12.3.08

Periodistas

Sobre profesionalismo y deontología

Cuando uno denuncia un delito, uno está denunciando la violación de un códgo, es decir, la ruptura de una norma moral traducida en cierto tipo específico de regla. Las sociedades contemporáneas tienen un largo número de individuos dedicados profesionalmente a señalar, denunciar o corregir violaciones de códigos diversos: los policías, los fiscales, los psicólogos, los periodistas de investigación y los curas, por ejemplo.

Ninguno de ellos sobreviviría si sus antecesores en el oficio no hubieran colaborado en la creación de códigos: leyes penales y civiles, parámetros (más o menos arbitrarios) sobre la normalidad del individuo, presunciones sobre la ética en la esfera pública, decálogos religiosos.

Los críticos literarios, los críticos en general, pese a su fama de jueces severos y fiscales rara vez bienvenidos, están entre los pocos profesionales que viven de detectar violaciones de la norma para exaltarlas, saludarlas y explicarlas sin reducirlas: se trata del reconocimiento crítico a la originalidad, tan querido a la estética contemporánea.


El señor James ha destruido las reglas de construcción de la consciencia del personaje; el señor Beckett ha pateado el tablero en el diseño de la acción en la representación teatral; el señor Vallejo no se conforma con romper las reglas convencionales de la poesía y hace añicos también la sintaxis del español: cuando el crítico llega a comprender la violación, la consagra.

Fui impreciso dos párrafos más arriba: no todos los profesionales que mencioné viven de señalar, denunciar o censurar la ruptura de leyes que ellos mismos diseñaron: los abogados sí lo hacen, y los policías y los psicólogos y los curas. Pero no los periodistas. Los periodistas viven de denunciar la ruptura de códigos que no han construido ellos mismos y que muchas veces no se preocupan en comprender.

Una vez más aclaro: yo ejercí como periodista por varios años y cuando hablo de los periodistas no pretendo excluirme del grupo. Además, no me interesa hablar mal de los periodistas como gremio: mi interés está en señalar una disfuncionalidad.

Los periodistas hacen denuncias sobre la criminalidad y la legalidad de ciertos hechos --esa es su actividad más frecuente--; escriben sobre la salud mental de ciertas personas --¿cuántas veces hemos leído columnas y noticias acerca del equilibrio psicológico de Alan García?--; opinan sobre la vida pública y privada de la gente --piensen en lo que antes se llamaba "prensa del corazón", en la institución de los paparazzi, en las campañas de fiscalización sobre la conducta de futbolistas o actores de televisión--; hablan sobre la moral ajena, etc.


Es decir, especulan e informan, o desinforman, dentro del terreno de fiscales, jueces, psicólogos, curas y demás. Salvo por el hecho de que ellos no han dedicado su vida a estudiar esos campos; las más de las veces, no han dedicado ni un instante; con frecuencia no le han dedicado ni siquiera el instante previo a la escritura de sus artículos.

(Sin ir muy lejos, la semana pasada, un periodista de un diario limeño, informando sobre la crisis colombo-ecuatoriana, decía en tres párrafos consecutivos de un mismo artículo, que el gobierno de Quito había decidido: (a) llamar a consulta a su embajador en Bogotá; (b) retirar a su embajador en Bogotá; (c) romper relaciones con Bogotá. Es decir, el periodista se apropiaba del lenguaje de la diplomacia, desconociéndolo por completo, y acababa por describir un hecho de tres maneras no sólo distintas, sino discrepantes e incompatibles).

Durante los años en que trabajé como periodista, conviví con reporteros, redactores y editores que habían estudiado la carrera y con otros que, como yo, habían ido a parar al diario o a las revistas de pura casualidad, y que provenían de otras profesiones. Sé que no es simpático decirlo, pero, con excepciones indiscutibles, la diferencia general de formación (ya que no de capacidad) era notoria: la mayor parte de la gente que destacaba en ese mundo eran antropólogos, psicólogos, sociólogos, abogados, filósofos, o graduados de literatura o de historia.

Una cosa muy clara: todos ellos se podían convertir rápidamente en periodistas eficientes, y a ese entrenamiento sobre la marcha le aportaban un conocimiento adicional traído de sus esferas académicas. Los periodistas de profesión, por su parte, se veían igualados rápidamente en su propio juego, y en la gran mayoría de los casos no tenían nada más con qué responder.


Las carreras de periodismo suelen ser insustanciales, mecánicas, puramente operativas, y para colmo de males no suelen estar diseñadas de manera que ese conocimiento operativo se transmita sistemáticamente; es más, muchos profesores de periodismo les dicen a sus estudiantes que no sabrán nada de la profesión hasta que empiecen a practicar. Y cuando esos estudiantes empiezan a practicar, descubren que en verdad tampoco hay secretos mayores en el ejercicio del oficio.


Durante esos años hice la pregunta muchas veces: ¿qué cosa te han enseñado en la universidad durante todos esos años? Las respuestas no solían tener mucha variedad: las que no se referían a tres o cuatro lugares comunes que cualquiera con cierta educación o algo de sentido común puede discernir, se referían a un aspecto en particular, subrayando una palabra específica: la deontología periodística.

Es decir: la teoría del deber, la ética profesional, las delimitaciones jurídicas y morales del ejercicio periodístico, etc. En otras palabras: si le quitan sus sueños de gloria, su más bien módico cariño por la escritura, sus trucos de la vida callejera que casi nunca funcionan, un estudiante recién salido de una facultad de periodismo es una suerte de experto en el tema de la ética profesional y la violación de sus tácitos códigos de ejercicio.

Eso nos deja con una situación llamativa: los periodistas, que viven de denunciar las infracciones contra códigos que suelen desconocer, están (idealmente) preparados a nivel profesional para denunciar las violaciones de un sólo codigo (fantasma): el de la ética periodística. Es decir, si alguien debería temer la voz, la presencia y la autoridad de un periodista, es otro periodista.

Y sin embargo, estoy seguro que pocos países del planeta tienen una comunidad periodística tan corrupta como la peruana, en la que el noventa y cinco por ciento de quienes administraron la desinformación de la prensa fujimorista aún tiene puestos en diversos medios, controla más de uno e incluso, oh paradoja de paradojas, de vez en cuando alza su voz para denunciar cierta inmoralidad, cierta falta de ética, cierta injusticia.

Claro, los que somos enemigos del argumento ad hominem quisiéramos evitar situaciones en las que uno se ve forzado a decir cosas como: "pero si el que ha hecho esa denuncia es Álamo Pérez Luna", o "¿qué autoridad tiene Nicolás Lúcar para opinar sobre la limpieza de la esfera pública", o "¿no les parece atroz que uno de los futuros jefes de Hildebrandt en RBC, ni más ni menos que el gerente general, sea el editor, prologuista, biógrafo y ayayero número uno de Fujimori, Luis Alfonso Morey?".

Pero en el fondo no hay problema con decir esas cosas. Porque cuando uno las dice, uno no está proponiendo que cualquier cosa que digan Pérez Luna o Lúcar o Hildebrandt son mentira porque las digan ellos (aunque provoca pensar que ellos las dicen porque son mentiras). Lo que uno está diciendo es otra cosa. Lo que uno está diciendo es: "me gustaría que en mi país los profesionales de la fiscalización y la denuncia tuvieran una formación valiosa y una historia ética limpia". Lo que uno está diciendo es: "basta de medios de comunicación ignorantes e inmorales".

33 comentarios:

Anónimo dijo...

"Los periodistas de profesión, por su parte, se veían igualados rápidamente en su propio juego, y en la gran mayoría de los casos no tenían nada más con qué responder. "
Esa es la impresión que tengo sobre Administración de Empresas. Salvo sentido común e inclinación por la eficiencia, no se necesita mucho para ejercerla.

Anónimo dijo...

Mi observacion a los "periodistas" de carrera, de profesion o que han sido educados bajo pedagogia periodistica es que son malos escritores, carentes de chispa y de dotes para la publicacion de articulos,criticas y demas pertenecientes a ellos.Inclusive a los periodistas que escriben novelas y publican libros de nuestro escenario nacional.

Es innegable que los periodistas tienen materia prima para recrear sus historias que se refugian de las vivencias de sus entrevistados o de aquellos hechos trascendentes de nuestra sociedad que nos muestran. Por eso prefiero leer a personas ajenas al periodismo pero que mediante sus columnas dan muestras de virtudes que nesecitan los periodistas, existiran excepciones pero todavia no las conozco.
gt.

Qwerty dijo...

GT: Tal vez la materia prima necesaria no es la experiencia, sino la reflexión, y por lo tanto cualquier experiencia es válida para hacer literatura.

Anónimo dijo...

EN MUCHOS SENTIDOS TIENES RAZÓN. PERO NO ES JUSTO VALGAN VERDADES (independientemente de antipatías personales) en poner en un mismo saco a Hildebrandt con Alamo y Lucar. Mal que bien el tío se enfrascó con algunos cuantos contra la dictadura de Fujimori. Y justo hablas de ética. Das a entender algo connotativamente. Lo que me lleva a pensar que por el grado de parentezco entre él y tú, al final son muy parecidos cuando se la agarran con alguien, pierden cierta dósis de objetividad. Porque al tío se la pasa la mano cuando de odios y rencores se trata. Pero es básicamanete lo que haces tú. Manejando un doble discurso también. Poniendo como ejemplo periodísticos (malos o antiéticos) a ese par junto al chato. En todo caso y lo pongo como observación. Ya que en el post anterior contra TU ARCHIENEMIGO ÍNTIMO César Hildebrandt, mencionas sus errores acusándolos de mentiras provocadas a raíz de un artículo suyo. Él no aceptó trabajar con el canal 11. Ves también te equivocas ¿Y se te puede acusar de mentiroso? Tal como lo hiciste con C.H. Objetividad supongo que no se puede exigir a nivel general en el periodismo. Sí a ese par que ahora nuevamente están en la Televisión se le suma la Valenzuela hija putativa del mismo chato, que se volteó en torno a intereses personales y empreseariales. También podemos hablar de muchos que ahora hasta hacen programas junto a esa gente o periodistas que en su momento criticaron por ejemplo una tal Mariella Patriau. Pero son cosas que pasan y son de orden mediático supongo. Y seguirán pasando de alguna forma u otra ya que como mencionas de alguna manera un periodista de formación es virgen sólo hasta cuando sale. Y llega con ímpetus y obvio ataviado con la cuestión ética o deontológica de la profesión, pero eso es hasta que se van colmando de realidad y bueno hay que seguir no más. Total es parte del sistema o de todo lo que consumimos. Mejor dicho lo que nos dan para consumir, porque obviamente hace tiempo dejamos de ver otra cosa que no sea lo que es conveniente para un medio oligopólico y también como no del gobierno de turno (incluye allí ayayeros).

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Lo que rechazó Hildebrandt, y así lo declaró, fue ser asesor sin un programa propio. Ese no es un rechazo ético contra el canal comandado por el editor de Fujimori: es un reclamo de que le den más poder.

(Si vas a responder con más "argumentos" sobre ética, quizá valga la pena que no olvides tu firma).

Anónimo dijo...

pero si Eloy Jauregui enseña periodismo en una universidad, imagínense el filo que tendrán esas clases...

Anónimo dijo...

Luis Alfonso Morey no para de criticar en Habla el Pueblo lo "basura" que es la tv peruana. Más allá de su gratuidad digna de la inconsecuencia (no se acuerda, parece, de los canales comprados para promocionar al Chino en el 2000 (ni hablar de la tía Laura, ni los cómicos ambulantes), como tampoco de su proselitismo pro chino), debería preocuparse en llevar a la práctica lo que tanto viene pregonando. ¿Por qué no manda camarógrafos a transmitir las sesiones del juicio a Fujimori?

Anónimo dijo...

Pero claro que es un rechazo ético. Hildebrandt pide un espacio independiente (independiente justamente de los intereses del canal) y lo rechazan, le dicen que lo quieren como asesor. Él se niega, no quiere vincularse a Morey y Del Castillo. Renuncia.

Ahora no tiene empleo. ¿Eso no es ética?

¿Tú pensabas sinceramente que Morey iba a lograr que Hildebrandt hablar bien de Fujimori? "No te juntes con las chusma" no es un argumento ético.

Anónimo dijo...

Se por lo que opina en TV canal 11, que Luis Alfonso Morey reniega hoy del fujimorismo, quiere virar y por eso está llamando a gente que jamas ha sido fujimorista (salvo el gordo Gonzalez que segun entiendo paga por su programa).

Noto gente nueva, liberales en mancha (incluso libertarios vargasllosistas), gente del caviar Uterodemarita, algunos periodistas independientes y hasta algunos de izquierda, etc y Hildebrandt por eso jamás dijo de Morey algo sobre su pasado fujimorista ¿Quién no tiene un pasado del cual redimirse? Ademas, entiendo que Morey no hizo nada que sea condenable legalmente, no aparece en ningun vladivideo. Sólo creyó en un lider y sus ideas hasta que despertó del mal sueño, cosas de juventud, creo que entonces andaba en la veintena segun me dicen. No lo apanes asi, Gustavo.

Juez de Línea dijo...

Claro: Morey pobrecito es bueno, pero era muy chiquillo y se dejó engañar como la Moza de la Finojoza. Y su canal es un negocio pulcro y transparente. Por eso recurre a sangre nueva y limpia como Hildebrandt y el gordo González.

Anónimo dijo...

Faveron, peso si tu formastes parte de Somos en la epoca de la dictadura y no dijiste nada, solo timidas criticas, nada mas. Eres igual que todos los periodisticas de esa època

Gustavo Faverón Patriau dijo...

No solo "formaba parte". Era el editor, y a mucha honra. Escribimos editoriales contra Fujimori semana tras semana y publicamos muchas cosas, como, sin ir más lejos, las entrevistas de Pablo O`Brien (redactor de la revista) a los testigos de la fábrica de firmas falsas de Fujimori. Podrás borrártelo de la memoria si quieres, pero ese fue el primer gran escalón hacia la caída de Fujimori. Mi conciencia no solo está súper tranquila: es uno de los mejores recuerdos de mi vida.

Anónimo dijo...

Da risa el anónimo de las 3: 46.

"por eso está llamando a gente que jamas ha sido fujimorista (salvo el gordo Gonzalez que segun entiendo paga por su programa)."

Entonces, si Laura Bozzo paga por un espacio en canal 11, no es culpa de Morey. Bonita lógica. Así se va a pique la consigna de LIMPIAR la tv peruana, porque cualquier sobonazo fujimorista que tenga los medios económicos fácil tiene su programa.

"Noto gente nueva, liberales en mancha (incluso libertarios vargasllosistas), gente del caviar Uterodemarita, algunos periodistas independientes y hasta algunos de izquierda, etc y Hildebrandt por eso jamás dijo de Morey algo sobre su pasado fujimorista ¿Quién no tiene un pasado del cual redimirse? Ademas, entiendo que Morey no hizo nada que sea condenable legalmente, no aparece en ningun vladivideo."

Cierto es que nadie es libre de polvo y paja. Pero si tu pata Morey llevara a la práctica lo que dice, otro sería el cantar, pero no le conviene, la señal de cambio se da en los hechos, no en las palabras.
¿Acaso es necesario tener algo condenable legalmente como para no enrrostrarle su ayayerismo fujimorista cuando de lo que se habla es de una cuestión ética y moral? ¿Acaso es necesario un vladivideo? Bajo esta lógica, entonces Saravá, Carmen Lozada de Gamboa y hasta Martha Chávez están libres, no merecerían ser sindicadas de nada de nada. Bravo, aplausos por tu defensa pro Morey.

"Sólo creyó en un lider y sus ideas hasta que despertó del mal sueño, cosas de juventud, creo que entonces andaba en la veintena segun me dicen. No lo apanes asi, Gustavo."

¿Fujimori con ideas?. Pero si el hoy preso en la Dircote llegó al poder por medio de mentiras y un vergonzoso aconchabamiento con el APRA. Todo el mundo sabe que la única idea del fujimorismo era el interés. ¿Dónde estaban las ideas cuando mandó a torturar a su esposa al SIN?
Morey joven, no sabía lo que hacía. Esa es una ridícula defensa puesto que no estamos hablando de alguien limitado intelectualmente, ¿o acaso fue un error de juventud cuando estuvo metidazo en el canal de cable de la mafia, el 10? Sí pues. Morey joven, no sabía lo que hacía.

Anónimo dijo...

Soy el anónimo de las 5 y 32. Quise decir Diroes, no Dircote.

Anónimo dijo...

El anonimo de las 5.32 es algun juez moral, la reserva morak de la blogosfera, pues critica al otro anonimo tontón por defender a Morey.

Ok. Tienes razon, pero no das pies a que la gente se redima y cambie. Ademas, si le abren las puertas a bazofias como Laura Bozzo o el gordo Gonzalez, simplemente cambia de canal y arreglado el asunto, pero no impongas tus criterios morales para determinar qué es lo que debe ver la gente. Si me gusta ver basura ¿Y a tí que ch..? Es mi eleccion.

Yo creo que Morey podría explicar al país por qué apoyó a un dictador corrupto, pero ese es su tema, pero de alli a lapidarlo y desde el anonimato es una cobardía. Y si me dices que yo tambien soy un anonimo, lo soy pues. Soy cobarde ¿Y? ¿Algun problema?

Creo que hay que darle la oportunidad al 11 a ver qué hace y a quiénes más pone. Veo alguna gente joven que me parece decente, periodistas que no tuvieron nada que ver con el fujimorato, y otros por conocer; pero dales el beneficio de la duda ¿O eres tan inmaculado que puedes ponerte arriba de las personas y juzgarlas?

Javier dijo...

Tienes razón debí firmar(no fue a propósito en todo caso). Soy el anónimo de de las 2:16. Y ojo mi comentario no fue con la idea de defender a capa y espada a César Hildbrnadt, sólo fue una apreciación digamos que intentaba ser objetiva. Por las cosas que he mencionado hace un rato y sin ninguna mala leche. Insisto en ese hecho, porque por más que C.Hildebrandt pueda caer antipático en muchos aspectos, no es justo que los comparen o se los ponga en la misma línea con dos tíos que se entregaron genuflexos a la dictadura como Álamo y Lucar. Y tomando en cuenta lo que dice el anónimo de las 3:40 pm. "¿Tú pensabas sinceramente que Morey iba a lograr que Hildebrandt hablara bien de Fujimori?" Yo agregaría, tú pensabas que de alguna manera iban a callar a Hildebrandt si hablaba mal del gobierno (yo apostaba a que renunciaba. Que ya no es novedad en él, lo ha hecho por motivos similares y por otros personales y supongo de intolerancia entre él y sus empleadores, pero es otro tema). De alguna manera los medios ya están saturados de ayayeros, de gente que impone un tema dentro de la agenda. No hay un medio que de alguna manera ayude a fiscalizar al gobierno. Y obvio C.H. es de alguna manera inconveniente para la "objetiva y libre pensadora" Televisión y en genral la prensa peruana." Así que ni modo a escoger entre la Valenzuela y la Palacios (aunque esta sin ser periodista de profesión, intenta hacer fuera de sus postura de al fondo a la derecha, ser más objetiva) Aunque los que mandan son los jefes y a eso no hay vuelta que darle.

Anónimo dijo...

Anónimo de las 6: 49:
Cálmate. Respira. No te dejes ganar por los nervios.

La gente tiene derecho a cambiar, pero en el caso de tu amigo Morey hay algunas cosas que debes tener en claro.

Dices: "Ok. Tienes razon, pero no das pies a que la gente se redima y cambie. Ademas, si le abren las puertas a bazofias como Laura Bozzo o el gordo Gonzalez, simplemente cambia de canal y arreglado el asunto, pero no impongas tus criterios morales para determinar qué es lo que debe ver la gente. Si me gusta ver basura ¿Y a tí que ch..? Es mi eleccion".

No hice hincapié en qué es lo que debe ver la gente. Solo enfatizo la inconsecuencia de lo que Morey viene pregonando. ÉL exige limpieza, ética, programas de calidad, información objetiva. ¿Y cómo demuestra lo que dice? Como buen televidente del 11 que eres, debes saberlo: a través de Alfredo González, de noticieros parcializados (se hacen los locos con los informes del juicio a Fujimori en la Diroes) y de programas de música donde "la gente" llama y deja su basura (hace poco un tipo dijo que César Hildebrandt dejó embarazada a una prácticante de periodismo, y qué es lo que dijeron los conductores, que en el 11 la gente tiene derecho a expresar su opinión; cierto, la gente tiene derecho a hacerlo, pero no se puede ventilar de manera tan baja, amparándose en la libertad de expresión (cuando les conviene) un asunto delicado, aún así esa información (cierta o no) englobe a Hildebrandt; y qué casualidad que esa llamada entró cuando se sabía que este le dijo NO al 11).

"Yo creo que Morey podría explicar al país por qué apoyó a un dictador corrupto, pero ese es su tema, pero de alli a lapidarlo y desde el anonimato es una cobardía. Y si me dices que yo tambien soy un anonimo, lo soy pues. Soy cobarde ¿Y? ¿Algun problema?"

No es que Morey podría explicar la razón del por qué apoyó a Fujimori. Simplemente debió hacerlo desde que se le nombró gerente, porque si se le mandó a calentar la antena de ese frío canal, sabía muy bien que ese pasado fujimorista tarde o temprano le iba salpicar, y le salpica no por tirria personal de quienes lo critican ahora, sino por esa, otra vez lo diré, exasperante inconsecuencia de alguien que se quiere hacer pasar como una persona que critica lo mal que está la tv peruana (lo cual es cierto)y que pasa por alto que apoyó a Fujimori sin ninguna clase de autocrítica. Yo me pregunto cómo alguien que sataniza a los otros canales pase por alto de que Fujimori se valió de programas como los cómicos ambulantes, que eran los idiotizadores máximos de la dictadura.
Y no es "su tema", como dices. Estamos hablando de alguien que apoyó a quien hundió al país en 10 años de robo, muertes, asesinatos, mentiras y podredumbre (¿o ya te olvidaste de las portadas de los diarios chicha).
Nadie lo está lapidando, no hay bajeza, solo se le están señalando hechos que son comprobables.
Tu última parte del segundo párrafo consignado tiene todo el espíritu de Kenyi Fujimori y de los fujimoristas violentos... Mejor no explicar esa limitación.

"Creo que hay que darle la oportunidad al 11 a ver qué hace y a quiénes más pone. Veo alguna gente joven que me parece decente, periodistas que no tuvieron nada que ver con el fujimorato, y otros por conocer; pero dales el beneficio de la duda ¿O eres tan inmaculado que puedes ponerte arriba de las personas y juzgarlas?"

Como dije, si Morey ha cambiado, debió demostrarlo desde el arranque. Si iba a criticar abiértamente la pésima programación de los otros canales, pues debió autocriticarse primero, y abiértamente. No a esperar a que le explote en la cara su pasado y presente fujimorista. ¿O pensó que pasaría piola?)

Anónimo dijo...

Lo de las firmas falsas lo sacó primero Uceda en la Unidad de Investigación de El Comercio. Es cierto, Somos estuvo contra Fujimori. Pero tarde, cuando ya todos los medios decentes estaban en su contra. No sé si haya sido o no en la época en que eras editor, Gustavo. Intuyo que fue antes.

Esta pregunta no es para ti, Gustavo, pues no es tu responsabilidad contestarla: ¿cuál era la línea editorial de El Comercio antes del 97? Por ejemplo, tras la fraudulenta elección del 95. O tras el golpe del 92?

Incluso en su tercera reelección, El Comercio hizo un llamado a la paz en una memorable editorial. Y era 2000.

Saludos,

César Begazo. (no firmo como usuario de blogger porque no tengo blog)

Anónimo dijo...

Me gustaría que el amigo de Morey (3: 46 y 6: 49) me aclare un una duda.
Este televidente de tv basura, así él se define, dice que Morey apoyó a un dictador corrupto. Plop!!!!!
O sea, ¿hay dictadores honrados, buenos, decentes?
Está en la calle en política.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Uceda y su gente de la Unidad de Investigación trabajaron todo ese caso con gente de Somos (mencioné a Pablo O´Brien) y con los editores generales del diario. Cuando dices que lo sacaron antes, deberías aclarar que fue DOS DÍAS antes, y que no fueron investigaciones separadas. Además, creo que he sido claro al decir que nosotros publicamos la entrevista con los testigos, no la noticia inicial sobre las falsificaciones (que apareció en el cuerpo A, como aparecen todas las noticias de ese tipo en el diario, dos días antes).

Lo de Somos es simplemente falso. Somos fue mucho más antifujimorista que el resto del diario, y eso fue así por una decisión del diario pero también por decisión de quienes hacíamos la revista. Es más, incluso te puedo contar que un día Aurelio Miró Quesada mandó a detener la impresión de un pliego de Somos que yo había aprobado porque un texto mío sobre Fujimori le pareció exageradamente duro. Tengo una copia del pliego conmigo como recuerdo, así que difícilmente alguien podrá decir que es falso.

Según la posición del periódico se fue haciendo cada vez más antifujimorista, ese tipo de consideraciones se detuvieron.

Pero lo que sí me parece increíble es que digas que Somos se hizo antifujimorista cuando ya "todos los demás medios decentes" lo habían hecho. No sé en qué país vivías. Cuando yo estaba en Somos, nosotros y La República éramos los únicos diarios importantes en contra del gobierno, así como Canal N, con el que trabajábamos en equipo, era el único medio televisivo contra Fujimori. No era fácil hacerlo, y no era muy seguro, por eso me parece que no es el mejor tema para ser mezquino con quienes hicieron algo objetivo y tangible por acabar con el gobierno de Fujimori.

En el 92 y las otras fechas que mencionas yo no estaba en el periódico.

Anónimo dijo...

Faveron es como Rosa María Palacios, se dio cuenta de la dictadura con los vladivideos...
Lo más probable es que en el 95 haya votado por el chino "salvador". Jeje

Anónimo dijo...

Gracias a la sugerencia del amigo de Morey, me soplé Habla el pueblo. Es interesante la manera como se refieren a la dictadura fujimontesinista. Todos dicen: DICTADURA MONTESINISTA, se olvidan "involuntariamente" del FUJI.

Anónimo dijo...

El pata de Morey tiene razon, lo que pasa es que estos patancitos creen que saben de politica y estan en la calle. Se ponen a pontificar y son talibanes escondidos con coeficientes intelectuales bajos y dogmatismo a prueba de balas.
Y yo no soy pata de Morey, me parece un falso, pero sus argumentos, chicos son endebles, flojos. El problema no es Morey ¿La captan? No lo voy a explicar, trabajen sus sesos.

Anónimo dijo...

el primer "gran escalon" no fue somos, fue el video de kouri
y lo que es increible es que no renunciaras el mismo dia que miro quesada detuvo esa impresion

Duran dijo...

Lo que rechazó Hildebrandt, y así lo declaró, fue ser asesor sin un programa propio. Ese no es un rechazo ético contra el canal comandado por el editor de Fujimori: es un reclamo de que le den más poder.

Pero por supuesto que Hildebrandt quiere poder. Lo necesita. ¿Tú no quieres poder sobre tu trabajo?

Si vas a trabajar (porque necesitas hacerlo) en un medio que sabes que está controlado por alguien cuyo pasado es poco ético (me refiero a Morey), no solo es bueno que tengas poder, sino que es necesario.

¿Tu no quieres poder? Yo sí: quiero poder sobre mi trabajo y mis actos, sobre mis palabras. Así como tú querrias, comprensiblemente, sobre todo si te ves obligado a trabajar en un canal chanchullo como el 11, porque todo el gremio hace lobby para que los anunciantes te choteen, un poco de poder, un, por decirlo de alguna manera, espacio liberado. Y eso no es nada anti-etico, es más, era la única manera de que toda la responsabilidad periodística recayera sobre CH.

Dices que es mezquino que no se reconozca tu lucha contra el fujimorismo. Yo la reconozco, pero, ¿por que no reconoces tú la de CH? ¿Acaso el Chato no se la jugó? La gente no es tan tonta para creerse eso que sugieres: que el Chato está ahora agarrado con fujimoristas.

Y yo tampoco entiendo por qué no renunciaste cuando Miro Quesada mandó a detener esa impresión. En una situacion asi, el Chato habria armado un escandalazo, obviamente haciendose la victima y ganando puntos, pero con motivos evidentes. Dirás que el Chato lo usaría oportunistamente y blababla, pero el hecho es el hecho: una edición detenida no es poca cosa.

Creo que eso es lo que le pica a la gente que odia al Chato: que huele la oportunidad para hacerse la gran diva antagonica al sistema y, zuacate, aplica su personalidad en el momento preciso para ganar puntos, pero siempre dentro de la imagen que ha creado de si mismo. Como ahora, que ha dejado de lado al 11.

Duran dijo...

Otra cosa.

No sé exactamente en qué año estuviste en Somos, pero si le preguntas a la gente, cual es el diario anti-fujimorista por excelencia, la gran mayoría recordará con cariño "Liberación", el pan nuestro de cada día de los anti-fujimoristas.

Anónimo dijo...

Es gracioso que lo mas conocido de RBC, en ciertos medios, sean sus funcionarios y no sus programas. Eso me parece increible. Bueno, no tanto, sus programas son insufribles. No se que tanto reclama Morey de las demas televisoras, realmente. Lo que sucede con este tipo es que asi como años atras se volvio fanatico de Fujimori, ahora es un fanatico de Belmont y le sigue todas las locuras. Pelearse con IBOPE, con los demas canales, sentirse el abanderado de una cruzada que nadie le pide ni reconoce, son cosas de RBC ex alcalde. Morey piensa realmente que su programacion es mejor que la del canal 7 o del 9? Tiene acaso Morey programas de literatura, cine, musica, criollismo, infantiles, medicos, de la defensoria del pueblo? Series buenas, peliculas, dibujos animados? RBC piensa que ver sus grupos chicheros es señal de buena TV, o ver anuncios de Fitosana, o a Belmont preguntando los domingos a un panel de ignorantes sobre el homosexualismo? Por favor.

Y ahora verlo suplicando que le pongan anuncios, es patetico. Al igual que su soboneria a RBC, es lamentable verlo decir Si Ricardo, seguimos esta filosfia Ricardo. Morey, el siguiente Wilder Orbegozo...Fujimorista asqueroso.

Anónimo dijo...

¿Quién imprimió el libro de Fujimori? Kenyi acaba de decir que busca quien imprima los haikus que su viejo ha escrito en la Diroes.

Anónimo dijo...

entons queeeeé hago estudiando periodismoooo!!!!!!!!

Jacobo TV dijo...

POR QUÉ EL COMERCIO SACÓ LO DE LAS FIRMAS FALSAS???...FÁCIL, SE PELEÓ CON VLADI. O SEA, SI NO SE HUBIERAN ENEMISTADO EL COMERCIO, Y SOMOS HUBIERAN SEGUIDO SIENDO FELPUDOS DEL RÉGIMEN.

Jose Carlos dijo...

Hildebrandt no es tan independiente como todos creen, solo es un poco más higado que todos los demás, es como el Philip Butters de la politica.... no existe algun medio que no se haya vendido al poder, para mi todos son la misma cosa, cada uno tiene su precio, en especial El Comercio, porque no denunciaron a Fujimori desde el autogolpe? por que no denunciaron a los Sanchez Paredes antes, si todo el mundo empresarial sabia en que estaba?
Faveron, si en realidad estabas en contra de Fujimori cuando Aurelio Miro Quesada te prohibió publicar hubieras presentado tu renuncia y te hubieras ido, espero leer pronto ese artículo que escribiste sobre Fujimori.

Carlitos dijo...

Cual seria lo atroz si Cesar Hildebrandt trabajara para el diablo mientras conservara su independencia periodistica y se enfrentara a la corrupcion como siempre lo ha hecho aun cuando estuviera ligada a sus propios empleadores. No seria comparable cuando tus empleadores fueron los Miro Quesada y como dices conservaste tu independencia y siempre te enfrentaste a Fujimori?

Coco Lucho dijo...

"De esa erudición lo distrajo, a los pocos días, la aparición del redactor de la Yidis-che Zaitung. Éste quería hablar del asesinato; Lönnrot prefirió hablar de los diversos nombres de Dios; el periodista declaró en tres columnas que el investigador Erik Lönnrot se había dedicado a estudiar los nombres de Dios para dar con el nombre del asesino. Lönnrot, habituado a las simplificaciones del periodismo, no se indignó."