4.2.08

Silencio, intolerante

Cosas que no hay que decir cuando se habla libremente

En "Revisitando una bronca", columna aparecida esta mañana en el diario La República, el crítico Abelardo Oquendo hace la siguiente observación en referencia a un artículo de Iván Thays que fue publicado dos semanas atrás en el diario español El País:
"A Thays la idea de literatura nacional le parece discutible, y vaya si lo es. ¿Cómo admitirla, sobre todo en un país como el nuestro, multicultural, multinacional, multilingüe?"
De inmediato, Oquendo cita estos pasajes del artículo de Thays:
"La ambición por apoderarse de la totalidad de la representación literaria del país (…) es anacrónica [...] Querer representar al país y convertirse en la única voz autorizada es de un absolutismo insufrible y manifiesta un deseo dictatorial solo justificable por las nociones políticas maoístas con que se educaron algunos de esos escritores."
Oquendo cita las frases de Thays para criticarlas duramente, con estas palabras:
"Es una lástima que Thays lance una acusación tan grave sobre esos escritores. (¿O maoísta no significa ya nada?) Y es una lástima que, al personalizarla, desperdicie una cuestión tan merecedora de serio debate como la de literatura nacional y literatura mundial. Peor aun cuando se invoca –como él lo hace– el concepto de pluralidad por encima del de simple tolerancia".
Queda en evidencia que el crítico le objeta a Thays una cosa: segun Oquendo, Thays no debería llamar "maoístas" a los escritores a quienes se refiere con ese término, porque hacerlo atenta contra la "pluralidad" que el mismo Thays postula en su artículo.

Por supuesto, sería desconcertante suponer que para Oquendo el simple hecho de llamar "maoísta" a alguien constituya una acusación. Seguramente a Oquendo no le preocupará que alguien llame "maoísta" a Ricardo Piglia, por poner sólo un ejemplo muy a la manos. Pero en este caso así ocurre: Oquendo dice que al usar el término "maoísta", Thays está haciendo una "acusación grave". "¿O maoísta no significa ya nada?", se pregunta el crítico.

Por supuesto que "maoísta" significa mucho, y claro está que en el Perú puede tener implicaciones particularmente delicadas. Aunque Thays no mencione a nadie con nombre propio, uno puede suponer que se está refiriendo, sobre todo, a Miguel Gutiérrez y Oswaldo Reynoso. Lo que Oquendo lamenta, entonces, es lo que él percibe como una acusación de presente o pasado prosenderista, o filosenderista, o como quiera llamárselo. Cabe subrayar que Thays no hace esa acusación, que es de índole objetiva y acaso material: lo que hace es una señalación específicamente ideológica.

Ahora bien, hay una serie de preguntas que deberían responderse antes de señalar la validez de la objeción de Oquendo.

Por ejemplo: ¿debemos borrar para siempre de nuestras memorias el hecho de que Gutiérrez se haya referido a Abimael Guzmán como el "paradigma intelectual" de la generación del cincuenta? ¿Debemos fingir que no nos damos cuenta de que Reynoso, hasta ahora, sigue siendo insoportablemente ambiguo en cada una de sus declaraciones sobre Sendero Luminoso y los años de la violencia? ¿Debemos olvidarnos de que Reynoso se refiere hasta el día de hoy a ese periodo con la misma frase que Abimael Guzmán tomó de Mao Tse Tung: "la guerra popular"? ¿Debemos fingir que el grupo Narración nada tuvo que ver con el maoísmo y que Reynoso y Gutiérrez no pertenecieron a él?

Oquendo plantea su columna como una crítica a Thays en torno a un punto clave: si Thays quería en verdad debatir sobre el tema de la oposición entre "literaturas nacionales" y "literatura mundial", piensa Oquendo, debió hacerle caso a su popia prédica de pluralismo y no llamar "maoístas" a escritores como Gutiérrez y Reynoso. Mi pregunta es: ¿qué tiene que ver una cosa con la otra? ¿Es que acaso para ser pluralistas tenemos que transtornar nuestra percepción de la realidad o volvernos víctimas de una suerte de amnesia autoprovocada?

No tiene mucho sentido plantear un debate intelectual proponiendo como punto de partida la idea de que ciertos conceptos, aunque sean verdaderos, deben quedar vetados, ciertos términos deben ser vedados y ciertos datos de la realidad deben eliminarse. Si un escritor se refiere a otro como "maoísta" la única respuesta válida es la que afirme o niegue o matice, a partir de una discusión, el valor de esa proposición.

¿Es Reynoso un maoísta o no lo es? ¿Lo es sólo como intelectual en sus intervenciones públicas o se puede rastrear ese elemento en su obra creativa? ¿Son en verdad el maoísmo o la vocación totalitaria elementos que hayan servido para enrarecer y hacer poco productiva la polémica de hace un par de años? ¿Qué papel cabe esperar de los intelectuales maoístas en el debate de literaturas nacionales vs. literatura mundial que parece preocupar a Oquendo?

Acepto que a otros estas preguntas no les resulten tan interesantes como a mí, o que no les resulten interesantes en lo más mínimo, pero de ninguna manera aceptaré que alguien me diga que no tengo derecho a plantearlas simplemente porque yo debería evitar toda asociación entre Reynoso, Gutiérrez y el maoísmo. (Nadie ha hecho nunca más esfuerzo por cimentar tal asociación que ellos mismos, después de todo).

Se puede decir mucho acerca de qué es ser tolerante y qué es ser pluralista. Yo diré solo una cosa: ninguno de los dos objetivos se logra a través de la autocensura y el maquillaje: tolerancia y pluralidad son maneras de racionalizar el mundo; nadie puede racionalizar lo que se niega a ver; nadie puede ver claramente lo que se niega a nombrar.

Respuesta de Iván Thays en Notas Moleskine.

PD: Hoy aparece en Zona de Noticias el prólogo escrito por Oswaldo Reynoso para Camino de Ayrabamba, libro de cuentos escritos por "condenados por delitos de terrorismo del Penal Castro Castro". Reynoso inicia su prólogo así: "
Agradezco a los amigos que me han conferido el honor para presentar este hermoso libro de cuentos". Luego dice: "Estos relatos demuestran que durante los años de guerra interna que vivió el Perú no solo hubo violencia feroz e inhumana por parte de Estado sino que en la otra orilla hubo ternura y amor". Ya saben: fue la guerra entre la inhumanidad estatal y el tierno amor senderista. No suena como alguien para quien "maoísta" resulte una grave acusación.

52 comentarios:

Anónimo dijo...

Gustavo,
Creo que el punto que ataca Oquendo es que la actitud de Thays parece ser personalizar el debate, o sea, llevarlo de la esfera de las ideas hacia el de las descalificaciones individuales. Maoísta es un término que puede todavía acarrear consecuencias judiciales en el Perú, y por lo tanto, también el que se sienta atacado con una frase de ese tipo puede demandar al que la dijo. Porque lesiona su buen nombre. Lo mismo sucedería con prosenderista, filosenderista, etc. Y por otro lado, no sé si el descubrimiento de a quién aplicarle calificativos nos llevaría a sacar conclusiones realmente productivas para debates sobre la inclusividad o el de la construcción de literaturas nacionales. Una vez más, Oquendo me parece mucho más claro en este sentido, cuando lo que critica en Thays es una falta de pluralismo precisamente por hacer "argumentos contra el hombre", y con ello no dar ejemplo de lo que dice pretender, es decir, respetar las diferencias.

carlos vs

Anónimo dijo...

el artículo de Oquendo salió ayer en La República, no hoy día. Tu post tiene más inexactitudes: Oquendo no reclama a Thays un calificativo sino una actitud. ¿Cómo hablar de pluralidad cuando por el lenguaje que utilizas para referirte a los otros se nota que estás siendo prejuicioso e intolerante?
Miguel Gutiérrez nunca fue de SL, su mujer, sí. Oswaldo Reynoso siempre se ha dicho marxista, pero nunca maoísta. ¿Por qué empeñarse perniciosamente en señalarlos como maoístas sabiendo todo lo que eso implica en el Perú?

La actitud de Thays, al publicar un artículo en el extranjero es desleal, es cobarde. Eso es lo que se señala.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

O sea que si uno quiere decir que la noción de "literaturas nacionales" es inútil, puede decirlo, pero lo tiene que hacer en un periódico nacional. Qué buena. Gracias por la risueña contribución.

Ivan Thays dijo...

¿Y quién ha calificado de terrorista a Miguel Gutiérrez? Si lees mi comentario en Moleskine verás a qué me refería exactamente. ¿O prefieres discutir lo-que-piensas-que-según-tú-yo-quise-decir?

No creo que sea prejuicioso o intolerante llamar "maoístas" a quienes, voluntariamente, colocaron la tesis dictatorial sobre el arte de Mao en el primer número de Narración, y tampoco a los que han ejercido la crítica literaria según los dictámenes de Mao.

Independientemente de cómo se consideren a sí mismos, creo que el maoísmo influye en los conceptos literarios sostenidos por ellos MUCHO ANTES de que Abimael Guzmán se radicalizara (el grupo Narración es de los 70) Por eso, llamar maoísta a estos autores no implica calificarlos de terroristas y menos aún agredirlos.

Por otra parte, como dice Gustavo, quienes más han hecho por identificarse con el maísmo son ellos mismos por lo menos en sus obras críticas (ver lo de Reynoso hoy en ZdN), habría que ver si también en sus novelas.

Curioso que me llamen "cobarde" por decir lo que pienso en un medio masivo y con mi nombre, y que lo haga justamente un anónimo en un comment.

Anónimo dijo...

Reynoso intentó defender su calificativo de "guerra popular" en la Feria del Libro Ricardo Palma del 2006, desde un punto de vista semántico. "Debe llamarse así porque lo que vivimos fue una guerra, y viniendo del pueblo debe llamarse popular según el diccionario...", etc. Pero, para los que lo escuchan hablar estos últimos años, Reynoso a veces suele lanzar opiniones de lo más diverso, a discreción; por ejemplo, en el homenaje que se le hizo en el Británico de Miraflores, hace más de dos años, Reynoso afirmó que Thays le parecía un magnífico escritor. Lo tengo grabado, el cassette debe estar por ahí. ¿Qué dirá ahora?

Anónimo dijo...

Es absurdo pensar que Thays está atacando por la espalda cuando él puso el artículo en su propio blog.

Más que una acusación, lo que yo pensé fue que Thays estaba pasando por alto el hecho de que las quejas venían de muchas partes, no sólo de esas dos personas. Es cierto que el dijo "Querer representar al país y convertirse en la única voz autorizada es de un absolutismo insufrible y manifiesta un deseo dictatorial solo justificable por las nociones políticas maoístas con que se educaron algunos de esos escritores.", pero de los que no esos "algunos" ¿viene de ellos la necesidad de convertirse en la "única autorizada"?

Daniel Salas dijo...

Al primer anónimo: ser maoísta en el Perú no es un delito y llamar “maoístas” a los maoístas no es criminalizar sino describir.

Ahora bien, Oquendo se equivoca en su preocupación por no “personalizar” el debate. Si se quiere hablar de grupos de poder y grupos alternativos no se puede hablar en abstracto. Es necesario que se estudie quiénes son y dónde están, qué poder tienen, cuáles son sus propuestas y de qué manera influyen en el canon. Por el contrario, está muy bien personalizar y no abstraer.

MAX PALACIOS dijo...

Hola Gustavo:

No puedo dejar de emitir una opinion sobre este tema tan relevante en la literatura peruana.

En primer termino, como lo expresan algunas personas, no creo que tildar de maoista a un escritor sea insultante o despectivo, es mas, muchos escritores se asumen maoistas o marxistas sin ningun problema. Por otro lado, si creo que es relevante conocer la ideologia que asume cada escritor para poder conocer su concepcion del mundo, lo que si seria lamentable es que esa ideologia se filtre en el texto literario, logrando con ello, que la literatura producida sea panfletaria.

Asimismo, creo que es importante reconocer que en nuestro pais, caracterizado por la diversidad cultural,existen diversos sistemas literarios que conviven y subsisten en diferentes planos. No podemos pretender acaparar la representatividad de toda la literatura nacional. Ya Cornejo Polar habia intentado explicar esta situacion de la literatura peruana es sus investigaciones sobre los sitemas literarios en el Peru.

Creo tambien que para poder, de alguna u otra manera, resolver este problema debemos recurrir a la categoria de "interculturalidad" tomada de la antropologia y la sociologia, para aceptar que en el Peru existen diversas propuestas literarias y que ninguna es mejor que otra. Ademas, aunque esto sueno utopico, se debe propiciar un dialogo sincero entre las diversas propuestas literarias que se presentan en nuestro pais y no caer en debates alterados o insultantes que no conducen a nada productivo.

Anónimo dijo...

Salas: pero antes de eso, tienen que estar de acuerdo en los criterios básicos para definir qué debe entrar en un canon.

Daniel Salas dijo...

Anónimo: no tiene que haber un criterio, ni un sistema, ni un conjunto de reglas. Entra en el canon lo que adquiere consenso y eso es todo. Lo demás es totalitarismo o demagogia.

Anónimo dijo...

yo sí creo que hay cosas que no se deben decir cuando se plantea o se invita a un debate
no me imagino a Thays invitando a un debate a Bryce con el agregado de: "Por siaca, Alfredo, la ponencia debe ser original", aludiendo así a los plagios

Anónimo dijo...

Imagino que esperas que Oquendo responda. No creo que lo haga, y si lo hace, aprende a escuchar. Ya hace tiempo tu y Salaz estan fatigando la historia (para usar un modo borgiano caro a ustedes) con su caza de brujas e infulas "contraintuitivas".
La defensa de Thays es tan debil como aquella que reclamara que sus palabras no fueran interpretables mas alla de lo que (segun el) quiso decir. Habria que ser miope o hacerse de la vista gorda, como haces tu Gustavo -cuando te conviene-, para no darse cuenta que tras la pantalla de conversacion lo que hay es imposicion y desden. Una mirada superior -que a ti te alucina- y que no tiene mas sustento que su instucionalidad cultural, en este caso tambien preguntando al mercado.

Anónimo dijo...

NO entendí qué diantres quiso decir Max Palacios. Alguien me lo explica? Alguien me explica de qué manera aporta en el debate y no más bien a la figuaración de su nombre, "utilizando", o mejor dicho proponiendo una categoría cultural (interculturalidad) que últimamente sirve como comodín para definiciones de las más dispares y que buscan siempre un consenso y no un debate serio?
Ya sabemos que si una categoría cultural sirve para todo, entonces no sirve para nda, querido Max. Y respecto a que "la ideología no debe filtrarse en la obra", por Dios!!!, Max, cómo crees que alguien puede abstraerse de su contexto y circunstancias (leer a Ortgea) y sentarse sin prejuicios a escribir unas líneas (leer Derrida). Lo que propnes ni siquiera es utópico, sino tonto, es como decir que uno puede dejar "la cultura" un momento y luego "volver" a ponersela como simple envestidura, una categoria más pa ti papá (ideologema), saludos.

Federico Villarán dijo...

maoista? llamen a las cosas por su nombre, hay priuebas que dicen que Gutierrez y Reynoso son filosenderistas. Dejen de matizar o esconder.

Anónimo dijo...

Gustavo, quiero apelar a tu honestidad intelectual para preguntarte si Thays no es un crítico intolerante.

Claro que lo es. No pretendo responder por ti, estoy seguro de que coincidimos en este punto. Lo único que ha hecho con mucho acierto Oquendo es poner los puntos sobre las íes y quitarle la careta al conductor de Vano Oficio, para mostrarlo como un escritor cerrado que habla de pluralismo como podría hablar de tolerancia el más intolerante de todos. Sin sinceridad, para quedar bien ante el lector.
No caigamos en el juego de hacerle preguntas a Oquendo que pueden enriquecer el debate, nadie lo objeta. Pero eso lo podemos hacer después. Lo primero es lo primero. Y Thays nos debe un poco de sinceridad en sus posturas, su sectarismo ‘estético’ que me atrevo a considerarlo más cerrado que el de Gutiérrez y todo Narración que en todo caso tiene un sustento ideológico (Thays carecer hasta de eso). Y es justamente su poca tolerancia con opciones que, si no son el reverso de la suya, le son tan lejanas, que denuncian en ese texto de Babelia habla muy bien de un personaje que inventó Thays –un escritor tolerante- pero que todos sabemos que no es él.

Carlos Enrique Cordero
Estudiante Literatura UNMSM

Anónimo dijo...

Cuéntennos un caso. ¿Cómo así terminó entrando Vallejo al canon, luego de haber sido por años despreciado?

tijeretambo dijo...

historia de una censura

(todos los elementos de esta historia fueron escuchados en algún pasillo. se omiten los nombres de las protagonistas por razones obvias).

se prepara un libro en una prestigiosa universidad de filiación católica sobre "las fronteras interiores de las mujeres". como dice la contratapa, el libro hace "una contribución valiosa para comprender el rol de agentes de cambio de las mujeres en la sociedad peruana de los últimos quince años".



sin embargo, uno de los capítulos (el que trata sobre las anticoncepciones quirúrgicas voluntarias y los anticonceptivos orales de emergencia) despierta la crítica del vice-rector (el mismo que hace algunos años dijo que algunos profesores -divorciados, gays- tendrían que autocensurarse para mantener sus cargos). la editora se molesta, el artículo (como otros tantos del libro) tienen hartos comentarios y marcas realizadas por el vice-rector, que postula que el libro va en contra del magisterio católico.

pasado el tiempo, el libro es publicado por una ong de reconocida trayectoria en investigación social. todos se quedan callados.

cabe señalar que esta universidad de filiación católica es también defensora de los valores democráticos y humanísticos y tiene una importante hegemonía dentro de las ciencias sociales, humanas y del derecho. varios de sus profesores son además líderes de opinión y columnistas en distintos diarios peruanos.

bienvenida la censura.

Daniel Salas dijo...

¿Podría señalar el último anónimo en qué consisten las "ínfulas contraintuitivas"?

Anónimo dijo...

Tireretambo: al menos di que tomaste ese texto del Morsa. Esto no es PEH.

Tanque de Casma dijo...

Iván
La verdad es que cuando leí tu referencia a las tesis maoístas tuve una impresión similar a la de Oquendo. Pero ahora que leo tu explicación te entiendo mejor. Voy a buscar el primer número de Narración para ver si coincido contigo en tu opinión.
Gustavo
Esa frase final del prólogo de Reynoso me parece fuera de foco totalmente, hecha más para el escándalo que para otra cosa. Confunde diferentes planos, como cuando describía la guerra interna como popular porque murió gente del pueblo. Supongo que su excusa ahora será decir que la otra orilla del Estado no era Sendero sino el pueblo.

MAX PALACIOS dijo...

¿Anonimo? de las 4:30:

Si tu capacidad intelectual no te permite entender algo tan simple, pierdo el tiempo tratando de explicar algo tan claro como una fuente de agua pura. Debes estar incluido entre los 8 de cada 10 estudiantes que no entienden lo que leen y eso es lamentable.

Espero que no pertenezcas o hayas egresado de la universidad que fue mi casa de estudios porque eso sì sería algo terrible.

El concepto de "interculturalidad" viene siendo aplicado desde hace buen tiempo en las Ciencias Sociales porque es una categoría que reemplaza mejor las de multiculturalidad o meztizaje, dado que le otorga igual estatus a cualquier manifestación cultural oficial o marginal y propone un diálogo y debate entre los diferentes discursos, sean culturales, literarios, polìticos, que se formulan dentro de una sociedad.

Dios te acoja en el limbo de la confusión y la ignorancia.

Anónimo dijo...

sr. máximo palacios, no sé si lo entiendo. dígame, está usted comentando en el blog a cuyo administrador le endilgó varios epítetos insultantes hace un par de meses? conoce usted la palabra “dignidad“?

Anónimo dijo...

lo de Max Palacios y su "comentario" alturado y consensual es perfectamente comprensible. El editor quiere reparar su imagen de atrabiliario y desaforado quedando acá como mesurado. Se acuerdan de la tontería que protagonizó junto a un editado suyo hace unos meses, con las acusaciones contra una conocida librería? Pues ahí tienen la respuesta a su actitud hipócrita de buscar consenso cuando todo el mundo sabe que él le lleva el maletín a Oswaldo Reynoso.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

De alguna manera, caad vez que hay un debate interesante en el blog, aparecen Max Palacios y algún anónimo rebajando el nivel de la conversación y volviéndola personal. Hasta aquí nomás, ¿ok?

Respecto a lo que Max proponía en su primer mensaje: hay décadas de tradición en la crítica literaria hispanoamericana con conceptos mucho más complejos y adecuados (au nque siempre discutibles) que el de "interculturalidad". Tienes transculturalidad, transculturación (Ortiz), transculturación narrativa (Rama), hibridez (García Canclini), heterogeneidad (Cornejo Polar), etc. No entiendo para qué invocas a Cornejo si luego vas a proponer la categoría de interculturalidad (que no explicas), que es distinta y ajena a las nociones de Cornejo.

Aquello de que "sería lamentable que la ideología se filtre en el texto literario" es una afirmación absurda, Max. Absurda, sin pies ni cabeza. No existe el texto literario que no sea un entramado ideológico. En verdad harías bien revisando a Bakhtin o a Benjamin o a Lukács o a Eagleton o a Williams o a Auerbach. O a quien sea, para tal caso.

Anónimo dijo...

Palacios debe estar refiriendose a la ideología política, no a la ideología a secas.

Pero aún así, al menos en teoría, debería ser posible hacer una obra con una fuerte carga política y que también sea buena.

pucso dijo...

Gustavo, faltó citar el resto del comentario de Max:
"...logrando con ello, que la literatura producida sea panfletaria."

Anónimo dijo...

nooooo nada que ver pes. es una cosa de actitud. es como decir que quieres conciliar pero sin embargo vas con la pata en alto. totalmente innecesrio si quieres mostrarte plural para que el epiteto. eso demuestra una mala leche del autor del articulo. en lo personal si tuviera que sopesar las actitudes revisaria la obra de estos autores. soportaria tal comparacion el sr thays?? lo dudo mucho señores. revisar por ejemplo escena de caza y la violencia del tiempo. Au!!!!

Anónimo dijo...

Young Turk dixit:
tranquilidad, es un problema generacional, oquendo y cía son los únicos que tienen autoridad para bautizar y ponerle apodos a quien sea, a tener cuidado con estos viejos entre ellos se defienden, han sepultado a varias generaciones en el espacio exterior, esperen su turno de aquí a la eternidad!!!
en cuanto al maoísmo, como ya pasó de moda, ya nadie quiere ser tildado de tal. Recomiendo a víctima de cargamontón oquendil enviar una fe de erratas que diga: donde dice "maoísta", debe decir: "trotskista". Verá como lo tratan mejor...

Anónimo dijo...

En primer lugar, Oquendo es una persona muy respetable que siempre ha intervenido en estas riñas con afán conciliador, lo cual es loable.

Creo que su reacción tiene en cierta medida un propósito aleccionador, el del maestro que corrige los excesos de las nuevas generaciones. Anteriormente ya escribió un artículo sobre los excesos de Coral, que al parecer no fue de mucho provecho para el susodicho.

Ahora parece estar cansado del sistemático acoso que Thays ejerce sobre un escritor que olímpicamente lo ignora. Faverón puede decir con justicia que esta vez Thays se ha limitado a señalar una filiación ideológica. Pero acaso Oquendo no ignore el sucio post que Thays le dedicó a Gutiérrez a raíz de la noticia de la publicación de sus libros en la transnacional Alfaguara.

En suma, no creo que Oquendo, a pesar de la brevedad de su artículo, haya querido incidir solamente en la palabra "maoísta". Creo que se refiere a un hecho más general. A un comportamiento que comienza a ser patológico. O es que no son obvias las exageraciones.

¿Realmente Gutiérrez y los suyos (si es que verdaderamente existen esos "suyos") creen firmemente que solamente su literatura puede atribuirse la representatividad nacional y que los otros escritores, aquellos que eligieron un camino diferente del realismo, no representan sino una opción alienada? ¿Es así de maniqueo el esquema?

No conozco ningún escrito de Gutiérrez que le haya negado derecho de existencia a los autores que escriben desde su yo. Y su libro El Pacto con el Diablo, ¿no muestra acaso su admiración por la literatura norteamericana, su voluntad de enmienda con respecto a escritores como Bryce y Eielson, su intención de matizar esos puntos de vista que lo animaron a crear la revista Narración?

Ya en el pasado Thays se aferraba a la frase "influencia sospechosamente norteamericana" para vapulear deslealmente a G. Vigil. Como si Vigil odiara la literatura norteamericana, como si ignorara los aportes de Faulkner, como si quisiera que la literatura peruana se estancara en un provincialismo chato.

Oquendo, creo yo, sabe de estas cosas. Y sucede que ya está cansado.

MAX PALACIOS dijo...

aGusatovo:

Los que rebajan el nivel del debate son los anónimos que afirmas cosas sin fundamentarlas.

El concepto de heterogeneidad del que habla Cornejo se complementa perfectamente con el de interculturalidad, no existe ninguna contradicción. Al evidenciar la existencia de diversos sistemas en la literatura, Cornejo Polar está abriendo el camino hacia el diálogo intercultural entre los diferentes discurso que se enuncian dentro de estos sistemas.

Categorìas como transculturalidad, transculturación e hibridez también son válidos para explicar y entender algunos textos latinoamericanos, pero sólo la categoría de interculturalidad permite el diálogo sincero entre los diferentes actores de los sitemas literarios existentes en el Perú.

Por otro lado, cuando hablo sobre la filtración de la ideología dentro del texto literario me refiero al peligro que corren algunos autores cuando imponen su discurso ideológico sobre el carácter "estético" de la obra. Un buen ejemplo de ello es la literatura panfletaria que se produjo durante la revolución bolchevique, y que estaba muy lejos de lo producido por Dostoievski.

Anónimo dijo...

se equivoca Palacios otra vez. La literatura planfleataria y anarquista rusa es actualmente de las más interesantes e importantes, precisamente por lo que tú dices, Gustavo, porque supo combinar ideología política y rigor estético. se ve que Palacios no ha leído a Klebhnikov y a los anarquistas rusos. El panfleto en sí no es críticable, Palacios parece estar hablando desde una concepción de la literatura purista y anquilosada. Disculpa que tengamos que perder el tiempo con estas aclaraciones.

Lindley dijo...

Estimado Gustavo:

Detrás del artículo Oquendo veo unas ganas legítimas de armar debate. Detrás de tu post no veo intención de esclarecer nada salvo el visible propósito de que nadie manche el mármol de tus amigos. Veo mails intercambiados sobre cómo atacar y en qué flancos. Veo la intención de zamaquear para que no quede en duda que Thays dice, parece que siempre, cosas sensatas, o si es el caso, quienes opinan abiertamente contra thays están, curiosamente, casi siempre equivocados. ¿No te parace ún atentado contra la verosimilud? ¿Cómo puede ser que en todo debate siempre la razón esté del lado de thays o de los tuyos? Ello hace pensar que aquí antes que el amor a las letras está la creencia de que se está rodeado de seres de perfección angélica y que ello debe defenderse por el prestigio de pertenercer a tan preclara hornada.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

No sabía que hubiera un "lado" que fuera el de Thays y "los míos", y tampoco he sabido nunca que Abelardo Oquendo estuviera en otro "lado". Esa es sin duda una manera ridícula, infantil y aburrida de ver las cosas.

Eso sí, no veo cómo es que Oquendo, al decir que Thays no debería llamar maoístas a los maoístas, pueda estar abriendo debate alguno. Según lo entiendo yo, está haciendo exactamente lo contrario.

Anónimo dijo...

Lindley tiene razón en una cosa: nunca hemos visto a Daniel Salas, Faverón y Thays discrepar en público. No que yo recuerde, al menos. En lo que no tiene razón es en pensar que eso es algo que pueda descalificar las razones de cualquiera de los tres. Si ellos se dan la razón mutuamente porque sí, entonces debería ser facilísimo tirar abajo sus argumentos, porque los veríamos contradecirse a cada rato.

Anónimo dijo...

Max Max Max, no digas de qué universiad eres papá!!!! NO hagas quedar mal a la institución que tuvo a bien albergarte. No sabes de qué hablas cuando mencionas INterculturalidad con una naturalidad cual si dijeras agua, para que lo sepas el concepto de interculturalidad implica sí la connversación entre actores, pero antes que eso el conocimiento y respeto del otro, pone hincapié en el respeto y valoración de las diferencias, no sé en qué medida te parece qeu esto es lo mismo que Heterogeneidad, a no ser que pienses que la categoría de Cornejo es igual a la propuesta por Canclini (hibridez) y/o la transculturación de Rama, estás mezclando arroz con manggo, justamente porque desconoces los fundamentos teóricos e "ideológicos", otra palabrita que usas gratuitamente, que llevaron a estos intelectuales a desarrollar sus respectivas categorias culturales. Ya deja dee avergonzarte con esa postura pseudo intelectual, no das la talla.

Anónimo dijo...

Para mi amigo daniel, a quien respeto:
Infulas contraintuitivas son esas vanidosas orejeras con que antiguos sacerdotes muy orondos y solemnes se cubrian a si mismos y a sus victimas para el etico holocausto. (Actualmente algunos historiadores disputan la materia, y hay quienes propugnan que se trataba de cerilla -comprensiblemente son tratados de apostatas y tratados en la hoguera)

Anónimo dijo...

Gustavo:

1.Cierto es que algunos sólo hablan porque tienen boca. En este caso, varios comentan porque no tienen otra cosa que hacer.

2.Dejando a un lado las tangentes, volvamos, por favor, al verdadero problema. El respetable blogger Ivan Thays. Este blogger se ha jactado a diestra y siniestra de ser una persona de pensamiento pluralista. Idea que varios han objetado. Pues, para corroborar dicha posición dispongo a su criterio lo último dicho por Thays. Una respuesta que le hace un estudiante de la UNMSM quien, mal o no, lo critica.

"...dado que tu único argumento es una suposición prejuiciosa ("eso lo sabe cualquiera, no hace falta ser muy inteligente") tu comentario es absolutamente desdeñable. ¿Ese es el nivel de tu Universidad? Qué pena. Ojalá te enseñen algo mejor que hacer suposiciones en la UNMSM. A argumentar, por ejemplo."

Vaya… O sea, por un estudiante que opine así, el blogger Thays ya tacha a toda la universidad. Qué mente tan pluralista, ¿no?


Abel Soliz
Estudiante de la UNMSM

Anónimo dijo...

Si no quieren hablar de Vallejo, habemos de MEC (suponiendo que realmente son suyos esos tres poemas). ¿Está o estuvo a punto de entrar en el canon? ¿Por sólo tres poemas nadie entra? ¿La calidad no es extraordinaria, pero el tema y la tradición que echó a andar lo justifican?

Anónimo dijo...

Oquedo es inteligente pero a veces dice sandeces. Por ejemplo que no se haya reseñado la ùltima novela de Mirko Lauer, porque los periodistas no compraron los libros de Lauer de puros roñosos. Absurdo. Que Niño de Guzmàn es un escritor serio porque publica un libro cada 20 años. Absurdo. Què tiene que ver con la calidad si un escritor publica cada veinte años y otro lo hace uno por año. Absurdo. Y ahora sale a atacar a Thays, agarràndose de una palabra sobre la que no hay discusión el maoismo de Gutìerrez y Reynoso. ¡Pero si Gutierrez ya no es Maoista! Es sinuoso y oportunista. Y Reynoso lo es de boca para afuera. Su literatura hace 20 años no tiene nada de social. Oquendo, durante siglos ha querido ser quien imponga el canon en el Perú. El ha escrito sòlo un librito de 50 pàginas sobre Reglas de ortografia, pero se eroga el derecho de decir quiénes serán los inmortales en la literatura peruana. Efectua una encuesta, sin que se sepa quien fueron los encuestados. Dispara y a veces da en el blanco, pero su petulancia lo hace caer, con frecuencia, en sandeces. En cuanto a lo de literatura peruana nacional o mundial. Es obvio, que por ahì va la cosa. Thays defiende una literatura mundializada. El archi conservador Oquendo una literatura nacional. Pero Oquendo nunca se pronuncia, sòlo dispara. Porque no le contesta a Thays, porque no tiene argumentos, porque sòlo opina con medias palabras. Lo que hace es defender a dinoasaurios ya indefendibles por que`él los ha canonizado en Hueso Húmero ya no lee nadie. Ningún joven.

Anónimo dijo...

La respuesta de Thays al estudiante de la UNMSM es una patinada lamentable, indefendible, y evidencia justamente una actitud contraria a la pluralidad y el respeto al otro. ¿O no se da cuenta que al insultar así a la universidad, insulta a todos los que han sido formados en ella?

El río, no las orillas dijo...

Proclamado el tótem ("tolerancia", "pluralismo", etc.) comienzan los fariseísmos. Just that.

Anónimo dijo...

lo que verdaderamente sorprende de todo esto es que el inefable Rodolfo Ibarra no se haya pronunciado sobre el tema. Estará de viaje. O será que no quiere chocar con Thays para no perderse la invitación a Vano Oficio.

Anónimo dijo...

en el blog de Garvich se te ataca con anónimos y se elogia el maoísmo:::::



Anónimo dijo...
estimado Javier, el gran debate ahora es el de Thays y sus acusaciones al grupo Narración.

Se equivoca Gustavo Faverón en varios puntos. No hay muchas formas de ser maoísta, hay una sola: pertenecer a un grupo político maoísta, como Patria Roja, Bandera Roja o SL. En el caso específico de Gutiérrez, él sí puede ser acusado de prosenderista porque hizo cosas pro Sendero, como su libro sobre la generación del 50. Pero ni aún así puede ser calificado de maoísta, pues no está adscrito a ningún partido de ese tipo. Se dirá: es simpatizante del maoismo, pero "simpatizante" es una categoría subjetiva en extremo indigna de un crítico cultural.

--con la misma vara podríamos juntar todas las actitudes autoritarias de Thays en su programa y en su blog para decir que es simpatizante de las dictaduras--

Por último, Gustavo Faverón cita a varios nombres del grupo Narración para mezclarlos y embarrarlos con sus maoistas supuestamente confesos, Gutiérrez y Reynoso; pero no cita a Carlos Calderón Fajardo, quien estuvo en el grupo. Por qué? Está seguro Faverón de que Calderón Fajardo no es maoista? Cómo así? Debe explicarlo, y bien, porque las razones que dé serán las mismas para desestimar a los demás miembros del grupo Narración como maoistas. Un dilema para el crítico.

6 de febrero de 2008 13:30


javier dijo...
Dejadme unos días para procesar todo este debate y dedicar un post como Zeus manda...

Solo tengo ahora que decir una cosa: El maoísmo, a la distancia, más bien resulta una condecoración a los escritores de los setenta y no un baldón. Muchos escritores -europeos y norteamericanos- de los años veinte pasaron por el comunismo soviético y la Komintern stanilista y eso, más que un defecto, fue una motivación poderosísima para sus vidas y sus obras. Muchos se desengañaron luego (como Gutiérrez) pero eso no es óbice para su literatura.

6 de febrero de 2008 13:46

El perro, no las pulgas dijo...

Pues yo creo que también hay muchas ganas de denunciar fariseismos. Si el debate se centra en acusaciones, no van a llegar a algún entendimiento.

marco dijo...

gustavo, por qué le escondes a tus lectores el debate que vas perdiendo con silvio rendón? o es otra inocentada?

Gustavo Faverón Patriau dijo...

¿¿Escondo el debate?? Yo pensé que mis comentarios en el blog de mi pata Silvio estaban apareciendo en internet a la vista de todos los lectores del súper Gran Combo Club (blog al que espero volver cuando tenga un poco más de tiempo). ¿Podrías aclararme eso? ¿O sólo se trata de una pregunta zonza hecha por alguien con mucho tiempo que perder?

tom dijo...

marco sifuentes e iván thays en la habitación

Anónimo dijo...

¿Calderon Fajardo del grupo Narración? ¿CCF maoista? ¿De dónde salió eso? Que yo sepa CCF, es católico. Mira ellibro "Narración" de Tenorio Requejo, Calderón Fajardo, no aparece por ninguna parte. Los del grupo Narración deben estar asados de que lo metan a Calderón Fajardo como parte del grupo. Y maoista, no te pases, CCF es casi un cura jesuita.

Anónimo dijo...

¿Calderon Fajardo del grupo Narración? ¿CCF maoista? ¿De dónde salió eso? Que yo sepa CCF, es católico. Mira ellibro "Narración" de Tenorio Requejo, Calderón Fajardo, no aparece por ninguna parte. Los del grupo Narración deben estar asados de que lo metan a Calderón Fajardo como parte del grupo. Y maoista, no te pases, CCF es casi un cura jesuita.

Anónimo dijo...

Bueno, para terminar, ya que tanto le dan al maoismo, algo en broma: ¿Qué espera Ud., Sr. Faverón, para quitar esa foto de Cameron Díaz con la mochila de la estrella roja, que tiene Ud. en la parte baja de su blog?

:-)

Anónimo dijo...

¿ybarra? ya pues hermano.

henry dijo...

Mucha palabra ociosa y diletante. El tema sobre la crítica literaria es complejo, pero no lo banalicemos.