18.7.07

Mal de muchos...

... consuelo de este, su seguro servidor

Hoy aparece en el diario Perú 21 un informe acerca del hallazgo de evidencias de otros dieciséis artículos de prensa plagiados por el escritor Alfredo Bryce Echenique.

El informe, titulado
¡Tantas veces... Bryce! (me pregunto si Perú 21 le estará pagando al escritor por cada titular que el diario le plagia), recoge el resultado de una investigación hecha por una espontánea detective chilena de nombre María Soledad de la Cerda.

La lista de plagiados, obviamente, se ha ampliado de manera notable, y ya no son Guillermo Niño de Guzmán y Herbet Morote los únicos amigos de Bryce afectados: se les suma, entre otros, Cristóbal Pera, editor de Random House-Mondadori, que al parecer alguna vez fuera alumno de Bryce y que, según cuenta el mismo escritor limeño, fue quien le dio la idea de escribir el libro de ensayos Entre la soledad y el amor.

A mí, la verdad, el tema ya me tiene agobiado y aburrido, sobre todo porque, como han hecho notar recientemente Iván Thays y Abelardo Oquendo, el escándalo, crucial en el campo de la prensa y la autoridad moral de Bryce como opinador, es tangencial y secundario en el momento de juzgarlo como autor de ficción, terreno en el que, como es obvio, radica su importancia mayor.

En fin. Se me ocurrió hacer una lista de personajes célebres acusados de plagio en el pasado, y acabé encontrándome con websites enteros dedicados al tema, y con más de una sorpresa dentro de ellos:

Martin Luther King, que plagió hasta su tesis universitaria; H.G. Wells, que tijereteó panfletos y libros de divulgación histórica; Jack London, que canibalizó montones de obras ajenas y las usó un paso más allá de lo aceptable en obras que hoy son clásicos, incluida La llamada de la selva.

Un caso interesante (aunque más que discutible) es el de T.S. Eliot (en la foto), que según algunos tomó algo más que sólo inspiración de un poema de Madison Cawein y lo usó como materia prima para una obra clave de la poesía del siglo veinte: "The Waste Land" (el poema de Cawein, titulado, qué curioso, "Waste Land", apareció en 1913 en Poetry, la misma revista en la que Eliot publicó "The Love Song of J. Alfred Prufrock" por recomendación de Ezra Pound).

Yo no lo llamaría plagio, ni mucho menos, pero ustedes pueden juzgar por sí mismos: aquí "The Waste Land", y aquí "Waste Land".
Como se sabe, también se ha dicho una que otra cosa al respecto sobre Shakespeare y Coleridge y varios otros más: la lista es larga, así que mejor les dejo el enlace a la página Famous Plagiarists y ya ustedes pueden ir descubriendo los nombres de los presuntos implicados.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Señor Faveron.
Bryce no es el unico plagiario de la literatura y el arte en general. Muy bien por su aclaracion. Lo felicito. pero a las cosas hay que llamarlas por su nombre. BRYCE HA INCURRIDO EN MUCHOS PLAGIOS. ES UN PLAGIARIO.

Mire usted. El sr Yvan Thais en su pagina dice que bryce es una de las personas mas honestas y extraordinarias que conoce y toma como ejemplo una anécdota de una niño con cancer que admiraba a bryce diciendo que bryce le prodigó mucho amor al muchacho.
Eso de verdad que no tiene nada que ver.
Ahora falta que aparezca otro investigador diciendo que el monto total del dinero que recibio bryce por todas las columnas o colaboraciones pagadas que plagió fue a parar enterito al HOSPITAL DE NEOPLASICAS o al HOGAR CLINICA SAN JUAN DE DIOS. Eso convertiria a bryce en el robin hood de la literatura peruana que robando a otros intelectuales repartia el botin a los niños con cancer y con problemas de salud. NO CONFUNDAMOS LAS COSAS.
La hija de Fujimori también dice que su padre es tierno y lo considera una persona entrañable. No solo ella` mucha gente (fujimoristas) Eso no quita que Fujimori es un dictador y un violador de los derechos humanos que merezca la condena de usted, de thais, de mi y de todos los peruanos.
Entiendo que ustedes tengan mucha admiración y respeto por el señor Bryce pero eso no debe servirle al sr. Thays como pretexto quedarse callado y no condenar toda esa enorme lista de plagios que ha cometido. El diario PERU21 ha encontrado 16 nuevos plagios!!!
Me parece que por encima del respeto o la admiración en la labor diaria del intelectual y el artista deben estar la verdad y la honestidad. Usted al igual que el sr. thais tiene un compromiso con sus lectores y como escritor independiente debe condenar los plagios de Bryce sin poner parches. A proposito lo felicito por condenar la censura a Piero Quijano y lamento que el sr. Thais tampoco haya dixcho nada sobre la censura a los dibujos del sr. Quijano. Es que acaso ahora tendremos que aceptar con pena que los trabajadores del estado no puedan opinar sobre temas de este tipo.
Espero que publique mi comentario. No le estoy faltando el respeto ni a usted y al sr. Bryce ni al sr. thais ni a sus lectores. Solo espero que me de una respuesta acorde con las circunstancias. Recuerde usted que Robin Hood robaba para los pobres y no creo que por eso deje de ser ladron. La gente que plagia esta robando a otros intelectuales o acaso usted piensa distinto??? Nada de parches.

Anónimo dijo...

Hola Gustavo. También estoy un poco aburrido de los hallazgos de plagios de Bryce; cualquier periódico podría abrir ahora una sub-sección en su sección espectáculos con ese tema, junto a los embarazos de las vedettes o las escapadas de los DT; su abundancia y común chatura le quita el interés literario que tuvo al inicio, y ahora es sólo un dato de la biografía de ABE. "Tantas Veces Pedro" me seguirá haciendo reír.

Sin embargo, el tema del plagio y sus fronteras con el guiño y el juego del enigma con el lector sí me resultan atendibles. Y todavía hay otra raíz: la alusión a una figura universal, a un arquetipo, a un objeto eterno. Mencionas el ejemplo de Waste Land y the Waste Land. Entre nosotros, Fernando Fuenzalida publicó hace algunos años "Tierra Baldía". En el prólogo, escribí lo siguiente: "La tierra baldía es un elemento fijo de la mitología celta, una etapa obligada del viaje de un alma hacia países de bonanza como la Isla de Vidrio, Avalon, Tir na n-Og... El yermo es una concesión al prurito celta por las compensaciones simétricas, observado ya por Procopio y otros historiadores clásicos y consagrados en los Ímráma irlandeses. Se llega a las Islas Afortunadas o a I Brassil -tierra de juventud- tras esa travesía por el reino de la vetustez." (El Logos Estepario. Prólogo a LTB, Lima: Australis, 1995, p. xxvii)

Por estos antecedentes antiquísimos -la primera versión en forma de libro probablemente fue la occitana, Li Contes del Graal, de Chrètien de Troyes, que emplea el término 'terre gaste' para referirse a lo que Eliot cantaría- no creo que pueda hablarse de plagio entre uno y otro poeta, y terceros o cuartos. De manera patente, están mirando a una fuente común y haciéndole "literatura". En el mismo orden de cosas, diríase entonces que yo plagié al Prmeteo de Esquilo en mi cuento "Cáucaso". Creo que no; es una reelaboración y también, como quiere ABE, un homenaje a la idea de otro. Pero la clave es entonces que el juego exige que ese otro sea reconocido porquien atestigua el homenaje. En Cáucaso, pues, yo puse un epígrafe de Esquilo con ese fin.

Una experiencia diferente, pero que se rige (supongo) por las mismas pocas reglas, es la del 'plagio' que 'cometí' con mi "Test de Turing", y que está abundantemente descrito por mí mismo en la sección NOTAS de "Cuarenta Sílabas, Catorce Palabras". Dije allí que había tomado de una novela ajena ideas y personajes que luego se habían desarrollado muchísimo en mi propio relato. También estaban las viejas figuras de Pigmalión y los autómatas de la Ilustración, estaba "La Escritura del Dios", de Borges, y mucho Leibniz y Gödel. Todo eso se vertió en el relato y en NOTAS, de manera sumamente explícita. ¿Plagios? Creo que no lo son cuando se revelan, y cuando se le da ese ostensible carácter de homenaje o de juego.

Me interesaría conocer tus comentarios al respecto; sé que lo discutieron unos meses atrás, cuando esto empezó, pero ya se alejó la marea de insultos y lo que debe quedar ahora son algunas cosas más educadas e interesantes varadas en la playa.

Saludos, Enrique Prochazka

Anónimo dijo...

"me pregunto si Perú 21 le estará pagando al escritor por cada titular que el diario le plagia"

si Perú 21 es del comercio, entonces no tiene que pagar, porque se está cobrando: los textos por los que pagó a Bryce no eran originales

Anónimo dijo...

bryce, no se le puede negar también ese mérito, ha engrosado esa lista de "grandes plagiarios". de hecho, sus plágios no han de disminuir su calidad literaria. además que importa la catadura moral del escritor, no interesa ninguna de sus fechorías. o solo interesa a veces, cuando hay que elogiarlo.
comparlo(en el fondo eso es lo que haces)con un premio nobel que es acusado de UN plagio es como decir : "el o ellos también plagiaron o son acusados de plagio,y por qué el buen bryce se debe quedar atrás. ven? está a la altura de algunos grandes plagiarios¡"
quizás algunos crean que los plágios de bryce mellen su obra, yo al menos creo que no.hay que dejar que se defienda de las acusaciones solo, me parece que la defensa que haces de él no está tu "altura".
f.

Anónimo dijo...

¿Bryce deberia ser de una vez incluido en la prestigiosa pagina Famous Plagiarists?

Aníbal García Dulanto dijo...

La verdad es que al ver que los acusadores de Bryce (me refiero a los de internet no a los de la prensa) se esconden siempre en el anonimato, a uno le queda la impresión de que bastante de bajeza hay en los ataques.

Anónimo dijo...

Es un razonador nato el anónimo de las 6:00 pm. Yo me pregunto dónde la cruzada moralizadora. ¿Por qué Gustavo se aburre y Bryce es su amigo todo cede? Resulta que Bryce no plagea, sino que se "malea". Pobrecito.

Anónimo dijo...

Me parece increible que una persona como E Prochazka aproveche de un asunto penal -los plagios de Bryce y el probable juicio por indemnizacion civil y penal- para mandarse con un monologo pseudo-borgiano-literario sobre el tema del plagio. Totalmente fuera de lugar, vive como en otra realidad: aqui existe un asunto que es muy claro y probado; un escritor de renombre internacional es acusado con pruebas solidas de mas de 30 plagios contra diferentes personas (periodistas, escritores, etc) para sus articulos de prensa por los que ha recibido cuantiosas sumas de dinero, durante muchos años. Este no es un tema literario, la obra de Bryce no se va a devaluar por los plagios de su autor. Este es un tema etico y judicial. Y en ambos el actor si que queda devaluado: en lo judicial porque al "robar" parrafos escritos de otras personas, consigue a traves de este engaño, un pago por el articulo supuestamente firmado y escrito por Bryce y en lo etico ni que hablemos....

Anónimo dijo...

¿Se imaginan ustedes lo que le pasaria en los EEUU a un escritor como Paul Auster, si le descubren plagios en sus articulos de prensa????
43 plagios imaginemos, 3 en el Miami Herald, 8 en la revista TIMES, 7 en el New York Times, 2 en el Houston Chronicle, 6 en Chicago Tribune, 4 en USA Today, 2 en el New Yorker, 1 en la revista Newsweek, 5 en la revista Granta, 3 en Los Angeles Times y 2 en Dissidences. El chongazo de juicios que se armaria, el billete que correria, las indemnizaciones, los abogados, el juicio civil, el juicio penal, las noticias en la prensa, los pronunciamientos, la comunidad intelectual...
Yo lo unico que espero de todo este asunto es que Bryce a)reconozca su culpa, b)pida disculpas y c) indemnize; tiene todas las de ganar: 1) esto le esta sucediendo en el Peru, 2) los intelectuales tienen una actitud condescendiente con el (el tema les parece ya "aburrido") y 3, en menos de un año todo esto ya se habra olvidado (en estricta aplicacion del punto 1)

P.D.: anonimo de las 6:00PM, eres un genio.

Renzo Augusto dijo...

Nadie discute la calidad como narrador de Bryce. Lo que se demuestra con estas nuevas denuncias es la sistemática utilización del plagio por parte de este señor. Que otros ilustres literatos hayan recurrido en el pasado a esta "técnica" no exime de culpa a ABE.
En nuestro país, donde la mediocridad ética es una almorrana endémica, este tipo de comportamientos debe de ser denunciado con la mayor dureza, venga de quien venga, ya sean Bryce, Cueto o Jáuregui. La inmoralidad no puede ser, como dijo arriba uno de los comentaristas, un mero "dato biográfico".

Anónimo dijo...

Qué ridícula y patética esa actitud de querer justificar los plagios de Bryce. Como muchos genios han plagiado no hay que escandalizarnos con los plagios de Bryce. Eso nos dice solamente que Bryce también es un genio, jajajaja, verdaderamente risible su apreciación, señor Faverón

Stencil dijo...

Te faltó Kieloski

Anónimo dijo...

Debes admitir que en este caso tu argumentación es ridícula, Faverón. Has tratado, con Prochazka, de desplazar la discusión de un problema ético y judicial al campo de la especulación teórica. Pocas veces he visto un escapismo seudo-académico más desfachatado. ¿Por qué no puedes aceptar que Bryce sí es, en efecto, un plagiario? De hecho, ya lo aceptaste de manera indirecta en la última línea de tu respuesta al señor Prochazka, en la que admites que muchas de tus especulaciones no son válidas en un terreno que no es precisa o exclusivamente literario. En otras palabras, a menos que todos decidamos participar de la discusión bizantina que has iniciado, poco de lo que tienes que decir tiene sentido. ¡Ay fo!!

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Yo lo que me pregunto es si en verdad hay gente tan profundamente estúpida que está dispuesta a hablar sobre los plagios de Bryce y no hablar acerca de ninguna otra cosa por el resto de su vida. Yo, por mi parte, con varios posts publicados aquí y un artículo mío en La Tercera de Chile ya dije todo lo que tenía que decir, y jamás he evitado llamar plagios a los plagios. Así como jamás me he puesto en el plan atorrante de quienes escriben valientes denuncias contra Bryce pero se olvidan del detalle de firmarlas. (En el fondo, ni siquiera sé por qué tendría yo que publicar o responder mensajes de gente que me habla de tú, fingiendo proximidad y familiaridad conmigo, y ni siquiera se identifica).

jango dijo...

tienes que responder (molestias personales aparte) porque este es un blog de OPINIÖN, y si posteas un argumento debes responder a los contra-argumentos. a menos que tu silencio admita que tienen razón.

Anónimo dijo...

Aja, osea que plagiemos todos porque los demas ya han plagiado. Mediocre tu actitud, Faveron. Mediocre.

Anónimo dijo...

Quien se queja tanto de la censura parece no practicar lo que predica ...
En lugar de quejarse de las respuestas que recibe, el dueño del blog debería alegrarse de poder generar discusión y debate. En el papel, por lo menos, ese debería ser su objetivo principal. Que el debate no vaya precisamente en la dirección que usted preferiría, o que con frecuencia no le resulte demasiado interesante, no debería desanimarlo. Quizás alguna vez -digo, una esporádica y extraordinaria vez- quienes comentan aquí además de usted puedan tener un poco de razón al discrepar con los argumentos que usted esgrime. Que yo recuerde, hasta la fecha esto no parece haber pasado, pero quizás esta sea la primera vez. Después de todo, las fronteras de lo que puede evaluarse en el plano literario y lo que no -por ejemplo, la diferencia entre el plagio periodístico y el uso de modelos literarios- son, por decir lo menos, ambiguas. Quizás no le interesa esa discusión, pero esa es la discusión que ha iniciado sin querer queriendo. Por ende, así como probablemente no sea muy inteligente pretender dañar la reputación literaria del señor Bryce en vista de los incidentes recientes con ataques moralizadores, tampoco lo es intentar desligarla totalmente del resto de sus actos, o rehuír el debate refugiándose en el floro académico ("Ay Enrique, qué aburrida que es la chusma, mejor hablemos de Borges y Leibniz, Bryce ya me cansó"). Aunque usted no quiera, mucho acerca de su posición esteticista ya ha sido revelado a través de sus comentarios, y aunque no tiene por qué ofrecer cuentas al respecto, quizás sea eso lo que muchos aquí estén realmente criticando.
Y sobre el anonimato, pedirle a todos los internautas que se identifiquen a la hora de emitir su opinión es quizás excesivo. Si se tomara eso como principio, ¡imagínese! -de acuerdo con esa lógica, para plantear un caso hipotético y, me parece, relevante: en el Perú el gobierno central debería tener una lista de todos sus críticos reales y posibles, y así la amenazante masa anónima de opinión dejaría de serlo para convertirse en una más controlable, y más fácilmente censurable.