17.8.06

El sueño de la casa ajena

Leo en el blog de Paolo de Lima esta declaración de Diego Trelles, estudiante de literatura becado por una universidad estatal norteamericana: "Me causa perplejidad", dice Trelles, "ver a los intelectuales progresistas del Perú pensando en la realidad nacional desde sus casas de playa en Asia".

Es ciertísimo: si alguno de nuestros intelectuales de izquierda anda jugando a dos bandas, entre una posición ideológica progresista y unas propiedades en balnearios excluyentes, regidos en algunos casos por reglamentos racistas y degradantes, eso sería a todas luces una gran inconsecuencia. Es por eso que abro Puente Aéreo para que quien desee hacerlo envíe los nombres de esos malos progresistas.

No vaya a ser que frases como la de Trelles inventen la ilusión de algo que no existe, un fantoche caricaturesco al que se ataca cuando en verdad no hay nadie detrás de él. O quizá sí: vamos a ver quién en la izquierda peruana, entre esos intelectuales progres que estudian "nuestra realidad nacional", es propietario de una residencia playera en el distrito de marras... Aunque mucho más fácil sería que Trelles dijera algunos nombres propios (costumbre que tanto se echa de menos en nuestro ambiente literario) antes de regresar a su casa en el estado natal de George Bush.

2 comentarios:

Daniel Salas dijo...

Leí también la frase ayer y sigo sin tener la más mínima idea de a quiénes se refiere. Sería bueno que Trelles sea un poco más específico. De otro modo, se trataría de otra declaración antojadiza y sin sustento y que, lo peor de todo, echa sombras sobre una tarea (la tarea crítica) que es urgente para nuestro país. Otra cosa que llama la atención es la similitud de esta declaración con las acusaciones banales de la derecha (la invención de la llamada "izquierda caviar").

astrid dijo...

Lo de "izquierda caviar" fue un invento de los fujimoristas, tal vez de Carlos Raffo, hoy procesado por corrupción.
Más bien tengo la imprensión, Gustavo, que este tipo de declaraciones son asimilables a las que nos tiene acostumbrados de vez en cuando Oswaldo Reynoso.
Si no entendí mal, en la presentación del libro de Trelles en la Feria, él dijo que es íntimo amigo de Reynoso y lo considera su maestro. En lugar de copiar sus ideas, para nada originales, debería emular la buena prosa del escritor arequipeño.