18.2.07

Equus

En Londres se ha estrenado un nuevo montaje de Equus, y el ocasional desnudo del actor protagonista se ha convertido en un nuevo instrumento de escándalo para la prensa amarilla, dado que se trata de Daniel Radcliffe, el Harry Potter de la saga cinematográfica.

En Lima, aquellos que suponen que cualquier cosa hecha en el extranjero es siempre, y necesariamente, distinta y superior a cualquier cosa hecha en el Perú, han metido su cuchara de inmediato para advertir que no se debe confundir a
Equus con la obra homónima que años atrás montara Osvaldo Cattone.

El problema es que el
Equus londinense y el de Cattone son exactamente la misma pieza, el famosísimo drama del judío británico Peter Shaffer sobre el joven vigilante de un establo que, en un rapto psicótico, mutila caballos y es sometido al interrogatorio de un analista. Es uno de los textos teatrales británicos más conocidos del siglo veinte, aunque también uno de los que han generado las reacciones más opuestas de parte de la crítica..

La de
Cattone, como tal vez recuerden los aficionados al teatro, no es la única versión limeña de Equus: hubo una muy buena, dirigida, si no me falla la memoria, por Roberto Ángeles, en el Teatro Británico.

Otra cosa, claro, es que Cattone suela devaluar los buenos dramas que eventualmente lleva al escenario, trivializándolos un poco en la puesta por su tendencia a simplificar todo lo que sea complejo. Por eso, me llama la atención leer estas declaraciones de Cattone dadas a un
medio de prensa de su país de origen, Argentina:

"
Lima hoy es una ciudad como era la Argentina hace cincuenta o sesenta años. No es peyorativo lo que digo, es un medio más conservador. Desarrolló muy bien sus grandes cines, restaurantes, hoteles, pero la cultura nunca ha sido una prioridad. La gente que va al teatro quiere ver una obra entendible, no intelectual. En Lima sería un éxito "El champagne las pone mimosas", que es el teatro que yo no hago. Pero una obra como "Art", en la que tres amigos se pelean por un cuadro, no es un argumento reconocible para el interés del espectador común. En Lima un hombre puede regalarle a una mujer un visón, o un auto, pero no le regala un cuadro o un libro".

No voy a alegar que en Lima la gente ande mayoritariamente ávida de teatro complejo. De hecho, no voy a alegar eso acerca de ninguna parte del mundo que conozca. Tampoco Buenos Aires, claro está, donde hay bastante más teatro esnob que teatro interesante (tienen un minuto para mencionar cinco nombres de grandes dramaturgos argentinos). Pero sí me parece justo hacer notar que, en Lima, cuando alguien quiere ver teatro inteligente, va a cualquier parte excepto a ver a Cattone.

Es más: Cattone haría bien en recordar que las veces en que más se ha aproximado a hacer montajes respetables de obras de teatro complejas, ha obtenido sus mejores éxtios de taquilla. Y uno de esos casos fue Equus.

7 comentarios:

Tanque de Casma dijo...

Un dato
Actualmente se presenta Art en el teatro La Plaza de Larcomar dirigida por Roberto Ángeles. Yo fui el lunes pasado a verla y había buena cantidad de gente para ser día de semana.
Slds

JulioR dijo...

Eso iba a decir yo, me ganaste por puesta de mano, Valeriano. Y otra cosa. En el blog de Sifuentes, donde salió una nota sobre "El poto de Harry Potter y la pelada de Britney", Sifuentes no sólo se equivoca con lo de Equus sino que dice que si Britney Spears se rapó el pelo y se puso un tatuaje es porque ya está en decadencia, ya fue. Esa es la misma opinión de mi bisabuelita la Cucuchi Palma de Ostolaza: parece que Sifuentes en el fondo es una especie de bganquitó pituquitó de migaflogés al que se le escapa el "ay, hija" cada vez que algo lo escandaliza.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Bueno, el que escriba un post a partir de algo que vi en cierto blog, no significa que otra vez vayamos a llenar esto de comentarios sobre el administrador de ese blog.

Tanque: ¿Y qué tal estuvo la puesta de Ángeles?

Tanque de Casma dijo...

Me gustó la puesta en escena. Paul Vega realiza un monólogo alucinante. Aunque no coincido seguido con las reseñas de Alonso Alegría, al igual que él también me gustó la escena del sillón.
Por cierto, en el Icpna están presentando una obra dirigida por Cattone. Es un unipersonal con Ofelia Lazo. La vi el viernes. Me pareció una obra ligera que cumplía su objetivo de entretener sin complicar demasiado.
Saludos

Anónimo dijo...

Peter Shaffer es ademas autor de una muy interesante y muy bien escrita obra sobre la conquista del Peru, estrenada en 1965 y que fuera todo un acontecimiento cultural en su momento.

Los personajes principales son Pizarro, Hernando de Soto y Atahualpa. La historia es narrada desde el punto de vista de Martin, un conquistador que, con la perspectiva de la madurez, reflexiona sobre la conquista en la cual participo en su primera juventud.

La obra es mas que nada una reflexion sobre las motivaciones que dieran origen a la conquista, en las que cierne aquella confusa mezcla de intereses que rodea a toda empresa humana de gran magnitud: el fanatismo religioso, un desbocado idealismo -si, idealismo- y la codicia.

En la obra el personaje de Atahualpa es sobre todo funcional. Funciona como una especie de proyeccion de Lo Otro. No creo que nos diga mucho de interesante a nosotros los peruanos, pero se defiende como personaje arquetipico que encarna lo desconocido.

Un abrazo y felicitaciones por el blog.

Anónimo dijo...

Lo olvidaba.

La obra se llama The Royal Hunt of the Sun.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Y parece que Shaffer ha tenido siempre buena fortuna con el cine: casi todas su obras más conocidas ha ido a parar al cine, incluyendo la que mencionas ahora, además de Equus y Amadeus.