29.6.07

1. Las calles de Kafka

Por dónde camina uno cuando camina por Praga

He leído más de una crónica sobre Praga: una muy buena de Rodrigo Fresán; una de Bruce Chatwin; una del gran Ivan Klima, que algunos consideran el más importante narrador checo de hoy.

Praga es escenario de crónicas de
Kapuscinski y de una de Jorge Edwards que alude a las galerías, callejas y corredores subterráneos por donde los praguenses se ven obligados a transitar en el invierno.

De alguna manera, casi todas esas evaluaciones de la cotidianidad en Praga terminan por hablar inevitablemente sobre
Franz Kafka: los laberintos de Praga son los laberintos de Kafka; la atmósfera opresiva o infernal y la grisura de la ciudad son la opresión y el infierno de los relatos de Kafka.

Leyendo --que es como yo me encuentro la mitad de las cosas que encuentro en esta vida--, descubro que, quizá, la relación no es arbitraria, ni sólo evocativa, ni tampoco existe únicamente porque
Kafka haya habitado en esas calles y en esos edificios.

Kafka, como se sabe, fue funcionario en una agencia de seguros. Lo que no se conoce tanto es que, en esa calidad, y preocupado por la frecuencia de accidentes evitables en su distrito, Kafka tuvo influencia directa en políticas praguenses referidas a la seguridad de los citadinos: reformas urbanas, disposiciones alusivas al tránsito de peatones y vehículos, al ordenamiento vial, etc.

Es decir, quizá quien camina por las calles de Praga, meditando en comparaciones como las que menciono, está --literalmente-- atravesando uno de los laberintos de quien, en una de esas casas del antiguo ghetto judío, escribiera
La construcción de la muralla china.

Imagen tomada de aquí.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Ese otro Ivan ha sido recomendacion de Thays?

Anónimo dijo...

Extraño señor Faveron. Le digo extraño y no estimado, porque yo le envié un comment interesante sobre Kafka y usted no lo posteó. Creo que nadie conoce más de la biografía de Kafka que yo en esta horrible ciudad, pero usted no lo posteó. Y postea la estupidez del comment anterior sobre Iván recomendando. ¿No se da cuenta que se están burlando de Iván? Es usted muy extraño señor Faveron. A veces usted el bloger mas serio y a veces el más tonto. Sorry por usted.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

No tengo la menor idea de cuál es el comentario al que se refiere. Si lo manda de nuevo, lo postearé, salvo que sea una completa muestra de imbecilidad (nada está descartado).

Tampoco tengo idea cómo es que la alusión a Iván puede ser una burla: es sabido que Iván lee más narrativa europea oriental que casi cualquier otro escritor peruano de hoy, y también es sabido que disfruta recomendando las lecturas que le gustan (a eso dedica mucho de su excelente blog).

Tampoco tengo idea cómo es que debo yo conocer la desbordante sabiduría de usted sobre Kafka, ni saber siquiera en qué ciudad vive usted, si no sé siquiera su nombre.

Y tampoco tengo idea de quién le da derecho para insultar a nadie, más aun dado el caso de que usted, para todo efecto práctico, no es nadie.

Esteban Lanoche dijo...

Vamos a ver qué cosa tan interesante tenía que decir este anónimo que parece medio payasón.