13.4.07

Kurt Vonnegut voló

Uno descubre a ciertos autores por las razones más insospechadas. Yo, siendo muy muy niño, leí a Kurt Vonnegut por el motivo más tonto: porque se llamaba como mi primo Kurt Pflucker y su apellido, Vonnegut, era el mismo de un señor alemán que trabajaba con mi madre. Yo tenía la secreta sospecha de que entre mi primo Kurt, el doctor Vonnegut y el señor Kurt Vonnegut había una secreta conexión.

La novela que leí se llamaba
Matadero cinco (Slaughterhouse-Five, or The Children´s Crusade) y pasadas unas pocas páginas vi que nada había en ellas de mi primo Kurt ni del señor que trabajaba en los laboratorios de mi madre; lo que había en cambio por todas partes en aquel libro era una combinación perfecta de mis dos grandes obsesiones de aquel tiempo: la destrucción de Alemania y el viaje en el tiempo y el espacio.

(La primera se me volvió obsesión debido a que el primer libro que leí completo en mi vida fue una enciclopedia de doce tomos sobre la segunda guerra mundial; lo del viaje en el tiempo me vino en parte de Wells y en parte de cierto episodoio de Star Trek. Mi tendencia general a las teorías conspirativas, por su parte, era una herencia de El fugitivo y Los invasores).

Hasta ahora, tantos años más tarde, dudo haber leído ciencia ficción (o cuasi ciencia ficción) tan fascinante y capaz de lidiar con grandes temas como Matadero cinco, que es la historia, extraordinariamente contada, de un soldado americano preso en un matadero de Dresden durante los días en que los bombardeos aéreos aliados van aniquilando la ciudad y a sus habitantes.

Para mí, a ese nivel, en la ciencia ficción, sólo están los libros de Dick y Ballard. Pero claro que no soy un experto.

Y del señor
Kurt Vonnegut, uno de los pocos esritores norteamericanos con una voz incómoda y metiche en los temas políticos de su país (hace poco opuesto a la invasión de Irak), he seguido leyendo cosas aquí y allá: escribió decena y media de novelas, cinco volúmenes de cuentos y una docena de piezas teatrales antes de que la muerte le sobreviniera ayer.

En este artículo del NYT pueden leer declaraciones hechas a la muerte de Vonnegut por sus colegas
Norman Mailer, John Irving, Jess Walter, Jonathan Safran Foer, Rick Moody y otros.

Aquí tienen la noticia de la muerte tal como la dio AP. Aquí la tienen en versión de Reuters. Y aquí tienen, por último, una extraordinaria selección de artículos sobre Vonnegut publicados en el NYT durante el último medio siglo, incluyendo las reseñas originales de muchos de sus libros.

Otra cosa que vale la pena ver es este artículo de
Joe Holley en The Washington Post; la nota de obituario en The Guardian también es interesante, como lo es asimismo el breve artículo de Bárbara Celis en El País.

(Arriba: simbólica portada con que amaneció hoy la página oficial de Kurt Vonnegut;
Abajo: retrato de K.V. tomado por Peter Yang para la revista Rolling Stone).

5 comentarios:

Víctor Coral dijo...

Ayer mismo compré Madre noche, una novela que si bien no es de ciencia ficción enfrenta con un humor lacerante el tema del nazismo y sus terribles consecuencias. En el reciente Rolling Stone hay una nota y entrevista a Vonnegut, y aunque aparece amargado y excesivamenre pesimista con el futuro del mundo, no da muestras de estar mal de salud (o el entrevistador es poco perceptivo). Lamentable pérdida.

Diego De la Cruz dijo...

¿Esa imagen no será por el libro Pájaro de Celda?

Recien la leeré.

Esteban R.S. dijo...

El día que se hagan públicos los nombres de los delincuentes que manejan el blog basura llamado "Puerto Elhueco" recuerden acusarlos, entre otras cosas, de PLAGIO.

Los PLAGIOS que cometen son decenas, pero el último basta como prueba.

El último post de ese blog está formado la mitad por párrafos PLAGIADOS del diario El País y la mita por párrafos PLAGIADOS de una entrevista de un periódico italiano traducida al español por La Nación.

Estas son las pruebas.

http://www.elpais.com/articulo/cultura/Muere/Kurt/Vonnegut/genio/contracultura/elpepuint/20070413elpepicul_4/Tes

http://axxon.com.ar/not/127/c-127InfoVonnegut.htm

¿El PLAGIO es delito cuando lo comete Alfredo Bryce y es práctica revolucionaria cuando lo realizan los resentidos sin talento que manejan "Puerto Elhueco"?

¿O es que dirán que a "la secretaria" se le "olvidó" poner las fuentes?

Anónimo dijo...

salvo el plagio, todo es ilusión,
firma
Aby Gus

Anónimo dijo...

Y dos de las adaptaciones de sus obras al cine no estuvieron nada mal: Madre Noche y Matadero 5.
Luis