3.11.08

Obama, McCain, Philip Roth

Un poquito de literatura en las elecciones norteamericanas

Según pasan las horas, parece hacerse más claro (o al menos eso quiero pensar) que el próximo presidente de Estados Unidos será el demócrata Barack Obama, nacido en Honolulu, hijo de una mujer blanca de Kansas y un migrante negro que viajó de Kenya a Hawai para estudiar en la Universidad de Manoa; criado buena parte de su infancia en Indonesia y luego, tras graduarse de Columbia y postgraduarse en Harvard, senador estatal y federal de Illinois.

A los amantes de la literatura les deben interesar un par de rasgos de Obama: por un lado, es un narrador fino y fluido, emocionante, sólido, autor, entre otras cosas, de unas memorias que tuvieron excelente recepción mucho antes de que él se convirtiera en una figura a escala nacional.

Por otro lado, es un lector ávido y cuenta entre sus autores favoritos a William Shakespeare, Mark Twain, Herman Melville, E.L. Doctorow, David Grossman, Samuel Bellow, Philip Roth y Toni Morrison.


Entre los escritores de estirpe más popular, Obama habla con frecuencia, también, de su gusto por Leon Uris. Y si ponemos el nombre de Uris junto a los de Grossman, Bellow y Roth, descubrimos que es probablemente cierto lo que suele decir: que su sensibilidad literaria se modeló fuertemente bajo la influencia de autores judíos (incluyendo a teólogos y hebraístas). Quizá a ello se deba, al menos en cierta parte, el hecho de que la inmensa mayoría de los judíos norteamericanos piensen votar por él mañana, 4 de noviembre.

(Dicho sea de paso, como suele ocurrir con los demócratas, Obama es largamente el candidato de la esfera artística, cultural y literaria en Estados Unidos, habiendo recibido el apoyo de cuanta cabeza visible tiene el establishment hollywoodense, virtualmente toda la escena indie e innumerables escritores, y teniendo entre los espectáculos que abren sus mítines a músicos de la estatura de Bruce Springsteen y Wilco (grupo que, se rumorea, pondría la música en la ceremonia de asunción del mando, si Obama resultara ganador).

Luego de que, en una entrevista, Obama señalara que entre sus autores judíos más queridos se hallaban los que nombré más arriba, el entrevistador, Jeffrey Goldberg, le preguntó en otra conversación, al candidato republicano John McCain cuáles eran sus favoritos en las letras judías. La respuesta de McCain fue rápida y, al principio, no poco interesante: Elie Wiesel y Victor Frankl.

Lamentablemente, de inmediato, McCain nombró a su escritor preferido por sobre cualquier otro: Herman Wouk, autor de unas intragables novelotas bélicas que, al parecer, son el
non plus ultra de la literatura mundial para el senador por Arizona. Cuando Jeffrey Goldberg le preguntó específicamente por Philip Roth, McCain respondió con una sola frase. Not a big fan.

No sé si habrá sido una respuesta sincera o una pequeña e improbable
vendetta: en más de una entrevista Roth ha declarado que votará por Obama, no sólo porque le agrada su "posición dentro de la línea del Partido Demócrata", sino también porque el triunfo de un candidato negro sería la expresión de una creciente superación social del racismo en los Estados Unidos, y la igualdad racial, dice Roth, es quizá un fenómeno "más apremiante en Norteamérica que el de la igualdad de los géneros".

Roth, por otra parte, no parece ser un empecinado votante demócrata, sino más bien lo que aquí llaman un
swing voter, alguien que a veces vota azul (demócrata) y a veces rojo (republicano). De hecho, Roth agrega otra cosa: nunca ha votado por un candidato triunfador. Quizás esta vez (ojalá) esa novela tenga un final más feliz.


13 comentarios:

Julio dijo...

-y la igualdad racial, dice Roth, es quizá un fenómeno "más apremiante en Norteamérica que el de la igualdad de los géneros"-

La misma sentencia es aplicable a tu país quitándole el "quizá".

Debe ser por esa desigualdad racial que no te pronuncias sobre la injusta carcelería que sufre Roque Gonzáles. Si Roque fuera blanquito y miraflorino seguro te hubiese indignado su injusto arresto que ya lleva 8 meses.

En una reciente audiencia el Procurador de la república bananera exige que Gonzáles siga recluido por presentarse en la audiencia con un polo de colores subversivos (rojo y blanco)..

Anónimo dijo...

Yep, estoy de acuerdo contigo y con lo que dice Roth. El triunfo de Obama supondría un cambio político providencial que todos esperamos en US. Un cambio en la imagen internacional del país también. Yo creo que si los americanos eligen a Obama, a parte de salvarse el pescuezo por la halloweenesca crisis economica que sufre el pais, también le darían un gran ejemplo al mundo sobre el racismo, una arcaica postura que se quedó en el milenio pasado.

Anónimo dijo...

Para TV Bruto:

Oye, Roque es blanquito, no sera miraflorino, pero no es indio ni negro.

En verdad, nunca comulgue con la "ideotas" de Roque (ni con las de su comparsa Martin Serna), pero creo que esta vez no cometió ningún delito y su encarcelamiento es injusto.

Durán

Anónimo dijo...

Cabe la posibilidad de que Obama no gane las elecciones, aunque tenga el respaldo de la mayoría de votantes ciudadanos.

Recuerda que en la "mayor democracia del mundo", no son los ciudadanos quienes eligen al presidente sino los colegios electorales a través de un enredado sistema que permite absurdos como el de la victoria de Bush sobre Al Gore a pesar de que Gore había sacado la mayoría de votos.

Durán

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Durán: no estoy seguro de que el sistema de colegios electorales sea malo. Hay que recordar que EEUU es una federación de estados, y la idea es que todos esos estados tengan una importancia específica en la elección del presidente. Decir que no son los votantes quienes eligen es una caricaturización: son los votantes de cada estado los que eligen hacia qué candidato se dirigirán los votos de ese estado en el colegio electoral.

Anónimo dijo...

No es así, Gustavo.
Si, por ejemplo, John Smith votara por Obama en Florida, donde supongamos que hay 10 representantes, y en el conteo final de la votación del estado resulta que gana McCain por un 60%, McCain no se lleva seis votos, se lleva los diez. O sea, daría igual si John Smith vota o no vota por Obama, su voto no iria al candidato ni a la propuesta que John Smith prefirió. Eso no es democracia.

Durán

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Lamento decirte que eso ES un sistema democrático dentro de un sistema de gobierno federal. En el ejemplo que pones está claro que los 21 votos (Florida tiene 21 votos en el colegio electoral, no 10) de Florida le corresponden al candidato que gane allí. Lo que no alcanzas a distinguir es la diferencia que existe entre un estado como el peruano, por ejemplo, y una federación de 50 estados, que tiene un gobierno central y 50 gobiernos estatales.

Siempre resulta curioso que se quiera discutir si EEUU es o no es una democracia: la democracia moderna surgió en EEUU, y lo hizo exactamente con este mismo sistema electoral. Que no te guste es otra cosa.

Anónimo dijo...

Que gane Obama es lo que muchos queremos.
Pero que tiene que ver eso con tu propaganda judia?
Con todo respeto a los judios, diria lo mismo de cualquiera que llevara el agua a su molino: tu post habla de Obama para hablar de otra cosa: de los judios. Se podria igualmente hacer cherris de los catolicos, los africanos, etc.
En sencillo: Obama es la mejor opcion no por haber leido a Roth, sino por lo que propone.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Jaja. "Agua para tu molino"... Claro: estoy haciéndole propaganda a un nuevo producto: "los judíos". Qué lucidez.

Anónimo dijo...

Acá en Lima me han dicho dos personas vinculadas a la literatura que tú estás en contubernio con Rodolfo Ybarra. Una vez pasadas las elecciones, puedes aclarar eso? Es increíble. Tengo apenas una semana en Lima, espero que entiendas. Saludo.

Carlos

Anónimo dijo...

Hola Gustavo, bien dicho lo del colegio electoral. Solo una pequeña corrección: el estado de Florida tiene 27 votos electorales, no 21, y por eso es un estado tan importante en estas contiendas.
Saludos de una judía que ya votó por Obama y siente que esta va a ser la primera elección en OCHO años que no es para estar de luto.

Saludos,
Celestina

Anónimo dijo...

Los "judios" no son un producto de propaganda, obviamente, a menos que quieras pasar por uno.
El punto fue: Se trata de Obama no de tus agencias autoidentificatorias.
Ahora que ya gano Obama, mejor celebremos sin propaganda catolica, judia, proestante o atea.

Doug dijo...

muy buena entrada. lastimosamente la leí tarde. ya ganó Obama y el primer día después Estados Unidos parecía un país diferente. vale


D