5.5.10

Zombie

Se presenta la segunda novela de Mike Wilson

Si uno mira el asunto con ojos pesimistas, un zombie no es nada más que un vampiro sin glamour: un muerto para siempre, cadáver viviente, desalmado, sólo que sin la virtud de la palabra y con un gusto más que dudoso en materia de modas.

Aunque la literatura de consumo popular está llena de zombies desde hace mucho, el fenómeno de su conversión en literatura de culto (de culto real, con lectores reales) es más bien reciente; acaso solo afianzado con la aparición de volúmenes paródicos del tipo de Pride and Prejudice and Zombies, esa transmutación mortífera del clásico de Jane Austen a manos de Seth Grahame-Smith (autor también de Abraham Licoln: Vampire Hunter).

Sale sobrando decir que, en el cine, el zombie ha sido más afortunado, básicamente gracias a la impronta de una de esas películas capaces de crear una tradición: Night of the Living Dead, dirigida hace cuarenta y dos años por el neoyorquino (lituano-cubano-americano) George A. Romero.

A Romero se debe la conversión del relato de zombies en una subespecie del horror, la del apocalipsis de los muertos vivientes: un reducido número de (en gran medida insufribles) humanos sobrevivientes se ven arrinconados en la última trinchera por una marea de humanos muertos pero circulantes, todo ello en un escenario tanto o más muerto que los villanos en cuestión.

Y claro, siempre queda un héroe en pie, un sobreviviente final, rastro agónico de la civilización arrasada por la enfermedad de la muerte semoviente: perdura un último ciudadano.

Mark Wilson (mi amigo desde hace años, estudiamos juntos el doctorado en Cornell) es, como George A. Romero, un ciudadano de muchos orígenes, un americano-argentino que a estas alturas vale confundir con un chileno-americano, y, curiosamente (o quizás no) administra un blog llamado Last Citizen y es autor de una novela titulada Zombie.

El libro anterior de Mike, el primero, la novela Púgil, se volvió en Chile una suerte de éxito de culto instantáneo, y la segunda amenaza con correr el mismo camino.

Pero Zombie no es, hasta donde puedo entrever (pescando fragmentos aquí y allá) una historia de zombies, no literalmente: a juzgar por lo que de ella se sabe, los zombies de este libro son una suerte de reversión de la metáfora del muerto en vida, esta vez encarnada en una comunidad de jóvenes sobreviventes, en una precaria y ruinosa comunidad caída en adicciones y temores oscuros.

El libro se presenta mañana jueves en la librería Qué Leo de Santiago de Chile, a las 7 pm.

...

3 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

La pelìcula de Romero es un clàsico.

Veremos de conseguir el libro.

Saludos

cayetana.ap dijo...

¿Porqué le harían eso a P&P? ¿porqué? ¿Qué mente haría eso?

Antonio Díaz Oliva dijo...

Acá un perfil/entrevista que le hice al gran Mike:

http://www.quepasa.cl/articulo/6_3237_9.html

Saludos,

ADO