19.6.07

En la cabecera

Los discos, los libros y las películas de mi semana

Supongo que esta debe ser una de las actividades más frecuentes y comunes de muchos blogs literarios, sin embargo yo desde hace tiempo que la tengo descuidada: me refiero a recomendar a los lectores de Puente Aéreo las mejores cosas con que me haya topado yo en días recientes.

1. En el cine: aunque creo que ya pasó también por Lima, quizá valg
a la pena advertir que la película alemana Das Leben der Anderen, o Las vidas de los demás, o The Lives of Others, es una verdadera joya en la tradición de las ficciones sobre las policías secretas dictatoriales y su relación con las víctimas de sus abusos e intrigas (una línea no muy lejana de la pieza teatral La muerte y la doncella, de Ariel Dorfman, llevada al cine hace años por Polanski).

2. En dvd: ojalá pudieran conseguir (¿quién dijo Polvos Azules?) una copia de la cinta Lady in a Cage, que dirigió Walter Grauman en 1964, con Olivia de Havilland (exacto: la Melanie Hamilton de Lo que el viento se llevó). Aunque es probable que el subgénero cinematográfico del thriller con mujer minusválida en peligro nunca sobrepase el nivel de Wait until Dark (1967), de Terence Young --con Audrey Hepburn y un extraordinario Alan Arkin--, lo cierto es que la película de Grauman no es para nada despreciable.

3. En la librería hispana: Cuentos completos y uno más, de Luisa Valenzuela. Un par de veces había abierto libros de Valenzuela y me había encontrado con páginas que nunca me animaron a continuar la lectura. Todo ha sido distinto esta vez: como cuentista, Valenzuela puede ser a veces demasiado lúdica, demasiado tongue-in-cheek, pero nunca se le van de la mano las historias. Se supone que los críti
cos no deberíamos decir cosas como esta, pero acá va lo que pienso: es una Silvina Ocampo mejorada, con mejor sentido del humor, más tino para encontrar lo grotesco en lo cotidiano, más sorpresiva para transformar los escenarios familiares y hogareños en teatros de la crueldad y el absurdo, y con un mucho mayor grosor intelectual, por añadidura.

4. En la librería de lenguas extranjeras: la novela más bella, líricamente bella, que he leído en largo tiempo es El leviatán, de Jospeh Roth. Debe de haberse contado mil veces la historia del hombre que un día descubre que en su vida algo fundamental ha salido mal, y que necesita de una decisión extrema para recobrar algo de sentido. Pocas de esas novelas lo pueden expresar de manera tan sutil como esta historia de un judío vendedor de corales en un pueblecito de Europa oriental.

5. En la tienda de cómics: Regards from Serbia. A Cartoonist Diary of a Crisis in Serbia. El autor se llama Aleksandar Zograf, y el libro recoge tanto las historias que escribió y dibujó para sí mismo y para medios serbios durante la guerra como las que hizo más adelante a pedido de editores norteamericanos. Tiene, claro, un poco de Joe Sacco, en tanto algo de reportaje hay en este libro, como en los del americano, pero el lado testimonial lo hace más desgarrador, y la locura expresionista del dibujo agrega una dimensión terrorífica a los relatos de la violencia. El libro trae un pequeño prólogo gráfico de uno de los más grandes artistas del género hoy: Chris Ware.

6. En cd: los tres discos que ha sacado hasta la fecha Richard Swift (descendiente directo de Jonathan Swift, el de Los viajes de Gulliver y la Modesta proposición para que los hijos de los pobres de Irlanda dejen de ser una carga para sus padres o el país). Richard Swift es un músico extraño, con algo de Wings y algo de Tom Waits --y no soy yo el único que lo dice--, y sus canciones, agrupadas en tres álbumes breves con tono de nouvelle decadentista, cuentan casi siempre historias de fracasos y frustraciones. The Novelist, el primero, es sencillamente estupendo. Walking without Effort, el segundo, tiene sus mejores canciones. Dressed Up for the Letdown, el más reciente, es menos sorpresivo pero más depurado. Les dejo dos ejemplos de Swift, Beautiful Heart y Kisses for the Misses:

Beautiful Heart



Kisses for the Misses




Imágenes: afiches de Las vidas de los demás y Lady in a Cage; carátula de El leviatán de Roth; retratos de Swift y Valenzuela. Más abajo: carátula de Regards from Serbia.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

tal vez puedan sumarse
-la casa de asterion
-casa tomada

saludos
r

Anónimo dijo...

es interesante que entre tus libros de cabecera no haya ninguno de poesía. Saluditos...

Acusete dijo...

¿Ese pata por qué inciste en no firmar si hasta las gárgolas del centro saben su nombre?

Anónimo dijo...

Si las gargolas saben comportarse cuando intervienen anonimamente, ¿por qué discriminarlas? ¿No vieron el Jorobado de Notre Dame en versión Disney?

JulioR dijo...

Los comics va a estar difícil conseguirlos en Lima o desde Lima. Pero esa novela de Roth está ahora mismo en Miguel Dasso. Los que puedan, dense una voltereta por ahí!

Anónimo dijo...

Hace unas semanas recomendaste el Memory Almost Full de Macca, incluso diciendo que podría ser mejor que el Chaos and Creation. Como fan de McCartney a ultranza lo conseguí al instante (original, por supuesto) para comprobar si tal cosa era cierta. La primera escuchada fue una decepción total. Pero en la vuelta numero diez el cambio es radical: el disco es sencillamente genial (y me parece que es lo que sucede con varios discos de él, injustamente mirados por sobre el hombro, como Red Rose Speedway o hasta el Tug Of War). Va como comentario al margen y una re-recomendación (aunque dudo que mucha gente que odia a McCartney se tome la molestia a estas alturas de escucharlo con atención).

saludos

Luis

Rafael Fernando dijo...

Hay un iluminador articulo sobre Das Leben der Anderen en el New York Review of Book.

La referencia es:

http://www.nybooks.com/articles/20210

Un abrazo.