9.4.08

Cholo: nombre o prefijo

De la blogósfera a su versión chiquita

Me estaba preguntando por qué me resultan casi siempre antipáticas (y bastante mongas) palabras como cholotaxi, cholonauta, cholómetro o cholósfera, y títulos como Nos habíamos choleado tanto o El laberinto de la choledad.

La respuesta más explicativa que encuentro hasta ahora: porque todas ellas en conjunto son palabras y frases que renuncian a cualquier forma de originalidad; son variantes copionas de otras palabras y de otros títulos o nombres; son términos a la vez parasitarios y caricaturales, que viven de hacer referencia a otros términos pero a la vez los empequeñecen y los asfixian: parecen responder a una intuitiva antropología identitaria, que todo lo encoge y todo lo reduce, que nunca piensa en una ancha clave humanista sino exclusivamente en clave local).

Voluntaria o involutantariamente, el prefijo
cholo lleva consigo una carga muy antigua de tintes sardónicos, de la misma estirpe del sustantivo cholo en el viejo y mediocre chiste "no es lo mismo un desnudo griego que un cholo calato", en el que el solo reemplazar el paradigma de la belleza occidental con el cuerpo de un indígena o de un mestizo peruanos parece generar una sensación de ridículo que es, por decir lo menos, autodenigrante. (Por supuesto, no es que se me extravíe la referencia a la pobreza del peruano, pero creo que no basta para volver exitosa la broma).

Tampoco es secundario el tema de la rebaja paródica: los mexicanos de Octavio Paz se extravían en el insigne laberinto de la soledad, los peruanos de Nugent sólo alcanzamos a perdernos en la modesta paráfrasis del otro laberinto. Si los personajes de Ettore Scola aman, los peruanos de Bruce choleamos. La sensación de que lo peruano camina dos escalones detrás de todos los referentes extranjeros resulta, o al menos a mí me resulta, apabullante por su renuncia a la creatividad.

No es poca la inclinación provincianista que se esconde detrás de palabras como cholósfera: la aspiración tácita (y muchas veces explícita) de la blogósfera es crear un espacio de intercambio que supere las barreras de la geografía política, que se sobreponga a distancias y distanciamientos, que entable diálogos capaces de trascender las fronteras intersociales, pero los peruanos de pronto aparecemos promoviendo la noción de una blogósfera que sea solo local, una cholósfera, nuestro quiosquito virtual, nuestro carrito sanguchero cibernético, donde podamos dedicarnos a la feraz apreciación de nuestro ingenio criollo sin ser perturbados por cosas ajenas a nosotros, como, por ejemplo, el mundo.

¿Qué cosa es la blogósfera? Es ese creciente foro, cada vez más mundial, donde bloggers chinos pueden contar al resto del mundo los estragos que la dictadura hace en una sociedad y bloggers africanos pueden transmitir de primera mano las sensaciones y los peligros de la guerra.

¿Qué cosa es la cholósfera? Es una colección de veinte o treinta navegantes dedicados a masajear frenéticamente el ego de sus amigos, también navegantes, que viven a diez mintuos de distancia de sus casas y con quienes se juntarán el sábado a tomar unas cervezas y, quien sabe, armar una charla o una conferencia o una mesa redonda que discuta cómo así es que, con esa actitud futurista, esos navegantes están transformando el universo (en, supongo, el choluverso: un lugar más chiquito donde no existen ni el progreso ni ninguna de las expectativas que vienen con él o lo convocan o lo auspician).

Imagen: la blogósfera; tomada de aquí.

19 comentarios:

Giovanna Aguilar dijo...

Gustavo,

Muy buena tu descripción de este grupo de navegantes que se pasean día a dia por la, por ellos denominada, "cholósfera". Tal vez más adelante terminen autodenominándose: "cholobloggers".

Solo sé que Lucho C dijo...

Yo lo había interpretado más como un esfuerzo de Nugent por desacralizar el indigenismo de Mariátegui y de paso cholearse a sí mismo siendo él lo que otros llamarían "gringo".

Nugent lo introdujo hace ya unos 10 años, cuando esa transgresión tenía sentido. Hoy el Cholywood de Magaly así como los ejemplos de la Cholosfera y otros que pones, están pasados de moda, o como tú prefieres señalar, son meros provincianismos.

Comparar a Nugent con Paz es, en mi opinión, un exceso. Sobre todo porque mientras los peruanos estamos comenzando a ponernos de acuerdo en que todos somos cholos, no creo que los mexicanos se sientan todos solitarios: Es decir, Paz habla del mexicano en términos existencialistas mientras que Nuggent habla del peruano sociológicamente.

Personalmente prefiero pensarme como cholo, con mi gente, con mi chicha, mi laberinto de prejuicios; que como solitario. Ahora pienso que para ti, Gustavo, esta preferencia será otro provincianismo.

Anónimo dijo...

Considero que la autodenigración de los peruanos, al denostar el término "cholo", no hace sino decirnos que nos avergonzamos de serlo. Cuando se dictan conferencias de "lo cholo en el Perú" me hace pensar que un grupo de gente quiere estudiar a ese grupito muy simpático que invade cerros y que se convierte en potencia económica en los conos, lo cholo en el Perú como un término excluyente, marginal. Sin necesidad de reivindicaciones milenarias ya caducas, creo que el término cholo refleja demasiados aspectos de nuestras vidas, que sería difícil llegar a un acuerdo. Pero no creo que refleje necesariamente lo peor del país.

Anónimo dijo...

¿Faveron vives aún en el Perú? ¿Has sido cholo alguna vez? Tendrías que vivir en Lima como cholo para saber lo que eso significa. Pero también es cierto que cada quien tiene su cholo. En la cúspide están los gringos de pelo rubio y ojos azules que sacaron estos rasgos de los aventureros que llegaron por aquí con una mano atras y otra adelante, que vinieron al Perú a fines del sglo XIX. Luego viene peruanos que no tiene nada de cholo, podrían ser mediterraneos, pero que son choleados por los de arriba, por los gringos. Luego viene los mestizos blancos que son choleados por los dos estratos de arriba y luego vienen todos los demás hacia abajo que se fundamentalmente por los tres primeros estratos. Lo triste es que los del primer estrato, el de los gringos son choleados, en Usa, en Europa de manera más agresiva que en ninguna parte en España. Viéndote bien creo que puedo cholearte, Faveron, porque gringo no eres aunque los ames con todo el corazón.

Anónimo dijo...

ese chiste de mal gusto que citas no es tal: lo utilizó como argumento Hinostroza en Los Nuevos, la antología sobre la poesía de los 60. Hinostroza no lo cuenta como chiste sino que lo utiliza como un tristísimo argumento a favor de lo que dice.

gonzalo falla dijo...

Usualmente la sacralización de "lo cholo" es otra manifestación de la demagogia que ha inundado el ambiente intelectual peruano desde la década de los ochenta. Es la renuncia a pensar y elaborar productos culturales que puedan tocar a cualquier ser humano, al margen del lugar donde le tocó nacer.
Los que se sientan tranquilos con eso, allá ellos. La constitución garantiza la libertad de culto. A quienes discrepamos, nos queda el derecho del pataleo y el repudio.

Anónimo dijo...

dime, no es una cuestión de originalidad también nuestra histórica dependencia con respecto a la cultura argentina? Desde los programas de TV hasta el fútbol, pasando por Bellatin (hijo putativo de César Aira) y la jerga callejera, seguimos copiando y copiando a los sujetos más odiosos de Sudamérica, te parece??

Anónimo dijo...

Sería ocioso opinar sobre choloartículos o cholocomentarios

Anónimo dijo...

me parece que el enfoque que usas no es acertado. para que se logre un intercambio de ideas y demás, es necesario al menos identidad de parte de los que son participes, para esto tambien son necesarios espacios como los que señalas.... y claro otros que esten dirigidos "al mundo".... aunque como usas el ejemplo mexicano su cultura es mas conocida que la nuestra justamente porque es menos la preocupacion de dar un mensaje "mundial"

yo dijo...

aqui solo veo las verdes babas de bilis del señor faveron, parece que le molestara mas que la palabra cholo y sus derivados, los que la usan, o sea ese grupusculo de reporteros que todos saben odia con academicismo y una prosa cada vez mas dura dura dura

Anónimo dijo...

Quizá la lejanía de Gustavo sea precisamente lo que le permite tomar distancia y apreciar una tendencia que, desde el mismo Perú, sea algo difícil de percibir.
No creo que las acusaciones gratuitas de envidia o resentimiento sean argumentos.

Anónimo dijo...

El chiste lo utiliza Hinostroza en los nuevos, pero es de Hector Velarde. Tiempo despues se lo copiaría Bryce, pero a nadie le sorprende eso.

Anónimo dijo...

El "Chollywood" de Magaly o de quien fuera, sabe a "síndrome" del cangrejo. En buen romance, dice: "Huachafo, cholo de porquería déjate de payasadas que esas poses no te corresponden, zapatero a tu zapato, regresa a tu cerro nomás..."

De la otra esquina tercian: "Miren lo "superado" que soy, que a pesar de no ser "cholo" ...me califico como tal; lo hago de "solidaridad", para demostrar que no tengo complejos..."

Claro que lo dice untado a una indumentaria ajena.

La diferencia entre un mexicano y un peruano en los EEUU te arrastra a un análisis revelador: Mientras el mexicano anda orgulloso con su sombrero de charro y sus botas vaquero todas incómodas a pesar del calor o el hielo, oyendo a todo volumen su antipática música en sus automóviles y 'trocas'; el peruano -tipo los "cholonautas" que todos conocemos a través de los blogs- en cuanto pone un pie en la tierra del tío Sam, corre al bazar, al pulguero o al 'mall', a comprar la indumentaria para disfrazarse de gringo y "adecentarse" un poco.

Es decir, "descholificarse" y dejar atrás a ese "cholo" de mierda que lo mortifica.

¿ Entonces...?

Uno los encuentra haciendo el ridículo en mil maneras.

¿Repugnancia así mismo..?

- Buena pregunta.

Lo "bueno" de este entripa'o es que no es un producto auténticamente nacional; no es un mal autóctono, afortunadamente. Aunque lo hemos adoptado y lo ejercemos de maravilla.

Fue "importado" e impuesto a sangre y fuego. Atahualpa no se dejó menospreciar por Huascar, pero si lo hicieron los españoles.

Es igual al desprecio de los británicos por los irlandeses y escoceses; de los alemanes a los "sucios" franceses, y éstos a los "enanos" españoles; y los italianos a los portugueses, y los norteamericanos a los "criminales" italianos, y a los "borrachos" irlandeses, y a los "pestilentes" polacos, y a los "encantadores" latinos y podríamos seguir...

En resumen:

¿El "choleo" es un trauma nacional que sin querer queriendo lo achacamos a "otros"..?

- Echo, echo, echo, echo, echo

Aldito

Anónimo dijo...

Magaly piensa igual que tú cuando dice "Chollywood" para demostrar lo patético de la farándula local. ¡Bravo! Las grandes mentes piensan igual.

duran dijo...

Tuviste un articulo contra lo que los blogs decian sobre el comercial de la San Martin.

Hildebrandt abre la boca y tu lanzas un sermon.

Ahora sales con lo de la cholosfera.

Siempre movido por tus antipatias. Eso te desautoriza.

Anónimo dijo...

Curiosamente, este blog parece moverse básicamente al interior de la cholósfera (alternando con picotazos en la gringósfera). No recuerdo que te hayas referido alguna vez a blogs chinos o africanos.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Oh, sí, vas a tener que buscar mejor. Si es que quieres, claro. Y también me he referido a las literaturas y las cinematografías africanas y asiáticas, muchas veces. Y a cómics asiáticos y africanos. Incluso a su música. Mira tú: me has hecho notar que tengo gustos bastante más internacionales de lo que creía.

Anónimo dijo...

Hola Gustavo.

Ser o sentirse cholo es sentirse mestizo. El novelista A. Bryce E dijo una vez que en Francia le querian traducir la palabra CHOLO y en frances no habia equivalente y entonces los academicos franchutes dijeron ponle "mestizo"
SER O SENTIRSE CHOLO es reirse de si mismo, autocompadecerse nomas.
Un dia hablaba con una amiga argent. por mail y le dije que si conocia gauchos.. y se quedó callada. Entonces hable con un amigo que habia vivido en argentina y me dijo "oye la has insultado" en arg. los gauchos son ridiculizados.
Y considero que tu afán político del aprismo (sin carnet) te hace predominar ese tema. CHOLO SOY LO PROPAGANDIZO EL APRISTA ABANTO MORALES que semanas atras lo entrev, en q tal raza del canal 11 en donde era ASESOR el hijo de del castillo. que quería levantarse el canal 11 y a lucecita tan linda. Y naca mas

la verdad incómoda dijo...

¿Quiénes son parte de la cholósfera?

Recibe un saludo.

ps.- Te dejo mi blog recién estrenado: www.laverdadincomodaperu.blogspot.com