12.4.06

Sant Jordi, Garcilaso y los libros


En Cataluña, el 23 de abril de cada año es "la diada de Sant Jordi", la fiesta que celebra al santo patrón local.

Una leyenda catalana cuenta que Sant Jordi, alguna vez, salvó de la muerte a una princesa matando al monstruo a cuyas fauces la pobre había sido destinada. De la sangre del monstruo, dicen, brotó un rosal: en la fiesta de Sant Jordi, los catalanes regalan rosas a la gente querida.

Como el 23 de abril es también el día de la muerte de Cervantes y Shakespeare, la tradición de la culta Cataluña se ha transofrmado, y ahora, al regalo de la rosa, los obsequiados deben responder regalando un libro. No está de más que sean Cervantes y Shakespeare los aludidos, porque Sant Jordi no es otro que el británico Saint George, y su monstruo catalán, mutatis mutandis, es el dragón de la leyenda inglesa.

Alonso Cueto, hace un par de días proponía en su columna de Perú 21 que una fiesta similar se adoptara en el Perú, para promover la lectura y también, claro está, el comercio de libros. No está de más recordar, como quien busca un nuevo apoyo a la propuesta, que el 23 de abril es también el día de la muerte de nuestro inca Garcilaso de la Vega. (Iván Thays preferirá recordar, quizá, que esa es la fecha de nacimiento de Vladimir Nabokov)... ¿A quién se tendrá que recurrir para saber cuál es la viabilidad de un proyecto así?

Imagen: Sant Jordi y el monstruo en pintura del siglo XV.

14 comentarios:

Luis Hernán Castañeda dijo...

Bueno, siendo peruanos podríamos modificar un poco esa costumbre y crear "El día del Blogger Anónimo", para que la gente se regale lindos comments insultantes y difamatorios.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Oye, construye, pues. Deja de renegar.

Luis Hernán Castañeda dijo...

Está bien: lo que propones podría hacerse, pero no veo cómo.

Tanque de Casma dijo...

Un libro es algo muy bacán para regalar y recibir. Pero escoger el título es bien difícil. Si nos ponemos en plan proactivo, tal vez se pueda hacer campaña con ese rollo que propones. Cuestión de poner pilas a librerías, a algún otra persona conocida además de Alonso Cueto, y, bueno, el boca a boca, ¿no? Ojalá alguien, además de nosotros, se ponga pilas.
Hace unos años, creo recordar, un grupo de poetas regalaron sus libros por el 23 de abril.
Por cierto, para los interesados, en mi biblioteca falta En busca del tiempo perdido.
Un abrazo

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Creo que lo del regalo de libros fue algo que hizo Esteban Quiroz, de Lluvia Editores. Me parece recordar que le dimos bastante apoyo con notas en Somos a su iniciativa (¿cómo?, ¿no era que en Somos nos dedicábamos a dinamitar las iniciativas de los "andinos"?). La cosa es que Esteban es un tipo trabajador e imaginativo y es una persona que podría ayudar mucho en algo así.

José Antonio Galloso dijo...

Es una idea muy bacán, pero se necesita convocar a mucha gente para que funcione y no quede en un intento de cuatro gatos bien románticos, habría que buscar apoyo de las grandes editoriales y de las pequeñas también, después de todo, es una idea que beneficiaría a todos.

Yo estoy adentro.

Involucrar a todos los que tengan blogs es también una buena medida.

Un abrazo
José Antonio

Miguel Rivera dijo...

Con la economía de la mayoría de los peruanos, creo que algo así tiene más posibilidades de funcionar si se hace para Fiestas Patrias o diciembre, cuando generalmente hay algo más de plata en las billeteras. Si no, comprar un regalo de 30 o 50 soles así porque así, no va a "seducir" a las masas, precisamente.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Miguel: es que lo que decía Cueto en el artículo era precisamente que algunas editoriales y librerías al parecer estarían de acuerdo con la idea de poner precios especiales para los libros ese día (mientras que rebajar los libros en navidad les resultaría probablemente en la pérdida de las ganancias habituales).

Por cierto: ¿en 28 de julio se hacen regalos? Jamás se cumplió esa costumbre en mi antipatriótica familia...

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Miguel: es que lo que decía Cueto en el artículo era precisamente que algunas editoriales y librerías al parecer estarían de acuerdo con la idea de poner precios especiales para los libros ese día (mientras que rebajar los libros en navidad les resultaría probablemente en la pérdida de las ganancias habituales).

Por cierto: ¿en 28 de julio se hacen regalos? Jamás se cumplió esa costumbre en mi antipatriótica familia...

ShellayAlvarez dijo...

Habría que pensarlo como un San Valentín en que la gente se regala cosas por amistad, o como un día de los inocentes en que la gente se hace bromas estúpidas (y hasta los pones en blogs literarios)sólo por celebrar una fecha. Pura corriente de opinión. Como todo primero sería moda, luego se instituicionaria. Pero habrá que empezar por algún lugar. ¿Qué tal este año?
saludos,

Dagberty dijo...

Interesante propuesta, aunque siempre está el tema de los precios presente. Y además, ¿qué pasaría si yo regalo un original y recibo un ejemplar pirata a cambio? Podría pasar...
Y sobre piratería de libros, acabo de leer un artículo interesante en "El hablador"
http://www.elhablador.com/debate11_quintanilla1.htm

Básicamente, parece concluir que existe un "canon" de lecturas basadas en los libros que los piratas eligen "publicar".

Personalmente, suelo ver pirateados solamente ciertos autores y colecciones. Nunca he visto pirateados libros de Anagrama o Alianza Editorial, por ejemplo.

Ojo, no compro literatura pirata ni la fomento. Pero la cantidad de volúmenes que aparecen en ediciones piratas da qué pensar. Debe haber gente que tenga bibliotecas mejores surtidas que las de muchos, compuestas únicamente de libros piratas.

Nando dijo...

no sé si propondría una fecha. por culpa de mi cumpleaños (1 de enero) les tengo fobia. pero sí me gusta regalar libros. es más, casi solo sé regalar discos o libros. al final se trata de una cuestión de amistad, no? no sé, en estos días ese rollo de la amistad me anda rondando la cabeza--con todas sus implicancias teóricas y políticas. es algo incluso más potente que el amor, tan cantado que anda devaluado. eso sí: me acuerdo de borges, que dijo alguna vez que la mayor decepción era encontrarse en una librería de viejo con un libro regalado a alguien que nunca lo leyó (lo que era más fácil de saber antes si estaban las páginas sin cortar). así que (tal vez) mejor regalar libros cortos.

V. Galeo dijo...

Sólo una puntualización: al monstruo catalán no le hace falta ningún mutatis mutandis para relacionarlo con el dragón inglés, ya que también en la versión catalana tal monstruo es un dragón.
Por otro lado, la tradición está muy bien desde el punto de vista del fomento de la compra (que no lectura) de libros: es el día en el que todo el mundo (especialmente aquellos que normalmente no compran libros) compra de forma compulsiva, y las librerías cubren un porcentaje elevadísimo de sus ventas anuales este día.
Para los que sí compramos libros normalmente, es un día un poco infernal y desde luego no el más recomendable para planear un itinerario por librerías.

Germán dijo...

Al final el 23 de abril se celebra el día del libro en Perú.

http://elgatodescalzo.wordpress.com/2006/04/22/23-de-abril-dia-mundial-del-libro/

Hay muchas formas para difundir la lectura, creo que una de las principales es trabajar con los niños, así como lo ha hecho Esteban Quiroz, visitando colegios, sembrando semillas de lectores.

Saludos.