10.5.07

¿Es el fin de los reseñadores?

Un artículo del NYT y una respuesta de Salman Rushdie

En un artículo del miércoles último, en el New York Times, Motoko Rich se hacía una pregunta que ya no es nueva pero sigue siendo interesante: Are Book Reviewers Out of Print? ¿Se acerca el fin de las reseñas literarias en la prensa?

El artículo explica cómo, en la prensa norteamericana, más de un diario está reduciendo o incluso eliminando las secciones de reseñas de libros, y cómo, simultáneamente, se vienen multiplicando los sitios web dedicados a comentar publicaciones recientes, a veces en notas de gran extensión, a veces inteligentemente, y otras veces no.

El artículo de Rich es la demostración de que --al menos en el mundo de la literatura--, si bien en todas partes se cuecen habas, en algunas partes las habas se cuecen mejor en otras. ¿A qué me refiero?

En primer lugar, a que en Estados Unidos hay diarios, como el NYT, que no sólo mantienen grandes secciones de reseñas y revistas de libros, sino que además le dan espacio a artículos como el de
Rich, que expresan una preocupación ante la posibilidad de que la costumbre se pierda mayoritariamente. En el Perú las reseñas literarias en la prensa son inverosímilmente pocas y, sin embargo, ningún medio periodístico muestra ni el más remoto interés ni la más ligera preocupación ante el fenómeno.

En segundo lugar, la nota de
Rich muestra que, en efecto, muchos de los sitios de internet que han empezado a reemplazar a los diarios en la responsabilidad de publicar reseñas y, de esa manera, promover la discusión crítica, lo hacen no sólo con buen juicio y con propiedad, sino además con una dinámica revitalizadora y una capacidad de interacción que jamás ha caracterizado a la crítica de prensa.

En el Perú, la escasez de las reseñas de prensa no ha encontrado ningún tipo de reemplazo digno en internet. Casi no existen sitios dedicados a la literatura, los que hay no tienen un ritmo que sirva pa
ra suplir la periódica necesidad de consulta que un lector regular esperaría, y los pocos sitios que se dedican a las reseñas con nivel en verdad son arhivos online que repiten reseñas publicadas en la prensa escrita por sus autores (el blog de Javier Ágreda es el ejemplo más evidente).

Ayer, viendo la tele, me encontré en el programa de
Stephen Colbert, con una entrevista a Salman Rushdie (por cierto: Colbert es un cómico de la tele; un cómico de la tele entrevistando escritores, en el Perú, es simplemente una imposibilidad esencial). La entrevista era acerca del artículo de Rich en el New York Times. La pregunta central: ¿qué opinaba Rushdie de que las reseñas de prensa estuvieran desapareciendo y que ahora el reseñismo estuviera cada vez más en manos de bloggers, con la evidente desprofesionalización que eso implica?

Rushdie fue sumamente enfático: para él, aunque la democratización de internet fuera saludable, la simultánea desaparición de las reseñas escritras por profesionales en la prensa era una desgracia considerable. "¿Por qué es importante la crítica literaria? ¿Para qué necesitamos a estos elitistas de torre de márfil, a estos personajes con PhD? que escriben en los diarios y nos dicen qué leer y qué no?", le preguntó Colbert, con su estilo que es una parodia constante y durísima del estilo de la prensa derechista americana.

La respuesta de Rushdie (que reconstruyo hasta donde me da la memoria, porque no encuentro ni el video ni transcripciones de la entrevista) fue ésta:

"Para comenzar, ni siquieras sabrías qué cosas hay allá afuera si no hubiera alguien encargado de decírtelo... Pero lo importante es que los escritores nos hemos dado cuenta de que no podemos vivir sin los críticos. En la historia de la literatura americana, Steinbeck fue impulsado por los críticos literarios; William Faulkner habría desaparecido si no hubiera sido por la intervención del crítico
Malcolm Cowley, quien lo trajo de regreso a la atención del público y lo hizo seguir hasta que ganó el Premio Nobel".

Rushdie siguió hablando: "Yo odiaría ser un joven escritor que estuviera inciando su carrera en esta época, cuando nadie está prestando atención a los nuevos libros que salen. Si tú eres un lector hoy en día y vas a una librería, no tienes la menor idea de qué elegir".

El argumento de Rushdie es simple y poderoso: para los escritores jóvenes hay cada vez menos oportunidades de leer críticas agudas y especializadas sobre su obra. Debo añadir: tienen además cada vez menos posibilidades de entrar en diálogo con esas críticas.

Está de más decirlo, pero aquí va: si Rushdie piensa que Estados Unidos está en un problema, tendría que ver el estado de la crítica literaria en la prensa y en la blogósfera peruana. ¿Cuál es la crítica mediática (no el crítico aislado, uno aquí y otro allá, escribiendo eventualmemte, sino la crítica mediática, como institución) con la que nuestros jóvenes escritores pueden entrar en diálogo?

Pero más grave aun: ¿existe siquiera el interés por que un diálogo así se produzca? ¿Están los jóvenes críticos en la sombra pugnando por dejarse escuchar y están los jóvenes escritores esperanzados en oír críticas, no positivas o negativas, sino inteligentes? Yo no veo muchas señales de que sea así.

Nota: Gracias a un lector, tenemos aquí el video de la entrevista.

Imágenes: Faulkner y Rushdie.

20 comentarios:

Daniel Salas dijo...

Quienes se están formando como críticos y se quejan de la marginación y la exclusión deberían preocuparse por crear una corriente crítica sólida que responda a aquella marginación y exclusión. Es decir, deberían preocuparse por realizar el trabajo para el cual estudian o han estudiado. Pero esta tarea implica formarse, estudiar mucho, someterse al escrutinio de otros especialistas y tener paciencia antes de obtener resultados. Algunos pocos la han asumido; sin embargo, otros se arrinconan en los pequeños espacios que, sin mayor mérito, han ganado. Desde allí, destilan e irradian su resentimiento. La explicación de por qué lo hacen eso me parece obvia: su compromiso no posee ningún alcance social porque se circunscribe a su maltratado ego.

LuchinG dijo...

"(...)un cómico de la tele entrevistando escritores, en el Perú, es simplemente una imposibilidad esencial"

¿Bayli nunca ha entrevistado a MVLl?

"¿existe siquiera el interés por que un diálogo así se produzca?"
¿No te han llegado reseñas a Quipu?
Hace años que no veo fanzines, pero recuerdo que al menos había un par de reseñas por número, no sé si en el mismo tono que la reseña que el año pasado causó una escaramuza sobre la última de Ampuero, pero habían.

Pregunta: El tono de esa reseña sobre la última de Ampuero, descontando errores que aun a un neófito como yo me parecían evidentes (calificar como "propaganda" que hayan cuadros de amigos de Ampuero en la pared del dpto de una prostituta no me parece un acierto), no era el de un entendido en la matería, pero de todas maneras me parecía válido.

Anónimo dijo...

Daniel, ¿a que espacios te refieres –especificamente hablando– cuando dices "pequeños espacios"?
Seria raro -para mi- que te refieras a los blogs, pues un blog no es un espacio que "se gane"; es decir, basta con registrarse y punto, ya está tu espacio o tribuna.

Rafael Fernando dijo...

El video de Stephen Colbert puede verse aqui.

http://www.comedycentral.com/motherload/player.jhtml?ml_video=86627&ml_collection=&ml_gateway=&ml_gateway_id=&ml_comedian=&ml_runtime=&ml_context=show&ml_origin_url=%2F&ml_playlist=&lnk=&is_large=true

Rushdie pone, ademas del ejemplo de Faulkner, el de Steinbeck.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Luching: no olvides que Bayly es un escritor.

Esa reseña era una lástima, la verdad. Y ya se discutió bastante sobre ella como para traerla de nuevo a la conversación. A menos, claro, que quieras decir tú algo sobre ella.

Daniel Salas dijo...

Por "pequeños espacios" no me refiero a los blogs, sino a puestos en algunas universidades como la Católica, por ejemplo. Si Alexis Iparraguirre, quien me insulta anónimamente como ya lo he dicho y lo demostré una vez, está tan preocupado por las argollas, ¿por qué no abre su propio blog (con su nombre) para escribir sobre eso y fundamentar sus ideas? ¿por qué no publica artículos? ¿por qué no termina de formarse para, de esa manera, afinar y potenciar sus ideas? Creo que la respuesta es muy simple: porque es una persona que se conforma con muy poco y prefiere sobrevivir como líder de un grupo de jóvenes impresionables que sucesivamente le dan las espaldas cuando descubren que no los puede llevar más lejos de la intriga y el chisme. Como sabemos, ni chismear ni intrigar es crítica literaria.

La referencia a los blogs que hace el comentarista me lleva a otra cosa. Mucho se dice del "poder" que tienen Gustavo y algunos otros bloggers (algunos me incluyen a mí, pero me parece un elogio excesivo). Ese "poder" hasta donde veo se reduce a tener un blog y tener algo qué decir. Si produce tanto temor y tanto poder se le atribuye a alguien que no es ni dueño de un medio o de una editorial, ni editor de una página cultural, ni profesor en una universidad peruana, es porque se reconoce que el capital que le ha permitido obtener ese poder es el conocimiento. Claramente, otro poder no se tiene. Y si piensan que me equivoco, ofrézcanme una alternativa.

Anwar dijo...

Yo lo veo mas bien como una migración, desde el espacio de la prensa escrita, al espacio de la red. Decir que las personas van a las librerias sin saber que leer me parece un poco exagerado. Claro que yo no estoy ahi, en usa, y entonces no tengo la experiencia directa. Pero, bueno, la gente tiene internet.

Por otro lado, en el perú las cosas son diferentes. Un amigo que estudio literatura me comento que las reseñas literarias profesionales no tenian mucho espacio en la prensa escrita porque los editores consideraban que la gente no las queria, preferian darles reseñas mas simples, del tipo periodistico. Quizas no sea un problema de oferta, sino de demanda.

Anónimo dijo...

No creo que se acerque el el fin de los reseñadores.

Por lo demás, excelente la foto de Willian Faulkner, el maestro de Mientras Agonizo. Please, dónde puedo ubicar esa foto en un formato más grande. Gracias.

René López Villamar dijo...

Hombre, de menos el Perú se discute, aunque sea por blog.

Te lo pongo así: cuando se anunció la famosa lista de los 39, además de los escritores mexicanos, sólo reconocí a los peruanos. ¿Por qué? Porque leo puente Aéreo y otros blogs peruanos, que mantienen una presencia fuerte en internet.

Ni en mi país ni en ningún otro de Latinoamérica se tiene esa presencia de críticos y escritores en la red.

De ahí en fuera, creo que Rushide tiene mucha razón. La desaparición de las reseñas es más efectiva que la censura.

Saludos

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Hola, René: ya que estás por aquí, una pregunta: ¿ha habido alguna reacción en México ante esta decisión de Fernando Vallejo de renunciar a su nacionalidad colombiana y quedarse sólo con la mexicana?

Anónimo 10:11: yo tomé la foto de esta página web (no la había visto nunca antes, por eso la elegí):

http://images.google.com/imgres?imgurl=http://www.semo.edu/liberalarts/images/CFS_Faulkner_Sightg_2004.jpg&imgrefurl=http://www.semo.edu/cfs/faulkneria/sightings.htm&h=320&w=250&sz=26&hl=en&start=6&um=1&tbnid=G0ZafB-YLYNwIM:&tbnh=118&tbnw=92&prev=/images%3Fq%3Dwilliam%2Bfaulkner%26svnum%3D10%26um%3D1%26hl%3Den%26safe%3Doff%26client%3Dfirefox-a%26rls%3Dorg.mozilla:en-US:official%26sa%3DN

benigno niebla dijo...

no podria afirmar con seguridad q se viene el fin de los reseñadores, lo q si es una realidad es la cantidad de escritores jovenes q hoy en dia encontramos cuando ingresamos a una libreria, asi estemos en colombia, mexico, peru, argentina o inclusive en la seccion de libros hispanos de las librerias en los eu.
frente a este panorama me parece tan importante la voz de un critico literario calificado y q sea sobre todo imparcial y objetivo. soy consciente q las editoriales juegan un rol importante y en tal sentido, el aspecto economico muchas veces es priorizado por ellas y por las librerias (los libros de sergio bambaren se venden mas q los del poeta watanabe, la gente cuando va a una libreria compra mas libros de paulo coehlo que de ernesto sabato)
otro era el tema de hace una decada, cuando la gente se preguntaba, ahora con el boom del internet, desaparecera el formato del libro? recuerdan? y habia gente que estaba convencida q eso iba a suceder. y no sucedio. en todo caso aparecieron nuevos formatos para invitar a las gentes a la lectura (los libros digitales, los libros en internet, etc.)
pero yo digo, no hay como el placer de ir a una libreria y comprarse un libro, y leerlo con los ojos y las manos; pasar las hojas, la sensacion de pasar manualmente las hojas y sentir el papel y el paso del tiempo al mismo tiempo.
y esa seguridad que lo que leemos es de lo mejor, solo puede venir con la opinion de un critico calificado.
otro es el tema de por medio de q canal nos va a llegar la critica literaria: si por los diarios o por la tv, o por el internet y definitivamente creo que en este mundo, el internet va a imponerse cada dia mas sobre la prensa escrita (diarios).
realidad muy diferente es la q esta atravesando la musica, los chiquillos ahora ya no estan comprando discos (cds) y por ahi lei una defuncion para el disco: los i pods en todas sus variantes estan literalmente barriendo con la industria del formato cd: hoy en dia los jovenes "bajan" su musica del internet (otra vez el internet) ya sea de paginas legales o piratas.
bn

LuchinG dijo...

Creo que principalmente el problema de esta "democratización" de las opiniones es la falta de autocrítica de parte de los que opinan. Releí anoche la crítica que mencioné antes, y mi primera impresión es que esa opinión podría haberla dicho yo mismo (salvo los errores que ya mencioné) sobre "Cartas a los amigos que perdí" (para ser honestos, sólo aguanté las primeras dos cartas). Luego leí la de Agreda, y se nota la diferencia; en la crítica de Agreda hay argumentos redondeados, habla sobre la falta de desarrollo de personajes, la inhabilidad para expresar con soltura tal y tal situación, etc. Es este sitio se menciona lo mismo sobre el mundo de las historietas: las necesidad de hacer negocio con las historietas en los medios impresos a llevado a la muerte en vida de varios personajes, pero la libertad sin restricciones de internet a dado por resultado un mar de malas historietas.

Anónimo dijo...

y luching "a" llevado los errores gramaticales a su punto más alto.

Vicente

Anónimo dijo...

Reynoso en el último Casa de Citas:

(Entrevista de Olguita Rodríguez Ulloa)

"He podido tener acceso a este tipo de literatura y clasifiqué los textos –no a los escritores como dicen Iván Thays y Gustavo Faverón–: unos son los oficiales, que se publican en periódicos o en revistas y al autor no le pasa nada; otros, los clandestinos, hechos por los vencidos, que pueden ser sujetos a juicio por considerárseles apología al terrorismo y circulan de manera subrepticia; y los últimos, los que escriben los presos. Por otro lado, considero que el prólogo del señor Faverón es tendencioso. Es parte de una concepción metafísica de la historia que señala que esta se estanca, que no hay desarrollo y que Sendero es un lapso en el que se detiene la historia y que ellos crean la suya propia[10]. La historia es un proceso dialéctico, nadie puede crear un espacio ahistórico."

Aprende, Facho, lee bien a Marx.

LuchinG dijo...

Mis "haches" no sólo mudas, a veces también son invisibles.

Anónimo dijo...

y claro, es completamente casual que Paolo de Lima haya prestado sus páginas para publicar esta entrevista insultante. Pero qué no habrías dicho si la hubiera publicado Marco Sifuentes o Roberto Bustamante!!!!!

Anónimo dijo...

Se han dado cuenta de que ha empezado Moleskine otra vez? Qué raro.

Anónimo dijo...

"La historia es un proceso dialéctico, nadie puede crear un espacio ahistórico"
El sólo hecho de decir o mencionar estas palabras demuestra lo estancados que están nuestros intelectuales ante los desafíos de la ciencia y de la propia historia, utilizar procesos lógicos bivalentes (dialéctica ) para explicar todo, incluso la decisión de lavarnos las manos frente a la violencia, como si ésta fuese inevitable o deseable, nos revela la poca actualización de nuestros pensadores ante los desafíos de la cibernética. Es extraño que los antiguos ávidos estudiantes se hayan convertido en defensores de lo tradicional de lo obsoleto de lo pasado...

Anónimo dijo...

http://allesklar.blogspot.com/2007/05/los-marrones-tambin-usan-escudos.html

defenderás a los marrones? o solo defiendes a tus iguales?

schatz67 dijo...

Aqui hay varias cosas para diferenciar.Gustavo señala que no hay suficientes espacios en Internet dedicados a la crítica literaria y un lector de México señala que en comparación al país del norte tenemos una superávit considerable.

Creo que es un problema similar al de los periódicos o la TV.Los extranjeros que nos visitan se sorprenden de la cantidad de canales y periódicos locales disponibles sin saber que una gran parte de ellos es absolutamente prescindible.Igual sucede con los espacios en la blogósfera.Puede que hayan muchos con un membrete de "literarios" pero pocos se dedican al oficio de reseñar con profesionalismo,meticulosidad y respeto.Un ejemplo de eso lo ven en esta página amateur donde irreflexivamente le sacan la mugre a Claudia Ulloa y a Daniel Alarcón inmisericordemente: www.sinbarba-libros.blogspot.com

Tan malos son ambos escritores? Para nada.Pero ya los destrozaron gratuitamente incluyendo argumentos ad hominem.Repitiendo esa inveterada costumbre peruana de pontificar sobre lo que no sabemos y descalificar el mensaje a traves del insulto al mensajero.

Igual sucede con algunos blogs más "elaborados".Viejas rencillas,cuchillos oxidados aplicados a mansalva y la cobardía del anonimato son los denominadores comunes en espacios donde se saldan todas las cuentas sin ningun tipo de criterio lógico.En este mismo blog no hay ningun post en donde los anónimos no dejen alguna traza del veneno que se empeñan en destilar.

Creo que los reseñadores no han muerto y su presencia debe ser estimulada por todos los que vemos en la literatura algo más que un pasatiempo.Aunque le duela a muchos,mientras se siga publicando se seguirá (bien o mal) reseñando.

Saludos

Jorge