desde la caída del poder del Presidente Alberto Fujimori. La narrativa de Jorge Eduardo Benavides, radicado en Madrid, ha presentado una alternativa estéticamente estimulante y explícitamente politizada. Por lo que respecta a la mediación entre la cultura y la política en el Perú desde la década de los años treinta, la labor de unificación de la estética y la política de Benavides se halla, en cuanto a importancia, al nivel de Mario Vargas Llosa y José María Arguedas.



DETAILS

140 pages
Size: 23 x 15 cm
ISBN: 1855661101
Binding: Hardback
First published: 2005
Price: 75.00 USD / 40.00 GBP
Imprint: Tamesis Books
Series: Monografías A
Subject:

BIC class: ATG

STATUS: Available
Details updated on 06/01/2006

Contents
Introduction
1 Homosexuality and Gay Identity in Bayly's No se lo digas a nadie, Fue ayer y no me acuerdo and La noche es virgen
2 Jaime Bayly: Postmodern Narrative Style and Mass Cultural Marketing
3 Iván Thays: Postmodern Peruvian Narrative of `High' Culture
4 Jorge Eduardo Benavides: the Peruvian Political Novel Revisited
5 Conclusion

Anónimo dijo...

¿Qué son 75 dólares hoy en día?

Anónimo dijo...

75 dolares: un par de buenos almuerzos en USA; almuerzos por un mes en el Peru.