20.3.09

Una cruzada pro mí

El poeta que no fui 25 años atrás

Insólitamente y para gran diversión de quien suscribe, una serie de mensajes me advierten que dos o tres blogs y una cadena de correos electrónicos se han dedicado a rescatar mi obra poética adolescente.

Sí, pues, escribí poemas en el verano de 1984, a los diecisiete años, en un rapto de delirio versificador que me costó ser desaprobado en casi todos los cursos que llevé de cachimbo.


Dejé de escribir poemas casi de inmediato, con dos o tres recaídas causadas por el amor juvenil en los años restantes de estudios generales.

Eso, por cierto, no impidió que siguiera desaprobando cursos a diestra y siniestra: dos veces estuve a punto de ser echado de la Católica por exceso de vagancia y mis promedios generales solían estar visiblmente por debajo del diez.


Renuncié a la poesía pero no al "ocio creativo". Quizá por eso sólo pude pasar del diez al diecisiete cuando por fin entré a un lugar donde mi diversión y mi obligación coincidían, la facultad de literatura, donde aprendí a no poner la carroza delante de los caballos y me dediqué a leer y leer, antes de escribir.

Y eso es lo que he estado haciendo por los últimos veinte años (hasta que el año pasado, por fin, escribí una novela). Pero ahora, cuando veo los poemas que compuse, o descompuse, al salir de la secundaria, me gana la nostalgia. Lamentablemente, no tengo de ellos sino los pocos que estos blogs y listas de correo electrónico han tenido a bien desenterrar.

Así que quiero pedirles un favor: si alguno de ustedes encuentra más (aparecieron, creo, el año 86, en una revista llamada
Alfareros, que editaba mi amigo, el hoy sacerdote Juan Dejo), le rogaría que me los hiciera llegar. A ver si puedo reconstruir el álbum de mi menoria de ese verano de 1984.

Si los recupero todos, les prometo que los coloco aquí, para placer de maledicentes y mayor gloria de los chismosos.

Por ahora, los dejo con la única línea de esos poemas que se quedó en mis recuerdos y que a la vuelta de dos décadas me sigue intrigando. Creo que ésta en particular no es de 1984, sino de 1986, porque me parece recordar que la escribí unos días después de la muerte de mi madre: "Y vive Dios solitario en las partes donde no vive el hombre".

Ah, y la foto, por supuesto, es un retrato del autor, este blogger, en versión de 1986, antes de la calamitosa caída del cabello y la invasión de estos incómodos rollitos donde una vez estuvo mi cintura. El nombre de la fotógrafa lo escondo: era la chica que me llevó a las recaídas.

52 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Has escrito una novela? A ver pues, para cuando? O te achicas?

Anónimo dijo...

Hasta ahora ni idea tenía que eras una figura tan "central" en el mundo literario peruano, pero viendo cómo algunos se dedican a escudriñar tu pasado pues es evidente que, como dice la canción romántica, muchos sencillamente "can't take [their] eyes off of you."

Biyu dijo...

Debo decirle qe me sorprende el buen ánimo con el qe está manejando el asunto. No tenía idea que eran obras de adolescente. Pero seamos sinceros... muchos escribimos cosas que quizá queden mejor inéditas por esos años. Saludos.

Anónimo dijo...

Flaquito churro !

Chinasklauzz dijo...

Existiria la extrema probabilidad de que estos dos bandos culturales, llegen en algún momento a (¿fumar?) elevar las banderas de la paz. Digamos no estoy en contra de las críticas ni de los malos entendidos, pero me irrita que por temas netamente conceptuales se tenga que llegar a la discordia diaria. Ninguno, es decir nadie es mejor que nadie dentro de este pequeño planeta y lo mejor que hacemos los unos, puede ser lo peor para los otros, pero al fin y al cabo lo que hacemos es cultura, y eso ya es bastante para nuestro país.
El otro día tuve una discusión
con una mujer argentina que dijo "Eduardo Eielson es un poeta menor", lo cual me saco de las casillas. Soy muy nacionalista en cuanto a la calidad de mis poetas.
De los debates podemos sacar ideas, pero no de las ofensas mutuas, eso solo confunde a un servidor.
Propongo un duelo a puño limpio y a volver a ser todos amigos. Al menos sería mas divertido.

Chinasklauzz

Jen dijo...

no mientas, yo no tomé esa foto

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Amadísima Jenny Llanos: si tú hubieras tomado esa foto, estaría en contrapicado. Y no te recontrapiques.

Anónimo dijo...

Ese con! casado y gilereitor...

Abraham dijo...

y cómo superaste esas recaídas amorosas? perdona la pregunta, pero es que me gustaría saberlo.

Anónimo dijo...

Bonita foto en donde con claridad se puede ver (yo puedo)que hay un mundo en la mirada.Pon a ese joven en alguna novela, pon sus traspiés de estudiante descolocado, pon sus tristezas de Werther latino y amoroso, pon todo lo de él que puedas. PERO PONLO.Buena suerte.
JOTABE POQUELIN

Anónimo dijo...

No eras feo de joven, pero tu mala entraña con tanta gente te ha vuelto un monstruo en cuerpo y alma

Anónimo dijo...

A mì lo que me da vergûenza ajena es ver còmo un par de señores que dicen dedicrse a la poesìa (ya que no hacen poesìa) hacen el ridìculo por el mero afàn de hacer quedar mal a alguien. Ademàs quien quiera que haya escrito el horroroso comentario añadio a los poemas terminarà viendo como obras maestras de la lengua los susodichos poemas. ¿Alguien se imagina haciendo eso a Varela o a Sologuren o a Eielson ? Realmente lamentable lo de esos señores. Y para no quedarme callado en cuanto a los poemas, opino como opinaba Westphalen: "Para mi lo màs importante fueron mis errores juveniles". Saludos.

Ivan Thays dijo...

Me he reído mucho con este post. Recuerdo la revista ALFAREROS, que la conseguí gracias a un bono de prepublicación que me vendieron en la fotocopiadora de letras. Yo ingresé a la PUCP en 1986, así que esa es la fecha de edición. Veré si encuentro la revista, que empezaba con una conversación larguísima sobre poesía peruana donde participaban Juan Dejo, Alejandro Latínez, Jaime Urco, etc.

El título de la revista venía de un poema de Heraud, si mal no recuerdo. En el 86 no parecía una mala idea citar a Heraud. Aún no habíamos descubierto a Luis Hernández, que luego reemplazaría al poeta guerrillero en todas las revistas universitarias.

También recuerdo con nostalgia tus poemas, Gustavo, y los de Jorge Frisancho. Me hubier gustado comentarte tus poemas en esa época, pero entonces no éramos amigos. Sí pude comentárselos a Jorge, a quien admiré desde entonces y aún admiro mucho.

Es curioso que ahora usen estos poemas adolescentes para intentar desprestigiarte. Curioso y absurdo, desde el principio mismo: como no pueden oponer un argumento a tus argumentos, quieren establecer que eres (o eras) un "mal" poeta y, por tanto, estás equivocado.

Demás está decir que prefiero mil veces, en su ingenuidad buscada creo yo, estos poemas a los vómitos, excrecencias y diatribas borrachas que escriben (a sus casi 40 años) los que se consideran a sí mismos herederos de Rimabud pero no tienen talento. "Una patada en el hocico" es lo que proponía Gonzalo Rojas a Rimbaud que les lance a sus patéticos imitadores.

Yo no necesito "prejuzgar" tu novela porque la he leído y sé que es extraordinaria. Pero da lo mismo, igual estos sujetos dirán que es malísima. Solo queda tomar sus insultos deportivamente, como lo estás tomando tú. Y cualquier pretexto es bueno para colocar una foto en la época en que uno tenía pelo y no era difícil ser flaco (sigo comiendo ensaladas, por si acaso).

Un abrazo del Iván de 18 años al Gustavo de 17

IVAN

PD.- por cierto, la estrofa de la soledad de Dios es muy precisa. Me gustaría también si la leyese por un poeta cuajado, o incluso si la encontrase por casualidad (la única forma posible de encontrar algo bueno ahí) en alguno de los poemas de esos rimabaudcitos sin gracia.

Anónimo dijo...

El Señor Coral dice: "Hay poemas muy malos de, por ejemplo, Alberto Hidalgo, que reflejan una suerte de interesante "antitalento"."
Seguro que el señor Coral tiene un talento envidiable que hasta por las narices y los poros le sale.
habráse visto

Masubi

Anónimo dijo...

Resulta que Marco Sifuentes (o también Ocram para la comunidad parasitaria virtual) luego de subirse al coche de la solidaridad en el caso de Alvarez Rodrich (AAR), promover una feroz campaña virtual en su apoyo, servir de rebote de otros Blog que la emprendían contra el siempre aburridísimo Perú 21, ha resultado ser más trepador que gato de montaña. Así como lo lee querido lector, resulta que el calichín es el nuevo columnista de Perú 21, el diario que expectoró sin roche a su defendido Augusto. Como diría tres patines "Cosas de la vida chico", y del arribismo también...

Anónimo dijo...

"My holy of holies is the human body, health, intelligence, talent, inspiration, love, and the most absolute freedom, freedom from force and lies, in whatever form these last two might be expressed."

Chekhov

Words I love and offer you on a Spring weekend. Good to see you aren't sweating the small stuff!
**C

Jen dijo...

y para qué existen los banquitos?

Anónimo dijo...

A propósito del caballero champollónico que decriptó OCRAM me pregunto si SETNEUFIS no hubiera sido más faraónico, si hasta parece un nombre de reina egipcia, casi como Nefertitis. Otra cosa que deseo afirmar es que sorprendentemente la cabra suele ser mejor trepadora que el gato montés y la prueba de ello es que muchas veces las cabras dejan sin almorzar a los mencionados felinos.
JACINTO MALOSVIENTOS (Maquillador)

Anónimo dijo...

ke tal cara de niño pobre palestino!!!!

Anónimo dijo...

Siempre un nombre, un apellido, y una profesión distinta. ¿Polígrafo?

Anónimo dijo...

"Rex se inclinó y dirigiéndose a Albinus dijo amablemente:
-En el barco leí su excelente biografía de Sebastiano del Piombo. Es lástima que no hubiera usted citado sus sonetos.
-Son muy malos- contestó Albinus.
-Precisamente es lo que constituye su encanto- dijo Rex"

(RISA EN LA OSCURIDAD, V.Nabokov, parte 16)

Anónimo dijo...

El novelista Iván Thays intenta dar su respaldo al descubierto poetastro Gustavo Faverón (quien considera que la adolescencia abarca más allá de los 20 años de edad e intenta negar sus propios escritos, su poemario inédito “Alejandro Selkirk” y el cuestionario que responde con balbuceos y estupideces en la revista “Alfareros” donde él, incluso, era mayor –en años—que Jorge Frisancho) pero incurre en una suerte de errores, falacias y en una sorprendente revelación, casi de forma (in)voluntaria:


También recuerdo con nostalgia tus poemas, Gustavo, y los de Jorge Frisancho. Me hubier gustado comentarte tus poemas en esa época, pero entonces no éramos amigos. Sí pude comentárselos a Jorge (Frisancho), a quien admiré desde entonces y aún admiro mucho.
Sic. Iván Thays (en https://www.blogger.com/comment.g?blogID=17920328&postID=420004415545898408)

En buen cristiano, el señor Thays aporta a mi teoría que estos círculos viciosos de literatos (lisiados por la falta de creatividad o por la necesidad de una fama o un éxito esquivo, etc.,) sólo responden a un criterio de seudo-amistad por intereses, gustos, alianzas, pactos estratégicos, etc., (¿mafia?). Para ellos la literatura nunca vale por sí misma. Thays, en otras palabras, descaradamente, dice: “Gustavo me hubiera gustado comentar tus poemas pero entonces no éramos amigos; me hubiera gustado reventarte cuetes pero, oh lástima, no te conocía”.
O, ahora –gracias a la bendita polisemia--, tenemos que entender que le hubiera ido a invitarle un café al susodicho para comentarle lo mucho que le gustó sus poemas, sobre todo ese que habla de “la hormiguita y las mil patitas” (¿ese no habrá sido un poema para niños?). No pues, señores, hablemos claro y no tapemos el sol con una mano (Gustavo, Iván, muchachones: no hagan el ridículo más allá de lo necesario. Son verdaderamente patéticos tratando de cubrir sus cojeras literarias sobre todo ahora camino a los 45).

Américo Prepucio (Cartógrafo)

Anónimo dijo...

Manya! Ahora sí te ubico...

Daniel Smisek

Jorge Frisancho dijo...

Gustavo, qué cague de risa. Me has hecho acordar de Alfareros, la revista de Juan de la cual creo se publicó un único número. Y me has retornado un poquito a aquellos años que hoy quiero recordar felices, aunque sé muy bien que no lo fueron. Qué extraña idea la de pretender insultar a alguien enrostrándole sus poemas juveniles. Hay que ser, francamente, un imbécil. Y además, uno completamente desentendido de lo que significa ser (o no ser) poeta, a los 17 años o a los 40. Ojalá encuentres esos textos, y ojalá los postees, aunque solo sea por la nostalgia nuestra.

Iván, me acuerdo de esa charla, que creo fue como nos conocimos, en el tontódromo de Letras, hace 23 años. Paja que no la hayas olvidado tampoco.

Jorge

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Iván, recuerdas más que yo, pero veo que recordamos en el mismo tono y con sensaciones parecidas. Bacán.

***C: Indeed, not sweating the small stuff. Why should I? As Shakespeare-Borges would put it, "there are more things" to worry about... Oh, and I appreciate your Chekhov. Where is it taken from?

Américo: no seas torpe. En 1986, cuando esa revista apareció, Iván no había cumplido ni 18 años. Cuando habla de "comentar" los poemas se refiere a acercarse donde su amigo (en este caso Coco Frisancho) y decirle qué le parecieron. Tú conviertes una cosa tan transparente en una intriga por obra y gracia de tu estupidez. Sólo coloco tu comentario, que debería censurar, porque está claro que dice más de ti que de nadie más.

Smisek: ¿Smisek?

Jorge: gracias por el comentario. Una cosa curiosa: es increíble cómo, pasado el tiempo, la memoria, en efecto, va dibujando como felices unas épocas que no siempre lo fueron. No sé en qué momento empecé a recordar Letras como un paraíso: todos los datos objetivos me dicen que yo y la mayor parte de la gente que me rodeaba estuvimos muy lejos de pasarla de maravilla. Sin embargo, daría cualquier cosa por regresar a esa época aunque fuera por un día. (O quizá sólo si me garantizan que será nada más un día).

Fulano de Chal dijo...

El texto que "Américo" ha enviado es la copia textual de un post de Rodolfo Ybarra.

Ybarra, el mismo que empezó con esta cosa de los poemas juveniles de Faverón, acusa a Thays de mafioso porque cuando tenía 17 años se acercó donde Frisancho a decirle qué opinaba de sus poemas.

Jorge Frisancho dijo...

Y otra cosa que anotar como posdata al comentario de Fulano de Chal. Ivan, de 17, se acerco a mi a decirme lo que pensaba de unos poemas mios muy iniciales. Algo muy horizontal. Yo tenia entonces 18, habia publicado cuatro cosas, andaba sin un cobre, sin chamba y sin influencia en ninguna parte (sigo mas o menos asi). Era apenas un estudiante de Letras (peor que Gustavo: a mi si me expulsaron, por vago, cosa que aun soy). Creer que Ivan estaba buscando sobar a alguien o sumarse a alguna mafia es, francamente, oligofrenico. Propio de alguien que no puede pensar en otros terminos, y no acepta que haya gente sincera.

Anónimo dijo...

Hola, Gustavo. Gracias por tu comentario. Sí, siempre me ha gustado mucho esa cita. La encontré en el prefacio que hace Michael Frayn en 1988 al "Anton Chekhov Plays" Methuen Drama. La cita viene de una carta que Chekhov le escribió al poeta Alexei Pleshcheyev. Te incluyo aquí las líneas que contextualizan el pasaje:

"As Simon Karlinsky shows, in the admirably combative glosses he offers in his edition of Chekhov's letters, the one section of Russian society that Chekhov consistently failed to please was the powerful progressive critical establishment; he lacked an ideology, he lacked social relevance. Chekhov himself put the matter beyond all reasonable doubt, because he did in fact issue what amounted to a manifesto of his beliefs; and it is very different from Trigorin's. It comes in a letter he wrote to the poet Alexei Pleshcheyev (and can scarcely have been intended to flatter Pleshcheyev's prejudices, since he most certainly was a progressive, and had in fact spent ten years in Siberia for his political activities).

"'The people I fear,' wrote Chekhov, 'are those who seek to read tendencies into what one writes, and who want to see me as straightforwardly liberal or conservative. I am not a liberal - not a conservative - not a gradualist - not an ascetic - not an indifferentist. I should like to be a free artist, and nothing else, and I regret that God has not given me the power to be one. I hate lies and violence in all their forms...Pharisaism, stupidity, and arbirariness reign not only in jails and merchants' houses; I see them in science, in literature, and among young people ... That's why I nourish no particular predilection for security policemen or butchers or scholars or writers or young people. Signs and labels I account mere prejudice. My holy of holies is ....That is the programme to which I should adhere were I a major artist.'

Saludos.
**C/SR
P.D. Hablando de romances y adolescencias, les recomiendo una película con Joaquin Phoenix y Gwyneth Paltrow e Isabella Rossellini, entre otros, entitulada "Two Lovers". Bastante buena.

Jorge Frisancho dijo...

Puse este comentario en el blog de Rodolfo Ybarra y lo copio aqui, porque creo que Rodolfo tambien lee este blog.

"Rodolfo, ya que me mencionas, escribo. Sin mala onda, creo que estas hasta el cien. Primero, porque la obligacion del critico no es escribir poesia o narrativa "bien" o "mal" (?segun quien, ademas?); ese reclamo es absurdo. Su obligacion es escribir critica. Segundo, porque juzgar lo que hace un escritor llegado a la curentena por cuatro cosas que publico a los dieciocho no tiene ningun sentido. Tercero, porque aquellos poemas de Faveron son obviamente menores (y el nunca ha dicho otra cosa), pero tampoco estan hasta el culo. Se publican cosas de nivel mucho mas bajo, por escritores que ya pasaron hace rato de la adolescencia (y esta bien que asi sea, en mi opinion: la cosa es publicar lo mas posible, no solo aquello que pase ciertos criterios de calidad previamente establecidos por algun comisario cultural, ?o no?). Y cuarto, porque si de verdad crees que Ivan Thays estaba tratando de sumarse a alguna mafia al acercarse a mi, que tenia entonces solo dieciocho y habia publicado tres poemas sueltos, y bastante malos tambien, en revistas estudiantiles, es que no entiendes muy bien lo que es ser adolescente. Si me quieres incluir en alguna mafia de esas que tanto te joden, tendria que ser una que se haya formado mucho mas tarde, porque en aquel entonces, hermano, yo estaba en nada.

Un saludo,

Jorge"

Eduardo Salazar dijo...

jajaja... lo que faltaba! Bueno, digamos que Góngora y Quevedo siguen vigentes.

Que gracioso post Gustavo, te felicito por la manera deportiva en que has tomado estos "ataques" (los cuales no pueden ser considerados "serios" dada la premisa que tienen).

Y sobre la novela, créeme que muchas personas acá están esperando la publicación (la mayoría para bien)
Saludos

giacomo dijo...

Ni cruzada ni nada, aunque al comandante "brazo armado de la poesía" esta vez sí se le escapó la tortuga. ¿Creerá que es divertido colgar una foto privada e irrelevante para humillar a alguien? Eso dice mucho del Comandante. Pregunto: ¿Y dónde está la literatura...?

Anónimo dijo...

Si necesitas plata avisame. ¿Hay alguna cuenta abierta?

Anónimo dijo...

Luego de todo esto al menos ya sabemos que poeta no eras. Pero dices que hay una novela, para cuando entonces. Esperamos con paciencia...

PVLGO dijo...

Alas, Gustave! Deadlier dart thou hast known not! At last the Armed Arm of the Muse doth lay you low! Alas!

(Uh... Nay, forsooth.)

The Beardless Bard

RODOLFO YBARRA dijo...

Señor Frisancho, mi post anterior y este muestran a alguien (Faverón) que critica a poetas de forma desmedida (con insultos y adjetivos de baja estofa) siendo él alguien que nunca se llegó a “formalizar” como poeta (para decirlo en un lenguaje comercial), no obstante publicar sus textos en “Alfareros” –revista literaria en la que usted, de menor edad que Gustavo Faverón, participa) y donde no sólo aparecen sus “poemas” sino, también, un cuestionario respondido por el susodicho. Cual es el problema que yo, o quien sea, revise esos textos y los traiga como una muestra de lo que hizo un crítico (ahora parece que novelista, también). Creo que ese asunto de la “mala leche” solo ocurre en sus cabezas. Si hay algún agregado como eso del “descrédito” o el “hacer quedar mal a alguien” eso es lo que se desprende de la lectura de los poemas y no de mis modestas apreciaciones (conste que me abstuve de analizar los poemas del señor Faverón). A mí no me interesan si los escribió a los 16 años o a los 13 (cuál es la necesidad de decir la edad, la única de licenciar algún error o alguna imprudencia, por decir lo mínimo). Esos textos se publicaron cuando él tenía 20 años y eso es lo que veo en la revista (que por cierto es muy válida porque ahí aparece un “conversatorio sobre la poesía” con la participación de Miguel Ángel Huaman, Juan Dejo, Rocío Silva Santisteban, Claudio Baschuck, etc.,). En cuanto a lo que dice el señor Thays, es lo que puedo percibir de su endeble “apoyo” a su amigo Faverón: “Me hubier gustado comentarte tus poemas en esa época, pero entonces no éramos amigos”. Otra vez volvemos al asunto de la fuente que es de donde se desprende toda posible relación con un círculo de literatos basado en cuestiones extraliterarias, amiguismos, camarillas, etc., donde los textos se validan por “cuánto te aprecio”. Lo de la ¿mafia? (así con signos de interrogación) siempre ha sido una joda. ¿O hay alguien con metralleta por ahí cobrando cupos?

Saludos.

PD:
Ud. Debe recordar esa anécdota –salvando las distancias, claro está— cuando Lukács en 1903, a los 18 años quema sus escritos porque le parecían insuficientes. Si alguien hubiera mostrado sus escritos de adolescente cuando el filósofo tenía cuarenta años, nadie (se lo aseguro) hubiera pensado que lo querían “desacreditar”. Si alguien se siente seguro de lo que hace no debe amilanarle su pasado mediato.

Ivan Thays dijo...

HOLA, PONGO AQUI LO QUE RESPONDI EN MI BLOG A LO QUE DICE RODOLFO YBARRA SOBRE MIS SUPUESTAS INTENCIONES AL QUERER COMENTAR POEMAS A ALUMNOS DE MI EDAD EN LA PUCP.

No me sorprende que interpretes eso erróneamente. Tú vives en un mundo donde la literatura es leer blogs y donde se comenta anónimamente. Para ti, hablar de un libro es denigrarlo o alabarlo desmedidamente para insultar a otro.

Pero yo vengo de un tiempo en el que estudiamos literatura porque amamos los libros, y en esa época uno podía hablar de un poema con su autor sin necesidad de insultarlo o alabarlo. Solo conversar. Eso hice con Frisancho y lo hubiera hecho con Gustavo, pero mi timidez, el hecho de estar en un ciclo menor que él y el que Gustavo siempre estuviese rodeado de amigos (y yo solo) hizo que no me acercase a él a decirle que leí sus poemas simplemente y luego hablar de literatura.

Sé que tu oficio es el de maquillador, pero no trates de maquillar mis palabras para interpretar lo que te conviene. Ya bastante ridículo estás haciendo en esconderte bajo un seudónimo.

saludos

IVAN

Anónimo dijo...

1.-Quién no ha escrito o publicado poemas en su adolescencia. Yo creo más bien que hay cierta dignidad en abandonar todo intento cuando uno se da cuenta que la poesía no es lo suyo. Peor es persistir y continuar en la brega con la esperanza de que el genio algún día nos ilumine o que una musa más humilde nos haga “buenos” poetas. Por cierto, el adjetivo “bueno” aplicado a los poetas –empleado por Coral en cierta ocasión- siempre me ha parecido muy triste. Como cuando en cuestiones de amor se le aplica al “buen” hombre. Mejor ser excelente crítico, creo yo, que “buen” o “mediano” poeta.

2.-Un hombre, bueno de veras, ha dicho: “cuando tu enemigo no encuentra fallas en tu modo de razonar, hurgará en tu reputación”. En este caso, ciertos ociosos han hurgado más bien en el pasado. El resultado, en realidad, es el mismo. El paisaje no ha cambiado para nada. La calidad de los poemas del blogger de Puente Aéreo, en nada afecta la validez de sus cotidianas opiniones.

3.-Manifestar que el crítico es severo debido a su fracaso en el área creativa, es algo insensato. La crítica es otra forma de la creación, y si alguien alguna vez se atrevió a escribir algunos versos y luego se dio cuenta que la prosa era el vehículo idóneo para expresar sus ideas, bendito sea, porque encontró su camino y llegó a la conclusión de que con el cambio, en lugar de disminuir, crecía. Se llama evolución este fenómeno, maduración. Y es enteramente normal.

4.-El consejo debe ser más bien para aquellos que buscan vestigios del pasado de sus enemigos con el ansia y celo de un arqueólogo enamorado de Egipto. Así es: amor y odio muchas veces se tocan, como lo sugiere cierta novelita menor de Bioy Casares. Amigos, les digo yo, dedíquense a leer de veras, no a llenar sus blogs de nombres célebres , de elogios vacuos, de notas que no reflejan –ni en el contenido ni en la forma- el efecto benefactor que sus numerosas alusiones sugieren.

Rafo dijo...

Hola Gustavo!
Creo que la mayoría de situaciones el ser humano se convierte en un monstruo notálgico no de deja de lagrimear y de moquear recordando esas épocas desenfrenadas y colmadas de libido.
En realidad no son malos recuerdos por el hecho de esas malas notas que tenías, sino al contrario, son épocas gloriosas, épocas de conquista en la vida.
Una pregunta: en tu libro ¿también haces mención a tus amoríos y/o a tu recaídas amorosas?


Un saludo afectuoso desde Lima.

Anónimo dijo...

Sí, Smisek. Que no quemó sus escritos como Lukacs (porque quemarlos es dignificarlos) sino que los perdió por allí. Y que en esa época andaba (de salida) por el patio de letras mirando con curiosidad a esos mocosos que publicaban su poesía, él, que no había publicado nunca ninguna, que -quizá felizmente- dejó que las cosas poéticas de los promo 1975-1985 quedasen en manos de los Montalbetti, Mazotti, Limache, Chirinos. Mira cómo salieron al fin las cosas.

Saludos

Lucio Suárez dijo...

Para el coment de Chinasklauzz:
La posibilidad de que algún armisticio deseable pueda abrirnos una era de, digamos, "pax literaria" en nuestro medio, es casi improbable.
Lo que hay que hacer aquí, en este tipo de confrontaciones, es excluir cualquier posibilidad de razón o argumento. Pues, todo, los ataques y defensas, incluidas las del propio Gustavo, esconden móviles extraliterarios. Yo creo, que efectivamente el amiguismo antes que otras consideraciones, tiene un peso excepcionalmente mayor entre nosotros los peruanos que en otros medios. Existe en el seno de las clases altas y el seguidismo de las clases medias, una moral de grupo, arraigada hasta los tuétanos. Es una forma de la inseguridad individual de los peruanos.
Pero, también es preciso reconocer que existe en correspondencia, un gran sentimiento de envidia y resentimiento entre las clases más bajas. Eso no cabe negarlo. Primero hay que reconocer con valentía estos lastres. Y, luego, penetrarlos hermeneutica o fenomenológicamente para extraer un conocimiento mejor del problema, con miras a superarlos. Dicho esto, por supuesto, en términos generales. Como rasgos de una cultura, de una idiosincracia.
Lo demás, las pullas, y las eternas liquidaciones mutuas, son solo natural consecuencia.
La cuestión que queda es la preg

Anónimo dijo...

ibarra chismoso

Anónimo dijo...

No deja de ser cómico todo estos 40 comentarios, casi. Ibarra sufre de ser Ibarra. Esa es la diferencia con usted: usted no sufre por ser Faverón, es más lo disfruta. Ibarra, como buen sacerdote, quiere inocularle resentimiento, culpa, ¡me arrepiento de haber escrito esto poemas!¡ahora sí mi vida académica está arruinada!¡mis días como blooger han culminado!. Nada eso.

Es gracioso ver el combate. Yo soy el juez, por supuesto. Ibarra pierde por lejos, por exceso de afectación, por sensibilidad múltiple. No veo cambios en el corto plazo.

Anónimo Clínico


p.d: los poemas estan el promedio de cualquier revista universitaria.

Anónimo dijo...

"Pero yo vengo de un tiempo en el que estudiamos literatura porque amamos los libros, y en esa época uno podía hablar de un poema con su autor sin necesidad de insultarlo o alabarlo."

Yo creo, aun hoy, que estas palabras estan vigentes, porque la literatura es vida asi sea el bosquejo de algunas palabras que unidas tenian la intension de convertirse en poesia. Me solidarizo pues con la "cruzada".
Rescato la honestidad y la transparencia de Thays, rescato tambien la manera tan inteligente que Faveron ha tomado frente a todo este asunto.
Saludos,

Eduardo Gonzalez dijo...

Senor Faveron:

Esos versos que dicen que han encontrado de uste no tienen ni rima ni metrica, ah? El tema es incomprensible, oiga uste. No hay ni grandeza espiritual ni viril entusiasmo.

Como puede ser! No hay siquiera un carajo, oiga uste! Por que sera que lo escritores no son todos como el senor Ybarra. Ese si es un poeta de verda, oiga uste.

Uste, que gana en dolares y tiene un trabajo fijo, cumple horarios, paga impuestos, se banha diario y trabaja sistematicamente no puede llamarse poeta... tiene por fuerza que ser critico de los varones como Ybarra, que han hecho de la cera auricular y el olor de axilas un emblema de pundonor creativo.

Vade retro Faveron!

Anónimo dijo...

En la época del poema, F>averón no parecía bañarse a diario...hmm...

Eduardo Gonzalez dijo...

RETO A FAVERON

Uste que se hace el machito
y que presume de pueta
Respete la voz de Ybarra
Y aceite un reto viril


Cuantos hay que publicaron
Malos poemas hace años!
Ingenuidades de ñaños
Que bobos versificaron.
Pero pocos con audacia
Se atreven a criticar
Los deberes de escolar
De quien escribe con gracia.
Esto a uste le importa un pito,
Uste que se hace el machito

Uste que reparte ofensa
Como quien reparte pan,
Uste a quien mucho le dan
Sus amigos de la prensa.
Como escribe mal critica
A los autores de bien,
Los embiste como tren
Y ataca cuando se pica.
Chilla como acuseta
Y que presume de pueta

La luz de Coral observa
Todo amigo del lenguaj,e
Garvich ilumina el viaje
No Thays y su caterva.
Entre andinos y criollos
Ta clara su conviccion:
Su blog es una miccion
Limeña con puros rollos!
No escriba uste mas chatarra,
Respete la voz de Ybarra!

No se chupe, no se achique!
Llame a los chicos de ayer,
Que se atrevan a leer
Lo que escribieron, a pique!
Publique sus versos malos
Pa que ria el respetable,
No se nos haga el amable
Ni se salga por los palos.
No nos rinda excusas mil
Y acepte un reto viril!

Anónimo dijo...

Eduardo Gonzales.... plop!

Un poema con metro y rima, un poeta macho y viril. Un poema de uste(d)

Extracto del libro
Los Poemas (o el poema como un gran pene)
Anonimo del siglo XXVIII y medio

Anónimo dijo...

Disculpe Ud. que le diga esto, Sr. Gonzales, pero acaba de destrozar todos y cada uno de los parámetros que determinan la confección de una décima de pie forzado. La segunda redondilla de cada estrofa es cacofónica: ¿abcc? Basta ver los cuatro versos de la cabecera: los pies ni siquiera le riman. Y si va a emplear ese lenguaje, lea un poquito más a Nicomedes antes de mostrarse así.

Anónimo dijo...

De la lírica priápica:

Duelos y virilidades, guerras y micciones, pitos y palos, retos y respetos ... más que viril esto parece viral.

Anónimo dijo...

buena faveron, donde se puede leer la novela...?

Eduardo Gonzalez dijo...

Hey, ano-nimo numero 25:
No jodas pues, escribir a las 2 de la manana en 15 minutos no da para tafetanes...

En todo caso, para ser constructivos, pasame el dato correcto de la decima de pie forzado... yo hice abbacddcee siguiendo a mis maestros de Don Porfirio, pero si tu dices que la cosa es distinta, comparte pe...

Anónimo dijo...

Así no te guste, insisto: no la ves como poeta y tú formas parte de un grupo de bloggers lesivos para nuestra blogósfera (Iván Thays, Daniel Salas, Víctor Coral, Rodolfo Ybarra, Zeta y tú).