4.1.08

Las dos Mónicas

Captura, posible extradición y futuro juicio

En el año que recién terminó, un tema que convocó el interés de muchos en la red de blogs peruanos fue el debate surgido en el Gran Combo Club en torno a la abogada Mónica Feria, sus antiguos vínculos con Sendero Luminoso, su ejecutoria de años recientes en el campo de los derechos humanos y el premio que recibió por ella en el 2006.

La discusión comenzó el 22 de octubre con un post de Silvio Rendón, escrito a raíz de un artículo del diario Correo (Correo recién se da cuenta). Continuó una semana más tarde con Respuesta a Aldo Mariátegui, también de Silvio; y se prolongó en los días sucesivos con La importancia de la memoria (carta abierta a Silvio Rendón), de Daniel Salas; La importancia de la memoria (respuesta a Daniel Salas); La importancia de la memoria (final), otra vez de Silvio; los comentarios sumaron más de 120 y al menos una docena de blogs y otras publicaciones rebotaron partes de la discusión. Casi todos los que participamos en ella habíamos sido compañeros de estudios de Mónica en la Universidad Católica en los años ochenta.

No hay que perder de vista que todo se inició con una noticia (un tanto extemporánea) dada por Correo, sobre el premio Justicia, de la Gruber Foundation, recibido por Feria semanas antes como reconocimiento a su trabajo como abogada de un cierto número de deudos de las víctimas de la masacre del penal Castro Castro ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Ahora, Feria ha sido capturada en Alemania y será sometida a un proceso de extradición para que se le juzgue en el Perú por su supuesta participación en Sendero Luminoso.

Se espera, por supuesto, que el juicio, de llegar a producirse, sea justo, y que el resultado sea esclarecedor y sopesado. Si Mónica Feria cometió delitos y evadió ilegítimamente su responsabilidad, nada debería salvarla de pagar sus culpas, ni siquiera el tiempo corrido luego, ni siquiera los beneficios que su trabajo profesional hayan traído posteriormente al establecimiento de una cierta cordura jurídica en nuestro modo de enjuiciar el terrorismo de Estado.


Por mi parte hay una sola cosa que me resulta inquietante (tan inquietante, que aún no comprendo si me parece un síntoma positivo o uno negarivo): que Mónica Feria haya sido colocada en el centro de la atención pública --y sumariamente enjuiciada y condenada por uno que otro medio de prensa, como el mismo Correo--, no durante los muchos años previos a estos últimos acontecimientos, sino sólo una vez que ha recibido un premio que la consagraba como luchadora derechohumanista.

Porque: ¿qué es exactamente lo que quieren castigar ahora quienes procuran llevarla a los tribunales? ¿Su alegada participación en Sendero Luminoso o su papel en el juicio de la CIDH sobre el caso de Castro Castro? ¿Sus posibles ligazones con el terrorismo de hace unas décadas, o su enfrentamiento con las figuras más notorias del gobierno aprista (Alan García y el almirante Giampietri)?

Mi opinión es que sería positivo que a esta detención la siguiera en el futuro un juicio; sin embargo, creo que será importante dejar en claro en todo momento qué es lo que se estará juzgando: no a las instituciones defensoras de los derechos humanos, no a las ONGs ni a los partidos de izquierda, no a quienes reclaman limpieza estatal en la defensa del orden legal: sino al terrorismo y a quienes acaso lo cultivaron. No a la Mónica Feria premiada por la Gruber Foundation, sino a la de hace varios años. Si la historia ha querido que sean una misma persona, eso no debe ser más que un detalle incidental.

PD: Ver un largo post sobre el tema en el Gran Combo Club.

Mónica Feria: cuarta, de izquierda a derecha.

7 comentarios:

baudelaire3 dijo...

Pues no es sólo un detalle incidental el que sean las mismas personas. Y habría que ser demasiado ingenuos (para no usar otro calificativo) si creyéramos que esto no es pasarle la cuenta a M. Feria, que este intento de juicio (¿justo?: sí, claro, cómo no) no sea sino la boleta, the check, la cobranza por meterse con Giampetri y otros nobles personajes. Es de perogrullo lo que está pasando, cualquier otra cosa que intente matizar o maquillar los hechos, es lisa y llanamente hacerse cómplice si no de los hechos, sí de una postura.

Atte.,

Cristián Gómez O.

Anónimo dijo...

y por que no esperaria un juicio justo a monica feria? por otro lado, la orden de captura, aqui necesito aclaracion, fue antes o despues de otorgado el premio? en todo caso, eso no altera su pasado. el premio la puso en el radar.

Tibor dijo...

Mónica Feria llegará al juicio (si la traen) con una gran ventaja: medio millón de dólares que ganó como "defensora" de los DD.HH.

Ni la cúpula de Sendero tuvo tantos recursos.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

El dato de "Tibor" es falso. Medio millón de dólares es el total del premio que reparte la fundación Gruber. En esa oportunidad fue dividido entre, si no me equivoco, al menos tres personas y/o instituciones.

La comparación de Tibor habría sido más efectiva si hubiera dicho que Feria tiene el dinero del que no disponen otros, como Fujimori y Montesinos. Pero, claro, eso habría sido aun más falso: Fujimori y Montesinos tienen muchísimo más porque saquearon el Estado constantemente durante una década.

Desaparecido dijo...

Hay un fantasma, un miedito que recorre el Perú. Es el fantasma del juicio a Alan García.
Parece que al amigo Alan, se le va apareciendo los heraldos negros de los tribunales., por los delitos.
Probablemente, Alan quisiera decir la frase de Rick en -Casablanca: "aún nos quedará París".
No. Ya no le quedará ni París ni colombia. Que pena, no?. Así es pues. El Apra es el Apra. Que le vamos a hacer.

Anónimo dijo...

El comentarista peruano siempre me ha dado curiosidad. Es torpe, y no importa que sea de izquierda, de derecha o progresista, siempre toca las cosas como varazos de ciego. No logra, ni minimamente, comprender la realidad. Algunos, comentando el caso de Monica Feria, hablan de que esta "tenga un juicio justo". Qué es eso. Los juicios pueden ser justos en cualquier pais menos en Peru, que como se sabe es un pais gobernado por delincuentes, farsantes y criminales de guerra. Por ejemplo el actual presidente peruano (alan garcia perez), es un criminal de guerra, y si alguien deberia ser jusgado es él. Aun esta fresca la sangre de 300 prisioneros. El comando Rodrigo Franco. Su alianza con Alberto Fujimori.
Lo que pasa con Monica Feria, es simplemente una venganza de los delincuentes que estan el el poder. Concluyo diciendo, y si quieren apostamos. Ningun pais medianamente civilizado aceptará una extradicion sin pruebas. Y ninguno de los que el Peru ha prtendido extraditar por causas de "terrorismo", ha sido a favor de las autoridades del Peru.

Anónimo dijo...

AL ULTIMO ANONIMO

LLORA, LLORA TERRUCO