10.5.08

Quioscos

Puente Aéreo llegó al millón de visitantes

Cuando andaba yo en el colegio, y en mis años del bachillerato, los quioscos de Lima eran muy distintos de lo que son ahora. Los inocentes diarios Extra, Ojo y Última Hora, con su amarillismo gracioso y su tendencia al escándalo en la sección policial, eran precursores tan lejanos de la prensa chicha de hoy, que fácilmente podría cuestionarse que unos y otros pertenezcan en verdad a la misma genealogía.

Existían menos diarios, pero más diarios buenos. Además de
El Comercio y La República había un Expreso decente y La Prensa y más tarde El Observador y el primer Diario de Marka con su suplemento El Caballo Rojo, y Página Libre, que una vez al mes publicaba novelas enteras en forma de suplemento, y después El Mundo.

Y lo de
Página Libre no era una rareza: en los quioscos había una incesante proliferación de libros de primer nivel en ediciones baratísimas, libros que solían venir acompañados de fascículos bien diseñados y de contenido nada desdeñable: había colecciones de novela latinoamericana, de clásicos hispanos, de literatura universal, de novelas de aventuras, de terror, de ciencia ficción; Dostoievski, Onetti, Wells, Flaubert, Juan Ruiz, Cervantes, Vargas Llosa, Tolstoi, Arreola, Dickens, Orwell, Svevo, Brecht, Böll, Proust andaban colgados en las paredes de esos quioscos, y la gente los compraba y construía bibliotecas baratas y a la vez invalorables.

Es más: en cualquier quiosco de Lima se vendían los volúmenes de una notable colección popular de filosofía. Mis primeras lecturas de muchos libros de Hobbes, Schelling, Schopenhauer, Bacon, Moro, Comte, Aristóteles, Platón, Marx, Nietzsche, San Agustín o Santo Tomás se las debo a esas ediciones baratas que pendían de ganchitos para colgar ropa en las puertas y las vitrinas de los quioscos de por mi casa. Esos ganchitos de los que cuelga ahora una docena de diarios chicha entremezclados con otros que, comidos por la competencia, intentan mantener cierta seriedad pero cada vez se abandonan más a la convocatoria de la farándula y la tontería de los titulares escandalosos.

Los blogs de hoy son quioscos virtuales que los lectores van mirando superficialmente hasta que encuentran algo que llame su atención. Quizá, a tono con los tiempos, sea por eso que en el Perú hay tan pocos blogs que no resbalen ante la tentación amarillista, que no se replenten de videos de Magaly TV, de los romances de la guapísima Tula Rodríguez o las alharacas antipáticas de una grosera cabezahueca como Angie Jibaja. Yo prefiero que Puente Aéreo sea un quiosco más parecido a los de hace unos años: que atraiga a menos gente, si ese es el precio, pero la atraiga por su contenido y no por su falta de contenido. Hoy Puente Aéreo llegó a su visitante número un millón; espero que vengan más, pero sobre todo, espero que encuentren algo en qué pensar, y no el eco de la prensa chicha, la tele chatarra y la blogósfera basura.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Felicitaciones por el millón de visitantes. Espero que el blog se oriente más a al análisis de temas que a enmendarle la plana otros blogs

Alejandro Serkik

Anónimo dijo...

Me encanta encontrar en este blog algo en què pensar. En este momento estoy pensado "¿Y què le ve Gustavo a la Tula, que dice que es guapísima?"
Misterio......

Anónimo dijo...

ya pe, tratemos de superar ese clasismo-racismo, o es que algunos prefieren a una gringa desabrida solo porque es rubia.

Anónimo dijo...

No se trata de eso. Yo puedo entender qu`pe le ven a Halle Berry, pero a la Tula, sencillamente no lo entiendo.

Anónimo dijo...

La blogosfera necesita más blogs donde se discuta inteligentemente sobre temas importantes. Hay un exceso de blogs irrelevantes. No es que sean basura necesariamente pero son irrelevantes, no importan, sólo quitan tiempo y desorientan a quien quiera hacerse una idea de las cosas leyéndolos. Buena por el millón.

Anónimo dijo...

mucho comentario basura en tu blog, los posts están bien a menudo, pero la cag.. los comentarios que permites. más o menos nomás, tío.

Anónimo dijo...

Lo curioso es que tres de los comentaristas anónimos anteriores también han contribuido a llegar al millón.

Claro, se meten para sabotear y para sembrar sus semillas chichas en este espacio, pero sólo hacen el ridículo, como lo hacen en sus propios blogs. Y en sus vidas.

Buena por el millón.

Anónimo dijo...

¿Guapísima Tula Rodríguez? Te hacen falta lentes,Gustavo.
Nota Bene para analfabestias: Juan Ruiz = Arcipreste de Hita.
R. B.

Anónimo dijo...

por que caes TAN BAJO faverón de tratar de confundir a la gente haciendoles creer que VISITANTES y VISITAS es lo mismo??

este blog habrá tenido 1 000 000 de visitas, pero eso no indica a un 1 000 000 de dievrsos visitantes, una misma persona puede haber entrado 1000 veces tranqulamente, asi que déjate de engañar a la gente.

Tu blog es bueno, a veces hay artículos interesantes, no estoy criticando tu calidad de blog, pero si que falsees la información tan burdamente.

paolo

Anónimo dijo...

El autor del último mensaje, que debería firmar con su nombre en vez de usar nombres ajenos, no debería subestimar la inteligencia de los lectores de Puente Aéreo. Obviamente el conteo de visitantes de un website no asume que se trate de una persona distinta cada vez. Qué ganas de perder el tiempo, o será que el tiempo no transcurre cuando se vive en el limbo.

Anónimo dijo...

Felicitaciones, pues, Gustavito.

Te sigue de cerca EL BLOG DE RODOLFO YBARRA; Ybarra junto con muchos escritores, familiares y amigos ha logrado lo inesperado, la liberación de la joven Melissa Patiño y pronto de las amas de casa que siguen en la cárcel. No confundas visitantes con visitas,Gustavo; de todas formas, felicitaciones, tu blog tiene artículos muy buenos, mas de vez en cuando desbarras de manera flagrante.

El Tukuyrikuy

Julio dijo...

si eras un chibolo en los 80s en los kioskos también encontrabas los popupares "chistes", historietas semanales como "la zorra y el cuervo"(mi favorito), "archie", "popeye", "batman", "aguila solitaria", etc.

creo que con garcía 1 se pusieron los simientos para el envilecimiento masivo via los medios.

Anónimo dijo...

Y si retrocedes más, hacia los 50 y 60, ya existía Batman pero nadie lo conocía como tal sino que era "el hombre murciélago" (Robin era siempre Robin).

Anónimo dijo...

Me agarraste en la nostalgia, loco: en los quioscos en los tempranos ochentas, encontrabas esas historietas que mencionas,La Zorra y el Cuervo
(también era uno de mis favoritos), Joyas de la Mitología, Leyendas de nuestra América (Editorial Novaro, Epucol), Águila Solitaria, Hermelinda Linda.

Con Loco Litio empezó la animalización colectiva del peruano, vía los periódicos y las revistas, ojo que no soy puritano, pero ahora cuando paso por los quioscos con mi hija de seis, años, me pregunta, ¿ppá,por qué esas chicas están calatas en los periódicos?

Rafael Inocente