26.1.07

¡Heil Caretas!

Caretas ha acusado en su último número a varias personas de cierto acto de corrupción, y uno de los embarrados por el artículo clamorosamente irresponsable y descaradamente prejuicioso es el escritor Enrique Prochazka, ex secretario general del Ministerio del Interior.

El caprichoso artículo de Caretas sostiene falsedades notorias: señala, por ejemplo, que
Enrique fue poco menos que erradicado de su puesto, como mala hierba, por la ministra Pilar Mazzetti, quien "a finales de diciembre" habría descubierto horrorizada una serie de irregularidades cometidas por él y otros en el ministerio.

¿Finales de diciembre? Si Caretas hubiera confiado su artículo a un periodista responsable, y no al señor Américo Zambrano que lo firma, habría tenido que decir que Enrique renunció al ministerio semanas antes de esa fecha, de modo que cualquier vinculación que se quiera establecer entre su salida y una gestión "moralizadora" de Mazzetti es, sencillamente, mentirosa y antojadiza.

Pero, claro, el mismo artículo nos da muestras transparentes de que, con esa noticia, Caretas buscaba cualquier cosa excepto transmitir un hallazgo o revelar una verdad: la nota está hecha de engaños, prejuicios e intrigas. Si no, fíjense solamente en la manera vergonzosa en que la revista, para incriminar a una persona en cierto negocio turbio, afirma que es "de ascendencia israelí".

A eso ha llegado Caretas: la persona a la que se refiere el magazín de la mascarita es Alberto Fuster: no es descendiente de israelíes. Pero eso es lo de menos: el artículo de Caretas, en ese punto, responde a la simple lógica de la propaganda antisemita: decir que alguien es descendiente de israelíes convierte a ese alguien en un personaje turbio, porque lo identifica con el desprestigio de los traficantes de armas. Sólo dos cosas no le importan a la revista: que el dato sea relevante (que no lo es) y que el dato sea cierto (que tampoco lo es).

Y lo mismo ocurre con la acusación contra Enrique Prochazka: funciona bien, impresiona; es irrelevante que sea falsa. Quizá Caretas debería dejar de confiar en Alan García como informante estrella y empezar a buscar fuentes más confiables. Y, de paso, debería contratar redactores capaces de diferenciar verdad de mentira.

A continuación publico un carta que Enrique Prochazka ha hecho llegar a Caretas y que aparece ahora por anticipado en Puente Aéreo. Debajo de ella viene una carta de otro de los acusados por Caretas, Dardo López-Dolz, renunciante viceministro del Interior. Debajo de ella, coloco la noticia original de Caretas.

CARTA DE ENRIQUE PROCHAZKA

Señores Caretas:

En las pp. 18 y 19 de su anterior número, su revista exhibe un llamativo publirreportaje (“El negocio que lo tumbó”) que me menciona como protagonista de un formidable plegamiento espacio-temporal. No voy a demorarme en refutar cada una de las entretenidas zonceras que adornan el resto de la página (p. ej. Alberto Fuster no era “desconocido”, ni “merodeaba” por el despacho: estaba allí por invitación de Pilar Mazzetti, que lo conoce perfectamente y ha empleado sus servicios cuando fue ministra de Salud; mucho menos es de “ascendencia israelí”…). Ya antes he tenido ocasión de apreciar el buen gusto de CARETAS en materia de narrativa fantástica. Sólo que en este caso olvidaron advertir al lector con un cintillo, como es usual con El Cuento de las Mil Palabras y el ocasional publirreportaje encargado.

No obstante, no puedo dejar de destacar el rasgo más alucinatorio de su microrrelato: presenté mi renuncia a la ministra el día 16 de diciembre, la que fue aceptada en la resolución fechada ese mismo día. El citado publirreportaje dice que “a fines de diciembre” Mazzetti ordena indagar cierta compra. Luego, “descubre” una “sobrevaloración” (¡falso!) y luego, asombrosamente, ¡retrocede MÁS DE DOS SEMANAS en el tiempo y me extirpa del Mininter con goce quirúrgico!

Ya pues, CARETAS. Les declaré a Uds., al teléfono, que mi salida del Mininter fue a mediados del mes y que nada tuvo que ver con procesos de compra. Me fui porque estaba realmente cansado de las mentadas de madre de Pilar Mazzetti. Si tenían mis declaraciones al respecto, al menos pudieron haberlas consignado, con las FECHAS en su sitio. El mero intento de imaginar la sintaxis requerida para convencernos de que la doctora supo algo el 30 de diciembre que motivó mi erradicación el 16 de diciembre los hubiera disuadido de escribirla… y librado de este ridículo.

Finalmente —como me ha sugerido nada menos que Marco Zileri al teléfono— tan sólo por aceptar firmar los aspectos antisemitas de ese vistoso publicherry, al sr. Zambrano CARETAS debería premiarlo con un bigotito hitleriano —de esos que tan acertadamente distribuyen en su propia carátula. ¿O no lo escribió él? Vamos, muchachos: confío en que la próxima vez intentarán hacer periodismo. Saludos,

Enrique Prochazka
DNI 07726293

PD. Esta carta aparecerá completa en varios medios, espero que también en su semanario.

CARTA DE DARDO LÓPEZ-DOLZ

Amigos,

El día de hoy leí con profunda indignación un artículo insultante en Caretas (pp.18-19) en el que, basándose en una serie de falsedades e incoherencias, se pretende involucrarme, junto a Enrique Prochazka y mi ex cunado Alberto Fuster, en inadmisibles actos de corrupción, denuncia que rechazo tajantemente. Al respecto, considero importante aclarar varios puntos:

1. Yo renuncié por propia decisión, nadie me lo solicitó y lo hice por razones de conciencia claramente explicadas en mi carta.

2. No he tenido que ver absolutamente nada con ninguna adquisición, esto por una razón muy sencilla: en setiembre, mediante dos RMs se extrajo de mi control y del control del Secretario General las adquisiciones que realice la OGA, en manos de Gloria Vargas, persona unida con viejos lazos afectivos a Pilar Mazzetti, desde sus tiempos en el Hospital de Ciencias Neurológicas, con deficiente preparación y desastrosa lentitud.

3. Por la razón expuesta anteriormente, no conozco los detalles de los procesos de adquisición, mismos que se reportaban directamente a la ministra, al extremo que la misma Gloria Vargas no respondió mis requerimientos de información.

4. No es cierto que Alberto Fuster haya sido MI asesor de Inteligencia, a espaldas de la ministra. Como saben, Norma Fuster y yo estamos separados hace varios años, pero su hermano sigue siendo legalmente mi cuñado, lo que me impide contratarlo. Eso lo sé perfectamente como abogado y cualquiera que me conozca sabe perfectamente que no soy ni tonto ni ingenuo para semejante torpeza.

5. Alberto ha estado yendo con cierta frecuencia al Ministerio a pedido expreso de Pilar, a quien asesora en inteligencia desde los tiempos del Ministerio de Salud, solicitando su presencia en toda reunión relativa a temas de inteligencia, narcotráfico y terrorismo, por ser estos campos su especialidad. Puede dar fe de ello todo el alto mando pasado y actual del ministerio así como la alta dirección del Ministerio. Si existió entre ellos algún acuerdo de pago o no, es un tema que no conozco.

6. Enrique Prochazka, gran amigo a quien conozco hace mucho, renunció porque la ministra, con repetida frecuencia, pretendía culparle de fallos de su propia gente, maltratándolo verbalmente de un modo inaceptable. Algunos de ustedes lo conocen y saben de su honestidad a prueba de balas y su espartano concepto de la vida.

7. Los mismos procesos que en Caretas se ataca, en los cuales, repito, no tuve ninguna participación, fueron descritos como impecables ayer en el Congreso por la Ministra, tal como recoge la web www.mininter.gob.pe. Copio un fragmento de su texto a continuación:

”En ese sentido cabe resaltar la adquisición (por reposición) de 50 camiones portatropas para la Policía Nacional cuya compra se aprobó el pasado mes de diciembre mediante una transparente licitación pública (Nº 008-2006-IN-OGA) cuyo valor referencial fue de 24,970,833.33 nuevos soles, ganando la buena pro la empresa ISDD - Internacional Security & Defence Systems Ltd. Con una propuesta económica de 17,479,583.34, es decir se produjo un ahorro de 7,491,249.99 nuevos soles sobre el precio base. Cabe mencionar que en la referida licitación participaron cinco empresas más, que no alcanzaron los estándares técnicos y económicos requeridos por la comisión evaluadora, conformada por tres coroneles, un comandante de la Policía Nacional y un miembro civil".

8. La ausencia de profesionalismo del autor de la nota sorprende en una revista que siempre tuve por seria. No sólo no realiza una investigación que debió pasar por preguntarme al respecto, sino que ante la ausencia de elementos concretos, recurre a vedados argumentos antisemitas adjudicando ascendencia israelí a Alberto Fuster.

Podría extenderme en esta carta, y quizá lo haga más adelante, pero hoy la oportunidad de que esto se aclare demanda su pronto envío.

Dardo López-Dolz.

ARTÍCULO DE CARETAS

El Negocio que lo Tumbó

La crisis que vivió esta semana no ha alterado los nervios de la ministra del Interior, Pilar Mazzetti, pero sí le provocó más de una jaqueca.

El punto de quiebre ocurrió el jueves 18, cuando se supo de la renuncia del viceministro del Interior, Dardo López-Dolz Madueño, del núcleo de sus asesores y de otros cuatro funcionarios de ese portafolio.

La noticia no había sido oficializada, pero apareció al día siguiente, calientita y distorsionada, en el tabloide montesinista La Razón. Allí se dijo que López-Dolz dimitió disconforme con la presunta gestión irregular de Mazzetti. Pero otro era el cuento.

El Cuñado

López-Dolz y Mazzetti eran amigos. Este abogado de profesión y “especialista en conflictos” gozaba de la confianza de la Ministra. Durante el gobierno de Alejandro Toledo la asesoró en el Ministerio de Salud y cuando ella pasó al Interior, en agosto pasado, no dudó en convocarlo.

Sus funciones como viceministro eran dirigir la administración del despacho y supervisar las compras.

Recién entonces, un personaje desconocido fue visto merodeando el despacho del nuevo viceministro. Se trataba de Alberto Fuster Granthon, capitán de navío en retiro y, a la sazón, cuñado de López-Dolz. Fuentes de ese portafolio sostienen que el viceministro empleó a su cuñado como “asesor externo ad honorem en temas de inteligencia”. “Hasta tenía una oficina propia”, comentó un alto funcionario del Interior a CARETAS.

Mazzetti sorprendió a Fuster Granthon, de ascendencia israelí, en el despacho del Interior y le pidió explicaciones a su viceministro. El aludido le dijo que su cuñado lo visitaba a menudo por temas familiares, pero negó que trabajara allí.

En octubre, el Ministerio del Interior convocó a la licitación pública Nº 008-IN-2006-IN-OGA para adquirir 50 vehículos portatropas por S/. 17 millones. La buena pro le fue otorgada a la empresa International Security and Defence Systems del Perú SAC, que tiene como representante al ciudadano de origen israelí Saúl Mishkin. Fuentes del Interior alegan que Fuster influyó en la contratación de esta compañía. La empresa fue la única postora. En el 2006, la misma International Security and Defence Systems vendió al Ministerio del Interior 500 chalecos antibala para policías. Dicho concurso es hoy investigado por la Contraloría porque los chalecos no cumplen con “las normas de certificación internacional y seguridad que amerita el caso”.

A fines de diciembre, Mazzetti ordenó a la jefa de la Oficina General de Administración (OGA), Gloria Vargas, indagar sobre la compra de los portatropas. Se descubrió que los precios que presentó estaban sobrevalorados. En efecto, el valor estimado de cada vehículo es un tanto costoso: S/.340,000. Vargas detuvo la entrega de la buena pro hasta que culminen las pesquisas.

Neuróloga de profesión, Mazzetti no recurrió a un analgésico y procedió a la cirugía con reemplazo de órganos: prohibió el ingreso de Fuster al Ministerio y removió a Enrique Prochazka de la Secretaría General. La semana pasada convocó a López-Dolz y le solicitó su renuncia. Todo indica que dio en el blanco: las informaciones de La Razón involucran a la titular del Interior en presuntas irregularidades sin sustento y atacan a Vargas, que detuvo la compra de los portatropas. Mazzetti sostiene no haber presentado carta de renuncia alguna. El presidente Alan García le brindó el respaldo del caso y ahí murió la crisis. “Lamento que haya sucedido esto porque siempre es triste que alguien que uno considera honesto reaccione de una forma totalmente inesperada”, concluye la Ministra. “Pero todo es posible. El único antídoto es la transparencia y, claro, el trabajo en equipo. Porque cuando varias personas trabajan juntas en un proyecto, las probabilidades de corrupción son menores. A eso apuntamos”. (Américo Zambrano).

19 comentarios:

Anónimo dijo...

Tengo la esperanza, ingenua tal vez, de que cuando un intelectual forma parte de la maquinaria del gobierno, aunque no haga mayor cosa por cambiar el estado de las cosas, por lo menos conserve su dignidad y su decencia. Después de todo, la verdadera formación intelectual implica además una sólida formación ética, a mi modesto entender. La mayor parte de los hampones, lo podemos ver, son además ignorantes. Y creo que Mario Vargas Llosa, aunque equivocado, no le hubiese hecho al Perú todo el daño que le hizo el iletrado Fujimori. No estoy pidiendo el gobierno para los sabios; pero a veces quisiera, de tan sólo apreciar todo aquello que la estupidez de un George Bush ha desencadenado en el mundo. No conozco a Enrique, pero sí a la corte corrupta del actual gobierno. Es casi imposible que una persona culta y decente sobreviva en un ambiente viciado. Piensen solamente en una cosa: los dos gobiernos de García pasarán a la historia del Perú como los más tristes, los más funestos; por lo cual acaso haya sido mejor que Enrique volviera a los libros y al alpinismo.

coleguita dijo...

Dejen en paz a Americo Zambrano, el hitman del conocido antisemita Zileri!!!! Zileri le dice mata a fulano y Zambrano saca cualquier chancho de su sombrero y lo obliga a decir que es un conejo y que fulano lo violo....

No se metan con Zambrano!! Es muy querido en la comunidad periodistica porque siempre rebota las investigaciones que sus colegas publican... lastima que a veces se olvide de dar los creditos y termine apropiandose la autoria de esas investigaciones...

POr sus obras los conocereis...

http://groups.yahoo.com/group/eleccion/message/13005

http://elanexodeocram.blogspot.com/2006_10_01_elanexodeocram_archive.html

jbadolph dijo...

creo que Enrique Prochazka es un magnífico escritor, a quien no conozco personalmente. Espero que este atroz malentendido (quiero pensar que sólo es eso)se resuelva pronto, en bien del prestigio de Prochazka y, por supuesto, de CARETAS, revista en la que colaboro.

Anónimo dijo...

El sr. Prochazka hace una defensa cerrada del viceministro, pero hay un tema de fondo: ¿qué hacía su cuñado en el MInistero del Interior?, ¿cómo es eso de asesor en temas de inteligencia? Esa, sin duda, fue la manzana de la discordia que desato la crisis. Lo demás son griterios y especulaciones

Daniel Salvo dijo...

Enrique Prochazka trabajó en el Ministerio de Educación hasta no hace mucho tiempo, acaso julio o agosto de 2006. Doy fe de las austeras condiciones de trabajo en las que se desempeñaba, pues en una ocasión visité su despacho. Mi solidaridad con él.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Sólo porque la frase inicial del anónimo de las 6:39 es ambigua, debo aclarar esto: nadie ha hablado de ningún cuñado de Enrique Prochazka, sino de un cuñado del viceministro. La explicación se da en la segunda carta: esa persona era parte del equipo habitual de personas que rodeaba a la ministra Mazzetti ya desde su periodo en Salud.

Anónimo dijo...

Anda, ahora tú, Faverón, a leer el último artículo de Eloy Jáuregui publicado en La República.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

¿El artículo sobre Kapuscinski? ¿Tiene algo de interesante? La verdad, estaba a punto de escribir sobre ese fenómenos extraño: la cantidad de periodistas que ahora salen a homenajear a Kapuscinski cuando, leyéndolos a ellos, da la impresión de que jamás se hubieran topado con uno de sus libros.

Explícate, pues, Anónimo didáctico.

Anónimo dijo...

¡No, Faverón! El que salió hoy, 27 de enero, y que titula "Sangre en el ojo"... También lo encuentras en su blog, creo.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Bueno, entonces envía el link. No tengo la menor idea de cuál es su blog.

Anónimo dijo...

UYUYUYYYYYYYYYYYY
ESTO ESTA QUE QUEMA

Anónimo dijo...

El artículo no está en su blog ni en La República On Line. Lo leí en la edición impresa. En fin, te hice el comentario porque en dicho artículo se alude al libro "Toda la sangre' y, naturalmente, a ti.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Pero entonces el asunto sería que nos cuentes que dice el artículo de Jáuregui (sobre todo a mí, que no puedo conseguir el diario impreso).

Alberto Fuster dijo...

Creo que escribir una nota luego de las aclaraciones vertidas por Enrique o Dardo, la encuentro repetitiva, en todo caso para reforzar la idea que a la Srta. Mazzetti la conozco desde el Ministerio de Salud, y es desde allí donde la asesoraba, inclusive realice labores propias de mi profesión en apoyo personal de ella, el hecho de vincular o malinformar, lleva a un análisis un poco mas profundo, que la suprema inteligencia de este grupo de lectores podrá resolver, atentamente Alberto Fuster

Eduardo Gonzalez dijo...

Hablando de esperanzas ingenuas... A fines del 2001 deje un trabajo en una institucion internacional para trabajar en el Estado peruano, a traves de la CVR. En ese momento, imaginaba que la transicion funcionaria, que en un par de anhos tendriamos una nueva constitucion y un pacto de gobernabilidad que permitiera formar un aparato estatal decente y despolitizado. Hasta le escribi a muchos amigos en el autoexilio academico o profesional para venir a colaborar con la transicion.

Pero las cosas fueron, en parte, espejismo. No hubo reforma constitucional gracias a la torpeza de Toledo y la destructividad del Apra. Lo mismo paso con el pacto de gobernabilidad. La CVR termino su trabajo profesionalmente pero en medio de una andanada de ataques arteros que sigue hasta ahora.

Durante mi breve paso por el Estado recuerdo la revision minuciosa de presupuestos, contratos y facturas, sabiendo que teniamos que ser absolutamente intachables, dado que buscarian destruir nuestro trabajo por cualquier angulo.

No tengo la menor duda de la integridad y profesionalismo de Enrique, y va mi abrazo solidario para el que -estoy seguro- sabe muy bien lo que es revisar hasta el ultimo detalle cada cifra para proteger recursos que son de todos los peruanos.

Al final, no segui trabajando en el Estado. Veo que le ha pasado lo mismo a Enrique y supongo que le seguira ocurriendo a muchos otros profesionales capaces e integros, que no podran lidiar con un Estado copado por el Apra y sus manejos.

En cuanto a "Caretas" que se puede decir? Medra de la falta de competencia seria y de la mediocridad general. Nunca he conocido a uno de sus reporteros que no reclame "la pepa" de la noticia ya, ya, rapidito, al toque y sin confirmacion, en lugar de investigar, contrastar, checar fuentes.

Asi las cosas, salir de un ministerio controlado por el Apra y ser atacado en "Caretas" no debiera ser fatal.

Anónimo dijo...

Por lo que he leido en Caretas, está claro q la versión provino de la ministra Mazzetti. Está mintiendo ella? No lo creo. El propio Fernando Rospigliosi en una columna de Peru21 indica que se sabe que el viceministro López salió por compras "dudosas". También esta mintiendo Rospigliosi? Ahora bien, la versión de López apareción en La Razon, tal y como el la cuenta, echando barro a Mazzetti y su personal. Casualidad? Por favor. Por otro lado, la mención que Caretas hace de Prochazka es de apenas una linea e indica su remoción. Por qué mete su cuchara en un cuento que casi ni le compete...

Gustavo Faverón Patriau dijo...

La mención a Prochazka en el artículo es tan arbitraria y evidentemente mentirosa que es más que suficiente para hacernos sospechar de todo, más aún cuando la nota no presenta pruebas de absolutamente ninguna de las cosas que afirma. Por otra parte, me resulta incomprensible la lógica del anónimo: primero, tiene que entender que las noticias no valen por quién las da, sino por cuán fundamentadas están. Segundo, si Caretas dice que a Prochazka lo despidieron como parte de una medida anticorrupción, Prochazka tiene todo el derecho del mundo a probar que se trata de una mentira, no importa si lo embarraron en una línea o en mil.

Anónimo dijo...

Este debate es absurdo. 1) El viceministro metió a su cuñado para hacer labores de inteligencia, lo que es ya irregular. 2) La ministra niega conocer al cuñado y dice que éste estuvo conectado con las compras dudosas. 3)La Razón, qué casualidad, publicó toda la versión del viceministro en la que ataca a Mazzetti y la jefa de la OGA. 3) No es sospechoza esta relación con un periódico de la mafia? 4) El viceministro fue abogado nada menos que del general montesinista José Villanueva Ruesta y, en un escrito presentado en una comisión del Congreso, lo califica de "perseguido político".
Quizá esto último no venga a cuento, pero sí es un antecedente q preocupa, por lo menos... El señor Faverón qué pinta en este asunto? Sabe algo de estos temas?

Anónimo dijo...

Entre judíos se defienden...