27.7.09

Medida áurea

Sobre unas declaraciones de Mario Vargas Llosa

En la Universidad de Granada, al recibir un doctorado honoris causa, Mario Vargas Llosa ha dado un discurso que los cables resumen a su mínima expresión. No puedo, entonces, comentar el discurso, pero sí las ideas centrales que las noticias esquematizan.

Vargas Llosa ataca al multiculturalismo, que describe como un resultado de la corrección política, y hace lo mismo con las formas de relativismo que evaden la jerarquización de los gustos estéticos.

Es bueno notar, desde un principio, que, en contra de lo que dice el novelista, el multiculturalismo no es un resultado de la corrección política: la corrección política, más bien, fue concebida como un mecanismo instrumental para dotar a los individuos de diversas procedencias dentro de una misma sociedad de unas mismas probabiliadades de acceso a sus circuitos; la idea era proporcionar a las minorías segregadas unas ciertas rutas de ingreso de las que antes carecían.

Vargas Llosa debería saber que ésa era una idea esencialmente liberal: el convencimiento de que sólo una vez que todos los miembros de una sociedad tuvieran similares posibilidades de acceso e interacción dentro del mundo en que habitan podría decirse que tienen idénticos derechos y semejantes posibilidades de competencia.

Alguien que, como Vargas Llosa, aboga por la inclusividad y, es más, por la asimilación cultural, debería también saber que algo tiene que hacerse desde el poder, desde el centro de las sociedades, para que esa inclusión y esa asimilación se produzca de manera real, venciendo las viejas costumbres y los viejos automatismos de sociedades que fueron construidas sobre la separación de estamentos, la marginación de etnias y la segregación de grupos culturales.

Y debería detenerse a pensar en cuáles han sido las consecuencias históricas de considerar a unas culturas como superiores a otras: conquistas, explotaciones, genocidios, expoliaciones, esclavitudes, servidumbres. Debería evocar la imagen del culto sacerdote español que leía proclamas en una lengua extraña ante los indios y luego se arrodillaba a rezar mientras sus compañeros de viaje los sojuzgaban o, simplemente, los masacraban: ese sacerdote era más culto que sus víctimas, sin duda, sabía varias lenguas, leía y escribía, provenía del gran centro de la cultura.

¿Pero no sería su sola violencia suficiente razón para dudar sobre la superioridad de su cultura o, al menos, sobre cualquier idea moral o ética que se quisiera adscribir a la atribución de ese rasgo de superioridad?

¿Por qué se sorprende o se indigna Vargas Llosa de que la noción de la superioridad de ciertas culturas sobre otras sea vinculada por algunos de sus críticos con el peligro racista? Todas las nociones conocidas de racismo empiezan por concebir a los miembros de una determinada raza no sólo como inherentemente más sofisticados, inteligentes y civilizados que los miembros de otras, sino también como más buenos y más bellos. Eso pensaban los racistas españoles en la colonia, los belgas en el Congo, los nazis en el Holocausto.

Vargas Llosa reclama que hoy es cada vez más difícil asegurar cuándo un objeto es bello, e incluso qué cosa es la belleza misma, y que eso se debe a la aceptación de la multiculturalidad y al relativismo de la corrección política.

Hay, por supuesto, una enorme confusión en ello: la multiculturalidad no niega la mayor maestría estética de unos creadores sobre otros ni la superior jerarquía artística de unas obras sobre otras. Una Pacha Mama de Hilario Mendívil sigue siendo superior a una Pacha Mama cualquiera de algún mercadillo de Petit Thouars.

Al mismo tiempo, el hecho de que una Pacha Mama de Mendívil sea infinitamente más rica, compleja y significativa que una escultura rutinaria de Iglesia Europea nos debe dar a entender que la escultura europea no puede verse en bloque como superior a la escultura del neobarroco andino contemporáneo.

¿Eso, acaso, quiere decir que proviene de una cultura inferior?

Lo que el multiculturalismo niega es que todo el arte universal deba ser juzgado de acuerdo a los patrones estéticos de una sola cultura (la europea, esa enorme abstracción) que se erija, así, en una suerte de número áureo para tomar las medidas de la belleza de objetos creados fuera de sus patrones.

Y lo mismo va, andando más allá de las fronteras del arte, para los demás territorios de lo cultural.

Borges escribió un relato pequeñísimo que era una reflexión sobre el tema de la mentirosa superioridad de unas culturas sobre otras (o de unos objetos culturales sobre otros). Se llama "Los dos reyes y los dos laberintos".

Un rey babilonio construye un complejísimo laberinto y encierra en él a un rey árabe. Tiempo después, el rey árabe se cobra la venganza liberando al babilonio en un laberinto diferente: "la mitad del desierto". El espacio más sencillo, silvestre y rudimentario puede ser infinitamente más complejo que el espacio más sofisticado y difícil.

¿Desde qué lugar se comprenden ambas formas de sofisticación? Para Vargas Llosa la respuesta es obvia (está explícita en casi todos sus ensayos, implícita en la mayoría de sus novelas): desde la tradición más eminentemente occidental.

La fácil certeza de esa respuesta es visiblemente sospechosa. Cualquier respuesta que aspire a ser inteligente debería tomar los diversos mundos culturales no sólo como objeto de observación sino también como lugar para la observación. El multiculturalismo puede, sí, generar infinitas miopías, pero al menos tiene más ojos que su opuesto, el monoculturalismo.

Y si el precio del multiculturalismo es la evanescencia o la disolución de una noción mecánica, inmediata y facilista de "belleza", me parece un precio pequeño al lado de sus beneficios: la casi infinita expansión y complejización de nuestra capacidad para captar otras formas de belleza, otras maneras de sofisticación, otros caminos de exploración estética, artística, cultural, y, con ello, la reivincidación social de quienes los producen.

También hubo un tiempo en que todo el género de la novela fue visto como secundario, inferior, barato y descartable, y el novelista como un escritor marginal, sin talento para las grandes empresas (la tragedia, la poesía lírica, por ejemplo). Gracias a Dios, para Vargas Llosa, esa idea se derrumbó, y, como mostró un crítico al que, si no recuerdo mal, Vargas Llosa es aficionado --Marcelino Menéndez Pelayo-- no poco tuvo que ver en ese cambio, en la tradición hispana, la aceptación de modelos literarios marginales, minoritarios y antes menospreciados, provenientes de otras culturas.



27 comentarios:

Anónimo dijo...

Las declaraciones de Mario Vargas Llosa merecen ser ampliamente debatidas. Si él considera que existe una jerarquia en relación a las diferentes "culturas", en la literatura, en el arte, etc. Si su pensamiento es de que existe una cultura superior a otra, distinguiendo a las personas entre cultos e incultos, y si un creador de cultura es expresión de muchas personas, lo que se desprendería de la afirmación de Vargas LLosa, es que habría personas, gentes con posiciones distintas dentro de una jerarquia, mejor dicho personas superiores cultas, y personas inferiores incultas.

Pero lo más grave de sus afirmaciones es que añade que para evitar esta errónea valoración cultural, debería formarse una especie de tribunal de "élite" como él mismo lo llama. ¿Quiénes designarían este tribunal del canón? Cualquier escritor, artista sabe que las obras reconocidas en una época, muchas de ellas, la mayoría, son olvidadas con el tiempo. Y otra son revaloradas y alcanzan incluso la estatura de grandes clásicos universales. Dos ejemplos: Shakespeare, ignorado 300 años y Bach olvidado 100 años. Los grandes cradores no son visualizados, vistos por sus contemporáneos, muchos son valorados recién después de muertos, los ejemplos son tantos que no vale mencionarlos. Esta designación de una élite no sólo es aristocrática para países como el nuestro donde la cultura de los "cultos" es practicada por una infima cantidad de personas, es aberrante y hasta tiene penosamente un tufillo fascita. ¿Se está haciendo viejo nuestro querido Mario?

Angry Girl dijo...

bueno, yo pienso que el desarrollo de una sociedad se mide por su nivel cultural o por su cultura y evidentemente si uno piensa en paises subdesarrollados como el mio, Colombia y ve su cultura, podria deducir que van el uno con el otro

Durán dijo...

La primera vez que leí a Vargas Llosa hablando sobre superioridad cultural fue en este artículo.
Peligrosísima idea que no solo se relaciona con lo estético, sino que puede defender discursos como los de Aldito M., que se burla de la "puta" cosmovisión nativa y justifica meter bala y napalm a los indios que se rebelen.
Y aun así, MVLL ha sido nombrado para realizar el Museo de la Memoria. Precisamente, el discurso que ahora él defiende fue el que motivó a muchos militares a masacrar pueblos completos.

Anónimo dijo...

http://www.ugr.es/~proto/documentos/DISCURSO%20SOBRE%20LA%20CULTURA.%20GRANADA.pdf


es el discurso completo

El tomate turbio dijo...

Angry Girl: Debes tener cuidado con tu concepto de "cultura" y la forma como lo usas. No me parece que quede claro lo de "nivel cultural" en tu comentario. Ojo, que de un descuido vas aceptando cierto determinismo insoslayable en la calificación de países subdesarrollados. Seguro, Colombia no tiene tanto "capital simbólico" como otras naciones, pero no se está hablando de eso acá, se está hablando del derecho que las mismas naciones o culturas tienen o pretenden tener para postularse como legítimas creadoras y receptoras de valores culturales. Complícale un poco más a la medida áurea que te mida, porque corres el riesgo de quedar desclasificada de entrada.

Angry Girl dijo...

"legítimas creadoras y receptoras de valores culturales"? yo lei el articulo que linkeas en el posty no entendi eso ni alla ni aca, perdon por mi poco entendimiento, yo ocmento no tanto de lo que dice este post, mas de lo que cie Llosa

Llosa esta diciendo que ese derecho no existe? yo no interpreto asi, me parece que habla de otra cosa, de que hya mejores culturas que otras, o de valores en las culturas, mas de que estas no puedan crealros, decir que una cultura es mejor que otra no es quitarle el derecho a un pais de crear sus propios valores culturales no?

con nivel cultural quiero decir con la calidad de su arte y tambien su cantidad

perdon si no entiendo nada o no lo entiendo claramente, pero aun asi el sunto me interesa, es mas el ultimo parrafo de su comentario no lo entendi

giancarlo dijo...

Yo me enteré del comentario por el periódico y, la verdad, lamentable. Espero que al menos sirva para mucha gente reflexione. No deja de sorprender que un hombre tan "culto" quiera servirse de la "cultura" (o lo que él entienda por eso) como un término excluyente. No deja de sorprender, a pesar de que haya sucedido tantas veces a lo largo de la historia.

Gracias por pronunciarte, excelente post.

Anónimo dijo...

Que te hizo el Cuzco para escribir esto? ES sorprendente leerte a veces pareces esquizofrenico, solo hace unos posts atras escribias cosas como que "de que les sirven sus lenguas a los indigenas" avalando politicas de lengua unica y forzado unilinguismo, atacabas a los que se identifican como escritores andinos y ahora sales con esta hermosa pieza de defensa multicultural.
Pues si es un cambio debido a la reflexion enhorabuena, espero que no sea solo la correccion politica del que aprenden en USA y no sea solo floro sino que se traduzca en la practica, al menos apoyando a los creadores culturales que buscan la interculturalidad, ojo que es eso lo que debemos buscar en el pais pues la multucultaridad asi a secas tiene sus problemas, pues si te quedas sin aprender nada de tus vecinos al final las elites comandadas por Alditus M. siempre impondran sus visiones.

Anónimo dijo...

VLL siempre ha tenido ese discurso y es por eso que ha sido senalado como un racista por diversos academicos, organizaciones y lideres indigenas. Pero los "intelectuales" peruanos nunca se han dado por enterados y lo defienden a capa y espada diciendo que es por que es "liberal", se estaran empezando a dar cuenta? No lo creo aunque en teoria lo critiquen siempre la defensa de sus privilegios y el dinero haran que lo defiendan.

Miguel Rodríguez Mondoñedo dijo...

No he encontrado yo en el discurso de VLL, que está aquí. esa idea de "tribunal de élite". Lo que dice es lo siguiente:

"Jerarquías en el amplio espectro de los saberes que forman el conocimiento, una moral todo lo comprensiva que requiere la libertad y que permita expresarse a la gran diversidad de lo humano pero firme en su rechazo de todo lo que envilece y degrada la noción básica de humanidad y amenaza la supervivencia de la especie, una élite conformada no por la razón de nacimiento ni el poder económico o político sino por el esfuerzo, el talento y la obra realizada y con autoridad moral para establecer, no de manera rígida sino flexible y renovable, un orden de prelación e importancia de los valores tanto en el espacio propio de las artes como en las ciencias y técnicas: eso fue la cultura en las circunstancias y sociedades más cultas que ha conocido la historia y lo que debería volver a ser si no queremos progresar sin rumbo, a ciegas, como autómatas, hacia nuestra propia desintegración."

No son tribunales, sino la búsqueda de criterios universales.

Ahora bien, el artículo explícitamente asume la definición de cultura de T.S. Eliot: “todo aquello que hace de la vida algo digno de ser vivido”.

No creo que haya nada questionable a esa definición. La única manera de hacer eso incompatible con un respeto irrestricto a las culturas es imaginar que las personas no pueden decidir por su cuenta qué es lo que es digno de ser vivido.

La pregunta que habría que hacerle a VLL es cómo se van a usar esas jerarquías. ¿Cuál es el programa de acción que se sigue de ellas? ¿Qué hacemos si no hay consenso? Mientras esas preguntas no se respondan, no hay realmente nada sustantivo en lo que está diciendo.

El peligro, claro, es que ese discurso traiga respuestas implícitas ("si no hay consenso usamos Napalm", por ejemplo). Curiosamente, si ese es el caso, significa que es meramente una forma "políticamente correcta" de expresar un discurso discriminatorio. Por supuesto, no sabemos bien si ese es el caso.

Anónimo dijo...

Miguel is right. Vayamos a discutir a su blog y no al de este amargado

Anónimo dijo...

http://www.elcomercio.com.pe/noticia/319189/joven-saudi-podria-condenado-muerte-hablar-sexo

http://www.elcomercio.com.pe/noticia/320343/atentado-espana-coche-bomba-eta-deja-mas-60-personas-heridas

Anónimo dijo...

Si de la búsqueda de criterios universales, por una elite dictaminadora, propongo como candidatos a esta élite pensada por Vargas Llosa a: Rivera Martínez, Miguel Gutiérrez, Oswaldo Reynoso, Oscar Colchado, Gregorio Martínez, Eduardo Gonzales Viaña, como primeros nombres que se me ocurren. Sería interesante saber si Mario Vargas Llosa los aceptaría como miembros de la élite que debe determinar qué es culto y qué es inculto en literatura. Claro, no se trata de un tribunal, estoy de acuerdo en eso. Los tribunales penalizan, condenan. Vargas Llosa desea una élite que haga justicia a los buenos escritores, que no se les confunda con otros que son inventos mediáticos que son los que fomentan la incultura.

Anónimo dijo...

Wow, nadie te entiende Gustavo, hace años te peleabas con los culturalistas de la pucp xq trataban de expandir la idea de cultura a todos los discursos q lña sociedad presenta conciente e inconcientemente y ahora criticas a vargas llosa por tener tu idea que tenias antes.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Último anónimo: precisamente en este mismo post, dando el ejemplo de Mendívil, digo que el multiculturalismo no tiene por qué implicar la idea de que todo producto de una cultura popular es relevante desde el punto de vista estético. Si estás pensando en los cómicos ambulantes y asuntos similares, mi posición de entonces es la misma de hoy. En el choque entre el multiculturalismo y el monoculturalismo eurocéntrico las afiliaciones no se eligen como quien opta entre la U y el Alianza.

Anónimo dijo...

"relevante desde el punto de vista estétivo" -Pfffff, creo que nadie se pondría de acuerdo en qué es relevante desde el punto de vista estético. Si ese era el objetivo de tu post, entonces creo que tu post no es tan 'relevante', salvo que expliques cuál sería ese sistema para separar lo estéticamente relevante de lo no relevante. Creo que gente que piensa en un canon (tipo H. Bloom) puete estar cerca de la respuesta, pero hay tantos ejemplos y diversidad. Buena suerte.

Anónimo dijo...

ah, error: quise decir estético, no estetivo.

Anónimo dijo...

Yo creo que Vargas Llosa se siente viejo y pues anda revisando los temas de Occidente, su decadencia, el legado y oportunidad de la izquierda ahora, Mayo del 68 (su ultimo articulo: prohibido prohibir) y pues me hace pensar ya que eso de que ahora nuestra cultura enaltezca esperpentos de arte como los de Damien Hirst (otro articulo de Vargas Llosa: caca de elefante (sic)), se nombre a la obra de Duchamp (un urinal) como la mas influyente del siglo (
http://news.bbc.co.uk/2/hi/entertainment/4059997.stm), en politica se busque repartir puestos solo por la etnicidad de los postulantes y no las calificaciones (caso jueza Sotomayor), el ascenso de lo politicamente correcto en las noticias y los medios (o de Lucar, Beto Ortiz, y Jessica Tapia como tu has comentado antes), la falta de respeto a la autoridad, el que se vea mal poner notas altas a los buenos estudiantes y hacer sentir mal a los que no las sacan, etc, etc. Casi como en la novela 1984 en que a una palabra la hacian llegar al extremo de tener el significado de su contraria. En fin, hay mucho de lo que dice ese articulo que me hizo recordar el discurso de asuncion de Sarkozy de acabar con Mayo del 68 (http://www.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticulo=137). El pais socialista por excelencia va de retro ahora.

strummer dijo...

Otro ejemplo del mundo al reves, policias acusados de defenderse mal cuando iban a ser atropellados. El New York Times indignandose de abuso ante una persona "no armada" que solo esta utilizando su auto como "vehiculo". La ignorancia dando lecciones de moral

http://www.capmag.com/article.asp?ID=5186

Anónimo dijo...

Me parece censurable hacer crítica a partir de las notas periodísticas esquemáticas y apuradas, tomadas por un periodista que no entendió nada del discurso de Vargas Llosa. Lo serio era leer el discurso mismo, y luego hablar y criticar. Gracias a Rodríguez Mondoñedo, hemos podido leer el discurso original y resulta que todo lo que dices, amigo Faverón, es impertinente, gratuito y prejuicioso. Tremendo resbalón. Vargas Llosa no dice nada de lo que le atribuyes a partir de una gacetilla chapucera. Más seriedad para otra vez. Lo alucinante es ver con qué facilidad el resentimiento gratuito contra MVLl no tarda en expresarse apenas se presenta la oportunidad con afirmaciones delirantes y estúpidas que llegan al extremo de atribuirle intenciones de "bombardear con napalm a los indios que se rebelen", como dice ese alucinado de Durán, a quien no contradices, por lo que entiendo que debes estar de acuerdo con él.
Danika

Félix Reátegui dijo...

Lo verdaderamente "chapucero" es acusar al autor de este blog de "resentimiento gratuito contra Vargas Llosa". Creo que Gustavo es uno de los críticos que mejor aprecian -es decir, que aprecian con mejores fundamentos-- la obra de Vargas Llosa. Por lo demás, sería bueno que el anónimo explicara en qué sentido el discurso de Granada contradice lo dicho aquí sobre la rígida aproximación actual de Vargas Llosa al problema de las jeraraquías en el dominio de la cultura.

Anónimo dijo...

Welcome the pogroms mister “varguitas”..?


Nuestro ilustrado novelista siempre me recuerda el “trauma” de Balzac por ser provinciano: una suerte de “characato”, haciendo la salvedad del caso; "falta" grave que la ‘culta’ Paris nunca le perdonó

Don Mario se contradice. Afirma que un estado laico sin interferencia alguna “garantiza” el ejercicio de la religión de cada uno de los ciudadanos. Pero a su vez “varguitas” se asusta que el Estado "proteja" a una niña a ejercer su creencia con un pedazo de tela que lleva colgada en una parte del cuerpo, hecho que causó la “repulsa” de los libertarios profesores que expulsaron a la temeraria estudiante para “salvar” el Estado ‘laico’.

Aquí la nota:

http://blomarianoplanells.blogspot.com/2007/10/el-velo-no-es-el-velo-por-mario-vargas.html

Decidir el corte de cabello o el color de un pantalón por un estudiante, para “varguitas” no es un "asunto privado". Es un ejercicio, -dice- donde el Estado a través de los maestros de las escuelas (“pogroms”) debe tener injerencia para “defender” la democracia Occidental..

Si el alumno quiere llevar determinado corte de cabello o usar el pantalón de tal color, tiene todo el derecho de hacerlo, “pero” eso sí, que lo haga en una escuela "privada" de su religión o en sus ghettos. Ahí que se presente con la indumentaria que le de la gana, “pero” a la escuela pública tiene que ir "correctamente" vestido; es decir, como Dios manda..! Peinadito y con pantalón corto..!

Mismo "halcón" republicano, Vargas Llosa dice que "aceptar el velo islámico en las escuelas públicas es una cabecera de playa con la que los ""enemigos"" del laicismo poco a poco destruirán los cimientos del Estado laico, por eso, -explica- aceptarlo es el "suicidio".

“El multiculturalismo parte de un supuesto falso, que hay que rechazar sin equívocos: que todas las culturas, por el simple hecho de existir, son equivalentes y respetables. No es verdad. Hay algunas culturas más evolucionadas y modernas que otras, y aunque es verdad que aun en las culturas más primitivas existen prácticas, usos y creencias que han enriquecido la experiencia humana y enseñanzas que las otras pueden aprovechar, también lo es que en muchas culturas sobreviven prejuicios y conductas “”bárbaras””, discriminatorias y hasta criminales que ninguna democracia puede admitir en su seno sin negarse a sí misma y retroceder en el largo camino de la civilización que lleva andado”


Nuestro novelista propone "amoldar" la realidad social del Siglo XXI a la "ley vigente" que por lo general fue inspirada o viene del Siglo XIX. La lógica y el sentido común dice que debería ser al revés: modernizar las leyes a la nueva realidad social que han creado las enormes migraciones post Segunda Guerra Mundial


Cartago

Anónimo dijo...

Coincidía más con ese post de hace 4 meses donde decías que el 95 % de la cumbia peruana es basura, lo cual es cercano a mi opinión.

El marqués de Monte Alegre dijo...

Yo creo en lo que cree Faverón. Lo acabo de publicar en Solar con el auspicio de la casa de la cultura de España

Anónimo dijo...

Estimado Gustavo
Es difícil no estar de acuerdo con la argumentación que expones... pero me da la impresion de que la esquematización de la noticia da una idea completamente equivocada de lo que dice Vargas Llosa. Es más, me parece que tu planteamiento y el suyo tienen muchos puntos en común o, en todo caso, resultan complementarios.
saludos
Jorge

Nayus dijo...

Depende del lugar aca el multiculturalismo y la correccion politica aunque sea de hipocresia son muy bien vistos, pero en Europa como que ya les esta hartando un poco me imagino.

Nayus dijo...

Y no ha habido reino e imperio sobre la tierra, a lo mejor ni tribu que no se haya alucinado el ultimo grito de la moda.Asi como los incas querian vestir calatos en el tropico...