16.11.08

Va tomando forma

La telaraña de El Comercio

Lo que está ocurriendo en El Comercio es tan transparente que uno se pregunta por qué tanto interés de algunos periodistas por darle las interpretaciones más absurdas y a todas luces falsas.

El Comercio
ha sido tomado por la misma ala de la familia Miró Quesada que hace nueve años intentó capturar la corporación con la ayuda del Poder Judicial controlado por Fujimori y Montesinos para evitar que los periodistas de El Comercio y Canal N siguieran hundiendo a los mafiosos oficiales con el tipo de denuncia fundadamentada que, en efecto, poco después acabó por destruir al régimen.

En ese entonces, una cabeza visible de ese grupo, que hoy ha tenido éxito, era Martha Meier Miró Quesada, candidata al Congreso por el partido de Fujimori. El mismo partido que había organizado la millonaria falsificación de firmas que todos recordamos.

Martha Meier Miró Quesada tiene un pensamiento sin complicaciones: es una izquierdista banal sin mayor compromiso, junto a la cual Evo Morales y Hugo Chávez podrían pasar por refundadores del materialismo dialéctico; es también la abanderada de una forma de ecologismo tan primitivo que parece elaborado antes de la invención del ecologismo (su fuente más innovadora: Pulgar Vidal).

El otro nombre que destaca en el nuevo grupo directivo de
El Comercio es, claro, el de Francisco Miró Quesada Rada, ex candidato congresal de la UPP-SD, en el año 2001, junto a compañeros suyos como Hernán Garrido Lecca y Javier Diez Canseco. Francisco Miró Quesada está también evidentemente a la izquierda del resto de su familia: es un crítico del proyecto neoliberal pero también del mesianismo populista a lo Chávez, y, más bien, un promotor de lo que a él mismo le gusta llamar el "Estado de bienestar", es decir, un Estado intervencionista, regulador, propiciador de la inversión social.

Lo que más ha unido a Martha Meier y a Francisco Miró Quesada a lo largo de la ultima década es el afán de controlar el diario y los demás medios que la administración anterior supo crear (como Canal N) o incorporar al grupo empresarial (América Televisión).

Pero lo que los ha fundido en un solo cuerpo en esta coyuntura es la idea de que
El Comercio no debe contribuir a la crítica y el descubrimiento de las inmoralidades del gobierno, pues para ellos la estabilidad del régimen es más importante que el destape de la corrupción.

En esa lógica es que han puesto en marcha el proceso de desactivación de los núcleos del la empresa que fueran críticos al gobierno: la Unidad de Investigaciones de El Comercio, de la que expulsaron a Fernando Ampuero y Pablo O'Brien, y la dirección de Perú 21, de la que han removido a Augusto Álvarez Rodrich.

Al hacer esa movida, Meier y Miró Quesada se han arriesgado a lo obvio: la renuncia inmediata, en protesta, de Fernando Rospigliosi, Rosa María Palacios, Carlos Basombrío, Jorge Bruce, Nelson Manrique y algunos otros, además de todos los que vengan después; renuncias que, de facto, convierten a
Perú 21, a partir de la fecha, en un periodico más del montón, sin importancia alguna para quien entienda a la prensa como investigación y denuncia.

Si se toma en cuenta la diversidad política de los nombres mencionados --¿en qué se parecen Ampuero y Bruce, Rospigliosi y Palacios, Basombrío y Manrique?--, se verá que la dimensión real del entuerto que Meier y Miró Quesada planean no es en verdad político en el sentido ideológico: no es un tema de izquierdas y derechas, progresistas y conservadores o liberales y reaccionarios. Es un asunto de acomodo coyuntural y vendetta pragmática.


"Acomodo coyuntural y vendetta pragmática" es una frase que, irreparablemente, me lleva a pensar en una persona: César Hildebrandt. Hildebrandt dice ahora que los despidos de Ampuero, por un lado, y Álvarez Rodrich, por el otro, no tienen relación alguna. Es más: construye una teoría-espantapájaros según la cual los despidos son, unos, medidas moralizadoras, y, otros, un giro hacia la derecha, un veto anti-caviar.

O sea que, según Hildebrandt, despedir a investigadores que descubren la corrupción del gobierno, es moralizar. Y la entrada de los dos Miró Quesada más izquierdistas al control casi absoluto de la corporación
El Comercio es una movida derechista. ¿Alguien le encuentra la lógica a ese mamarracho especulativo?

Claro que no, porque no es una lógica, es una pragmática de la inmoralidad, una explicación que no explica, sino que apenas quiere ir haciendo el colchoncito para los desmadres que vengan luego.


Lo que ocurre es que la suma del fujimorismo seudo izquierdista de Meier con el izquierdismo moderado y democrático de Miró Quesada está ahogada bajo una marea más fuerte: ambos son empresarios dispuestos a pacificar su feudo y no pelearse con el gobierno, para seguir haciendo negocio sin riesgo alguno, y en esa dirección los dos caen bajo el poder del verdadero hombre fuerte del grupo, José Graña Miró Quesada.

Ambos (Meier y Francisco M.Q.R.) han sido críticos de Alan García hasta el instante mismo en que han pasado a tener el poder de la corporación, y desde entonces todos sus planes apuntan a una sola cosa: el silenciamiento de ambos periódicos, su anestesia general. Ya vendrá, muy pronto, América Televisión. Sólo luego empezarán a empujar sus agendas políticas. Quizá entonces surjan discrepancias internas.


Pero ahora es aún el momento de las purgas y las primeras conciliaciones. Ahora, por ejemplo, derechistas ultra conservadores del Opus Dei como Hugo Guerra (el popular Jirón Lampa: casi Miró Quesada) se unen a fujimoristas como Meier en una campaña conjunta de El Comercio y el Arzobispado para darle una nueva lavada de cara a Cipriani. Ese es el tipo de punto de contacto que encontrarán en los próximos días: todo estará relacionado con limpiezas amistosas y pasadas de mano. Y entonces, ¿qué?

Las cosas se aclararán cuando se vea quiénes reemplazan a los salientes. En otras palabras, en medio de la tensión en que periodistas con ética y respeto propio renuncian a ser parte de empresas matonescas, enemigas de la transparencia, habrá que ver quiénes son los "periodistas" que aceptan reemplazar a los defenestrados y soplar las velas de un barco que ya no tiene brújula moral, que sólo sabrá reconocer por el olor a amigos y enemigos, como el mejor de los cuadrúpedos de entrecasa.


Yo tengo una idea de quiénes serán los parásitos que se encaramen al botecito del silencio, a la nave de los locos que será
El Comercio en el futuro próximo, lamentablemente. (El Comercio es, como saben mis lectores, un lugar al que le tengo mucho cariño, por lo que fue, que ojalá vuelva a ser).

Por ahora, Susana Villarán ha propuesto algo que vale la pena escuchar: dejar de comprar
Perú 21 y El Comercio no sería una mala idea. Al fin y al cabo, el lector es un cliente y tiene derecho a devolver una manzana podrida.


21 comentarios:

Anónimo dijo...

De acuerdo en casi todo, Gustavo. Pero no entiendo en por qúe subir a Ampuero a todo este coche. Todos te seguiríamos si sacaras a Ampuero y la palabra moral, que tanto maltratas. No es cuestión de moral; es cuestión de derechos. Las personas tienen derecho a estar bien informadas, y Álvarez Rodrich ha sido un formidable defensor de ese derecho. No puedo decir lo mismo de Ampuero por lo de las minas... En fin... A ti siempre te gusta mezclar papas con portaviones

abel arturo dijo...

Muy buen post , me gusto y da luces a tanto embrollo y me uno a las palabras de susana villaran , ya que el comercio desde el fin de semna hasta ahora ha perdido credibilidad y seriedad y por supuesto en peru 21 a la atraccion que eran los columnistas , bueno como decimos cuando terminamos una relacion ;fue bonito mientras duro , hasta nunca el comercio
AAB

Anónimo dijo...

En la columna de Hildebrant, no hay especulaciones confusas como lo señalas, Gustavo. De hecho, H dice: "Francisco Miró Quesada Rada es un hombre respetable. Me imagino que no se prestará a ser el hombre de paja de tamaños angurrientos".
Luego hace una diferencia entre cambiar a la unidad de investigación aquella, y sacar a Álvarez Rodrich, que sí encuentra criticable. Por ello, el título de su artículo.
En todo caso, es de lamentarse la salida de Álvarez Rodrich y el resto de columnistas, sin duda alguna. Lo que no encuentro tan defendible, es tomar estos cambios en El Comercio, siendo que dicho periódico, siempre ha estado en medio de este tipo de movidas.
No estamos tan seguros que ahora el Comercio sea más o menos creíble que antes. Su naturaleza ha sido siempre, estar muy, muy cerca del poder en ejercicio.

Anónimo dijo...

Creo en ti, Gustavo, y ahora ando perdido como entre nebulosas. Quizás soy en exceso --en detrimento de cosas más concretas y reales-- "librista" por la doble razón de que amo los libros y me gusta ser libre. Quizás no piso bien el piso. Veré qué actitud tomo. Lo único que veo claro es que me gustaba mucho A. Álvarez Rodrich como director de Peru.21 a quien considero un hombre decente y generoso. Y por el momento que me parece un manotazo democráticamente torpe el “llamado” de Susana Villarán quien, dicho sea de paso, nunca me causó buena impresión en el sentido de no ser diferente de otras personas con ambiciones políticas pero que siempre quiere sembrar la idea de que sí lo es.
R. BARTHES

Lucio Suárez dijo...

En la columna de Hildebrant, no hay especulaciones confusas como lo señalas, Gustavo. De hecho, H dice: "Francisco Miró Quesada Rada es un hombre respetable. Me imagino que no se prestará a ser el hombre de paja de tamaños angurrientos".
Luego hace una diferencia entre cambiar a la unidad de investigación aquella, y sacar a Álvarez Rodrich, que sí encuentra criticable. Por ello, el título de su artículo.
En todo caso, es de lamentarse la salida de Álvarez Rodrich y el resto de columnistas, sin duda alguna. Lo que no encuentro tan defendible, es tomar estos cambios en El Comercio, siendo que dicho periódico, siempre ha estado en medio de este tipo de movidas.
No estamos tan seguros que ahora el Comercio sea más o menos creíble que antes. Su naturaleza ha sido siempre, estar muy, muy cerca del poder en ejercicio.

Harry Cañari-Atoche dijo...

Lamentablemente no podemos devolver esa manzana re-podridam pero sí podemos NO comprar hasta que veamos algo que se mejor que lo que se está viviendo.


Sldos,

Anónimo dijo...

Leí el link sobre Susana Villarán y veo que no ha hecho ningún "llamado" como, casquivanamente lo dije, creo que a instancias de tu post. En efecto, ya me parecía que ella,inteligente como es,no podría haber cometido ese palmario error.Lo que ha hecho es adoptar la actitud de no comprar más Peru.21 a lo cual tiene absoluto derecho pero no ha pedido que los demás hagan lo mismo.
R. B.

Anónimo dijo...

¿A cuánto está el litro de bilis en esta página?

Anónimo dijo...

A que se debe que no menciones a Martin Tanaka entre los colaboradores que renunciaron a sus columnas de Peru 21 a manera de protesta? Porque por "descuido" no es.

Anónimo dijo...

Es una lástima. Momento a lo mejor oportuno de formar un nuevo medio impreso para reventar a patadas a Alan García, personaje truculento de esta historia del Perú que otra vez se le va de las manos. Ya empezó con los diarios. Qué vendrá después. Modificar la constitución.

Julio dijo...

Mister, Evo Morales y Hugo Chávez son presidentes elegidos democráticamente, no comparables con fujimontesinos y menos con su modelo (del cual ud no reniega) para las grandes minorías que para verguenza suya y de todos los peruanos tiene como tangible logro que el 26% de niños peruanos anden con desnutrición crónica. ver: http://tvbruto.blogspot.com/2008/09/video-entrevista-bernardo-kliksberg-sin.html

El Peru21 de Rodrich siempre fue un medio que blindó a todos los neoliberales en el estado, ministros y ministras como Verónica Zavala una incapaz total en el mtc que además de costarle al estado miles de millones de dolares por concepto de sospechosas conceciones (ver http://tvbruto.blogspot.com/2008/10/videos-hildebrandt-destapes-que-no.html ) es una asesina culposa al continuar con politicas de transporte erradas que continua desgraciando a miles de familias.

zeta dijo...

"Pero lo que los ha fundido en un solo cuerpo en esta coyuntura es la idea de que El Comercio no debe contribuir a la crítica y el descubrimiento de las inmoralidades del gobierno, pues para ellos la estabilidad del régimen es más importante que el destape de la corrupción"; mejor este pedazo, porque lo anterior más bien los pone mejor parados, supongo que ésta la idea principal, y es palpable, con ello no tengo dudas, opino igual.

Disculpa, pero podría señalarme dónde es que textualmente Hildebrant dice eso, en lo que leí anteriormente no leí referencia directa a Ampuero y al otro, y en todo caso me gustaría leer. Lo que he percibido de Hildebrant es que siente total rechazo del modo en que se ha dado la difusión de los petroaudios, y además, debido a eso, ha adoptado una postura cerrada y negadora de eso, como varios. Al contrastarlos a los dos salta a la vista la imcompatibilidad, pero en el resultado, por el lado de lo que pasa en El Comercio, la razón la va teniendo usted...

Ja,ja,ja,ja,ja, lo de Hugo Guerra concuerdo, es más conservador que lo que le echan a las papas. No obstante, me gustaría saber en lo que se basa para decir que el señor mueve sus tentáculos para interceder en dicho fin.

Leí lo de Villarán, vaya, muy correcta, pero se planta... Dependerá de cada persona los intereses que tiene con el diario, por ejemplo, a mi papá le encanta coleccionar lo que viene, yo lo leo para mantenerme actualizado, a veces para leer lo que los colaboradores dicen. No soy de seguir un canal de opinión, prefiero hacerme uno yo mismo. Suerte.

zeta dijo...

Leí lo de Hildebrant, retiro lo de antes, ya me fijé que tiene ojeriza con Ampuero, y bueno, en eso se equivoca, se equivoca al no tener en consideraciones los extremos ideológicos de los retirados, aunque me da que pensar. ¿Si la APRA no es un partido derechista, entonces el diario, al inclinarse a su favor, no está siéndolo? Usted lo ha dicho, en los acomodos ha primado el interés por ser inofensivo, y el aspecto izquierdista de sus líderes queda a un segundo plano, que sería de apariencia. Particularmente, veo en ambos muchas razones válidas, y lo mejor sería que las igualdades se vayan salvado. Suerte.

Anónimo dijo...

quién sabe si esto se publique, pero todo esto es una pelea entre fujimoristas, no sé porqué la meier es llamada fujimorista y rodrich no, parece que ha patentado la palabra ética para su persona, además este señor es economista y estuvo en varios procesos de privatización (no sé sabe cuáles) entonces algo sabe de lobbies y demás. Bueno, tal vez no publiquees esto porque mi comentario sobre las mejores garantías que hay en USA para proteger el derecho a la privacidad lo censuraste, parece que no te gusta reconocer este aspecto de ese país, que es algo bueno, no?

Gustavo Faverón Patriau dijo...

¿Qué texto es ese que se supone que yo he vetado? ¿Por qué no lo mandas para ponerlo y ya? No veo por qué tendría yo que oponerme a un artículo que señale cierta virtudes de los EEUU. Yo vivo en ese país y no tengo nada contra él, aunque tenga mucho en contra de su gobierno actual.

Anónimo dijo...

YO SI AHORA VOY A COMPRAR EL COMERCIO PORQUE YA NO ESTA FERNANDO AMPUERO!!!!!

schatz67 dijo...

Es una lástima que Perú 21 no sea más una alternativa de periodismo independiente.Aunque nunca falte un analfabeto funcional que los acuse de "blindar" a ciertos personajes públicos.

Cuando suceden estas cosas a uno no solamente le entran las dudas acerca de no saber que comprar.También lo asaltan las espantosas certidumbres de no creer en nada ni en nadie.

Saludos

Jorge

Anónimo dijo...

Lamentablemente, TV Bruto nunca leyó las notas que criticaban el Plan Tolerancia Cero en el 21, donde especialistas como Luis Quispe Candia, de la ONG Luz Ámbar, afirmaban que ese plan debía reestructurarse completamente. U otras notas, donde se resaltaba la sacada de cuerpo del MTC de Zavala en el tema de las revisiones técnicas. TV Bruto no leyó o no quiso hacerlo.
Otra cosa TV Bruto, creo que concesión es con S... ¿o no?

Anónimo dijo...

Ya pues, "Lamentablemente TV Bruto...", no me serruches el piso.
SACAPUNTAS NEBRIJA (Correctómano)

Anónimo dijo...

Para Jorge:
El periodismo independiente en el Perú, no existe...

Biyu dijo...

Ajajajaj Pulgar Vidal, lol xD