10.4.10

Voy a hablar de la esperanza

Blogger invitado: César Vallejo

No, no es que me duela todo. Es sólo que estuve leyendo a Vallejo y me di cuenta de que era un blogger notable pero sin bitácora (online). Así que le presto la mía por un rato y sigo descansando, con todo mi camino a verme solo.
...
Voy a hablar de la esperanza

Yo no sufro este dolor como César Vallejo. Yo no me duelo ahora como artista, como hombre ni como simple ser vivo siquiera. Yo no sufro este dolor como católico, como mahometano ni como ateo. Hoy sufro solamente. Si no me llamase César Vallejo, también sufriría este mismo dolor. Si no fuese artista, también lo sufriría. Si no fuese hombre ni ser vivo siquiera, también lo sufriría. Si no fuese católico, ateo ni mahometano, también lo sufriría. Hoy sufro desde más abajo. Hoy sufro solamente.

Me duelo ahora sin explicaciones. Mi dolor es tan hondo, que no tuvo ya causa ni carece de causa. ¿Qué sería su causa? ¿Dónde está aquello tan importante, que dejase de ser su causa? Nada es su causa; nada ha podido dejar de ser su causa. ¿A qué ha nacido este dolor, por sí mismo? Mi dolor es del viento del norte y del viento del sur, como esos huevos neutros que algunas aves raras ponen del viento. Si hubiera muerto mi novia, mi dolor sería igual. Si la vida fuese, en fin, de otro modo, mi dolor sería igual. Hoy sufro desde más arriba. Hoy sufro solamente.

Miro el dolor del hambriento y veo que su hambre anda tan lejos de mi sufrimiento, que de quedarme ayuno hasta morir, saldría siempre de mi tumba una brizna de yerba al menos. Lo mismo el enamorado. ¡Qué sangre la suya más engendrada, para la mía sin fuente ni consumo!

Yo creía hasta ahora que todas las cosas del universo eran, inevitablemente, padres o hijos. Pero he aquí que mi dolor de hoy no es padre ni es hijo. Le falta espalda para anochecer, tanto como le sobra pecho para amanecer y si lo pusiesen en la estancia oscura, no daría luz y si lo pusiesen en una estancia luminosa, no echaría sombra. Hoy sufro suceda lo que suceda. Hoy sufro solamente.

...

7 comentarios:

Jorge Sánchez dijo...

¡Maestrazo Vallejo!

superpoeta dijo...

Último comentario de este tipo.
Era necesario parar a los abusivos.
Final - Ruffino pide Tregua
Por cualquier ofensa que le hayamos podido ocasionar, mis disculpas.

Eduardo Gonzalez dijo...

Oiga usted, Faveron,

seguro que ese tal Vallejos es uno de sus amiguitos de la argolla de la Catolica, o Ud le debe su viejo trabajo en Somos, o es un caviaron que trabajo en la CVR...

Ademas esa pose de poeta maldito del tal Vallejos lo delata. Debe ser uno de esos apitucados que escribe desde lugares exoticos como Madrid o Paris...

El Gaucho Santillán dijo...

A mì me gustò.

saludos.

Anónimo dijo...

dicen que otro cesar, el bombardero, bombardeó brown y lo aplaudieron de pie? averigue eso, maestro!!!!!!!

Anónimo dijo...

Gonzales, ya basta, por favor. Si Vallejo murió en París con aguacero, tu te morirás frente al cine Le París... como aguatero.

Eduardo Gonzalez dijo...

Mil veces mejor aguatero en el Le Paris que en el gallinero de Odriozola, Victoria...