30.5.09

Sábado fascista

El antisemita preferido del profesor Eduardo Hernando Nieto

Habrán notado los lectores desprevenidos de Puente Aéreo (o sea, todos ellos) que en estos últimos días he dejado la buena literatura por la mala y las letras que quieren explicar a la humanidad por las que quieren destruirla poco a poco.

Intrigado por la admiración que le profesa Eduardo Hernando Nieto, profesor de filosofía del derecho de la Universidad Católica, al tratadista italiano Julius Evola, me he dedicado a la lectura de los escritos de éste último.

Ninguno de ellos ha llamado mi atención tanto como el prólogo que Evola escribió para la edición italiana, de 1937, de
I "Protocolli" dei "Savi Anziani" di Sion (en la foto la edición del 38), o Los protocolos de los sabios de Sión, el más infame y conocido texto de la tradición antisemita.

El prólogo es la más alucinante demostración de deshonestidad intelectual que quepa imaginar. Evola empieza por aclarar largamente que los
Protocolos son un texto falso, fraguado, un ardid, que no recogen ningún hecho real. Pero a renglón seguido, y en veinticuatro largas páginas, se dedica a "demostrar" que son esencialmente acertados, agudos y, en un sentido profundo, verdaderos.

En resumen, Evola dice que la "organización judía mundial", ese fantasmático cónclave de complotadores hebreos que confabulan para adueñarse del planeta, no existe (en verdad dice, intrigantemente, "no quiero creer que exista").

Pero de inmediato sostiene que la "esencia" de la "raza" judía hace innecesaria la organización, pues está en la naturaleza de los judíos destruir progresivamente todos los cimientos de la civilización, todos los pilares de la humanidad, todas las cumbres de la inteligencia y todos los frutos de la razón.

Su conclusión es que esa destrucción ya está en marcha, que entre sus cabezas más visibles se cuentan Freud, Einstein, Levy-Bruhl, Tzará y el "medio judío" Debussy. Y que, por tanto, las advertencias que quiso hacer el enmascarado falsificador de los
Protocolos son enteramente atendibles, inteligentes y necesarias.

Consultando el texto original en italiano, y supliendo mis vacíos en esa lengua con una versión inglesa, me he tomado el trabajo de traducir un párrafo verdaderamente antológico. Lo copio a continuación, no sin antes dejarle al profesor Hernando una invitación a que nos explique, con su sagacidad de hermeneuta, su didactismo de maestro y su claridad de exégeta, por qué es que idioteces como las que escribe el racista antisemita Julius Evola le parecen tan admirables.

Aquí el parrafito:

"También debe prestarse atención al trabajo destructivo que el judaísmo ha efectuado, muy de acuerdo con las estipulaciones de los Protocolos, en el campo propiamente cultural, protegido por los tabúes de la ciencia, el arte y el pensamiento. Es judío Freud, cuya teoría apunta a reducir la vida interna a los meros instintos y fuerzas inconscientes, o a convenciones y represiones; lo es también Einstein, con quien el “relativismo” se ha puesto de moda; lo es Lombroso, quien perversamente ha igualado genio, crimen y locura; lo es Stirner, padre del anarquismo integral, y lo son Debussy (mitad judío), Shönberg y Mahler, principales exponentes de la decadencia musical. Judío es Tzará, creador del dadaísmo, límite extremo de la desintegración del así llamado arte de vanguardia; y del mismo modo son judíos Reinach y muchos exponentes de la llamada escuela sociológica, que se caracteriza por una interpretación degradante de las religiones antiguas. Además es judío Nordau, que quiere reducir la esencia de la civilización a convenciones y mentiras. La “mentalidad primitiva” es en gran medida un descubrimiento del judío Levy-Brühl, y es al judío Bergson a quien debemos una de las más típicas formas del irracionalismo y de la exaltación de la “vida” y el “devenir” con perjuicio de cualquier principio intelectual superior. Es judío Ludwig, cuyas biografías son otras tantas tendenciosas distorsiones. Judíos son Wassermann y Döblin, y, con ellos, toda una corte de novelistas en cuyas obras siempre se repite una corrosiva y mordiente crítica de los principales valores sociales. Y así sigue. ¿Seremos tan ingenuos de considerar todo esto, una vez más, un asunto casual? Apenas se critica a cualquiera de estas personalidades, se escuchan contra uno los gritos de “bárbaro” y “fanático racista”, pero el caso es que de todos ellos emana una misma influencia que se propaga en sus respectivos dominios con efecto destructivo. Quitar sustento, hacer variables todos los puntos estables, problematizar todas las certezas, sensualizar, exaltar tendenciosamente todo lo que es inferior en el hombre, propagar una especie de terror pánico, calculado para favorecer el abandono a fuerzas oscuras, y allanar el camino para infuencias ocultas del tipo de las que se describen en los Protocolos: ese es el verdadero sentido del judaímo cultural. No queremos pensar que en todo esto hay un verdadero plan, o siquiera una intención de parte de cada individuo: es la “raza”, un instinto que los conduce, de la misma manera que arder está en la naturaleza del fuego. De cualquier forma, toda esta desorganizada e inconsciente influencia está perfectamente de acuerdo con la fuerza integral, oculta, unitaria de las fuerzas secretas de la subversión mundial. Para reconocer la existencia del judaísmo internacional, no es necesario aseverar que todos los judíos estén guiados por una verdadera organización ni que todas sus acciones conscientemente sigan un plan. La conexión se establece en gran medida de manera automática, en función de su esencia. Una vez que esto se hace claro, un aspecto más de la veracidad de los Protocolos se confirma inmediatamente".



72 comentarios:

Anónimo dijo...

Bien estimado Faveron. Duro con esa gente. A ponerles un espejo gigante frente a sus rostros!!

GB dijo...

“Ninguno de ellos ha llamado mi atención tanto como el prólogo que Evola escribió para la edición italiana, de 1937, de I "Protocolli" dei "Savi Anziani" di Sion (en la foto la edición del 38), o Los protocolos de los sabios de Sión, el más infame y conocido texto de la tradición antisemita”.

Ninguno de ellos te llamó la atención porque no los has leído. Lo único que haces es citar los trozos sueltos y artículos que se encuentran en Internet. A menos que entre ayer y hoy hayas corrido a la biblioteca y a las librerías y hayas leído una buena cantidad de libros, sigues sabiendo lo mismo de Evola que antes. Es decir, casi nada. En otro comentario lo describiste como “fuente perpetua de las ideas de los neonazis de todo el planeta”. ¿Según quién?

“Evola empieza por aclarar largamente que los Protocolos son un texto falso, fraguado, un ardid, que no recogen ningún hecho real”

Eso es lo único que importa. Lo demás es apenas una opinión que si bien ofende a muchos no implica nada más. Evola no mató a nadie y sus libros los han leído muy pocos, incluso cuando estaba vivo. Los nazis en su mayoría no leyeron ni leen a Evola. Su influencia es insignificante en relación a otras ideas mucho con consecuencias mucho más notorias y nefastas (¿cuánta gente leyó y aplaudió el libro rojo de Mao? Millones). Esta reacción a que alguien tenga la osadía de gustarle Evola no denota más que histeria y una actitud totalitaria francamente repudiable.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Estás mintiendo. Las cosas que he citado las he leído, como debería ser obvio a estas alturas, y los libros de Evola, lo creas o no, están por todas partes.

Y, por cierto, la obra de Evola no está en internet por trozos y cucharadas: está casi completa.

También es innegable la proliferación de círculos de estudios sobre Evola en muchos lugares del mundo, y no necesariamente lejos de aquí: en Argentina, en Chile, en Estados Unidos. Todos, obviamente, son fascistas en general y varios son neonazis en particular.

Pero, por supuesto, tú pareces estar más familiarizado que yo con las cosas que los nazis leen cotidianamente, así que escucho tu explicación.

A mí lo único que me preocupa es que los lectores de Evola enseñen filosofía del derecho en la mejor universidad del Perú.

Tu párrafo final es francamente risible. Lo que importa no es que Evola reconozca que el texto es falso. Lo que importa es que lo analiza como si fuera una fuente confiable para comprender lo que él llama "el espíritu judío".

Evola no mató a nadie, dices. No sabía que a la gente sólo se le puede acusar de asesinato y si no lo han cometido, entonces son inocentes de cualquier otra cosa.

Aun así te respondo: Evola contribuyó activamente con ese prólogo, reproducido en nueve ediciones consecutivas, y con muchos otros textos, la mayoría de ellos durante el Holocausto, a la propagación y afirmación del odio contra los judíos en Italia. Como sabes, ese odio sí mató a muchos, a muchísimos. ¿O quieres negarlo?

Anónimo dijo...

¿Descalificarías la obra del nazi Heidegger, quién no dijo ni pio cuando a su maestro el judío Edmund Husserl le prohibieron enseñar en Alemania?

Sobre todo teniendo en cuenta que muchos de los que respetan la obra heideggeriana son judíos con Hannah Arent o jacques derrida, o liberales con Rorty, etc...

Me parece que estás reduciendo el pensamiento de Evola

AR dijo...

Martin Heidegger era un nazi, y cometió la felonía de quedarse callado cuando a su maestro Husserl le prohibieron enseñar en Alemania, y sin embargo, filósofos judíos como Derrida, Hannah Arendt, u otros filósofos como Vattimo o hasta Rorty, parten de sus ideas.

Te estás enfocando en un solo aspecto del tema, con respecto a Evola

AR dijo...

Por último, Eduardo Nieto también es admirador del también judío Leo Strauss

batuque dijo...

Después de estos dos posts demoledores, el prestigio de Hernando no debería quedar seriamente afectado. Por sus posturas radicales que lo vinculan con ideologías que promueven el racismo y el genocidio, Hernando y sus mentores deben una explicación a la comunidad académica peruana, especialmente a la PUCP. No veo cómo eso se podría negar porque para muchos padres de familia y futuros estudiantes la presencia de este tipo de profesores debería ser una preocupación.

Anónimo dijo...

La logica de GB es totalmente absurda, dice entre otras sandeces que Evola no mato a nadie(?)Yo le responderia que seguramente Hitler tampoco asesino una sola persona durante la segunda guerra mundial... Como si solo habria que matar fisicamente a alguien para ser considerado un criminal.

Evola=inspirador y teorico de odios interraciales

Hitler=ejecutor del horror y el crimen nazi

Mas claro que el agua no puede ser...

rafael dijo...

1. Las ideas nacionalistas, anti-semitas, o anti-eslavistas no se propagan por que siemplemente algun intelectual las suscriba. Hay en la realidad conflictos entre poblaciones que las incuban. Te recomiendo que leas este articulo para entender el contexto del surgimiento del pan-nacionalismo aleman.
http://en.wikipedia.org/wiki/German_exodus_from_Eastern_Europe

Fueron muchos los factores que alimentaron el antisemitismo aleman, pero los nazis mataron 3 veces mas eslavos que judios, por que?

Anónimo dijo...

El texto de Evola es realmente delirante, emana odio y racismo por donde se lo lea, por todos lados, diria. El profesor Hernando por su puesto que debe una explicacion y no entiendo como una universidad como la Catolica puede integrarlo como parte de su equipo docente. Que verguenza.
La musica de Mahler es de lo mas excelso, innovador, creativo y genial que la humanidad nos ha dado dentro del panorama de la musica clasica y las simplificaciones de Evola me causan asombro. Que individuo para mas extraño, que mente para mas represora de lo que es el instinto creativo y racional entre los seres humanos. La busqueda del bienestar y la felicidad.
Podria escribir y escribir sobre mis impresiones de este llamado "Sabado fascista", podria continuar diciendo que asi sea errada la teoria Freudiana -lo cual tengo mis serias dudas- lo que habria que valorar es la intension del medico o cientifico por curar, por hacer el bien. La audacia del pensamiento, la originalidad de la teoria, etc. Y todo ello en beneficio no de la comunidad judia -que creo yo es una comunidad religiosa y como tal respetable- sino de toda la humanidad. Mahler escribio sus sinfonias porque asi su mente se lo dicto, resulto genial. Las observaciones de Freud se desarrollaron movidas por un instinto cientifico, de investigacion y asi con cualquier genio, sea o no sea judio, de cualquier raza y religion.

A. R. dijo...

La crítica que hace faverón quizá se pueda reducir a la disyuntiva de si la toma de ciertas posiciones inmorales, por ejemplo, las racistas, por parte de determinado intelectual, anula la totalidad de su proyecto intelectual de raíz.

Y eso se vuelve muy problemático. Porque de arranque nos quedaríamos sin un montón de filósofos que practicamente construyeron occidente, por ejemplo, Aristóteles, o incluso David Hume y George Berkeley, quienes también tuvieron posiciones racistas.

Sin considerarlo genial como los anteriormente citados, me parece que Evola se encuentra en la misma situación.

Por eso pienso que no se le debe reducir a lo dicho en aquel prólogo de los protocolos de Sion.

Haciendo una comparación (comparación de la infamia) me parece, por ejemplo, que Evola sale mil veces mejor parado que Heidegger, aunque este último halla sido GENIAL.

GB dijo...

"Y, por cierto, la obra de Evola no está en internet por trozos y cucharadas: está casi completa".

Mentira, al igual que la anécdota sobre Evola que inventaste. ¿En qué página(s) de internet se encuentra la casi totalidad de la obra de Evola? La que citaste incluye mayoritariamente trozos y cucharadas. Por cierto, ¿por qué no reconoces de una vez que inventaste esa escena sobre la cual te vengo preguntando hace rato? Sería mejor si me pudieras dar la cita, pero dudo que exista. Te sientes con derecho a increpar a alguien por no responder tus preguntas, pero tú haces lo mismo.

No puedes seguir diciendo que has leído a Evola si sigues cometiendo errores garrafales al referirte a él. Una pregunta de tantas que te podría hacer: ¿En cuál de sus obras tergiversó a Guenon como dijiste anteriormente?

Por último, se nota que te gusta leer entre líneas pero no pongas palabras en mi boca para después tratar de lucirte refutando argumentos que jamás formulé. Al decir que Evola no ha matado a nadie, no lo estoy exculpando de nada. Lo único que quiero hacer notar es que tu reacción es histérica y destemplada. ¿Todo este escándalo porque alguien osa leer a Evola o, peor aún, disfruta de su lectura? ¿Cuantos intelectuales maoístas hay en el Perú enseñando en universidades? ¿Es eso bueno? Probablemente no, pero prefiero defender la libertad de expresión que dedicar energías a la denuncia santurrona (y antes que me digas algo, sí, estás en tu derecho de criticar a quien quieras. Yo solamente te digo que me parece exagerado).

Por último, la "proliferación" de círculos de estudios sobre Evola, una proposición dudosa de por sí, no debiera ser motivo de alarma (así como tampoco debiera serlo el que a un profesor le guste leerlo). La principal editorial que lo publica en inglés es Inner Traditions, una casa que se dedica principalmente a distribuir títulos New Age y cosas por el estilo. ¿También ellos son fascistas?

Por lo demás, ¿a cuánta gente congregan estos círculos que estudian a Evola? ¿Qué poder e influencia tienen? Más aún, ¿qué pretendes al denunciarlos? ¿Qué crees que hay que hacer con esta gente que tanto te molesta por simplemente leer y comprar libros de un autor que te ofende?

A.R. dijo...

Y ni que decir de Voltaire, representante de la ilustración y precursor de la construcción de los derechos humanos, quien fue antisemita,creía en la superioridad de las razas, etc...

A.R. dijo...

y ni que decir de la obra de Voltaire, representante de la ilustración, y uno de los padres de la construcción de la tradición derechohumanista, la cual está plagada de frases racistas, sobre todo antisemitas

A.R. dijo...

y ni que decir del defensor de los indios Bartolomé de las Casas, quien a la vez era partidario de la esclavitud de los negros

Anónimo dijo...

Ay , pero que imbecil esto de la critica de Evola a Einstein: xq se puso de moda el relativismo, seguro ni siquiera sabía que era el principio de equivalencia...

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Por favor, dejen de amontonar ejemplos irrelevantes. Lo crucial de Bartolomé de las Casas no es que, como casi cualquier europeo de su tiempo, haya aceptado en un principio la esclavitud de los africanos; lo crucial es el paso adelante moral que supuso su defensa de los indígenas americanos contra la esclavitud, y el hecho de que más adelante en su vida se haya opuesto también a la esclavitud de los africanos.

Lo crucial de Voltaire no es que haya tenido prejuicios racistas (o que haya sido masón): es su defensa de la convivencia civil organizada en torno a ciertos derechos generales, idea que el tiempo ha perfeccionado y extendido en la gran mayoría de las democracias modernas.

No tengo duda alguna en condenar el papel de Heidegger en su relación con el nazismo, ni su actitud pusilánime ante el atropello contra Husserl. Tampoco dudo que ciertos elementos de la obra de Heidegger hayan servido al cimiento del nazismo (Heidegger defendía la idea de una esencia germánica y pensó que los nazis podían ser funcionales a su institución como factor central en la construcción futura de la nacionalidad). No creo, sin embargo, como creyeron filósofos sumamente respetables, que la obra de Heidegger deba ser dejada de lado en bloque de una vez y para siempre debido a su papel en los años treintas y cuarentas.

El punto con Evola es absolutamente distinto: su obra es enteramente incomprensible si se suprimen de ella su idea antisemita, su misticismo nacionalista y su concepción de la superioridad espiritual de unas razas sobre otras. Y todas esas cosas son no sólo estúpidas sino peligrosas y probadamente letales.

Y sobre eo de que fulano admira a un judío y por tanto no puede ser antisemita: es la defensa más vieja de todos los racistas y todos los discriminadores: "¿Yo racista? Nada que ver, si tengo un amigo cholo".

BG: estoy sinceramente aburrido de tu repetición de una pregunta que es imposible responder porque alude a algo que jamás he dicho. Según tú, aparentemente, yo conté una escena en la que una persona se acercaba a Evola y le comunicaba algo a lo que Evola respondía de cierta menera. Lo que dije, y lo repito por enésima vez, es que, Evola estaba informado de la falsedad de los Protocolos y que dijo que eso era irrelevante. Eso lo dice no una sino muchas veces en el prólogo que imagino ya leíste.

Y, por favor, si quieres hacer búsquedas en internet y no te da la habilidad para encontrar las cosas que buscas, pídele a algún amigo tuyo con dos dedos de frente que lo haga por ti. Yo no voy a estar actuando como si fuera tu secretario.

GB dijo...

OK, veo que esta discusión es inconducente. ¿Cómo es que alguien inteligente, por el simple afán de creer que gana una discusión, no puede reconocer sus errores?

Un par de comentarios más atrás dijiste que Evola era un "tipo que, cuando le informaron que sin asomo de duda se había demostrado que el libro era una falsificación dijo que eso no era relevante porque igual capturaba una verdad". Dado que nadie le "informó" de nada, estás hablando de un hecho que nunca ocurrió. Punto.

Hace dos días dijiste que: "He leído de él los dos textos que he comentado, y no, no pienso dedicar mi tiempo a estudiarlo minuciosamente". Dos días después, eres todo un experto en Evola y te niegas a reconocerme que no has leído virtualmente nada de su obra, pese a que cada vez que lo mencionas dices algo equivocado que deja en evidencia tu desconocimiento (p. ej: tu referencia a Guenon).

En tu último comentario cometes un nuevo error al decir que a Evola no se le puede entender sin su "misticismo nacionalista". Cualquiera que conozca a Evola, aunque sea superficialmente, sabe que era anti nacionalista. Eso ni siquiera está sujeto a interpretación. Lee, por ejemplo, Los hombres y las ruinas para ver parte de su crítica al nacionalismo. Por más que insitas en hacer enumeraciones hiperbólicas de lo que Evola supuestamente es, si no te atienes a sus argumentos lo único que logras es demostrar ignorancia.

En fin, si no hay un mínimo deseo de discutir con rigor, esta conversación no tiene sentido. No se puede discutir y menos hacer denuncias si ni siquiera te das la molestia de familiarizarte con los temas y por orgullo no puedes reconocerlo. Ya hemos perdido demasiado tiempo, así que me despido. Mucha suerte en tu campaña democrática para denunciar lo peligrosa que es la gente que lee libros que no te gustan.

Anónimo dijo...

http://rapidshare.com/files/110100922/Evola.rar

Vienen:
+El Fascismo visto desde la derecha
+Limites de la regularidad iniciatica
+Metafisica de la Guerra
+Notas sobre la divinidad de la montana
+La Espiritualidad Pagana en el Seno de la Edad Media Catolica
+Regularidad

Otra:
http://www.pdf-search-engine.com/julius-evola-pdf.html

Caleta no es.

Francisco de la Torre dijo...

Siguiendo el hilo de lo dicho por AR, señor Faveron, aquí le presento varios párrafos escritos por Marx en su libro “Sobre la cuestión judía”:
“¿Cuál es el fundamento secular del judaísmo? La necesidad práctica, el interés egoísta.
¿Cuál es el culto secular practicado por el judío? La usura. ¿Cuál su dios secular? El dinero.
Pues bien, la emancipación de la usura y del dinero, es decir, del judaísmo práctico, real, sería la autoemancipación de nuestra época.
Nosotros reconocemos, pues, en el judaísmo un elemento antisocial presente de carácter general, que el desarrollo histórico en que los judíos colaboran celosamente en este aspecto malo se ha encargado de exaltar hasta su apogeo actual, llegado al cual tiene que llegar a disolverse necesariamente.
El judío se ha emancipado a la manera judaica, no sólo al apropiarse del poder del dinero, sino por cuanto que el dinero se ha convertido, a través de él y sin él, en una potencia uníversal, y el espíritu práctico de los judíos en el espíritu práctico de los pueblos cristianos. Los judíos se han emancipado en la medida en que los cristianos se han hecho judíos.
El dinero es el celoso Dios de Israel, ante el que no puede legítimamente prevalecer ningún otro Dios. El dinero humilla a todos los dioses del hombre y los convierte en una mercancía.
El Dios de los judíos se ha secularizado, se ha convertido en Dios universal. La letra de cambio es el Dios real del judío. Su Dios es solamente la letra de cambio ilusoria.
Lo que de un modo abstracto se halla implícito en la religión judía, el desprecio de la teoría, del arte, de la historia y del hombre como fin en sí, es el punto de vista consciente real, la virtud del hombre de dinero. Los mismos nexos de la especie, las relaciones entre hombre y mujer, etc., se convierten en objeto de comercio, la mujer es negociada.
La quimérica nacionalidad del judío es la nacionalidad del mercader, del hombre de dinero en general. “
Según su lógica, se debería también tachar a Marx de antisemita y protonazista, y juzgar en base a estas opiniones el resto de sus obras, y de esta manera empezar una cacería contra todos los catedráticos universitarios que tienen simpatía o admiración por el pensador judío de Tréveris.
Realmente sorprende el trato injusto que se está dando al profesor Eduardo Hernando, más que todo queriendo dar a este linchamiento mediático cierta aura de imparcialidad, democracia y de rigurosidad científica.
Curiosamente usted en pocas horas se ha convertido en un experto en el pensamiento evoliano… esperemos que con la misma rigurosidad en estos días profundice el pensamiento del profesor Eduardo Hernando y nos demuestre en cuál de sus escritos existen apologías al fascismo y al nazismo, o compartir concepciones racistas y antisemitas

Gustavo Faverón Patriau dijo...

BG: Evola era un nacionalista y no importa cuántos títulos eches sobre el tapete, las pruebas están al alcance de cualquiera. Evola proponía el nacionalismo como camino hacia la reinstauración de un ordenamiento aristocrático de índole tradicionalista. Y además proponía las condiciones que harían posible ese nacionalismo que él llamaba "preludio de resurrección":

"Non è possibile un nazionalismo che sia preludio di resurrezione quando non si ponga l'esigenza-base di restaurare un ordine di valori irreducibili a tutto ciò che è pratico, "sociale" ed economico, per conferire a tali valori un primato e un'autorità diretta su tutto il resto. Senza di ciò, non esiste gerarchia e senza gerarchia il ritorno ad un tipo superiore, spiritualizzato di Stato non è possibile".

Luego dice:

"Infatti gerarchia non significa semplicemente subordinazione, ma vuol dire subordinazione di ciò che ha natura inferiore a ciò che ha natura superiore, e inferiore è tutto ciò che può misurarsi in termini pratici , interessati, mondani; superiore ciò che esprime una forma pura e disinteressata di attività. Ogni altro criterio è illusorio o pervertitore".

Francisco: los debates sobre el supuesto antisemitismo de Marx (descendiente de rabinos e hijo de un judío converso) son bastante más complejos de lo que pareces creer. En efecto, hay quienes dicen que el ensayo que citas pudo influir directamente en la forma que tomó el antisemitismo nazi. Hay otros que ven el ensayo como todo lo contrario: una réplica en defensa de los judíos cuando se empezaba a exigir en Alemania la supresión de sus derechos. Quienes razonan así dicen que Marx llamaba la atención sobre el hecho de que la moral capitalista judía no era ya cosa exclusiva de los judíos, sino práctica común de toda la sociedad, y que, por tanto, no era a los judíos a quienes había que combatir, sino simplemente al capitalismo.

Miguel Rivera dijo...

GB: "OK, veo que esta discusión es inconducente. ¿Cómo es que alguien inteligente, por el simple afán de creer que gana una discusión, no puede reconocer sus errores?"

Pero tú no eres inteligente, GB.
Estos fachos serán pocos pero postean como si fueran una muchedumbre.

eduardo hernando nieto dijo...

El misterio del grial
Evola, Julius

Pie de Imprenta: Barcelona : Plaza & Janes, 1977
Descripcion: 305 p.
Disponibilidad: 1 volumen / copia disponible en Bib. CCSS.

¿Entonces tambien vas a difamar y denunciar a la PUC porque cuenta en su biblioteca con un texto de Evola? . ¿Vas a sugerir su retiro y su quema en plaza publica?

Tu actitud me parece patetica

Gustavo Faverón Patriau dijo...

En la biblioteca ideal, como en la de Borges, caben todos los libros del mundo, incluyendo aquellos que están por escribirse. Quemar libros es siempre un crimen; era el crimen básico en la Alemania de tus maestros nazis.

Y ya que pasas por aquí, te hago la misma pregunta por sexta vez:

¿Qué es lo que encuentras tan fascinante y valedero en ese conjunto de intelectuales antisemitas, fascistas y nazis a quienes admiras y que citas como las cumbres del tipo de pensamiento que tú aspiras a desarrollar?

Ya pues. Has tenido varios días para pensar. ¿O es que necesitas una máquina del tiempo y un viaje a 1939 para encontrar tu discurso?

Francisco de la Torre dijo...

En cuanto a lo del antisemitismo de Marx, comparto totalmente lo que indicas sobre la complejidad de este tema, tanto es así, que mira lo que comenta Evola en su libro “Escritos sobre Judaísmo” sobre el ensayo que estamos tratando de Marx, comentario que se enmarca de alguna manera dentro de la segunda sugestiva interpretación recogida por ti:
“Esta constatación es extremadamente interesante, puesto que con la misma se ve la necesidad de superar el aspecto estrechamente racista del antisemitismo. Si, como lamentablemente es cierto, el mundo cristiano, pasando a la religión del interés práctico, de la ganancia, del tráfico del oro y del préstamo a interés, se ha judaizado, aquello que se debe verdaderamente combatir no es tanto al judío en sí mismo, cuanto a una “forma mentis” que, si se quiere, puede denominarse analógicamente “hebraica”, pero que no por esto deja de estar presente aun allí donde no sería ni siquiera posible hallar una sangre semita”.

Perdón por la extensión de las citas, pero me parece necesario para aclarar el pensamiento del “antisemita preferido” y, así como al de Marx se lo ha matizado o interpretado de varias formas, ¿Por qué a Evola de golpe lo reducen a un simple antisemita que anduvo pregonando hasta su muerte los errores doctrinarios del nazismo o del fascismo?
Es lamentable Gustavo que sigas sosteniendo tu posición recurriendo a fuentes secundarias o a algunos artículos que circulan por la red, para luego sacarles de su contexto, para provecho y satisfacción de algunos espíritus inquisitoriales que se esconden detrás de un pretendido discurso democrático.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

En un texto de Evola que ya he citado, el italiano hace una lista de las fuerzas destructivas de la cultura. Cada una de ellas la vincula directamente con un individuo. Todos esos individuos son judíos. Él menciona su judaísmo (hasta en el caso de quien él llama el "mitad judío" Debussy). Allí queda delatado literalmente, en sus propias palabras, el afán de Evola por señalar a LOS JUDÍOS como responsables directos de la supuesta decadencia occidental. Búscale todos los matices que quieras, igual no puedes borrar sus palabras ni los lamentables años que eligió para defender y promover los "Protocolos": entre 1937 y 1945, abarcando con ello todo el AHolocausto, mirando desfilar a los judíos de Italia rumbo a los campos de concentración y las cámaras de gas. ¿Eso también te parece matizable?

Francisco de la Torre dijo...

Gustavo, sobre el tema del nacionalismo de Evola te equivocas nuevamente, las citas que tú pones se refieren a que su idea del Estado tradicional lo fundamental no es el concepto de nación o patria, sino los valores espirituales, de lo alto, o tradicionales (en la acepción guenoniana) y, al contrario, lo que subyace en las ideologías que enaltecen patriotismos o nacionalismos es la mitología burguesa, masificante y decadente, la cual tiene que ser superada. Te cito lo siguiente, sacado de su libro “Cabalgar el Tigre:
“Puesto que lo propio de la ideología nacionalista es poner a la patria y a la nación como los valores supremos, el concebirlas como entidades místicas dotadas casi de vida propia y poseyendo un derecho absoluto sobre el sujeto, allí donde las mismas, en realidad, no son sino realidades disociadas e informes en razón de su negación de cualquier principio jerárquico y de todo símbolo o crisma de una autoridad trascendente. En general, el fundamento de las unidades políticas que han tomado forma en tal dirección es antitético con respecto al Estado tradicional. En efecto, tal como se ha dicho, el cimiento de éste eran una lealtad y una fidelidad que podían prescindir del factor naturalista de la nacionalidad; era un principio de orden y soberanía el cual, por no basarse en tal factor, podía valer en espacios que comprendían a más de una nacionalidad; eran, en fin, dignidades, derechos particulares, castas las que unían o dividían a los sujetos “verticalmente”, más allá del común denominador “horizontal” o de base constituido por la “nación” y por la “patria”. En una palabra, se trataba de una unificación desde lo alto, y no desde lo bajo… [por lo que] la única perspectiva es la unidad indivisible del mundo, por encima de las fronteras, de aquellos pocos individuos que se encuentren mancomunados por su misma naturaleza, diferente a la del hombre de hoy, y por una misma ley interior”.
Y concluye:
“Es entonces que también sobre el plano de la acción podría ponerse en evidencia el aspecto positivo de la superación de la idea de patria, sea como mito del período romántico burgués, sea como hecho naturalista casi irrelevante con respecto a una unidad de diferente tipo: al ser de una misma patria o tierra se le contrapondrá el ser o no ser de una misma causa.”
Cualquiera tiene el derecho de estar o no de acuerdo con lo antes expuesto, pero no es correcto que tú descontextualices y lleves agua a tu molino afirmando lo siguiente:
“Evola era un nacionalista y no importa cuántos títulos eches sobre el tapete, las pruebas están al alcance de cualquiera. Evola proponía el nacionalismo como camino hacia la reinstauración de un ordenamiento aristocrático de índole tradicionalista. Y además proponía las condiciones que harían posible ese nacionalismo que él llamaba "preludio de resurrección.”

Anónimo dijo...

Faveron habla de libertad de expresión y ejerce la censura en su blog. Es el bloguero que ha insultado a escritores de origen andino que no comparten su opinión criolla. El que ataca como inquisidor a pensamientos libertarios. El que ha choleado a muchos escritores de origen popular. No existe un bloguero m as racista que Faveron. Por eso es indignante que se la dé bueno y noble.
Faveron quiere hacernos creer que no existe el Sionismo. Que Israel mata niños porque como son escudos humanos de Gaza y es una guerra, los sionistas se deben defender. Lo cual quiere decir que deben seguir matando niños. Nunca he visto un cinismo tan descarado como el del sionista Faveron.

Faveron es un fascista.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Francisco: entiendo que la manera correcta de entender a un autor no es contraponer a una frase suya otra frase suya como si una implicara la entera negación de la otra. Lo correcto sería comparar sus escritos y encontrar si existe entre ellos coherencia, cambios o contradicciones para entenderlo de manera más abarcadora. La cita que propones fue escrita por el mismo autor que escribió la que yo mencioné antes, sobre las virtudes de un nacionalismo espiritual que permitiera la "resurrección" del un orden aristocrático tradicionalista, vertical (cosa que repite en tu cita). ¿Es que Evola se arrepintió de su propio nacionalismo y giró hacia la preferencia por un ordenamiento estamentario, vertical, patriarcal, jerárquico? ¿Fue al revés? Y si fuera así, ¿qué de bueno tiene ir de una cosa a la otra? ¿Qué es preferible, para ti? ¿El fascismo nacionalista o el aristocratismo estamentario y vertical? Para mí, ambos son basura ideológica del último nivel, pensamiento retardatario. ¿Qué encuentran en Evola que sea siquiera medianamente rescatable hoy? ¿Y cómo es que cualquiera de esas cosas lo salva de haber sido un fervoroso y activo propulsor de las ideas que condujeron al Holocausto, durante los mismísimos años en que estaba ocurriendo?

A. R. dijo...

Yo leo las cosas que Marx hablaba de de los judíos, y no veo mucha diferencia con lo que decía los protocolos... Incluso Marx me parece que fue mucho más explicito.

¿Por qué Marx o Voltaire o el padre de las Casas pueden ser matizados y Evola, no? Esa es la cuestión.

Yo podría decir que la posición de de las Casas en aquella época hizo que el tráfico de esclavos a Améerica se incrementara enormemente, o que lo que decía Marx echó carbón al antisemitismo que se vivió en la Unión Soviética.

Y qué es eso del amigo cholo? Vamos, eso no es serio. Eso es pura piconería y ya no saber que decir. O sea el gusto por el judío Strauss del profesor Hernando Nieto, sería una especie de pantalla a sus "verdaderas posiciones"

Estás en una posición tan intransigente, que ya estás cayendo en el ridículo. Simplemente quieres ganar el debate por ganar

Anónimo dijo...

Voy a limitarme a una sola pregunta suscitada por el parrafito de marras que el señor Faveron amablemente nos copia:

¿Gustav Mahler un compositor decadente, un expositor de la "decadencia musical"?

Bueno, ¿qué significa "decadencia" en este contexto y cuál es el sustento de esa tesis? ¿Qué musicólogos han llegado a tan sesuda conclusión?

Mahler amplió las dimensiones de la forma sinfónica a extremos inauditos, exploró nuevas texturas orquestales y en lo tonal siguió el camino abierto por Richard Wagner en "Tristán e Isolda". Wagner, un gran compositor difamado por tantos que lo asocian espúriamente al nazismo, sería el "verdadero" iniciador de esta "decadencia". ¿O debemos remontarnos a los últimos cuartetos de cuerda del germanísimo Beethoven? ¿O a las casi dodecafónicas modulaciones de Mozart en el desarrollo del primer movimiento de la Sinfonía 40? ¿O al uso del modo mixolidio en las obras tardías de Bach?

Casi apostaría que la mayoría de pánfilos que repiten esta clase de tonterías son incapaces de distinguir la música de Mahler de la de Richard Strauss o la de Wagner (suponiendo que por lo menos saben distinguir el sonido posrromántico del de una orquesta barroca, por decir).

Basta de majaderías, por favor.

Uno-que-escucha.

Gonzalo Feijoó dijo...

Señor Faverón:
Es inútil pretender exponer el pensamiento Tradicional ante una persona que NO ha leído una sola obra de Evola.
Deje un poco la wikipedia, y el internet, y acuda a las librerías!!

Gustavo Faverón Patriau dijo...

AR: ya respondí largamente cuál es la diferencia entre relativizar a Marx o Las Casas y relativizar a Evola. No es cuestión de preferencias ni de método: es que nadie me ha dicho hasta ahora una sola idea rescatable de Evola que sirva para contrarrestar la andadana de falta de escrúpulos, antisemtismo, aristocratismo vertical, preferencias estamentarias, nacionalismo espiritual "resurreccional", fascismo, racismo y seudo-misticismo estupidizante que brota por todas partes de cada uno de los textos que citan hasta ahora.

El anónimo que me acusa de insultar a los escritores andinos y de cholearlos: le doy mi sueldo de este mes si es capaz de mostrar un solo comentario mío racista sobre cualquiera de ellos o sobre cualquier otra persona. (Supongo que "Anónimo" no sirve para poner a la orden de quién se hace un cheque, así que pondré "al portador", ya que es obvio que tiene miedo de decir su propio nombre, como, curiosamente, ocurre con casi todos los que defienden su posición).

Ah, y lo de Israel: ¿por qué será que no me sorprende que en una tertulia de fachos y neonazis aparezcan de pronto esas acusaciones, no? Sobre Israel lo he dicho ya cien veces pero aquí va de nuevo: todos los crímenes israelíes son condenables y deberían ser juzgados, así como todos los crímenes del terrorismo palestino.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Oh, no, Gonzalo Feijoó: no te sientas corto. Expón nomás el pensamiento Evola. Soy todo oídos.

Fernando dijo...

Creo que a estas alturas, a Hernando y a los anónimos y pseudónimos con sus mismas inclinaciones, se les debe hacer una pregunta más básica y más acorde con sus posibilidades intelectuales: ¿repudian o no a Hitler, repudian o no el Holocausto?

Los que ingresamos a la Católica el mismo año que Hernando, por ejemplo, recordamos que sus allegados no perdían oportunidad para hacer mofa de su, digamos, obsesiva predilección por Hitler, a vista y paciencia de todo aquel que transitara por La Rotonda de Letras. Y, que recuerde, no escuché nunca de su parte que lo negara...

(Demasiado difícil para ellos es pedirles que expliquen cómo así pueden ser admiradores de tan claro y grosero antisemita como Evola y no ser, ellos mismos, antisemitas).

Fernando Aguirre

Julio Meza Díaz dijo...

Estimado Gustavo:

He seguido con mucho interés el diálogo que se ha originado por los gustos filosóficos del profesor Hernando Nieto. Sobre los autores que se mencionan y sus respectivos textos, no puedo decir nada detallado, pues no son una materia en la que haya profundizado de modo serio. No obstante, debido a mi situación de ex estudiante de la facultad de derecho de la PUCP (terminé el 2007 - 1), me parece que estoy autorizado a señalar algunos rasgos generales del profesor Nieto, rasgos que son de público conocimiento entre los alumnos y profesores de la mencionada facultad.

En primer término, el profesor Nieto es muy apreciado entre los alumnos que gozan de cierto gusto por los asuntos filósoficos. He escuchado de fuentes directas que sus clases son muy interesantes y que el debate es la norma y la fuente para tratar de resolver algunas cuestiones estudiadas.

Por otra parte, muchos de sus colegas estiman al profesor Nieto, porque es un luchador comprometido contra la escuela del Análisis Ecónomico del Derecho, escuela que reduce el derecho (y la búsqueda de la justicia en general) a su simple rendimiento económico. Por ende, seguidores de perspectivas tan encomiables como la del Derecho y la Literatura, que trata de humanizar las leyes, le tienen un afecto grande y, por lo general, lo invitan a presentar textos que conformen doctrina jurídica filósofica.

Ahora bien, hay dos elementos que me sorpreden demasiado, y que no derivan de mi experiencia como ex alumno de derecho de la PUCP. Según he podido ver, el profesor Nieto en sus comentarios en este blog no articula ninguna respuesta que sea digna de llamarse tal. Sólo trata de defenderse de manera irrisoria, sin hacer frente a las imputaciones que se le señalan. Hasta ahora no entiendo muy bien, por ejemplo, por qué colocó el sílabo de su curso a manera de sustentación a sus afirmaciones. O por qué no acalara de una buena vez a qué se debe su acercamiento a los textos de Evola.

Por último, quiero señalar que no sólo yo, sino muchos otros ex alumnos de Derecho de la PUCP, estamos decepcionados del profesor Nieto, pues no ha dado frente a este diálogo como esperábamos: de forma inteligente, con textos bien escritos (sus comentarios parecen redactados por un alumno de primaria) y sin rehuir al desarrollo de lo discutido.

Gracias por publicar este comentario.

Julio Meza Díaz.

Código PUCP: 19983708

Anónimo dijo...

Lo dijo en un momento de autoconsciencia o fue una ironia?

"Eduardo Hernando Nieto dijo:
[...] los mejores cerebros estan fuera (Salas, Faveron etc [...]"

Fuente:
http://gonzalogamio.blogspot.com/2009/01/pluralismo-y-pensamiento-unico.html

GB dijo...

Faverón se contradice al decir que ha leído apenas dos ¡artículos! de Evola y que no piensa seguir leyéndolo. Luego, apenas 48 horas más tarde, se convierte en un experto en el tema, opinando con todo desparpajo en base a un prólogo y un artículo, y negando una y otra vez su declaración de ignorancia pronunciada casi con orgullo.

Cada vez que le señalan un error en sus planteamientos o se le menciona un título de Evola para que efectivamente se informe de lo que está hablando, acomoda su argumento e intenta hacernos creer que no hay contradicción alguna en sus comentarios.

Ahora está pidiendo que alguien le cite siquiera una idea de Evola que sea valiosa. ¿Por qué? Porque así se ahorra el tiempo de tener que leerlas él mismo. ¿Para qué caer en este juego? Si le citan algo, se va a colgar de una o dos palabras y después echar a andar la máquina de condenas y excomuniones hiperbólicas, donde todo quien lee o gusta de Evola es un ser detestable. Es lo que ha hecho hasta ahora, más recientemente en su discusión con Francisco. Más encima, nuevamente cae en la política-ficción al describir a Evola "mirando desfilar a los judíos de Italia rumbo a los campos de concentración y las cámaras de gas". Sí, Gustavo, si sé que solamente estás exagerando para probar tu punto, pero no recurras a imágenes tan burdas e infantiles. Atente a los argumentos y ahórrate los trucos para impresionar a la galería.

Evola nunca fue nacionalista y la cita fuera de contexto de uno de los dos escritos que has leído solamente confirma tu ignorancia. Por cierto, la mayor parte de la obra de Evola NO se encuentra en internet y mucho menos la más significativa (partiendo por ese archivo de Rapidshare que alguien citó).

Si quieres discutir argumentos, hagámoslo, pero que sea en un foro donde no sientas la necesidad de sumar puntos entre gente que tampoco ha leído a Evola y probablemente prefiera creer lo que dices que hacer el esfuerzo de averiguar por sí mismos. Tal vez en un entorno así no sientas la necesidad de arrogarte el rol de paladín de la democracia y podamos hablar sobre lo que dijo y no dijo Evola. Qué tal si lees uno de estos tres libros suyos: Revuelta contra el mundo moderno, Los hombres y las ruinas o Cabalgar el Tigre. Te advierto que no existen versiones resumidas ni Cliff's Notes, así que tendrías que hacer el esfuerzo de leerlos por mucho que la exposición a esas siniestras páginas te contamine el alma. Vamos, es apenas un libro. Si no quieres darle el dinero a Ghio, que es quien edita a Evola en castellano, entonces cómpraselos a la editorial Inner Traditions de Vermont (que no es fascista) o, mejor aún, pídelos a través de tu biblioteca. ¿Qué tal si después de eso discutimos?

(Perdón, pero no me pude aguantar de intervenir. Ahora sí que me retiro a menos que aceptes lo que te sugiero).

Anónimo dijo...

Carambas, pero Hernando Nieto es demasiado cobarde, se aparece para dar una opinión estúpida y no responde la jodida pregunta... creo que ya está claro que el tipo es un fascho metido en la PUC, universidad que cada vez la veo más conservadora y derechista, las ultimas elecciones de la REA ganaron los dos grupos de derecha (unes y vanguardia universitaria).

Gustavo Faverón Patriau dijo...

GB:

Te propongo algo mucho más sencillo: discutamos el prólogo de Evola a "Los protocolos de los sabios de Sion", texto que tenemos a la mano todos, en italiano y en inglés, en enlaces colocados en este mismo post. Después de todo, desde un principio ha sido el antisemitismo de Evola el que he criticado, así como la admiración del profesor Hernando por ese cobarde promotor del racismo. (Dicho sea de paso: ¿para cuándo la respuesta del "sabio"?).

No sé por qué sospecho que si digo que Hitler era un perfecto desgraciado me van a pedir que lea completo "Mi lucha" antes de opinar.

Julio Meza y Fernando Aguirre: muchas gracias por sus comentarios. Todo sería más transparente si todos los comentaristas firmaran con sus nombres completos.

Anónimo dijo...

Uno-que-escucha insiste:

¿Se explica en algún texto de Evola en qué consiste la "decadencia" de Mahler y otros compositores judíos o "medio-judíos"?

¿Explica Evola en qué consiste la "distorsión" en las biografías escritas por Emil Ludwig?

De este autor he leído algunas: "Goethe", "Napoleón", "Wagner". Soy musicalmente afecto a la obra de Wagner y el texto de Ludwig me parece un interesante distanciamiento del músico que acaparó la praxis de la música europea entre 1880 y 1910. No estoy de acuerdo con varios de los juicios de Ludwig, pero de allí a llamarlo "distorsionador" hay un abismo. En todo caso, ¿aclara Evola por qué lo llama así o se limita a dejar caer la sentencia una y otra vez, al puro estilo de Goebbels?

A GB: conozco a Evola mucho menos que el señor Faveron (que según usted no lo conoce casi nada), pero sospecho de la supuesta erudición de quien se dice dispuesto a debatir las ideas políticas y metafísicas de un autor capaz de estampar las afirmaciones que he subrayado, sin que esos mismos eruditos se apresuren a sustentarlas debidamente.

Saludos.

Daniel Salas dijo...

Aquí GB quiere poner las cosas al revés. Es Eduardo Hernando el que debe demostrarnos que el pensamiento de Evola sirve para algo, más allá de su estamentalismo y su racismo. Es como si dijéramos que para juzgar la clase de gente que es Abimael Guzmán tenemos que leernos todos su aburridos panfletos.

Las Casas es valioso no porque haya recomendado la importación de esclavos sino porque tomó la doctrina medieval (esa sobre la que Hernando pontifica pero que a la vez ignora) para demostrar la ausencia de derecho a la conquista y a la servidumbre de los indios. Ahora admiramos a Las Casas, no a Sepúlveda (aunque cierta vez el filósofo y aliado de E. Hernando Víctor Samuel Rivera, desde la arrogancia y la absoluta ignorancia, acusó a Las Casas de "arribista" y elogió el "humanismo" de Sepúlveda). Y admiramos a Las Casas porque por encima de sus errores hay una doctrina moral relevante y constructiva para nuestro tiempo. De Aristóteles rescatamos no su doctrina sobre la esclavitud sino sus aportes fundamentales a la naturaleza del hombre.

Si sacamos el ocultismo, la irracionalidad, el racismo, el anticientificismo, el estamentalismo de las enseñanzas de Evola (tal como las expone el mismo Hernnando), ¿qué nos queda? Ojalá Hernando responda esta pregunta.

Gonzalo Feijoó dijo...

Señor Faverón:
En relación a su "análisis" de Evola, me permito decirle lo siguiente:
-Existe una diferencia enorme entre el antisemitismo, y el antisionismo. La población semita, NO ES EXCLUSIVAMNTE JUDÍA, los árebes TAMBIÉN son semitas. Evola al igual que De Poncis en su obra "La guerra oculta", son muy categóricos en afirmar que no se cuestiona el ser o no semita, pues sólo se estaría analizando algo material e inferior al espíritu como es la raza, sino la forma en cómo los judíos alejándose de su tradición primordial, han "sacralizado" el dinero, el interés, en fin lo material. Eso criticó Evola, y con absoluta entereza.
- Cómo me explica el "antisemitismo" de Evola si él encontró elementos muy respetables del Judaísmo Tradicional en su obra Los hombres y las ruinas?.
- Si se quiere realizar un estudio al pensamiento de Evola, se debe conocer la integralidad de su obra. No textos aislados obtenidos de internet.El llamado que usted hace a simplemente enfocarnos en el prólogo de un libro, me parece por demás insuficiente, mediocre, tendencioso. Además que fue escrito en la época juvenil de Julius Evola.
-Por último no es mi intención que usted acepte o siquiera muestre interés en la Tradición, pues éste término para usted/s es algo "salvaje" "arcaico". Continúe nomás con su pensamiento igualitario, "democrático" de boca para afuera.

A. R. dijo...

No entiendo tú punto Faverón. O sea, tú comenzaste esta discusión criticando los gustos del profesor Luis Hernando Nieto por Evola, dando a entender que ese gusto lo convierte en un antisemita.

Y luego, cometiste la ridiculés de decir que su, ya no gusto sino admiración, por el judío Leo Strauss era algo así como una pantalla (el amigo cholo, ja!).

¿Por qué el gusto por Leo Straus no lo convierte a Luis Hernando en un defensor de la causa judía, y su gusto por Evola si lo convierte en un antisemita?

Y bueno, cual es el tema? el antisemitismo? Si es así muchos intelectuales del otro bando, incluyendo judíos, tienen las de perder también, e incluso están más embarrados que Evola.

La relevancia de las ideas de Evola? Si es así, no podemos restringirnos solamente al prólogo de los protocolos... sino leer algo más.

Eso sería como querer discutir la relevancia de Marx, y restringirlo a sus apreciaciones antijudías en su obra.


¿Las consecuencias de las ideas de Evola, por ejemplo según tú la muerte de judíos en las cámaras de gas? Bueno, si es así, algunas de las consecuencias del marxismo ya todos las conocemos, y la consecuencia de lass ideas de los filósofos de la ilustración, por ejemplo Voltaire, podrían ser la matanza por parte del ejército brasileño de la población de Canudos.

Como vez, y siguiendo tú propia lógica (aunque solo la aplicas a Evola) lo "irrelevante" de las ideas de estos pensadores también han tenido consecuencias nefastes

¿Y por qué mejor no haces un post acerca, por ejemplo, del "filojudaismo" en Luis Hernando Nieto, ya que éste admira también al judío Leo Strauss?

Gonzalo Feijoó dijo...

Una última aclaración señor Faverón.Respecto a mi afirmación de que el prólogo del libro (1937) respondía a la época juvenil de Evola, indudablemente hay un error mío en cuanto a fechas.
Evola en sus primeras obras véase Imperialismo Pagano mostró una actitud agresiva contra el cristianismo y judeo-cristianismo. Cuestión que lo llevó a rectificar mucho de lo que escribió en su juventud. Así nace Rebelión contra el mundo moderno, la obra fundamental en su pensamiento. Además él se arrepintió en su obra autobiográfica "El camino del cinabrio" del fuerte mensaje y lenguaje que traía Imperialismo Pagano.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Gracias por llamar "juvenil" al Evola que prologó los Protocolos a los 40 años de edad. Me da mucha licencia para promover causas criminales y dentro de unos años decir que fue un resbalón de juventud. Pero prefiero no usar esa carta.

No dudo que Hernando admire a Strauss. Dudo que su admiración se deba a su judaísmo, a su adhesión zionista a los 18 años, o a su trabajo magisterial en Israel. Imagino que toda su admiración se concentra en el Straus que criticaba por hedonista al igualitarismo democrático, el que dudaba de que una sociedad pudiera desarrollarse notablemente si quería hacerlo colocando la libertad de sus ciudadanos como su centro crucial. Que Strauss fuera judío es, evidentemente, secundario.

(Lope de Vega confiaba la salud de su familia a un médico judío y tenía a otro judío como su mejor amigo, pero no faltaba jamás a un auto de fe y componía poemas que eran leídos en público al pie de la hoguera en que ardían los acusados de criptojudaísmo. ¿Era o no era antisemita?).

A. R. dijo...

Entonces Faverón creo que nos estamos entendiendo. Porque yo creo que el gusto por Evola que tiene el profesor Luis Hernando Nieto no es por su antisemitismo, como quizá tampoco el gusto por Strauss sea porque éste sea judío, sino justamente por la crítica a la modernidad que ambos hacen.
Entonces criticar a Luis Hernando Nieto de antisemita está demás, al igual de calificarlo de apologista de Israel.

La crítica debe estar enfocada a su rechazo a los valores de la modernidad.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Absurdo. Estás entendiendo lo que quieres entender. Evola es fundamentalmente, crucialmente, un racista. Ese no es un rasgo secundario en él, es su piedra angular. En una lista de quince intelectuales que definen sus ideas, Hernando cita a una docena de antisemitas, nazis y fascistas. No es casual, y tu papel de abogado de Hernando, como si el señor no tuviera boca, es cada vez más aburrido y lamentable.

Anónimo dijo...

Gustavo:

más allá del debate debes admitir que has quedado sorprendido con la cantidad de personas que conocían mucho más a Evola que tú.

eso te pasa por subestimar al enemigo.

eduardo hernando nieto dijo...

Mientes Faveron:

La metapolítica puede exhibir nombres de escritores como Mishima, Celine, Tolkien o Drieu la Rochelle, ensayistas como los hermanos Jünger, metafísicos como Evola, Guénon, o Coomaraswamy, sociólogos como Spann o Freyer, antropólogos como Eliade, poetas como Pound, economistas como Sombart, historiadores como Spengler, directores de cine como Tarkovski etc, etc. ¿Quiénes los conocen?, ¿Quiénes los han leído?
Y si hablamos del pensamiento antiliberal en el sentido moderno, Schmitt, Vöegelin, Strauss, los discípulos de Strauss, Bloom. Jaffa, Pangle, Mansfield, Benardete, o simpatizantes de Strauss como Aron y su discípulo Manent".

¿Por que no pones la lista completa?
Bloom y Jaffa (judios tambien), , Voegelin, antinazi, Manent, católico, Mansfield conservador, profesor de Gobierno, en Harvard, Tolkien, católico, Coomaraswamy y Schuon tradicionalista etc,

Obviamente no voy a responder mas, porque con mentiras y medias verdades no puedes exigir una discusion racional e imparcial! (Eso mismo respondo a los tontos que sin haber leido nada de tradicionalismo meten su cuchara y exigen tambien respuestas)

Anónimo dijo...

El profesor Hernando deberia sustentar su posicion y explicar porque admira a Evola. Cuales son las ideas de Evola que le parecen valorables y contributivas para el bien social. Por el contrario, el profesor contesta copiando el sylabus de su curso y ademas copiando un dato bibliografico relacionado con Evola. ¿Tan dificil se le hace explicarnos sus ideas del referido autor?

Anónimo dijo...

"Que voy a responder a ustedes si son puras agreciones, insultos y burlas, ¿ese es su espiritu deliberativo y tolerante?
Si quiero respondere en mi blog, pero esta es mi ultima intervencion aqui, donde evidentemente no soy bienvenido
eduardo hernando nieto"

Se le pide que sustente porque Evola tiene un espacio entre los intelectuales del profesor Hernando.

A. R. dijo...

ja, yo creo que lo lamentable es tu falta de lógica, y lo desproporcionado de tus críticas a Luis Hernando.

Deducir que una persona es antisemita, porque lee a Evola es algo gratuito de tu parte, y poco riguroso.

Reconoce que en este tema, te has enredado en tus propios argumentos, y te estás mordiendo la cola.

Yo ni siquiera conozco a Luis Hernando. Incluso estoy en las antípodas de sus ideas.

Pienso que se lo podrías criticar por la concepción reaccionaria que tiene acerca del mundo y su visión de la modernidad. Pero no por antisemita.

Eso sería más productivo para el debate.

Por cierto, ya te respondió Luis Hernando

http://eduardohernandonieto.blogspot.com/2009/05/evola-una-defensa_1885.html

Anónimo dijo...

Faverón: Lo lamentable es que no hayas contestado ninguna de las objeciones que te han hecho las personas que sí han leído a Evola, autor que no es ni nacionalista ni racista ni tampoco miró desfilar a gente hacia las cámara de gases. En definitiva, eres un ignorante e incapaz de discutir con la mínima honestidad.

Salas: ¿Por qué Hernando te debe una explicación? ¿Por qué habría de contestar tus preguntas? Quién eres para andar exigiendo respuestas?

Anónimo dijo...

Eduardo Hernando Nieto podrá buscar excusas para defender a Evola y con ello sus absurdas teorías. Pero le va a ser muy difícil buscar excusas para todas las demás influencias a su pensamiento, que como bien dice Faverón, en su gran mayoría son fascistas y nazis.

Ello justifica que Hernando deba perder su cátedra en la PUCP? Creo que no si es que el dictado no se ve afectado por la ideología que profesa Hernando

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Y dale la Mula al trigo.

Hernando: tú enumeraste dos cosas distintas. Los adalides de tu amada metapolítica, por un lado, y, por otro, los de aquello que llamas "pensamiento antiliberal en el sentido moderno".

Yo hice notar clara y específicamente que la inmensa mayoría de los del primer grupo eran una manga de antisemitas, nazis, fascistas, colaboracionistas, etc.

¿Mentira?

No, verdad. Así de simple.

Y todavía no explicas por qué te parecen tan admirables. Adelante. Soy todo oídos.

Por otro lado, aplaudo que no sólo leas a nazis y fascistas; eso quizá algún día te haga libre. Aunque la libertad no sea uno de tus valores favoritos por ahora.

Y te envidio por conservar el corazón infantil hasta tal grado que "El señor de los anillos" sea una de tus fuentes para entender el mundo... No cabe duda de que para algunos pensar es un peligro. Un peligro de surmenage.

eduardo hernando nieto dijo...

"Y te envidio por conservar el corazón infantil hasta tal grado que "El señor de los anillos" sea una de tus fuentes para entender el mundo... No cabe duda de que para algunos pensar es un peligro. Un peligro de surmenage"

Este tipo de frases te pinta de cuerpo entero...con razon que tienes tantos enemigos por alli..

A.R. dijo...

Faverón, tú punto central fue deducir del gusto por Evola que pueda tener Eduardo Hernando Nieto (disculpen por el Luis) un supuesto antisemitismo.

Y luego, pedir que discutamos las ideas relevantes de Evola en base a una obra que no es relevante. Lo cual es como discutir acerca de Marx en base a las opiniones de su libro "la cuestión judía", en donde Marx habla cosas más fuertes acerca de los judíos que Evola.

El resto ya es querer salvar la cara dándontela de bacán con tus sarcasmos

Correveydile dijo...

Anónimo dijo...
"Y el tema es sencillo: se te está preguntando qué es lo que encuentras tan fascinante en la interminable nómina de intelectuales fascistas y nazis que han formado tus ideas. Nadie te ha atribuido una preferencia que no hayas mencionado tú mismo. Evola, Pound, Celine, La Rochelle, Jünger, Mishima, Sombart, Freyer: el que no es facho es nazi o antisemita. ¿O es que los admiras por su amor a la libertad, su altruísmo y su igualitarismo?"

31 de mayo de 2009 16:31


eduardo hernando nieto dijo...
Respuesta al Anonimo:

No se si entenderas cuestiones de teoria politica, pero aqui va:

- Visión organica contra individualismo mecanicista

- Comunitarismo contra individualismo metodologico

- Concepcion del bien por naturaleza contra convencionalismo

- Autoridad contra poder

- Jerarquia y pluralismo contra igualitarismo y homogeneidad

- Vida heroica contra vida burguesa

- Solidaridad y camaraderia contra egoismo

Estas son algunas de las ideas, muchas de las cuales podrian ser suscritas a su vez por respetables conservadores

batuque dijo...

Qué gracioso que es el tal Hernando! Anda diciendo por ahí que hay que vivir "heroicamente" pero le llama la atención que Faverón tenga enemigos. Al menos Faverón ha tocado carne y ha pisado callos. Por eso lo odian. ¿Y usted, Hernando, cuándo ha combatido de verdad de verdacito al sistema?

Anónimo dijo...

Uno-que-escucha al habla:

A.R., el señor Evola es (o era) muy libre de profesar todo el antisemitismo del mundo, o de dar la impresión de profesarlo, o lo que sea.

Pero encuentro irrisorio el que alguien pretenda pasarlo por un teorizador digno cuando el antisemitismo en general JAMÁS ha podido sustentar sus tesis con suficiencia.

Es más, aquí se ha ignorado olímpicamente (no sé si porque firmo como anónimo) mis preguntas sobre cosas tan puntuales como la "decadencia" en Gustav Mahler y Claude Debussy, dada por manifiesta por Evola en ese prefacio. Nada, ni una seña, ni una mención bibliográfica que por lo menos difiera el asunto.

Pero, por lo menos yo, no puedo admitir en mi corro a un intelectual cuyos puntos de partida son tan flojos.

¿Es posible una lectura de Evola que no aluda al antisemitismo? Si no lo es, entonces poco queda por hacer. (Digo, el fascista Pound escribía muy bien y el viejo Brahms olía mal, pero componía como los dioses. Este Evola, ¿qué más hacía aparte de teorizar sin fundamento aparente?)

Saludos.

Anónimo dijo...

Ya! se acabo el Sabado Fascista. Empezamos una nueva semana...
Un nuevo post para una nueva semana

Saludos

A. R. dijo...

A uno que escucha

No soy antisemita. No soy evoliano. No comparto la visión reaccionaria que tiene el profesor Eduardo Hernando Nieto, acerca de la modernidad.

Lee bien lo que escribo y fíjate adonde apunta mi crítica a Faverón en vez de pasar la vista rápidamente.

Sobre música de Mahler o Debussy no te podría responder. Algo he escuchado, pero no soy ducho en música clásica. Ahí estoy frito.

Anónimo dijo...

"No sé por qué sospecho que si digo que Hitler era un perfecto desgraciado me van a pedir que lea completo "Mi lucha" antes de opinar".

A Hitler lo puedes juzgar por su gobierno y sus acciones, no necesitas leer el Mein Kampf. De Evola solamente puedes especular porque su único pecado fue escribir libros que te ofenden, pese a que por confesión propia apenas le has leído dos artículos.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

¿O sea que a Evola no se le puede juzgar por sus acciones? ¿O sea que no puedo juzgarlo por su colaboración con un editor fascista para publicar nueve veces durante los años del Holocausto, con prólogo del mismo Evola, el más infame de todos los libros de la tradición antisemita? ¿Me quieres explicar eso, por favor?

Jose Villaorduña dijo...

No defiendo para nada la postura de Eduardo Hernando Nieto, creo que en este y otros blogs se ha demostrado lo nefasto de las tesis que sostiene.
Pero creo también que cuestionar el que Hernando Nieto dicte clases de Filosofía del Derecho en la PUCP por las ideas que exhibe fuera del ámbito universitario es una actitud sumamente peligrosa.
Siguiendo un post de Silvio Rendón sobre el fascismo llegué a la página Tradición y Acción, en la que se puede leer el siguiente párrafo:
Es justamente bajo el prisma de esta “ideología de género” que se dictan en la PUCP las cátedras de Derecho de Familia y Filosofía del Derecho y se abordan –a cargo de profesores como Rocío Villanueva, ligada a grupos feministas radicales y especialista en “derechos sexuales y reproductivos”, que hacen parte de la agenda neomarxista demoledora de la familia– tópicos fundamentales como matrimonio, familia, paternidad, divorcio, adopción, etc, con los riesgos que esto acarrea para jóvenes estudiantes que más adelante aplicarán sus conocimientos en casos reales de familias peruanas".
Esta es la posición del grupo que amenaza con tomar el control de la Universidad Católica. Si el Arzobispado gana en el litigio, es muy probable que utilicen argumentos muy parecidos a los que se usan para criticar a Eduardo Hernando Nieto, es decir, cuestionar que sea catedrático no por la solvencia con la que dicte sus cursos, si no por sus posturas fuera de clases.
Como digo, en esa línea de argumentación, en un futuro en el que la Católica esté dominada por la derecha conservadora religiosa, se va a justificar el que se despida a profesores liberales, izquierdistas, marxistas, homosexuales, judíos, islamistas, etc., sin importan que sean buenos o no en el dictado de su cátedra, si no por su posición frente a ciertos temas. ¿Y qué profesor creen que conservaría el puesto y estaría a sus anchas en ese escenario? Eduardo Hernando Nieto.
Este debate es muy importante y además oportuno, pero creo que debe llevarse sin recurrir a la descalificación personal.
Saludos

Anónimo dijo...

Nieto il miglior fabbro
Hay algo cómico en tu lugar de recolector oficial de fascismo. Cómico e inútil. Mientras buscas citas de Celine (te olvidaste de Maurras o Boutang, pero estas a tiempo) hay otros que buscan chompas para tus compatriotas en Puno.

Cariños
Thomas

Nayus dijo...

Pero creo, que a estas alturas la judeofobia esta tan en el alma de los europeos que no sorprende para nada... no se pueden aguantar y se les escapa

Anónimo dijo...

Veamos bien lo que pasa. Conocido es que las personas que encuentran un tema fascinante, buscan ante todo profundizar en el mismo. Algunas de ellas, las más susceptibles, poco a poco, a fuerza de empaparse con el tema, van formándose ideas que van de la mano con lo así aprendido, luego empiezan a elucubrar justificaciones a los actos cometidos por los personajes con los que se empieza a identificar, etcétera. Esa es básicamente la etapa de formación de un fanático. Eso pasó con Abimael Guzmán, por ejemplo, en sus tiempos de catedrático en Huamanga. Ahora tenemos a un señor Hernando Nieto que admira lo que Ud. rechaza o, para decirlo con todas sus letras, desprecia. Sin embargo, tenemos aquí un problema: al mencionado señor no se le puede impedir enseñar en la Católica por eso. Lo único que podría obligar a su salida del profesorado es demostrar, de manera convincente, que el tipo no está en sus cabales. Y, a juzgar por lo expuesto aquí, no me parece que sea suficiente lo que piensa como para pedirle su renuncia o disponer su cese.

Víctor Samuel Rivera dijo...

Gustavo;

No comprendo qué te hemos hecho para que te prestes a una campaña de esta magnitud contra Eduardo. Nosotros confrontamos ideas y somos amables con la gente; en tu blog, se nos trata poco menos que como unos criminales.

¿Y qué hay si no nos gustan los mismos novelistas? ¿Y qué hay si no escuchamos la misma música? ¿Cuál es la amenaza de que no seamos tú? ¿Es que es tan dofícil aceptar que es posible el pensamiento disidente?

Encuentro infame prestarse a dedicar posts enteros exclusivamente a descalificar a otros seres humanos porque no son liberales, y si hay un Dios (y hay un Dios justo) alguna vez deberás confrontar lo que hoy no podemos impedir que hagas.

Cordialmente.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Rivera:

Nadie se "presta" a ninguna "campaña". Sé que la paranoia es rasgo consustancial al oscurantismo y al universo evoliano, pero, por favor, no la quieras contagiar por aquí también.

Nadie me ha hecho nada a mí, como tú dices, y eso es bastante obvio. Eso sólo quiere decir que estoy obrando por principio y no por interés.

El fascismo, bajo cualquiera de sus torpes disfraces taxonómicos, es repugnante, además de irracional y antihumanista.

Ver a profesores universitarios peruanos defendiendo a sujetos tan ridículamente idiotas y notoriamente nefastos como Evola, un facho antisemita, aliado de fascistas oficiales y extraoficiales, y de nazis, y gurú de terroristas de extrema derecha, es más que suficiente razón para responder.

Comprobar que Evola no es una excepción, y que los mismos ragoss lamentables de su obra se repiten en la mayoría de los líderes intelectuales del prof. Hernando, es sólo subrayar esas razones.

Me importa muy poco que seas liberal o no, o que leas unas novelas u otras o ninguna en absoluto. A decir verdad, tu caso particular me resulta irrelevante.

marcos Ghio dijo...

Cuando hace 40 años leí la Ciudad de los Perros de Vargas Llosa nunca imaginé que tiempo más tarde habría de convertirme en el personaje central de una novela peruana que habría de escribirse en toda la prensa durante al menos diez días. La literatura fantástica de vuestro país me imaginó líder nazi argentino, luego latinoamericano, jefe de un partido skin-head, realizador del atentado de la AMIA en mi país, profanador de tumbas hebreas, defensor del gobierno militar, y lo más grave de todo, septuagenario. Y para darle más ‘realismo’ al relato fantástico recibí llamadas desde el Perú a mi domicilio de Argentina con amenazas de muerte por si me atrevía a viajar a vuestro país y las de un jefe nazi de Uds. que me suplicaba que no lo hiciera pues los iban a matar a todos. Dejo para el final de esta nota lo que les contesté. Simplemente diré que fui al Perú y recorrí vuestro país sin ningún inconveniente, di conferencias en Cusco sobre Julius Evola, salvo que nos cambiaron de local porque el primero arrendado se arrepintió por miedo de ser acusado de nazi él también. Seguí viaje luego hacia Ecuador e ignoro si la literatura y prensa fantástica me ha imputado por haber suscitado la rebelión de los aborígenes en el norte. Dio la casualidad que pasé justo por esa zona un día antes.
Pero yendo ahora a lo concreto acabo de ver que la fantasía ha ingresado también al ámbito académico. El catedrático Faverón, además de acusarme sin fundamento de haber sido expulsado de la universidad por mis ideas extremistas, a pesar de explicarnos que Evola le resulta imposible de leer, se anima igualmente a criticarlo indudablemente aplicando los mismos métodos de la literatura fantástica antes aludidos. Así pues ha descubierto que se trata de un autor fascista y consejero de Mussolini. Claro, como no lo ha leído, no está informado de que el Duce le cerró la revista La Torre por haberse opuesto al concordato con el Vaticano al cual acusó en 1927 de ser una institución burguesa que habría de traicionar al líder político que le hacía tantas concesiones. Más de 40 años de Democracia Cristiana en Italia hasta el escándalo de Tangentópolis y Propaganda Due son las corroboraciones puntuales de los aciertos de un Evola que se supo oponer al fascismo a diferencia de tantos demócratas tardíos. Sería muy largo reseñar en esta breve nota todas las profundas diferencias que tuviera en vida sea con dicho movimiento como con el nazismo. Para toda aquella persona que no sean el aludido Faveron que lo quieran leer la remito a la fundamental obra del autor titulada Más allá del Fascismo, Ediciones Heracles, Buenos Aires, 2004. Faveron se indigna también porque Evola ha hecho un prólogo de los Protocolos de los Ancianos Sabios de Sión. Claro una vez más, si lo hubiera leído hubiera hallado una extraordinaria defensa de los judíos, reconocida por muchos de éstos. Allí él se opone a adjudicar la autoría de dicho fundamental texto a una sociedad secreta judía con el contundente argumento de que una organización de tal tipo nunca lleva las actas de sus reuniones. Pero agrega también que el hecho de no haya sido elaborado por los judíos no le quita valor al texto, pues el mismo ha demostrado con creces estar cumpliéndose cada vez más. Un ejemplo de ello ha sido lo acontecido recientemente en vuestro país con mi persona. Dicen los Protocolos. “Si quieres destruir una nación siembra a propósito doctrinas e informaciones falsas entre sus habitantes”.
Por último lo prometido. Al que me amenazaba de muerte le pregunté cómo se decía pelotudo en peruano. Ahora que por haber estado en vuestro país ya lo sé quiero comentarle que demandaré a todos los huevones que me han agraviado y calumniado y que donaré todo lo que recaude entre las instituciones de bien público de vuestro país a fin de colaborar a que vuestra renta sea distribuida entre personas decentes.
Atentamente. Marcos Ghio