17.1.06

Para ser un Enrique nuevo



Prochazka es una de las personas más paradójicas que quepa imaginar: es un amante de los deportes de aventuras a quien, por sus libros, sus lectores imaginan siempre encerrado en una biblioteca; tiene un puesto de gran importancia en el Ministerio de Educación, pero sigue siendo un escritor en buena medida marginal al circuito literario que solemos llamar "oficial"; y aun así, esa marginalidad suya de librerías y bibliotecas amenaza con convertirse en protagonismo en el mundo de los weblogs, y ahora su presencia constante en los blogs peruanos empieza a llamar la atención de escritores y lectores dentro y fuera del país. (Bueno, de algunos lectores y algunos escritores, pero algo es algo).

En las últimas semanas, en La Tercera de Chile, primero, y en su blog Río Fugitivo, después, Edmundo Paz Soldán se refirió a él y a quienes admiramos su trabajo a despecho de la falta de popularidad de sus libros. Y ahora ha sido Enrique Vila-Matas quien, a raíz de un comentario mío en Puente Aéreo, y, sobre todo, de la respuesta enviada por Prochazka, ha escrito una larga columna, bastante personal, en El País, titulada "Plan para el más allá".

El texto de Prochazka era una explicación de su propia marginalidad:

"Abrigo la teoría de que uno tiene éxito porque se agita como loco, o logra que los demás se agiten como locos por uno, o bien los demás lo obligan a uno a agitarse como loco. Según esta noción a mis textos les sucede lo que les sucede porque yo no me agito. De hecho, escribir estas líneas ya me parece acercarme demasiado a la visibilidad y al agitarse, si bien levemente. Prochazka reduce a su público infinitamente: sí. Y también el contacto con las personas. Vivo en una especie de distante Sydney del espíritu, que se llama Lima. Camino un sábado por la noche de Magdalena a Chacarilla, pasando por todos los sanantonios y centros culturales y cafés, y literalmente no conozco a nadie, y nadie me saluda ni conoce mi cara. Me borré en paz, hace años. Entro al Virrey lleno de clientes, compro un libro, dos libros, salgo del Virrey: nadie sabe quién soy. Me borré...".

Aunque Vila-Matas anuncia que lo que le llama la atención de lo escrito por Prochazka en esa respuesta no es su idea central, sino, más bien, un par de detalles laterales, me atrevo a decir que, a la larga, entre ambos textos hay una coincidencia mayor. La extrañeza de aquel que se diluye y desaparece en el lugar propio, de la que habla Prochazka, no deja de parecerse, y mucho, a la ansiada extrañeza del exilio autodescubridor de la que habla Vila Matas, aquella en la que él, Vila-Matas, podría "ser un autor nuevo", o, quizá, quién sabe, un autor reencarnado en sí mismo.

En fin, que no sólo en el nombre y la vocación coinciden estos dos enriques.


(Gracias a Enrique V-M por darse una vuelta por este blog. Y disculpas a Enrique P: esta noche salgo de regreso a Maine y no pude darte la llamada ofrecida ni tomarme contigo la segunda taza de café. Será para mitad de año).

26 comentarios:

Anónimo dijo...

Disculparás Gustavo por poner esto, ya que parecerá el comentario de un fan horrible, a Enrrique Vila Matas solo se le pude decir: !Increible Bartleby y compañía! Ha sido uno de los mejores libros que haya leído en mi vida.
Saludos

JUANJO dijo...

Muy interesante su post, pero no hablaré de él en este momento... En otra ocasión será.
Sólo para recordarle que hasta el día de hoy no ha respondido el comentario que le dejé en el calumniante e infame post que hizo sobre mi persona el día primero de diciembre. Espero aún su respuesta Señor Faverón, ¿dónde quedó?.

Atentamente.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Juanjo,

Jamás leí la respuesta a la que alude. La acabo de ver recién ahora. No dice nada, no tiene ningún argumento. En ella dice que usted iba a publicar en su blog una respuesta argumentada. He buscado en su blog y no encuentro nada. No sé qué quiere que responda.

Yo lo acusé de homofóbico después de que usted escribió esto:

"En este planeta existen sólo dos opciones sexuales con las que se nace, léase macho o hembra, no hay más, y lamento no concordar con la mayoría de comentaristas de este y otros tantos novísimos blogs, que aparentemente adoran la tercera opción por motivos que en sus anales vitales deben haber quedado marcados”.

¿Eso lo escribió usted, sí o no? ¿Es o no es eso un texto homofóbico?

Le ruego que no invada este post con sus respuestas. Hágalo en el que corresponde al tema.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

He eliminado tres comentarios. Dos de ellos se refieren a terceras personas de manera injuriosa y anónima. El tercero era una respuesta a esos dos.

Juan Carlos Guerrero dijo...

Por qué siempre Prochazka? pero habrá que leerlo. Aunque Agreda no ha sido muy benévolo con Prochazka, al menos no, en la reseña de su último libro “casa”. Le tiene podrido eso de las citas de escritores, los juegos íntertextuales en demasia, que hacen pesado la lectura de un libro, lo mismo dijo de “la trama de las moiras” de Donayre . Con toda esa referencia no estoy muy convencido de la grandeza de Prochazka.
Y Vilas-Matas? Acaso Vilas-Matas no estará echando ojo a Prochazka como un futuro personaje de su próxima novela? Magdalena, chacarilla, el virrey? Y de Vilas-Matas sabemos que no ha leído a Prochazka, y nada puede opinar como lector, lo que le ha fascinado es el personaje y alguno que otro aforismo lanzado por éste. Pero no hay que negarlo Prochazka dijo algo lúcido, la lucidez que es tan escasa en estos días, en labios de otros no deja de sorprender :

“Abrigo la teoría de que uno tiene éxito porque se agita como loco, o logra que los demás se agiten como locos por uno, o bien los demás lo obligan a uno a agitarse como loco.”
Tal vez Agreda esté en algo errado, o tal vez a Prochazka le falta zafarse un poco de Borges y ser el mismo, o qué se yo arrancar de sus paginas esas “citas” que posiblemente en nada ayuden a su obra.

Saludos

Nando dijo...

Yo leí hace años "Un único desierto", y lo que recuerdo es un lenguaje terso y una poética austera, exigente consigo misma. La ambición por acceder a un "sitio" en el que el lenguaje fuera el centro y en el que "la obra" puediera sostenerse al lado de las obvias influencias, parecía traducirse en un cuidado extremo y una consistencia obsesiva. Me pareció un buen escritor, y me sorprendió además que alguien pudiera -en un medio estético-literario bastante deprimido- lanzarse a la escritura con tal decisión. Y efectividad.

Lo de Borges me pareció evidente entonces, pero no al punto de ahogar una voz. ¿Pero lo que llamamos "Borges" no es más que un estilo un cierto tono? ¿No acabamos llamando "Borges" solo a una parte limitada de su obra? El núcleo de esa parte -a veces pienso- lo constituye "Ficciones" y "El aleph", "Otras inquisiciones", "El hacedor" y "Elogio de la sombra". A mí me sorprendió, por un lado, descubrir a un Borges distinto a sí mismo en sus primeros libros (los que él no quiso ver reeditados) y en los últimos. Por otro, ver que algunos de sus contemporáneos podrían considerarse borgianos sin haber sido discípulos sino contemporáneos cercanos. Pienso en José Bianco, Eduardo Mallea, Manuel Mujica Láinez. ¿No se ha convertido "Borges" en una marca? Marca en tanto 'señal' o 'rasgo distintivo', pero también en tanto en su sentido comercial. ¿Cómo, entonces, zafarse de algo que más que influencia es un aire? ¿Cómo arrancar las páginas hechas de citas si parece que se ven pero cuando se buscan no se ubican? ¿Y no es también todo el juego literario (y uso la palabra juego en el sentido más serio posible) un vértigo de citas, alusiones, reflejos y resonancias?

Lo que sí sé es que no podemos ni debemos disfrutarlo todo, pues hay cosas que simplemente no nos gustan. Estoy seguro de que Kundera debe ser un buen escritor, pero yo no lo soporto. Mi aversión por el mondongo ha hecho que no soporte el cau-cau, aunque sea de pollo.

Daniel Salvo dijo...

En mi humilde opinión, los cuentos de Enrique Prochazka se sostienen por si solos. Es decir, son historias que tratan de esto y aquello. Ahora bien, que críticos especializados (yo soy un mero aficionado a la ciencia ficción)descubran cosas como intertextualidad, referencias a Borges, etc. en la obra de Prochazka, a lo más aboga por su complejidad. Pero como algo adjetivo, no me imagino al autor preguntándose a cada párrafo "¿estaré siendo lo suficientemente borgeano?"
Recuerdo que un sujeto me tildó de fascista por comentar acerca de la complejidad de la obra de Prochazka (fue en el blog de Leonardo Aguirre). Me pregunto si ese fulano ha leído a EP o sabe siquiera a qué se refiere cuando habla de fascismo.

Anónimo dijo...

BORGES Y YO

Al otro, a Borges, es a quien le ocurren las cosas. Yo camino de Magdalena a Chacarilla y me demoro, acaso ya mecánicamente, en comprar un libro en El Virrey y leerlo en un sanantonio; de Borges tengo noticias por la web y veo su nombre en un poema que empieza “Si pudiera vivir nuevamente…” o en una reseña sobre alguno de mis relatos. Me gustan los relojes de arena, los mapas, Google Earth, correr en las madrugadas, las etimologías, el sabor de la cocacola y la prosa de Steiner; el otro hubiera agradecido estas diferencias, pero de un modo vanidoso que las trocaría en atributos de un actor. Sería exagerado afirmar que nuestra relación es hostil; yo vivo, yo me dejo vivir, para que los reseñistas puedan tramar mi literatura y esa continua opción suya por resaltar lo borgiano los justifique. Nada me cuesta confesar que he logrado ciertas páginas que se parecen a las del otro, pero esas páginas no me definen, quizá por que lo bueno ya no es de nadie, ni siquiera del otro, sino del lenguaje o la tradición. Por lo demás, yo estoy decidido a perderme, definitivamente, y ningún instante de mí podrá sobrevivir en el otro. Poco a poco va cediéndome espacio, aunque me consta nuestra perversa costumbre de falsear y magnificar. Douglass North llamó path dependence al hecho de que todas las cosas quieren perseverar en su ser; la piedra eternamente quiere ser piedra y el reseñista, pues, un reseñista. Así, yo he de quedarme borgiano, no en mí (si es que alguien soy), pero me reconozco menos en sus libros que en muchos otros o que en la laboriosa ascensión de una pared de roca. Hace años –lo juro- yo traté de librarme de él y pase de las Mitologías del grupo electrógeno a los juegos con el tiempo y con lo infinito, pero esos juegos, me dicen, siempre fueron de Borges y ahora tendré que idear otras cosas. Así mi vida es una fuga y todo me borra y todo es del olvido, o del otro.

No sé cuál de los dos escribe esta página.

Carlos García Miranda dijo...

Siempre he pensado que la literatura es una botella con nota
dentro tirada al mar. Ahora cambiaría "mar", por internet, y
"botella" por blog. Esto con motivo
de la referencia que hace Vilas-Mata a tu blog y tu gusto por los
trabajos de Prochaska. Aunque no
comparto tu entusiasmo por este autor, al que considero bastante regular entre la mar de regulares que pueblan la narrativa peruana actual, me gustó la nota de Vilas-Mata sobre tu blog y Prochaska. Entre tantas noticias -siempre malas- de Perú que se leen aquí en España, donde ahora vivo, resulta agradable leer cosas como la nota que salió ayer en el País. Va mis
felicitaciones a ambos. Se completaría la faena si ahora un editor español reparara en Prochaska y lo sacara del anonimato. Puede pasar. La literatura está poblada sucesos "mágicos".

Carlos García Miranda.
Salamanca, España.

Anónimo dijo...

Ser citado por Vilas-Matas ya es un buen apronte para Prochazka, que en estos últimos días, está en muchas bocas, suerte para Prochazka.

Carlos M. Sotomayor dijo...

Autor complejo, sin duda. Enrique Prochazka es a todas lueces uno de los escritores peruanos más interesantes de los últimos veinte años. Su fama de autor de culto podría trasponer fronteras. La mención de Vilas-Matas podría ser un primer paso. ¿Personaje literario de Vilas-Matas? ¿Qué opinará Enrique?

Anónimo dijo...

"Vilas-Matas"??? ¿cómo puedes hablar de la importancia de ser nombrado por Vila-Matas si ni siquiera puedes escribir su nombre bien? Apuesto a que no lo has leído. Hablemos de El viento ligero de Parma, por ejemplo.

Gaspar de la Nuit

Anónimo dijo...

Es fácil decir que Villa Matas no ha leido a Prochazka, eh. Villa Matas dicen en españa es uno de los escritores que más leído. Y no es juego. Sino leáse Bartleby y Compañía.
Por otra parte, Villa Matas ha venido varias veces al Perú. Pero no a Lima propiamente, sino a Cuzco y a Arequipa. Tiene varios amigos por allá, como Lopez de Gregori.
Es probable que se haya llevado en cada uno de sus viajes una buen cargamento de libros peruanos y lo siga haciendo. Ojalá que le vaya bien a Prochazka si esto sirve para que se haga más conocido ¿no?, pues seguramente eso lo llevará a hacer mejores libros y así la literatura siempre será una celebración
PI 3.1416

enrique prochazka dijo...

Gracias a todos uds. por los comentarios. Enrique Vila-Matas ha tenido la gentileza de escribirme estas líneas:

"Alguien ha dicho que te alabo sin haberte leído, pero yo
tengo la impresión de que precisamente te he leído, pues muchas veces basta
con unas frases para ver donde hay un escritor y cierto parentesco con lo que uno escribe."

Anónimo dijo...

Es decir, como quien dice, premio consuelo.

Nando dijo...

los premios son finales. esto me sonaria mas bien a inicio...

Dagberty dijo...

¿Qué es mejor para un escritor, tener lectores o ganar premios? Si uno camina por Jiron Quilca, encuentra libros premiados a 2 soles, siendo generalmente la única obra del ganador.
Enrique Prochazka lleva ya tres libros, ningún premio. ¿Habría preferido un premio y un único libro?

Lily Esquerre R. dijo...

Gustavo:

Dijiste que E. Prochazka reduce su público al infinito "ESCRIBIENDOLE SOBRE TODO A LA INTELECTUALIDAD", pero, si suponemos esto cierto, que Prochazka escribe para UN público; ¿qué forma tiene ese 'pensar en el público' en el momento en que un creador elabora su trabajo? O, mejor dicho, ¿tiene lugar ese 'pensar en el público' DURANTE la elaboración de, digamos, una novela?

Se supone que una de las diferencias entre el arte y la producción que no es artística es la independencia del creador ante los destinatarios o consumidores. Y se supone también que el creador ESPERA varias cosas de su audiencia pero no que una de ellas sea la obtención de un nicho en el mercado, o voy mal y esto es sólo romanticismo?

Digo esto porque Prochazka da la impresión de escribir para complacerse a sí mismo en esencia y que, por supuesto, sabe quienes podrían ser sus lectores, pero que su conocimiento de ésto es algo POSTERIOR a las motivaciones de su trabajo literario.

Espero no haber dicho sólo perogrulladas y que decir que Prochazka escribe PARA un público X sea sólo... una manera de decirlo.

L.

Anónimo dijo...

ahora sí que l. aguirre metió las cuatro... vean sino esta entervista peor que la de yrigoyen:

http://www.arteperu.com/es/agenda/especiales/aguirre.htm

R.

juan carlos guerrero dijo...

Yo también me equivoqué escribí mil veces Vilas-Matas en lugar de Vila-Matas, lo cierto es que, siempre me han confundido los apellidos, por x motivos que desconozco, a Vila-Matas lo confundo a veces (a la hora de escribir el primer apellido) con Guillermo Vilas, lo recuerdan? Ese extraordinario tenista de los ochenta,( aunque por allí he leído que su verdadera época fue en los setenta) tan pata del loco Gatti, yo era tan pequeño entonces pero todavía lo recuerdo...huuuummm ese Gapart de la Nuit, ya me imagino quién es, sino fuera tan obsesivo en el lenguaje, hasta ahora pasaría desapercibido, como siempre el pez por la boca muere.

Anónimo dijo...

Es Gaspar de la Nuit, mi pequeño congresista imaginario, no "Gapar", y se me hace que tú tampoco has leído a "Vilas-Matas".
En cuanto a la obsesión, es con los libros de Enrique (en especial París no se acaba nunca y El viento ligero de Parma) no tanto con el lenguaje, que cuando es jerguero y limpio, no hay objeciones.
Oye, pero eso de andar defendiendo la mediocridad de la gente me hace recordar mucho al actual Congreso. Ya fuiste: has perdido un voto.

Gaspar de la Nuit

Anónimo dijo...

ya, gaspar de la nuit, sacate la careta, ya sabemos quièn eres... ahora que has abandonado tu blog-bacenica, vienes a joder el blog de los demàs... porquè no eres maàs hombre y firmas con tu verdadero nombre, "rey de los plumìferos"?

S.S.

Anónimo dijo...

el verdadero gaspar de la nuit esta aqui:
www.arteperu.com
adivinen quien de todos es, tampoco se la quieran llevar facil

Anónimo dijo...

A Prochazka no lo lee nadie en España y en el Peru solo leen el reducido gheto de este blog.

Daniel Salvo dijo...

Que acomplejado el anónimo de las 5:19. Necesita la aprobación de España para empezar a valorar a un escritor.
En España leen mucho a Baily. ¿Eso te dice algo?
Hay más gente que ha leído a Prochazka de lo que crees, incluso antes de que se creara este blog.
http://espanol.geocities.com/cifiper2002/prochazka.htm

Anónimo dijo...

Yo encontré Casa, libro de EP. Lo pongo así para no errar en el apellido. Yo encontré Casa, el otor día caminando por la librería Central de la calle Mallorca y aquí lo tengo,en Casa. Lo voy a leer. Ya lo revisé, como un niño que revisa un juguete, y me gusta el detalle, porque la escritura al final de cuentas venga de donde venga, es detalle, armonía y esa musicalidad que diferencia a un texto de otro texto.

C.