21.1.07

Extraño: cómics peruanos del 2006

Mi gusto por el cómic empezó después de que vine a vivir a Estados Unidos, hace seis años. A ello se debe que sea muy lector de cómics norteamericanos y conozca tan poco de lo que se hace en el Perú: es una cuestión práctica, leo lo que tengo más a la mano.

Pero alguien se acaba de ofrecer, indirectamente, a curarme de tal ignorancia: se trata de Paulo Rivas, editor de Extraño: antología del cómic peruano 2006, quien planea en adelante seguir este volumen con otros hasta convertirlos en una serie anual.

Este primer tomo, de treinticinco páginas, en blanco y negro, trae trabajos de Andrés Edery, Wilmer Fashé, Manuel Gómez Burns, Juan Carlos Rodríguez, Martín López, Marco Descalzi, Carlo Neira, Beto Ortiz, Álvaro Portales (quien tambien hace la portada doble), Iván Visalot y Paulo Rivas. Es el prólogo es del más destacado de nuestro artistas del cómic, Juan Acevedo.

¿Cómo conseguirlo? Dejando veinte soles en
Park Cómics (Arnaldo Márquez 1318, Galerías Santa María 2do piso, Jesús María); Contracultura (Av Larco 986 Miraflores, 242 8985); Pachito Cómics (Cantuarias- Miraflores), o El Virrey de San Isidro y Lima.

Aquí un pequeño texto que los editores me hacen llegar junto con la información anterior:

"Las historietas son un reflejo distorsionado del mundo, un reflejo en el que vemos por fin quienes somos realmente. Son las mentiras hechas para mostrarnos la verdad, que no siempre es tan terrible como parece. Tal vez sea su terrible belleza lo que nos asusta. Como sea, nadie puede decir que es más ignorante luego de leer una buena historieta.


"Pero la habilidad de decir una gran verdad con cierta cantidad de pequeñas y obvias mentiras no es algo gratuito. Años de preparación, práctica, lectura, documentación y vivencias son requeridas para lograr un nivel mínimo. Los autores recopilados en la presente antología tienen entre 10 y 20 años hacienda historietas y algunos casi el doble viviendo, muriendo por y en el Perú.


"En un país donde tener talento es casi un handicap que incapacita para trabajar en empleos con altos sueldos, no se puede culpar a los historietistas peruanos de ser soñadores.
El esfuerzo puesto por Paulo Rivas en esta publicación tuvo por meta primordial darle a esos soñadores un espacio libre de influencias del mercado, tensiones editoriales, censura y limitaciones de contenido. El resultado fue una colección de historias extrañas, de belleza terrible. Un reflejo distorsionado del mundo en que vivimos. Un mundo Extraño".

2 comentarios:

Anónimo dijo...

"Es el prólogo es del más destacado de nuestro (…)"
Oido al parrafo eh!

Charlie dijo...

Edmundo Paz Soldán tiene planeado escribir una novela sobre una guionista de comics.
Espero que esa novela sea sobre el mundo editorial del comic.