25.2.08

Chiquipedia

Por qué nunca está de más leer antes de escribir

Quienes le hayan echado una mirada a mi post anterior habrán querido identificar al teórico de la conspiración al que me refiero. Para ser justo, diré que es un compuesto de varios personajes.

Pero tampoco hay que ser hipócrita: evidentemente la piedrita basal del personaje, su grano de arena fundamental, es César Hildebrandt, y el gatillo reactor fue su artículo de hoy en el diario La Primera, titulado
Por qué odio los Oscar.

Pues bien, si los odios y los amores fueran asuntos racionales, dado que casi todos los datos que ofrece Hildebrandt en su artículo para explicar su odio son errados, el susodicho baixinho tendría que empezar a amar los óscares en este preciso instante. Y a rabiar.

¿Cuales son los datos? Pasemos a verlos, en la voz del mismo Hildebrandt:

"La llamada Academia... –un club endogámico donde los actores se premian entre ellos, las actrices se van rotando en el trono de mimbre y el lobby judío ejerce una influencia enorme– jamás premió a Hitchcock o a Kurosawa, a Bergmann o a Fellini".

Primero, un dato para el cinéfilo y ortógrafo Hildebrandt: Bergman se escribe con una sola "n". Segundo: tres películas de Bergman ganaron el premio a Mejor Película Extranjera, y Bergman fue nominado además otras nueve veces en categorías distintas y recibió un premio honorario especial de la Academia.

También una cinta de Kurosawa recibió un premio a Mejor Película Extranjera. Y Kurosawa mismo mereció un premio honorario por su carrera completa. Y Fellini... Bueno. Ningún otro cineasta en el mundo ha dirigido tantas películas ganadoras del Oscar a Mejor Cinta Extranjera como Fellini: cuatro en total.

"Nunca premiaron a Richard Burton porque les caía gordo que fuera tan borracho, tan talentoso y tan exitoso con sus mujeres (y que, además, recitara con voz de guarapero mundial a ese otro borracho glorioso llamado Dylan Thomas)".
Notable: los miembros de la Academia, nos informa el mejor periodista del Perú, nunca premiaron a Richard Burton porque recitaba poemas de Dylan Thomas (particularmente notable si uno descubre que Dylan Thomas era miembro de la Academia, como también Richard Burton, obviamente). Lo que olvida mencionar Hildebrandt es que la Academia nominó a Burton siete veces. ¿Lo hizo porque a sus miembros "les caía gordo que fuera borracho, tan talentoso y tan exitoso con sus mujeres"? Extraña forma de aborrecerlo, sin duda.

"No premiaron a Orson Welles por Ciudadano Kane, pero le dieron once de esas cosas doradas a Titanic, un naufragio de película".

Desbarrada. Orson Welles compartió con su socio Mankiewicz el Oscar al mejor guión original por Ciudadano Kane, y la película recibió ni más ni menos que nueve nominaciones. Todos los amantes del cine, y todos los fans de Welles, han leído alguna vez la historia (que Hildebrandt pudo haber encontrado en Wikipedia, ahora que se ha vuelto un cyberpunk): muchas salas comerciales rechazaron Ciudadano Kane porque el público no entendía qué era y abandonaba la cinta a la mitad; y debido a ello el estudio descuidó y postergó su distribución nacional, de modo que muchos miembros de la Academia no tuvieron siquiera la oportunidad de verla antes de la votación de aquel año.

"Le dieron once de esas cosas doradas a Titanic, un naufragio de película. Y encima convirtieron en non plus ultra como actriz a Kate Winslet, de quien nadie hablará dentro de cinco años".

Kate Winslet nunca ha ganado un Oscar. Fue nominada por Titanic, y por otras cuatro cintas, pero jamás ha ganado. (¿Será que recita a Dylan Thomas?). Y, por cierto, Titanic fue hecha hace once años. Si todavía le quedan cinco años más de fama a Winslet, no estará nada mal: más de quince años en total, en lugar de los quince minutos que calculaba Warhol. Y por cierto, es una estupenda actriz.

"Y en un año en el que había que premiar a actores negros porque así lo exigía lo políticamente correcto, entonces le dieron su Oscar a Forest Whitaker, uno de los peores actores que he visto en varias décadas de cinéfilo. Pero, claro, se lo dieron porque hizo el papel de Idi Amín y, en ese caso, la presión del lobby judío –el rescate de Entebbe: negro caníbal versus inteligencia israelí– hizo lo suyo. Como hizo lo suyo a la hora de premiar al insoportable Roberto Benigni por “La vida es bella”, una huachafada insultante para quienes de verdad sufrieron los horrores de los campos de exterminio nazis".
La primera frase de ese párrafo es lo más antojadizo del mundo: ¿por qué en el 2007 era políticamente correcto premiar a un actor negro y en el 2008 no ha sido políticamente correcto siquiera nominar a uno? Tonterías. Y decir que Forest Whitaker es un mal actor... Cualquiera que haya visto al menos Ghost Dog y The Crying Game sabe que decir eso es, por decir lo menos, un disparate.

Pero la otra parte del párrafo es la increíble. Préstenle atención: Hildebrandt dice que a la película sobre Idi Amín se le dieron reconocimientos porque el "lobby judío" entró a tallar para que se la premiara, esto debido a que la cinta discriminaba a los negros y destacaba la inteligencia heroica de los israelíes. Dejemos de lado la idea delirante de que se le dé un premio a un negro por una cuestión de corrección política debido a su actuación en una película que retrata a los negros como caníbales. Eso sólo lo entiende Hildebrandt. Aun más alucinante es lo otro: la idea de que el mismo "lobby judío" haya ejercido presiones para que se premiase a una cinta "insultante" contra las víctimas del Holocausto... ¿En qué cabeza cabe? Ustedes dirán.

"Y a El hombre elefante, ni el cobre".
No tanto. El hombre elefante fue nominada a ocho óscares. Y su director, David Lynch, que por supuesto ya debería haber ganado más de una vez, ha sido nominado él mismo cuatro veces como mejor director o mejor guionista. Por cierto: Lynch hace activa campaña para los óscares cada vez que una película suya está en competencia.
"No nominaron a Jodie Foster por Pequeño Tate,una película brillante, pero sí a Sofía Coppola por Lost in Translation, un aborto pentamesino de película".
¿Little Man Tate? Esto debe ser broma. Little Man Tate es una película cualquiera, una película para ver por la tarde del domingo si y sólo si el control remoto está demasiado lejos del sofá. Hildebrandt es inmensamente más conservador y tiene peor gusto que la Academia. Él critica "la elección sistemática de lo banal y lo externo" que ve en la premiación de la Academia. Si Little Man Tate hubiera recibido un Oscar a Mejor Película, sería sin duda el caso más bochornoso e inexplicable de toda la historia de los óscares.
"Lo que a mí me parece premiable no lo es para la mafia de Los Ángeles y lo que es maravilloso para la mafia a mí me parece, casi siempre, un fiasco".
Quizás eso demuestre que la Academia no siempre se equivoca. Como podrán comprobar, por ejemplo, quienes hayan visto a Javier Bardem a Daniel Day Lewis y a Marion Cotillard (foto) en las películas por las que fueron premiados ayer.

(Valdrá seguirla)

23 comentarios:

Anónimo dijo...

Definitivamente el odio es una gran estupidez.

Envenena al que lo ejerce, lo ciega, lo embrutece..

Se pierde la ecuanimidad y se da rienda suelta... a la verguenza...

Una pena.

That's me

Anónimo dijo...

'ta triste ese tío... que le quiten la chamba.

Anónimo dijo...

supongo que hildebrandt quería decir que muchos de sus mencionados no recibieron efectivamente la estatuilla, pero igual en ese caso hay muchas metidas de pata en su artículo. ahora, es cierto que se organiza fiestas, se entrega regalos, se promociona películas y actuaciones para que logren votos, pero más que un lobby eso se parece a una feria, abierta, relajada y poco sesuda. sin embargo, es difícil para cualquier mortal juzgar la calidad de una actuación, o poner a competir a actores como si fueran caballos,pero peor aún, nadie realmente puede sostener que su gusto personal es prioritario. es una cuestión de impacto, y en estas cosas los no actores de cine solemos ser más impresionables. tal vez por eso es mejor un premio donde votan los mismos colegas, y hay otros premios de parte de críticos, etc.
puede el sr. h. hacer su propio award...

carlos vs

Broncano dijo...

Al Chato solo hay que escucharlo en situaciones de zozobra o colapso(como por ejemplo durante los ultimos dias del fujimorato) cuando se pone su chaleco de 'saboteur' -a la sazon, una buena peli de Hitchcok- y lanza petardos dirigidos a la prodigiosa fauna politica perucha.

Little Man Tate? ...no seas malo, pues chato. Solo te falto decir que Harry Connick Jr. merecio el Oscar.

Anónimo dijo...

Wau, cuánta investigación!

Anónimo dijo...

Definitivamente el articulo de Hildebrant esta lleno de errores, como senalas. Pero generalizar ese caso, tanto con respecto a Hildebrant como con respecto a teorias de conspiracion , enredandolas todas en una madeja de "tonteria", es actuar de vaquero del medio oeste chalaco -otra generalizacion particularizada que funciona aca como espejo.
Si siguieramos tu idea generalizadora de que toda propuesta de que hay circulos de poder que conspiran debe ser descartada de plano como tonteria, entonces incluso en el capitalismo no se harian juicios a los monopolios. Y , mas alla del capitalismo, de esta version judeo-prostentante del mundo, generalizando como tu, no es contraintuitivo sino mas bien sentido comun darse cuenta que lo que hay es circulos de conspiracion, desde el barrio, la universidad, los centros de trabajo, el estado, las empresas transnacionales, los cuantos de la reunion anual de mas poderosos del mundo.
En fin, a lo unico que parece servir tu ataque es a maltratar a Hildebrant y, gracias a el, a generalizar tu ataque contra las teorias de conspiracion. Lo que haces es: 1) atacar a Hildebrant porque te ataco a ti - una pueril revancha; 2) generalizar eso con el fin de hacernos tragar, contraintuitivamente, que en el mundo no hay conspiraciones.
Por favor. Shema israel.

Anónimo dijo...

buenaza la Marion
Mirad http://es.youtube.com/watch?v=nr3jXOs0j_w

Gustavo Faverón Patriau dijo...

1:53

No, yo no he dicho eso. Hay una cosa muy precisa a la que se llama teoría de la conspiración. Sospechar que Al Capone era parte de una organización no es igual que sospechar que todos los ciegos forman parte de una secta maligna, como el protagonista de Sobre héroes y tumbas (paranoia) o que todos los chilenos nos quieren hacer daño (zoncera) como Hildebrandt.

Anónimo dijo...

Masacraste a Hildebrandt sin piedad. En un solo articulo me has demostrado la diferencia de nivel cultural e intelectual entre tú y él. Felicitaciones de verdad. Esperemos su reaccion, pero lo dejaste sin argumentos.
Antonio

Asterix dijo...

Hildebrandt no ha dicho que todos los chilenos nos quieren hacer daño. Él sostiene como otros, que geopolíticamente Chile es nuestro rival y ellos (el gobierno de Chile de ahora y de siempre) nos ve y nos trata como enemigos. No es adecuado señalar una "zoncera" simplificando un argumento.

¿Que se equivocó en lo del Oscar? Sí. Pero no es para tanto.

Masacre... Soñar no cuesta nada.

Anónimo dijo...

todo puede ser verdad, Gustavo, pero calificar de "baixinho" a Hildebrandt es una falta de respeto que puede hacer pensar a muchos que aún no has madurado y crees que tener la razón en cuatro datos te da derecho para insultar a las personas. Por lo demás, él no es más bajo físicamente que tú. Ojalá que pongas esto.

PVLGO dijo...

Whitaker es uno de mis actores preferidos y justamente por las dos peliculas que citas.

Anónimo dijo...

¿Habrá confundido Hildebrantd Ghost Dog con Bloodsport, en la que Whitaker hace un papelón correteándoloa Van Damme?

Anónimo dijo...

Este post en verdad estuvo muy bueno: no fue necesario hablar de la talla de hildebrant ni de su poco exito con las mujeres para demostrar que esta equivocado. Es mas o menos lo que he aprendido leyendo con regularidad tu excelente blog. Pero si debo decir que en el post anterior dejaste de lado las lecciones impartidas para caer en las mismas falacias que muchas veces denunciaste.
La informacion que pones ahora es en verdad demoledora y desnuda a Hildebrant mucho mejor que haciendo escarnio de sus complejos.
Hildebrant no tiene argumentos, se dedica unicamente a atacar a sus oponentes, aun inventandose cosas absurdas, y eso es justamente lo que diferencia (o debe diferenciar) a Hildebrant de los que se le ponen al frente: mientras uno le lanza argumentos el otro lanza insultos. Y pensar que aun hay gente que lo considera un gran periodista...

Anónimo dijo...

Jajaja. Q buena 11:46. Tampoco lo dejaban hablar... supongo que será la única q vio del gran moreno.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

12:14: Creo que tienes toda la razón en recordarme mis propios consejos. Pero, en mi defensa diré que nadie ha dicho tantas falsedades sobre mí como Hildebrandt, y que yo no he dicho nunca ninguna sobre él. Ni me he puesto a revelar chismes familiares, como ha intentado él conmigo (y eso que no me faltarían fuentes).

Anónimo dijo...

A uno de los anónimos:

Un periodista, como cualquier ser humano, comete errores, y muchas veces errores gruesos. Este artículo de Hildebrandt, plagado de informaciones incorrectas, no tiene por qué ser motivo para descalificarlo completamente como periodista. No debemos olvidar que es de los pocos que denuncia abiertamente, y muchas veces con los argumentos pertinentes, las canalladas del gobierno de García y las desventuras del neoliberalismo internacional.

Obviamente el cine no es su fuerte; pero creo que en este artículo apuntaba contra el filisteísmo y la hipocresía, ¿no? Alguien debiera informarle que en las entrañas de Hollywood hay muchísimos actores y directores que son activistas políticos y que se han opuesto a la política belicista de los Estados Unidos desde un principio; y que, con las limitaciones comprensibles del mercado, anualmente se producen en Hollywood cintas de mucho interés ético y político, como Michael Clayton. No todo es basura pues.

Pero hay una cosa con la cual sí estoy de acuerdo y quiero mencionarla a propósito de la campaña de la revista Hablemos de cine contra el "delirio crítico", enfermedad que hace décadas le atribuían al pobre Alfonso La Torre y a todo aquel que se atreviera a decir que Robles Godoy era bueno. Pues bien, qué mayor filisteísmo, qué "delirio crítico" más agudo que el de esos viejos críticos empeñados en hacernos creer que las películas de Cecil B. De Mille, esos bodrios espectaculares, esas inmensas tortas de boda, son obras maestras perdurables. Allí el chato acertó.

Anónimo dijo...

LA vanidad o la vanalidad de la opinion

Broncano dijo...

Por eso digo que la autentica vocacion del Chato es la de incendiario... Si el que tiene al frente es un Espichan Tumay, un Ivcher o una Martha Chavez, entonces vale.

Y al que dijo que "baixinho" es una falta de respeto, todo lo contrario. Hablar de "baixinho" nos hace recordar al virtuoso Romario de Souza.

Todo un halago para el Chato, quien es todo un Puma Carranza de la intellengtsia chola. Directo a la canilla!

Broncano dijo...

chesu! quise decir "intelligentsia". Suficiente tengo con la sequia de tildes de mi compu anglosajona. Como diria el anonimo de arriba, que falta de "nivel cultural" :D

Alfonso dijo...

Ya que te empeñas en señalar los errores y desatinos del "Chato" yo sólo completaré información que tú obviaste; cuando escribes: "Y Fellini... Bueno. Ningún otro cineasta en el mundo ha dirigido tantas películas ganadoras del Oscar a Mejor Cinta Extranjera como Fellini: cuatro en total". Lo cual es cierto, pero olvidas consignar un dato importante que en otros casos (como en el de Bergman)señalas; Fellini ganó un premio honorífico a comienzos de los noventa.

Anónimo dijo...

A whitaker si le regalaron el Oscar el 2007. Esa pelicula es horrible y su actuacion no merecia la estatuilla.

Alvaro dijo...

Gustavo,
Se nota que sabes de cine, pero espero que sepas reconocer también las deficiencias de los premios de la Academia. No se comparan con la Palma, el Oso o el León de Oro y, sobre todas las cosas, sí está influenciada por lobbies judíos, el mayor de ellos el de Harvey Weinstein, ex dueño de Miramax.
Personalmente no me gustan los Oscar's. Mi favorita este año era El Árbol de la Vida del genio Terrence Malick que también ganó la Palma de Oro en Cannes, pero el público masivo no está preparado para esa película, y la Academia no está dispuesta a "jugársela" por su distribución.
Sin embargo, muy buen artículo. Es bueno saber que no somos pocos a los que nos desagrada ese señor.
Saludos
Alvaro de los Ríos