8.1.08

500 mil gritones incompetentes

Sobre una declaración de Jonathan Franzen

Leo en el blog de Iván Thays extractos de una entrevista a Jonathan Franzen, aparecida originalmente en el Corriere della Sera y luego, en español, en el suplemento ADN del diario La Nación de Buenos Aires. Quiero reparar por un instante en lo que dice sobre bloggers y críticos literarios:

"Un maldito blogger me arruinó la velada del Book Award, blandiendo un micrófono ante mi cara y ametrallándome con preguntas vulgares (...) Lamento la falta de los críticos literarios tradicionales, que actuaban como filtro para descubrir libros de verdadero valor. Es mucho mejor tener 50 inflexibles críticos de esa clase -explica- que tener 500 mil gritones incompetentes".


Por si no lo notaron suficientemente, la frase con la que Franzen describe a los bloggers es la última: "500 mil gritones incompetentes". ¿Y qué puedo yo decir, en mi calidad de blogger, para contrariar esa etiqueta alevosa? No mucho. Acaso que a Franzen se le fue un cero de más. Pero no puedo alegar que se haya equivocado en la caracterización de la mayoría. La mayoría de los blogs de comentario literario son, en efecto, pobres y altisonantes, y un millón de ellos no podrían suplir la función de un crítico competente.

Pero tampoco 500 mil críticos sin oficio podrían hacer el trabajo de un blogger que sí valiera la pena... No, miento. Sí podrían, sólo les serían necesarios una computadora, una conexión a internet y el conocimiento del ciberespacio que hoy por hoy adquieren los niños antes de los cinco años de edad.

Pero, con todo y eso, a Franzen se le va la mano en la caricatura. Tal vez buscando el escándalo, tal vez por una limitación de su mirada, reduce el asunto a un contraste en el que "crítico" y "blogger" no son nombres que describan oficios, sino dos niveles radicalmente diferenciados de conocimiento, de ética y de compromiso con el conocimiento. Quizá ese dibujo en blanco y negro logre un retrato acertado en gran cantidad de casos, pero inevitablemente deja desapercibidas las zonas grises.

Porque detrás de lo que a Franzen le preocupa no está el tema de la tradición versus la modernidad, o el de la institucionalidad ante la liberación democratizadora de internet. No. Lo que hay tras sus palabras es un reclamo en favor de la especialización y en contra de la aceptación de la mediocridad crítica como norma: reclama ante el temor de que la imposición de la medianía como standard, a través de la institucionalización de los blogs como espacios que reemplacen a la crítica de prensa, acabe por aniquilar para siempre la posibilidad más fecunda de la relación escritores-críticos-lectores.

En otra palabras, en el fondo Franzen no está diciendo que los bloggers no sean o puedan ser también críticos literarios (muchos lo son de facto). Lo que dice es que la blogósfera está bajando activamente la varilla, esto es, bajando el standard, permitiendo que cualquier galimatías de tema libresco, cualquier jeremiada literaria, cualquier arrebato que aluda a un libro, sea recibido como crítica literaria.

No le falta razón, si uno lo ve de esa manera. La blogósfera y, en general, la simplificación del acceso a internet, con sus innumerables beneficiós y su apertura democratizante, trae también males, y uno está en la disolución de los criterios de juicio especializado en la literatura y las artes en general (acaso en las humanidades todas, y posiblemente más allá). En comparación con los medios tradicionales, Internet es más fácil de acceder para todos, tanto quienes quieren publicar en ella como quienes quieren leer lo que en ella aparece. Si abrir un blog toma 30 segundos, ese es exactamente el tiempo que le toma a alguien convertirse, en la práctica, en un blogger literario. Convertirse en crítico --no sé si lo recuerdan-- solía demandar un esfuerzo mayor.

Veamos nuestra propia blogósfera. No seré exhaustivo, porque no me interesa ese exceso de trabajo, pero trataré de ser abarcador:

Moleskine, el blog de Iván Thays es el cuaderno de notas y lecturas de un escritor; es el más informativo blog literario en español. No tiene intenciones críticas (a pesar de que, en otras publicaciones, Iván es un reseñador con años en el oficio).

Zona de Noticias, de Paolo de Lima, también es un informativo, sólo que restringe bastante más su universo: es esencialmente local, peruano, y su noción de internacionalismo se reduce a un par de amistades extranjeras del autor y dos o tres escritores más. Si Moleskine es un noticiario internacional, Zona de Noticias es el boletín de un club de amigos. Es, además, un blog sin comentarios, es decir, un sachablog.

Los recuentos de fin de año me llevaron a descubrir un blog llamado Habla Sonia Luz, administrado por una profesora de comunicación social, Sonia Luz Carrillo: lo menciono porque se lo nombraba entre los mejores blogs literarios peruanos. En verdad, es difícil llamarlo blog literario: la literatura ocupa acaso una quinta parte del blog, y en su mayoría se trata de transcripciones de poesía ajena. Cuando se decide a comentar un libro, el resultado suele ser de poco interés.

Mucho más serio, aunque sin duda menos grato a los lectores saltimbanquis de la blogósfera, es el blog La soledad de la página en blanco, del profesor universitario Camilo Fernández Cozman. La mayor objeción que le pondría es que Camilo no ha encontrado aún la manera de conjugar la documentada seriedad de sus textos con la necesaria agilidad del mundo de los blogs (la frecuencia de renovación y la capacidad de concitar el interés de los comentaristas son dos rasgos que definen a un verdarero blog y lo diferencian de una base de datos de acceso abierto).

Hay varios críticos y reseñadores que administran blogs en los que republican sus textos periodísticos, sin crear con frecuencia (o en absoluto) contenidos ad hoc para los blogs: los de Carlos Sotomayor, Javier Ágreda y Ernesto Carlín son de ese tipo. Otros, como los de Patricia de Souza y José Antonio Galloso son recolecciones de carnets, observaciones breves, hechas por escritores, eso sí, pero no siempre y no necesariamente literarias.

Luz de Limbo, de Víctor Coral, es un blog-escarapela, de esos que sus autores hacen para luego colgárselos en el pecho y que la gente los distinga: "ah, ese pata es un intelectual". Es lo más cercano en el Perú a un blog de crítica, por la naturaleza de los posts que publica, y a la vez lo más lejano, debido a la horrorosa calidad de esos mismos posts.

Un par de recuentos de fin de año colocaron blogs basura --de esos que no generan ni un sólo texto propio, sino que se dedican a copiar sin permiso los textos ajenos, descontextualizándolos (¡e incluso piratean los comentarios de otros!), para animar a la tribuna a lanzar insultos e infamias sobre diversas personas-- entre los mejores "blogs literarios" peruanos. Si esa es la elección de un lectoría ilustrada, ya podemos entrever en ella la mecánica de lo observado por Franzen poniéndose a funcionar en la blogósfera peruana: 500 mil gritones incompetentes y sus increíbles máquinas voladoras.

Ahora bien: ¿tiene que ser así? No lo creo, pero será cuestión de otro post empezar a buscar soluciones.

Fotomontaje gfp.

15 comentarios:

Ivan Thays dijo...

Gracias por la mención, Gustavo. Aunque en este recuento está incompleto porque es obvio que falta tu propio blog.

Un blog que tampoco está, y me parece interesante, es El Hablador. Me parece excelente que algunos blogs, en vez de enlazar artículos periodísticos, creen sus propias reseñas y entrevistas.

Creo que lo interesante de los blogs es que van evolucionando poco a poco, a veces por voluntad propia y otras veces por la de tus lectores. Yo he dejado de hacer cosas que me gustaban (reseñas, post de Basta de carátulas) y cosas que no me gustaban (comentar autores peruanos o extranjeros que no me interesaban), por falta de tiempo y porque entiendo que mi blog, aunque es un índice de noticias literarias, debe registrar de alguna manera mis intereses. Por eso cada vez coloco más artículos de diarios extranjeros que antes leía pero no comentaba, porque creo que aunque mi blog es evidentemente para el lector castellano muchas de esas discusiones pueden ser interesantes exportadas a este ámbito.

Eso sí, aquel cartel de los "500 mil gritones incompetentes" yo no lo pondría a los blogger necesariamente sino a los comentaristas, cuya única participación es el insulto o la trivialización de cualquier tema, y a quienes considero responsables de la mala fama (en general) de los blogs.

saludos

IVAN

Anónimo dijo...

bueno, los blogs también cambian. El de Paolo de Lima está claramente dirigido a los peruanos en el exterior, les mastica la información salida en diarios peruanos, pero esa masticada excluye valioso alimento. El de Thays es el informativo más actualizado y ligero, sin que esto último sea necesariamente malo. El de Max Palacios me parece alucinante, pues se ha convertido de un blog "copiar y pegar" a vocero de su editorial Bizarro. En fin, los blogs pueden cambiar, el tuyo antes no permitía anónimos, ahora hay muchos, demasiados, pero le dan vitalidad. Saludos.

Ivan Thays dijo...

Debí decir "importadas"

saludos

Iván

Anónimo dijo...

otro blog interesante y que incluye sus propios comentarios y criticas es el de paul guillen , el sol negro... dale una miradita..

benigno cielo dijo...

Una vez más tú das la medida de todas las cosas, Gustavo. Me encanta. Iván, me parece que tus agradecimientos son reveladores de por donde fue Fantomas.
Un saludo cordial

Juan Murillo dijo...

Los blogs tienen el mérito de ampliar dramáticamente la caja de resonancia de lo que dicen sus autores, que de otro modo se quedaría en la mesa del café.
Sin embargo, es ingenuo, o cómodo, de parte de Franzen echar a todo mundo en un mismo saco y pretender que todo mundo que tiene un blog lo usa para postear 'rants'.

Existe, en internet tanto como en todos los otros medios de comunicación colectiva, el criterio de autoridad. El filtrado lo hacemos, en el caso de Internet, los usuarios, y no los anunciantes y las compañias de medios, como pasa por ejemplo en los peridicos y la tv.

Los buscadores de internet, por ejemplo, deciden la relevancia de los resultados de una busqueda por la cantidad de links que apuntan a la página en cuestión, y por la cantidad de usuarios que regresan a la busqueda luego de visitar el sitio.

Lento pero seguro la gente vota con los pies en Internet y la popularidad de los blogs de calidad, como el de Thays, los hace visibles a gente que no los hubiese encontrado de otro modo.

La caja de jabón (soapbox) no la inventó internet, y la democratización de los medios de comunicación no bajan el nivel de la discución al dejar que publiquen los imbéciles, sino que lo sube al permitir a muchos genios menores expresar también lo que piensan, y cuando no genios, por lo menos gente en coordenadas intelectuales cercanas a las de uno.

Anónimo dijo...

¿Tan poquitos? Con razón las noticias rebotan con tanta rapidez aquí.

Anónimo dijo...

tienes razón en comparar zona de noticias con notas moleskine. mientras el blog de de lima postea a juan zevallos aguilar, josé antonio mazzotti y enrique cortez, thyas postea a escritores conocidos de toda hispanoamérica, y hay otros blogs donde comentan vila-matas y otros escritores grandes. qué diferencia!, buen post.

Anónimo dijo...

yo tb creo que entre los blogs informativos de literatura el de Iván es el mejor. Además él sabe ponerle su recutecu a lo que pega, y es muy actualizado.

Anónimo dijo...

En todos los blogs que me interesan he leído tonterías que me han hecho pensar. Constato como lector que lo que me ha interesado y me interesa de los sitios es que sean originales. Me conformo con eso.
No alcanzo a ver donde está el problema, ni si lo hay. La originalidad de cada uno no admite corsés o marcos incomparables. Vuelvo a los sitios porque me gusta ver como la gente cambia de todo: de post, de opinión, de tema, de cita, de año, y al mismo tiempo repite de todo: de post, de opinión, de tema, de cita, de año.
Un saludo.

Mr. Púrpura dijo...

tanto el blog the thays como el de paolo de lima tienen mas de un 80 por ciento copy/paste.
osea, son casi basura?

Anónimo dijo...

Creo que Sol Negro (http://sol-negro.blogspot.com/) el blog de poesía y poéticas que dirige Paul Guillén no debe ser olvidado ya que alejado de otros blogs que no hacen otra cosa que publicar a sus amigos y amantes o compañeros de ceremonia y juerga de videojuego, el de Guillén sí valora y aprecia el trabajo de despegue de la real poesía, de la arriesgada, de la difícil, de la no comercial, de la que objeta y encamina la propia vida.

Rainer

Hugo dijo...

no veo nada malo en que el blog de Iván Thays tenga un 80 ó 90% de copy and paste, pues es inherente a su naturaleza tenerlo; lo que hace Thays es actualizarnos con lo más reciente sobre literatura en el mundo, nadie puede procesar esa información tan rápido para comentarla. Aunque es deseable que de vez en cuando publique una reseña en su blog, se extrañan las de Caretas. Creo también que gran parte del problema de los blogs literarios está en sus comentaristas. Casi nunca están a la altura del post. En este mismo post pueden ver eso, con el comentario de las 4.13 y el de las 7.18, y con tantos otros de todos los blogs.

LuchinG dijo...

Momentito, momentito...

1.- No es lo mismo hacer un comentario en un blog, que para que no fastidie lo único que se tiene que hacer es pasarlo por alto, que ir a meterle un micrófono en la cara a un escritor. Eso es impertinencia, no bloguerismo.

2.- Los profesionales que quieran hablar de su profesión con sólo personas de su profesión, pueden restrigir el acceso como en ficcionesborges.blogspot.

3.- Puede tomar sólo 30 segundos abrir un blog, pero el interés que uno tiene por las películas y los libros lleva varios años. No soy teólogo y mi opinión sobre lo divino no estará como para que la publiquen en una revista de teología, pero tengo opiniones que creo son publicables, ¿por qué no hacerlo en un blog, que es un medio informal?

(A parte: no tiene mucho sentido abrir un blog más habiendo ya tantos. Si lo que quiere uno es conversar, hay blogs suficientes.)

Camilo Fernández Cozman dijo...

Hola, Gustavo: Gracias por la mención. Me parece que tu crítica es muy constructiva. Mi blog "La soledad de la página en blanco" busca ser, sobre todo, un instrumento didáctico para las clases de literatura. Saludos, Camilo.