28.2.09

El marginal que margina

La mentalidad colonial en el jirón Quilca (actualizado)

¿Alguien quiere un ejemplo fácil, rápido y transparente de cómo, desde posiciones que se reclaman progresistas y de avanzada, se puede ser radicalmente discriminador, racista y segregante?

¿Qué opinarían de un fan del metal y otros géneros cercanos, que promociona a cuanto grupo limeño se aproxima a ese terreno, pero que, al mismo tiempo, le niega a una mujer, por el hecho de ser una ayacuchana del pueblo, el derecho a compartir esos gustos?

Así como lo oyen: en el Perú, una chica de los Andes, quechuahablante, migrante salida de un pueblo pobre, nieta de una mujer que murió degollada por Sendero Luminoso, no tiene derecho a elegir qué música escuchar y qué música no.

La misma persona que piensa eso, se reclama marginal, subterráneo, contracultural: no hace otra cosa que reproducir la mentalidad del coloniaje, la explotación y la sociedad de castas, donde unos, sólo por su origen, tienen menos derechos que otros y algunas zonas de la sociedad les están restringidas.

Actualización

Ybarra, el seudo-subte con ideas de señor feudal al que me referí en el post, ahora, dice que su comentario no era racista ni autoritario ni segregacionista, ni nada de eso. Ahora, dice que a él solamente le "parece "extraño" que a una víctima de Sendero Luminoso le guste un grupo que hace música violenta.

Bueno, pues, señor Ybarra: sabemos que la escritura no es su fuerte, pero hasta un bebe de kindergarten se da cuenta de que para que los demás entiendan lo que él quiere decir, tiene que decirlo...

Lo que Ybarra dijo literalmente en el post que ahora niega, fue otra cosa, completamente distinta. Ustedes díganme si tiene algo que ver con lo que afirma ahora.


Dijo que "la globalización" trae "aberraciones y situaciones descabelladas". Entre esas que él llama "aberraciones", enumeró las siguientes:

a. "emos huancaínos que beben emoliente como símbolo de su pureza".

b. "negros aceitunados con el pelo pintado de rubio y con el cuerpo tatuado a todo color".

c- "cholos con la nariz respingada (operados, se entiende)".

d. "Magaly Solier... que irá, en primera fila, a escuchar a Iron Maiden".

Por supuesto, Ybarra mismo sí se reserva el derecho a ser un cholo limeño con pinta de rasta otoñal, dedicado al agit-prop; un drop-out sudamericano que entrega su vida a aburridas y mediocres imitaciones de la retórica contestataria americana de los años sesentas.

Y a nadie se le ocurrirá llamarlo "aberración" por ejercer ese derecho, ni nadie se atreverá a insultarlo por hacer su voluntad y tener gustos propios, no adscritos a él a la fuerza por la sociedad.

Nadie lo señalará con el dedo, como si sus gustos y sus inclinaciones por productos y discursos culturales o artísticos extranjeros lo convirtieran en una freak de feria.

Pero él sí hace eso con los demás: un huancaíno, para Ybarra, no tiene derecho a elegir su música, un ayacuhcano tampoco, un negro no debería escoger de qué color quiere pintarse el pelo, ni si quiere o no llevar tatuajes, y si uno es cholo ni hablar de cirugía estética: prohibido. O se convierten en "aberraciones".

En su post, Ybarra no dice nada sobre la "extrañeza" que le produce el gusto de Solier por la música de tono violento. Lo que dice, siempre con Solier como ejemplo, es que todos vivimos en peligro de caer en "la alienación y en la estupidización".

Me imagino que entienden lo que quiere decir en el fondo, ¿no? Es lo de siempre: si yo escucho metal soy ecléctico y abierto; pero si una mujer serrana lo hace, es alienada y estúpida.

Ybarra es la quintaescencia del racismo. Sus patitas de Quilca deberían decirle algo. Por consecuencia, como dicen.

67 comentarios:

Anónimo dijo...

Es decir, un tarado. Nada nuevo, pero al parecer, le encanta, le fascina reafirmarlo una y otra vez.

Subterraneo, contracultural ja! Pobre, no es mas que un posero pretensioso.

Antonio Vega

Anónimo dijo...

bla bla bla y aquí no dices nada de la ALIENACIÓN...

Anónimo dijo...

Breve pero contundente.

Alvaro Bisama dijo...

chequea esto: que es sobre lo mismo, en el caso del cómic chileno: los discursos contrapuestos del metal y el cómic chileno de principios de los 90. un abrazo.

a.

http://revistaciudadinvisible.blogspot.com/2008/12/lukasjucca.html

Anónimo dijo...

Faverón, el enlace hizo que lea el post de Ybarra. Primera vez que leía al pata. Qué bestia, qué tal incoherencia, además de estar pésimamente escrito. La verdad es que no encuentro demasiado problema que Magaly Sloier se ponga un polo de Maiden y diga que va a ir al concierto, como miles de personas lo harán. ¿Qué le importa a Ybarra los gustos musicales de Solier? Pero lo peor son los comentarios al post. Demasiado averno mononeuronal.

Roberto S dijo...

Estos personajes están agrupados basicamente en dos vertientes:

1. Son cercanos al marxismo de panfleto. Parecen ser aquellos que criticaban a Mariátegui como revisionista. Esos que seguían los discursos de la Internacional al pie de la letra sin comprender la necesidad de incluir los procesos de mediación cultural para articular una propuesta política.

2. Pertenecen a una línea de los estudios culturales (medio hippie) que trata de encontrar la escencia de lo que verdaderamente son los indios y como deben vivir. Ellos habitan en comunidades, hay que aislarlos en reservas para protegerlos de los mestizos, en sus ritos ancestrales encontraremos las respuestas al buen vivir. El mito del buen salvaje sin agencia política.

Anónimo dijo...

De acuerdo.
Y, por último, en fin, siguiendo su línea estúpida, él mismo queda perfecto entre los personajes-aberraciones que menciona.

mario dijo...

Pensar que una raza no debe gustarle un tipo de música es algo por decir lo menos prejuicioso.

Llama la atención que la actriz guste de esa música cuando su estilo musical está muy alejado de ese género, pero quizá sea porque es polifacética.

RODOLFO YBARRA dijo...

1.-El post anterior ha traído comentarios contraproducentes de uno y otro lado. Curiosamente yo en ningún momento digo (ni antes ni después) que le “neguemos” la posibilidad de ser metalera a Magaly Solier (no tengo complejos de catón), ese es un descubrimiento tardío (una aseveración que no se desprende de mi texto) o una sindicación sin mayor sustento de mentes que se dejan llevar por la emoción del tema; lo que a mí me parece extraño es que esta señorita “quechuahablante, migrante salida de un pueblo pobre, nieta de una mujer que murió degollada por Sendero Luminoso” (imagino el horror que debe haber sufrido) escuche (in)justamente al grupo Iron Maiden, un grupo de metal, de sonidos estridentes con una parafernalia de cementerio (¿“EDDIE” no es el monstruo que en algún momento del espectáculo ahorca al bajista Steve Harris y al cantante Bruce Dickinson?), que le canta a la muerte, al degollamiento y al satanismo (no al satanismo librepensador agrupado en el paganismo, sino al de Antón LaVey que propugnaba los sacrificios humanos; en otra palabras la muerte de los píos). Ahí radica mi preocupación. No sé qué ha encontrado la Solier en temas como “El Número de la bestia” o en “Corre las Colinas”, o en “2 minutes to Midnight”, etc., etc.
Díganme si esto no es un caso patológico, un trauma de guerra no superado o, al fin y al cabo, un hecho controversial: una persona que ha sufrido la violencia y degusta –y lo declara públicamente-- de un tipo de violencia musical (y no me refiero al sonido distorsionado de las guitarras o los efectos) .
Extendiendo esto podemos explicar, en parte, por qué Iron Maiden está batiendo récords de venta en el Perú: entradas agotadas, polos, chucherías, souveniers, etc., etc. Y es que el Perú, señores --¿inconscientemente?--, tiene un culto arraigado a la muerte. In extremis: si Iron Maiden fuera a tocar a Ayacucho ningún otro concierto en el mundo podría superarlo en cantidad de asistentes (los organizadores han errado el camino).

2.-Quienes opinan que el rock es un todo integrado y que, como tal, debería ser apreciado como arte en su totalidad están equivocados o nada saben de rock. Si bien es cierto el Heavy Metal se origina en el hard rock (incluso el título, procede de "Heavy" un álbum de Iron Butterfly editado en 1968) las vertientes hoy en día son muy disímiles. Hay un tipo de música metal que promueve el racismo, la xenofobia, el apartheid y el derramamiento de sangre (como Iron Maiden). Lo mismo ocurre con el punk que alguna vez promovía simplemente el descontento juvenil, pero que hoy se ha politizado tremendamente, y los skind heads (cabezas rapadas) están haciendo de las suyas. Hay un tipo de música que sólo es para blancos y otro tipo de música que se disfraza por razones comerciales pero que, en el fondo (traduzcan las letras, lean entre líneas, lean las entrevistas), conservan su odio y su dominación, especialmente, contra el tercer mundo. Ni hablar de la música electrónica (cuya pulsión anal, según los entendidos) promueve las orgías y el desenfreno psicotrópico; o cierto tipo de Hip Hop que promulga la supremacía del negro.
Y es que apreciar cualquier manifestación del arte implica un aprendizaje, un estudio previo. La globoidiotización está licenciando aberraciones y falseando una realidad donde no hay lugar a la ética. Si alguien se opone a la muerte, si alguien se opone al terrorismo, a los descuartizamientos, a las violaciones, etc., etc., ¿por qué tendría que gustar de un arte que le canta justamente a todo lo que considera un horror?
No creo en eso del kitsch, un facilismo cuando no hay razones; y nada es tan fácil ni tan superficial como parece. Siempre, estos motivos, se pueden explicar desde la inconsciencia como decía Kant.
Dejo aquí unos títulos sugestivos de los discos de Iron Maiden (no hace falta saber mucho inglés): “Dance of Death”, “A Matter of Live and Death”, “Death on the road”, “Killers”, etc., etc. Y no hace falta decir que este tipo de música no-es-el-que-"promuevo".

schatz67 dijo...

Habiendo estudiado mi carrera en San Marcos he seguido de cerca a varios de estos cretinos que critican la exclusión,el racismo y la marginación y sin embargo las practican en todos los ámbitos donde pueden llegar a tener algo de influencia.

Ellos criticaban por ejemplo que un blanquiñoso de clase media vaya a estudiar a una universidad pública. Porque, gritaban desafiantes, tenemos que quitarle los libros a un hijo del pueblo para dárselos a un burgués?

Racismo invertido que le dicen.El mimso del que hace gala el cretino de Ybarra para criticar los gustos de Magaly Solier.Que se vaya a abrazar Dina Páucar caramba, que igualada que es esta chola no?.

Como ya lo han apuntado varias personas ,lo más notable del éxito alcanzado por Llosa y Solier es que lo han alcanzado a pesar de ser peruanas.Porque una tierra que alumbra a esperpentos como Ybarra no esta bendecida(como propalan los patrioteros) ni maldita (como vituperan los agoreros).Esta simplemente enferma.

Saludos

Jorge

Anónimo dijo...

¿Inconsecuencia, según Ybarra? ¿Y qué podemos decir de cierto escritorzuelo que, primero, le pide un autógrafo a Vargas Llosa en la Feria del Libro y, después, le tira piedras a la película de la sobrina de este último?

Anónimo dijo...

Hay que tener muy poca dignidad para mandarse con ese ataque racista contra Magali Solier, como hace Ybarra, y después salir con yo-no-dije-lo que dije.

Anónimo dijo...

visiten http://www.youtube.com/watch?v=UCxHDS0o3T4&feature=related

Nayus dijo...

Que el metal es todo eso? y las metal baladas jijiji

Julio dijo...

Es muy pósible que Magaly Solier solamente guste del mensaje sonoro de Iron Maiden, prescidiendo de las letras, y eso es muy común entre nosotros, una población que apenas chapurrea uno o dos idiomas y que recibe mensajes sonoros múltiples; es lo mismo si nos gusta un huayno en quechua(por otro lado, Ibarra se jacta de leer no se cuántos libros a la vez y practicar no sé cuantos idiomas, y nunca menciona al quechua) además el comentario huele a chisme de farándula y no vale la pena prestarle atención, Magaly Solier acaba de lanzar su CD de Huaynos y eso es lo que importa, la confirmación de su calidad se verá con el tiempo mientras tanto es una triunfadora, que igual puede escuchar a Iron Maiden y componer en el idioma que le de la gana...

Anónimo dijo...

A algunos, muchas veces se les cae la careta de marginal o de subte -que les sirve en buena cuenta de pura POSE- cuando su intolerancia reclama también atención. Ybarra es de esos, me queda claro.

Rengifo S. dijo...

Otra vez atacan a Ibarra sin leerlo, sobre todo ese Shatz67, qué mediocre ese tipo (esa foto de ese simio debe decir algo). Ybarra propone un tema lo argumenta y lo defiende. De respuesta tiene solo insultos e incongruencia. Qué feo es todo esto.

MI solidaridad absoluta con el señor Ibarra.

rodolfo ybrra dijo...

D. Gutiérrez, pero usted desborda harta ignorancia, como el profesor Faverón que, al parecer no sólo no sabe nada de rock sino que ignora todo tipo de corrientes psicológicas.
Mire, no me quiero detener en usted por lo ya referido. Le dejo aquí el significado de alienación que no niega ni primer post ni, mucho menos, el segundo. La definición, para variar es de wikipedia:
"La alienación es un fenómeno no ‘innato’ en las personas, de disposición psicológico-mental. Es una forma de adaptación, aceptación, separación y enajenamiento del individuo con su realidad
Se distinguen:
A nivel individual: la alienación mental; perturbación mental, en la cual se puede presentar una anulación de la personalidad individual, confusión del raciocinio, excitación psicomotora, incoherencia del pensamiento, perplejidad, síntomas alucinatorios oniroides, o locura.
A nivel social: que va de la mano con la manipulación social, la aniquilación cultural, la dominación política y la opresión de la persona o colectivo alienado. Puede considerarse un entrenamiento, adiestramiento, adaptación, o derivación a un pensamiento o propósito que vuelve a las propiedades y aptitudes del hombre, en algo independiente de ellos mismos y que domina sobre ellos".

Anónimo dijo...

No entiendo por qué hay gente que se solidariza con el tal Ybarra. ¿Acaso lo han amordazado o encarcelado? Cada vez que alguien los aclara y les hace ver las incongruencias de su discurso, la mancha underground limeña irrumpe con estos mensajes de "solidaridad".
¿Solidaridad en la ignorancia?

Anónimo dijo...

Si pues ese tal Ybarra en las últimas semanas nos está enseñando su verdadero rostro mezquino e intolerante. Un auténtico personaje del corral de chancos. ja!

Miguel

Anónimo dijo...

Creo, con todo respeto, que el señor Ybarra habla conjudeces. No sabe de lo que está hablando. Si le parece que Iron Maiden es excitoso aqui porque somos violentos, pues que vaya a Chile o Brasil que seguro son cien veces mas violentos.

BASILIO AUQUI dijo...

Brillante respuesta Rodolfo.

Complementa lo que afirma R. Inocente respecto al encantamiento de jóvenes migrantes de primera generación frente a la absolutamente alienante HEAVY METAL.

Pude comprobar en San Marcos, en donde pasé cinco años, que lo que afirma Inocente es totalmente cierto, muchos de los muchachos que se integraban a la horda metálica vivían en los conos màs pobre y militarizados (Canto Grande, San Juan de Miraflores, Comas) y no sólo se dejaban crecer el cabello, si no que los sobrenombres que usaban eran tanáticos y en inglés.

Alguna vez contemplé una bronca en los cerros de El Agustino entre METALEROS drogados y CHICHEROS CHACALONEROS totalmente ebrios. Huelga decir que los chacaloneros destrozaron a pedradas a los metaleros de su propio cerro, a quienes acusaban de querer apitucarse.

Basilio Auqui

SUAREZ dijo...

Off-Topic

Señor Silvio Rendón:

Me parece injusto lo que hace el señor Faverón con el señor Ybarra, me estoy refiriendo al post de ambos donde Ybarra propone con argumentos no un racismo con Magaly Solier, sino la atención ante un hecho donde la violencia es licuefactada y puesta en versión musical. El señor Faverón responde, como es costumbre de él, con insultos y con ningún argumento. Alguien debería velar por la razón de los discursos. Lo invito a usted que es una persona de valía y con un racionalismo alejado de dogmatismo.

Gracias

Anónimo dijo...

Hasta Oswaldo Reynoso dice que Faverón es un ignorante redomado...


el datero

Anónimo dijo...

HISPÁNOFILO
HISPÁNOFILO
HISPÁNOFILO

R. Euribe dijo...

Hay mucha diferencia entre escuchar musica de otras culturas y transformarte en algo que no eres.

1. Ir a un concierto, lucir un polo, o pintarte las uñas, bien puede ser solo personalizar tu hobby musical. Es algo que todos los jovenes hacen. Pero puedes resbalar y dar un paso mas, asumiendo la indentidad de algo que no eres.

2. Nadie te quita el derecho que te pintes el pelo para parecer gringo, o que te operes la nariz para parecer menos indigena. Es tu eleccion finalmente que quieres ser, aunque en el camino te conviertas en un esperpento.

3. Lo que me parece contradictorio en el articulo de Ybarra, es que parece decir que si escuchas metal peruano, esta bien, pero si escuchas metal ingles(raiz original), esta mal.
Seria mas un chauvinista que un racista.

Anónimo dijo...

ya ya faverón estás picón nada más.


El Médico del Pueblo.

Anónimo dijo...

Fe de erratas.

En el primer comentario quise decir, pretencioso y no pretensioso.

Antonio Vega

Carlos Amat dijo...

Hay algo que no se ha mencionado en los comment del post: que los productores del concierto le hayan dado a Magaly Solier su polo, aprovechando que va a un canal o una radio, y le den sus entradas gratis a cambio del cherry. Es un tipo de publicidad válida, sobre todo aprovechando el éxito de la ayacuchana. Pregunten si quieren, tanto lío...

Finizio dijo...

Ahora resulta que ese oximorón viviente (por ser un racista que se cree no-racista, por ser un marginal que margina, por considerarse culto y ser sólo Ybarra), ha sido "malinterpretado", cómo llamar a alguien que se considera no-racista y esgrime previamente referencias del tipo de:

"Negro desubicado por peliteñido ", "cholo que osa respingarse la nariz", y otras estupideces, que revelan su propio acomplejamiento; como si determinadas condiciones, artificios, modas, o gustos en el caso de la Solier, fueran sólo para determinados sectores o grupos autorizados (en el colmo de la ignorancia arrogante, y fuera de sitio, dice que su "conocimiento" musical es Ley y que él que discrepe no sabe de música).

Su racismo y segregacionismo son tan evidentes como primitivos, a los que se añade su discriminación, y es que Ybarra cree que una huantina no tiene la facultad mental de elegir por voluntad propia o por conocimiento musical (que algo debe tener, pues es cantante) la música de la que deguste o valore.

Resulta que es una pobre alienada (¡revisa wikipedia para encontrar la definición!, alienado es aquél que no sigue su propia identidad, ni su propio juicio o razón) que se deja llevar por poses o estereotipos, sin una identidad formada, sin la inteligencia para discernir, sin el cacumen para placer de la pluralidad en todo ámbito, porque su lugar es la musiquita de provincia. Asignarle una parcela cultural o considerarla una minusválida mental, Ybarra, es subestimarla e insultarla, y es que ni cuenta te has dado, ¿cómo sabes tú que a Magaly le han lavado el cerebro?, ¿ser fan de Iron Maiden te convierte en un terrorista o un "atrabiliario"?, ¿tiene que escuchar música budista para superar sus "traumas"? De hecho, que siga con su vida sin acomplejarse es un signo de persona sana mentalmente.

Pero ese muerto cerebral de Ybarra y su averno no lo entienden, y se dicen a sí mismos: nosotros tenemos la razón -en la repetición de este clamor está el secreto: ¡me lo creo!-, y siguen alentando insultos a los que disidan de él, y siguen armando campañas sucias y denigrantes en el plano personal y laboral contra las voces disímiles, y eliminando comentarios que no sean acólitos de su estupidez -aunque no lo insulten- ¿no será más bien que la "globoidiotización" produjo un esperpento reaccionario como él?

Anónimo dijo...

Y todavía, Ybarra dice que la música de Iron Maiden le canta a los degollamientos y al satanismo.

Se nota que no conoce mucho de la banda. Es como afirmar que el director de La Profecía o El Exorcista es satánico.

El "revolucionario" ahora parece una viejita de la Legión de María.

Anónimo dijo...

En mi primer post dije --sorprendido como muchos bloggers-- que Magaly Solier es…metalera; ad pedem literae escribí “quien alegre le cuenta a RPP que irá, en primera fila, a escuchar a Iron Maiden a que le aúllen en los oídos 'The number of the beast'”.
Un comentarista, muy apresurado en su percepción, me dice que hay distancia entre mi primer y el segundo post. Literalmente apunta: “Antes hablabas de alienación, ahora hablas de caso patológico”. Le explico que no hay contradicción y que la alienación es en sí una categoría psicológica y que no niega mi segundo post y más bien fortalece al primero (hago una cita rápida de wikipedia como información básica. Me parece innecesario recurrir a conocidos alienistas sobre todo a los de la antipsiquiatría como el doctor Laing o Joseph Berke, etc.,)

Hasta ahí todo bien. Luego, el señor Faverón --conocido por sus manipulaciones escriturales-- y sus panegiristas encorsetados quieren retorcer el mensaje verdadero de mi post y convertirlo en un atrabiliario manifiesto racista con rezagos feudales (incluso un débil mental, mononeuronal y el ejemplo típico de la fenilcetonuria --haciendo esfuerzos de mono lecto-parlante-- me llama “cretino”). El profesor-blogger desconociendo todo tipo de razonamiento y desvirtuando mis palabras y mis criterios apunta citándome mal --de forma inexacta y cantinflera--, pedazos, fragmentos inconexos, piltrafas de mi pensamiento (¿será por eso que muchos leen su blog, porque de esa forma se ahorran la visita al psicólogo?) .
Para empezar, este señor desconoce, como se ve, todo sobre rock y corrientes modernas. Los emos promueven el autocastigo y el autoflagelo, se cortan los brazos, antebrazos y el rostro sin ninguna razón (ese es un rasgo incuestionable y la constante en cualquier grupo emo, y el que no se corta es apartado). Los emos promueven la sodomía (no tengo nada contra la homosexualidad) y empujan a sus compañeros a sostener relaciones homosexuales contra su voluntad “porque así debe ser un verdadero emo”.
Sobre los cholos que intentan, previa operación, tener una nariz respingada hay cuestiones de valores y de falta de autoestima. A los cholos le han hecho creer que la nariz aguileña es fea y mala, y una imposibilidad severa de encontrar trabajo (esa es la verdad señor profesor-blogger, parece que usted está mucho tiempo encerrado y desconoce estos pequeños detalles). Con los negros pasa lo mismo por eso, quizás, Petroperú alguna vez, contrató a un negro rubio para su publicidad. La sorna fue colectiva en aquella época. Imagino que el producto vendió mucho. Sólo un par de críticos hicieron ver que este hecho, por circense, era lamentable.

Mi post (el primero y el segundo) no solo toca el gusto musical de Magaly Solier sino que están referidos a un estilo musical y en particular a un grupo de rock (cosa que por obvias razones no voy a volver a explicar). Si quieren que baje la frecuencia para que el señor profesor pueda entender (utilice su GPS, señor) le diré que hay una vertiente musical dentro del heavy metal donde se promueve el antijudaísmo, grupos como “Genocide Kommando” (o como “Almafuerte” en Latinoamérica quienes hicieron un llamado para que los judíos no fueran a sus conciertos) tienen seguidores en el mundo y de hecho su música no tiene nada de malo sino más bien desbordan virtuosismo (guitarras fuertes, voces guturales, tenores o sopranos, batería con doble bombo, etc., etc.,) pero sus líricas tienen un contenido decadente y promueven acabar con todos los judíos de la tierra. He ahí mi explicación (perdonen mi ejemplo); y vuelvo a recalcar: Magaly Solier que soportó la violencia de la guerra interna por qué tiene que gustarle un tipo de música que le enrostra el dolor ya sufrido. Acaso no fueron suficientes los degollados, los destripados, los abaleados, los macheteados, los cercenados, los desaparecidos, los cementerios clandestinos, el ensañamiento de sangre, etc., etc., para tenerlos ahora en formato musical y jugando a ser metatexto de la realidad vivida por estos lares.
En otras palabras el profesor de Maine, al parecer, tan abierto en cuestiones musicales se atrevería a ir –so pena de poner en peligro su condición física-- a un concierto donde le refrieguen en la cara su fe de creyente en Yaveh?

RODOLFO YBARRA dijo...

En mi primer post dije --sorprendido como muchos bloggers-- que Magaly Solier es…metalera; ad pedem literae escribí “quien alegre le cuenta a RPP que irá, en primera fila, a escuchar a Iron Maiden a que le aúllen en los oídos 'The number of the beast'”.
Un comentarista, muy apresurado en su percepción, me dice que hay distancia entre mi primer y el segundo post. Literalmente apunta: “Antes hablabas de alienación, ahora hablas de caso patológico”. Le explico que no hay contradicción y que la alienación es en sí una categoría psicológica y que no niega mi segundo post y más bien fortalece al primero (hago una cita rápida de wikipedia como información básica. Me parece innecesario recurrir a conocidos alienistas sobre todo a los de la antipsiquiatría como el doctor Laing o Joseph Berke, etc.,)

Hasta ahí todo bien. Luego, el señor Faverón --conocido por sus manipulaciones escriturales-- y sus panegiristas encorsetados quieren retorcer el mensaje verdadero de mi post y convertirlo en un atrabiliario manifiesto racista con rezagos feudales (incluso un débil mental, mononeuronal y el ejemplo típico de la fenilcetonuria --haciendo esfuerzos de mono lecto-parlante-- me llama “cretino”). El profesor-blogger desconociendo todo tipo de razonamiento y desvirtuando mis palabras y mis criterios apunta citándome mal --de forma inexacta y cantinflera--, pedazos, fragmentos inconexos, piltrafas de mi pensamiento (¿será por eso que muchos leen su blog, porque de esa forma se ahorran la visita al psicólogo?) .
Para empezar, este señor desconoce, como se ve, todo sobre rock y corrientes modernas. Los emos promueven el autocastigo y el autoflagelo, se cortan los brazos, antebrazos y el rostro sin ninguna razón (ese es un rasgo incuestionable y la constante en cualquier grupo emo, y el que no se corta es apartado). Los emos promueven la sodomía (no tengo nada contra la homosexualidad) y empujan a sus compañeros a sostener relaciones homosexuales contra su voluntad “porque así debe ser un verdadero emo”.
Sobre los cholos que intentan, previa operación, tener una nariz respingada hay cuestiones de valores y de falta de autoestima. A los cholos le han hecho creer que la nariz aguileña es fea y mala, y una imposibilidad severa de encontrar trabajo (esa es la verdad señor profesor-blogger, parece que usted está mucho tiempo encerrado y desconoce estos pequeños detalles). Con los negros pasa lo mismo por eso, quizás, Petroperú alguna vez, contrató a un negro rubio para su publicidad. La sorna fue colectiva en aquella época. Imagino que el producto vendió mucho. Sólo un par de críticos hicieron ver que este hecho, por circense, era lamentable.

Mi post (el primero y el segundo) no solo toca el gusto musical de Magaly Solier sino que están referidos a un estilo musical y en particular a un grupo de rock (cosa que por obvias razones no voy a volver a explicar). Si quieren que baje la frecuencia para que el señor profesor pueda entender (utilice su GPS, señor) le diré que hay una vertiente musical dentro del heavy metal donde se promueve el antijudaísmo, grupos como “Genocide Kommando” (o como “Almafuerte” en Latinoamérica quienes hicieron un llamado para que los judíos no fueran a sus conciertos) tienen seguidores en el mundo y de hecho su música no tiene nada de malo sino más bien desbordan virtuosismo (guitarras fuertes, voces guturales, tenores o sopranos, batería con doble bombo, etc., etc.,) pero sus líricas tienen un contenido decadente y promueven acabar con todos los judíos de la tierra. He ahí mi explicación (perdonen mi ejemplo); y vuelvo a recalcar: Magaly Solier que soportó la violencia de la guerra interna por qué tiene que gustarle un tipo de música que le enrostra el dolor ya sufrido. Acaso no fueron suficientes los degollados, los destripados, los abaleados, los macheteados, los cercenados, los desaparecidos, los cementerios clandestinos, el ensañamiento de sangre, etc., etc., para tenerlos ahora en formato musical y jugando a ser metatexto de la realidad vivida por estos lares.
En otras palabras el profesor de Maine, al parecer, tan abierto en cuestiones musicales se atrevería a ir –so pena de poner en peligro su condición física-- a un concierto donde le refrieguen en la cara su fe de creyente en Yaveh?

Anónimo dijo...

Es que parece que el tal Ybarra no entiende o parece confundir el mensaje de las canciones de Iron Maiden o de cualquier grupo con las verdaderas intenciones, que siempre son comerciales, letras que se hacen para ser consumidas, así nada más.
Que se hable de muerte o cualquier cosa no quiere decir que realmente se quiera difundir ese tipo de mensajes, lo dicen el mismo Ozzy y Alice Cooper. Puro teatro nomás, allá la gente tipo Ybarra que se comen el cuento. O sea, disfruten de la música.
Esa interpretación del gusto de Solier por el metal hecha por Ybarra, asegurando su fascinación por la violencia, me parece cómica, ¡cómo se complican la vida estos tipos por Dios!
O sea, la mayorá del país debe ser metalera, pero no lo es, es cumbiambera y ¿qué interpretación le damos a ese gusto? Cómo es que se retuercen el cerebro buscando interpretaciones freudianas a algo tan simple.
Deberían vivir menos renegados, pobres de sus hígados. Claro, nos llama la atención que una ayacuchana guste del heavy metal, qué extraño hay que dejar a los cholos con la chicha y las barriadas, jeje, para reirse de estos tipos, sigan así Ybarra y compañía, queremos seguir riéndonos y viendo las revolcadas que les da Faverón!!

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Un patético yo-no-dije-lo-que-todos-vieron-que-dije, de parte del pobre Ybarra. Y con esas dificultades que tiene para construir una frase debe ser penoso el intento. Y ahora encima le molestan los emos por gays. Este señor viene de la edad de piedra.

Por otra parte, qué vergonzoso ponerse a decirle a una verdadera sobreviviente de la guerra, que ha visto morir a sus familiares en ella, cómo tiene que reaccionar y cómo no. Ahí queda clara la distancia entre un payaso que le llama a su blog "blog liberado" y arma jueguitos idiotas con la retórica del terrorismo y una persona que sabe cómo fueron las cosas de verdad. Ya, Ybarra, sácate la nariz roja y deja de dar pena.

San Marquinos Liberal dijo...

Gustavo;

Ese comentario de ese tal Ybarra lo pinta de cuerpo entero. El sujeto no es más que un bocón, pero de los peores porque es un hablador que ni sabe lo que dice y ni entiende lo que escribe. Que se confunde como sólo podría confundirse alguien que lee y no entiende nada de lo que lee, y sólo se repite y repite ad infinitum. Un verdadero inimputable. Conozco a gente lúcida del Under Limeño (sobre todo el buen saldo que dejó la generación de los 80 y que tomaron distancia de cierta gentuza de Quilca que la pegaba de radicalona), y son tipos honestos y tolerantes cuyas obras artísticas han sido sólidas y reconocidas; no como este pelafustán de Ybarra y compañía a quienes les ha sido negado el talento, y como el talento les ha sido negado apelan a lo más fácil, fungir y usurpar el titulacho de "contracultura" para verse menos descubierto de lo verdaderamente "malo" que son.

Marc Stanley Fogg dijo...

Patético el señor Ybarra. Ahora que luche con sus propias palabras.

No menos patético es su yunta Rafael Inocente. Leo una carta suya en el blog liberado, que Abelardo Sánchez León mencionó a Cueto, Thays, Ampuero y Roncagliolo en la presentación de Confesiones de Tamara Fiol, e Inocente sale con la queja de que Sánchez León no ha leído a Fernando Cueto y varios más, como si el sociólogo-poeta-narrador tuviera la obligación de hacerlo, si no los nombró no afecta en nada su concepción, para qué hacerlo; en cambio Inocente sí es capaz de desacreditar a Cueto porque no le gustó La hora azul, habiéndolo leído muy mal, bajo la sombra de una ideología marchita. Ya que Inocente, que al parecer ha empezado a leer novelas muy tarde, no hará caso de mis palabras, ojalá sí tome en cuenta lo declarado ayer por Miguel Gutiérrez en Luces de El Comercio, que los grandes novelistas pueden tener una u otra idea política, pero a la hora de escribir son novelistas.

Anónimo dijo...

Hola Gustavo, sigo con interés su blog, algunos temas y discusiones lo meritan, sin embargo no entiendo esta polémica, no entiendo porque alimentar una discordia que no tiene fin y a mi modo de ver parece más personal que otra cosa y salta sin intemitencia entre lo cómico y patético . No soy peruana tal vez me equivoque y toda esta discusión sea capital,tal vez. Usted tiene derecho a hacer todo lo que quiera en su casa virtual pero en nombre de los que estamos interesados en otras facetas de su blog:por favor no se alargue tanto en discusiones bizantinas.Att Marina R

Anónimo dijo...

Oiga, Faverón, creo que aquí habría que señalar un hito. Basta ya de estas discusiones de bloggers; este tema, el post de Ybarra, es ridículo, ni siquiera puede ser tomado seriamente, y a veces ni él mismo merece ser tomado seriamente. Que no se le haga más caso. Es una invitación.

Anónimo dijo...

Creo que en este post se le ha hecho a Ybarra un cargamontón injusto, en donde prima sobre la objetividad, o bien el deseo de congraciarse con Gustavo o bien el simple prejuicio obnubilado y totalmente inválido. Su primera argumentación (si hay otra no la he leído aún) me parece honesta y plausible y con derecho a equivocarse. ¿Por qué no apaciguar los ánimos leyendo “Destino Arbitrario”, poema de Robert Desnos?
SACAPUNTAS NEBRIJA (Correctómano con ínfulas de conciliador de inconciliables)
*****************************
Ahora llega el tiempo de las cruzadas.
Por las ventanas cerradas los pájaros se obstinan en hablar
como peces de acuario.
Junto al escaparate de una tienda
una bonita mujer sonríe.
Felicidad no eres sino lacre
y yo paso como un fuego fatuo.
Una multitud de guardianes persigue
a una mariposa inofensiva fugada del asilo.
Se torna en mis manos calzón de encaje
y tu carne se torna de águila ¡oh sueño mío cuando te acaricio!
Mañana habrá entierros gratuitos
ya no se resfriarán
hablarán el lenguaje de las flores
se iluminarán con luces hasta ahora desconocidas.
Pero hoy es hoy. Siento que mi comienzo está próximo
semejante al trigo de junio.
Gendarmes ponedme las esposas.
Las estatuas vuelven la espalda sin obedecer.
En su zócalo inscribiría injurias y el nombre de mi
peor enemigo.
Allá lejos en el océano entre dos aguas
un bello cuerpo de mujer hace retroceder a los tiburones.
Suben a la superficie para contemplarse en el aire
y no se atreven a morder esos senos
esos senos deliciosos. "

Anónimo dijo...

Ibarra o las trampas de la vacuidad

Leer a Ibarra es un ejercicio séptico. Ejemplifica las taras, complejos y el (ona) enanismo intelectual del cliché “underground-contracultural” de Quilca. Basta escuchar a Ibarra, al factotum de efluvio policial: Rafael Inocente, a los “comerciantes” del Averno, a Reynoso, a Zelada, para colegir las directrices de un discurso que estriba en la intolerancia. Intolerancia y conservadurismo. Conservadurismo y facilismo ideológico.
La movida subte de Quilca es la conjunción informe del autoritarismo ideológico, la rebeldía adolescente y los métodos chichas. Es alienada porque ha dejado que el discurso y la ideología minen su libertad de pensamiento. Su autonomía libertaría se reduce a la reproducción mecánica del corsé ideológico: Es la Santa Inquisición Contracultural. Su malditismo anémico es ahistórico. O peor que eso: en el fondo son los payasos que necesita el sistema para legitimarse. Por eso no es de extrañar que muchos como Reynoso, Quiroz y Zelada vivan, a motu propio, del sistema que afirman combatir. Su única forma de existir entonces, sería la negación artificial, estratégica. Estos dictadores del mal gusto no viven en la blasfemia, viven de la blasfemia
Pero a la rebeldía otoñal le suman los peores lastres de nuestra sociedad: el racismo, la envidia sofisticada con un discurso cultural, el facilismo estético, la informalidad, la pacatería disfrazada de vanguardia, el método chicha por excelencia: el prejuicio monolítico. Son los llamados rebeldes chichas.
La crítica de Ibarra respecto de Iron Maiden y Solier, es terrible. Mal argumentada. Mal escrita. Es igualmente racista y torpe. Sus métodos me recuerdan el adoctrinamiento más pedestre de la izquierda anticuada: el determinismo social y geográfico: histórico. En eso se parecen a Cipriani y a Rafael Rey. El dogma prevalece por encima del sentido común. Su única idea de progreso tiene radio de acción individual o no existe. Su dialéctica de bolsillo se aplica a un discurso irreal. En el fondo, todos somos estatuas. El movimiento es nominal. ¿Alguien dice algo sobre el gusto abigarrado de Ibarra? ¿O acaso Bowie, al que escucha probablemente por equívoco, no es lo más “descabellado”, lo más “global” que existe?
Respecto de su último post, demuestra por enésima vez que no sabe en qué piso está parado. Quiere ratificar argumentos que en su primer post ni siquiera ha aludido. Esa relación entre el metal y la violencia interna es tratada con superficialidad. Parece un muestrario de prejuicios. La única patología, más bien, es la de su prosa.
¿Acaso para que te guste una canción de los Beatles, Pink Floyd, Lou Reed, Bowie, Joy Division, Bob Dylan, Chopin, Mozart, etc, tienes que realizar un acopio de información “previo”, o saber cual es su contexto, si es que tiene insinuaciones al chamanismo, a Fidel, a Baudelaire, a la espiritualidad o etc?
Perdóneme, pero qué obtuso, qué nulidad. Lo que dice es aplicable pero como una prolongación, como un hecho contingente y siempre subsidiario. El valor de una canción es inmediata. Es audible. Ibarra es de los tipos que valoran el arte desde una perspectiva demográfica, estadística, “políticamente correcta”, edificante.
¡Y así es el precursor del polvillo subte!

Anónimo dijo...

no creo que el debate sea : ser o no ser fan de Faverón o Ybarra. Nos pueden gustar ambos blogs, pero por amor a la información. No puedo ser fan de Wikipedia, porque yo SÉ que hay que contrastar información en más fuentes. Pero si de blog a blog se sacan la lengua ambos bloggeros, se ve anecdótico. pero de ahi a "maniqueamente" a decir ah no este pata es un tarado y el otro una lumbrera (ahí hay gato o flojera encerrada). For example, yo no dejo de leer el blog de Faveron pese a sus inconsistentes defensas al ejército israelí. (Pero excelente Me parece bueno el debate)así se enriquece a)el bloggero (quien tendrá que pulirse más en sus argumentos para convencer con consistencia) y b)el atento visitante de blogs (que deberá aprender a contrastar). Gracias.
Atte. Mario C.

Walter dijo...

en realidad no entiendo tanta discusión sin llegar a nada positivo, sólo parecen viejas chismosas: dime que te diré, disculpen la comparación, sería mejor si centraran la discusión en un tema: ser cholo en perú de hoy, en plena globalización, por ejemplo...
ya ni ganas dan de leer los blogs llenas de insultos y ataques, se supone, que de gente tan culta y estudiada debería leerse cosas más acorde con el mundo de hoy...
cholos o negros o blancos, criollos o regios, subterráneos, contraculturales, pacifistas, antiglobales, todos tienen en parte la razón, luchemos por juntar todo lo razonable posible y avanzar...

Anónimo dijo...

jajaja el brazo armado de la poesía, desarmado por su retórica insulsa y confusa.

Biyu dijo...

Igual que Mario C. Don Faverón, ya no pierda su tiempo en esta pelea infantil... al menos hasta que salga la película y haya alguna razón para argumentar en serio.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Yo no estoy hablando de ninguna película. Estoy hablando del flagrante racismo y la mentalidad colonial de un supuesto progre.

Anónimo dijo...

Y RODOLFO YBARRA ES... METALERO

Lo delatan el peinado y la barbita lo James Hatfield (Metallica).

Hasta su clon Rafael Inocente lo ha negado, ¿pero no que estaban preparando un libro juntos?

Si a estos marxistas autoritarios nadie los entiende!!!

Anónimo dijo...

1)A mi me es dificil terminar de leer a Rodolfo Ybarra, es tan pero tan aburridazo que uno termina a la cuarta línea con la vista cansada y expulsado de su Blog. No lo digo con mala leche, expreso lo que siento como lector de Blogs.

2)En killka pervive lo mediocre, esa es la verdad y ese su nombre: mediocre. Y donde hay mediocridad siempre hay fascismo. La poca gente de talento que por ese circuito a existido (poquísimos) ha tenido que salirse y sacudirse de toda esa gentuza para hacerse un camino propio. Lo curioso del caso es que cuando a los dueños del Averno se les quizo desalojar por MOROSOS al toque una turbamulta de pelucones con pinta de albañiles salió en su defensa bajo el pretexto de estar atentando contra la cultura, cuando lo único que había era un desalojo por falta de pago.

Saludos,

Rubén Espinoza

Lucio Suárez dijo...

El problema de este post, es que, más que explicar un fenómeno, como el racismo, o el que fuere, busca básica y exclusivamente desacreditar, golpear, anular.
Gustavo dice: "Yo no estoy hablando de ninguna película. Estoy hablando del flagrante racismo y la mentalidad colonial de un supuesto progre". Pero, en lugar de ofrecernos alguna explicación, algún ejercicio hermenéutico, o fenomenológico, solo nos ofrece afirmación tras afirmación, con el único propósito de destrozar al señor Ibarra.
Como consecuencia de ello, tenemos a continuación, una triste competencia de ciertos comentaristas por ver quién insulta mejor o con más originalidad a Ibarra. O, por quién se congracia mejor con Faverón. Me parece válido el reclamo del amigo Mario C. y de otros, de llevar el debate hacia terrenos de comprensión. Las batallas entre Blogers, o, entre peruanos, no asegura que habrá ganancia al final.
Gustavo debería reconocer que no puede substraerse a este fenómeno por el cual, a veces creemos pensar mejor, cuando pensamos contra algo, o, más aún, contra alguien.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

No sé de cuándo acá si alguien concuerda conmigo está "tratando de congraciarse".

Y suena bien eso de no escribir contra nadie. Yo sí escribo en contra de quien usa su blog para exponer ideas racistas contra una chica simplemente por una ojeriza gratuita contra la directora de las películas en la que actúa. No se puede usar así el buen nombre de la gente.

Yani dijo...

Insisto, en que quedo la respuesta al interesante trabajo de analisis de antropologia visual por Iliana Pagan?

http://www.antropologiavisual.cl/imagenes12/imprimir/pagan_imp.pdf

Un saludo, Yanina

Lucio Suárez dijo...

El problema de escribir contra ...., es que al final terminamos obligándonos a encontrar razones para escribir contra ....
En todo caso, es legítima la opción. Nadie cuestiona el derecho de cualquiera a escribir contra lo que quiera. Pero, en tal caso, hay que estar dispuestos a esperar que otros sostendrán lo mismo pues. El propio Ibarra estará de acuerdo con el derecho este que reclama Gustavo Y, dirá, "Yo sí escribo en contra de quien usa su blog para exponer ideas racistas contra ....
Si esa es la opción, vale. De acuerdo. Otros pensamos que no tiene sentido destruir al sujeto para combatir la acción. Lo único que se logra, es agregar una nueva dimensión al problema. Arguedas decía que la rabia nunca es buena consejera.
Lucio

Anónimo dijo...

"gentuza","turbamulta de pelucones con pinta de albañiles". CARAJO, mi primo sí que es un digno habitante de la Lima la Horrible del flaco Sebastián.Le debe encantar leer HOLA y debe ser un religioso mirón del Circo Beat y le deben parecer simpatiquímos los Polizontes,tan cómodos en su piel cuando están ante gringos y tan ocurrentes y tan en su sitio cuando están ante un(a) cholo(a).
AMÉRICO PREPUCIO (Cartógrafo)

Julio dijo...

la vaca ya no se acuerda cuando era ternera:

""""Gustavo Faverón Patriau dijo...

Yo sí escribo en contra de quien usa su blog para exponer ideas racistas contra una chica simplemente por una ojeriza gratuita contra la directora de las películas en la que actúa. No se puede usar así el buen nombre de la gente.""""

creo que hay que crear "el blog de la memoria".

apropósito gustavo, que opinas de la negativa de la lumpen burguesía en la creación de un museo de la memoria.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Cada día me sorprendes más con tu falta de sindéresis y tu inundación de prejuicios. No tengo la menor idea de a qué quieres aludir con tus vacas y tus terneras. Deberías tratar de mirar más allá de tu corral.

El Museo de la Memoria debe hacerse, debe honrar a las víctimas de SL y el MRTA y a las de las FF.AA. y, mucho más que eso, sobre todo, como otros museos similares en el mundo, debe ser una institución que promueva los estudios sociales destinados a evitar la repetición de momentos históricos como los que pasamos hace pocos años.

Anónimo dijo...

La tipica del dictador. Ybarra fustiga a la Solier porque le gusta la onda metalera. Fustiga a los emos. Fustiga a los que se operan de la nariz. Fustiga a los que se pintan el pelo. Fustiga, en fin, a todos aquellos que haciendo uso de su derecho privado y absoluto deciden hacer con sus oidos o su cuerpo lo que se les venga en gana. Y lo hace con argumentos pueriles, con un marxismo trasnochado y ramplon que cree ver estructuras donde no hay nada mas que actos puramente personales. Quien le dice algo a este sabio de pacotilla por componer operas, escuhar musica dodecatronica, inventar maquinas y hacer mil chifladuras mas?

Julio dijo...

ni creas gustavo, desde aquí se divisan bien corrales como el tuyo.

cuando te indignas con “”No se puede usar así el buen nombre de la gente."" recuerdo a los muchos que has agredido gratuita y prepotentemente.

sobre el museo de la memoria te falto mencionar que la guerra interna fue producto del racismo y la exclusión que por siglos mantuvieron las lumpen oligarquías y burguesías criollas en contra de los “indios”.

anda limpia tu corral.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

En cambio tú lo has dicho todo.

Anónimo dijo...

Amigo Gustavo (permíteme guardar mi identidad. Tú me conoces). He leído los artículos del señor Ybarra y veo con bastante pena que tu artículo (actualizado) no corresponde a lo que Ybarra dice. Él sostiene su artículo en ideas, altisonantes algunas, sí es cierto, pero ideas al fin y al cabo; pero tú, casi todo tu discurso está sostenido en insultos. Es más en las partes donde hay algo de argumento de parte tuya siempre rematas con un insulto. Será por eso que muchos de tus comentaristas han visto la necesidad de hacértelo saber.
Yo también soy profesor de literatura y creo que esas no son las formas. Tus lectores saldrán ganando de todo esto.

Gracias por publicar este breve comentario en honor a la democracia.

Anónimo dijo...

¿Por què no comentarle directamente a su blog? ¿Por què tener que dedicarle un post dejando entrever que te importa mucho lo que opine este señor a quien llamas "payaso"? ¡Como si fuese quièn!

Carlos Raúl Wiener dijo...

Mi solidaridad con Rodolfo Ybarra, insultado y atropellado por un lodazal de improperios en este blog que supuestamente se pinta como democrático. Qué vergüenza!!

VICTOR FALCÓN dijo...

Mi nombre es Víctor Falcón, soy músico y estoy molesto con sus insultos y agravios a los artistas de del jirón Quilca. En cuanto a Ibarra, es conocido como un intelectual de respeto, políglota, inventor y músico. Si usted tiene ideas diferentes deberías plantearlas con respeto. Estoy seguro de que Ibarra podría responder con holgura cada una de sus interrogantes.

Gracias por el espacio.

Anónimo dijo...

El señor Julio tiene una manera de entender las cosas. ¿Acaso Abimael Guzmán fue indio? ¿Víctor Polay, de qué pueblito perdido de la cordillera venía?
AMBOS pertenecieron a una burguesía provinciana, parece ¿no?

Negro dijo...

De verdad que esta vez parece que Ybarrita sí se esforzó en corroborar su liderazgo en el parnaso de la estupidez.

Cierto, la "globalización" trae aberraciones y situaciones descabelladas, como por ejemplo un revolucionario 'intelectual' mononeuronal metido a blogger que mueve la colita cuando Varguitas le rasca la cabeza.

Brazo armado my ass.

Anónimo dijo...

qué raro que casi todos los que atacan a Ybarra sean anónimos ¿no? Algo raro está pasando aquí...

José Carlos Agüero dijo...

Caballero, ¿qué tiene que ver Quilca en todo esto? No me parece que haya una "esencia quilqueña" que se transmita entre los asiduos a este jirón y sus añrededores.

Asignar las torpezas o glorias de alguien a un espacio físico donde vamos muchos de muy disntintas ideas es una generalización que puede ser prejuiciosa. ¿Es tan difícil argumentar sin ponerle etiquetas a todos?

Si alguien en Carabayllo dice zonzeras debo decir "cuándo no los de Carabayllo"?

Sobre el señor Ibarra y su extraño uso del idioma, pues vamos a concederle que es atrevido. Nada más, me parece.

lagdesang dijo...

realmente no entiendo que pasa en Perú, no respetan la pluralidad de opciones, solo falta que se maten por ideologias o religiones como en el medio oriente, dejense de estupideces, cada uno escucha y se viste como quiere, mientras no haga daño a los demas, que bonitas son las personas tolerantes