27.4.08

¿Y la integridad?

Sobre las mentiras de La ventana indiscreta

En uno de sus mejores cuentos, Borges alude a un dramaturgo que escribe sus obras en verso porque el verso "impide que los espectadores olviden la ireealidad, que es condición del arte". Por supuesto, en los relatos borgeanos se encuentran innumerables ejemplos de narradores que aseguran que lo que ellos cuentan jamás sucedió, que señalan que sus historias son apenas hipotésis, imaginaciones y juegos, criaturas inventadas.

Desde orillas distintas abundan los autores que sostienen lo contrario: que el milagro de la fantasía literaria radica precisamente en la capacidad de la ficción de hacerse pasar por realidad, de asumir la forma de la verdad y contrabandearse tras ella, fingiendo veracidad donde hay invento: la suspensión del descreimiento, del que tanto se habla, la inmersión del espectador en el disfraz de la pseudorrealidad.

Ese debate es posible en la literatura, y en otras artes cuya espina dorsal es la transmisión de ficciones: unos optan por el contrabando de ilusiones arropadas de verosimilitud, otros por conscientemente sabotear la falsificación o hacer notar que es tal. Cuando, en un terreno ajeno a estos, se opta por hacer pasar por real aquello que no lo es, acaba el terreno de la ficción y empieza el terreno de la mentira.

Utilizar los medios de la narración ficcional (el montaje, el recorte, la fragmentación, el reacomodo de las piezas, la supresión de datos cruciales, la introducción de informaciones fingidas, la dramatización, el atizamiento de temores, de tensiones, de expectativas) fuera del campo de la ficción, es un arma legítima, tan legítima como la retórica y la mera estética. Pero cuando esas armas se usan, en tales terrenos, para hacer pasar por verdadero aquello que no lo es, se está traicionando un pacto implícito de lectura: aquel que nos dice que, por ejemplo, cuando accedemos a una información periodística, accedemos, si no necesariamente a la verdad, por lo menos sí a lo más cercano a la verdad que el periodista sea capaz de decirnos.

En el Perú estamos acostumbrados al periodismo amarillo, a la prensa del escándalo y al noticiario espectacular. Luego de una década de fujimorismo, hemos perdido de vista el hecho de que los periodistas deben tener un compromiso mayor con la verdad que con sus intereses o los intereses de sus empleadores o de los poderosos que los cobijen o los promuevan. Poco es el periodismo peruano que no tiene elementos de propaganda, de programa político coyuntural, de golpe bajo, de campaña de lapidación y desprestigio.

No importa cuántas veces se descubra que un periodista dice mentiras conscientemente: ese periodista, si es peruano, siempre tendrá el campo libre para seguir diciéndolas. Muchas veces, su capacidad de contar mentiras es vista como una de sus virtudes: es un periodista en serio, un periodista curtido, se agarra de pico a pico con los políticos, que son mentirosos y corruptos, y les gana en su terreno: ser un mitómano a sueldo es parte de la labor diaria de más de un periodista.

El reportaje de César Hildebrandt Chávez en La ventana indiscreta sobre el caso de la estudiante Melissa Patiño compromete muy seriamente la integridad de Hildebrandt como persona y como profesional del periodismo, y lo mismo puede decirse de su jefa, Chichi Valenzuela, para quien las arbitrariedades, mentiras e inexactitudes de ese informe no pueden haber sido más evidentes, y que sin embargo no encontró problema en hacerlo público.

La ventana indiscreta se ha vuelto desde hace bastante tiempo un productor desagradable de amarillismo, el origen de una modesta generación de periodistas dispuestos a obedecer cualquier orden, por atrabiliaria que sea, y hacerse de la vista gorda ante el hecho incontrovertible de que ese programa tiene muy poco interés en informar, que su objetivo real es servir políticamente a los intereses del dueño de Frecuencia Latina y a sus eventuales aliadados, y destruir sistemáticamente a sus enemigos (recuérdese la larga tradición de bajezas contra el presidente Toledo y el evidente desprecio con que se le trató siempre).

Chichi, que no estudió periodismo, sino literatura --conmigo, dicho sea de paso, y siempre la he considerado una amiga a la distancia--, sabe perfectamente la diferencia entre verdad y mentira, realidad y ficción, propaganda e información. Y sabe que el peor tipo de propaganda no es la más obsecuente, sino la más mentirosa, la que se hace para destruir. Y sabe que la propaganda mentirosa y destructiva empieza por desmoronar una cosa antes que cualquiera: la integridad de quienes la urden, la planean y la difunden.

25 comentarios:

Carlos del Carpio dijo...

"El periodismo, según como se ejerza, puede ser la mas noble de las profesiones o el mas vil de los oficios. O dedica el periodista su alma a hacer el bien publico, de acuerdo a sus convicciones, o lo convierte en objeto de mercancía y de lucro con daño social"

-Luís Miro Quesada en su discurso en ocasión del centenario de El Comercio, el 4 de mayo de 1939. Cfr. Enciclopedia Temática de El Comercio Vol. XIII Pág. 103

Anónimo dijo...

No me gusta aquel programa.Estoy cansado sobre el tema de la inmaculada poeta Melissa Patiño.

Si Mañana estoy leyendo un libro de MAO TSE TUNG y tengo un polo con el emblema del MRTA, para algunos seria miembro de esta organizacion, pero lo que nose indica que el MRTA no tiene actividad politica, por ir a una reunion no te pueden implicar de terrorista, por mas que quieras matar al presidente o estallar una bomba en el Estadio Nacional , te pueden detener por otros delitos pero por terrorismo en el año 2008 es una fantasia.

Javier dijo...

Exacto desde que Toledo gobernaba, ya se notaba un interés particular por denostar la imagen del presidente (independientemente que el hombre no hacía mucho por mejorarlo) esto acabó o disminuyó recuerdo que el día que Toledo le pagó una indemización a su empleador (el dizque adalid de la libertad de expresión: Baruch Ivcher) por supuesto que la señora en cuestión dijo unas cuantas palabras, muy beniganas dicho sea de paso, pero no ahondó con el ímpetu que suele utilizar cuando de caso sismilares se tratan. El favoritismo que tiene ahora la periodista por el gobierno (hoy le hará una entrevista a Alan García) no informando lo que se debe informar, haciendo de pantalla a la desinformación o cortinas de humo que utiliza el gobierno como en las mejores épocas del fujimorismo que tenía como su periodista estrella a Nicolás Lucar; y es que dictadura o no, la relación que existe entre el gobierno actual y Cecilia Valenzuela es análoga a la que existía entre el bigotón (Nicolás Lucar) y Fujimori¿Hasta donde se puede comprar conciencias? Lo curioso es que ella en sus comienzos fue una periodista de corte veraz. Es acaso que ella realmente cree lo que dice su programa. Las alternativas se agotan ya que o es eso o simplemente se ha dejado vencer por ese facilismo desinformante y de buen trato con el gobierno de turno.

Anónimo dijo...

Brillante artículo, hermanito. Pero, y es una lástima, ya nadie te cree. A la soplona Valenzuela, ¿la sigues considerando amiga a la distancia?

El tukuyrikuy

Anónimo dijo...

La Chichi hace tiempo que se corrompió,movida por la ambición,no aprobable,que actualmente la impulsa.Hace algún tiempo ya,ella decía que "hoy" han telefoneado a su programa algo más de 8,000 personas,lo cual,con simple aritmética de bodeguero resultaba más que improbable en menos de una hora y media.Esto,con las cantidades precisas en juego que mostraban aritméticamente la flagrante mentira autopublicitaria,lo envié en un mensaje simultáneo a varios periódicos y ninguno lo publicó.Pero,¡milagro,coño!al día siguiente esa cifra se atemperó digamos a casi la mitad y después bajó aún más y nunca más llegó a las cercanías de ocho mil llamadas.Era evidente que sus amigos periodistas le pasaron el mensaje censurado y la hicieron "entrar en razón" por lo bajo.
Luis Gómez-Sánchez.

Anónimo dijo...

El programa de la Chichi parece una de las notas de sus periodistas. Se prepara para gustar, para caer simpático.
Confunde la seriedad y la rigurosidad con el aburrimiento (probablemente por la incapacidad de sus miembros de ser serios, o, en palabras de la RAE, reales, verdaderos y sinceros, sin engaño o burla, doblez o disimulo).

Esa confusión empuja al programa hacia la burla, la superficialidad y el abuso. Sus periodistas compiten permanente por la nota más creativa, peleando por ser protagonistas. Un verdadero adefesio. Habría que explicarles la diferencia entre "divertido" y "poco serio".

Sifuentes, uno de los cuervos de la Valenzuela, antes cómplice y hoy convertido en un Umbertito Jara, es muestra clara de la "escuela" o mejor, de la "escuelita" en que se ha convertido La Ventana Indiscreta. Creo que ese ejemplo basta.

A Cecilia Valenzuela ya no se le cree nada. Ha perdido su único activo.

Blas

roberto dijo...

En general no me gusta el periodismo que practica Valenzuela. Los informes que presenta sólo tienen la versión de una de las partes, el tratamiento visual es pobre, el ridículo corte "cachasiento" de algunos reportajes resta seriedad y las entrevistas en estudio dejan mucho que desear. Existe una distancia enorme del periodismo que hacía en la época fujimorista. Aunque pensándolo bien siempre ha hecho lo mismo.

la cueva de los pájaros dijo...

Hola Gustavo, lo peor de Chichi Valenzuela no es solamente haber emitido ese reportaje intentando argumentar la culpabilidad de Patiño, a estas alturas casi todos y por sentido común son conscientes que Melissa es inocente, a excepción de Alva Castro y García que o está ciego o sordo o no sé que sucede con sus reflejos que hasta ahora no se ha pronunciado por su liberación, lo peor de Chichi Valenzuela es que como para demostrar que con ella está el poder esta noche ha invitado al presidente a su programa, desatinada elección la de Valenzuela y desatinado el presidente si asiste a la entrevista, hoy habrá un plantón por la libertad de los detenidos afuera de Frecuencia Latina, si bien aplaudo los actos por la libertad de Melissa debo aclarar que desconozco la posición política o el pasado político del resto, por lo tanto aplaudo los gestos a favor de Patiño, pero me mantengo al margen de opinar o salir a desfilar o defender a los otros. Lo único que se verá esta noche si García asiste donde Valenzuela será a dos personas soberbias que con toda la prepotencia del mundo estoy seguro intentarán descalificar a todos los que se les oponen.

Anónimo dijo...

y Hume???

Anónimo dijo...

El post es muy bueno. Lástima que sea usado como pretexto de opinión para que el editor de Fujimori, Harold Alva, haga un deslinde de su no asistencia al plantón por Patiño frente a Frecuencia Latina. ¿Qué tiene que ver el pasado político de los asistentes? Se está haciendo el plantón porque no se está respetando un proceso legal, eso es. Allí hay una contradicción, lo político no juega cuando por encima está el respeto de los derechos mínimos, es una cuestón de ética. ¿Acaso Alva pensó en todo el daño político y moral cuando aceptó la propuesta de Morey de editar El peso de la verdad?
Alva no asiste al plantón porque él sigue siendo aprista y tiene miedo de que lo sindiquen en el local de Alfonso Ugarte.

Anónimo dijo...

Otra vez el típico "troll" subnormal,
escaso de circunvoluciones frontales (que son las que regulan nuestro comportamiento), aparecido ya en otros posts relativos al caso, aparece ahora bajo el seudónimo de Paolo, que pone eso para ver quién lo odia más, quién le hace más bulla, quién lo festeja. Bueno, cosas de la blogósfera.

Anónimo dijo...

harold alva debe responder por haber publicado el libro de morey sobre alberto fujimorio y por todos los libros de poetas que debe publicar desde hace meses y no publica. cómo se atreve a hablar de poetas y de poesía si él en su trabajo no respeta sus clientes?

un acreedor

Anónimo dijo...

A fines del 2006 en el bar Yakana se presentó el último libro de Rodolfo Ybarra. Era la reaparición del poeta después de muchos años. Fue penoso ver que a Harold Alva llegar con 6 ejemplares, calientes, cuyas hojas eran dignas de la fotocopia más burda. Fue una burla para el poeta.
Meses después, en febrero, volvió a presentarse el poeta Ybarra, esta vez en el C. C. de España, pero fue peor que meses antes en Yakana: Harold Alva jamás se apareció. No hubo libros por ningún lado.
Lo mismo sucedió con el poeta chileno Héctor Hernández Montesinos en la FIL. Un error lo tiene cualquiera, pero hacer del mismo un patrón de conducta editorial es toda una bajeza ya que se juega con la expectativa de los escritores que de buena fe confían en él.

Es penoso decir estas cosas, pero es francamente indignante la incoherencia ética de Alva. Por un lado critica a la periodista Valenzuela (que cadía día va perdiendo credibilidad y respeto por su oficio), y no se acuerda que días antes, en su blog Contrapoder, publicó un artículo suyo (pero firmando como Ricardo Solano Delgado) defendiendo la administración de RBC. Ahora opina sobre el caso Patiño, como si nada, y para asegurarse, dice que no asistirá al plantón de esta noche porque desconoce el pasado político de los otros detenidos, cuando días antes ofreció apoyo incondicional en el blog de Rodolfo Ybarra.

Julio dijo...

en tvbruto blog he colgado videos del plantón de ayer frente a canal 2, plantón al que la chichi minimizó como "papelon".

ver post, "videos: planton contra la prensa servil: ¡el pueblo está luchando, el apra esta robando.. y en estudios la chichi esta sobando!" http://tvbruto.blogspot.com/2008/04/videos-planton-contra-la-prensa-servil.html

saludos

Anónimo dijo...

Lo del "troll" y las circunvoluciones frontales y parietales y occipitales, con su explicacioncita adicional entre paréntesis, me hace recordar el estilo del cucufato culturoso César Lévano (quien le llama al Chato "nuestro columnista estrella").Que conste que no estoy defendiendo al tal Paolo,que no sé quién es.
RUMESILDO BARTHES

Anónimo dijo...

Hola Luis Gomez Sanches,
porque no envias mensajes emails con copias donde de vea claramente las direcciones de los otros diarios, periodistas o bloggers. Si estos son antagónicos veo difícil que se protejan entre sí.
J.

Javier Arévalo dijo...

Melissa Patiño saldrá de la cácel dentro de poco porque es inocente. No irán a ella quienes la enviaron sin pruebas. Es el Perú. Después de tanta adivinanza, la verdad se ha abierto paso, lo que sigue es actuar en consecuencia, una vez libre Melissa, serán denunciados todos aquellos que abusaron de su poder y deberán pagar ante la ley que a los peruanos no es tan esquiva, solo que ahora no la dejaremos ir tan fácilmente...
Javier Arévalo

Anónimo dijo...

Javier, qué sorpresa!

Tú crees realmente que irán a la cárcel quienes acusaron sin pruebas a los siete inocentes con un poder judicial como el de nuestra colonia?

Javierete, te felicito por el empeño que has puesto para la liberación de Melissa. Te recuerdo de Somos, casi cool, medio light, algo adiestrado.

Ahora me sorprende más tu ingenuidad, ¿Crees en el estado de derecho y la democracia burguesa?

Vale por tu optimismo.

Un saludo anónimo

Anónimo dijo...

saldra de la cárcel cuando pasen las cumbre, por que existe el temor de que esta niña y estas pobres señoras con pintas de verduleras, tal vez algo bulliciosas, salgan con sus bombas molotov a intentar "sabotear" tan magno evento y dejar mal la imagen del país ;P. Aqui democracia sería dejar que el páís opine, si tuviera boca, y de paso le sería útil para vomitar a tanto gobernante desequilibrado y malos funcionarios. q indigestion debe tener el país...

Anónimo dijo...

y agrego, si la television es un vehículo de cultura, yo de la cultura me bajo y continúo a pie...
(grande Quino)
Una fan de Mafalda...

la cueva de los pájaros dijo...

Los que quieren decirme algo sobre mi desempeño editorial díganmelo en mi cara o con sus nombres, no escondiéndose cobardemente con anónimos, no debería responder por lo que como viejas de esquina tararean con tufo a desprestigio, pero respondo porque no voy a permitir que nadie venga muy suelto de huesos a sindicarme de inmoral o inconsecuente.
1. Respecto al libro de Luis Alfonso Morey Estremadoyro, "El regreso del Chino: el nuevo fenómeno Fujimori", ya estoy cansado de repetir que no soy fujimorista, fui incluso secretario general del comité nacional de juventudes democráticas que fue uno de los principales brazos que salieron a marchar contra Fujimori, eso en Lima, antes en Trujillo cuando era secretario general de la asociación de estudiantes de Derecho fui uno de los que organizó la marchas de protesta cuando destituyeron a los miembros del Tribunal Constitucional; sin embargo la empresa editorial no tiene nada que ver con mi posición política, yo no tengo derecho ni siquiera a vetar a alguien que escribe a favor de Fujimori, pero claro, eso los retrógradas no entienden.
2. Respecto al libro del poeta Rodolfo Ybarra, es verdad que llegué con algunos ejemplares a salvar la presentación, que fue organizada no solo para presentar CONSTRUCCIÓN DEL MINOTAURO, el libro que yo le estoy editando, sino tres libros que lanzaba juntos, y ambos sabíamos que era imposible que llegue con el libro para esa fecha, ahora respecto a la edición que se ha estado postergando, debo aclarar que se trata de una coedición que no ha salido por problemas de la editorial (qué editorial en el Perú no los tiene) que hace rato han sido expuestos al poeta por quien guardo el mayor de los respetos y quien es uno de mis mejores amigos, no de ahora sino de hace casi diez años.
3. El libro de Héctor Hernández Montecinos no se presentó en la FIL porque el lanzamiento de SEGUNDA MANO, el libro en cuestión estaba programado para fines de agosto como parte del Festival de Poesía Latinoamericana PAIS IMAGINARIO, no para un mes antes, y se presentó en la Casona de San Marcos el primer día del Festival, y pasó un hecho curioso, que más allá de enemistarnos con Héctor con quien no sólo compartimos temas editoriales sino amicales y de viajes y diversos proyectos, nos hizo más amigos, no estuvo el libro en su presentación en la FIL, es cierto, pues en el lanzamiento de SEGUNDA MANO en PAIS IMAGINARIO, no estuvo Héctor, quizá fue una forma graciosa de respondernos, ahora nos reímos, somos más amigos, y estamos preparando para este año la edición de INTERMINABLE, el último libro que cierra la trilogía recopilatoria de su obra publicada en el Perú LA CATEGORÍAS VISUALES DE LA GLORIA TRÁGICA.
4. Respecto al artículo sobre RBC, por supuesto que no es un artículo escrito por mi, Ricardo Solano es un prestigioso abogado, estudió en la misma facultad que yo en Trujillo, compartimos un Grupo Literario, y no es mi culpa que me pida que le publique un artículo en mi blog en el que opina a favor o en contra de este u otro tema.
5. Respecto a que si fui militante aprista, es cierto, lo fui, y no me ruboriza para nada confesarlo, todo el mundo, o por lo menos todos los que me conocen saben de ello, y saben también que renuncié cuando comprendí que el famoso recambio generacional y la refundación del partido era un gran engaña muchachos. Yo renuncié a la APRA el 2003, hace cinco años y desde allí he estado al margen de todas las acciones del partido.
Finalmente, los que me acusan de no acudir al plantón porque me excuso con el pedido de liberación de todos los detenidos, se nota que el sujetillo lee mal lo que uno escribe, yo fui al plantón, estuve en el plantón por Melissa porque yo no le tengo miedo a nadie, y si hay que decirle a este gobierno que está errando pues se lo digo y si es preciso marchar, marcho y si es preciso una huelga de hambre como acción de fuerza para lograr nuestro objetivo realizo la huelga de hambre, porque soy hombre, soy consecuente y respondo con mi nombre y no me escondo.
En el plantón fue conmovedor compartir la noche y la calle y el ideal con poetas como el mencionado Rodolfo Ybarra, Luis Fernando Chueca, Rocío Silva Santisteban, Cecilia Podestá, Vanessa Martínez, Giancarlo Huapaya, Juan Benavente y Jorge Luis Roncal.
Saludos Gustavo, y discúlpame por esta explicación, pero no puedo permitir que nadie intente mancillar mi trabajo y mi nombre.
Saludos.

Anónimo dijo...

Lo dicho por Alva calza con lo que algunos anónimos estaban diciendo. En ningún momento se le mancilló su nombre, ni se dijo mentiras de su labor. Es saludable que el poeta y editor lo haya aclarado. La gente saca sus conclusiones.

Anónimo dijo...

Esto sale hoy en la edicion online del Comercio:

14:03 | A 45 años de la muerte del poeta y guerrillero, sus familiares decidieron exhumar su tumba en Puerto Maldonado para sepultar sus restos en la capital.
(Andina).- Los restos del poeta Javier Heraud fueron sepultados esta mañana en un cementerio limeño, en una discreta ceremonia privada, donde se leyeron sus poemas y se recordó pasajes de su vida que se extinguió bajo las balas de las fuerzas del orden hace 45 años.
"Quisiera descansar todo un año y volver mis ojos al mar/ y contemplar el río crecer y crecer como un cauce/ como una enorme herida abierta en mi pecho", fue uno de los versos del poema, El Viaje (1961), que leyó emocionada su hermana Cecilia durante el sepelio.
Los restos del vate, quien se unió a las guerillas y murió el 15 de mayo de 1963 a los 21 años en un enfrentamiento con las fuerzas del orden, en un paraje de Puerto Maldonado, fueron trasladados en las últimas horas a Lima desde esa ciudad de la selva peruana.
Heraud Pérez estuvo enterrado por 45 años en el cementerio "Los Pioneros" de Puerto Maldonado.

Pregunto: Por este acto, ¿estarán los parientes, desde ya, sometidos a vigilancia?

Anónimo dijo...

La larga respuesta de Alva no lo deja bien parado, es un boomerang. Confirma lo que algunos anónimos dicen de su labor editorial. Hay que señalar que el editor se vale un componente lamentablemente muy peruano: la criollada...a cada aceptación de su incumplimiento sale con que es muy amigo de los poetas con quienes no cumplió (¿esa es una defensa?), y muy bien por él, pero eso no es argumentar: es querer desviar la atención del centro de la queja: su irresponsabilidad editorial (además, nadie ha visto los libros del festival país imaginario en librerías)
Si yo fuera, supongamos, editor, y que se me conoce también por haber protestado contra la dictadura en las calles, ¿no es acaso una inconsecuencia publicar un libro de quien tanto critiqué por sus delitos e inmoralidades? Esto va más allá con el hecho de que si mi editorial es una empresa, porque estamos ante una cuestión de principios y consecuencia, y no es ser retrógada, retrógada es recibir dinero sin leer el libro, ¿o no sabe Alva que ese libro es una defensa encarnizada, sin fundamento, del supuesto desconocimiento de Fujimori de la existencia del grupo Colina y otras cosas más, igual de bajas?
Por ejemplo: yo estoy en contra de la pedofilia, ¿publicaría acaso las memorias de un prontuariado violador de menores si este me ofrece muchísimo dinero? Yo no lo haría. Tiraría por los suelos todo lo que protesto contra el abuso de menores. Igual debió pensar Ud. señor Alva al publicar ese libro de Fujimori. Como Ud. mismo dice, que es un hombre de principios, pero sus actitudes lo dejan como mercachifle.

la cueva de los pájaros dijo...

Si quieres publicidad "G" por qué no firmas con tu nombre, no pienso contestarle a anónimos.