26.7.09

El rabo y la paja

Mean, Meaner (y Mean Mini-Me): Lúcar, Ortiz y Miyashiro


En el programa de Nicolás Lúcar se denuncia una terrible red de prostitución infantil.

Otro informe transmitido inmediatamente antes por ese mismo programa cuenta, muy de pasadita, que el peluquero Marco Antonio tenía la costumbre de sostener relaciones sexuales con chicos menores de edad a cambio de dinero y que uno de esos chicos había sido quien años más tarde se convirtió en su asesino.

A Nicolás Lúcar, sin embargo, no le parece sensible el vínculo: habla del informe sobre la prostitución infantil con tono de acusación, protesta e indignación. A Marco Antonio, en cabio, se refiere hagiográficamente: que el peluquero haya prostituido a menores, como sus propios periodistas afirman, no parece perturbar a Lúcar ni a nadie.

Por otra parte, Beto Ortiz pone el grito en el cielo: no es posible que un medio haya dado a conocer públicamente la condición de VIH positivo de Marco Antonio. Eso viola los derechos del desaparecido empresario, derechos que no desaparecen al fallecer el individuo, y viola específicamente una ley de protección de la intimidad que prescribe que sólo la víctima de VIH puede revelar que lo es.

Unos días antes, el mismo Beto Ortiz (Miyashiro es mantequilla) ha revelado en televisión el contenido del blackberry de Marco Antonio, haciendo referencias a llamadas, agendas y a textos encontrados en la memoria del sofisticado telefonito, y ha colocado en pantalla la pantalla del aparato ajeno, permitiendo que cualquier extraño lea parte de su contenido.

¿Lúcar no podría indignarse contra todos los que promueven la prostitución infantil? ¿Ortiz no podría denunciar todas las violaciones de la privacidad ajena, en vez de denunciar solamente las cometidas por su competencia? Más fácil: si va a denunciar esas violaciones ajenas, ¿no podría abstenerse de cometer él mismo al mismo tiempo otras similares?

Podrían, pero tendrían que dejar de ser Nicolás Lúcar y Beto Ortiz. Necesitarían de una moral que les diera vida real a sus poses moralizantes, las más inverosímiles, chatas y mentirosas que cualquier señal electrónica pueda transmitir.

7 comentarios:

verdemundo dijo...

Posturas de adictos al rating.

Anónimo dijo...

"ha colocado en pantalla
la pantalla del aparato ajeno"

¿Beto Ortiz Pajuelo
hizo eso?


Eso no tiene nombre...

Anónimo dijo...

Uy no hablemos de moralistas que deben ser moralizados. Hay ropa tendida.

Jus dijo...

TODO SOBRE LA FERIA DEL LIBRO DE LIMA 2009..TODOS LOS DÍAS

http://libertadperiodistica.wordpress.com/

Anónimo dijo...

Los estados policiacos siempre tienen "fusibles" cuando se hace necesario cambiar de frecuencia, 'gentes' como Ramón Mercader o Jack Ruby listos a inmolarse por una buena suma de dinero "para la familia". Son desperdicios humanos que los aparatos del Estado levantan de los muladares para utilizarlos en determinadas circunstancias de verdadero apremio.

No hay que olvidar que Beto Ortiz huyó a los EEUU porque fue sorprendido infraganti extorsionando con unas grabaciones a un candelejón del entorno de Toledo que hacía sus primeros pininos de 'Montesinos' de los chakanos.

García sacó del muladar a Hernán Garrido Lecca, Javier Valle Riestra, Aurelio Pastor, "tape" Gustavo Espinoza, Mónica Delta y una patota de mermeleros que hoy sobresalen en las 'noticias' .

Anónimo dijo...

Esos que mencionas son una verguenza para el periodismo peruano. Me revienta de sobremanera Ortiz es un hipocrita y acomodado, incluso con algo tan cercano a el como el respeto a los derechos de los homosexuales, sus reportajea sobre ellos son todo maniqueos y morbosos, una verguenza realmente.

Anónimo dijo...

Si pues esa gente es un asco y es importante que existan post o articulos como ese para que la gente se sensibilize y tome consciencia de una vez.