4.7.08

Galeano y los dinosaurios

Ciudadano ilustre del Mercosur

Leyendo, un poco a destiempo, el blog de Iván Thays, me entero de que al uruguayo Eduardo Galeano el Mercosur lo ha distinguido con el nombramiento de "ciudadano ilustre". Entre los motivos, los ministros implicados mencionan los aportes del escritor a la constitución de una identidad latinoamericana y a la afirmación de los rasgos compartidos por los hombres y mujeres de la región.

Iván se pregunta, con acierto, si la naturaleza eminentemente política de la obra de Galeano lo hace más merecedor del título de "ciudadano ilustre" que otros autores que escriben más allá de los márgenes de la esfera política (Iván menciona a Aira y Saer, para ofrecer ejemplos del mismo Cono Sur; aunque me parece difícil negar el interés político de muchas obras del segundo, como su notable novela
El entenado).

Leo la noticia inmediatamente después de releer, para mi clase de hoy, la conferencia titulada
El escritor argentino y la tradición, en la que Borges especuló sobre la relación entre la literatura sudamericana y la occidental, y la naturaleza huidiza de lo argentino como rasgo distintivo de una no menos huidiza nacionalidad. Vinculo los dos hechos: el premio a Galeano es la exaltación repetitiva de una idea demasiado primaria para ser verdadera: la idea de que sólo se afirma una identidad cuando se la sindica, señala y nombra explícitamente, recortando sus límites en lugar de difuminarlos y hacerlos móviles y permeables (como hubiera querido Borges).

Un punto adicional: premiar a Galeano es rendir tributo a una línea política evidente, invariable y no poco adocenada y pasatista, una línea que no se ha permitido cambiar con la historia ni mutar cuando el mundo ha mutado, y que si bien ha condenado los crímenes de las derechas, ha condonado siempre los crímenes de las izquierdas. Bien podría el Mercosur poner la imagen de un dinosaurio en sus banderas y simbólicamente estaría haciendo lo mismo que al ungir a Galeano como rostro visible del intelectual que esa comunidad quiere llevar como insignia.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Al declarar que en la Guerra de Vietnam, estaba de parte de Estados Unidos, el admirable Jorge Luis Borges, tuvo su reconocimiento, por la coherencia de su postura frente a los crímenes yanquis de dicha guerra, la Orden Bernardo O'higgins de la dictadura de Augusto Pinochet. Tomando parte de tu texto, consigno este punto adicional: "Premiar" a Borges es rendir tributo a una línea política evidente, invariable y no poco adocenada y pasatista, una línea que no se ha permitido cambiar con la historia ni mutar cuando el mundo ha mutado, y que si bien ha condenado los crímenes de las izquierdas, ha condonado siempre los crímenes de las derechas.

¿Crees que la dictadura de Pinochet, premio a Borges por Historia Universal de la Infamia, por Hombre de la esquina Rosada o Ficciones? No, lo premió porque su postura de intelectual que avalaba el napalm y las masacres como My Lai, justificaban las desapariciones, torturas y asesinatos en todo Chile. Otra vez tomo tu texto para aclarar las razones de ese reconocimiento: La dictadura de Pinochet debería poner La imagen de un dinosaurio en sus banderas y Simbólicamente estaría haciendo lo mismo que al ungir a Borges, como rostro visible del intelectual que esa comunidad quiere llevar como insignia.

Borges, sabía de eso, no fue ningun tonto. Aceptó lucidamente ser el símbolo, el dinosaurio que usted denuncia ahora. Personalmente creo que el escritor Jorge Luis Borges, es merecedor a un Nobel, pero el tiranosaurio que fue en persona no debería ni fosilizarse, porque desde el lado derecho los crímenes se siguen cometiendo.

Anónimo dijo...

hay esa anècdota que cuenta Kodama de que fue al bitute con pinochet porque le habian dicho: si vas, no hay Nobel
Borges comentò que un caballero nunca chantajea ni se deja chantajear, y por eso cenò con pinochet, por dar la contra
con ese criterio pudo tambièn aceptar una invitacion de Idi Amin a una parrillada, para perorar sobre Las mil y una noches.
un caballero no acepta chantajes y ve la manera de no soplarse tampoco una jama con un criminal

Anónimo dijo...

Creo recordar que Galeano no es santo de tu devoción, Gustavo. Lo que me impresiona es tu deseo de destacarlo, de ponerlo como ejemplo de lo que, supuestamente, no debe ser un escritor. Es como si creyeras en la existencia del diablo. Si lo premian el Mercosur o los libreros de los Estados Unidos, es evidente que eso tiene siempre una connotación política, como todo, como tu propia clase en la Universidad, que pareciera aséptica pero no lo es: forma parte de un aglomerado de posturas políticas, en especial, la de quienes crearon los cursos de cultura latinoamericana en la Academia, y la del profesor que decide enseñarla como le plazca.
Pero creo que Galeano, para muchos de nosotros, es un gran escritor. Creo que no serías tan obtuso de creer que Memoria del Fuego es una obra sin lectores y sin futuro, y que varios de sus ensayos siguen siendo influyentes y están bastante bien escritos. Que no te influyan a ti ideológicamente, es un tema muy diferente, mi querido colega. Que Mercosur gaste su dinero en premiar lo que le dé la gana, ya habrá premios para otros escritores, premios con otros estándares. ¿Por qué tenemos que ser tan llorones en el Perú? Ahora resulta que lloramos por los premios de los extranjeros también.

Anónimo dijo...

Querer desacreditar a toda costa a un escritor de la estatura de Galeano (ver post del 28 de marzo ("El horroroso Eduardo Galeano..."), resulta miope y mezquino. Es puro prejuicio calificar de "dinosaurio" a un escritor cuya obra permanece vigente, viva, lucida y reveladora, con reconocimiento o sin el.

Anónimo dijo...

Seamos mediocremente borgeanos y digamos con la distintomanía y camuflada envidia que lo caracterizaba ("Lorca fue (sólo) un andaluz profesional")que A LA CUARTA VA LA VENCIDA: en esta ocasión,estás orinando fuera de la bacinica, Gustavo.
R: BARTHES.

Anónimo dijo...

De acuerdo con los tres anónimos anteriores. Thays llora por este premio, pero resalta cientos de premios cada día, muchos de ellos consecuencia de movidas comerciales. Hay tantos premios en latinoamérica y España, que creo que no hay escritor que se quede sin al menos uno de ellos, aunque el mismo implique apenas una mención y ninguna recompensa material.

Ahora bien, creo que Gustavo simplifica la izquierda que Galeano en cierto sentido representa. Se trata de una izquierda de múltiples rostros y matices, difícilmente se la puede condenar con dos oraciones. En los años setenta, por ejemplo, esa izquierda nutrida por el comunismo europeo que habla sin complejos de una vía democrática y defiende la figura de Allende contra los ataques provenientes de la izquierda sectaria, esa izquierda que no se adhiere ni a China ni a la Unión Soviética, es una izquierda que hoy tiene la oportunidad de revitalizarse porque sus principios básicos (búsqueda de la justicia social) no son cosa del pasado ni mucho menos causas que el liberalismo pueda abrazar honestamente.

Ahora, Borges puede tener razón en muchas cosas; y su literatura es sencillamente extraordinaria; pero sus acciones políticas, tan degradantes, le quitan mucho de su integridad, creo yo. Elena Poniatowska le preguntó un día por qué aceptó un premio de manos de Pinochet, Borges respondió "por cortesía"; la Poniatowska halla grandeza en esa respuesta, a mí me parece una burla. Acaso el verdadero Borges asome en el nuevo libro de Bioy, o en las páginas en que Gombrowicz lo describe como una figura patética, pendiente del premio Nobel al que finge despreciar, caminando con su madre de arriba abajo, organizando su vida en función de Estocolmo cada año. Galeano sabe de su medianía, pero es un escritor honesto y admirable.

Anónimo dijo...

Pero señores lectores de Puente Aereo, ustedes saben a qué blog están entrando y cuáles son las posiciones ideologicas, de este blog, de derecha, de argolla, hasta raciales pro-blancos "pitucos". Estamos en territorios de Gustavo Faveron. No se quejen el está defendiendo su posición política, social, de grupo, que es muy clara. No se le puede pedir a Faveron una posición ecléctica, democrática, progresista. Es un hombre de la derecha más cavernaria dentro de la literatura en el Perú, que lanza dardos contra cualquiera que le huela a izquierda. Basta revisar sus post históricamente. Basta observar a quién ataca, a quién defiende. El que piensa que va a encontrar algo diferente en este blog nunca lo encontrará. Asi vayan a quejarse a otra parte.

Daniel Salas dijo...

¿Y por qué se puede defender todavía la figura de Allende?

El fisgón dijo...

Que Ivan no diga tonterias, no es lo mismo Galeano que Aira, por ejemplo. Ninguno mejor o peor, simplemente diferentes. ¿Qué ha hecho Aira por América Latina? Aira es escritor de ficción, principalmente.

Además, no pueden declarar a la vez cinco o seis escritores "ciudadanos ilustres", en la misma fecha. Que se espere y quizá el año que entra declaran a Aira o a otro. Aira de "cfiudadano ilustre" no tienen nada.

Son las ganas de copiar de Ivan.

Anónimo dijo...

ya visitaron

www.viewzi.com?

es como google pero a partir de imagenes, interesante

Anónimo dijo...

Oye Faveròn has leìdo el ùltimo post del loco Ibarra, pucha que se manda con todo contra cierto tipo de crìticos y no deja tìtere sin cabeza. Vamos Gustavo, a pesar de todo estamos contigo, porque significas por lo menos un estado decente de la crìtica. Ibarra al igual que su siamès Coral no podrà entender esto.

R. Barthes

mr. purpura dijo...

ya pues huevas un post sobre el chavo del ocho.

Anónimo dijo...

¿Cuál será el propósito del elementalazo de 5:41:00 PM al firmar con mi seudónimo? Yo en su "pucha" hubiera sustituído la p por una ch.Se me hace que mr purpura, sin acento,es la eminencia gris en este entramado.
R. BARTHES

Anónimo dijo...

Eso de la eficacia simbólica de la bandera depende del dinosaurio. Hay algunos muy bonitos. Y otros que, cuando despiertas -como hará tarde o temprano Mercosur- todavía están allí.