8.5.06

Alarcón en la frontera

¿Peruano o norteamericano? En Estados Unidos solucionan ese tipo de problema con una fórmula sencilla y convencional: "Peruvian-born author Daniel Alarcón", dicen, y con eso dejan tácitamente afirmada la pertenencia norteamericana del escritor, pero también su origen ajeno.

Aquí, Alarcón, vaya sorpresa, ha merecido mucha más atención de la prensa y de la crítica que en el Perú. En una entrevista recogida por la Harper Collins, Alarcón se refiere al Perú como su país, y anuncia haber terminado su primera novela, una vez más relacionada con la realidad política y social de América Latina: Lost City Radio.

Una tendencia tan clara a inscribirse en la tradición peruana (Alarcón, por ejemplo, suele hablar de la influencia de Vargas Llosa y Arguedas sobre su trabajo), ya sea por sus vinculaciones temáticas, por un interés antropológico, por la frecuencia de sus referencias al Perú, etc, parece más que suficiente para considerarlo parte de nuestra literatura. El hecho de que su lengua literaria sea el inglés, sin embargo, hace de él uno de esos autores bisagra que vienen integrando la tradición hispana norteamericana a la historia literaria latinoamericana. No es, pues, el caso de otro César Moro escribiendo en un nicho ajeno, sino la primera avanzada de un fenómeno histórico que pronto dará nuevos y numerosos frutos.

(Después de todo, no olvidemos que Estados Unidos es uno de los pocos lugares del mundo, si no el único, donde eso que llamamos América Latina existe incluso para efectos prácticos, más allá de discursos idealistas o delirios bolivarianos: si se compara la integración y la unidad del paro latino del 1 de mayo con las rencillas recientes entre gobiernos y gobernantes sudamericanos, o los numerosos casos de xenofobia ocurridos en América Latina en los últimos años, se entenderá a qué me refiero).

Alarcón y los críticos, reseñadores, novelistas y periodistas, norteamericanos e ingleses, que se han ocupado de él, saben que ese es uno de los ejes coyunturales de su situación como escritor, y también, además, uno de los motivos que hacen de su literatura una obra peculiar y distinta del mainstream estadounidense. (Bastante de eso aparece en este audio de una entrevista hecha para la National Public Radio)

Dicho sea de paso: Alarcón no es el único peruano escribiendo en inglés, y exitosamente, además, en los Estados Unidos: pronto les comentaré acerca de algún otro.

Fotomontaje gfp.

5 comentarios:

José Antonio Galloso dijo...

Es bueno leer esta nota sobre Daniel Alarcón. Somos casi vecinos y jugamos fútbol en el mismo equipo. Yo he tenido la suerte de ojear "Lost City Radio" y de conversar con él al respecto, y la verdad que se pinta como una obra interesante. Además, Alfaguara editará su libro de cuentos este año, está programado para julio, para la feria del libro, y están trabajando en una nueva traducción, ya que la primera es bastante pobre.
Daniel no sólo está escribiendo ficción si no que está empezando a tener una presencia importante como periodista. Por lo demás, le daré una llamada y le diré que se de una vuelta por aquí.

Un abrazo
José Antonio

Víctor Coral dijo...

Es triste decirlo pero muchos reseñistas y críticos locales ningunearon el libro de cuentos publicado por Alarcón bajo el título de "Guerra en la penumbra", sin haberlo leído siquiera.
Incluso hubo uno que dijo que lo entrevisté para Somos solo porque publicaba en revistas gringas.
Hoy que la "historia" (disculpen la huachafada, estoy cansado) me da la razón al haber apoyado a este joven escritor, ojalá que recapaciten.

José Antonio Galloso dijo...

Guerra en La penumbra, a pesar de que la traducción que llegó a Lima y se publicó aquí es mala, tiene cuentos excelentes que dejan en claro el talento de Alarcón, un escritor por lo demás comprometido con su trabajo.

Mario Michelena dijo...

Y una más: si se publica en el "New Yorker" (y no simplemente "en revistas gringas"), los cuentos de uno se están codeando con los de DECENAS de ganadores del Nobel, el Booker, el PEN award, etc. Es decir, de todos los galardones de mayor prestigio en el mundo literario a escala global. Decir que alguien que logra eso, a la edad que lo logró DA es simplemente un suertudo o que su chamba carece de interés literario, es de una ignorancia y una conchudez pasmosas. Es como decir que para jugar en el Barza o el Chelsea hay que ser suertudo o envarado.

Víctor Coral dijo...

Exacto Mario. Lo lamentable es que quienes dijeron eso son dos reseñistas de sendos diarios prestigiosos del Perú. Naturalmente, cualquiera puede soltar una pachotada en algún momento de ofuscación, pero creo que se impone una reivindicación por parte de estos jóvenes y no tan jóvenes, de la obra de Daniel, y hay que incorporar su libro a la ya larga lista de novelas y libros de cuentos sobre la violencia política en el Perú: tiene una visión distinta e interesante de este tema.