12.6.07

Pablo Palacio completo

Toda la obra del más sorprendente vanguardista ecuatoriano está online

Este es el tipo de dato que a uno le gustaría dar todos los días: quien quiera hacerlo puede leer en internet la obra completa de Pablo Palacio, el narrador más misterioso --por arcano y por casi secreto-- de la historia literaria ecuatoriana.

Los textos de Palacio (1906-1947) han sido objeto de varias recopilaciones voluminosas, una hecha en 1976 por la Casa de la Cultura Ecuatoriana; otra del año pasado, por el centenario de su nacimiento, que corrió por cuenta de la Universidad Alfredo Pérez Guerrero y el gobierno de Ecuador, y cuyo editor fue Patricio Herrera Crespo; una más, acaso la mejor de todas, publicada por el FCE y la colección Archivos, bajo el cuidado de Wilfrido H. Corral.

En Lima --y ni qué hablar del resto del Perú-- esas ediciones han de ser por completo inhallables. Y eso hace que muchos posibles lectores peruanos se pierdan de una de las experiencias más cautivadoras que la narrativa de la primera mitad del siglo latinoamericano puede ofrecer a los amantes de lo extraño (Palacio está en la tradición de Arlt, Humberto Salvador, Quiroga, Felisberto Hernández, Juan Emar y Mario Levrero, que hoy continúan otros como Aira).

Pero --¡oh, hada cibernética!-- resulta que una de las ediciones mencionadas de la obra entera de Palacio, la del centenario, se puede encontrar completa en internet, en un website del Estado ecuatoriano, en formato pdf y lista para ser impresa. La pueden ver aquí.

Pocas veces he recomendado algo con tanta emoción: tienen que leer cuentos como Un hombre muerto a puntapiés, en donde Palacio demuestra una maestría inequívoca para revelar el mecanismo de la imaginación prejuicosa; La doble y única mujer (que Peter Elmore me presentó hace años como una suerte de premonición de Lacan, escrita mucho antes de que existiera la obra del psicoanalista francés, y, por cierto, con mucho mejor estilo); El antropófago, una peligrosa investigación sobre los límites del deseo y la animalidad de lo humano. Y, por supuesto, tienen que leer Vida del ahorcado, un ejemplo extremo de la mejor vanguardia narrativa sudamericana.

Pero, mejor que hacerle caso a mi selección, deberían imprimir estas más de trescientas cincuenta páginas, y tomarse su tiempo para conocer minuciosamente el mundo de este narrador que acabó sus días en un manicomio de Guayaquil, apenas pasados los cuarenta años, pero que tuvo tiempo para dejar antes, sobre el papel, para todos nosotros, los más inverosímiles y paradójicamente luminosos síntomas de su desvarío.

Imagen gfp sobre fotografía de PP.

10 comentarios:

Esteban R.S. dijo...

Acabo de leer Un Hombre muerto a Puntapiés y me ha parecido excelente. Buen dato. Apenas pueda imprimo todo el libro. ¿Habrá en internet artículos buenos sobre la narrativa de Palacio?

Anónimo dijo...

Esteban r.s. aqui envio unos links sobre Pablo Palacio, espero sean de interes
Saludos


http://grupobusetadepapel.blogspot.com/2007/03/pablo-palacio-el-realismo-contra-la_30.html

http://www.epdlp.com/escritor.php?id=2114

http://www.monografias.com/trabajos12/ppalac/ppalac.shtml

http://es.wikipedia.org/wiki/Pablo_Palacio

http://ar.geocities.com/marginalia2000/numero0/palacio.htm

Anónimo dijo...

En Wikipedia, se destaca el comentario del critico peruano JM Oviedo, sobre el escritor ecuatoriano:

El crítico peruano José Miguel Oviedo afirma: "En la literatura ecuatoriana de su época, dominada por la llamada "generación del 30" (Jorge Icaza, Demetrio Aguilera Malta y otros), que implantó el canon social-realista, el tema indigenista y el fervoroso alegato ideológico como las características -algo monótonas- de la narrativa nacional, la brevísima obra de Pablo Palacio es una incómoda y discordante excepción. Esa cualidad singular e inasimilable de su producción condujo a una serie de maltentendidos y confusiones que contribuyeron a oscurecer su aporte, que sólo en las dos últimas décadas ha empezado a revaluarse seriamente: todavía estamos descubriendo a Palacio, mientras, paradójicamente, muchos de los "realistas" de su tiempo pasan al olvido."

Slds

Anónimo dijo...

Y hay un post tambien interesante en el Blog Grupo Buseta de Papel, de fecha abril 23, 2006 sobre el centenario de Palacio, esta aqui:

http://grupobusetadepapel.blogspot.com/2006/04/pablo-palacio-el-centenario-de-un.html

Slds.

Benno von Archimboldi dijo...

Es cierto: Pablo Palacio es uno de nuestros grandes vanguardistas. En mi blog postee un cuento suyo, algunos meses atrás; y la edición de Corral es inmejorable.
Es la primera vez que coincido con usted, Faverón.
E. C.

Carlos Ciro dijo...

Mala suerte para quienes leímos tarde este post, pues el link a la obra completa ya no funciona.... :(

Anónimo dijo...

Dímelo a mí

anonimos dijo...

Por favor alguien me puede ayudar a conseguir obras de palacio ??? solo e conseguido un hombre muerto a puntapies............ los que puedan me lo envian a mi mail fabri_a_@hotmail.com muchisimas gracias de antemano..............

Christian dijo...

es una pena que ya no se encuentre el link de las obras completas. si alguien lo tiene, será que me lo pueden mandar a mi mail? se los agradecería mucho. christian.obando.v@gmail.com

Paula dijo...

acá se puede bajar el pdf, espero sirva
saludos!!
http://www.mediafire.com/?1zdxwcqzymn