19.1.09

W.C.

Washington Cucurto y la casa vuelta a tomar

Hace un par de semanas leí una novela que quise recomendarles y se me fue pasando. Su título es
1810. Su largo subtítulo, que pueden leer en la foto, explica dudosamente su contenido: es el relato falsamente histórico (descabellado, más bien) de la revolución independentista de San Martín en Argentina del modo en que habría sucedido si los soldados de su expedición hubieran sido, todos ellos, negros africanos insólitamente cumbiamberos y peculiarmente altisonantes.

El autor, ya lo habrán adivinado, es Washington Cucurto, el prolífico poeta y narrador de Quilmes, lanzado a la celebridad inmediata con su novela
Cosa de negros, y fundador de ese insólito fenómeno editorial llamado Eloísa Cartonera. Washington Cucurto, por cierto, es el seudónimo de Santiago Vera, reivindicador de la bailanta, la chicha, la cumbia y el desorden como estéticas literarias, en la corta rama mulata de la tradición de los extraños rioplatenses, la de los Lamborghini, Aira, Wilcock, Levrero y los otros bichos raros.

La novela está escrita en una clave carnavalesca que tiene más de Rei Momo y Padre Ubú que de M.M. Bakhtin, y que encuentra una inusitada armonía en la sucesión de disparates de su argumento: libidinosa y tanática, mortífera y mortal, abrupta y descortés, ruidosa y aleatoria, subversiva y cómica, anacrónica y, sin embargo, inusualmente consciente de sí misma.

Quizá lo más interesante del libro, sin embargo, no está en el cuerpo principal de la novela, sino en uno de los dos textos adicionales que le sirven de doble epílogo: se trata de una versión hipertrófica y desbocada del célebre relato "Casa tomada", de Julio Cortázar. En la versión de Washington Cucurto, el texto se convierte en la historia del misterioso desalojo vista desde la óptica del grupo de negros invasores que han penetrado en el hogar burgués para ir empujando a los invisibles señores de la casa en dirección a la calle. Imperdible.


8 comentarios:

APG dijo...

Hola Gustavo,
Permitíme una corrección. El nombre real de Cucurto es Santiago Vega.

(no es necesario que publiques mi comentario)

saludos desde Baires,
APG

Anónimo dijo...

cucurto es un narrador mediano y un sobrevaloradisimo poeta. esta es su mejor novela, pero no merece el adjetivo de imperdible que le endilgas. menos entusiasmo pa la proxima.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Ok, señor. Para la próxima trataré de ser más ácido, pesimista y desganado en el momento de recomendar los libros que me gustan.

Pachis dijo...

Sobre oreja de perro:

http://www.rafaellemus.net/18-01-2009/un-lugar-llamado-oreja-de-perro

zeta dijo...

Me gustarìa leer lo ùltimo...O_O

Anónimo dijo...

No te hagas mala sangre estimado Faveron....

Asterión dijo...

Estoy en desacuerdo con Anónimo, pues W.C. no es un sobrevaloradísimo poeta, simplemente no es poeta.

Saludos.

julian dijo...

Washington Cucurto puede ser el mejor novelista o poeta, pero no merece mi respeto alguien que escribe esto: http://espndeportes.espn.go.com/news/story?id=748948&s=copadavis2008&type=column

Saludos.