12.6.07

Cuestión de perspectiva

Una observación sobre la poesía de hoy y la lectura de la tradición

El nuevo oficio de encuestador me tienta a pensar sobre cierto asunto: es explicable que cada quien conozca mejor su propia época que las épocas ajenas, que cada quien establezca con su mundo un diálogo más fluido y numeroso que con los mundos del pasado. Sin embargo, en literatura, todo diálogo implica una tradición y toda tradición un ramaje de influencias, cruces e intersecciones.

En literatura es imposible conocer la propia época si se desconocen las pasadas, porque, aunque parezca absurdo, aunque parezca contraintuitivo, uno no se vincula con su propio tiempo directamente, sino a través de las infinitas mediaciones de la tradición, así como, en un árbol genealógico, uno sólo se vincula con sus primos a través de los propios padres, los abuelos y los padres ajenos, es decir, remontándose a los nudos y las articulaciones del pasado.

(Para decirlo con un ejemplo transparente: en cierta forma la relación entre
Belli y Eielson es meridiana: ambos crecieron en un mismo periodo, brotados de una misma sociedad, rodeados de unas mismas coyunturas políticas, etc. Pero la totalidad de sus vínculos es radicalmente ininteligible si uno desconoce el surrealismo francés, el barroco español, el misticismo medieval tardío, etc. Y eso, que es verdad para nosotros, era verdad para cualquier contemporáneo de Eielson y Belli que quisera desentrañar el lazo entre ambos, y era verdad también para los mismos Eielson y Belli, puestos a leerse el uno al otro).

Yo soy de los que creen que la poesía peruana, que sigue siendo de las mejores de la lengua hispana, no tiene hoy el nivel que tuvo en las generaciones que aparecieron treinta, cuarenta o cincuenta años atrás. Creo que nuestros mejores poetas vivos son autores que escriben ya desde hace décadas (Montalbetti, Cisneros, Lauer, Hisnostroza, Varela, Belli, Verástegui, etc) y tengo la sensación de que pocos entre los novísimos han puesto los primeros ladrillos de su obra con la solidez con que aquellos fijaron los suyos (no voy a decir quiénes me parecen los más interesantes porque, precisamente, hay una encuesta todavía en marcha).

Me sorprende la multiplicación insólita de nombres que se ha producido en los comentarios a la encuesta: al parecer, a juzgar por las respuestas de algunos comentaristas (respuestas que agradezco infinitamente y que aprecio y respeto: no se me malentienda), hay alrededor de cincuenta o sesenta poetas jóvenes en el Perú que merecen ser considerados figuras descollantes. Me pregunto cuántos en el Perú han (o hemos) leído con alguna atención no a sesenta u ochenta, sino, digamos, a veinte o treinta poetas isabelinos, a veinte o treinta naturalistas franceces, a veinte o treinta modernistas italianos, a veinte o treinta simbolistas, a veinte o treinta surrealistas, a veinte o treinta poetas clásicos griegos.

Esto que digo no es ni un arranque esnobista ni mucho menos una declaración de antipatía ante quienes, sumergidos en la literatura de su tiempo, no hacen un espacio en sus lecturas para aproximarse a mundos ajenos (aunque, al fin y al cabo, valdría la pena la observación: la literatura es ante todo un ejercicio de alteridad, de conversión en otro y en otros). Lo que quiero decir es, simplemente, que la extrema atención a la obra de nuestros contemporáneos nunca nos debería alejar --sobre todo a quienes tengan con la literatura una relación que trascienda la simple afición y el diletantismo--, nunca nos debería alejar, digo, de la exploración de otros ámbitos y de otros tiempos.

(Si quieren ponerlo en los mismos términos antipáticos que usé hace un rato: si en mi panorama la generación peruana post-2000 tiene más autores imprescindibles que el siglo de oro español o la poesía clásica latina, es sumamente probable que algo ande mal en mi formación literaria; es sumamente probable que esté viendo la literatura peruana con los mismo ojos chauvinistas con que un hincha del Municipal cree ver en los partidos domingueros de su equipo jugadas más brillantes que en la final de un mundial: no es necesario renunciar a una cosa para adquirir la otra: la relación con nuestro presente literario necesita proximidad y distancia a la vez).


La literatura es, ciertamente, un ejercicio expansivo y una derrota de las fronteras. Si empequeñecemos su mapa hasta el punto en que sólo somos capaces de entenderla con la lógica de un campeonato interbarrios, o de un partido de fulbito de solteros contra casados, es decir, si en nuestro panorama las clasificaciones más singnificativas son "los poetas de la Católica" vs. "los poetas de San Marcos", entonces hemos malentendido y colapsado la mejor de las opciones que la literatura nos da, que es, precisamente, la de abandonar el confinamiento de nuestros pequeños mundos para concebir un mundo más ancho.

Dicho sea de paso; ahí está la clave de mi reciente fiebre encuestadora: en efecto, me gustaría que fuéramos capaces de distinguir la paja del grano, de trazar mentalmente el esquema de las nuevas generaciones y percibir sus puntos cruciales. Es evidente que nadie puede predecir las alturas que la obra de un joven alcanzará en el futuro, pero eso no quiere decir que no podamos discutir las alturas que los jóvenes están alcanzando ya, y, sobre todo, las maneras en que están llegando a esos lugares. Y para poder entender eso tenemos que leer mucho, muchísimo, de lo que se escribió años e incluso siglos antes de que esos jóvenes poetas nacieran.

Fotomontaje gfp.

20 comentarios:

LuchinG dijo...

Con el debido respeto de un ignorante al que por lo general no le gusta la poesía y no conoce ni la mitad de los nombres que mencionas como "los mejores poetas vivos":
- Tal vez sea el mismo hecho de que tu pones una encuesta lo que convierta, al menos es esta específica ocasión, a la producción poética en un campeonato interbarrios. (¿Principio de incertidumbre poética de Heisemberg?)
- Así como dicen que a nadie le gusta deberle literariamente a sus contemporáneos, algunos quizás estén diciendo que a nadie le gusta reconocerle méritos literarios a sus contemporáneos.
- ¿Por qué tendría que ser más pariente mío Cueto que Ishiguro? ¿Sólo porque uno vive a menos cuadras de mi casa que el otro?

JulioR dijo...

Luching: no creo que Cueto simplemente viva más cerca de ti que Ishiguro. Aunque no quieras, tienes en común con Cueto una vida entera, la misma experiencia histórica, los mismos políticos, las mismas calles y el mismo idioma. Que te gusten más las novelas de Ishiguro es otra cosa, pero no te alucines.

Anónimo dijo...

yo creo que tienes más cosas en común con cueto, la cuetomanía, por ejemplo.

covi

Anónimo dijo...

Estimado Gustavo Faverón, estoy de acuerdo con usted. Me parece que la mayoría de personas votan en las encuestas, como lo he hecho yo, en primer lugar (aunque no es el único criterio que he utilizado) en favor de sus amigos o de sus conocidos o de sus profesores o de alguien de quien tengan algunas referencias o finalmente por uno de los poetas porque se ha leído un libro de él o ella, dejando de lado a los demás poetas de quienes no se ha tenido la oportunidad de leer nada o muy poco. Creo que muy pocos votan teniendo en cuenta únicamente la calidad literaria, o si han tenido la oportunidad de leer a varios de los autores, dándose el trabajo de comparar al menos mentalmente y con buen criterio algunas obras de unos cuantos de los poetas de la lista. Yo propongo una solución, votar por obras y no por personas, y en caso de que no se tengan las obras a la mano (corto tiraje, inubicable, estar fuera del país, etc.), buscar a través de internet la manera de proporcionar a los encuestados al menos una muestra de la obra de quienes componen la lista, de este modo la elección no será tan subjetiva y tal vez sea más justa y de este modo creo muchos poetas que ahora figuran en la lista serían puestos de lado porque la calidad de sus textos no los respalda en comparación a otros poetas más cuajados.

Anónimo dijo...

Hola Gustavo,

Leo tu comentario sobre la encuesta y me parece un poco ligero. Concuerdo contigo sobre muchas cosas en tu evaluación sobre la poesía actual, creo que tampoco te equivocas en lo que dices sobre el comportamiento de los votantes, pero ahora, luego de leer tu último comentario, me pregunto cuál es el sentido de tu encuesta? Y ahí me parece que no estás siendo muy consistente. Creo que una buena actitud antes de votar es conocer más o menos bien las posibilidades que tienes, pero esto no es un requisito necesario para votar; más aún si lo que se pide es que votes por tu preferido o por el que ves como el mejor de la lista, algo que tampoco estaba claro desde el principio, pues por un lado parecía que hacías una encuesta del gusto y por el otro una encuesta sobre el que considerábamos el mejor. Por otro lado, no estás haciendo una encuesta a escritores, de los que se puede esperar más lecturas y quizás un mejor un mejor conocimiento del asunto. Lo mismo con la lógica con la que creo yo muchos deben haber votado y recomendado posibles nombres. En un comentario a tu encuesta yo mismo recomendé un nombre no porque crea que deba estar en la nómina de imprescindibles sino porque vi en tu lista a un par de autores que he leído y que creo no eran mejores que el que yo recomendé. Algo similar con la forma como he votado. No dudo de que pueda estar equivocado, pero suponía que esa era la idea de tu encuesta: ver qué piensa la gente. Ahora que leo tu comentario pienso que quizás esperabas una votación mejor informada pero incluso eso tampoco queda claro. La sensación que me queda es que abres la puerta a que la gente se manifieste democráticamente sobre sus preferencias literarias y de ahí, en vez de comentar los resultados, aludes a ella para decir que la gente no esta leyendo nada. Quizás me equivoco, no sé. Pero tu comentario me deja esa sensación.

Saludos,
Ramón Ponce Testino

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Estimado Ramón,

En efecto abro la puerta para que la gente exprese su opinión.

Y en efecto expreso yo mi propia opinión acerca de que la gente SIEMPRE debería leer más.

No sé cuál de las dos cosas es "ligera".

Como siempre, gracias por tus observaciones.

Gustavo

LuchinG dijo...

Julior: A los parientes uno por lo general les entiende los chistes, les comprende los defectos, les celebra los breves y ligeros triunfos, los consuela en los fracasos, a veces incluso les apaña las faltas. Pero esta familia literaria "peruana", por lo poco que veo, se parece más a los Borgia. Yo no los llamaría familia.

Anónimo dijo...

Hola Gustavo,

Te agradezco la respuesta. Explico mi comentario sobre que me parecía ligero tu post a la encuesta. Creo que apuntabas bien la necesidad de conocer más en términos de poéticas, y que eso podría ser un elemento a considerar en cómo se hace y se mira la poesía nueva en el Perú, pero me parecía que aludías también a que en mucho de esto ultimo había una actitud similar a un interbarrios y poco criterio; y me parecía que identificabas además esto con el aluvión de poetas recomendados por los que visitan tu blog. Creo que intentaste ser cuidadoso en el post, pero igual la alusión quedó.

En general creo que es probable que tengas razón, en terminos de criterios y sensibilidades, pero habiendo convocado a la encuesta la alusión no me parecía muy respetuosa para los que votaron en ella y consistente con la idea de preguntarle a la gente qué le gusta. Si me he equivocado en cómo he leído tu post, me desdigo completamente.

Eso aparte, me parece muy buena la iniciativa y soy un asiduo de tu blog.

Muchos saludos,
Ramón Ponce Testino.

Anónimo dijo...

Tu encuesta no tiene validez alguna.Primero por tu escaso conocimiento de Poesìa.Segundo por quer hay nombres que salen en todas las antologias ultimas menos en la tuya.Tres aqui has puesto gente que son tus amigos mezclados con otros para disimular.

Anónimo dijo...

creo que en general esdifícil la comprensiòn del hecho poético temprano. Y todavía más difícil si vives fuera del Perú desde hace años. Es bueno que lo reconozcas aunque parezca ligero o de una viveza criolla. Eso no te salva de ninguna manera, pero pone en los términos correctos la encuesta. Es un sondeo superficial y limitado. Para algo servirá. Espero que pongas este comentario, lo digo sin mala voluntad. Saludos.

Arturo

Anónimo dijo...

por qué no hacer el mismo comentario sobre la narrativa?

Anónimo dijo...

y el nuevo plagio de bryce??

Martín dijo...

Hace poco estuve leyendo una separata de Gérard Genette. Él decía, en buena cuenta, que todo libro siempre es un hipertexto de un hipotexto anterior (por ejemplo: la Odisea de Homero es un hipotexto en el cual se basa un hipertexto como el Ulysses de Joyce).

Bueno, menciono a Genette porque, creo, se vincula al tema que has tocado: acaso toda tradición literaria y toda la tradición literaria en general serían en parte un conjunto de hipotextos e hipertextos que les son tributarios.

Saludos

LuchinG dijo...

JulioR: Mil disculpas: me fui por la tangente.

"tienes en común con Cueto una vida entera"
Media. Le llego a la cintura.

"la misma experiencia histórica"
Alarcón, no recuerdo en cuál entrevista, dice que en su libro hay muchas imágenes del mundo que se repiten, un Somalí puede sentirse tan identificado con ellas como un limeño.

"los mismos políticos"
¿Bush, el presidente de China, el efecto tequila? ¿Tan diferente es la Fiesta del Chivo que la del Chino?

"las mismas calles"
Pasear a mi perro frente a la iglesia de mi barrio no me convierte en católico.

"y el mismo idioma"
Me la pasé un año trabajando acá antes de comprender qué significaba aquello de "ya fue".

"..no te alucines."
Una vez me mencionaron una frase de un pintor, creo que se llama Magritte: el viaje más largo que he hecho en mi vida ha sido alrededor de mi cuarto. Me atrevo a decir que Luchinglandia alguna vez fue visitada por Cueto cuando nos cruzamos hace más de una década en el centro de Lima y alguien me lo señaló y dijo "Mira, ese es Cueto", a lo que yo respondí "Vaya, cómo ha cambiado César".

JulioR dijo...

Es fácil, Luching: mencionas a La Fiesta del Chivo y al Chino. Seguramente no has leído ninguna otra novela sobre la dictadura de Trujillo en Republica Dominicana excepto la de tu compatriota Vargas Llosa. Y el que sea de tu compatriota, quieras o no, es una de las razones por las que has leído esa novela (si es que la has leído, si no, el ejemplo funciona mejor todavía, porque demuestra que para ti "la fiesta del chivo" es parte de tu cultura cotidiana.

Llullasunqu dijo...

hay dos tipos de lectores:el profano y el erudito. La mayoria pertenece al primero grupo. Y dos tipos de autores. El erudito que escribe para los eruditos y el profano que escribe
para quien quiera leerle. Si esta encuesta esta dirigida para los eruditos en buen hora. Que sean ellos los jueces de la vanidad. El lector comun y silvestre, me parece, valora un libro si este logra tocar sus fibras. No necesita saber si la poesia o la prosa que lee o leera forma parte de una corriente literaria o de cualquier otra fuente que le dio origen.
Se trata simplemente de un goce estetico. Un goce intuitivo. Que nos permite apreciar abstracciones del arte. Tu post, en todo caso, resulta mas inspirador que tu encuesta.

LuchinG dijo...

JulioR: Al final es una cuestión de perspectiva. Este escritor Vallejo -o Vallejos- renuncia a gritop pelado a su pasaporte colombiano y todo el mundo le responde: "¡Pero si tú eres recontracolombiano!" Yo sólo me he encontrado tres veces con ingleses en mi vida, las tres veces he conversado medianamente bien con ellos; en cambio si me dicen: "oye, acá hay un pata limeño, anda a saludarlo", paso, según mi experiencia personal lo más probable es que me termine aburriendo.

Quedas cordialmente invitado a visitar Luchinglandia. Está entre Finalinarza y Lupata, no te puedes perder.

Nando dijo...

Y por qué no hablas de los hinchas del Boys? Aaaaah? Echa Muni!

Tanque de Casma dijo...

Gustavo, tú mismo generaste que te bombardeen con nombres en la encuesta de poetas. Recuerda que el último párrafo de tu post dice:
"Los comentarios seguirán abiertos para que los lectores mencionen a quienes creen que debieron ser incluidos y no lo fueron. Digamos que esa será otra pequeña encuesta paralela."
De todas formas, llama la atención que la encuesta más provocadora que has hecho, la de sacar del canon a una vaca sagrada, no haya generado más debate.
Por cierto, ahorita me encuentro leyendo Ningún Dios al igual que tú. Está bacán. Me recuerda a una novela que leí hace poco, El fondo de las aguas de Peter Elmore. No me acuerdo si ésta la pusiste en tu encuesta de las novelas de la violencia.

Anónimo dijo...

Interesante post, aunque debo asegurarle Sr. Faverón que cuando sugerí el nombre de Jerónimo Pimentel y Renato Cisneros no fue por amiguismo o porque son los libros que "tengo más a la mano". He leído difrentes poetas peruanos de diferentes tradiciones y generaciones. Cambiando un poco de tema, recuerdo que cuando le preguntaron alguna vez a qué autor nacionalizaría peruano contestó:"A Hermann Melville y a San Juan (el bíblico)".
Sin duda, dos excelentes escritores pero en mi caso no por facilista sino por elegir casos geniales; hubiera elegido a la pluma de Shakespeare, Homero, Dante o Cervantes. Alguno de esos genios.
Saludos.