27.7.06

Patear el tablero

Hace unos años, Alan García denostaba a Vargas Llosa por su alineamiento derechista y menoscababa su candidatura presidencial con el argumento de que Vargas Llosa nos llevaría a un shock económico terrible. Por ello, apoyó la candidatura de Alberto Fujimori, que nos llevó a ese mismo shock, pero nos quitó la red de seguridad y dejó que los más pobres se murieran de hambre para aliviar la hiperinflación (causada por García).

Hace unos meses, Alan García llamaba a Lourdes Flores la "candidata de los ricos". Uno de los argumentos que esgrimían quienes le hacían caso era la presencia de Rafael Rey en la alianza que ella dirigía. Hoy, García le entrega a Rafael Rey el Ministerio de la Producción. Y con ello coloca a un fujimorista de ultraderecha en el gobierno, asegurándose el silencio cómplice de los más conservadores y asegurando a Fujimori, de paso, que no tiene mucho de qué preocuparse si finalmente es extraditado hacia el Perú.

Los lectores de Mario Vargas Llosa, al menos quienes hayan leído La fiesta del chivo, conocen la historia de cómo un pueblo puede hacer de todo para desprenderse de unos gobernantes corruptos y, sin embargo, quedar bajo el poder de otros idénticos. Nuestro caso es mucho menos trágico, casi cómico si no implicara una enorme desgracia: nosotros hacemos de todo para conservar lo peor de cada régimen.

Le hemos dado al peor presidente de la historia del Perú la oportunidad de ser presidente nuevamente. Algunos increíblemente despistados confían en que García "ha cambiado". ¿Por qué? Porque García lo ha dicho. Igual que dijo que él gobernaría lejos de las líneas de la derecha y ahora coloca a un neoliberal (mi compañero de promoción en la universidad) como ministro de Economía, y, muchísimo peor, aún, coloca al Opus Dei en el Consejo de Ministros el mismo día en que dice identificarse con la "izquierda razonable" de Lula y Bachelet. García puede cambiar, pero no su mitomanía. Nos esperan unos años horrorosos.

2 comentarios:

REX dijo...

Con Rey de ministro, Giampietri de vice pdte y alan de pdte, ahora sí las recomendaciones de la CVR se fueron al tacho.

gabriel ruiz-ortega dijo...

Aún me cuesta creer lo desmemoriado que podemos ser los peruanos. Por el bien de todos, espero que García no vuelva a repetir las barbaridades de su primer gobierno.
A García le conviene no hacer caso las recomendaciones de la CVR. Ha puesto a un defensor del grupo Colina como ministro. Rey jamás tuvo palabra alguna cuando se violaban los derechos humanos durante el fujimorismo.