27.1.09

Conejo muere

Updike, lector de Spider-Man

Todos o casi todos los blogs literarios dirán algo más o menos importante, más o menos necesario sobre John Updike, en este que ha sido el último día de su vida.

Yo dejé de leerlo hace varios años, y pasé por alto sus últimas novelas, aunque nunca dejé la costumbre de seguir sus notables reseñas literarias, que lo hacían acaso el crítico más interesante de la prensa norteamericana.

(Hace unos días, en Lima, les decía a Alonso Cueto, Iván Thays y Fernando Ampuero que para mí John Irving era mejor ensayista que novelista. Debe ser una
boutade insostenible, y, sin embargo, me parece menos arbitraria si la digo ahora sobre Updike).

Mi único aporte a la ola de obituarios y homilías será recordar un lado olvidado de la vida de Updike: el hecho de que la carrera de escritor haya sido para él una segunda opción, asumida sólo tras demostrarse a sí mismo que no tenía mucho futuro en caso de perseverar en su vocación original: la de caricaturista y creador de cómics.

Updike, gran amigo y confidente de Harold Gray --el creador de
Little Orphan Annie-- fue hasta la vejez un lector inmoderado e incontenible de Spider-Man, y cuando, en 1994, The Boston Globe, su diario de todas las mañanas, decidió dejar de publicar las tiras del arácnido, Updike les envió esta carta furibunda:
Thursday, October 27, 1994
CUT THE UNFUNNY COMICS, NOT 'SPIDERMAN'
I can't believe that you're cutting "Spiderman" -- the only comic strip in the Globe, except for "Doonesbury" half the time, worth reading. Do think again in making way for what sounds like one more jejune set of unfunny panels pitched at the nonexistent (or at least nonreading) X-generation.
And what ever happened to "Mac Divot" -- the most helpful set of golf tips I ever read?
JOHN UPDIKE
Beverly Farms
Por cierto, las líneas finales del párrafo principal de la carta son una reivindicación perfecta de las verdaderas generaciones pioneras del cómic: son los años 90s y Updike se queja de que los jóvenes (miembros de la generación X) no leen, y como no leen, se pierden a
Spider-Man. Allá ellos, dice Updike, pero por favor no nos priven a los demás de las historias del sorprendente Hombre-Araña.

(Los datos de este post los he tomado del blog Sans Everything, el blog de Jeet Heer, periodista del
Boston Globe y The Guardian).

4 comentarios:

LuchinG dijo...

Le das con palo a Wikipedia en un post, y en este enlazas la entrada de Updike en inglés. Don't follow...

Biyu dijo...

Lol

zeta dijo...

Lo que dice de la lectura y del Hombre Araña es genial, me ha gustado; bien por quienes caminaron con èl de alguna forma.

Anónimo dijo...

Art Spiegelmann compartía esta vocación primera de Updike en el prólogo a la versión gráfica de "Ciudad de Cristal" de Auster (me parece)

¿Hay en camino algún post sobre "Watchmen" y su versión fílmica?


Raschid