22.3.07

Telaraña

Lamentablemente --lo digo de todo corazón-- Alfredo Bryce parece cada vez más enredado en este laberinto de acusaciones en el que cada día emergen nuevos casos de plagio.

A los casos ya hechos públicos que involucran a
Bryce en la copia de artículos de Morote, De Rivero, Para, Solé y Pérez Álvarez, se añaden otros dos que da a conocer Perú 21.

El primero es una nota aparecida bajo el título "La decadencia del imperio americano" en
El Comercio el 5 de marzo del 2006 y que es, según observa Perú 21, copia de otro aparecido en diciembre del 2005 en el diario español La Vanguardia, firmado originalmente por Graham E. Fuller, alto funcionario de la CIA, que le puso como título "El declive del poder estadounidense" (aunque Fuller es norteamericano, su artículo apareció primero en español y sólo después en inglés).

El segundo, titulado "Londres busca detectives", también proviene de La Vanguardia. El autor es Carlos Sentís (no "Carlos Sentía", como dice Perú 21), y la fecha original es el 29 de julio del 2005, mientras que su aparición en El Comercio bajo la firma de Bryce data del 23 de julio del 2006.

Eso deja la crifra en siete, y la responsabilidad de Alfredo Bryce --una vez más, lamento decirlo-- mucho más allá de donde parecía en un primer instante. Su última carta a El Comercio habla solamente del caso del embajador De Rivero como un descuido aislado. Los otros seis casos nos dejan ver un hecho repetido que exige una mejor explicación.

Extras

Ver aquí: declaraciones de Alfredo Bryce a Perú 21 anoche.
Ver aquí: una octava acusación.

48 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Como que "mejor explicación"? Si te parece que tu mujer coquetea una vez, le puedes pedir explicaciones, pero si coquetea a cada rato con cualquiera, lo único que le puedes pedir es el divorcio, a no ser que te quieras sumar al trío.

Roberto dijo...

Gustavo: Fácil tienes amistad con Bryce y no lo discuto. Pero realmente me parece un descaro lo que escribe en su "autocrítica", publicada hoy en El Comercio.

"En medio de este desconcierto, y escuchando el buen consejo de los amigos, voy a cumplir con la ilusión de escribir mi artículo destinado al diario El Comercio, el mes de abril, acerca de la cambiante situación de Francia en los momentos previos a las elecciones presidenciales."

y más cínica la respuesta del diario:

"Bryce reconoce, con sentido autocrítico, los errores cometidos y asume la responsabilidad de los mismos. Por supuesto, deberá tomar drásticas medidas antes de cualquier artículo que publique en el futuro."

¿los lectores se merecen realmente ese trato? entiendo que te aten varios sentimientos a alfredo bryce, pero, esto ya raya con el cinismo más salvaje. totalmente inaceptable.

Anónimo dijo...

estás haciendo uso del muy peruano "como ya no me sirves, te choteo". Cuando necesitabas al autor de La vida exagerada de Octavia de Cadiz para tu beca, era el escritor más digno y bueno del mundo. Ahora te permites deslizar sospechas y estás a punto de bajarle el dedo por algo no comprobado todavía. Creerás que eso es muy moderno, pero es solo expresión de tu visión interesada de la literatura y de la vida.

Anónimo dijo...

Gustavo:

Tengo muy pocas ganas de opinar sobre este asunto; en principio prefiero no intervenir en materias en las que no cuento con información suficiente, y por otra parte Bryce Echenique nunca me ha resultado simpático y siento que sería mala cosa permitir que esa disposición a su vez deforme la evaluación ética que comoe escritor, eventualmente, tendría yo que hacer de estos sucesos. Pero tampoco me parece justo -creo que es la palabra- dejar esta (¿falta, error, delito, distracción, un método en su locura?: supongo que ya lo sabremos) sin comentario. Justo para todos los escritores -vamos, para todos los trabajadores- que sí se esfuerzan en cumplir con los acuerdos que tienen con sus contratantes.

Lo que queda aquí en el fondo de la olla cuando todo ha hervido es deshonestidad, tanto intelectual como de la otra. Y, en mi opinión, una vez que se conozca cuánta y de quién, ninguna de las dos debe quedar impune.

Saludos,

Enrique Prochazka

Nando dijo...

También parecería más, como ya se ha dicho, que ni siquiera el mismo Bryce tiene demasiado que ver con qué copiar y cuándo, sino que estuviera a cargo un equipo de escritores fantasma a sueldo, sin mucho talento ni imaginación. Ni siquiera para copiar. En todo caso, y más allá de Bryce, lo lamentable de esta situación está en las maneras en las que la firma de alguien puede convertirse en una marca de la que se esperaría que se saque de la manga artículos sin fin. Yo creo acordarme de esa carpeta de la que hablas, de la época en que colaboraba en Somos. Pero han pasado algunos años, y de repente el hombre ya no es tan prolífico como antes, o no le interesa serlo. Pero sí le interesa el ingreso adicional que le proporcionan esas columnas, o en todo caso la presencia que le dan. No me parece correcto dar juicios lapidarios sobre personas, menos sobre personas que no conozco, así que me atendré a esos límites: más allá de Bryce, es triste lo que puede terminar para un escritor convertirse en una firma, una marca.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Roberto: no entiendo qué tendría que ver mi relación con Bryce con las cosas que citas: una es un texto de Bryce enviado a El Comercio, la otra es un texto de respuesta de El Comercio. ¿Yo qué tengo que ver con esos dos textos?

Por otro lado: no entiendo por qué nadie puede reconocer que, si aquí hay un engaño, el primer afectado es el diario que paga por esos artículos. ¿Ahora EC también tiene que ser culpable de eso?

Anónimo de las 11:40: ¡PLOP!

Enrique: totalmente de acuerdo, excepto por aquello de las simpatías.

Nando: la teoría del "ghost writer" sin imaginación ya la conté en el post de ayer, y, como te imaginas, sólo me valió recibir ataques. Hay una cosa que me molesta mucho de eso: yo tengo varios conocidos que son "ghost writers", que viven o han vivido de eso: para ellos sería muy fácil reconocer que un "ghost writer" puede engañar a su empleador con gran facilidad. Pero, claro, comentan el caso de Bryce sin mencionar siquiera esa opción.

Tanque de Casma dijo...

Da pena ver a Bryce en este trance. Si plagió a sabiendas o encomendó a otro sus artículos - las alternativas más creíbles de las que se manejan hasta el momento - igual hizo mal, igual engañó a sus lectores, los estafó. Si un "ghost writer" engañó a Bryce pues igual, para qué contrata a otro para que escriba por él. Una pena para quienes somos fan de sus primeros libros.

Anónimo dijo...

Es que ser un escritor "marca" y responder a la demanda así incrementada valiéndose de un negro literario/ghost es también indudablemente deshonesto!! No entiendo por qué se habla de ello como un mal menor, ahora que sabemos cuán malos pueden ser los males menores.

Si esta es su "culpa menor", Bryce estafa a EC; si EC no revisa la calidad/propiedad de lo que compra y distribuye, el diario estafa además a su público, por negligente. Pero la deshonestidad originaria está un paso antes. El deslinde, y posiblemente la demanda judicial, es exigible. Posiblemente ya estoy cediendo al prejuicio, pero anticipo que las explicaciones de Bryce irán variando en el curso de los días.

Gustavo, no estoy seguro de haber entendido tu comentario a mi precaución de no regirme, en mi juicio, por cómo me cae Bryce. ¿Es una observación a esta precaución mía, o sólo expresas que no compartes ese pathos?

Enrique Prochazka

Gustavo Faverón Patriau dijo...

No, Enrique, sólo quería decir que a mí nunca me ha caído mal. De hecho, sólo he conversado con él en persona media docena de veces y siempre ha sido muy simpático, incluso después de una crítica muy dura que escribí sobre un libro suyo.

Igual lo del "ghost writer" me parece interesante. Convengo contigo en que es deshonesto. Me pregunto si es deshonesto en el caso de un escritor y no en otros. Todos sabemos que cuando vemos a un ministro, a un presidente, a un rector, etc., leer un discurso, podemos estar seguros de que lo ha escrito otra persona. Sé que eso mismo es el caso con textos hechos para ser impresos. ¿Eso es igual de deshonesto, menos deshonesto o no es deshonesto en lo más mínimo? ¿El rasgo sui generis es que, digamos, uno asume que un escritor escribe y un presidente no?

Jose Alejandro Godoy dijo...

Gustavo:

Como bien conoces, alguna vez he sido víctima de un plagio, por lo que algo tengo que decir sobre el tema.

Bryce no puede escudarse en la inoperancia o errores de su secretaria, o en el hecho de que - y esto sucede, como tu bien lo señalas - se apoye en alumnos o amigos suyos para la redacción de los borradores de sus artículos. Un columnista se hace responsable de lo que señala el artículo firmado por él, más aún si se trata de una persona que es famosa en el mundo entero por sus libros.

Bryce ha sido durante varios años profesor universitario. Y la Universidad tiene normas bastante estrictas sobre los trabajos académicos. ¿Desconocía esto Bryce? No, por el contrario, durante su dilatada carrera como profesor debe haber jalado a algún alumno por cometer una falta tan grave, que, como menciona Martín Tanaka, te haría merecedor a la expulsión de la universidad o de un centro de investigación.

Aqui nos encontramos ante un patron de conducta. 7 articulos plagiados lo revelan. Y El Comercio, un diario en el que has trabajado y conoces de su seriedad, no debería limitarse solo a pedir al escritor mayor rigor en los articulos que envia. Simple y llanamente aqui cabe sacar a Bryce del staff de colaboradores del diario. Por cosas menores que esta han expulsado a periodistas o columnistas en Estados Unidos o Europa. Y estamos hablando de un medio de comunicación que se jacta - con razon - de su seriedad, rigurosidad, independencia y veracidad, al cual cabría recordarle que cuatro de sus cronistas fueron víctimas de una situación similar, producida el año pasado con el libro Lima Bizarra de Rafo León.

Personalmente no pido un linchamiento de Bryce. Varias de sus obras han sido mis preferidas y acompañaron mi adolescencia. Pero va a tener que atenernerse a las consecuencias de sus actos, como adulto responsable de los mismos.

ALAN LUNA dijo...

Qué tal Gustavo:
Este es un mensaje interno. Sólo quería saber si puedo colocar un enlace de tu página en mi blog. Creo que el debate inteligente es apasionante, y aunque -y precisamente- no comulgue en la mayoría de cosas con usted. Saludo el respeto y consideración que tiene por todos los comentarios.
Attem
ALAN LUNA

ALAN LUNA dijo...

Qué tal Gustavo:
Este es un mensaje interno. Sólo quería saber si puedo colocar un enlace de tu página en mi blog. Creo que el debate inteligente es apasionante, y aunque -y precisamente- no comulgue en la mayoría de cosas con usted. Saludo el respeto y consideración que tiene por todos los comentarios.
Attem
ALAN LUNA

Nando dijo...

Sí, Gustavo, he leído los ataques, es justamente por eso que quise volver al tema. Parece que la gente espera que uno lance vitriolo al hablar de ciertos asuntos, como si solo así se pudiera sentar una posición. Espero que Enrique Prochazka no se refiera a mi comentario cuando dice "No entiendo por qué se habla de ello [usar escritores fantasmas] como un mal menor, ahora que sabemos cuán malos pueden ser los males menores". Los males menores son siempre males a fin de cuentas, y en eso me parece que estoy de acuerdo con él. Esta práctica común no me parece en absoluto un mal menor, y no por ser común ni llamarla común estoy buscando relativizarla. Esta mal y punto. Dicho. Y ahora que se las arregle el que cometió la falta, y las víctimas. Sin embargo, creo que el tono con el que tus posts han tratado el tema da pie para ir más allá de Bryce y pensar en las implicancias más generales del tema. No tengo voluntad de inquisidor, así que no voy a tratar de linchar a nadie. (No linchar ni a Bryce ni a nadie,porque los linchamientos son reprobables, sea un escritor admirado o el peor de los criminales). Lo que dices respecto de que lo reprobable en el caso de un escritor no lo es en el de un político da todavía más material para pensar en el asunto.

Tanque de Casma dijo...

Gustavo
La diferencia entre un presidente, congresista, gerente, o lo que fuere que lee un discurso y firma un texto en los que no ha participado más que darle las ideas generales, y un escritor que firma un material en que no ha trabajado es que en un caso la escritura es la razón misma de su chamba, mientras que en el otro es algo secundario. No le vas a exigir la misma habilidad para escribir a alguien que su chamba es otra. Por eso es una lástima lo de Bryce, que teniendo talento recurra al trabajo de otros.
Slds

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Bueno, Ernesto, esa es la pregunta, precisamente: ¿es acaso una cuestión de respeto por el lenguaje, más que por las ideas? ¿Esperamos de un político que sea básicamente ágrafo o suponemos que su lenguaje es lo de menos?

Tanque de Casma dijo...

Por si acaso, cuando hablo de textos que una autoridad firma y que no ha redactado, me refiero a textos institucionales que es, creo a lo que te referías. Si va a firmar un artículo de investigación ya es otra cosa.

Anónimo dijo...

recurre a ghost writers el que solo quiere ganar dinero a como dé lugar o el que no tiene suficiente capacidad y talento para hacer varios artículos en una semana. a bryce le falta dinero? no lo creo. le falta talento? eso parece. en todo caso, a mí, personalmente, siempre me pareció que bryce, como columnista, estaba muy debajo del promedio y que solo escribía para cumplir y porque sabía que cualquier cosa con su firma sería aceptada. el hecho de que haya tenido recurrir al talento de otros(por lo menos 7 veces; habrá que ver cuántas más no hemos decsubierto) ahora me lo confirma. si eres un buen novelista (hasta cierto punto, por lo demás) eso no significa que necesariamente serás un buen columnista.

LuchinG dijo...

Faverón: Se capta la diferencia del tono que usas en esta ocasión. Al dramaturgo que no estaba en onda con los blogs le dijiste "baja de tu nube / nubeluz / baja baja", a Coral lo agarraste a latigazos por haber metido la pata con un dato sobre el Cid, pero sobre Bryce por un lado dices "esto es una deshonestidad" y luego le dejas la salida de "al fin y al cabo él ni necesitaba plagiar porque hacer diez años me dio un folder repleto de artículos" o "¿Uno asume que un escritor escribe y un presidente no?"

Nando dijo...

Ernesto plantea un tema más para pensar y discutir sobre él. Cuando en la misma frase pone "presidente, congresista o gerente" está poniendo en el mismo saco a políticos y hombres de negocios. ¿Significa eso que estamos, como algunas voces sugieren, para bien o para mal, en tiempos "post-políticos"? Sobre el asunto, Jacques Rancière publicó hace poco un libro que recomiendo: "El odio a la democracia".

Anónimo dijo...

Los jefes de organizaciones y los políticos no sólo hablan por si mismos sino en nombre de sus colectivos y deben presentar su mensaje de la mejor manera, no hay nada malo en que contraten a personas que le escriban sus discursos. Es muy común que se sepa quien es el que escribe, casi nunca es un secreto, en la Casa Blanca hay varios speechwriters bien conocidos, no son fantasmas:
http://en.wikipedia.org/wiki/Speechwriter

No se puede usar eso para justificar a un escritor que sólo habla por si mismo.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Pero es obvio que nadie está justificando nada, ¿no?

Lo que pasa es que tengo la impresión de que cualquiera que diga algo que no sea "Bryce es un tal por cual" parece sospechoso de condescendencia, y no tiene por qué ser así.

LuchinG dijo...

Es obvio que no lo estás justificando (como sí hizo Lauer) pero tan bién es obvio que lo estás tratando con una delicadeza que no te había visto en los dos o tres meses que vengo visitando tu blog.

Anónimo dijo...

Dos precisones:

Nando: no, no me refería a tu frase, sino a la atmósfera -que creí percibir leyendo éste y otros blogs desde temprano- por la que se establecía una especie de jerarquía de faltas, buscando un espacio de escape y, casi, indicándole la salida a ABE.

Gustavo: yo he sido, largo tiempo, un speechwriter en el Ministerio de Educación. Incluso lo hice alguna vez en Interior. Muchas veces he escrito párrafos para discursos de presidentes y primeros ministros, de modo que parto de esta experiencia para opinar. Creo que hay una ligereza en tu comentario: " cuando vemos a un ministro, a un presidente, a un rector, etc., leer un discurso, podemos estar seguros de que lo ha escrito otra persona." El problema está en ese ESTAR SEGUROS: no, yo no creo que podamos estarlo. Lo que he visto es que muchos de estos dignatarios / funcionarios escriben sus propias líneas. Algunas veces piden ayuda al escritor del sótano; a veces, no. Cuando la piden y el tema es importante, el trabajo de redacción es una colaboración en el despacho, palabra por palabra. Es verdad que ocasionalmente uno propone un texto y la prisa o la baja prioridad del tema hace que se lo acepten por completo; alguna vez la primera vez que lo lee es, en efecto, ante el micrófono -a mí me ha sucedido, hablando en representación de Pilar mazzetti con un texto que no había preparado yo. Pero, hasta donde me cabe sabe -puede que haya tenido sólo suerte, en doce años- los jefes intervienen en sus discursos, y mucho.

Quizá, como lo han visto más arriba, es éste el centro del debate. Y sin embargo coincido en que un escritor tiene otras obligaciones adicionales a las de las ideas: también firma la forma.

Es un escritor deshonesto más deshonesto que una persona deshonesta? A esta última la juzga la ley, si cabe. Al primero, sus lectores, que creo que es lo que estamos haciendo aquí.

Enrique Prochazka

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Godoy:

¿Me puedes explicar por qué eres tan modosito y educado cuando entras a este blog y en otro te inventas que me he "rectificado" hoy, "con dolor" de lo que dije ayer? Yo no sé cuál sea tu lógica, pero te puedo decir una cosa: hoy he escrito acerca de cosas que se han sabido hoy. Ayer escribí sobre lo que se sabía hasta ayer. Tu bola de cristal, por supuesto, y tu "piensa mal y acertarás", te permiten decir cualquier cosa, pero yo sólo puedo juzgar ante datos reales, no hacerme el adivino.

Para que entiendas más claramente aun: Mi texto de ayer decía lo siguiente:

"Sea como fuere, incluso si no hubiera dolo ni premeditación, es evidente la responsabilidad de Alfredo Bryce en la aparición de esos artículos, evidente que está en falta con los autores legítimos de aquellos textos (Morote, Para, Solé, Pérez Álvarez), evidente su descuido ante una empresa que lo contrata por su opinión, y no la de otros, y evidente también que sus lectores y quienes estamos unidos a él por la gratitud y los buenos recuerdos, no quisiéramos verlo en un trance así".

Para rectificarme de eso, tendría que decir que Bryce no está en falta, que no ha descuidado su trabajo, que nuestra hipótesis de partida debe ser que no hay dolo ni premeditación, y que no tiene responsabilidad en nada.

¿Está claro?

Fernando dijo...

Me parece que la diferencia entre el caso del burócrata y el del escritor estriba en que en éste solemos atribuir su marca de identidad a su escritura misma. Se asume que en el estilo va la firma...
Sin embargo, nadie se escandalizaría si Alan García confesara mañana que sus mensajes a la nación suelen ser escritos a diez manos, o que son un trabajo colectivo de todos sus ministros.
Pero que lo mismo lo fuera a confesar García Márquez de sus escritos e incluso discursos --o el mismísimo Bryce--, lo haría autor de una estafa a ojos de sus lectores.

Lo que no quita que también entre burócratas exista la pretensión de que poseen un estilo reconocible y rescatable para la posteridad. Como yo también he hecho y corregido discursos para otros en la administración pública, recuerdo que alguna vez algún empleador pedía casi como un favor que uno a la hora de corregirle el borrador “le respetara el estilo”. Me atrevo a adivinar que a pesar de la previsible delegación de funciones burocráticas, García se asume a sí mismo como el único que puede corregir su “estilo”.

Fernando Aguirre

Jose Alejandro Godoy dijo...

Gustavo:

No he "inventado" que te "rectificas con dolor". Eso es lo que se desprende de la lectura de los dos textos que señalas. Y creo que a cualquiera que por lo menos ha disfrutado un libro de Bryce le causaría algo de pena. Y, como peruano, siento verguenza de que el segundo escritor más conocido de nuestro país culmine su carrera como un vulgar plagiador.

Por cierto, los hechos que señalas se conocieron "hoy" fueron dados a conocer ayer. Claro, el medio por el que conocimos todos este tema fue uno que no es de tu simpatías y quizás por eso no le diste crédito. Pero, al margen de cuestiones personales que puedas tener con tal o cual persona, lo cierto es que la información proporcionada en dicho espacio era contundente y no dejaba lugar a dudas.

Una pregunta directa, dado que tu has trabajado para el decano y conoces sus estándares de calidad y ética periodística: ¿crees que ABE debe dejar el diario?

Tanque de Casma dijo...

Gustavo
El asunto es ¿por qué asunto se les va a juzgar a un político? ¿Por su forma de hablar y escribir o por sus acciones y decisiones en el cargo que esté? En algún post reciente de este blog se comentó que no se podía medir la inteligencia basado en la habilidad verbal. ¿Entonces por qué mediríamos el desempeño de un político por esa característica?

Por cierto, sobre como se escriben los discursos de los presidentes, se cuenta bastante de eso en Bush en guerra, el libro de Woodward. Allí se cuenta, si mi memoria no me falla, cómo el presidente de Estados Unidos le dedicaba gran parte de su tiempo en supervisar la redacción de sus mensajes a la nación.

Nando
Metí en el mismo saco a gerentes porque ellos en ocasiones también piden una ayuda con sus textos. Pero sí, es interesante cómo los políticos no son los capos que eran para hablar hace unas décadas.

Slds

Anónimo dijo...

"En una ocasión me detuve con mi automóvil en un semáforo y los vendedores ambulantes me preguntaban para cuándo tenía previsto sacar mi próximo libro, con el fin de piratearlo. También me ocurrió en una situación similar que otro vendedor, que esta vez no me reconoció, intentó venderme mis obras completas pirateadas". Son anécdotas que narró en Madrid el escritor peruano Alfredo Bryce Echenique al inaugurar un seminario internacional sobre Derechos de Autor..

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Alfredo Bryce no está en el diario, y por tanto no tiene que dejarlo. Si yo fuera el editor responsable, obviamente no recurriría a nigún colaborador que haya ocasionado tremendo desmedro a la página de opinión del periódico, pero tampoco me echaría a cortar cabezas antes de tener una explicación transparente, cosa que nadie parece estar esperando en los blogs de tu preferencia, donde todas las explicaciones han sido descartadas en beneficio de la más oscura. Ojo: quizá la explicación más oscura sea también la verdadera, pero una cosa es estar en la posición especulativa de un comentarista de blog y otra muy distinta es estar en el escenario real, donde el editor y el director eons en efecto jueces internos y por tanto no pueden adelantar ninguna opinión, salvo descontinuar la columna hasta que se encuentre la respuesta verdadera, y si esa es negativa, descontinuarla permanentemente.

El Chato Heston dijo...

Faveron,
Ayer dijiste que la carta de Bryce "explica un hecho que, bien visto, podría aclarar todos los casos", que el hecho de que ya lo hubieran acusado de plagio "hace aun más inverosímil que haya perpetrado voluntariamente los otros tres" y que probablemente el error era culpa de terceros pero que no es "inusual que ciertas personas recurran a los oficios de terceros para escribir textos circunstanciales"

Y hoy:
"Alfredo Bryce parece cada vez más enredado en este laberinto de acusaciones en el que cada día emergen nuevos casos de plagio"

Te rectificaste, pues. Y con dolor.

Otra cosa: pensé que el blog de Ocram era, para tí, un blog basura. Has cambiado la dieta ultimamente?

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Parece que es difícil hacerle entender algo al Chato, pero acá va por enésima vez: "aclarar los casos" no es lo mismo que "eximir de responsabilidad". ¿Notas la diferencia?

marcayuq dijo...

Bueno, aprovecho entra tanta letra con filo de estos comentarios para invitarte a que le des una leìda a un texto mio sobre la guerra con chile, y me gustaría tener comentarios suyos...

http://ahorahistoria.blogspot.com

El Chato Heston dijo...

El que no entiende eres tu, y eso que se supone que te ganas la vida como crítico literario: De dónde sacas que yo digo que eximes de responsabilidad a Bryce? lee de nuevo. Lo que te dije es que sí te rectificaste, de un día para otro, y con dolor, como lo dijo Godoy. Nada mas.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Bueno, un intento más: no me rectifiqué simple y llanamente porque en el primer post no afirmé ninguna de las posibilidades. Y ya deja de darle al tema, por favor, que no viene al caso.

Anónimo dijo...

Buenas tardes Gustavo,
Solo están saliendo los mismos mediocres de siempre a intentar hacer leña de un árbol que no va a estar caído.

Esta discusión se está eclipsando por el chisme, porque a ciencia cierta todavía nadie sabe nada de lo que ha pasado, solo Bryce, y su secretaria, por supuesto. Lo evidente es que nuestro novelista cayó, por estar concentrado en temas estrictamente literarios (así lo ha confesado ya en una carta), en uno de los más humanos de los defectos: la flojera, la pereza, la fatiga, la modorra, la dejadez y por eso se sirvió de esta señora para enviar sus columnas periodísticas; claro, sin advertir que le iba a originar una tremenda confusión, que el no se lo merece, porque para los que lo conocemos, mediante sus libros o cualesquier manera, es obvio que Alfredo no hubiera permitido un error tan tonto. Más iluso seria pensar que sí. Craso desatino del que nuestro Premio Planeta ya se está haciendo responsable y lo está empezando a pagar caro. Pero de aquí a desear, pronosticar, calumniar que su carrera literaria ya está acabada, hablar de linchamientos y comenzar a convocar, con bombos y platillos, a la Fiesta de los Perdedores, me parece una maldad, propia de los envidiosos de la mas baja calaña. Cuando un barco parece hundirse, las primeras en abandonarlo, en saltar por la borda y anunciar la tragedia, son las alimañas más inmundas, que habitan y se regocijan en la podredumbre, que, como las moscas, viven dando vueltas alrededor de la mierda. Estos seres despreciables son las ratas y, por favor, al que le caiga el guante que se lo chante - incluida la sección, ridículamente llamada ´cultural´ de Perú 21, que ya empezó a propalar maliciosamente el incendio en España y a autoadjudicarse la infeliz primicia.

El talento, el genio y la responsabilidad de Alfredo son más grandes que cualquier novelesco problema. El genio aflora en los momentos más difíciles y en el caso de Alfredo Bryce Echenique no se hará esperar. A los escritores hay que juzgarlos por lo que escriben, y de este lío el, como se ve, todavía no ha tecleado nada. Esta historia recién se escribe, esperen sus próximas novelas.

Mil gracias, un abrazo.

El Faro

Freddy dijo...

Oe chato "jestón". Cual es el tema en cuestión: ¿Si Fav se retractó o si ABE plagió? ¿O es que sólo quieres sumarte al vacilón del apanado?

LuchinG dijo...

Borges se merericó un abucheo por recibir el premio de Pinochet, ¿por qué Bryce no se va a merecer un apanado por esto? Los que queremos a Julius o a Martín Romaña haríamos mal en no recordarle a Bryce que él es sólo un ser humano, no un escritor intocable.

Anónimo dijo...

Con un "Faro" como ese, los peruanos —mediocres o no— no vamos a llegar muy lejos. Vaya manera de irse por las ramas. Nadie está dejando de lado o minimizando la obra DE FICCIÓN de Bryce. Se está cuestionando la autoría de muchos (hasta el momento ocho) de sus artículos.

Y con esto no hay vuelta que darle. Un autor no puede excusarse en el desorden de sus papeles o libros, tampoco en las libertades que se tomen sus subordinados o las metidas de pata en que éstos incurran al manejar su bibliografía. Las pruebas lo demuestran: no hay "homenaje", "cita" o "referencia", hay párrafos completos transcritos casi al pie de la letra, ¿qué otras pruebas quieren?

Anónimo dijo...

Respecto a los otros artículos (no al más reciente), si El Comercio recibió esos artículos por correo electrónico, será muy fácil saber si fueron enviados por Bryce o por alguna otra persona. Sólo hay que revisar los encabezamientos.

Igualmente, El Comercio peca de ingenuidad al no comparar el material que recibe con lo que hay en la red. Lleva un minuto en cualquier buscador saber si un artículo idéntico o similar existe en la web.

Tanto Bryce como El Comercio son culpables por lo menos de una enorme ingenuidad en esta época donde las suplantaciones son tan abundantes, como se evidencia en los blogs.

Por el país, me da pena que esto pase con dos instituciones como son El Comercio y Bryce.

Jen dijo...

si no me equivoco, los artículos que Bryce mandaba a Somos estaban escritos a máquina. ahora, es irreal pretender que se googleen todos los artículos de los colaboradores de un medio. en principio, uno acepta o solicita los servicios de alguien porque confía en él y aprecia su trabajo. qué reacción debe tener el medio, el comercio en este caso, ante evidencias como las que han surgido? creo que el diario hubiera procedido de manera mucho más radical (no estoy diciendo justa, necesariamente) tratándose de otras personas. en cuanto a bryce, se me hace que la indignación se apaciguaría con un gesto tan simple de su parte como anunciar que devolverá el dinero que cobró (que quizá igual lo hará de manera privada). sin embargo, sospecho que nada -es decir, solo un linchamiento, o una picota, o un paseo con orejas de burro por el jirón de la unión- podrá satisfacer a quienes parecen haber estado esperando ver pasar el cadáver de uno de sus enemigos.

Roberto dijo...

jen, yo no sé si se está viendo el caso en perspectiva. nadie está aquí atacando a la persona. lo que indigna es el acto.

sintetizo alguna de las opiniones que se han dicho:

1. en cualquier institución seria, el plagio sería condenado y la persona que lo hubiera cometido sería separada.
2. ¿por qué la condescendencia de algunos (como mirko lauer) de decir que el problema es internet y lo fácil del copy and paste? ¿es porque se trata de alfredo bryce? ¿en otros casos se hubiera reaccionado igual?
3. se ha registrado un plagio de alfredo bryce de 1996, en el que copia párrafos enteros de un artículo dedicado a él.

hay mucho más, pero ya no vale la pena repetir algo que está aquí en los comentarios.

no hablo por los demás, pero yo no tengo nada personal contra bryce. sí me indigna la estafa y la condescendencia. (y siento de un modo u otro que lo que se está diciendo es "bryce pecó pero no cometió delito").

¿podemos demostrar que en el perú sí pasan las cosas? ¿o mañana diremos "no pasó nada"?

Jen dijo...

hola roberto. creo que estamos de acuerdo. en mi comentario anterior digo que a mi parecer si se hubiera tratado de otra persona, el comercio hubiera reaccionado de forma más drástica (y rápida). lo que me pregunto es: qué sanción resultaría satisfactoria para los más indignados?

Roberto dijo...

quizá ¿separación del staff de colaboradores del diario en mención? ¿qué opinas?

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Yo ya opiné sobre eso hace rato:

"El asunto, creo yo, debería ser más transparente: si Bryce no es responsable, nada debería pasarle. Si Bryce es responsable, el diario no puede seguir publicando sus artículos de opinión, por el hecho sencillo de que no son la opinión de Bryce. Pero el punto intermedio --dejar en la bruma la responsabilidad y seguir adelante con la colaboración-- no tiene mucho sentido. Y, por otro lado, el diario (dejando en claro que, si hubo engaño, el mismo periódico fue la primera víctima) debería haber expresado a estas alturas, ya, de alguna manera, un cierto pesar con relación a los siete autores afectados".

Estoy seguro de que Jenny piensa lo mismo, pero no quiero poner palabras en su boca.

Roberto dijo...

sí, yo también leí tu opinión. pero abramos la cancha a otros...

Anónimo dijo...

Anarch said:
bryce es muy divertido, eso de plagiar artículos del experto de la cía, del ex embajador, etc. es para matarse de risa, es que el mundo es un circo, los literatos tienen que opinar de cosas que no les competen, y los diarios dirigidos por unos memos con aires de grandes sabelotodos sólo les importa la firma, qué gracia. Buena, Alfredo, eres un verdadero anarquista!!!

Jen dijo...

sorry por no contestar antes, estaba en un avion . estoy de acuerdo con ambos, roberto y gustavo

Anónimo dijo...

Alguna vez recorte un objeto conocido para una producción fotográfica y me sacaron de mi trabajo por derechos de autor. Osea por cortar el objeto, por usarlo en mi foto, por recrear una situación que tenía otro contexto además. A propósito de Bryce y la información que manejan aquí les dejo una paralela. Aún tengo miedo al iniciar mi proceso creativo luego de esa fea experiencia. LAs fotografias por ejemplo se periódicos suelen parecerse mucho y aún no entiendo bien esto del plagio y los derechos de autor. Sugerencias serias por favor. ALgunas paginas serias , textos, etc. gracias.