6.11.10

Denegri

¿Por qué invertir contra la literatura peruana?

No soy de los que creen que el Estado deba invertir demasiado en favor de nuestra literatura. Pero sí de los que creen que debe invertir algo: mantener un cierto número de becas de investigación, imprimir a bajos costos obras canónicas, acaso entregar un premio nacional, anual o bienal. Otros creerán que debe invertir mucho más, y otros que no debe invertir nada en absoluto.

Lo que está claro, supongo yo, es que el Estado no debe nunca invertir el dinero público para hacer algo en contra de la literatura peruana. Digo esto porque entiendo que eso es precisamente lo que hace al mantener en las pantallas de la televisora estatal el programa de Marco Aurelio Denegri, La función de la palabra.

Hace unos días, mientras perdía el tiempo en Facebook, me encontré de casualidad con un clip de ese programa. Era un largo segmento dedicado a comentar Tan cerca de la vida, la reciente novela del escritor Santiago Roncagliolo. Antes de seguir, los invito a darle una mirada al clip, que pueden encontrar, dividido en partes, aquí y aquí.

Los defectos que cree encontrar Denegri en el libro son escalofriantes, no como defectos, sino porque alguien se tome el trabajo de enumerarlos en la televisión y un número de personas lo vean y supongan que eso es la crítica literaria y que la literatura es simplemente un asunto de dónde poner la coma y cómo evitar las redundancias.

Primero, Denegri sostiene que la novela de Roncagliolo, con sus más de trescientas páginas, es demasiado larga ("en ciento cincuenta páginas no se hubiera mellado la diégesis", dice). Es decir, too many notes, como decía el rey ignorante en la película de Milos Forman.

Después, acusa al autor de abusar de la coordinación en lugar de la subordinación, que, según afirma, daría ritmo y fluencia a la prosa. Antes de mencionar ejemplos textuales, propone ejemplos hipotéticos y contrasta frases como "Juan piensa. Alberto sueña. Los perros ladran" con frases como "Juan piensa que Alberto sueña mientras los perros ladran".

El primero es, para Denegri, un ejemplo de mala prosa; el segundo, un ejemplo de prosa fuida. En ningún momento se detiene a pensar que los dos ejemplos puedan significar cosas distintas, dar impresiones diferentes e introducir al lector en mundos narrativos cualitativamente discrepantes (el primer ejemplo quizás abre tres líneas narrativas paralelas; el segundo, una sola). Habría que preguntarle a Denegri cuál sería su versión perfeccionada de la frase "Vine. Vi. Vencí".

Por último, Denegri le increpa a Roncagliolo cierta pobreza léxica y otros supuestos vicios del lenguaje. Para ilustrar ese punto, enumera los vicios, largamente, como suele hacer en cada uno de los episodios de ese programa suyo en el que intenta pasar gato por liebre haciéndole creer al público que un crítico literario no es otra cosa que un corrector de estilo sobredimensionado (que no otra cosa es él).

En el momento más curioso de su monólogo, Denegri pronostica que, dentro de algunas décadas, Roncagliolo, a fuerza de escribir malos libros para el aplauso de la crítica, habrá de ganar el Premio Nobel. Y hace mofa de esa realidad imaginada por él mismo citando una idea de Sartre acerca de las muchas veces en que el éxito fracasa.

Justamente entonces es cuando despliega los ejemplos que ilustran el exceso de frases coordinadas en desmedro de las subordinadas en la novela de Roncagliolo. Al oírlo, resulta inevitable recordar aquel ensayo estupendo del mismo Sartre sobre la ausencia de las subordinaciones y la frecuencia de las coordinaciones y las yuxtaposiciones en El extranjero, la novela de Camus.

Lejos de acusar a Camus de pobreza sintáctica, Sartre hace notar cómo la elección de ese estilo narrativo es el instrumento de Camus para representar la desaparición de la causalidad y la relajación de la lógica en los eventos narrados en la novela.

No digo que esa sea la intención de Roncagliolo. Sólo lo menciono para subrayar cuán escasa sutileza crítica se puede esperar de Denegri. Porque Denegri, obviamente, no sabe absolutamente nada de literatura y es imposible esperar de él cualquier juicio de una ficción que vaya más allá de evaluar la corrección sintáctica de los textos y su pertinencia léxica (que, en su caso, es siempre la exigencia de los usos literales o los ya sancionados por la tradición).

Y esa es, con exactitud, la desgracia de tener en la televisión un sólo programa literario y que ese programa esté en manos del señor Denegri.

Es que esta persona no tiene ni la más remota concepción de lo que son el arte y la literatura como voluntarias infracciones de la norma: para él, como para algún mal maestro de recitación y ortografía, o alguno de esos críticos-árbitro del diecinueve, un escritor no es sino un funcionario del lenguaje, un burócrata que recibe un léxico y una sintaxis y debe cuidarse de glorificarla y nunca adaptarla, nunca torcerla, nunca experimentar con ella.

Por supuesto, me dirán que lo que le espanta a Denegri no es un desconcertante libro experimental, colmado de rarezas y riesgos, sino un libro bastante convencional, sin grandes sorpresas de estilo, hecho para el éxito mercantil por uno de los autores más comerciales de las letras peruanas recientes.

Correcto. Pero no creo que eso refute mi caracterización de Denegri: lo mismo que hace con Roncagliolo lo ha hecho con casi cualquier autor contemporáneo al que ha comentado (recuerdo, hace más de diez años, un programa similar dedicado a contar los errores sintácticos en alguna novela de Vargas Llosa, creo que Los cuadernos de don Rigoberto).

El punto es, entonces: si el Estado va a invertir dinero público en un solo programa dedicado, aunque sea parcialmente, al comentario de obras literarias, ese espacio debería tener un mínimo de seriedad, debería tratar los libros con un poco de respeto.

Y no me refiero al falso respeto de quien no se atreve a mostrar errores y carencias, sino al simple respeto de colocar en la conducción de un programa así a alguien que sepa de qué está hablando, que trate los libros como objetos intelectuales y no como planas de caligrafía, tareas de primaria o modelos burocráticos.

...

94 comentarios:

Mario. dijo...

Ojalá comente pronto "El Anticuario", ji ji.

Radamanthys dijo...

"Vine. Vi. Vencí", ¿pides que el señor Denegri de su versión perfeccionada verdad?

Pero en ese caso es muy pero muy distinto ya que en este caso yo no veo ninguna mala prosa.

Respecto al ejemplo "Juan piensa. Alberto sueña. Los perros ladran", iría mejor separado con un punto y coma ; en mi opinión claro esta.

Un humilde lector.

Ayrton Vargas

Anónimo dijo...

A favor de la libertad de prensa... hasta que digan algo en contra de mis amigos,claro. Esa idea está recontra manida querido Faveron.
La divergencia es parte de la riqueza de una sociedad,no caigamos en que nadie puede hablar nada malo del Perú o de algun peruano porque sería campo abierto para tener que aceptar cojudes y media con esta excusa,
saludos
raul cardenas
(no tengo cuenta de blog así que comento como anónimo)

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo, pero lo que es mas increíble (la noticia de fondo o latente digamos) es que la gente se la cree, solo basta que "siga perdiendo su tiempo" y se de una vuelta, me parece que por El útero de Marita y lea los comentarios que hace la gente, frente a ese vídeo de Denegri.
Saludos,

Anónimo dijo...

De acuerdo. Denegri es un histrion y hasta como corrector de estilo se quedo en el siglo XIX.
En la TV del Peru no ha habido nunca critica literaria seria. Thays tampoco la atinaba. Quiza podrian hacer un programa tipo conversacion entre varios criticos sobre algunos libros.

Anónimo dijo...

Por si no te habrás dado cuenta el programa de Denegri no se limita a ser un programa de corte literario, sino más bien se extiende al pensamiento intelectual en general. Puede ser que sea en extremo estricto y severo con sus críticas literarias, pero de ahí a decir que “no sabe absolutamente nada de literatura” dice bastante de tu miopía intelectual… resulta obvio que sí sabe algo por lo menos! Sugerir que lo saquen de la televisión porque no estas de acuerdo con su crítica literaria me parece, disculpa, un berrinche divorciado de toda razón. En lo que respecta a lo cultural y al pensamiento universal creo que su programa si cumple con las expectativas de su público.

Oswaldo Cabrera Vásquez dijo...

Es cierto, lo que hace Denegri no es una verdadera crítica literaria, tal vez sí, una reseña sintáctica de algún libro. Ha de saber mucho; pero de literatura en su esencia deja dudas. Estoy de acuerdo con tu premisa, el gobierno no puede apoyar un programa dedicado enteramente a buscar defectos en las obras de nuestros autores más representativos.

Roy dijo...

Caray. ¿No es muy exagerado todo esto, Faverón? Si Denegri es el rey ignorante de la película de Forman ¿Quién es Roncagliolo? ¿Mozart? Ja. Eso sí que es un exceso. También aquello de que Denegri “no sabe absolutamente nada de literatura”. Tampoco es que la opinión del buen Denegri sea un canon inamovible; considero que sus consejos están dirigidos a que obras como las de Roncagliolo sean aún más fáciles de leer; nada más. Por otro lado lo que generalmente dice Denegri es muchas veces lo único que muchos pueden oponer a los publicherrys que inundan nuestros centralizados medios literatosos. En todo caso puedes solicitar una entrevista en La función de la palabra para oponer tus fundamentos a los suyos.

Alf dijo...

No pues, Faveron! Que falta de sentido del humor! Pero si Denegri es un maestro del humor accidental! Acaso no has visto sus sesudas y eruditas reflexiones sobre las nalgas o la “tetamenta”? O su gesticulación exagerada y el disgusto con el que entrevista a sus invitados? Su malestar generalizado y su desprecio por todo aquello que no comparte ese malestar? El programa de Denegri es una joya del humorismo serio y la erudición de todo aquello a lo que ningún mortal debería dedicarle tiempo. A mi me divierte muchísimo! Y ojo que no lo estoy despreciando. Todo lo contrario. A veces “is so bad, it’s good” (como dirían los gringos). Mas respeto con mi tío!!

Anónimo dijo...

Una entrevista de Denegri a Gustavo sería genial. Pago por ver.
Y por supuesto, estoy en contra de la sugerencia al veto. Si lo que está en cuestión es la cultura de los peruanos, esta se elevará por el diálogo y la confrontación no por el silenciamiento. Lo necesario no es que salga Denegri es que hayan más (o mejores) críticos en TV.

Anónimo dijo...

Ciertamente, Faverón. Decir que "no sabe nada de literatura" e insinuar que el Estado no deba invertir en su programa porque atenta contra la literatura peruana es una hipérbole más que ridícula. Bueno sería advertir que refutas los argumentos por los que no recomendó el libro de Roncagliolo con otros que no sea decir que su crítica es decimonónica y que Denegri pretende ser únicamente un corrector de estilo sobredimensionado o ser un burócrata impasible. Échate agua. Las crítica literaria no tiene que ser glorificadora de cualquier libertad irresponsable.

Fíjate, hace unas semanas hablabas de un artículo reciente de Vargas Llosa, "Breve discurso sobre las culturas", tú, como crítico literario, sostuviste que Vargas Llosa incurría en la definición más circular de cultura que hayas escuchado jamás: "De inmediato propone la definición más circular de cultura que me haya sido dado escuchar alguna vez. Escribe Vargas Llosa: "cultura siempre significó una suma de factores y disciplinas que, según amplio consenso social, la constituían y ella implicaba"." Cuando la frase completa y genuina, después de "ella implicaba" lleva dos puntos y enumera aquellos factores que según Vargas Llosa implicaban lo que constituía la cultura. A saber: "cultura siempre significó una suma de factores y disciplinas que, según amplio consenso social, la constituían y ella implicaba: la reivindicación de un patrimonio de ideas,valores y obras de arte, de unos conocimientos históricos, religiosos, filosóficos y científicos en constante evolución y el fomento de la exploración de nuevas formas artísticas y literarias y de la investigación en todos los campos del saber."

¿Así exiges seriedad en la crítica?

Omar dijo...

Viendo la entrevista (a través de un link del útero de marita que celebraba la rabieta de Denegri) me pregunté cómo se analizaría El Extranjero. No he leído la novela de Roncagliolo, debo decirlo, pero criticarlo por cacofonías, o por su extensión, me pareció ridículo. Temo que si se le pregunta a Denegri de qué trata, no tendría idea. Aplausos de paso al gran Ocram, por festejar sandeces.

F. Belanov dijo...

Cristián Gómez, en un poema titulado "Única fe" decía "no confundamos literatura con buenas intenciones". En este caso eso se podría aplicar al señor Denegri. No confundamos la crítica literaria con lo que pretende hacer él. Suena algo impostado, además; tiene que citar para tener relevancia pero, en sí, su pensamiento parece algo débil, por lo menos en lo que respecta a a literatura.

Anónimo dijo...

Denegri dice que la novela de Roncagliolo pudo ser mas breve. No dijo un famoso lo mismo de la novela de Proust? En ese caso el comentario si era valido o por lo menos polemico? Decir que Denegri no sabe nada de literatura quiere en realidad decir que no sabe nada de la literatura como tu la concibes!!!!! Tu piensas que la critica es un gremio cerrado, que la critica espontanea no debiera existir, tu lema es "zapatero a tus zapatos" pero luego hablas de politica, cine y hasta musica!!!! Tiene razon el comentarista anterior, el programa de Denegri es mas amplio, se ocupa de muchos temas y solo esporadicamente de lo literario. Denegri es un intelectual rarisimo, a veces parece un farsante, a veces un erudito, a veces un malicioso que escoge sus temas con cierta perversidad... Pero eso lo hace un hombre interesante, disfrutable, entretenido... No es un aburrido academico que solamente dice y escribe cosas previsibles (como quien?) Pues lee tu resena de "Travesuras de una nina mala" y entonces hay tendras una idea de lo que es previsible, de lo que todos esperamos leer en un dominical del Comercio. No pues, hijo, Denegri te queda grande... de veras, no andes llorando por la supuesta censura de Evo, para luego proponer una censura tu mismo...

F dijo...

defendiendo lo indefendible... el pobre uso del lenguaje de Roncagliolo es muy evidente en TODOS SUS LIBROS. Lo diga o no Denegri, no cambia en absoluto las cosas.

Anónimo dijo...

El hecho que te gusten las obras de Roncagliolo no te debe llevar a descalificar a sus críticos. Me parece un exceso tu posición respecto si el Estado debe pagar por este programa televisivo.
Saludos cordiales.
Henry

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Lo que digo sobre la novela de Santiago Roncagliolo, que es mi opinión sobre casi todo lo que ha escrito hasta ahora, está bastante claro: "un libro bastante convencional, sin grandes sorpresas de estilo, hecho para el éxito mercantil por uno de los autores más comerciales de las letras peruanas recientes". Eso no es precisamente un elogio. Y bueno, además, acusarme de ser su amigo o de querer defenderlo a cualquier precio es algo más que simplemente absurdo: es totalmente falso.

Anónimo dijo...

RELAJACIÓN DE LA LÓGICA??? Que yo sepa la LÓGICA no se relaja!! La lógica es o no es!! Citando a Roncagliolo: "Se sentó en la mesa"
Claro todo el mundo pone el poto donde se pone el plato!! ¿Eso es RELAJACIÓN DE LA LÓGICA????

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Eh. No, hombre (o mujer, no lo sé.). La frase que citas alude a lo que Sartre dice sobre Camus. Lee con cuidado. Más abajo dice que no creo que sea el mismo caso con la novela de Roncagliolo. Además, la frase de Sartre no alude a un peculiar uso de los regímenes preposicionales, sino a la ausencia de conectivos lógicos y subordinaciones. Lee con cuidado.

Rafael Dumett dijo...

Tú le pides peras al olmo. Los demás solo le pedimos madera y un poco de sombra. Que yo sepa, el programa de Denegri no es de crítica literaria sino un espacio en el que, gracias al innegable carisma del susodicho, se le permite comentar sobre los libros que le vengan en gana.
Es cierto. Hay críticas posibles a la crítica de Denegri: lo que él califica de "estilo llano y tedioso" por una supuesta superioridad de la frase subordinada con respecto de la coordinada puede ser considerado por otros -más deudores de la agilidad visual deudora del cine y la televisión- como una virtud.
Pero de ahí

Anónimo dijo...

me gusta que se sepa de qué trata el post con solo ver la imagen que lo ilustra...

Eso sí, da un poco de pena dejar mal a Denegri en el nivel latinoamericano,m que es donde se lee este blog. Peno porque solo lo conocemos acá en el Perú y ahora, cuando asome su esmirriada figurilla por otros lares, lo sea solo para dar pena... ¡Qué poca relevancia tiene este señor y cuán grande es su ego!

Ahora bien, para reemplazarlo se necesita alguien con conocimientos y que sepa comunicar, y eso no lo encuentro en el Perú... O sea, o son lepídos pero tímidos o de comunicación entrecortada o son carimáticos pero incultos como ellos solos... En fin, propongo a Johan Page, que comparte ambas virtudes...

Anónimo dijo...

Soy Francisco Salecedo y critico la prosa de Roncsagliolo. como si yo no escribiera. como alguien con daño cerebral. ah y perdonen el anonimato de mis siglas.

Anónimo dijo...

Es increíble lo mal que se lee POR AC+A. lo digo por ustedes, señores comentaristas, y lo digo porque si lo dice quien este blog administra lo acusarán de dicriminador, pero yo solo constato la triste, tristísima realidad: EL POST NO DEFIENDE A RONCAGLKIOLO, EL POST NO PIDE CENSURA, EL POST SE LAMENTA DE LO QUE CUALQUIERA SE LAMENTARÍA: QUE UN ESPACIO DE CRÍTICA LITERARIA ESTÉ CONDUCIDO POR ALGUIEN BASTANTE DESENCAMINADO EN DICHA DISCIPLINA. c'EST TOUT.

Y al estado peruano: mejore, por favor, los niveles de comprensión lectora!!!!!!!!!!!!!

Regina LC dijo...

"Es que esta persona no tiene ni la más remota concepción de lo que son el arte y la literatura como voluntarias infracciones de la norma"


Estimado Gustavo, para infringir reglas, es preciso conocerlas. Alguien que usa "sonar" como término polisémico solo demuestra pereza intelectual. Es cierto que, para hacer punk, no hay que saber de escalas o notas, pero al menos hay que tener idea de lo que es el ritmo.

Por otro lado, MAD no está haciendo crítica literaria propiamente dicha. Hace corrección de estilo, que es algo que muchos de los escritores en este país se niegan a hacer, ya sea por soberbia, pereza o ambas a la vez.

Vencedoramente vi viniendo dijo...

Uno se pregunta si MAD comete estas mismas patinadas en su otro tema preferido: sexo.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con tu post, salvo por una cosa: no creo que Denegri le haga daño a la literatura peruana. Su rating es ínfimo, casi nadie lo ve, y todas las estupideces que dice no tienen mayor acogida entre la teleaudiencia.
Aunque otros lo nieguen, Denegri sí hace crítica literaria -pues emite un juicio de valor sobre un libro- basándose en un criterio absolutamente fuera de lugar: la corrección idiomática.
Si este fuera el caso (es decir, si MAD tuviese razón) no admiraríamos a Vallejo ni a Joyce, ni a Cortázar, ni a otros tantos escritores.
Un escritor tiene derecho a usar el lenguaje como le dé su regalada gana, y si Denegri no sabe esto, eso significa que no entiende un carajo sobre literatura.
Por otra parte, Balzac, Dostoievski, y el propio Cervantes, escribían con un estilo algo descuidado, sin que esto invalide la grandeza de sus respectivas obras. ¿O va a criticarlos a ellos también?
Lo más patético de todo, es que algunos ignorantes consideran a Denegri "un sabio", por el lenguaje rebuscado y libresco que utiliza (como si semejante cojudez fuese sinónimo de cultura). Pobre país.

Julio Atencio dijo...

Triste como se puede caer en las generalizaciones tan ilogicamente "bien estructuradas".El señor Faveron seguro debe de tener sus buenas razones (personales, esteticas,etc), pero sorprende lo furibundo de su comentario , con alguien que apuesta por difundir temas de interes en nuestro desierto cultural televisivo.Cual ha sido el "error garrafal" del señor Denegri , el de demostrar fallas sintácticas , al respecto en toda obra siempre se busca la perfección , pero para Faverón esa premisa de la perfección esta fuera de lugar, no hay que opinar ni criticar.Decir que el señor Denegri es un poco más que un advenedizo en la literatura es faltarle el respeto.Face Tranquillum

Joaquín Ferrer Ramos dijo...

De Roncagliolo se habrán olvidado en diez años. De Denegri habría que olvidarse ya. Y que me perdone estas oraciones coordinadas.

Joaquín Ferrer Ramos dijo...

A Roncagliolo lo habrán olvidado en diez años. A Denegri habría que olvidarlo ya. Y que me perdone estas oraciones coordinadas

Anónimo dijo...

Estimado Gustavo: Ante tanto travesti desbocado,rubias bambas y periodistas chupes que malogran la tv peruana supongo que la presencia de Marco Aurelio Denegri es la de un lagarto gratificante.Siempre se las trajo. Recuerdo que hace treinta años en un programa ( que en esa época era marginal entre los marginales)invitó a Pablo Macera y Washington Delgado y les propuso elucubrar sobre las opciones que tendrían los inquilinos del quinto piso para arriba de los edificios de la Avenida Tacna, donde los ascensores no funcionaban o estaban de adorno, para bajar un cadaver.Plantearon usar grandes tablones en perpendicular por donde deslizar al difunto, camillas a la manera de los trineos para apurar la bajada por las escaleras, de grandes poleas y largas sogas,de un helicoptero,de escaleras telescópicas (raras en la Lima de entonces) y por último arrojar el cadaver por la ventana y que abajo con una gran lona, a la manera de los bomberos, esperaran los familiares.Yo me pregunto porqué no hay más locos como estos en la tv peruana? La postmodernidad sería más llevadera.Un Abrazo.
P:D.Un comentario anterior cita un verso sobre literatura y buenas intenciones. Andre Gide decía que estaba harto "de los muchos versificadores que hacen mala poesía con buenos sentimientos.

Anónimo dijo...

Muy de acuerdo con tu comentario, Gustavo. Y, sin embargo, tengo que reconocer que en las muy escasas veces en que me tropiezo con su programa, me quedo viéndolo. Es divertido por histriónico y por su uso disforzado del lenguaje: por ejemplo, cuando dice "interparentéticamente"...
Sería mucho más pasable si se adviertiera muy claramente que "eso" no es crítica literaria y qus su perspectiva no es la adecuada para entender una ficción o un libro de poesía. Tienes razón en que es perjudicial en un sentido importante, porque difunde una idea falsa de la apreciación literaria. No es que haga daño a los escritores; perjudica y deforma la lectura literaria. Además, tampoco es muy sólido en el empleo de su propia perspectiva "normativista": por ejemplo, eso de afirmar ex cathedra que la hipotaxis es mejor escritura literaria que la parataxis. ¿Por qué no usó unos ejemplos de Azorín para demostrarlo, en lugar de inventarse el ejemplo de "Juan cree, etc."

Félix (disculpa el anonimato; no recuerdo cómo entrar a mi identidad de google blogs).

Ramiro Ch. Miranda dijo...

Quienes en realidad nos quisieron vender gato por liebre fueron las editoriales que campantemente recomendaron esa obra. Y ya pues don Gustavo, como dijeron mas arriba, ya dejese de berrinches, Roncagliolo no por ser escritor va tener salvoconducto, ¿que deseaba, que dijeran de su libro un soso "que bonito"?, Roncagliolo tampoco prentende ser un revolucionario del lenguaje, tampoco prentende ser ningún Vallejo o Camus, cometio errores y simplemente don MAD los descubrio.
Ahora, si MAD no concibe la literatura como usted señor Faveron , no es para arañarse.
Bien podría usted leer el libro de Roncagliolo, criticarlo y usted mismo enseñarnos a que se refiere con crítica literaria, ¿lo haría?
Saludos

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Denegri no declara nunca que lo suyo no sea crítica literaria. Muy por el contrario, se presenta a sí mismo como crítico literario. Explícitamente. Aunque jamás haya escrito una sola página que pueda ser considerada como tal.

Anónimo dijo...

Es cierto que MAD no es un crítico literario; aunque lo presenten o se haga presentar de esa manera, aunque su trabajo es crítico, ciertamente. Y ¿quién ha dicho que hacer corrección idiomática es hacer crítica literaria?

Por favor, señor Faveron y amigos y allegados: no se puede defender la ignorancia, la mediocridad y la falta de talento: ¿un artista puede usar las palabras como le venga en gana?... Una cosa es practicar el vanguardismo y otra defender la ignorancia y la poca imaginación.
Vallejo, Joyce, Cortazar... son grandes e inmortales, no porque escribieron como les vino en gana, sino por su maestría y genialidad al usar las palabras (a Roncagliolo le falta talento e imaginación para llegar a serlo); por construir obras maestras que son ahora inmortales, donde se esté!

Anónimo dijo...

Gustavo, más que crítica literaria el señor MAD (linda coincidencia, ¿no?) y su distriba me parecen una parodia. ¿Es realmente considerado este señor en el Perú? Saludos.

Carlos Ernesto dijo...

Creo que Denegri critica la obra de Roncagliolo desde una perspectiva que valora a la literatura como expresión estética del lenguaje. Es en ese sentido, que denota la serie de falencias y despropósitos que exhibe la obra del escritor peruano, como la señalada precariedad de léxico, el abuso del empleo de alguna muletilla en particular, el incorrecto uso del gerundio y etc.

No considero que realizar una crítica desde esa óptica suponga una ausencia de seriedad en el análisis o un cabal desconocimiento de literatura. Denegri evidencia las carencias lingüísticas de la creación de Roncagliolo, las cuales deslustran su manifestación formal y expresión retórica. Por es, a mi juicio, es una crítica palmariamente clara y legítimamente literaria.

Saludos Cordiales

Anónimo dijo...

No entiendo cómo es posible que el señor Faverón pretenda refutar a Denegri si ni siquiera sabe que las oraciones del libro de Roncagliolo que MAD puso como ejemplo no son oraciones coordinadas sino simples.

Aprenda, señor Faverón: una oración coordinada es la que se une a otra mediante una conjunción. Por tanto, los ejemplos que usted da ("Juan piensa. Alberto sueña. El perro ladra" o "Vine. Vi. Vencí") se refieren a oraciones simples y no a coordinadas.

En conclusión, Denegri cometió un desliz y el señor Faverón refrendó el disparate.

Si ese es el nivel de nuestros intelectuales, qué mal estamos.

Saludos,

Billy Budapest.

Enrique Prochazka dijo...

Hola Gustavo,

Leo los comments y veo que anticipan una de las críticas que quería hacerle a tu post: aquello de que Denegri "no sabe absolutamente nada de literatura" o que no tiene "ni la más remota concepción..." de esto. Verás, aquí pisamos un territorio pantanoso, que es casi el de la fe. Tú tienes todo el derecho de creer eso sinceramente, y desde luego de expresarlo, es tu blog. Por mi parte, yo creo (sin más fundamento) que MAD sí tiene los conocimientos que le niegas. No muchos, pero algunos. Lo que creo es que eso que sabe está seriamente cortocircuitado (ofuscado, inutilizado, limitado) por un juicio estético fundamentalista cuyo principal ingrediente es la NORMA. Por creer (acaso como Regina?) que en el lenguaje las reglas son prescriptivas y no descriptivas. Por juzgar a priori que hay un Debe Ser y que lo que Es, o Es Así o es una vaina. Y aciertas, desde luego, en preguntarte si el Estado debe invertir en financiar juicios de ese tipo. No intento responder como lo haría el SNIP, pero recuerdo que desde las oficinas de planificación en el Ministerio de Educación enfrentábamos cotidianamente dilemas así. Qué financiar primero, estrategias que establecen un piso básico de calidad para todos o estrategias que elevan el "techo" de la calidad para unos pocos? La difícil respuesta era siempre: ambas cosas. Denegri (cuyo programa y cuya personna yo no soporto) sirve de policía sintáctico-gramatical en un país que tiene severos déficit comunicacionales. Es el (horrible) narrador de la Norma. Más allá de eso, aquí es absolutamente necesaria y urgente una programación de crítica literaria como la que tú y tus comentaristas reclaman, y el Estado DEBE pagarla.

Rafael Dummet: decir "olmo" es hispanismo, en Perú no hay olmos, para pedirles peras usamos a las tipas.

Saludos, E

Anónimo dijo...

Al anónimo de arriba:

Alguien dijo por ahí -creo que fue el director inglés P. Greenaway- que más valía un novelista mediocre que los diez críticos más inteligentes. En efecto, Roncagliolo -al margen de la calidad de su prosa- tiene más importancia en el quehacer cultural que el pseudo-crítico M. A. Denegri, cuya "crítica" fue a todas luces destructiva y malintencionada.
Antes de comenzar su perorata, Denegri dijo un par de sandeces en contra de los "triunfadores", citando a otro imbécil como él, Jean-Paul Sartre ("el hombre es una pasión inútil", "toda vida está condenada al fracaso", etc).
Parece que a MAD le caen mal los "triunfadores"; esto significa que ya tenía una visión prejuiciosa y negativa sobre Roncagliolo antes de leerlo. Por eso, no citó ni una sola virtud de la novela en cuestión, porque no hay libro tan malo que no tenga algo bueno (Borges dixit): eso me consta, todos los libros tienen algo bueno (incluso los de Bayly).
Jamás he comparado a Roncagliolo con Vallejo ni Joyce; el comentarista está cambiando el sentido de lo que dije. Si alguien escribe poesía saltándose las reglas ortográficas o con experimentos sintácticos, eso significa que lo hace según su propio criterio y como le da la gana, no según los cánones académicos y "correctos" que Denegri tan celosamente defiende.
Otro comentarista dijo que "en toda obra se busca la perfección"; en efecto, todo escritor la busca en mayor o menor medida. En todo caso, las críticas contra García Márquez o MVLL tendrían sentido si viniesen de gente llamada Carpentier, Lezama o Borges, pero en ningún caso Denegri.

Vitriólicamente vi vendiendo dijo...

Los otros anónimos tienen un punto: ¿no es muchísimo más grave que una editorial se las dé de órgano de la cultura y otorgue premios a gente que practicamente tiene en planilla? ¿No estás denunciando la pajilla en el canal del estado y pasando por alto la viga en las grandes editoriales?

Anónimo dijo...

Creo que el señor Prochazca se equivoca al reducir la postura del señor Faveron a una cuestión de fe. Mucha gente (sobre todos los que no han recibido una formación literaria) piensa que en el terreno del arte, dado que no se alcanza la objetividad fisicomatemática, la fe campea a su gusto y es el reducto final de toda discusión del tipo qué-es.

No, no es así. La lógica del arte y de la literatura es constructivista e institucional. Los objetos retóricos, a diferencia de los naturales, devienen con los discursos que se producen acerca de ellos. La novedad entra en tensión con la tradición, en ella y desde ella hacia lo nuevo. Uno no decide, por acto de fe, qué es crítica literaria ni qué es literatura. La voz que define siempre es prestada, si se quiere.

Resulta que Marco Aurelio Denegri carece de tal soporte. No hay quien respalde su desaforada práctica como crítica literaria (fuera de uno que otro lego y de relativistas desencaminados). Su discurso es autista y performativamente niega su legitimidad. Eso no es cuestión de fe.

Anónimo dijo...

Ah, el senor Denegri y sus herramientas antediluvianas para leer un texto literario. La ficcion no es solo cuestion de gramatica, senor poligrafo.

Carlos Ernesto dijo...

"No hay libro tan malo que no tenga algo bueno" - Plinio el Joven.

La literatura no sólo es cuestión de gramática. Es verdad, pero también es cuestión de gramática.

Anónimo dijo...

Deberias censurar a denegri y poner mas "basura" televisiva,Faveron deberias retractarte por una apreciacion exagerada sobre el contenido de programa y de las ideas del conductor.

SI ME DICEN A QUIEN KIERES VER EN TV A FAVERON O A DENEGRI, ESCOGO A DENEGRI

Anónimo dijo...

Si trabajas en cualquier institucion (sea un Ministerio o una universidad) logicamente vas a terminar repudiando a Denegri. En cierto modo Denegri dice en la television todas las cosas que no deben decirse, y lo hace con malicia e histrionismo. Denegri es un maestro del gesto, hasta la respiracion la ha convertido en un recurso. No sabes al final si es un farsante o un genio, porque tiene de ambas cosas. Su curiosidad es incalificable, nadie duda de su erudicion, sobre todo en materia gramatical o erotica. Cuando habla de la lengua y su uso, hay algo de caricaturesco en su actitud, algo de perversidad, como si dijera espontaneamente algo que muchos reprimen; lo normal, lo esperable, es que alguien aparezca y diga lo que Prochazka, un idioma es flexible, cambia con el tiempo y no hay ley que impida que se transforme. Lo normal es un programa como el de Thays, donde los invitados dicen cosas que se escuchan en cualquier te de tias o en cualquier club de lecturas animado por un alma buena. Entonces la pregunta es, debemos pedir que le cancelen su programa a un loco? No. Necesitamos esa excepcion, ese exceso, esa tendencia a la arbitrariedad y esa aficion por el arrojo, asi el error garrafal este en el fondo del camino. Lo otro abunda. Lo comun de veras sobra. Muchas veces la seriedad es sinonimo de tedio. Ahora, si hablamos de un ensayo literario de Vargas Llosa, entonces ya no podemos hablar de seriedad solamente, sino tambien de imaginacion, creatividad, cosas que normalmente escasean. Me encantaria ver un programa literario animado por Vargas Llosa, asi como me gusta ver un programa disperso y anarquico como el de Denegri. Lo que me disgusta es lo que cansa, lo que no me dice nada nuevo, como el programa de Thays, que en realidad nunca debio llamarse "vano oficio" sino sencillamente "hora vana"... En suma, tu post es tambien vano, de veras.

Miguel Rodríguez Mondoñedo dijo...

Completamente de acuerdo con el post. Solo un comentario al comentario de Enrique Prochatska.

Parece sugerir que ser "policía sintáctico-gramatical" de alguna manera contribuye a mejorar los "severos déficit comunicacionales" que tiene el país. Tal vez, que se trata de una manera de formar el "piso básico".

Eso es falso. La irrupción del discurso normativo no es una solución sino una de las causas de los déficits comunicacionales. Es falso que los diferentes sectores del país no se comuniquen bien entre sí porque hablan variedades o lenguas diferentes. Es al revés. Tenemos variedades, dialectos y lenguas diferentes porque no nos comunicamos lo suficiente.

Es más, la razón de ser del discurso normativo es precisamente evitar la comunicación, más precisamente, añadir una barrera a la movilidad social, al institucionalizar el prejuicio de que hay variedades (o lenguas o dialectos) mejores que otros. El discurso prescriptivo es un recurso ideológico para justificar la desigualdad de acceso a los recursos culturales, a la representación plena, etc.

Por eso es precisamente que lo usa Denegri: le permite generar juicios de valor sobre un texto, y por lo tanto justificar su propia autoridad. Como bien dice Gustavo, Denegri no habla de literatura. Si sabe o no al respecto, es una cuestión relacionada aunque diferente. El punto central es que lo que sea que hace no es una actividad literaria en ningún sentido relevante, ni siquiera en el de poner "el piso básico", como parece sugerir Enrique.

Anónimo dijo...

A mi tambien me parece que Denegri sobra en la television peruana. Cada vez que voy a Lima me admiro de que siga en la TV su programa no aporta nada.
Lo que no entiendo es por que sigue ahi. Quien lo ve?

Anónimo dijo...

Mondoñedo, ¿a qué te refieres con que no sea una actividad literaria? En este caso, ¿Cómo debería ser para ti una actividad literaria?

Enrique Prochazka dijo...

Hola de nuevo,

Al anónimo que refutó mi punto acerca de la fe mediante un juicio de fe ("CREO que el señor Prochazca se equivoca) le mando una amable sonrisa.

Los argumentos de Miguel Rodríguez Mondoñedo me parecen atendibles, así comolos del anónimo inmediatamente anterior. En cuanto a Miguel, en efecto, eso es lo que sugiero: que al tratar de embutirle la norma a los maestros y alumnos y tías que lo ven Denegri contribuye al piso básico. El argumento de que "eso es falso" porque la norma fue urdida precisamente para disponerla como barrera me parece tan ideológico como lo que propone, lo cual no le quita necesariamente validez y, estimo (pese a Pinker) no se admitiría como prueba en un juicio donde de lo que se trata es muchas veces contrastar conductas contra normas. Dirás que el sistema judicial también es injusto, opresivo y hegemónico. Pues es cierto. También es parte del menos malo de los sistemas de gobierno, uno que -como dijo arriba el anónimo que mencioné- tolera a sus locos.

Insisto en que Denegri no me gusta y que deploro lo que hace. Pero defiendo su derecho a hacerlo, y he intentado defender una osible razón de estado para pagarle. Que probablemente no sea la que el estado ejerce, pero ahí está.

Saludos, E

Enrique Prochazka dijo...

Y sería mucho pedir que alguien escriba bien mi apellido? O estamos tan de acuerdo en que no hay norma?

Anónimo dijo...

Ante todo resulta evidente que la crítica furibunda, encarnecida y mordaz que emprende MAD contra cualquiera que escriba responde a un pánico completamente comprensible a quedar desfasado.

La crítica no es a las personas en sí, sino a la diacronía que eleva a la categoría de "aceptadas por la RAE" a buen número de expresiones que antes no eran sino burradas.

Digámoslo de una buena vez, MAD es un anciano acomplejado y asustado es la "objetivización" de las normas que van quedando de lado, una suerte de Quijote plagado de arcaísmos. A estas alturas difícilmente se le puede culpar de no querer salir de sus cuatro paredes mentales.

De otro lado, para nadie resulta un escándalo decir que Santiago Roncagliolo tiene una prosa sosa y poco interesante.

GONZALO MARIÁTEGUI

Anónimo dijo...

Antes de emitir juicios sobre el tema, hay que examinar en qué consiste el programa de Denegri. A saber:

1° Denegri emplea dicho espacio para comunicarnos su particular visión del mundo (hablar de "ideología", en su caso, me parece exagerado). Por eso, no tiene ningún empacho en proclamarse racista o en ladrar citas de célebres genocidas como Mao, Mussolini o Guevara. O, simplemente, el programa le sirve para ventilar su amargura y pesimismo durante una hora.

2° El susodicho, creo, tiene una noción bastante "sui generis" de lo que es la cultura. Esta sería la razón de algunos de los temas que trata: "Cojudez", "El ano no es para meter el pene", "Semen en la cara", etc., temas que, francamente, no imagino en un libro serio de sexología, pero sí en la revista "Hustler" o el diario El Chino. Lo de Denegri sería, pues, una suerte de híbrido entre la televisión-basura del dueto Bozzo-Medina y su propia cosecha ("sensacionalismo cultural", si es que cabe el término, claro).

3° Crítica literaria. Parte de la labor de Denegri consiste en ilustrarnos acerca de lo que es (o debería ser) la literatura. Por ejemplo: para el doctorcito existen palabras "poetizables" y "no poetizables", cuando yo creía que los poetas podían servirse de todas las palabras del dicccionario si les daba su puta gana.

4° He aprendido también que "La cultura debe ser aristocrática". Claro, porque si la cultura fuese demócratica y para todos, entonces nuestro país progresaría y la gente dejaría de votar por Alan o Fujimori.

5° "Mi voto no puede valer igual que el de un analfabeto". Esta frase plena de sabiduría sugiere que la igualdad de derechos no debería existir, porque, como es bien sabido, el voto de los intelectuales pesimistas debe valer más que el de los ignorantes.

6° "Un ser humano no puede soportar a otro más de tres horas seguidas". Fascinante teoría que debería ser modificada, pues "La función de la palabra" dura sólo una hora.

7° "Cuando trates con una mujer no olvides el látigo", la frase no es de Marco Aurelio el Sabio, sino de Nietzsche. Pero el maestro(?) la ha dicho un par de veces en su programita, porque la misoginia deber ser parte de nuestra formación humanística.

8° "Este es un programa contracultural"; lo cual explicaría por qué me la paso siguiendo todas las normas de la cojuda Academia de la Lengua.

Pinky dijo...

Miguel Rodriguez Mondoñedo: Pero si el idioma es un animal salvaje, incapaz de ser domado, ¿qué importa si existe una RAE que intenta regular cómo se escribe? Es como si dijeramos que Facebook es maligno porque impide la comunicación, como si pudiera dominarla.

Anónimo dijo...

Sr. Faverón: Todo hace parecer que usted no entiende bien de qué se trata el programa de MAD. Tendría que escucharlo en vivo, yo lo hice en una feria del libro, donde disertó acerca de la historia del cajón peruano. Sus dotes histriónicas son innegables, pero también sus conocimientos. Esta combinación es suficiente para que el oyente quede entretenido. ¿Crítica literaria? El tema puede ser cualquiera. Yo creo que MAD tiene bien pagado su sueldo del estado.
Por otro lado, recordemos que cuando MAD destrozó el trabajo de Ybarra y adláteres, "La Bestia Tricéfala", los mencionados autores se deshicieron en agresiones contra el crítico. No me parece bien, pues, que usted, si bien no emplea los términos abyectos del poeta del Averno o su piquichón Inocente, se coloque del mismo lado de la balanza que los mencionados por haberse tocado a un personaje por el cual muestra simpatías. Porque el comportamiento, en el fondo, es casi el mismo.

Anónimo dijo...

Sé que no va aquí, pero les pido que se unan a este grupo de facebook que repudia los abusos de boticas Fasa. Sus empleados titulados trabajan 8 horas, 6 días a la semana y reciben de sueldo 170 soles al mes. Nadie hace nada para revertir esa situación. Divulgen este link:

http://www.facebook.com/pages/Solidaridad-con-trabajadores-de-Boticas-FASA-Peru/148711511838842

Anónimo dijo...

Para el listillo de prochazka, que al parecer o no ha leído lo suficiente para saber que ciertas palabras tienen más de un significado, o prefiere obviar purilmente lo que no sabe responder:

Tercera acepción del verbo "creer":

Pensar, juzgar, sospechar algo o estar persuadido de ello.

Va la sonrisa de vuelta.

Anónimo dijo...

Creo que no hay dudas acerca de la "intelectualidad" del Dr. Denegri, pero debemos tener en cuenta el factor edad, que nos vuelve menos permeables a la crítica (propia y ajena). El Dr. piensa que la actividad creativa debe tener algún rigor,algo de chamba debe darte, algo de conocimiento debe exigirte, en el campo lingüístico, ortográfico y de sintaxis, y en eso estoy de acuerdo, en cuanto a estilo, pues esa es atribución del escritor, puede gustarnos o no, pero para ello las reglas si están abiertas a interpretación (en este punto a veces discrepo con MAD).
Pienso que en tu post disfuerzas mucho tus razones para darle peso a tus conclusiones, estoy seguro que a ti te encantó la novela de Roncagliolo (yo aún no la leo) estás en tu derecho de hacerlo y aún publicarlo en tu blog, pero ello no le resta peso y autoridad a la crítica aunque no te guste, espero que no estés poniendo el parche por "El Anticuario".
Peter Agüero

Anónimo dijo...

Denegri es Denegri pues. ¿Qué se puede esperar que diga, que opine? No mucho creo. ¿Critica una obra por su extensión? le dará pereza leer tanto y como consecuencia lo irrita, razón por la que decide darle con palo. Que el autor no maneja un gran léxico se lo concedo. Confieso que aún no he leído esta obra pero puedo confesar que Abril Rojo no colmó mis espectativas. No me pareció una gran obra.
Después de todo lo dicho, no me queda sino afirmar que me parece un poco exagerada la sugerencia de Faverón de que cancelen el mejor programa cómico-literario de la TV estatal. ¡Ah y una cosa más! En su post Gustavo escribe:"dar mayor fluencia" y lo que quiso decir, pienso, fue "mayor fluidez" Lejos de casa el idioma empieza a hacerse extrañar.
LINO SANGALLI

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Lino Sangali: "fluencia" es una palabra del español. Y si fuera un préstamo léxico tampoco veo cuál sería el problema. Y, por cierto, es la palabra que usa Denegri. Más importante: a ti te puede parecer bien que el único programa que se anuncia, al menos parcialmente, como de crítica literaria, sea una especie de comedia bufa sin sentido alguno. A mí me parece atroz y ya dije mis razones. ¿Cuáles son las tuyas?

Fructus dijo...

Temo opinar sin demasiado conocimiento de causa, tan solo habiendo visto el video colgado por Faveron. Solo con eso, mi reacción es de divertimento. Me parece gracioso. Mucho. Un crack del humor moderno. Pero con solo una dosis creo que ya estoy a punto de rebasar mi aguante. La tristeza deviene cuando leo que es el único programa de cultura libresca, literaria que hay en Perú. Si nadie le hace sombra es normal que MAD se regodee en sus formas inquisitoriales y su look tardofranquista. Si hubiera sido mi profesor de Crítica Literaria me hubiera cambiado de carrera o de universidad, y si mi padre, lo hubiera matado (aunque quizás lo dejara tan solo en repudiarle y borrarlo de la lista.
En cuanto a Roncagliolo. A mí personalmente me ha aburrido Tan cerca de la vida, pero sin embargo me lo pasé tan bien con Memorias de una dama, que tiene toda mi paciencia ganada. Su juventud y oficio lo hacen grato a mis ojos.
Gustavo, soy un asiduo viajero de puente aéreo. Muy agradecido además.

Anónimo dijo...

NO TENGO CUENTA GOOGLE POR ESO SOY ANONIMO


PRIMERO: Que, el articulo publicado pr el Señor Faveron acerca del rol del programa, el cual denegri es un perito de las letras y por ello a DENEGRI le es imposible sentir la ensencia de los libros, es algo que se puede discrepar.

SEGUNDO:Que,no nos guste la critica literaria de Denegri y por eso se deba CANCELAR DICHO PROGRAMA es algo lamentable Sr faveron.

tercero:En la actualidad existen nimios programas culturales, a DEEGRI por cada programa debe ser visto por menos de 100 televidentes.Existe un rechazo por la cultura y querer censurar dicho programa ganan las nalgas, gana la mariconada, ganan las violaciones, gana el grupo 5, gana melcochita, GANA ALDITO MARIATEGUI.

Anónimo dijo...

DECIR QUE MAD NO SABE NADA DE NADA ES UNA BARBARIDAD ABSOLUTA. PREGUNTARSE EL PORQUÉ EL ESTADO INVIERTE EN PROGRAMAS COMO EL DE "LA FUNCIÓN DE LA PALABRA" PORQUE A ALGUIEN NO LE GUSTÓ LO QUE DIJO SOBRE UN LIBRO QUE NADIE LEE O QUE EN VERDAD ES MEDIOCRE, ME PARECE ALGO TORPE. AMIGO, FAVERÓN, NO ES POR NADA PERO USTED ESTÁ INCURRIENDO EN ALGUNOS VICIOS QUE LE ATRIBUYE A SU BUEN AMIGO ALDO MARIÁTEGUI; ESTÁ CAYENDO EN LA BAJEZA DE PEDIR QUE CANCELEN EL ÚNICO PROGRAMA EN DONDE SE PRESENTAN IDEAS Y NO GUIONES. ES UNA LÁSTIMA, ESO SÍ.
YO VI EL COMENTARIO QUE MAD HIZO DEL LIBRO DE RONCAGLIOLO Y ME PARECIÓ CLARO, INTERESANTE, UN POCO ARBITRARIO, ESO SÍ; PERO DE AHÍ A DECIR QUE NO SABE NADA Y QUE POR QUÉ LE PAGA EL ESTADO; ME PARECE UN ERROR DE SU PERSONA.
UNA PARTE DEL ANÁLISIS LITERARIO ES EL MORFOLÓGICO Y EL SINTÁCTICO; LO QUE MAD HACE LA MAYORÍA DE LAS VECES ES ESO: ANÁLISIS SINTÁCTICO Y MORFOLÓGICO; YO NO LE VEO EL PROBLEMA.
YO HE VISTO PROGRAMAS EN DONDE FELICITA LOS ACIERTOS DE VARIOS AUTORES NO TAN CONOCIDOS Y YA RECONOCIDOS; NO ES CIERTO ESO QUE SÓLO SACRIFICA LO QUE LEE CON PUNZONES NORMATIVOS.
SERÍA INTERESANTE UNA ENTREVISTA CON USTED, COMO ALGUIEN LO DIJO ANTES. OJALÁ SE PUEDA DAR.
ME PARECE QUE ES DE LOS POCOS PERSONAJES DE LA TELEVISIÓN QUE MERECEN SER VISTOS (CLARO, LA MAYORÍA DE PERUANOS SÓLO VE ESTUPIDECES).

ERM

Anónimo dijo...

Faverón, ¿por qué censuras mi comentario y no el del Anónimo de los 8 puntos?

Victoriosamente visioné venidas dijo...

Anónimo de las capitales: todo el mundo tiene derechoa una opinión ("me parece", "yo creo que tu estás equivocado", etc) pero para discutir una opinión tiene que haber argumentos ("me parece tal cosa por tal motivo" , "me parece que tú estás equivocado por tal motivo"), y tú no has dado ninguno.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Por favor, no envíen mensajes en letras mayúsculas. Dan la impresión de que alguien se hubiera metido al blog a gritarles a los demás.

HjorgeV dijo...

He visto el programa aludido y me consta que el señor Denegri sí sabe de lo que está hablando y que se atiene de forma consecuente al título de su espacio, precisamente, "La función de la palabra" y no 'La función de la literatura' o algo similar.

Salvo algún error propio, todos los errores (relacionados a la función de las palabras) que menciona, comenta y documenta Denegri son tales.

Aunque hay ejemplos que sacan verdadera roncha ajena, creo que todos, con Roncagliolo (un autor que admiro, leo y seguiré leyendo) incluido, deberíamos agradecer y aprender de estas clases magistrales sobre la función de la palabra.

Con saludos cordiales

H. Jorge V.

Miguel Rodríguez Mondoñedo dijo...

No es mucho pedir que escriban tu apellido como es, por supuesto. Me disculpo por escribirlo diferente. Es Prochazka.

No creo que lo que está en discusión sea el derecho de Denegri a hacer lo que le parece. Ciertamente estoy de acuerdo en que tiene derecho a hacer lo que hace. Sería absurdo prohibírselo. De la misma manera, sería absurdo prohibir los horóscopos, la medicina tradicional, o los comentaristas de fútbol.

Por otra parte, no entiendo que tiene que ver Denegri con la Real Academia Española (aludo aquí a otros comentarios). Como he escrito en otras partes, la RAE es una de las instituciones académicas más notables del mundo hispano (y del planeta). Es de lejos la Academia europea más activa y más seria---su antigua inspiradora, la Academia Francesa, se ha quedado muy atrás (si comparamos la cantidad y calidad de los diccionarios, manuales y monografías que publican sobre sus respectivas lenguas). Viva la RAE.

Pero no creo que haya un solo miembro de la RAE que pueda suscribir las cosas que dice Denegri allí. Me permito un ejemplo: su "análisis de 'sonar'".

Según Denegri, los usos de "sonar" en la novela son inapropiados. Por ejemplo, Denegri dice (en el minuto 11:35) que en la página 124 de la novela se dice de algo que "[esto] sonaba lo suficientemente repugnante" y que debió decir "era lo suficientemente repugnante".

Supongamos que por "inapropiado" Denegri quiere decir "que no están en el DRAE" (uno podría discutir esa definición de "inapropiado" con muy buenas razones, pero aceptémosla aquí).

Bueno, si esa es la definición de Denegri, entonces eso quiere decir que Denegri no ha leído el DRAE. Porque si uno va a la entrada de SONAR, encuentra que allí hay ONCE diferentes definiciones de SONAR. Una de ellas es:

"4. Dicho de una cosa: Tener visos o apariencias de algo."

---CONTINÚA---

Miguel Rodríguez Mondoñedo dijo...

---CONTINUACIÓN--

Uno podría ser un ultradenegrista y decir que, según el DRAE, eso vale para las cosas y no, digamos, para las personas, y que otras quejas de Denegri son válidas. Por ejemplo no es claro si esa definición permite "Max intentó sonar paternal" (minuto 10:45). La falta de claridad viene por el empleo de “cosas”. Sin embrago, el DRAE ejemplifica la definición 4 con esta oración: “La proposición sonaba a interés y la aceptaron.”. Las proposiciones (los actos del decir) cuentan como “cosas”, entonces. Leyendo constructivamente (una posibilidad para cualquier texto normativo) eso autoriza a decir que la definición 4 de “sonar” permite "Max intentó sonar paternal" porque allí se dice en verdad que Max intentó que LO QUE DICE sonara paternal. En otras palabras, en la novela, al emplear “sonar”, el autor usa “Max” como una metonimia por “lo que dijo Max”. Eso en TODOS los otros casos mencionados por Denegri.

Incluso si uno rechaza la lectura construccionista y prefiere una lectura literalista del DRAE, todavía puede preguntarse por qué Denegri no se dedica a corregir el diccionario en vez de a corregir a los hablantes (y mal). E incluso si uno cree que el diccionario es un libro sagrado e inmutable, todavía puede preguntarse por qué Denegri no dedica sus energías a criticar el excesivo uso de una metonimia, lo que estaría más en tono con una crítica literaria.

Y ciertamente no hay nada en lo que Denegri dice sobre el lenguaje que pueda ser promovido como "básico". Eso es como decir que hay que enseñar el horóscopo en una clase de introducción a la astronomía. Existen en efecto muchas cosas básicas que hacer para contribuir con los hablantes en el control de sus discursos: estrategias para vincular razonamiento y expresión, mecanismos para usar y reconocer expresiones nuevas, promover la lectura interactiva del diccionario, etc. Nada de eso hace Denegri.

El error de fondo en el razonamiento de Enrique (y de muchos otros) está precisamente en considerar que existe un Poder Judicial de la lengua. La propia RAE ha hecho innumerables esfuerzos por evitar ser concebida de esa manera. Es verdad que asume una tarea prescriptiva, pero va lentamente dando paso a una muy saludable actitud descriptivista.

Pero la prescripción no es la creación de un grupo de señores malvados que quieren dominar el mundo---de la misma manera, los horóscopos no se inventaron para vender diarios. La actitud prescriptiva surge de una falta de comprensión de cómo funciona el lenguaje---así como la astrología surge de la ignorancia acerca de la naturaleza de los planetas y estrellas. Es un proceso natural, pero que debe ser controlado si realmente se quiere que los diversos grupos de una comunidad se comuniquen entre sí. La lengua común es el resultado de la integración, no al revés.

Anónimo dijo...

Pues Gustavo Faverón, mis razones son que me divierte mucho la comedia bufa de MAD. Claro que no estoy de acuerdo con la forma en que destroza las obras, o mejor dicho a sus autores. Mi comentario fue en clave humorística, ya que concuerdo contigo en los conceptos que viertes sobre el señor crítico.
Ah, y gracias por desasnarme con la palabrita de marras"fluencia", creí en verdad que te habías equivocado. Siempre se aprende algo.
LINO SANGALLI

Anónimo dijo...

MONDOÑEDO:

Sólo cuatro precisiones:

1. Denegri ha rechazado en varias ocasiones pertenecer a la academia peruana de la lengua .

2. Repetidamente ha criticado duramente el DRAE, en particular la vigésima segunda edición. Así como al panhispánico. Y aun así ha reconocido su valía.

3. El afán despreciativo de analogizar el obscurantismo de los horóscopos con los programas de Denegri es abyecto.

4. Denegri, nunca ha mencionado que es crítico literario, ni siquiera parcialmente.

Además, sería interesante que le envíen directamente las críticas a su correo madenegri@peru.com . Pues suele absolverlas por medio del mismo correo o en su programa.

Pinky dijo...

"La lengua común es el resultado de la integración, no al revés."

Es como decir:
- "La moneda común es el resultado de la integración económica, no al revés". Falso
- "Los sistemas operativos comunes son el resultado de la integración informática, no al revés". Falso.

Lo que tú ves como un fenómeno natural, para mí también es un código, un instrumento, una herramienta. Para que la herramienta pueda usarse, tiene que haber un manual, un acuerdo, una norma (cómo se llega a ésta, es otra discusión).

(A propósito: tanto trabajo me costó aprender a ponerle tildes a los pronombres, y ahora resulta que ya no se les pone. ¡¡¡REBELIÓN!!!)

Miguel Rodríguez Mondoñedo dijo...

Pero es verdad que la moneda común es el resultado de la integración económica (y no al revés). Mira Europa: solo después de décadas de paulatina integración económica es que pudieron crear una moneda común.

Tener un sistema operativo común no depende de las computadoras o sus redes. Depende de las personas que deciden comprar e instalar. Por supuesto que las personas deben estar integradas en alguna forma de comunidad/grupo/red comunicativa para que decidan usar/comprar el mismo sistema operativo.

En otras palabras, estás ofreciendo evidencia a favor de lo que digo.

En relación con el señor Denegri, a quien no conozco y de quien estoy seguro es una magnífica persona, que cree sinceramente en lo que hace y que merece todo el respeto del mundo, debo añadir que lo que digo aquí no pretende personalizar ningún ataque. Lo que está en cuestión no es el señor Denegri---aunque con su análisis de "sonar", sonó. Lo que está en cuestión es el discurso prescriptivo.

Es el discurso prescriptivo lo que equivale al horóscopo. El discurso prescriptivo está basado en concepciones equivocadas de como funciona el lenguaje. Es completamente acientífico. Eso no es una descalificación. Todo el mundo tiene derecho a ser acientífico. Todo el mundo tiene derecho a consultar el horóscopo.

Pero de allí a decir, como parecer sugerir por ejemplo Enrique Prochazka, que esas ideas contribuyan de alguna manera a mejorar la calidad educativa o de vida de las personas, hay un paso muy grande.

No estoy diciendo nada nuevo o controversial. La lingüística desde hace 100 años ha mostrado claramente que el discurso prescriptivo es acientífico---tanto como lo es el horóscopo.

Claro, el problema es que esa idea (a diferencia de la acientificidad del horóscopo) no está en el "background" de las clases ilustradas todavía. Por eso la comparación parece "abyecta". Pero no lo es. Es de lo más exacta. Quizá es hora de que empezemos a pensar seriamente en el lenguaje, que es efecto crucial para cualquier comunidad.

Anónimo dijo...

Por Dios!! parece que hay muchos admiradores de MAD y encima entre los que se consideran cultos!!! por eso estamos tan mal en cultura en el Peru...

Pinky dijo...

- Las PCs se empezaron a vender en 1975; sólo a partir de 1981 empezaron a pegar fuerte, por la decisión de IBM de permitir que cualquiera pudiera hacer programas en base a su sistema operativo DOS. No fue una decisión espontánea de los usuarios.

- La integración europea es un esfuerzo de los gobiernos, no de los particulares, de integrarse económicamente después de la segunda guerra mundial, para evitar otra. El euro es un instrumento más, y fue el producto de una larguísima negociación entre los estados, no el producto de la integración espontánea de esas economías.

OK, la prescripción es acientífica, pero eso no la convierte en inútil.

- Pero muy, muy, muy poco útil, Pinky, porque prácticamente sirve para nada.

Para nada científico, querrás decir, lo mismo que el código morse debe haber sido objeto de muy pocas tesis. Pero cómo lo necesitábamos, ¿no?

Anónimo dijo...

El aspaviento armado por Denegri fue motivado por la envidia que le causa el premio novel otorgado a MVLL.

Denegri cita a Jean Paul Sartre, pero si éste viviera halagaría la obra de MVLL y nada de Denegri.

Además, acerca de participación pública, MVLL constantemente opina sobre política peruana, mientras Denegri no lo hace nunca (durante el gobierno de Fujimori nunca se pronunció en contra).

Anónimo dijo...

MONDOÑEDO,

Aparentemente no has entendido lo que dije con respecto a la analogía entre el horóscopo y lo que hace Denegri en sus programas. Lee con cuidado. No utilizaba lo "abyecto" como "inexactitud", sino como vileza. Pues no me refería a que la comparación sea "inexacta", sino el afán de rebajar su programa "surgido de la ignorancia tal como el horóscopo" según lo que dijiste.

Por otro lado, la crítica de Denegri no es literaria, ni pretende serlo, ni su programa, tal como lo dice Faverón, se anuncia como de "crítica literaria". Eso es falso y burdo. Las publicaciones que tiene Denegri demuestran una cantidad de temas e intereses diversos, el desarrollo de todos ellos, a veces escaso, son aun así admirables, y donde la "crítica literaria" es casi nula. Circunscribir las impugnaciones que se formulen contra un solo programa al ámbito literario es descontextualizar los juicios y propiciar la confusión.

Miguel Rodríguez Mondoñedo dijo...

Me alegra que estemos de acuerdo en que el comentario de Denegri no es crítica literaria.

Seguramente el señor Denegri será una persona muy versada en muchos temas. A mí no me corresponde discutir eso. Pero aquí yo lo único que estoy juzgando es su análisis de "sonar", que está enteramente equivocado.

Y no solo en el contenido específico, sino en la pretensión central de reclamar porque las palabras se usan de manera diferente a un modelo imaginario, mítico (como el horóscopo). Es ese recurso a la autoridad del mito el que debe ser rechazado. Si el señor Denegri es un genio, en buena hora. Solo es un recordatorio de que ni siquiera los genios se salvan de decir cosas absurdas.

Y repito, nadie ha reducido su programa a nada. Simplemente se ha mostrado que su análisis está equivocado. No veo como eso puede ser vil o abyecto.

No es cierto tampoco que el discurso prescriptivo sea inútil. Es, por el contrario, uno de los instrumentos más útiles que se han inventado para justificar la discriminación, para impedir la integración, y para glorificar los discursos hegemónicos.

Y por supuesto que la lengua es un código. Es el código que naturalmente crean los seres humanos cuando forman redes interpersonales. Un código en constante actualización y recreación, cuyas reglas inescrutables dependen exclusivamente de sus usuarios. Son los usuarios quienes han establecido la NORMA de que "sonar" puede significar "tener visos o apariencias de algo". Cuando alguien le reclama a un hablante por su uso de "sonar", es como si le reclamara al planeta Marte por ser rojo (o peor, por ser comunista).

Anónimo dijo...

MONDOÑEDO,

Incluso la acusación de prescriptivista es exagerada. En el caso de la crítica que hace de "Sonar": ésta se funda en el hecho del abuso de su significado al través de toda la obra de Roncagliolo, que evidencia una pobreza léxica a causa de la amplia preferencia hacia ella. Denegri señala que hay otros verbos que perfectamente pueden usarse, pero muy al contrario, para todos esos casos, siempre usa el verbo "sonar". "Sonaba paternal", "sonaba repugnante" "sonar tranquilo" "ya no sonaba molesto" "las muestras de aprecio sonaban maliciosas" , y un amplio etcétera. El propio Denegri, entre el minuto "10:54 al 10:58" refiere que "sonar" allí representa "aparentar o dar la impresión de algo" lo que se condice con la cuarta acepción del DRAE y demuestra dominio de ella. No como insinúas en un comentario anterior, que Denegri es un ignorante sobre lo que indica el diccionario. Este abuso es evidencia de pobreza. Para continuar con tu alegoría sobre Marte, es como si a alguien se le ocurriese que Marte no posee otra característica más que su apariencia roja, y decidiera describir en función de esta característica marciana todo lo relativo a los planetas existentes en la vía lactea. ¿Eso no es criticable?

Cada vez que leo estas acusaciones absurdas recuerdo Lenguaje y silencio de Steiner, y aun cuando deteste lo dicho por él décadas atrás, resulta imposible no advertir con mucho asco que "las letras y humanidades ya sólo atraen a las mediocridades y a la bazofia universitaria" tal como lo dijo.

Miguel Rodríguez Mondoñedo dijo...

La frase que citas no está en Lenguaje y Silencio. La frase ni siquiera es de Steiner tal cual, sino que es una paráfrasis que hace Mario Vargas Llosa de unas ideas de Steiner que él está criticando.

Te has confundido porque VLL empieza ese ensayo elogiando a Lenguaje y Silencio, pero, si lees bien, verás que su crítica se dirige contra otro trabajo de Steiner. Si vas a citar paráfrasis de ideas de terceros que no has leído, al menos deberías tener cuidado de fijarte de dónde las han sacado, para que puedas citar correctamente.

Ahora bien, si lees bien lo que estoy diciendo, también descubrirás que, en efecto, digo que Denegri se queja de que el verbo sonar significa "aparentar o dar la impresión de algo". Pero ese es precisamente el problema: que se queja de que signifique eso. Claramente, dice que ese es un uso impropio.

Nada tendría de malo que se quejara de que un autor repite mucho un verbo. Pero de allí no se sigue que el uso sea impropio. Cito:

"el autor de que se trata tiene notoria preferencia por el verbo sonar y lo usa repetidas veces, y las más de ellas, con impropiedad", nos dice Denegri (en el minuto 9:45).

Eso es lo que lo hace prescriptivista. La calificación de "impropio".

No comprendo tu crítica marciana. Obviamente si alguien creen que ser rojo es la única propiedad de Marte, hace algo arbitrario y absurdo. Eso se podría aplicar a Denegri, por ejemplo, cuando dice que el único significado propio de "sonar" es "emitir o producir un sonido" (minuto 10:05). Quizá eso es lo que quieres decir.

Anónimo dijo...

MONDOÑEDO,

Efectivamente, la frase es una paráfrasis de "las profecías de Casandra" que según MVLL es lo que sostiene Steiner para fundar sus tesis, tal como lo dice...(para completar) MVLL en el propio artículo.

Ahora bien, la obstinación del uso de sonar para denotar "dar la impresión de algo" es lo que resulta impropio. Pues, hay una amplia preferencia por este significado. Para todos esos casos de "aparentar o dar la impresión de algo" se usa siempre "sonar". Servirán unos ejemplos, ante la aceptación absoluta de esta acepción de "sonar" la frase "Juan sonaba como una persona sileciosa", "Juan sonaba repugnante" o "tal cosa sonaba repugnante", o incluso "la tierra sonaba fértil" sería válida. Si alguien criticara la impropiedad del abuso de ese verbo, sobre la base de la existencia de una serie de expresiones más pertinentes como "Juan aparentaba ser una persona sileciosa", "Juan era repugnante" o "la tierra parecía ser fértil", lo acusarían de prescriptivista y defensor de todos sus males. De modo que quien fuere que viere impropiedad en las frases con el verbo "sonar" en ese sentido, estaría más próximo a una especie de fascismo. Yo presumo que estás viendo lo que deseas ver: el discurso prescriptivo, la ignorancia atrevida y una sucesión de lastres que, de ver el programa de otro modo, no estarían presentes.

[Continúa]

Anónimo dijo...

[Continuación]

A propósito de la "impropiedad". Te cuento una anécdota de este mismo blog, de hace meses, quizá el año pasado, no recuerdo bien. Faverón calificaba la naturaleza de uno de esos comentaristas atrabiliarios suyos, que de vez en cuando formulan inepsias. Él, entonces, comentó algo semejante "Lo único que provoca carcajadas es la lamentable (situación del comentarista)..." Yo me pregunté a la sazón cómo era posible que algo lamentable (lastimero, triste, estropeado, maltrecho, digno de llorarse) le provoque carcajadas a alguien (!) Es decir que lo penoso de un estado sea la causa de una risa incontenible. Bueno, ¿acaso tal frase no es una impropiedad? ¿Qué es? Entre lo exigible para vincular razonamiento y expresión, ¿Qué cosa es? Sé, desde luego, que hay una situación patética del comentarista de por medio que resulta, al fin y al cabo, graciosa. Pero escribir que el reconocimiento de algo como penoso provoque carcajadas, ¿Qué es? ¿Una licencia literaria? ¿Un producto de la consabida retórica ampulosa del autor del blog? ¿Una especie de perversión del gusto? Y si la califico de impropia porque me resulta imposible que algo que "de pena provoque carcajadas" no al unísono, sino lo lamentable como causa suficiente de risible en extremo, ¿soy prespcriptivista? ¿tengo una inclinación fascistoide?

Otro ejemplo más reciente, ya no sobre la impropiedad del uso (o abuso) de términos, sino sobre la impropiedad de la crítica. Faverón en el primer artículo que abre una serie de tres sobre MVLL, titulados "MVLL contra las culturas" declara que VLL formula una definición circular "De inmediato propone la definición más circular de cultura que me haya sido dado escuchar alguna vez. Escribe Vargas Llosa: "cultura siempre significó una suma de factores y disciplinas que, según amplio consenso social, la constituían y ella implicaba" Cuando después de "y ella implicaba" hay dos puntos y la cita genuina es "cultura siempre significó una suma de factores y disciplinas que, según amplio consenso social, la constituían y ella implicaba: la reivindicación de un patrimonio de ideas,valores y obras de arte, de unos conocimientos históricos, religiosos, filosóficos y científicos en constante evolución y el fomento de la exploración de nuevas formas artísticas y literarias y de la investigación en todos los campos del saber."

Allí no hay ningún reduccionismo como "cultura es todo lo que ella implicaba" lo cual sí sería una defición (grosera) circular. Pero a la frase original se la sentencia como circular...(!)

¿Acaso no es criticable la impropiedad de lo expuesto? Sin restar importancia al blog, ni al autor, desde luego.

Anónimo dijo...

[Continuación]

A propósito de la "impropiedad". Te cuento una anécdota de este mismo blog, de hace meses, quizá el año pasado, no recuerdo bien. Faverón calificaba la naturaleza de uno de esos comentaristas atrabiliarios suyos, que de vez en cuando formulan inepsias. Él, entonces, comentó algo semejante "Lo único que provoca carcajadas es la lamentable (situación del comentarista)..." Yo me pregunté a la sazón cómo era posible que algo lamentable (lastimero, triste, estropeado, maltrecho, digno de llorarse) le provoque carcajadas a alguien (!) Es decir que lo penoso de un estado sea la causa de una risa incontenible. Bueno, ¿acaso tal frase no es una impropiedad? ¿Qué es? Entre lo exigible para vincular razonamiento y expresión, ¿Qué cosa es? Sé, desde luego, que hay una situación patética del comentarista de por medio que resulta, al fin y al cabo, graciosa. Pero escribir que el reconocimiento de algo como penoso provoque carcajadas, ¿Qué es? ¿Una licencia literaria? ¿Un producto de la consabida retórica ampulosa del autor del blog? ¿Una especie de perversión del gusto? Y si la califico de impropia porque me resulta imposible que algo que "de pena provoque carcajadas" no al unísono, sino lo lamentable como causa suficiente de risible en extremo, ¿soy prespcriptivista? ¿tengo una inclinación fascistoide?

Otro ejemplo más reciente, ya no sobre la impropiedad del uso (o abuso) de términos, sino sobre la impropiedad de la crítica. Faverón en el primer artículo que abre una serie de tres sobre MVLL, titulados "MVLL contra las culturas" declara que VLL formula una definición circular "De inmediato propone la definición más circular de cultura que me haya sido dado escuchar alguna vez. Escribe Vargas Llosa: "cultura siempre significó una suma de factores y disciplinas que, según amplio consenso social, la constituían y ella implicaba" Cuando después de "y ella implicaba" hay dos puntos y la cita genuina es "cultura siempre significó una suma de factores y disciplinas que, según amplio consenso social, la constituían y ella implicaba: la reivindicación de un patrimonio de ideas,valores y obras de arte, de unos conocimientos históricos, religiosos, filosóficos y científicos en constante evolución y el fomento de la exploración de nuevas formas artísticas y literarias y de la investigación en todos los campos del saber."

Allí no hay ningún reduccionismo como "cultura es todo lo que ella implicaba" lo cual sí sería una defición (grosera) circular. Pero a la frase original se la sentencia como circular...(!)

¿Acaso no es criticable la impropiedad de lo expuesto? Sin restar importancia al blog, ni al autor, desde luego.

Anónimo dijo...

Basta con escuchar el nombre de santiago roncagliolo en una malísima película nacional para darse cuenta que hay quienes lo veneran como si fuera un gran escritor y sabemos que eso no es cierto.

Angel dijo...

Una pregunta Faveron, al margen de lo que has mencionado acerca de Denegri: ¿es o no es verdad lo que señala respecto del libro en cuestión?

Aparte, ¿por qué menosprecias el hecho de que los enumere y confeccione las erratas que él ha observado?

Anónimo dijo...

Pienso que más le corresponde a los privados y no al estado invertir en literatura, ya que la literatura no es gratuita, tiene un costo regulado por un mercado consumidor.

Por lo tanto, si los escritores buscan algo que realmente establezca juicios apropiados de valor para sus productos intelectuales, deberían intentar crear su propio programa o canal, quizá no en señal abierta. La web ofrece una salida bastante económica, para estos tiempos de piratería brutal.

Anónimo dijo...

Tuve oportunidad de ver el programa y realmente me pareció una "autopsia". No creo que el escritor deba subordinar su estilo a la anuencia de la crítica pero tampoco en el otro extremo de, seducido por la crítica, dejar de lado la técnica y el uso correcto de las herramientas de su arte. El artista es antes que nada un creador, da a luz un original que como tal está expuesto a la crítica y aceptación o rechazo del gremio y del mercado (¿"éxito"?). Pero no debe, por convicción o inexperiencia, propender a difundir el mal uso de los componentes de su arte aduciendo una "licencia" artística. Eso sería falta de compromiso con el oficio. En fin: prosó verso o versó prosa, para tal fin.

Anónimo dijo...

Es imposible ser lógico al tratar con una persona que habla desde el hígado y no del cerebro, porque no puede pensar, solo reaccionar creyéndose ser dueño de la verdad, no quiere escuchar ni menos aceptar otros puntos de vista. Si discutes con él su mente se pone a la defensiva, construye una muralla y esta dispuesto a pelear, porque quiere defender "su verdad". Si tratan de abrir su mente a otros puntos de vista se cierra mas y en lugar de entender se transforma en idiota. El problema de discutir con un idiota es que pronto habrá 2 idiotas, él.... y tú

R.Kiyosaki

Talán del FaceBook Dix it

Definitivamente el prescritivismo
anquilosa el idioma es sólo un método para la mejor comprensión de los esquemas (Didáctica). Pero la fuerza de pretender imponer cambio sin fundamento por incapacidad en el manejo del idioma nos fragmentará en "tribus" los del msn, los del Tweeter, los del FB, los del diario chicha, los de los periodiquitos amarillos, los "académicos incomprendidos", los "poetas inapreciables", tal cual la publicidad segmenta sus clientes objetivo, y logra vender su producto todo sea por ganarse el pan onradamente. Bien pues si la hace es muda. Yai ke parar la olla en la jato. Apoyame varón.

Anónimo dijo...

Pedir que saquen a Denegri porque no le gusta su manera de criticar, es ridículo. Tratar de descalificarlo, no hace mas que evidenciar su mala leche. Pretender que no se critique a los libros peruanos es chauvinista al extremo. Todo su planteamiento señor Faverón es absurdo y plagado de envidias y resentimientos; su berrinche es más que evidente, espero que no pierda usted más tiempo en esta causa por demás desatinada y perdida.

Anónimo dijo...

Ayer estaba viendo el programa de MAD y me acordé de este post y me pregunté qué dirá MAD, si lo habrá leído.
Será que se refiere a nosotros como otros "loquitos" de internet?
V.

@actvservidor dijo...

En todo caso, lo que nos hace falta son más programas de crítica literaria.

saluos!!
(Y, oye, primera vez que vengo por aqui; en serio me gusta tu blog. Sabes, yo también escribo -y ahora sé que terriblemente mal- en este blog: el palimpsesto. Un abrazo.)

Roy dijo...

http://www.elperuano.pe/Edicion/noticia.aspx?key=uz/AfT1PDZs%3D

Carlos dijo...

http://escritosdeco-razon.blogspot.com/

Javier | sindrome de asperger dijo...

¿Como que contra la literatura?.....Buen post, mejor blog...saludos!

Anónimo dijo...

Simple.Roncagliolo es un buen escritor(Abril rojo, Pudor,Memorias de una dama dan muestras de ello ).Denegri es un excelente crítico e intelectual(De esto y aquello,aunque no hace falta mencionarlo).El tal Faverón está en la calle.jajaja