27.10.08

La ignorancia al poder

Cuando no saber nada se vuelve un modo de vida

Una de esas cosas que la gente dice constante y casi ritualmente sobre Alan García (suele decirse como un gesto de hidalgo reconocimiento, una suerte de
touché, una especie de al César lo que es del César) es que nuestro mofletudo y balairín primer mandatario es un orador notable.

Yo, que soy fácil para las emociones en materia de discursos, y suelo apreciar por igual las palabras lúcidas y las emotivas, siempre que no sean ni cínicas ni atrabiliarias ni fácilmente dulzonas, soy, sin embargo, absolutamente incapaz de citar una sola frase memorable de Alan García, como no se trate de una recordada por su descaro o su desprecio de cualquier principio moral (cosas sobre hundimientos colectivos, retiradas masivas, patadas de energúmeno o declaraciones de admiración por la mística del terror).

Allá por los ochentas, en un país mayoritariamente ágrafo y marginal a la lectura, pero todavía no orgulloso de ese rasgo, Alan García solía parecerle culto a muchos por sus citas equívocas y malentendidas de clásicos hispanos o poetas modernistas. Recuerdo con horror especial la forma escolar y declamatoria en que, incluso hasta hoy, García destroza el célebre monólogo de Segismundo en
La vida es sueño, que, en sus labios, pasa de ser una reflexión sobre la fragilidad de la vida y del poder y la confusión existencial de sueño y realidad, a convertirse en un lugar común y demagógico sobre el placer que el baño de masas produce en un caudillo de segunda al borde del orgasmo popular.

(En una entrevista radial durante la última campaña presidencial, según me hace recordar un amigo, Alan García, el vasto letrado de lecturas insondables, atribuyó
El viaje del niño Goyito, de Felipe Pardo y Aliaga, al tradicionista Ricardo Palma).

Otro amigo me hace notar que hay, sin embargo, una diferencia grande entre el García de los ochentas, que decía disfrutar la ópera, recitaba poesías canónicas y gastaba parte de su presupuesto en llevar a Lima a músicos consagrados de las Américas, y el Alan García del siglo veintiuno, que baila como un muppet histérico, perrea, lanza puntapiés callejeros y no tiene el menor interés por parecer culto, ilustrado o, siquiera, como se decía antes, someramente
leído y escribido.

Supongo que la frontera entre un García y el otro la dibujó Fujimori, quizá no sólo durante su gobierno, cuando bailar en los mítines políticos se volvió más importante que enhebrar una que otra idea coherente, sino desde su primera campaña presidencial, cuando, en pleno debate con Vargas Llosa, utilizó la obra literaria del novelista arequipeño para demostrar que era un ser vicioso y degradado: un pornógrafo, un bohemio, un consumidor de drogas: un
intelectual.

Durante los once años siguientes, los años del fujimorismo, ser intelectual fue convertirse en un ser ajeno e inútil, elitista y por lo tanto inservible y digno de sospecha. Con decir que lo más parecido a un intelectual en las filas del fujimorismo militante era Martha Hildebrandt: la ortografía parecía ser la ciencia humana más aguda que los fujimoristas eran capaces de aceptar, e incluso admirar, con la sorpresa con que un niño observa los conejos que salen del sombrero de un mago de circo.

Después de Fujimori, los políticos en el Perú no necesitan ni siquiera fingir inteligencia. No sería raro, de hecho, que uno que otro afecte ignorancia e incluso estupidez para ser recibido con mayor naturalidad en lugares tan asfixiados de ramplonería como, por ejemplo, el Congreso de la República, los programas de radio y televisión, los diarios de circulación nacional.

Es posible, por ejemplo, que Alan García sea un poquito menos bruto de lo que parece últimamente cada vez que abre la boca. El origen de esas prácticas estaría también en aquel infausto debate de Vargas Llosa y Fujimori, en 1990, cuando la simplonería insustancial del futuro delincuente demostró ser más atracticva que la brillantez obvia de su rival.

Pero no hay que buscar la paja en el ojo ajeno sin hallar la viga en el propio: no se trata de un mal que afecte sólo a los políticos. El fujimorismo ha dejado al noventa y nueve por ciento del Perú convencido de que la superficialidad de ideas, la mañosería politiquera, la disolución de los discursos y el repudio al ejercicio del pensamiento crítico son rasgos de los cuales vale la pena preciarse.

Entre los científicos sociales, en los diarios y en la blogósfera, la onda más común es la mirada distanciada sin ningún juicio ético y moral de por medio, como si la obervación social fuera un juego de roles y no un ejercicio simultáneamente educador y guía. Por otro lado, hay también sociólogos y politólogos que parecen adoptar el sarcasmo y el cinismo como
modus operandi, descartando el discurso crítico en favor de una especie de sentido común criollo, o criollazo.

En el periodismo, el escándalo vociferante es mucho más deseado que la articulación de críticas orgánicas y de fondo, y se deifica a reporteros veteranos sin criticarles sus asosciacones pasadas, por el simple hecho de ser buenos sabuesos y atreverse con el más pintado: el periodista peruano empieza a adorar la matonería como uno de los rasgos cruciales de su oficio.

En todos esos casos, pareciera que la consigna no es elevar la profesión hacia una posición magisterial, capaz de aportar a la búsqueda de una sociedad más funcional y más justa, sino rebajarla, traerla abajo, situarla en el llano, decirla con la lengua de los no iniciados y las mismas imprecisiones del no experto: pareciera que un periodista, un crítico, un científico social debieran sonar como si no lo fueran, como si fuesen uno más de por ahí. El problema no es sólo de estilo: si llegamos a convencernos de que no hay diferencia entre el neófito y el experto, entonces la
expertise se vuelve irrelevante y la intelectualidad se disuelve en una falta absoluta de valor.

(El Perú no es el único lugar donde eso sucede: las elecciones americanas, por ejemplo, ahora que McCain ha pasado a un segundo plano incluso dentro de su propia campaña, se ha convertido en un plebiscito entre la lucidez ilustrada de Barack Obama y la figura del ciudadano común y corriente que no cree necesario educarse para gobernar el país más poderoso e influyente del planeta --imagen representada en la candidata vicepresidencial republicana, Sarah Palin, un subproducto de la trivialización intelectual de la derecha americana, presidida por el ignaro George W. Bush--).

29 comentarios:

Anónimo dijo...

Por un post como el tuyo es que los intelectuales son mal vistos. Trabajan para la gente; no contra ella. Más modestia.

Anónimo dijo...

El post resume muy bien la historia de las últimas décadas. Un párrafo a destacar:

"Pero no hay que buscar la paja en el ojo ajeno sin hallar la viga en el propio: no se trata de un mal que afecte sólo a los políticos. El fujimorismo ha dejado al noventa y nueve por ciento del Perú convencido de que la superficialidad de ideas, la mañosería politiquera, la disolución de los discursos y el repudio al ejercicio del pensamiento crítico son rasgos de los cuales vale la pena preciarse."

Como quien dice, lo importante es tener harta calle, esquina y no estudios. Menos todavía, rigor a la hora de emitir conclusiones.

littonoma dijo...

Hola Gustavo:


haces bien en hacer la reflexión sobre EEUU en el último párrafo, aun entre paréntesis, quizás sea el punto más importante para seguir con el avance en la reflexión que planteas. Puesto que ese sistema de “la ignorancia al poder”, es un sistema que desde EEUU se exporta hacia el mundo entero, y el último siglo donde eso ha sido mucho más fácil por el desarrollo de la imagen y el desarrollo de las comunicaciones, el ideario colectivo/mundial se coloniza con esas formas empobrecedoras de la CULTURA en letras mayúsculas.

La inteligencia, la producción intelectual, es lo que da a una sociedad los elementos con los cuales establecerse y encontrar un camino para encontrar eso que llamamos "civilización", un camino que no ha de ser semejante en todo el mundo, pues como ya Levi Straus lo ha señalado, la “civilización” no es en modo alguno propiedad exclusiva de algún desarrollo cultural determinado, la necesidad de ideas por ello son importantes para el establecimiento de lo que conocemos como sociedad, es importante para ello que se constituyan elites que trabajen en la producción de pensamiento y de ideas, que han de derivarse a todas las practicas dentro de una sociedad, si no hay este establecimiento es muy fácil despeñarse y caer en la dictadura de la ignorancia, es decir, del que grita más fuerte, sin que, claro, pueda tener un atisbo de mediana razón.

En estos tiempos en los que se ha establecido la dictadura del dinero, que muchas veces deriva en la prepotencia de la dictadura del ignorante con dinero, no le importa ya más a esta sociedad, manejada por los afanes del interés particular y el consumo, el desarrollo de la capacidad critica que se pueda generar dentro de ella, por ello ridiculizar a las cabezas ilustradas de la comunidad, tacharlas por una cosa u otra como los ejemplos que citas, y finalmente llevarlas al silencio permanente y al ostracismo de su participación en la sociedad, son juegos de este sistema capitalista, que hace prevalecer sobretodo el dinero y solo el dinero.

La posible elección las próximas semanas de Barack Obama, no se dará por la seducción que sus ideas hayan logrado calar en el animo de los electores estadounidenses, sino por que el malestar de la guerra, el malestar de la caída del sistema bancario, el malestar de soportar la ineficiencia del ignorante más peligroso de la historia humana: Bush, han llegado a un punto infranqueable, en donde, de seguro mucha gente de EEUU no podría verbalizar, el malestar corporal de ese sistema y sus preceptos, hacen que el mismo cuerpo busque y corra en la dirección contraria de a donde han sido orientados durante tanto tiempo, miremos sino uno de los anuncios de campaña de Barack Obama para lograr el voto de los electores:


http://www.youtube.com/watch?v=Qq8Uc5BFogE&eurl=http://uterodemarita.com/2008/10/25/whazzup-2008-o-la-caida-del-sueno-americano/

No es que los publicistas de Obama busquen apelar a las capacidades racionales de los electores y pongan en relieve los valores de la lucidez ilustrada del candidato, eso “no vende” y no funcionaria, ya que al no haber capacidad critica en vastos sectores de esa población, y ser constantemente manipulados por los mass media en general, la sociedad precisa más bien de estímulos pavlovianos para tomar una opción u otra, así lo entiende la publicidad, así lo entiende el sistema neoliberal, no por gusto han trabajado en decenas de años en la lobotomización de la sociedad entera y en el secuestro de sus mentes más lucidas, que si bien tienen poder en algunos estamentos universitarios, ya no llegan a irradiar a todo la sociedad, que sucumbe por su incapacidad de revelarse al veneno que la ignorancia con poder y el dinero van inoculando a todos.

Criollo Alan García con su verbo ignorante que engatusa a la ignorante sociedad peruana, como criollo también Bush, que mintió sistemáticamente, tan solo por la angurria del petróleo y ahora del dinero de los estadounidenses, para el beneplácito permanente de los banksters, los "nuevos ricos" del mundo contemporaneo.

Anónimo dijo...

Sobre Palin esta pagina web interactiva es un divertimento imperdible:
http://www.palinaspresident.us/

Anónimo dijo...

Estimado Gustavo, este post es de lo mejor que has escrito en tiempo. Lamentablemente, y como bien señalas en tu paralelo con la lamentable situación en EEUU, nuestra sociedad es actualmente muy tolerante con la corrupción y con la mentira. Todo lo contrario, se siente identificada con la viveza, con la habilidad para salir de los problemas sin necesidad de esforzarse.
Alan García es un pésimo Presidente. Sus vicios conocidos por todos opacan sus virtudes (porque las debe tener). Este país es tan tolerante con la corrupción como para votar por una persona que nunca ha podido responder sobre la acumulación de una riqueza material sobre la base de un gobierno (85 al 90) pobre en ideas y en reformas. Este es uno de los típicos paises en los que con la política te puedes hacer millonario, tener casa en Paris, Miami, Chacarilla, Naplo. Un país en el que tus hijos pueden estudiar en los mejores colegios y ecoles del mundo con tu sueldo de Presidente o Congresista. Un país en el que te sientes ofendido cuando te preguntan si estás implicado en un caso de corruptela.

Somos un país MagalyBaylyTongoBetoGenaroChatoSeñitoSusyFoquitaPaolinMachitoChiquitoKukinAlanTíoGeorgeLucianitaRatayRatón

Un abrazo,
Diego.

Anónimo dijo...

No estoy de acuerdo con el anónimo anterior. Los intelectuales no trabajan para "la gente". Los intelectuales, salvo excepciones, trabajan para instituciones que les pagan. "La gente" que está interesada en los intelectuales consume lo que esas instituciones ofrece (libros, clases, artículos, etc.) Los blogs con los que no se gana dinero son también una excepción.

Incluso si concideraramos válida esa utopía de los intelectuales trabajando para la "gente", en el Perú obviamente eso no funcionaría. El post de Faverón ilustra bien el manejo político del desprestigio de quienes han estudiado.

No me parece que Faverón culpe a la gente. Pero está claro que si la gente puede terminar el colegio sin haber leído un libro (los que tiene plata para pagar una academia preuniversitaria pueden entrar a buenas universidades sin haber leido un libro), no va a apreciar el trabajo intelectual, ni la diferencia entre alguien que ha estudiadio y alguien que no. Para ellos estudiar es, si ha tenido suerte, saber responder a un exámen de ingreso.

Por otro lado, no me parece que en el fondo se trate de un fenómeno nuevo. La miseria de la educación peruana ha estado siempre ahí. Lo que sí es nuevo son los científicos sociales e intelectuales que aceptan esa situación y que los medios con capacidad de cambiarla (ej. El Comercio) se rijan cada vez más exclusivamente según los criterios del mercado.

Anónimo dijo...

Y estos neonazis de donde salen?

http://peru21.pe/noticia/219724/desarticulan-complot-neonazi-asesinar-obama

Anónimo dijo...

aummmmmm, hablemos de algo más divertido.

Rodo

Anónimo dijo...

La educación no escapa a la cuestión económica. Mariátegui lo dijo hace muchísimos años. Es una pena que ahora El Comercio haga honor a su nombre.

Anónimo dijo...

Gustavo, no olvides a Macera. Si bien no fue tan conspicuo como Hildebrandt su historia quizá pueda ilustrar otra de las formas de degradación que significó el fujimorismo

saludos

Anónimo dijo...

"Por otro lado, no me parece que en el fondo se trate de un fenómeno nuevo."

Discrepo. La novedad del presente radica en que la ignorancia ya no es vista como una falta de, sino como una opcion valida y, lo peor, deseable. Antes ser tildado de ignorante era un insulto, ahora se responde con un a mucha honra, por que soy pobre, soy del pueblo, mi universidad es la calle y sandeces por el estilo.

Se ha tergiversado la frase de Vallejo "todo acto o voz genial viene del pueblo y va hacia el", que ahora sirve para justificar todo. Recordemos que pueblo no necesariamente es sinónimo de lo que en cualquier parte del mundo se identifica como gente de mal vivir, ya se trate de un cogotero o un León Alegría.

Anónimo dijo...

Gustavo, muy buen comentario. Mi mayor pregunta es como puedes pasar del pensamiento a la accion? Constructivamente te digo que algunos tienen razon cuando dicen que parece que hablaras desde un pulpito (como Alan Garcia, curiosamente) derramando verdades. El camino de la accion es mucho mas complejo y lleno de impurezas y compromisos de lo que parece.

Respecto de Vargas Llosa - a mi parecer el mismo se enterro. Yo me considero una persona medianamente educada y sensata y tenia creo que 20 anos cuando Vargas Llosa postulo. Su campana me resulto insultante, su tono era del que pontifica (como Garcia, nuevamente) y su eleccion de partido y seguidores fue una desgracia. Creo que nosotros queriamos (por lo menos lo que yo queria) era alguien sensato, honesto que pudiera realmente ejecutar, algo asi como cambiar un tornillo y no explicarme la filosofia detras de las artes manuales. A Vargas Llosa la campana se le fue de las manos!!! Quien podia creer que iba a ser capaz de manejar un pais tan lleno de criollazos como el Peru? Vamos Faveron, alguna vez te has puesto a pensar en eso? No es que el Peru no estaba preparado para Vargas Llosa sino todo lo contrario - a Vargas le falto altura para ejecutar, cualidad que no es muy comun (en general somos mas dados a hablar). A Vargas se lo iban a comer vivo. Donde esta lo brillante en todo eso? Lo que si se admira en el es que haya decidido pasar a la accion - y es algo que quiza tu deberias tambien considerar. Tengo serias dudas de que Vargas Llosa hubiera en realidad ejecutado algo. No sabia hacer politica, balancearse entre intereses diversos y encontrar compromisos, sino mas bien era un convencido que su posicion era la unica correcta - vamos Gustavo, a la distancia, quien se podria comer tamano bocado.

Debo agregar que yo vote por Vargas Llosa a pesar de mi aversion - vamos pues Vargas Llosa era la opcion "educada". Y bueno, como negarse a ser parte de la opcion "educada" aunque no nos lleve a ningun lado, no es asi?

En fin, me gusto el articulo pero es un poco mas de lo mismo.

Con respeto,
CC

PD - Disculpa la redaccion pero es que esta computadora me esta volviendo loco y no tengo mucho tiempo ahora. Disculpa lo de permanecer anonimo - en realidad no importa quien soy sino lo que digo, no? Espero no haber sido ofensivo no fue mi intencion.

Anónimo dijo...

German Coronado, en "Libros peruanos" (www.librosperuanos.com), tiene un interesante artículo al respecto. http://www.librosperuanos.com/editoriales/peisa.html:

"En un artículo publicado en un diario de circulación nacional, un conocido escritor y catedrático universitario pidió a sus lectores que no compraran los libros de Vargas Llosa en edición original. El absurdo argumento que esgrimía este personaje es “que un traidor a la patria” no merecía que le compraran libros originales y si alguien quería leer alguna de sus obras, debía comprarlas en edición pirata."
La relación entre fujimorismo e ignorancia se dio a todos los niveles.

Anónimo dijo...

Hola Diego, creo sinceramente que harías bien en quitar al Chato en tu "Somos un país MagalyBaylyTongoBetoGenaroChatoSeñitoSusyFoquitaPaolinMachitoChiquitoKukinAlanTíoGeorgeLucianitaRatayRatón". Sencillamente, no es justo.Si hablaras en son de bromear y reirte a costa de los demás, entonces sí.Pero tú hablas con seriedad y eso no encaja.
R. BARTHES

LuchinG dijo...

¿Alguna vez han hojeado El Trome? Me pregunto si la gente que lo compra lee las columnas (en esto momento sólo recuerdo que hay algo así como "La señora panchita opina").

Pregunta: ¿Alguno de los anónimos se atrevería a publicar un articulo semanal -en un lenguaje sencillo, con una prosa ágil, siendo divertidos además- en el que hablen sobre libros, música o películas, en El Trome?

Anónimo dijo...

volvamos al punto inicial: AGP es un palabrero sin fondo. estamos de acuerdo. En La Sorbona era conocido por eso, dicen. No es un tipo brillante en ningún sentido intelectual en particular, y su inteligencia social deja mucho que desear. Volvemos a Platón, ya saben, cada pueblo tiene...
pero eso no solo se aplica al perú, dejémonos de ombliguismos. Miren a Chávez, a Uribe, a Ortega, dios mío, son casi impresentables intelectualmente hablando. Sarkozy y berlusconi harían una buena dupla de comedia con sus desbarradas, Rajoy es un verdadero español de pura bestia, como diría CV. Los líderes asiáticos y buena parte de los europeos se debaten entre la medianía y la mediocridad, eficiente muchas veces, pero no son intelectuales fuertes como era Mao -con todas las diferencias, por ejemplo, o Lincoln. Y tampoco es que la intelectualidad asegure ningún éxito político.
Hoy Castro ganaría de lejos un concurso de política internacional, se la ganaría a Bush desde luego, pero también y muchos otros. Sabe más, al menos parece haberse preocupado más en leer. Clinton era un tipo educado, pero ya ven Gore que era inmensamente superior intelectualmente a él mismo, nunca pudo tomar el poder.
Hay muy pocos, poquísimos casos de presidentes intelectualmente destacables: Cardoso, quizás. O la honrosa excepción de mi admirado Havel en la rep Checa. Correa es al menos más leído que Chávez, pero igual no es una lumbrera, pero por supuesto es mejor que García.
Creo que el ideal platónico de que el filósofo saque de la caverna a los que miran al revés sigue siendo una utopía.

Andrea Naranjo dijo...

Tal vez LuchinG, sería un interesante un proyecto (como el que fue Periolibros) el publicar obras clásicas peruanas a manera de comics, en fascículos .
saludos

Anónimo dijo...

"Trabajar para la gente" no significa al gusto de la gente; significa no lanzarse contra ellos llamándolos brutos, ignorantes, ígnaros, en fin. Un intelectual que dice "yo estoy bien y la gente está mal" (más insultos) puede estar en lo cierto ( o ser un psicópata) , pero no entiende que decir eso aleja a cualquiera que intuitivamente se sienta aludida (la gran mayoría). Si yo fuera esa gente a la que desprecia de manera tan altanera´, jamás buscaría ser instruido por él por gente parecida.
¿Y quién dice cuáles son los asuntos serios, de fondo? Ahi empieza la guerra mundial y magaly se queda corta en calumnias, ya verán.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Luching: Creo que más interesante es preguntarse por qué existe El Trome. ¿Cuál es el objetivo de tener un diario que hable en un falso dialecto popular y le entregue al público información de manera superficial y sin análisis ni elaboración de ninguna clase. El Trome es simplemente un proyecto comercial, hecho sin ninguna valoración trascendental sobre el deber de la prensa.

Andrea: sin duda lo que propones sería interesante. Pero, ojo: me parece que estás pensando que el cómic es intrínsecamente un medio simplificador y "fácil de entender". No es así, en lo más mínimo. El cómic puede ser simplificador, tal como la literatura escrita puede serlo también. Pero del mismo modo el cómic puede ser tremendamente complejo, como la otra literatura. Y de hecho, entender un cómic complejo puede ser incluso más difícil poque es un lenguaje para el cual pocas personas están entrenadas.

Andrea Naranjo dijo...

Claro¡. No mencioné lo del cómic por fácil sino por atractivo.
Por eso mismo sería un proyecto interesante .

Obras literarias en Cómic(debe de haber antecedentes de esto en algún país de Iberoamérica) sería algo interesante, previo estudio de los consumidores, un trabajo interactivo entre ilustradores guionistas y consumidores.
Por ejemplo Paco Yunque de Acevedo.
Pero, sería una inversión qu etal vez los diarios no estarían dispuestos a hacer.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Hay varios antecedentes en España y América Latina, pero quizá el más interesante es "La Argentina en pedazos", un libro que editó Ricardo Piglia en Buenos Aires hace varios años. El libro es una antología de cuentos clásicos de la literatura argentina llevados al cómic por los guionistas y dibujantes más destacados de ese medio. Allí hay adaptaciones de relatos de Echevarría, Borges, Cortázar, Rozenmacher, Quiroga, etc; por lo menos doce de los mejores cuentos argentinos de los siglos diecinueve y veinte.

Anónimo dijo...

Gustavo, tal vez podrías ampliar tus ideas sobre el Comic en el Dominical, digo, es una idea, no? (jaujauauauauauaua)

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Ya lo hice, hace un mes, más o menos. Puedes buscar mi artículo de El Dominical en algún post anterior. Respecto a futuros artículos: digamos que, después de haber escrito aquí mi opinión sobre los cambios en El Comercio, no espero ser invitado a seguir colaborando. Si me interesara demasiado eso, simplemente me habría quedado con la boca cerrada, pero no es mi manera de hacer las cosas.

Andrea Naranjo dijo...

Acabo de leer el artículo "Las historias del porvenir".
El escritor español Andrés Ibañez ha escrito "El cómic hecho literatura" pero no puedo encontrarlo en dialnet en pdf.

Marvel el año pasado ha sacado una serie de clásicos de la literatura ( creo que lo hizo en los setentas con joyas de la literartura?)
Pero eso evidencia que se necesita una gran inversión.

Anónimo dijo...

pero Gustavo, si fueras REALMENTE un intelectual respetado y con proyección no dudo que te llamarían para que sigas colaborando en "El Dominical", no todo son amiguismos en esta vida, ¿no? Sin embargo, nadie te llama...

(ojojojojojojojojojo)

LuchinG dijo...

Aunque Magaly y el Trome estén hechos sin ninguna valoración trascendental sobre el deber de la prensa, eso no significa que no podamos sacar provecho de la imagen de verdaderos periodistas que quieran dar (Magaly siempre lo saca a colación; no me consta eso del Trome, pero es posible que los Miro Quesada no sean públicamente tan cínicos). Es en el Trome o en el Bocón donde realmente se necesita un espacio cultural.

Seguro en este momento alguien está pensando: ¿qué clase de espacio cultural puede ponerse en el Trome? No leo el Trome y trato de no ver Magaly, así que no sé exactamente qué ejemplo poner; sí he visto que una herramienta mental -por ejemplo, cómo reconocer una falacia- puede enseñarse a usar de muchísimas formas a casi todo tipo de personas. Una vez le expliqué a un niño de ocho años "El Show de Truman" comparándolo con la mentira de Papá Noel y tratando además que la explicación se parezca a la cueva de Platón.

Sobre la jerga en el Trome: ni idea si es natural o impostada. Yo trataría de usar un lenguaje neutral, aunque sé que eso no es nada fácil: muchas veces me he encontrado usando fórmulas que para mí, mi familia o mis amigos son perfectamente comprensibles, y luego hablo con alguien que vive a pocos metros de mí y no me entiende nada de nada.

En cuanto a los comics: aunque Cairo me mate por decir esto, creo que el cómic está más emparentado con el cine que con LA literatura, y por lo tanto está más cerca de la mayor parte de la gente, porque -según leí que dijo Thratemberg- en promedio se leen dos libros al año; en cambio, peliculas deben verse varias veces más.

Andrea: creo que Joyas de la literatura es una colección que sacó Novaro en un tamaño parecido al A4; no eran cómics sino cuentos y novelas con ilustraciones. Tenían Los tres mosqueteros, Ben Hur, Belleza Negra, Tom Sawyer, Huckleberry Finn y un libro de cuentos de Sherlock Holmes.

Anónimo dijo...

Deberían poner un límite a la extensión de los comentarios... hay algunos más largos que el mismo post. (littonoma)

Duran dijo...

Yo si recuerdo frases celebres de Alan:

- ¿Y la mía cómo es?
- En política no hay que ser ingenuos.
- ¿Y qué esperan para meterles bala a esos amotinados? ¿O esperan que vaya yo personalmente a hacerlo?

Anónimo dijo...

Uno de los post mas acertado que he leido, y haciendo un juego de palabras, también certero, y asertivo, estás bien dicho?.
El primer comentario anonimo, muy equivocado, desde cuando exigirle a la gente que elija y vote con inteligencia a sus representantes está mal??. El título del post tambien me pareció preciso, Orwell en 1984, en eso nos vamos a convertir. Ojala que en Perú surjan más caudillos como Obama y no como Alan García y Ollanta Humala por Dios!.