21.7.10

Que viva Túpac Amaru

(O por lo menos que no lo sigan matando a punta de idioteces)

A alguien se le ocurre colocar en el balcón de su departamento una bandera peruana con la imagen de José Gabriel Condorcanqui, Túpac Amaru II. De pronto, los vecinos, alarmados ante el descaro del supuesto apologista del terrorismo, llaman a la policía. Un guardia se descuelga acrobáticamente entre las ventanas de un edificio, en el malecón de Miraflores, para arrancar el dichoso simbolito.

El lío es absurdo, claro. Quien ha colgado la bandera con el rostro de Túpac Amaru II lo ha hecho para celebrar las fiestas patrias, con un fervor que, hay que decirlo, rebasa largamente el del limeño promedio (más inclinado a quejarse por tener que embanderar la fachada de su domicilio, ya suficientemente adornada de alambres de púas, vidrios cortados y alarmas eléctricas).

La ignorancia supina de la historia lleva a los vecinos de un barrio de clase media y alta a identificar a Túpac Amaru II con el grupo terrorista que usurpó su nombre, olvidando que, antes que cualquier otra cosa, el cusqueño fue el quinto nieto del último emperador inca, y un complejo rebelde de afán emancipador, de los primeros en articular un discurso que reivindicó la igualdad de criollos e indígenas (e incluso de esclavos negros) en los Andes del virreynato peruano, frente a la corona española.

Curiosamente, el autor de la ilustración que fue colocada en la problemática bandera, Cherman Kino Ganoza, diseñó ese retrato ficcional de Túpac Amaru II como parte de una colección titulada Superhéroes de la Patria, con la idea (que él defiende desde hace mucho) de que una forma de dar coherencia a la nacionalidad peruana es reunirla en torno a la figura de los grandes luchadores sociales de su historia.

Digo curiosamente porque esa idea (incluso a pesar de lo que el mismo Cherman piense, y eso sería interesante discutirlo con él mismo) ha sido por mucho tiempo patrimonio de conservadores y luego de neoliberales peruanos, sobre todo en lo que atañe a convertir a líderes indígenas del incanato y de la colonia en figuras heroicas de una patria que no existía en su época.

De hecho, el primero en deformar la imagen histórica de Túpac Amaru II fue el Estado peruano, que lo convirtió en un precursor de la independencia nacional, cuando es transparente que cualquier cosa que Túpac Amaru II haya soñado como objetivo de su revolución, ese sueño no era para nada el que abrigaban los independentistas criollos de 1821 ni nuestro sucesivo Estado republicano: Túpac Amaru II propugnaba la igualdad práctica de criollos, mestizos e indígenas (cosa que los criollos del siglo siguiente sólo buscaron en el papel), pero lo hacía a la vez que reclamaba derechos monárquicos hereditarios (que los criollos del siglo siguiente eligieron dejar de lado).

En grados distintos, Velasco y el MRTA transformaron a Túpac Amaru II en un símbolo socialista, que poco tenía que ver con la figura histórica real. Velasco lo hacía para utilizar el poder evocativo e inspirador del personaje como líder mestizo y reivindicativo, igualitario; el MRTA le daba un sentido de revuelta de clase que difícilmente se puede atribuir al verdadero Condorcanqui.

Son manipulaciones esperables: todos quienes proponen una idea de nación, como estudió Hobsbawm, empiezan por inventarle un pasado y unos mitos a esa nación, e integrarlos dentro de un relato que se acomode y sirva a su proyecto. Quienes creen que una de esas manipulaciones es excesiva, injusta, degradante, demasiado retorcida, pueden reclamar para sí nuevamente el símbolo que creen usurpado; de hecho, eso es lo que está intentando Cherman con la figura de Túpac Amaru II.

¿Perseguir, incordiar, denunciar a alguien porque quiere ver en Túpac Amaru II a uno de los "superhéroes" de la patria? ¿Llamar a la policía porque alguien más coloca esa imagen del rebelde cusqueño dentro de una bandera del Perú? Irónicamente, me parece, esos vecinos miraflorinos, por ingorancia (repito), son incapaces de reconocer una manera de entender el Perú que debería serles muy familiar y muy natural. Salvo que en verdad quieran abandonar a Túpac Amaru II a ese vil papel secundario en la historia, como rostro de un grupo terrorista fundado doscientos años después de su muerte.

...

36 comentarios:

Miguel Rodríguez Mondoñedo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Miguel Rodríguez Mondoñedo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Miguel Rodríguez Mondoñedo dijo...

Estoy de acuerdo, excepto por el hecho de que hay algunos otros factores que son relevantes también.

Es interesante ver lo que decían los vecinos. En este video, uno de ellos dice algo terrible: "parece la cara de una empleada, de Tupac Amaru, no sé...".

Por supuesto, "empleada" está siendo usado como un eufemismo por "serrano/a". Es curioso una cara andina evoque una asociación con el terrorismo. El pata ese ha dejado escapar una de las más profundas conexiones simbólicas de la psique limeña. Alguien debería hacer un estudio de percepción étnica en Lima y encontraría muchas perlas como esa.

Espero que el artista mencionado aclare las cosas como corresponde y que pueda seguir con su trabajo.

Dicho esto, debo añadir que no creo que se pueda ningunear como ignorante el miedo de la gente.

Los campesinos de Uchuraccay que mataron a los periodistas cometieron sin duda un error trágico (uno que también destruyó sus vidas y su comunidad). Pero vivía en un clima de terror.

En el caso de este artista, felizmente no ha ocurrido una tragedia, y es correcto que se señale que debería haber una mejor manera de distinguir la paja del trigo. Pero llamar ignorante a la gente no contribuye en mucho, incluso si en efecto se trata de un error.

Se va creando un clima de violencia criminal en el Perú. La preocupación por la seguridad en el Perú no es producto del miedo injustificado. La amenaza es real. Y afecta más a los que menos tienen. El crimen organizado afecta la vida de los peruanos de manera bastante clara. Aquí un ejemplo .

El terrorismo, que ha resurgido, aunque débilmente, en el Perú, es parte de ese clima. No se puede olvidar eso tampoco.

Por supuesto, parece que la policía no ha seguido los procedimientos adecuados en este caso. Eso solo indica que debe entrenarse mejor a la policía, en general, se les debe dotar de todas las herramientas para cumplir cabalmente su función, incluido entrenamiento legal, mejores sueldos, mejores instrumentos materiales y analíticos.

Y se debe reconocer que el crimen organizado, incluido el nuevo narco-terrorismo, es una amenaza para la sociedad civil, que debe preparse para enfrentarlo.

Insisto. Estoy de acuerdo con el análisis central del post, pero hay más que observar en este incidente.

Anónimo dijo...

Me pregunto si la reacción de los vecinos habría sido la misma si la bandera hubiera tenido la figura de Tupac Amaru de las ilustraciones Bruño

Anónimo dijo...

¿Era una blanca y roja con la cara de Tupac Amaru? Entonces era lógico que la confundan con esta bandera.

Matías dijo...

Muy interesante, Gustavo. En Argentina, hace unos meses, los suplementos culturales se encantaron con la figura de Simón Radowitzky, anarquista acérrimo de principios de siglo XX; y surgió en algunos blogs una discusión parecida en torno a la apropiación de las figuras revoltosas en diversos discursos, de alguna forma, desactivando su potencial. Abrazo desde Buenos Aires!

Daniel Salvo dijo...

La bandera del MRTA y la versión de Cherman no se parecen en nada. No veo la "lógica" de la confusión.

A menos que la lógica sea: mejor no hay que tocar esos temas, dejemos atrás esas imágenes, colguemos fotos de pollos a la brasa, cebiches con su ají y limón, el rico calzoncito de alguna vedette. Festejemos la peruanidad de manera inocua.

Anónimo dijo...

Gustavo, ¿cuándo reseñas la nueva novela de Bayli?

Anónimo dijo...

la imagen estaba sobre la bandera del Perú. Eso está penado, así de simple. El racismo de los vecinos es otro tema.

Pirulo dijo...

Qué semejante tontería, Gustavo. Si ahora la policía ya sabe cuáles son los símbolos patrios y se ofenden con el rostro de Túpac Amaru entonces que vayan a Polvos Rosados, ahí venden calzones y calzoncillos con el Escudo Nacional en el culo.

Anónimo dijo...

CARAXO HASTA CUANDO POR CULPA DE UNOS ESTUPIDOS IDEALISTAS LA CARA DE UN HEROE TIENE QUE CAUSAR VENGUENZA... OSEA QUE SI MAÑANA SALE UN GRUPO TERRORISTA AGARRANDO EL NOMBRE DE POR EJEMPLO..MIGUEL GRAU... ENTONCES CADA VEZ QUE ALGUIEN PONGA UNA IMAGEN DE ÉL ES DELITO ...IGNORANTES

Carlitos Galdos dijo...

or favor!!!, es arte, los que han visto la obra de cherman, ademas, como dijo el, porque deberiamos nsotros los peruanos limitarnos a honrar a un heroe patrio mas bien el lo revalora, a los terroristas deberian apresarlos por QUITARNOS un heroe nacional, y mostrarlo coomo un "simbolo" de terror

Anónimo dijo...

Qué pobreza intelectual la de este publicista! La mejor forma de ganar notoriedad fue precisamente su ignorancia de la ley. Los símbolos patrios no pueden alterarse, una ley los declaró intangibles. Al hacerlo se colocó fuera de la ley

Federico Loreto dijo...

El arte a los museos y exposiciones, si pones una bandera modificada en la vía publica estas trasgrediendo los valores y ofendiendo al resto. A no ser que solo hayas querido llamar la atención. en ese caso este tipo es UN FIGURETI.

Partido Renacentista dijo...

No hay nada que disculpar chico, por el contrario, lamentar mucho la "neura" limeña-miraflorina que, o por "temor" enfermizo o racismo puro confunde todo y nos hacen ver como una soiedad que no se cura. Peor aún esa prensa que alimenta ese miedo con fines puramente políticos. Muy lamentable.

Eduardo Gonzalez dijo...

No se quien ha dicho por ahi que es ilegal alterar los simbolos patrios.

No es asi o -en todo caso- no hay jurisprudencia en el Peru para determinarlo. Lo unico que dice el Codigo Penal es que los actos de "desprecio" o "ultraje" al los simbolos patrios se penan con carcel menor o con servicio publico.

Evidentemente, es distinto alterar un simbolo patrio o usarlo fuera del contexto oficial (por ejemplo, la performance "lava la bandera", tocar el himno nacional en ritmo de rock) que ultrajarlo (por ejemplo, pisotear el pabellon o quemarlo).

Ademas, esa parte del codigo no se aplica nunca. No se la aplicaron a la modelo que hizo un desnudo con la bandera, no la aplicaron con los artistas como Eduardo Tokeshi que ha hecho banderas con bolsas de suero y sangre... ¡Diablos, si lo pensamos, ni siquiera se ha utilizado para los mismisimos miembros del MRTA que alteraron la bandera!

Social y culturalmente, la censura y la paranoia no tienen sentido. Lo deja claro Gustavo en su entrega, algo digo yo en la mia (http://latorredemarfil.lamula.pe/2010/07/21/arte-degenerado/).

Pero, ademas, legalmente, tampoco tiene ni pies ni cabeza.

Conciencia Nacional dijo...

Eduardo Gonzalez aparte de tus lugares recontracomunes, nunca te vi lavando la bandera. Sácate el perejil de entre los dientes y seguimos hablando. A la bandera no se la toca.

Leonardo Aguirre dijo...

No puedo creer que secensure la imagen de quien los peruanos nos sentimos orgullosos, incluso internacionalmente TÚPAC AMARU es famoso, algunos artistas cogieron prestado su nombre como por ejemplo el rapero Tupac Shakur (2pac) pienso que no hay que reprimir a quienes se expresan artisticamente.

Anónimo dijo...

Las personas que se alarman por este pequeño detalle creo no conocen la historia del Perú porque no saben quien fue en realidad Túpac Amaru. Considero que si seguimos con esa mentalidad retrógrada y miedosa nunca vamos a desterrar el terrorismo si es que ése es el problema.

Salomón Valderrama

Anónimo dijo...

Tanto odio le tiene a Keiko el administrador de este blog que censura los comentarios que nos recuerdan que el terrorismo sigue vivito y colenado.
La estrategia para bajar a Keiko no es esa atáquenla por sus propuestas ideas y no mediante campañas mediáticas me recuerda cuando el MRTA secuestraba y asesinaba en las cárceles del pueblo que asco.
Faverón, ya tienes tu voto con el Mudo Castañeda.

LuchinG dijo...

Acabo de ver la bandera en la página del Comercio. No justifico la paranoia ni la prepotencia, pero no pueden negar que se parece a la del MRTA aunque le falten el fusil y la macana.

Anónimo dijo...

tupac amaru ii es un simbolo de la lucha del pueblo inca. tupac amaru ii en medio de la bandera peruana, es un simbolo del mrta. con los simbolos hay que tener cuidado y respeto

Anónimo dijo...

Sr. Walter Guerrero, es decir el anónimo que habla de la "pobreza intelectual" del publicista... del la suya, señor, es tanto o peor que la del sujeto que confundió la cara con la de "una criada...". ¿No vivirá usted en esa calle, señor Guerrero?

Daniel Salvo dijo...

Ojalá el enlace salga completo (una entrevista a Cherman):

http://www.outperu.com/home/index.php?option=com_content&view=article&id=319:made-in-cherman&catid=39:gran-slide

Anónimo dijo...

Viendo la imagen en fotografía, yo también hubiera pensado que se parece demasiado a la bandera del MRTA, solo faltan un par de detalles.
Además, hay que reconocer que un productor-publicista-artista o lo que fuera no será tan ingenuo de no medir el posible impacto de esa semejanza. me inclino a creer que quiso levantar revuelo, lo hizo. Tal vez lo censurable aquí es el juego con el trauma nacional.

Daniel Salvo dijo...

Aún si fuera el caso de que se pareciera a la bandera del MRTA, ¿entonces eso convierte a la imagen de Tupac Amaru en un totem intocable? ¿Llegaremos a ese caso de las caricaturas de Mahoma, cuyo autor fue amenazado por hacerlas, o el más reciente de imágenes religiosas con los rostros de personajes de Disney? ¿Es aceptable entonces la "sentencia de muerte" dictada contra Salman Rushdie?

Anónimo dijo...

salvo se perdió, alguien aclárele el "topic" de este post. gracias.

Eduardo Gonzalez dijo...

Alguien deberia ser arrestado por el delito de lesa patria de usar la bandera nacional como barriguera de Velasquez Quesquen, Rafael Rey, German Kruger y otras joyas nacionales.

LuchinG dijo...

Para celebrar la amistad germano-euskara, mañana pongo en lo más alto de mi casa una bandera roja con un círculo blanco al centro y dentro del círculo un lauburu negro; o sea, la combinación de un símbolo euskara con los tradicionales colores alemanes. ¿Debo sorprendeme que al día siguiente salga en las noticias?

¿Estoy diciendo que los símbolos son intocables? No, digo que deben ser usados en el contexto adecuado. Sobre la censura: todos deberíamos tener derecho a blasfemar contra todos los dioses, y en un contexto ideal hasta los nazis deberían tener derecho a hacer su saludo en público, pero no vivimos en una sociedad perfecta.

Anónimo dijo...

el tal conciencia nacional se alucina la bebida de sabor nacional,

Anónimo dijo...

Y hacerse llamar "Conciencia Nacional" sin serlo, que castigo deberia merecer?

Anónimo dijo...

¿Y por qué no le arrancharon el bolso de la estrella roja con el lema maoísta ("Sirve a la gente") a Cameron Díaz (imagen que usted pone en su perfil, Sr. Faverón), cuando vino al Cuzco? ¿Por qué no la detuvieron, como sí la habrían detenido si no fuera una gringa estrella de cine?

giacomo dijo...

Alucinante la frase "Parece la cara de una empleada doméstica...". Nada que decir.

Anónimo dijo...

faveron, te pareces a cherman

Anónimo dijo...

lamentablemente, asi se usurpan simbolos en la historia y estos quedan ya estigmatizados.

la linda y bella esvástica también fue tomada por los Nazis, de diseños hindúes de hace miles de años.

pero no por eso voy a colgar una esvástica en la ventana de mi casa y esperar que la mayoria de gente no se indigne.

mas tacto pues al señor Cherman y que no me venga con el cuento de que no quería provocar.

Atte.
Guido Cuadros

Caín dijo...

"No he aprendido a sufrir, toda severidad es inhumana"
Juan Carlos Mestre

Luz de un quinquet
9 pintas, 29 latidos, Gillespie,
madrugada, ganas de hablar.
La generación del 77 íbamos a cambiar el mundo en el fututo
pero los electrodomésticos siguen funcionando en el 2007,
como siempre…
Me pregunto:
Por qué un intermitente puede llevarme a la lágrima, de vasta emoción, por qué siento que me responde, cuando se ilumina su automática luz naranja, y que no estoy solo, que somos dos, objetos comunicándose, que la máquina pretende mi atención, sabiendo antes de que se ilumine sin embargo apenas un segundo antes que así será…
No lo entiendo:
Por qué ladra el borracho a los coches que pasan a su lado.
Es de noche.
Hace frío.
Mientras, la gente ahí afuera insiste, empujando sus pesadas rocas, hacia la pirámide.
En las paredes de mi casa se pudre la luz de ayer por la mañana.
Y yo sigo de pie junto a la ventana, sin tomar ninguna decisión.
Podría quedarme a vivir dentro de esta canción.
A night in Tunisia.
Pienso que:
La oportunidad debe ir acompañada de destreza…
Todos los muebles de casa me observan con rostro de preocupación.
No quiero pensar,
para no atraer su atención, con el ruido de mi cabeza.
Un automóvil ha atropellado al borracho, se apagó el ruido y la furia.
Está muerto, pero no siento lástima.
Tampoco sé qué significa eso realmente, si es salvaje, inhumano o inmoral,
pero es cierto.
Y mientras, la gente ahí afuera no deja de insistir, empujando sus rocas.
Me pregunto:
Debe haber algún motivo por el que todo haya adquirido esta forma,
esta forma de costumbre, en que amanece como una herida sin importancia.
Ya no recuerdo qué clase de paciencia me trajo a este lugar...