9.4.06

Segundo round

Entonces, tendremos en la segunda vuelta, de seguro, a Ollanta Humala (29% según Apoyo), es decir, a un vociferante xenófobo, un sexista insufrible, un entusiasta del racismo, un autoritario dispuesto a tumbarse la democracia con tal de obtener sus objetivos, un homófobo inocultable, un oportunista evidente, un politicastro de caricatura que hasta el día de hoy no ha sido capaz de juntar un par de líneas coherentes que puedan pasar por programa político.

Humala
es sospechoso de haber violado sistemáticamente los derechos humanos durante los años de la violencia en Madre Mía; sospechoso, también, de haberse prestado a una pantomima de rebelión para facilitar la fuga de Vladimiro Montesinos años atrás; sospechoso, además, de haber ideado la asonada homicida de su hermano Antauro no hace mucho.

Las cifras dicen algo más o menos claro, además: que ya sea Lourdes Flores (24.2%) o Alan García (24.5%) el que pase a la segunda vuelta, lo más probable es que Humala sea derrotado en esa segunda parte del proceso. Entonces, cuando Humala pierda, y reaccione con la violencia que hasta ahora ha maquillado apenas durante la campaña, se verán las verdaderas consecuencias de este fenómeno inconducente que lo ha llevado a una posición de expectativa.

Y el principal culpable no será él. Qué culpa tiene el boxeador de meter golpes, si es lo único que sabe hacer. La culpa la tienen todos los partidos, de izquierda y de derecha, que siguen siendo incapaces de hacer sus discursos asibles y empáticos para el pueblo, y sus prácticas transparentes y beneficiosas, y dejan que cualquier exabrupto, cualquier patraña, cualquier fingimiento de cualquier improvisado los supere.

Y qué culpa tiene el pueblo si los partidos siguen siendo, hoy como ayer, radicalmente incapaces de propiciar siquiera el principio de una solución a la pobreza de las mayorías. Esos partidos han ido arrinconando al electorado, a lo largo de décadas, a una posición en que lo desconocido es preferible. ¿Cuándo adquirirán la capacidad de notar eso y arreglarlo?

Fotomontaje: Burro boxeador; gfp.

7 comentarios:

Carlos M. Sotomayor dijo...

Concuerdo plenamente. Si Humala sale elegido presidente, la principal culpa será de los partidos tradicionales, no de la gente que lo vote.
Ese escenario me escarapela el cuerpo, ciertamente, pero, lamentablemente, las otras dos opciones no me resultan nada alentadoras.

Nando dijo...

Concuerdo también con la frustración que expresas, Gustavo. Es sorprendente además la superficialidad con la que los medios hablan de una "fiesta democrática" el día de las elecciones, después de que esos mismos medios se la han pasado atacando histéricamente ese mismo sistema. No es que les faltara razón para hacerlo --razones hay muchísimas-- pero la superficialidad de sus ataques ha contribuido tanto como la estupidez de los "políticos tradicionales" a desprestigiar un sistema --la democracia liberal-- que continúa siendo disfuncional en el Perú. Si no, cómo podemos seguri hablando de refundaciones y de nuevos inicios todo el tiempo? Respecto de los partidos, casi inexistentes, llenos la mayoría de ellos de ineficientes y oportunistas, se las han arreglado, sin embargo, para que solo a través de las instituciones y los mecanismos que ellos controlan se pueda generar ese cambio que tantos anhelamos y que nunca se da ni se dará. Qué hacer? Acabar con el viejo estado e inaugurar uno nuevo? Ese fue el canto de sirena de Sendero, y hemos vivido en carne propia la barbarie que genera ese tipo de fundamentalismo. Tal vez sea necesario hacer de la política una práctica que en vez de querer "capturar" el estado, ni siquiera lo necesite, lo ignore y vaya construyendo una nueva legitimidad, a partir de los individuos y su práctica creativa. La "poiesis" no tiene que ser solo una práctica libresca: debería poder ser un modo de vida.

Erika Almenara dijo...

Un poco de esperanza, señores. Yo todavía creo que lo podemos lograr.
saludos

Charlie dijo...

Al parecer, la política en el Perú es el arte de decir mentiras y ganar elecciones. De esta forma no me extraña que tipos como Ollanta Humala lleguen a ser la primera opción política del país, este país de fantasmas psicosociales y falsos salvadores. La solución: hacer política de verdad, con programas y gente dispuesta a trabajar para que esas ideas fructifiquen y produzcan nuevos líderes. Por supuesto, entre otras miles de cosas más...

IGGIX dijo...

en resumen, el frankenstein creado por la clase dirigente...esperemos q aprendan la leccion

Idelber dijo...

Gracias por el cuadro que nos presentaste, Gustavo. Lamento que no se haya producido una alternativa de izquierda más confiable. Muy triste, también, la posición de Gonzáles Viaña.

Abrazos,

(he vuelto a escribir en mi blog; te dejo la invitación a que pases por allá)

Gustavo Faverón Patriau dijo...

El Idelber que nos deja este breve mensaje es Idelber Avelar, el excelente crítico cultural brasileño, autor de un libro que muchos (yo incluido) consideran la obra fundamental en el estudio de la ficción postdictatorial en el Cono Sur, "Alegorías de la derrota".

Idelber tiene un blog de primer nivel, "O biscoito fino e a massa" que estuvo cerrado varios meses (incluso lo retiré de mis enlaces), pero ahora vuelve. Está en portugués, así que con un pequeño esfuerzo todos podemos disfrutarlo:

http://idelberavelar.com/

Ya luego colocaré un comentario más largo sobre su blog.