7.1.08

7 x 1

Génesis y derechos humanos

Hace un par de noches, según avanzaba en la lectura de La muerte lenta de Luciana B (qué inteligentes policiales escribe el argentino Guillermo Martínez), me topé con un pasaje en donde la protagonista lee al narrador cierto versículo de la Biblia.

Es el versículo 15 de Génesis 4: "ciertamente, cualquiera que matare a Caín, siete veces será castigado. Entonces Jehová puso señal en Caín, para que no le matase cualquiera que le hallara".

La frase (aunque en la novela no se cita literalmente), es medular en la composición de la historia: siete por uno es la primera gran pista; es como el descubrimiento del rombo y del triángulo en "La muerte y la brújula" de Borges. En ambas historias, la clave temprana es anuncio y anticipo de la muerte, pero también es el umbral de la solución; y en ambas historias el crimen es una forma perversa de la administración de la justicia.

Por coincidencia, anoche vimos El libro negro (The Black Book o Zwartboek, en el original), la cinta más reciente del brillante holandés Paul Verhoeven, a quien dirigir una vez más fuera de Hollywood le reestableció el talento por completo, incluso a pesar de que, irónicamente, esta es quizá, entre sus cintas, el más abierto homenaje al viejo cine anglosajón (Casablanca asoma en cada esquina, y lo mismo El tercer hombre).

En cierto pasaje de la película, un jefe nazi anuncia que matará a cuarenta sospechosos para vengar la muerte de un socio suyo de negocios clandestinos, asesinado en la víspera por miembros de la resistencia holandesa y por la protagonista misma --una judía, cantante de cabaret, que oculta su identidad y trabaja en el cuartel central de la Gestapo en La Haya.

Castigado siete veces quien mate a Caín; cuarenta muertos para vengar la muerte de uno: la similitud no se escapa fácilmente. Tampoco las diferencias, claro. Pero quiero quedarme con los parecidos y su relevancia local. La lógica del varios por uno fue parte central en la escalada de la violencia en el Perú en las décadas de la guerra.

Cada senderista denunciado regresó como ánima insaciable a vengarse contra pueblos enteros. Por cada militar muerto se buscó el sacrificio de varios chivos expiatorios. La decena de muertes de Uchuraccay produjo una saga de centenares de ucchuraccaínos asesinados, por los senderistas y por los militares, a lo largo de meses y años. De hecho, el espinazo que mantuvo la guerra erguida durante tantos años fue esa noción elemental: que la violencia de un lado debía ser replicada con violencia mayor desde la otra trinchera.


Lamentablemente, tengo la impresión de que, con Alan García en el poder, esa mentalidad no puede reducirse sino sólo germinar. García, después de todo, es el presidente que declaró que no se hundiría solo; el que dijo admirar la mística del senderismo; el que, no contento con violar derechos humanos en su primer gobierno, consagró la normalidad de esas violaciones al convertir a uno de sus ejecutantes en vicepresidente de la república.

Pagar con la misma moneda, pero multiplicada varias veces. ¿Cómo se traducirá esa lógica en los meses y años próximos del gobierno aprista? Una primera sospecha viene cristalizando en estos días: luego de meses de discurso contra las ONGs y vilipendio del "derechohumanismo", las palabras amenazan con convertirse en persecución.

García y su banda han hecho algo muy sagaz: han elegido como primer objetivo de esa persecución a
Mónica Feria, cuyas pasadas relaciones con Sendero Luminoso pocos se atreverán a discutir. Todos, o casi todos, incluso los más criticos contra García, tendremos que decir que es justo que Feria atraviese un proceso, y que pague por cualquier delito que haya podido cometer.

Lo triste es que no sabemos qué futuros atropellos estaremos condonando o propiciando con ello, ni cuántos defensores de los derechos humanos con el expediente inmaculado podrán luego ser víctimas de quienes, desde el poder y sus alrededores, siguen empeñados en gobernar no por el bien del país sino como parte de su estrategia para evadir a una justicia que sigue demorando en señalar sus culpas.

22 comentarios:

Anónimo dijo...

Otro dato histórico:
Golda Mayer declaró que por cada israelí muerto, mararía a 10 palestinos. Y cumplió con creces. Y parece que el estado (terrorista) de Israel ha seguido el ejemplo hasta ahora, sólo que se sofisticaron un poco: no sólo mataban, partían brazos de palestinos y demolían casas de familiares de suicidas "como escarmiento".
Detrás de todos los casos, hay la idea de "los míos valen más que los otros": siete veces más, diez veces más, un millón de veces más. Alemania, Perú, Israel, Sudáfrica, EEUU, es la misma idea.

Miguel Rodríguez Mondoñedo dijo...

No comprendo bien el uso que haces de la cita del Génesis, Gustavo.

Parece bastante claro que se trata de EVITAR que Caín (el primer asesino), sea a su vez asesinado. Es decir, claramente, se está diciendo que la muerte no puede castigarse con la muerte; en otras palabras ni siquiera se permite 1x1---de hecho, ese pasaje es citado con frecuencia por los opositores a la pena de muerte. Tu interpretación (expresada en el título del post) le hace decir al texto exactamente lo contrario.

Por otra parte, la cita NO dice "7x1". No dice que hay que matar a siete personas si alguien mata a Caín. Dice que el asesino de Caín será castigado siete veces. Que el asesino del criminal será castigado siete veces POR DIOS---siete es el número que indica la perfección, el infinito: "siete veces" quiere decir un número infinito de veces, para siempre. Esa es una severísima condena de la venganza, es decir, exactamente lo contrario de lo que tú dices.

JulioR dijo...

Pero en la práctica la Iglesia siempre ha recurrido a la pena de muerte y también al asesinato de inocentes. ¿Siete por uno? En la Conquista de América fue mucho más.

Anónimo dijo...

Exacto. La cita bíblica decía que sería castigado por DIOS; pero el resultado es que el "castogo" lo danaban quienes se creían representanes de Dios o, en ausencia de Dios, de alguna "verdad" trascendental: nacional socialista, maoista, zionista, etc.
Creo que la cita bíblica es muy pertinente.

Anónimo dijo...

Acabo de ver en History Chanel que durante toda la ofensiva del Tet,en Vietnam,los americanos mataron 60 mil norvietnamitas.Esto incluía ataques aéreos de gran intensidad con bombas de mucho poder destructivo además del ataque de la infantería.Pero los "justicieros" de la CVR, y todos sus papagayos imbéciles, dicen que en el Peru hubo 70 mil muertos durante Sendero.Eso,con simple aritmética de bodeguero da en promedio 10 muertos diarios durante 20 años.

Anónimo dijo...

lo mas importante creo que era la metafora coercitiva del 7 x 1, que por nada del mundo sigan cayendo las fichas del dominó... desde el asesinato de cain hasta ahora creo que el 7 x1 no ha asustado a mucha gente que digamos...

Kane dijo...

Cuando uno escucha que nada menos que Dios Todopoderoso dice "cualquiera que matare a Caín, siete veces será castigado.", uno no se imagina que quiere decir que nos mandará a la cama sin cenar durante una semana. Entendemos que se trata de un castigo equivalente al crimen infligido, multiplicado por siete. O infinito, por último, pero siempre multiplicando el dolor causado. Y si hemos leído otros pasajes de la biblia, esos en los que los hijos de los protagonistas mueren o nacen según su comportamiento con respecto a "Dios", no hace falta mucha imaginación para darse cuenta que se refiere a matar a personas cercanas al asesino de Caín. Tal vez la línea tenía originalmente el sentido que dice MRM, pero la interpretación actual es igual de legítima.

Miguel Rodríguez Mondoñedo dijo...

No comprendo muy bien qué quiere decir eso de "la interpretación actual". NADIE interpreta ese pasaje como exigiendo siete muertes por cada muerte. "7x1" no es una interpretación del pasaje. Es una caprichosa asignación de un sentido que el pasaje a todas luces no tiene.

Y más importante. En la heurística bíblica, nadie nunca ha interpretado el pasaje de esa manera. Las explicaciones clásicas (ver aquí una de San Basilio en el siglo IV, pero hay otras) asocian esos "siete castigos" con siete pecados que Caín comete al matar a Abel. Otros interpretan que se está diciendo que el crimen es la madre de "siete males". Otros que se está midiendo el crimen de Cain y su castigo: Cain debe vivir para que sufra en vida por su pecado. Es un texto bastante discutido, con diversas interpretaciones: NINGUNA DE ELLAS ha sido nunca la que se sugiere aquí.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Falso, Miguel. Sí se ha interpretado de estas dos maneras: (a) que Caín deberá sobrevivir siete generaciones pagando sus culpas y (b) que serán castigadas siete generaciones de sus descendientes. De allí la lógica de que quien impida ese castigo (eliminando a Caín antes de tiempo, para "a", o antes de que produzca descendientes, para "b"), sea a su vez castigado "siete veces". Curiosamente, la novela de Martínez asume una interpretación no del todo distinta a esta última. No pienso malograrle el misterio a sus posibles lectores revelándola. Pero me pregunto cómo puedes tú negar que exista esa interpretación sin siquiera leer el libro. ¿O es que si no fue formulada en el siglo IV por algún teólogo cristiano, la interpretación no existe?

Miguel Rodríguez Mondoñedo dijo...

No veo qué relevancia puede tener la novela de Martínez en este asunto. En todo caso, yo no he discutido su libro en absoluto, así que no entiendo por qué se me reclama no haberlo leído.

Lo que está en discusión aquí es la interpretación del pasaje mencionado del Génesis. La interpretación (a) es la misma que yo reporto, es decir que Caín debe vivir para recibir un castigo durante cierto tiempo. Eso es MUY diferente de decir que hay que matar a siete si alguien mata a Caín.

La interpretación (b) es también harto conocida---es más, es precisamente la que el propio Génesis parece sugerir en los versículos siguientes cuando se habla de los descendientes de Caín; es también la interpretación asociada a “la marca de Caín” (aunque también se extiende a los asesinos en general y a los fratricidas en particular). Pero esta interpretación no es la que tú presentas en este post, subrayándola especialmente en el título. Si Martínez desarrolla la interpretación (b), en buena hora, pero entonces eres tú el que presenta una interpretación arbitraria (de la cita del Génesis). Ni (a) ni (b) contienen la idea de que debe matarse a 7 personas porque alguien mata a Caín.

La mención de San Basilio no es irrelevante, especialmente si añadimos la insinuación que "7x1" es de algún modo una interpretación oficial (como parece sugerirse en algunos comentarios aquí) o que ha tenido alguna relevancia en la exégesis bíblica. San Basilio es un Padre de la Iglesia, es decir, sus interpretaciones forman parte de lo que se llama la Tradición: la heurística bíblica explícitamente endorsa a los Padres de la Iglesia como autoridad privilegiada en la interpretación. En otras palabras, esa interpretación muestra cuál es la tónica general que toman los exégetas.

Para afirmar que una interpretación como la tuya (del pasaje del Génesis) es adecuada se debe mostrar una de dos cosas (i) que el texto dice eso con relativa claridad o (ii) que así ha sido entendido por una determinada comunidad en un cierto tiempo. Pero nadie ha hecho ni (i) ni (ii). Y ahora añades tú que ni siquiera Martínez tiene esa interpretación, sino otra parecida a (b). No me sorprende, porque (i) es patentemente falso y sobre (ii) no hay ninguna evidencia.

LuchinG dijo...

Hola. Soy Kane. Acabo de preguntarle a alguien de la oficina qué entiende por ese pasaje. Se lo recité tal como aparece arriba. Primero me dijo que al asesino de Caín le caerían 7 castigos, como las plagas biblicas. Luego le dije que si creía posible que al asesino de Caín lo maten siete veces, respondió que no, pues, cómo lo iban a matar siete veces, pero que de repente sí sus hijos, porque eso de que los pecados de los padres caen sobre los hijos es algo que repiten con cierta frecuencia unos parientes suyos que son de una iglesia evangelista.

Pregunta: ¿Alguna vez se ha hecho una encuesta sobre qué es realmente lo que creen los miembros de una iglesia? Yo me he encontrado con gente que se declara católica pero no cree que la hostia sea el cuerpo de Cristo. Al final todas esas encíclicas papales y discusiones teológicas se quedan en un círculo muy limitado de personas, y la mayoría de católicos son en la práctica paganos.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Si no ves qué relevancia tiene la novela de Martínez en un post que es 50% sobre ella y 50% sobre los derechos humanos en el Perú, entonces se entiende por qué eres el único interesado en esta conversación en la heurística bíblica antes que en cualquier otra cosa. Pero si además no ves el parecido entre una situación (a) en la que los culpables de un cierto pecado sufren un castigo que recae sobre 7 generaciones de su familia, y una situación (b) en la que quienes son hallados culpables de un cierto pecado son castigados junto con sus padres, hermanos, hijos, sobrinos y nietos --cosa que hicieron tanto los senderistas como los militares--; entonces, digo, tu capacidad para las analogías es lo que no está funcionando.

Anónimo dijo...

Yo debo confesar que soy medio bruto para esta clase de disquisiciones y exégesis, y admito que el nivel intelectual requerido para terciar en esta pelea, sobrepasa largamente mis límites. Pero desde mi ignorancia debo decir una verdad incontrastable:
que de todos los dioses, el malvado dios cocodrilo del Africa Central incluido, el Dios de la Biblia es el más granputaqueloparió de todos.

Naná dijo...

¡¿Disculpe usted?!

Hugo dijo...

señor Faverón: es evidente que usted manipula e inventa comentarios para reforzar su precaria posición frente a los argumentos sólidos que el señor Mondoñedo esgrime. Esta es una práctica constante en este blog, el comentario de las 9.43 es un claro ejemplo de su práctica manipulatoria de la verdad. los lectores se dan cuenta de ello. Espero que sea 70 veces valiente para publicar este comentario.

N.J.Sophie dijo...

Con el debido respeto, creo que el autor de este post ha cometido una barbaridad de proporciones colosales al comparar la cita del Génesis con una matanza nazi. Ya lo ha dicho en más de un comentario Miguel Rodriguez Moñonedo. Lo que refiere esa cita del Génesis es que sólo Dios tiene capacidad de castigar por más asesino que Caín haya sido.

Con lo que respecta a los excesos nazis y su comparación con sendero, quizás la única similitud es el asesinato de muchos a nombre de uno. Los motivos son evidentemente distintos. Los nazis mataban por una ideología (rara y torcida pero suya) aquí ese tipo de excesos tenín mucho más que ver con venganzas imposibles. Gente cercana que debía ser vengada de algún modo y qué mejor (según esa época y eso consta en casi todos las declaraciones luego de atentados) que matando un montón de gente del otro bando. Terrible. Un derramamiento de sangre como un río infinito que no se veía cuándo terminar.

Me parecen apresuradas las conclusiones. Quizás no por lo que dicen per se. Puede que García haya cometido errores al elejir a su entorno, lo que no comprendo bien es cómo se llegó de una mala interpretación de la Biblia a la acusación política hacia Alan García

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Estimado "Hugo": no sea mitómano.

Anónimo dijo...

En vista de la injusta y recontrafalsa acusación que profiere el señor Jugo en contra del señor Faverón, me veo forzado (soy bruto pero tengo mi tabla de valores,que respeto) a dar mi identidad. Yo soy el autor de la notita sobre el dios cocodrilo del África Central y mi nombre es Rumesildo Ambrosio Barthes (y no sigan confundiéndome,por favor, con el señor Rolando,a quien no tengo el gusto de conocer, cuando firmo R. Barthes).

Anónimo dijo...

NJ: Es evidente que ese "Dios" dice que la ley es que sólo él puede castigar, pero -por lo que entiendo- aquí lo que se está haciendo notar son sus métodos como "law enforcer".

Miguel Rodríguez Mondoñedo dijo...

Creo quien usa la analogía incorrectamente eres tú, Gustavo.

La novela de Martínez puede ser lo más importante del mundo para muchos temas. En tu post es central, obviamente. Yo no he discutido esto. Lo que he dicho es que no es relevante para interpretar el pasaje del Génesis que tú señalas.

La interpretación que presentas ahora, que es diferente a la que dices en tu post, es relevante, en efecto para la práctica de convertir en "culpables" a los miembros de la familia de un criminal. Sin embargo, hay muchísimos otros pasajes bíblicos que muestran eso con más claridad---comenzando por la idea de "pecado original". Adicionalmente, no es algo exclusivo del judeo-cristianismo. La horrenda práctica de castigar a la familia del criminal (o del "enemigo") es parte integrante de muchas tradiciones culturales, y diría que es un componente bastante distintivo del pensamiento mítico en general. Y no debe entenderse por esto que no está presente en sociedades modernas: las purgas estalinistas, las persecusiones nazis y (como tú mencionas) las matanzas senderistas tuvieron esa impronta---a veces es más sutil: los cobradores de deudas, por ejemplo, acechan a la familia del deudor para que estos indiquen donde está su pariente. Atribuir todo eso al pasaje del Génesis es un excesivo, pero incluso si lo aceptamos, todavía es verdad que no es eso lo que dices en tu post.

Y ciertamente tu post plantea otras cuestiones muy interesantes que yo no he discutido. Pero el interés de esas cuestiones no vuelve correcta tu atribución al pasaje del Génesis.

José Carlos Agüero dijo...

La lógica de aplicar el terror extremo y desproporcionado como táctica para vencer al anemigo es muy antigua. Me parece que hay un principio de venganza multiplicada en ella, cómo no, pero sobre todo cálculo político y aprendizaje.

Chomski llama a esta política, tal como es aplicada por los estados contemporáneos, la política de la represalia.

La ejemplifica en la "teoría del loco", de Israel. Este estado en sus represalias a los estados vecinos les "comunica" que pueden esperar cualquier cosa no razonable ni proporcional al estímulo (un bombardeo vs un atentado, digamos).

En el caso peruano, la violencia extrema se usó de diversas formas y con disntintas razones.

Arrasando comunidades el Ejército o la Marina se aseguraban pescar algunos senderistas,a los cuales no podía identificar en estricto (como en Huamanquiquia). También porque había asumido que todos eran senderistas, colaboradores, simpatizantes o potencialmente enemigos (Amaru- Bellavista). También fue usada de manera aleccionadora o preventiva y muchas veces como venganza (como Cayara, Accomarca, Barrios Altos, La Cantuta).

Sendero la usó para someter a la población (como en Chungui), como castigo (como en Uchuraccay), como ejemplo y mensaje (como en Lucanamarca).

También la venganza atravezó las relaciones en esta guerra. Mucha violencia personal fue disfrazada de ropaje político, en las propias comunidades, entre comuneros y entre las comunidades, rivales por largos años.

La represalia, cosa de temer. Sustituye a la justicia.

Sobre la cita del Génesis, puede que no sea la interpretación más directa la que da Gustavo, pero me parece que lo importante es el comentario posterior que genera, entorno a la venganza incrementada y la lógica que está asume en situaciones de violencia extrema. En todo caso, la novela parece muy atractiva.

Anónimo dijo...

Hoy día, 24 de enero, aparece publicada en el Diario Oficial El Peruano la resolución ministerial
013-2008-JUS que accede al pedido de extradición activa de la ciudadana JESUS MONICA FERIA TINTA
(se puede bajar de la página web del diario).