2.2.07

Ana María Gonçalves

Es penoso constatar lo poco que se suele saber en nuestro medio de una literatura tan rica como la brasileña: de entre sus autores contemporáneos, acaso sólo los nombres de Rubem Fonseca, Moacyr Scliar y Patricia Melo son conocidos, aunque en grados muy diversos. En el mapa literario, Brasil no parece nuestro vecino; parece estar al otro lado del planeta.

Les he mencionado muchas veces el blog O Biscoito Fino e a Massa, del crítico brasileño Idelver Avelar. Aunque sus temas van frecuente y mayoritariamente más allá de la literatura, ese blog es un buen lugar para enterarse --razonada y razonablemente-- de las novedades literarias del Brasil.

Por ejemplo, es allí donde he venido a leer por primera vez algo sobre Um defeito de cor, la novela de Ana María Gonçalves, quien con ese libro obtuvo el más reciente premio Casa de las Américas para literatura brasileña. Idelber se refiere al libro de este modo: "é a primeira grande saga histórica em voz feminina no romance brasileiro, e é muito mais que isso".

Luego dice algo que suena impresionante:

"O
mínimo que posso dizer é que quando devorei as 800 páginas do manuscrito original (que viraram 947 no volume da Record), não tive dúvidas que Um defeito de cor está no mesmo nível de Quarup, de Antonio Callado, Incidente em Antares, de Érico Veríssimo, Catatau, de Paulo Leminski, e Romance da Pedra do Reino, de Ariano Suassuna, todos eles um par de degraus abaixo do romanção-mor das nossas letras (o Sertão de Rosa): ou seja, Ana escreveu um dos cinco grandes romanções-cosmogonias da última metade de século na literatura brasileira, no mínimo".

El libro, según parece, es una saga ambiciosísima, que sigue a varias generaciones y entrecruza a cuatrocientos personajes en sus casi mil páginas, narradas principalmente desde el punto de vista de Kehinde/Luis Gama, una esclava africana llevada al Brasil en su infancia. El fallo del Casa de las Américas dice lo siguiente:

"
Es una notable novela que se destaca por la elaboración estético-literaria. La autora tiene gran poder de evocación y las descripciones de los muy variados contextos históricos se asocian orgánicamente al argumento. Ha de señalarse también el recurso narrativo empleado: al inicio de la trama, la protagonista, Kehinde, una negra de ocho años, es capturada en África y llevada al Brasil como esclava. La nombran entonces Luísa Gama y se convierte en testigo y narradora de varios lustros de la formación de la sociedad brasileña, desde el proceso de Independencia, ocurrido en 1822, hasta la última década del siglo XIX".

Por cierto, lo mejor del Casa de las Américas concedido a Um defeito de cor es que eso garantiza la pronta aparición de una edición de la novela en lengua española... Por ahora, pueden ver el post completo de Idelber sobre la novela aquí. También pueden ir, tomando este otro enlace, directamente al (ya inactivo) blog de la autora. Y si siguen este tercer camino leerán una interesante entrevista con ella.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

ambiciosísimo, no ambisiosísimo

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Cierto, gracias.

Anónimo dijo...

El elogio del crítico Avelar es muy grande. Pone a esta novela de Goncalves en un segundo lugar (empatado) detràs de Gran Sertón: Veredas de Joao Guimaraes Rosa, que es la mejor novela brasileña que he leído. Eso quiere decir que la novela de Goncalves debe ser el gran acontecimiento latinoamericano del año en la literatura, pero acá todos seguirán leyendo su Vila Mata, su Bolaño, su Bellatín.

Anónimo dijo...

chaque falta mirar pa fuera pues chocherita.
Compre libros compreeeeee. compro el libro de la morena cosa buena. Comparar una escritura de blogger con Guimaraes, caraxo! eso suena bravazo.
Sera posible, kuando llega a Lima la novela? tiene razon anónimo mucho mundillo literario de poca monta, mucha mirada hacia adentro habrá de leer por otros lugares, algo de + arriba (Colombia) y de mas al costado Brazil, regresar a Ecuador y mandarse con Islas canarias, Africa, Australia
etc etc etc hasta el fin de los tiempos
Datazo Faver

Anónimo dijo...

No mames!
leer para creer

José Arteaga dijo...

Buena sugerencia, Gustavo. Parece o por aqui en Lima empezaremos a leer portugués en la brevedad, además de a la joven escritora mencionada y a ese amigo recomendado.

Saludos, maestro

Anónimo dijo...

Buena Gus, se agradece el aviso.

Ivo Urrunaga dijo...

Haberlo sabido antes...
Hace menos de una semana tuve la novela en mis manos en la Livraria Cultura de Sao Paulo pero no tenía ni remota idea de su gran calidad...