12.5.06

Cuatro reseñas

Como es costumbre en Puente Aéreo, llegamos tarde a las noticias: en este caso, se trata de reseñas publicadas en los últimos días, o semanas, o meses, acerca de cuatro libros peruanos de narrativa.

Mi amigo Alonso Rabí escribió ésta acerca de Danzantes de la noche y de la muerte y otros relatos, el libro más reciente de uno de los autores cruciales de la ficción peruana en el último par de décadas, Edgardo Rivera Martínez. (Fue publicada originalmente en El Dominical de El Comercio pero ahora está posteada en Impresiones, el blog de Alonso). Rivera Martínez, como se sabe, es uno de esos brillantes ornitorrincos que resultan siempre tan saludables en cualquier tradición literaria, y su obra va desde las nouvelles borgianas, eminentemente urbanas y fantásticas, hasta la evocación andina, melancólica y arcádica.

La siempre misteriosa Vaca Profana de Terra acaba de publicar un comentario más bien rudo y acaso demoledor acerca de La cacería, la primera novela de Gabriel Ruiz Ortega. Al parecer, a juicio del reseñador vacuno, la animación anecdótica del relato colapsa y queda oculta tras la montaña de errores formales del texto.

Hace casi dos meses, Carlos Meneses publicó en Ciberayllu la única reseña que conozco acerca de Los testigos, la novela debut del escritor peruano (radicado en New York) Jaime Begazo, quien ganara con este relato un prestigioso premio de novela breve en España a principios de este año. Quienes tienen curiosidad por conocer la prosa de Begazo pero aún no tienen acceso a la novela, pueden darle una mirada a este cuento aparecido online en Letras Perdidas.

También la prensa oficial nos trae algo: en Identidades, el suplemento del diario estatal El Peruano, Ernesto Carlín ha publicado una reseña de Abril rojo, la novela de Santiago Roncagliolo que recibiera el último premio Alfaguara. A Carlín, el popular Tanque de Casma que comenta con frecuencia en este blog, la novela parece haberle gustado; la describe como un avance en relación con Pudor (aunque eso es comentar al autor y no al libro) y resalta la manera en que no se niega a humanizar las figuras de todas las partes implicadas en la guerra interna. Yo estoy leyendo la novela de Roncagliolo, por cierto, y en el próximo o el subsiguiente Somos estaré publicando mi propia reseña.

Fotomontaje gfp.

4 comentarios:

Manzanilla y Sal dijo...

En el Barcelona Review de Marzo-Abril hay reseñas de La Hora Azul y de El Circulo de los Escritores Asesinos

Esteban Bertarelli

Gustavo Faverón Patriau dijo...

¡The Barcelona Review! Quienes reconozcan el nombre del reseñador, estoy seguro, no podrán evitar una sonrisa. No es por nada, pero esos dos comentarios no son ni críticas ni reseñas ni impresiones ni nada de nada.

http://www.barcelonareview.com/52/s_resen.htm#3

Daniel Salas dijo...

Leí la reseña del Barcelona Review y es inverosímil. ¿Es el Alejandro Tellería que conocemos o es un homónimo? Plop.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Es nuestro conocido; no sé cómo o por qué escribe sobre literatura, porque es evidente que no sabe nada. Respecto a su estilo: parece el Sinchi de Pantaleón en una mala tarde.