11.3.11

Wells y los taxidermistas

Racismo, supremacismo y delirio de grandeza

Hay un cuento de H.G. Wells en el que un maestro taxidermista le cuenta a un colega principiante las cumbres mayores de su carrrera y, a la rápida, en su enumeración, menciona haber momificado "el cadáver de un negro", disponiendo los dedos del muerto de manera tal que le sirvieran para colgar sombreros y abrigos.

Ninguna otra alusión racial hay en el relato, ningún comentario que haga figurar al personaje ni como un racista culposo o culpable ni como un racista activo y programático. Es simplemente inconsciente de su racismo. Tampoco el narrador del cuento (que es su interlocutor en la conversación) lo objeta o lo critica.

Las enumeraciones continúan: el taxidermista ha falsificado animales, componiéndolos con partes de otros; ha construido una sirena; ha fingido especies nuevas; ha hecho, incluso, seres fantásticos, con tal agudeza de talento y sutileza de detalle que los especímenes han ido a parar a museos de zoología sin que experto alguno distinga la mentira.

En el momento cumbre de su carrera, el taxidermista ha creado un animal enteramente, componiéndolo de partes unidas con tal maravilla de realismo que, en efecto, el resultado ha sido, ya no una falsedad, sino una bestia flamante, nueva, verdadera: el sujeto es otro moderno Prometeo, un doctor Frankenstein, orgulloso de su concebida criatura.

Entonces uno descubre el valor de la referencia previa, de esa línea rápida que delataba el racismo del personaje: la megalomanía del alucinado que se siente un semidiós involucra también el complejo de superioridad que sustenta su racismo. En la base del delirio del suplantador de Dios está la banal creencia en una jerarquía en la que unos seres humanos son intrínsecamente superiores a otros, y los seres a los que cree inferiores son poco más que animales u objetos ante sus ojos.

La creencia en la posibilidad de crear un ser perfecto implica la creencia en la superioridad del creador sobre los demás: es su deicidio, la falsedad de su egolatría. (Su creación no tiene que ser un ser tangible, una entidad de carne y hueso, ni siquiera un elaborado concepto de Ser Superior --o de ser humano superior--: es siempre una pura proyección ideal de lo que entiende como sus propias virtudes).

Es en ese terreno donde brotan las segregaciones: el espíritu de discriminación es siempre una voluntad de afiatar la fantasía de superioridad. Pero esos suplantadores de Dios, nos dice Wells, no son dioses; son, a lo sumo, taxidermistas: la criatura superior de su imaginación es un ser muerto, un despojo, una apariencia. El supremacista, como todo racista, es un obnubilado y un delirante.

...

23 comentarios:

Rodrigo dijo...

Es posible que el taxidermista sienta toda esa egolatría y aspiración a semidios solo en relación a los cuerpos con los que trabaja, que al fin y al cabo son eso: cadáveres, piezas, material sobre el que trabajar.

Entiendo la relación que se presenta en el cuento: dios y sus creaciones, pero el detalle racista no lo veo claro.

El trato que el taxidermista hizo con el cadáver del negro (convertirlo en perchero) podría sugerir racismo. Pero también puede significar que lo mismo respeta poco el cuerpo de un humano que el de un animal, que todas sus creaciones reciben el mismo trato. Allí el único superior es él.

Anónimo dijo...

¿Pero no refleja además un complejo de inferioridad? En los Estados Unidos, por ejemplo, el racismo es más visceral entre los blancos pobres; son ellos los que forman el grueso del Tea Party o los que se enrolan en las tropas voluntarias que vigilan, ilegalmente, la frontera con México. En una entrevista ya vieja (se puede ver en Youtube) Shawna Forde, la asesina de una niña mexicana de 9 años, declaraba así su racismo: "Nosotros no estamos recibiendo científicos, doctores o ingenieros; sino gente que solamente trae una cultura de la pobreza a nuestro país, que no pertenece al tercer, sino al primer mundo; estamos bajando nuestros estándares, nos estamos volviendo como ellos". Pero Shawna Forde fue prostituta, nunca en su vida leyó un libro y ya tenía un prontuario delincuencial antes de que la condenaran a muerte en Arizona. ¿No habrá querido la pobre ilusa forjarse la esperanza de que en la jerarquía social ella estaba más cerca de las élites educadas de su país que de los "invasores" que sólo pueden ganarse la vida en factorías, campos de fresas o restaurantes gringos?

Anónimo dijo...

A propósito de lo dicho en este post, se podría inferir que existen dos clases de racismo: el inconsciente y el perfectamente consciente. El que fu, por ejemplo, anti-semita en Alemania inconcientemente. en la Segunda Guerra Mundial, -lo que les permitió tolerar el Holocausto- y el racista conciente: el nazismo. En el Perú casi todo el mundo es un racista inconsciente, pero existen los "racistas conscientes". Muchos periodistas, medios, y escritores lo son. Es decir, valoran concientemente lo que consideran es de raza "blanca" y desprecian a los que no son de raza blanca.

rafael dijo...

Los bleeding heart liberal se caracterizan por lamentar siempre el racismo blanco. Es un rosario que rezan periodicamente golpeandose el pecho.

Usualmente son intelectuales que viven en ciudades predominantemente blancas o enseñan en universidades predominatemente blancas. Evaden hablar del racismo de otras razas. Y si se refieren a ello lo minimizan, lo perdonan y en muchos casos hasta lo justifican.

Puente aereo, como cualquier otro bleeding heart liberal blog, nunca le dedicara post al racismo de los negros hacia los blancos, o de los judios hacia los gentiles.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Ah, bueno. Si quieres le dedicaré un post al racismo de "los blancos" contra "los negros": dime un ejemplo de una sociedad en la que "los blancos" sean oprimidos, segragados, marginados o esclavizados por "los negros" y de inmediato discutamos sobre ella.

Anónimo dijo...

ja, ja buena respuesta Faveron!

Anónimo dijo...

¡Ay! Rafael. Siempre hay gente como tú, que pretende pasar por inteligente volteando de arriba a abajo las cosas. Sí pues, mejor hablemos del racismo de los hispanos hacia los pobres blancos en los Estados Unidos; del racismo cruel y despiadado de esos brutos argelinos hacia los pobres blancos franceses, que son un pan de Dios; del racismo de esos malditos sudacas contra los españoles que no solamente los reciben en su país, sino que además toleran todas las taras que traen de sus países de origen.

Y claro. Denunciemos también esa enfermedad horrible del liberalismo que se circunscribe a pequeñas ciudades universitarias donde abunda esa plaga que llamamos estudiantes y esa otra plaga que se gana la vida distorsionando la realidad desde la comodidad de las bibliotecas.

¿Eso te haría feliz? Inscríbete en el Tea Party pues.

Anónimo dijo...

El racismo es un punto en contra para la humanidad, capaz de idear diferencias en base a la mera concentración de melanina en la piel.

Anónimo dijo...

la mitad de Africa es un ejemplo de sociedades en las que los negros son oprimidos, segregados, marginados o esclavizados por los negros

Anónimo dijo...

http://musicadelfuturofrio.blogspot.com/2011/03/hasta-que-por-fin-nigrublancu.html

Pd. Le agradezco a Paul Guillén demostrar que no es ningún mentiroso ni mucho menos estafador.

Anónimo dijo...

De La bitacora de El Hablador

Cómo se le sale la falta de objetividad al setentero de Rosas Ribeyro! Suavecito con Mora, quien solo tiene “exagerada vehemencia” y un “lenguaje excesivamente guerrero”, mientras que Vladimir Herrera “cae irremediablemente en el fango y la ignominia”. Jajaja. Vaya miopía. Por qué no Rosas Ribeyro se pronuncia sobre los argumentos de fondo de Vladimir Herrera? No tiene acaso “principios válidos” que defender? Pero, claro, sobre eso no habla Rosas Ribeyro. Ahí sí no extraña que “me parece evidente que faltan muchas cosas, numerosos hechos significativos y anécdotas chispeantes” por escribir. Vaya objetividad de este señor, real encubridor de Mora.

Anónimo dijo...

que pena que no se termina de desinstalar el término raza y se siga propagando en medios de comunicación y hasta centros educativos. La antropología hace ya tiempo que lo dejo de lado y por muy buenas razones...

Anónimo dijo...

Pues mientras "la antropología" se siga pronunciando de manera anónima, nadie le va a hacer caso a la señora esa.

Anónimo dijo...

Las raza es un factor determinante en la constitución psíquica del ser humano... cada raza humana comprende de un modo distinto la realidad, y esa comprensión no es mejor ni peor simplemente distinta. Decir que la raza solamente diferencia externamente es un error, también diferencia internamente... Soy racista? Sí porque reconozco que el componente racial existe y afecta la constitución psíquica del individuo; no porque no creo que existan razas superiores ni inferiores.

Anónimo dijo...

!Un racista sincero, por fin! En cambio los que se dicen muy democrátas, y que incluso sostienen que hay que abolir el racismo, cuando todos sabemos lo racistas que son, esos son los peores. En Perú abundan los racistas encubiertos, hipócritas.

Anónimo dijo...

El racismo sincero no es mejor que el racismo encubierto. Es más, tal como lo presenta el anónimo, es una seudociencia, como la astrología. Todo ese lenguaje aparentemente racional (constitución síquica) es tan "científico" como afirmar la diferencia entre los Sagitarios y los Aries.
Lo peor es el peligro que entraña: una generación criada bajo la idea de que el racismo es una verdad científicamente demostrada...¿qué COMPORTAMIENTO desarrollará en base a esta premisa? ¿Hijo, no te juntes con negros? ¿Si te casas con una china te desheredo? ¿Poner como requisito de contratación "tez blanca", o su eufemismo, apariencia A1?

Hasta ahora, no hay racista que haya logrado fundamentar científicamente la existencia de "razas". Y cuando se les pregunta: ¿cómo debería entonces ordenarse políticamente una sociedad basada en la "verdad científica" del racismo? NUNCA RESPONDEN, por que lógicamente, la única respuesta sería una sociedad fascista, en la cual "cada quien ocupa el lugar que le corresponde": unos arriba... y otros abajo. Y sólo por el hecho de tener más o menos melanina en la piel. Qué "científico"...

Anónimo dijo...

Lo triste es que estamos arribando a una sociedad en la que manifestarse a favor del racismo no provoca rechazo o hilaridad, sino entusiasmo.

Anónimo dijo...

Lo triste es que estamos arribando a una sociedad en la que manifestarse a favor del racismo no provoca rechazo o hilaridad, sino entusiasmo.

Anónimo dijo...

De anónimo a anónimo: pues el COMPORTAMIENTO que debería generar esta premisa es, simplemente, de no imponer una cultura o mentalidad particular de determinada población o raza (la europea, por ejemplo) a otra población o raza distinta (la amerindia, por ejemplo) produciendo con ello una trágica aculturación. RESPETAR los distintos modos de comprensión, como decía. Simplemente eso, y creo que no es poco… Los ejemplos de comportamiento que colocas son lo contrario a lo que yo he dicho: que las razas son DIFERENTES, no superiores ni inferiores. Lo diferente puede coexistir armoniosamente sin tener que llegar a la imposición jerárquica de estos diferentes componentes (en este caso el componente racial), como deduces de modo natural. Te cuesta comprender la posibilidad de una coexistencia armoniosa entre componentes diferentes y eso dice mucho de tu “horizonte intelectual”. No le atribuyo calidad de dogma absoluto a los descubrimientos científicos, el “cientificismo” no es lo mío… Se nota que confundes conceptos claves como casta, raza, clases social, autoridad, jerarquía y fascismo cuando te refieres a la organización política de las sociedades, pero bueno ese es problema tuyo…

Anónimo dijo...

Te cuesta comprender la posibilidad de una coexistencia armoniosa entre componentes diferentes y eso dice mucho de tu “horizonte intelectual”. No le atribuyo calidad de dogma absoluto a los descubrimientos científicos, el “cientificismo” no es lo mío… Se nota que confundes conceptos claves como casta, raza, clases social, autoridad, jerarquía y fascismo cuando te refieres a la organización política de las sociedades, pero bueno ese es problema tuyo…


Entonces, ayudame a resolver ese problema y EXPLICA eso de la convivencia, y cómo no confundir racismo con fascismo.
Y si la ciencia no es lo tuyo, ¿qué si lo es? ¿La antroposofía, Julius Evola, Madame Blavatsky? Si tu único argumento es decir "es así por que yo lo digo, y la ciencia me vale por que yo no creo en dogmas, y los que no piensan como yo están confundidos", pues deja tu dirección para enviarte de regalo un espejo.

Anónimo dijo...

Nuevamente me atribuyes un argumento que no he formulado. Creo simplemente que confundes conceptos e ideas, en ningún momento he insinuado “es así como yo lo digo” o sino “los que no piensan como yo están confundidos”, por favor no pongas palabras en mi boca que no he dicho. ¡Mejor te quedas tú con el espejo creo, pero gracias de todo modos por el gesto! Simplemente es mi PUNTO DE VISTA y así lo he planteado desde un principio. Es más, en mi primer comentario planteo una pregunta sin ningún ánimo impositivo. ¿Qué tiene que no le atribuya un valor absoluto cual dogma de fe a la ciencia empírica?, ¿acaso no es un error entre los científicos esa fe exacerbada que profesan - irracionalmente - hacia las meras ¡HIPÓTESIS!? Posees esa típica actitud de los que se computan comisarios del pensamiento, aquellos que amonestan a los que se salen de lo “políticamente correcto”, pero bueno ese es un tema refrito que no pretendo desempolvar... Te explico brevemente ya que me pides explicación sobre la posibilidad de una organización social bajo el punto de vista de las “diferencias raciales”, solamente te pido tolerancia hacia los puntos de vista diferentes al tuyo, sin achacar etiquetas reduccionistas!

En la antigüedad, antes de que apareciesen fenómenos como el de la globalización y aquella estúpida, pretenciosa, soberbia y camuflada idea de un “gobierno mundial” siempre bajo políticas y premisas de corte europeo-gringo-occidental, las poblaciones o naciones existían alejados unas de otras y estaban conformadas básicamente por razas homogéneas, es decir por individuos de un mismo sustrato étnico. Es así como “grosso modo” la raza blanca existía principalmente en Europa, la raza amerindia en América, la raza negro-africana en África, etc. Digo grosso modo, porsiacaso, pues migraciones y mestizajes existieron desde siempre pero de ahí a construir todo un aparato ideológico del mestizaje como “ideal” de integración e inclusión como sucede hoy en día (por ejemplo, con nuestra amada identidad “peruana”) existe una un abismal trecho. Dentro de estas naciones milenarias delimitadas racialmente los individuos CONVIVÍAN organizados bajo lo que se conoce como el sistema de castas, vocablo que significa “vocación espiritual” ligada a una “predisposición” innata en los seres humanos. Existía una autoridad y una élite que eran respetadas de buen grado por el pueblo, muy lejos de considerarse eso un “fascismo racial” como sugieres tan alegremente. Dentro de estos pueblos o naciones no podía existir el racismo negativo (el que considera superior o inferior a una raza por sobre otra… esa es la actitud más bien de los que están a favor de la globalización/occidentalización cultural la cual busca IMPONER para UNIFORMIZAR una misma educación occidental-europea a poblaciones y razas no blancas-europeas con el pretexto o la escusa de que TODOS SOMOS IGUALES ja ja ja disculpen, pero que tal pendejada!!!) porque todos los individuos formaban parte de una misma raza...un fascismo racista en estas naciones sería un puro absurdo! etc., etc., etc. En fin, no pretendo ni me interesa (de)mostrarte nada, como te digo lo mío no es el cientificismo lo mío son en todo caso las filosofías antiguas, simplemente te EXPILCO cómo es o cómo fue posible la convivencia social armoniosa entre individuos de un mismo estado-nación no bajo un racismo negativo (que al parecer es el único que entiendes y que me atribuyes equivocadamente) sino bajo un racismo positivo que es el que planteo y el que considera a las razas como diferentes no solamente bajo el aspecto externo-fenotípico sino también interiormente en su constitución psíquica (mentalidad), SIN SER SUPERIORES NI INFERIORES.

Anónimo dijo...

ta mare, los anónimos escriben como May li cuando may li hace el amor. Imagino que ambos anónimos, el dizque Racista y no racista se sienten bien cool poniendo sus términos rancios y parapléjicos (cientificismo, horizonte intelectual, antroposofía, etc)Seguro que son de aquella casta rancia de pelotudos que no pueden dejar de entrar a su Cafer bar limeño con su libro de Anagrama fuera del maletin, y sueñan cambiar su pc por una Mac que encaje con su podrido lenguaje. El uso tóxico de sus palabras me recuerda a esos pandilleros que para ocultar su cholura y condición, se compran los perros más caros y finos y los pasean orondos entre los parques de cono. No quieran sentenciar un tema tan complejo como el racismo con unas fintas aprendidas en sus aulas de letras o sociales con pocas separatas de curso y con profesores cafichos. POR FAVOR.

Anónimo dijo...

Ja ja sí, bien "cool" me siento utilizando términos que por tu supina ignorancia calificas de "rancios" y "parapléjicos"...(osea, según tú, anacrónicos, "fuera de moda", inservibles!!?? pfff) un progresista más enredado en su discurso computándose un criollo bacán.. PATÉTICO por mi mare!

"Uso tóxico de palabras"?? qué peligrosa tu percepción de la etimología compadre..! seguro que este último vocablo también te resulta nocivo y "fintero".. ja ja ja tranquilo pe vivo!!

P.D no pasé por un universidad, soy autodidacta.