13.7.10

Vindicación de Clemente Palma

El más simpático de nuestros villanos

Si un escritor peruano ha corrido una suerte injusta, o al menos azarosa y antojadiza, ese es Clemente Palma. O quizá fuera mejor decir que ha corrido tres suertes diversas, todas arbitrarias o reductoras.

Para unos, Clemente Palma no es otra cosa que el autor de un cuento, "Los ojos de Lina". Para otros, es únicamente el hijo escritor de Ricardo Palma, nunca comparable con su inmenso padre. Para algunos más, es el crítico descabellado que le pidió a César Vallejo (ni más ni menos que a César Vallejo) abandonar la poesía y dedicarse a otra cosa.

Sobre el primer punto: "Los ojos de Lina" es sólo uno de los varios excelentes relatos que Palma recopiló en sus dos colecciones de cuentos, acaso más sorpresivo pero de ninguna manera más interesante que otros, como "Una historia vulgar" o "El quinto evangelio", cuentos que coinciden en el tiempo, en los temas, y muchas veces en la sagacidad narrativa, con los que escribía en esos mismos años Leopoldo Lugones.

Sobre el segundo punto: con todo lo abarcador y singular que es el trabajo narrativo de Ricardo Palma, la obra de su hijo está en inmensa medida desmarcada de la sombra del padre; Clemente no fue de ninguna manera un imitador, no permaneció en el área estética del otro, tuvo una permeabilidad bastante más cosmopolita a muchas tradiciones literarias que a Palma senior le fueron muy ajenas.Y sobre todo, así como la imaginación de Ricardo se orientó siempre al pasado, la de Clemente tiene mucho que ver con la gran proyección de su generación literaria hacia el futuro, hacia las vanguardias, la renovación experimental de la prosa y la poesía, la discusión de ideas nuevas, etc.

Sobre el tercer punto: el texto en el que Clemente Palma formula el célebre comentario sobre Vallejo, publicado en la estafeta del número 499 de la revista Variedades, y dirigido discretamente a "C.A.V." (César Abraham Vallejo), dice literalmente:
"Su versos son burradas más o menos infectas y que hasta el momento de largar al canasto su mamarracho no tenemos de usted otra idea sino la de deshonra de la colectividad trujillana, y que si descubrieran su nombre el vecindario haría lazo y lo amarraría en calidad de durmiente en la línea del ferrocarril de Malabrigo".

Aclaraciones necesarias: la opinión de Palma fue escrita en setiembre de 1917, cuando Vallejo no era Vallejo y sí era, en cambio, un poeta modernista que aspiraba a un primer reconocimiento, dos largos años antes de la publicación de Los heraldos negros y cinco años antes de la aparición de Trilce.

Más aun: Palma se refería a un solo poema de Vallejo, que éste le había enviado por correo para su publicación en Variedades: el soneto "El poeta a su amada", al que Palma considera un "adefesio", una de esas "tonterías poéticas más o menos cursis" que los principiantes escribían por esa época. 

"El poeta a su amada" es hoy un conocido poema vallejiano. Mi pregunta es, sin embargo: ¿es o no es un "adefesio", una "tontería cursi", un "mamarracho" y una "burrada" (todos ellos calificativos que Palma creyó justo aplicar a las catorce líneas del joven César)? Este es el soneto:

Amada, en esta noche tú te has crucificado
sobre los dos maderos curvados de mi beso;
y tu pena me ha dicho que Jesús ha llorado,
y que hay un viernes santo más dulce que ese beso.

En esta noche clara que tanto me has mirado,
la Muerte ha estado alegre y ha cantado en su hueso.
En esta noche de setiembre se ha oficiado
mi segunda caída y el más humano beso.

Amada, moriremos los dos juntos, muy juntos;
se irá secando a pausas nuestra excelsa amargura;
y habrán tocado a sombra nuestros labios difuntos.

Y ya no habrá reproches en tus ojos benditos;
ni volveré a ofenderte. Y en una sepultura
los dos nos dormiremos, como dos hermanitos.

Ok. Quizá entre el verso 6 y el verso 8, Vallejo está en algo: está vallejiano, medio oscuro, cerca de sus recursos y motivos más típicos de años posteriores: la antítesis, el memento mori, el aire cadavérico de la alegría, la repetitividad de lo vital, etc. Pero el soneto es cursi, la idea general es tópica, se trata de un soneto en gran medida formulaico, esperable ya en su momento.

Momento de ponerse una mano en el corazón y responder:

Si nunca hubiéramos sabido que el soneto es de Vallejo, o que Vallejo es una cumbre de la poesía moderna, y escucháramos la estrofa que dice "Y ya no habrá reproches en tus ojos benditos; / ni volveré a ofenderte. Y en una sepultura / los dos nos dormiremos, como dos hermanitos"...

a) Pensaríamos que es parte de un soneto escrito por un poeta notable que en 1922 partió en dos la historia de la poesía hispana para siempre.

b) Pensaríamos que es una estrofa de un valsecito criollo de Augusto Polo Campos, modelo de cursilería, arquetípicamente huachafo y demoniacamente atorrante.

c) Nos sentaríamos tentados de preguntarle al autor con qué derecho nos ha endilgado esta tontería cursi, este mamarracho, esta burrada y este adefesio.

d) Le recomendaríamos al autor la urgente lectura de los poemas de José María Eguren, para que se haga una idea de cómo mezclar motivos religiosos con motivos eróticos e imágenes de cuento infantil con toquecillos de gótica necrofilia.

En un día intransigente, yo respondo "b" o "c". En un día conciliador, "d". Nunca "a". Y quién sabe: no tenemos cómo cuantificar las posibles consecuencias que esa respuesta de Palma haya dejado en el trabajo de Vallejo. Quizá fuera en parte a raíz de comentarios como ese que Vallejo se decidió a bajarle un par de kilos a su modernismo ritual y previsible.

Lo cierto es que Vallejo regresó a Variedades años más tarde, colaborando con la revista aún bajo la dirección de Clemente Palma, lo mismo que Eguren, Mariátegui o Valdelomar: Palma no fue nada equívoco en sus intenciones de que Variedades recogiera el trabajo de los más diversos y los más renovadores artistas e intelectuales de su tiempo, y todo indica que su valoración del joven norteño cambió con los años. Y también eso hay que reivindicarlo.

(Providence, Rhode Island, 13 de julio)
...

31 comentarios:

sintrabajo dijo...

ok, veamos qué tenemos aquí: a fuerza de querer ser "terrible" en tus opiniones, acabas de sacar de la fosa común a un personaje lamentable. lo has traído a la vida, mencionando tres anécdotas de las que puedes fácilmente urdir escapatorias -aunque lo del poema es para dicutirlo luego. cuando me dispares tus petardos, sigo.
el caso es que olvidaste decir que Palma hijo merece también ser recordado por graduarse con una tesis en que clamaba a los cielos nos traigan alemanes para mejorar la raza peruana, la que dicho sea de paso solo puede tener futuro si se hace criolla, es decir, si elimina las razas inferiores (indios y mestizos).
claro, estarás pensando, es 1897. claro, pero en aras de imprescriptibilidad de los derechos humanos (lo digo bien en serio), creo que una vuelta a la vida de Palma hijo debería considerar ese clamoroso, espantoso veneno mental que invadía su cabeza.
en mi inmodesta opinión, la cartita que le manda a Vallejo, tan malcriada e irrespetuosa con cualquier ser humano, y solo comprensible en nuestro querido Perú acostum,brado desde siempre al ninguneo- parece coordinarse bastante bien con su vision de que los mestizos, indios eran inferiores. esos versos en todo caso fueron expulsados del parnaso por alguien que pensaba en serio que los blancos eran superiores.

Miguel Rodríguez Mondoñedo dijo...

Interesante.

Aquí también algo poco conocido del legado de Clemente Palma:


http://www.cybertesis.edu.pe/sisbib/1897/palma_c/pdf/palma_c.pdf

No precisamente algo para vindicarlo.

martín dijo...

en su libro revolución en la mente, ian mac donald resuelve el famoso episodio de la disquera decca y el rechazo a los beatles. mac donald reconstruye el momento, cuando los beatles ensayan en decca y escucha el disco que grabaron... realmente era malo! y los beatles estaban demasiado nerviosos como para reproducir ese día de grabación el aire espontáneo de los conciertos en the cavern de liverpool.

claro, ahora, para la leyendo diremos "sí, los rechazaron en decca, claro, eran unas bestias no como george martin...". pero, en realidad, la grabación (que existe para comprarse en algunos sitios) no es de calidad, tocan más por compromiso, etc.

bajo otras condiciones (brian epstein, su manager les había mentido y dicho que no era una prueba lo que estaban haciendo en parlophone sino una grabación directa) los beatles tocaron mejor, y bueno, ya el resto lo conocemos.

saludos

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Todos los que conocen algo de Clemente Palma saben de las tesis racistas que defendió más de una vez. Habría que ser muy antojadizo como historiador para enterrar la obra de un autor en el olvido por un motivo así. Los argentinos tendrían que enterrar a Arlt y a Cambaceres y a varios otros; los bolivianos tendrían que deshacerse de Alcides Arguedas; nosotros mismos tendríamos que borrar no sólo a Clemente Palma, sino también a López Albújar y a García Calderón, entre muchos otros.

Anónimo dijo...

Kuánta arrogancia en este artíkulo. Hay otras formas más nobles de llamar la atención.

Antonio De Saavedra dijo...

Hola: Yo creo que la severa opinión de Clemente Palma reside en la falta de imaginación por la repetición de la palabra “beso” en la rima del primer cuarteto, que esa época era mal visto entre escritores. Por otra parte habría que pensar que a Palma le debía de llega mucha correspondencia con textos de poetas desconocidos (o quizás de poetas bisiestos, como alguna vez los llamó Edgar O’Hara) para publicarlos en aquella revista. El destino quiso que sea el poema de César Vallejo la catarsis ante tanta correspondencia no solicitada, y así deshacerse y espantar a los prospectos a poeta de la época, cosa que sin duda debe haber sido beneficiosa hasta para el propio Vallejo y para la literatura peruana en general. Aun así Palma es un gran crítico y cuentista, y vale mucho su vindicación. Recuérdese al respecto que Luis Alberto Sánchez ninguneó la aparición de Trilce en 1922 con una reseña no solo para el olvido, si no también sintomática sobre el papel de la crítica literaria de circunstancia. Saludos ^_^

Anónimo dijo...

tu argumento de que no podríamos eliminarlo porque lo mismo deberían hacer otros, o hacer nosotros con otros escritores, es una falacia ad populum. el canon literario los puede considerar ahora, bajo la premisa que nos ha gobernado hasta ahora, de que un escritor vale al margen de su vida. la pregunta que deberías hacerte ahora, en serio, es si vale vindicar a alguien cuyas opiniones son, por lo menos, antinacionales.
puedes considerar parte del canon nacional a un escritor cuya obra intelectual, coordinada con su obra de ficción, apuntan a eliminar de la literatura nacional a los de razas inferiores. léete esta perla:
"desde el punto de vista art+istico, la raza india se encuentra también en una condición muy inferior. La pesadez de su Arquitectura trataba de imponer, por la acumulación de material, lo que no podía conseguir por medio de un bello ideal definido. En su música y su poesía, (...) revelan la amargura de una sangre malograda".
La pregunta, sr. crítico es si vas a insistir en los valores estéticos de las obras independientes de las opiniones estéticas de los autores. el canon nacional no es un museo, se puede discutir, y debe ser un debate permanente relacionada al proyecto de nación.

Anónimo dijo...

de saavedra:
LAS no ningunea Trilce, en todo caso muestra su perplejidad ante el poemario. LAS era aprista pero no hay que achacarle todos los males, vamos!

El que no lo sabe dijo...

Habemos, también, los que sabemos que "Clemente Palma" es un nombre que remite a un escritor llamado Clemente Palma y nada más. Jejeje.

Anónimo dijo...

A ver, Faverón. Parafraseando tu pregunta de opción múltiple, si nunca hubiéramos sabido que el mensaje enviado a Vallejo por Clemente Palma era de Clemente Palma, y leyéramos:
"Son burradas más o menos infectas y hasta el momento de largar al canasto su mamarracho no tenemos de usted otra idea sino la de deshonra de la colectividad trujillana..."
a) Pensaríamos que es parte de una opinión proveniente de un notable escritor que contribuyó con una temática más universal y prosa más pulida al cuento peruano, como afirman, entre otros, la estudiosa norteamericana Nancy M. Kason.
b) Pensaríamos que es una rabieta de funcionario injuriado por haber sido expuesto en una foto con una bataclana
c) Supondríamos que es parte del libreto de un cortometraje hecho por emos para un festival de tres días de crack, mala música y odio masivo
d) Le recomendaríamos al autor que se haga un examen para descartar la presencia del síndrome de Tourette.
En un día inransigente, b o c, y en uno conciliador "d". Pero nunca, Faverón, nunca "a".

Daniel Salvo dijo...

Una pena que los prejuicios anacrónicos - es decir, fuera del contexto de la época - nos impidan apreciar la obra de Clemente Palma, tal cual. Parece que, en caso de querer obtener alguna opinión más alturada que un simple "era un racista que merece el olvido", habrá que recurrir a lo desarrollado por investigadores de otros países, como es el caso de la chilena Gabriela Mora (Clemente Palma: el modernismo en su versión decadente y gótica).
En lo personal, como aficionado a la ciencia ficción, imposible desconocer el aporte del autor de XYZ, La última rubia y El día trágico.
En cuanto a su tesis (más simplona que una tesis de derecho, increíble que se la hayan aprobado), no es más que el producto de la mentalidad "científica" de la época (Gustave Le Bon y otros), en la que el racismo era lo políticamente correcto.

Daniel Ávila dijo...

"Si nunca hubiéramos sabido que el soneto es de Vallejo" ...bien ahí con la ciencia ficción aplicada a la crítica.

Anónimo dijo...

Salvo:
no es anacrónico preguntarse por la vigencia de una obra literaria en relación a valores actuales. estas cosas se rehacen constantemente, los autores entran y salen del canon, y la apreciación de la "calidad literaria" está traspasada por ideología, no lo olvides. no es una discusión religiosa donde hay papas infalibles, es un campo de discusiones.
Faverón propone edulcorar a Clemente Palma para hacerlo menos "villano", veamos si eso es admisible.

Anónimo dijo...

En una reciente entrevista que le hace Alberto Mego (perseguido injustamente por la prensa burguesa) a Oswaldo Reinoso en la revista impresa Primero de Mayo, el autor de Los Inocentes dice que no acepta el sistema binario de los andinos y criollos, que él no se siente parte, ni nada por el estilo. Oswaldo refiere que hay escritores transgénicos (o sea l@s vedettes literarias que embelesan los certámenes literarios y las vitrinas culturales de este país) y escritores auténticos (o sea, los de cuño y puño). En vista de que la respuesta no me llega a convencer, con todo el respeto que le tengo a Oswaldo (en un mundo desbaratado por el excesivo uso y abuso de la información donde todos heredamos y “copiamos” algo cuasi subliminalmente, la autenticidad ya no es un bien, es una manifestación egotista), propongo que a los escritores TRANSGÉNICOS se opongan los escritores MULTIDROGOS RESISTENTES (categoría de tbc fortalecida por el excesivo abuso medicamentoso). Si hubiera alguien que ofreciera mejores definiciones, por favor manifestarse. Las propuestas quedan abiertas.

POETA DE CHORRILLOS dijo...

Y además para la labor poética proponemos orgías de trabajo. No se puede hacer poesía en este tiempo sin poseer una nueva responsabilidad frente a la creación, porque el estudio es inevitable, intenso y serio. Creemos también que el acto creador exige una inmolación de todos los días, porque definitivamente ha terminado la poesía como ocupación o jobi de días domingos y feriados, o el libro para completar el currículo. Definitivamente terminaron también los poetas místicos, bohemios, inocentones, engreídos, locos o cojudos.

Daniel Salvo dijo...

Estimado anónimo:
Por anacrónico no me refería a juzgar una época desde nuestra perspectiva... por que es la única que vivimos. Es inevitable. Pero es simplón, creo, justamente actuar como papas infalibles y limitar a Clemente Palma a su incidente con Vallejo, su tesis racista y su cuento Los ojos de lina.
De otro lado, mis respetos a los especialistas, pero recuerdo las consultas que hice a varios respecto a la obra "XYZ", y la invariable respuesta: es una novela de fantasmas. Disculpa si desconfío de cánones y estudios elaborados por quienes ni siquiera se han tomado la molestia de leer aquello respecto de lo cual opinan.

D'lanor dijo...

"Sólo dios y los imbéciles no cambian"

Beltenebros dijo...

La supuesta villanía de Clemente Palma provendría de su racismo y su apurada defenestración de Vallejo. Pero un escritor villano -en el sentido de proscrito- es aquel que escribe mal, ¿no? Demuéstrese que Palma Jr. era un mal escritor (no un malvado que escribía, porque eso es irrelevante y no excluye la simpatía) y asunto zanjado.

Por otro lado, creo que esto del racismo también conoce flujo y reflujo. Desde que el célebre reporte de Richard Lewontin sobre la cercanía genética de individuos de razas y geografías distantes (tantas veces citado como la última palabra sobre la fantasmidad de las razas humanas) ha sido demolido por su sesgo metodológico, y desde que hay datos, estadísticas y correlaciones que contradicen parcialmente el igualitarismo biológico y cuya injerencia sobre la esfera cultural no se ha estudiado bien -en parte por corrección política-, considero que tarde o temprano la existencia objetiva y significativa de las razas humanas volverá a formar parte de lo aceptable. Vivamos para ver.

Todo cual no me impide disfrutar de la lectura de don Clemente y de don César.

Saludos.

Beltenebros dijo...

Al anónimo que interpela a Daniel Salvo:

¿Cómo condiciona su aprecio o desprecio de la "Divina comedia" el conflicto entre güelfos y gibelinos? ¿Qué se necesita para sacar a Dante del canon, aparte de tacharlo de varón caucásico heterosexual?

Antonio De Saavedra dijo...

Estimado anónimo: Gracias por leer. Tienes razón, creo justo si pudiera cambiar el verbo "ninguneó" por el de "incomprendió". También que solo a Sánchez se lo ocurre reseñar Trilce junto a un hoy olvidado poemario, Bronce y cristal, de Humberto Solari. Saludos ^_^

Antonio De Saavedra dijo...

A propósito de la mención al libro de Humberto Solari: Bronce y cristal lleva prólogo de Clemente Palma, según referencia Nancy M. Kason en su libro Breaking Traditions: The Fiction of Clemente Palma (Associated University Presses, 1988).

Anónimo dijo...

"Y quién sabe: no tenemos cómo cuantificar las posibles consecuencias que esa respuesta de Palma haya dejado en el trabajo de Vallejo. Quizá fuera en parte a raíz de comentarios como ese que Vallejo se decidió a bajarle un par de kilos a su modernismo ritual y previsible."

Bueno, si publicó el poema en su primera compilación publicada "dos largos años después" (Faverón dixit)a pesar de la poco elegante pero justa recriminación de CP, creo que no hay que ser Harold Bloom para darse cuenta de que esa critica le importo poco a Vallejo. Sino, simplemente no la publicaba.

ART

Gustavo Faverón Patriau dijo...

No se trata ni de desestimar el trabajo literario de Clemente Palma porque el racismo de su tesis ni tampoco se trata de olvidar que escribió esa tesis y que lo hizo muy poco antes de escribir Cuentos malvados (que se publicó en 1904, si no me equivoco). Lo que tiene que hacer un crítico es considerar ambas cosas, y ver cómo es que un conjunto de ideas influye en su creación.

Al último anónimo: así como es cierto que Vallejo incluyó el poema en su primer libro (si no me equivoco, con cambios) también es verdad que no volvió al tono eminentemente modernista en lo sucesivo. No es válido considerar un dato sin considerar el otro también.

Anónimo dijo...

Beltenebros:
el racismo nunca se fue, es el concepto biogenético de raza el que ha salido de la esfera científica por su inconsistencia. pero racismo siempre existe, y no sé tú, pero varios pensamos que es un lastre de la civilización. innecesario, violento, inútil.

Daniel Salvo dijo...

Sobre Dante y la Divina Comedia: recientemente leí "El club Dante" de Matthew Pearl (si, un thriller), pero con datos bastante interesantes: la Divina Comedia recién se tradujo en USA a mediados del siglo XIX (no querían la traducción británica), y había un sector de intelectuales vinculados a la Universidad de Harvard que era contrario a su traducción y difusión, por ser literatura de la "canalla italiana", y para colmo, católica y papista, que además podría perturbar la mente de los jóvenes WASPs. O sea, ni hablar de incluirla en canon literario alguno.
Tal parece que cada época y contexto forma su propio canon.

Anónimo dijo...

"Al último anónimo: así como es cierto que Vallejo incluyó el poema en su primer libro (si no me equivoco, con cambios) también es verdad que no volvió al tono eminentemente modernista en lo sucesivo. No es válido considerar un dato sin considerar el otro también."

Estamos de acuerdo en eso ultimo.
Ahora: uno se basa en un dato concreto; el otro en una conjetura.
Una conjetura algo improbable, además.

ART

Anónimo dijo...

Hay poemas bastante modernistas en Los Heraldos Negros.

Anónimo dijo...

Oh, Gustavo, estás presentando esto porque vas a retractarte o a elogiar a alguien que has insultado. "Clemente Palma soy yo", vas a decir. Ahí se te olvidas que a Tarantino no le perdonas como autor ni una sola y lo tildas de antisemita. Desde luego, es fácil ser la moral pública cuando hablas de desconocidos.

Anónimo dijo...

La única burrada escrita que lastimosamente he leído, es el post titulado "Vindicación de Clemente Palma".

ivo dijo...

Anacrónico es decir que LAS era aprista en 1922.

Anónimo dijo...

ivo, favor volver a la academia pre, urgente curso de comprensión de lectura.
de nada.