11.2.09

La novela de Thays

Reseñas, comentarios, entrevistas

Suelo asumir, y creo que no me equivoco, que el 99% por ciento de los lectores de mi blog leen también el Moleskine de Iván Thays.

Por eso no me doy el trabajo de rebotar aquí cosas que aparecen allá.


Al otro 1%, sin embargo, no está de más que le deje aquí los enlaces a las entrevistas, reseñas y demás comentarios que han venido apareciendo sobre la novela de Iván
Un lugar llamado Oreja de Perro, finalista del último premio Herralde, de la editorial Anagrama.

Dicho sea de paso, la reseña más inteligente que he leído la escribió Peter Elmore para el próximo número de Hueso Húmero, pero no la puedo publicar aquí por motivos obvios.

Estas son las cosas que he encontrado:

La armonía perdida, post de Edmundo Paz Soldán (
El Boomeran(g)).
Un lugar llamado Oreja de Perro, reseña de Mayra Santos Febres.
Los pueblos fantasmas de Thays y Fadanelli, artículo de Patricio Jara (
El Mercurio)
Ciertos caminos hacia Un lugar llamado Oreja de Perro, post de Ricardo Sumalavia.
La narrativa como opción, artículo de Jorge Carrión (
ABC)
Reseñas en Somos y La Verdad de Murcia.
La vuelta de Iván Thays, de Enrique Sánchez Hernani (
El Dominical de El Comercio)
Un lugar llamado Oreja de Perro, reseña de Rafael Lemus (
Letras Libres)
La memoria del pudridero, reseña de Eduardo San José (
La Nueva España)
El retorno de Iván Thays, reseña de Javier Ágreda (
La República)
Un lugar llamado Oreja de Perro, reseña de Eduardo Calapuig (
El Cultural de El Mundo)
Entrevista a Iván Thays, de Max Palacios (
Amores Bizarros)
"Mi novela es la antítesis de La hora azul", entrevista de G. Pajares (
Perú 21)
Leer: Un lugar llamado Oreja de Perro, reseña de Rodrigo Pinto (Blog de El Mercurio)
Un lugar llamado Oreja de Perro, reseña de J. Fernández de Castro (
El Boomeran(g))
"En el Perú la violencia política nos afectó a todos", entrevista de Silvina Friera (
Página 12)
Fracturas irrecuperables, reseña de Marcelo Soto (
Capital)
El dolor del hombre invisible, entrevista de Enrique Planas (
El Comercio)
"Los gerentes de las teles no piensan en...", entrevista de Juan Carlos Galindo (
El País)
Ausencia y memoria, entrevista de Ernesto Carlín (
El Peruano)
Iván Thays, finalista del Herralde, ya no se siente un cadáver literario, entrevista (EFE)

Foto: EFE.

24 comentarios:

Anónimo dijo...

Sucesor de Vargas Llosa

LuchinG dijo...

Me pregunto: ¿Por qué Thays, que se toma fotos en todas las poses legalmente publicables, me cae tan pesado, y MVLl, que hace lo mismo pero al nivel de (supongo) 1950, no?

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Luching: más bien deberías preguntarte si un espacio público como este es el lugar apropiado para que repitas mañana, tarde y noche tu antipatía por una persona a la que no conoces. Si opinaras sobre su trabajo, ok, pero esto que haces me parece un tanto fuera de lugar.

Ivan Thays dijo...

Gustavo,

asu, no sabía que había salido tanto. Ya me dio vértigo. Y faltan aún algunas más, que no he puesto aún para que no frieguen con lo de autobombo, incluyendo la temida de Babelia.

Por cierto, Gustavo, acabas de fregar una encuesta divertida que quería hacer en Moleskine con lo del falso texto de McCarthy... ¡aguafiestas!

saludos

Iván

Anónimo dijo...

Pero es que cada quien recoge lo que siembra...No verás ningún comentario de ese tipo sobre, por ejemplo, Daniel Alarcón, y si a alguien habría que envidiar por su trabajo, es a él.

Julio dijo...

yo no visito moleskine. si soy uno de tus 52 "asiduos", represento el 2 y no el 1%.

creo que tus visitantes prefieren el blog de ybarra al de thays.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Iván: entonces borra mi comentario en Moleskine, y yo borro el tuyo aquí y sigue adelante con tu experimento. Disculpa la metida de pata... ¿Qué dices?

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Anónimo: mira que tú eres el que habla de envidia respecto al trato que le dan a Iván. Cuidado con esos resbalones de la lengua...

Julio dijo...

oiga thays porqué no oferta su libro junto al cd de gianmarco que hace "furor" en méxico? ese si sería un buen combo...

Anónimo dijo...

frutos de la franovelística de thays

LuchinG dijo...

No lo decìa por simplemente repetirlo, sino para ver si alguien se animaba a analizarlo. Thays no es ni màs ni menos posero que el peatón promedio (te enseñarìa las fotos de la revista de mi oficina, si pudiera), no se marketea màs que Soda Stereo (lo de "Brhamas totales", fue fatal), no sale en màs eventos pùblicos ni cuanta màs cosas de su vida privada que Liniers (vean las entradas en su blog), y dfinitivamente no sale màs en los medios de comunicaciòn que Vargas Llosa. No estoy tratando de ventilar una antipatìa privada, sino buscando una razon para la reaccìòn que causa su imagen pùblica. (Si me guío por la reseña de Lemus, no soy el ùnico)

(Y para que le quede claro a los anonimos: en ningùn momento he dicho que Thays sea un tipo despreciable. En su vida privada quizàs sea una magnifica persona, un buen padre y un gran amigo, yo no tengo còmo saber lo contrario.)

Anónimo dijo...

No, era un aviso a navegantes

Gustavo Faverón Patriau dijo...

No sé qué piensan ustedes, pero yo creo que lo interesante sería que le dieran una mirada a algunos de esos artículos, positivos y negativos, y comentaran su contenido. Me da la impresión de que eso de comentar fotos y antipatías personales es, por decir lo menos, una falta de respeto, no sólo a Iván y a mi blog, sino a la lógica de la recepción literaria.

Arturo Solis dijo...

Yo soy del uno por ciento que no lee el blog de Thays. Y no porque no me gustara hacerlo, sino porque es una persona tan odiosa que no dan ganas de acercarse a nada que venga de él.

Y lo digo sin intención de ofender, solo es la realidad, cosa que quizá tu no percibes porque es tu amigo y a los amigos los vemos con afecto.

mario dijo...

Gustavo,
Hace algún tiempo a la izquierda de la portada de Puente Aéreo habían enlaces a críticas a libros de autores peruanos. Me parecía muy buena idea, ojalá volviesen dichos links. Pienso que quizá lo reservas para otro proyecto de blog o página web.

LuchinG dijo...

OK, pero te recuerdo que para mì el objetivo era llegar al tema de si la imagen mata la obra, por eso mis intervenciones empezaron mencionando Watterson y sus personajes Calvin & Hobbes.

Este es el segundo comentario que dejé en el blog de Ágreda:

Me olvidaba: creo que él tiene un punto con lo de andinos y criollos. A mí me pareció que mencionar la posible caricatura estba de más, pero como casi no me enteré de ese lio, no lo mencioné. ¿Hasta qué punto será posible señalar las circunstancias personales del autor en una reseña, como lo hizo Lemus? Para mi son dos cosas separadas: por un lado está el texto y por otro las intenciones, afanes, defectos o virtudes personales del autor. Hace tiempo un historietista de El Comercio hizo un personaje basándose en un amigo mío. Lo hizo muy mal, por cierto, pero eso no tenía nada que ver con que fuera una forma tonta de tratar de prevalecer en una rencilla personal. Su deber como autor era que, aunque sea una forma tonta de vencer en una rencilla personal, al mismo tiempo consiga crear un buen personaje.

Anónimo dijo...

Por este párrafo, tu amigo Iván lanzó una barrabasada contra su autor, el excelente crítico Ágreda: "(...) El que esas reflexiones no tengan el interés ni el peso necesario es sin lugar a dudas el mayor problema de Un lugar llamado Oreja de Perro. Como en los personajes y en las historias, aquí también el autor opta por lo efectista, esquemático y algunas veces hasta frívolo. El protagonista del libro enfrenta las peores tragedias personales y sociales, sin embargo parece más preocupado en elaborar intrascendentes juegos literarios (recordando el momento preciso de la muerte de su hijo, no puede dejar de mencionar a Guillaume Apollinaire y Kenzaburo Oé) o en coquetear con todas las jóvenes que encuentra, buscándoles parecidos con actrices famosas".

EL CUERPO DE ALEJANDRO ZAMBRA-NO dijo...

¿CÓMO ES QUE UNA PALABRA COMO 'BARRABASADA' LLEGÓ A SIGNIFICAR ALGO TAN NIMIO COMO UN DESLIZ O UNA TRAVESURA? SEGURO QUE ORIGINALMENTE TENDRÍA OTRO SIGNIFICADO. IMAGINO. LA METÀFORA ES DEMASIADO GRAVE COMO PARA LO QUE HOY NOS DICE.

Anónimo dijo...

faverón, olvidaste la reseña de Rodrigo Pinto, ojalá la agregues y también anota lo que actualizó Javier Ágreda en su blog:

Actualización (11-2-2009)

Iván Thays ha escrito una respuesta a esta reseña, aunque en ella incurre en algunas tergiversaciones. En la reseña nunca se afirma que la novela trata la violencia política de una manera correcta o incorrecta, porque esa violencia es apenas un telón de fondo para el relato. Y cuando se habla de reflexiones sin peso o frívolas se refiere no al tema de la violencia sino a los de “la memoria y la ausencia del ser amado”. Cito la reseña:

“Estas remembranzas se convierten en reflexiones literarias… sobre aquellos temas que ya pueden ser considerados –aplicando la terminología vargasllosiana– los demonios personales de Thays: la memoria y la ausencia del ser amado. El que esas reflexiones no tengan el interés ni el peso necesario es sin lugar a dudas el mayor problema de Un lugar llamado Oreja de Perro. Como en los personajes y en las historias, aquí también el autor opta por lo efectista, esquemático y algunas veces hasta frívolo.”

No hay en la reseña nada de “critica social” ni de la tan temida presencia de Miguel Gutiérrez. Pero, al parecer, Thays no acepta que se le ponga ningún reparo a su novela, así que inventa una “teoría de la conspiración”: la de los críticos peruanos que no le perdonan… etc. Por supuesto, esa teoría no tiene sustento: las reseñas que cuestionan más duramente a la novela son las del español J. Carrión, el chileno Rodrigo Pinto o el mexicano Rafael Lemus. ¿Serán todos ellos críticos sociales discípulos de Gutiérrez?


A ver qué opinas Gustavo que hablas tanto de las ideas. Agrega la reseña:

http://blogs.elmercurio.com/revistasabado/2009/01/24/leer-un-lugar-llamado-oreja-de.asp

FIDEL K

Anónimo dijo...

Bien por recomendar a la gente que lea la obra de Thais, asi se crea expectativa y se invita a la lectura, que diferencia con el el trato que diste al escritor de Bombardero. Sera por que es tu amigo?

Anónimo dijo...

Te juro que antes visitaba el blog de Thays pero ahora visito el tuyo y el de ybarra porque son los dos contrincantes más respetables en la blogósfera literaria. Me parece que está de más que cites todas las entrevistas que le han hecho porque thays se ha ganado una antipatía a pulso y porque sé que no deja de citarse él mismo en su blog (razon por la cual ya no lo visito, me hartó pues). El que es bueno no lo grita a los cuatro vientos, simplemente escribe. A propósito: eres un buen amigo. rafo.

Ignacio dijo...

1. No existe ninguna obra literaria mala que no haya recibido alguna crítica elogiosa, y tampoco existe ninguna obra genial que no haya recibido alguna crítica mala. Ponderación entonces y a esperar qué pasa con la novela de Thays de aquí a unos años.

2. Solo la paranoia de Thays y la famosa ley de peruano-contra-peruano de Víctor Coral pueden hacer ver la reseña de Rafael Lemus como mala. Al contrario, Lemus reconoce muchas virtudes en la obra de Thays y repite constantemente que la considera una buena novela (incluso a pesar de la superficialidad de Thays, parecería decir) "pero no es Desgracia de Coetzee" Es decir, lo que critica en la obra de Thays no es lo que consigue la novela sino lo que le conseguir. Lo mismo podría decir que "Desgracia" es una buena novela pero no es "La Guerra y La Paz" de Tolstoi. O que "La Guerra y la Paz" es una buena novela pero no es "La Divina Comedia" de Dante. A Lemus la novela de Thays le parece buena pero la ve como un producto elaborado para "gustar" y "ser bueno" y no una obra que rompa el molde. Bueno, es su lectura y Thays debe aceptarla, aunque también está en su derecho de rechazarla. No parece algo muy elevado que un autor defienda su propia novela, pero tampoco es obligación de ningún autor estar de acuerdo con sus críticos. No perdamos la perspectiva.

3. Es cierto lo que dice Thays y las lecturas negativas de su novela, en el sentido en que todas (la de Lemus, la de Carrión, la de Agreda) tienen muy presente al autor de la novela como un personaje público y, al comentar la novela, deslizan sus prejuicios contra este. Pero en eso, la culpa es compartida entre el crítico y el propio Thays, que en su blog ha colgado fotografías suyas en plena farándula literaria y le gusta rebotar cada nota de Bogotá39 como si fuera un selecto Club de Escritores Latinoamericanos. Le gusta jugar al Boom, pues ahí tiene su merecido. Sus broncas literarias contra personajes locales como Miguel Gutiérrez, o internacionales como Fernando Vallejo, José Saramago o Andrés Caicedo, recientemente, lo han convertido en un Personajillo del Mundillo Literario dada la presencia que tiene su blog y, en el Perú, el haber sido conductor de un programa de TV. Desde hace muchos años Thays es una miembro de esa estridente y pesada fauna literaria, al igual que los pueden ser Fuguet, Fresán, Paz Soldán o Volpi. Si revisan la prensa de sus países y los blogs, se darán cuenta de que todos estos escritores mencionados han sido criticados, insultados, menospreciados, acusados de mafiosos o de frívolos o de malos escritores o de marketeros o argolleros. Thays está pagando el precio de haberse convertido, por propia voluntad, en un personaje de esa fauna. Que no llore entonces. Pudo haber preferido mantener un perfil más bajo, como Zambra o Alan Pauls o Daniel Alarcón, pero no lo quiso así y es su opción. El tendió su cama, que se eche nomás. Aunque hay que decir, por cierto, que también Zambra y Pauls e incluso Daniel Alarcón, pese a su perfil bajo, han recibido puyazos y han tenido rencillas literarias públicas en sus países. Cuando Zambra publicó Bonsai, todos los escritores de la generación anterior se le fueron encima, y es célebre la discusión que sostuvo Pauls contra escritores como Fogwill. Y Alarcón ha sido mezquinado varias veces en el Perú como "gringo".

Así que, si le sirve de consuelo, habrá que decirle a Thays que no se considere paranoicamente la única víctima elegida de un grupo de enemigos envidiosos. Simplemente, cuando uno se hace visible al publicar en editoriales como Anagrama y tener presencia en los medios, así como gana lectores también se convierte en un blanco móvil para los dardos de quienes, simplemente, no están de acuerdo con que la fortuna les sonría a esos escritores y no a otros (probablemente, por cierto, esos "otros" incluye a los mismos criticones). Cosas del mundo literario o artístico que no debe hacernos perder la perspectiva de lo que se discute realmente, y es en qué sentido una novela aporta o no algo a la literatura de su autor y, en general, de su país, época o cultura.

Anónimo dijo...

!!Que tal mamani¡¡

PD1:"entonces borra mi comentario ..., y yo borro el tuyo"

PD2:"¡aguafiestas!"

Anónimo dijo...

Faveron:
No te molesta emplear a tu controvertido socio como señuelo para conseguir que te lean. Sabes que un post como este escandalizará a los que no nos gusta su obra y menos su cuestionable intromisión en los diarios y cogollos literarios. Esto habla largamente de tus principios