27.4.11

Acércate, juglar

Vamos a hablar de la herencia fujimorista

En los últimos días, Mario Vargas Llosa, en un texto de su columna Piedra de toque, señaló el camino que ha decidido seguir en la segunda vuelta: votar a regañadientes por Ollanta Humala, entreviendo (o queriendo ver) la posibilidad de que el giro de éste hacia una izquierda al estilo Lula sea sincero. Vargas Llosa no plantea únicamente una decisión: plantea un pacto colectivo de trabajo en democracia, que aquellos que den su voto a Humala asuman una posición activa para asegurar, a cada paso, que un posible gobierno suyo respete la institucionalidad democrática y las coordenadas básicas de un modelo de crecimiento basado en el fomento a la inversión y, con el tiempo, en el crecimiento industrial.

Interesantemente, demostrando que no es un derechista autómata de los que abundan en el Perú, Vargas Llosa plantea el mantenimiento de esa estructura económica como sustento para los programas de desarrollo social que Humala propone.

Es decir, acepta la necesidad de hacer aquello que ningún candidato de centro o centro-derecha se propuso seriamente, y que el fujimorismo jamás preferirá a la dádiva, el clientelaje o la extorsión: colocar a los más pobres dentro de la esfera de la ciudadanía, invirtiendo (no malversando) dinero del Estado en la mejora de su situación económica.

Aldo Mariátegui y Jaime Bayly, llenos de furia, vacíos de cualquier otra cosa, responden a Vargas Llosa con lo que, piensan, es una especie de refutación lógica, cuando no es sino una montaña de falacias.

Ambos repiten un solo estribillo, en infinitas variaciones: que Keiko Fujimori no es Alberto Fujimori, que Keiko Fujimori no es culpable de los crímenes de su padre, que es absurdo pensar que la hija haya heredado en los genes la inmunda facilidad para el delito que su padre exhibió con tanto ahínco desde su ingreso en la escena pública.

¿Cuál es el problema con esa respuesta? Que Vargas Llosa nunca ha dicho tal estupidez. Nadie cuya opinión valga la pena ha dicho algo tan idiota. Keiko Fujimori no es un peligro para la democracia por su herencia genética, por llevar el apellido que lleva o por haber sido criada políticamente entre maleantes y mafiosos. (Quizás, más bien, esa es su desgracia).

Keiko Fujimori es un peligro porque no ha roto con esos maleantes y esos mafiosos y, por el contrario, ha asumido los activos y los pasivos de la dictadura, no ha vetado a uno solo de los personajes ridículos pero siniestros que formaron la estructura de la cleptocracia fujimorista, ha declarado orgullosamente que el gobierno de los entierros clandestinos, las torturas, los medios comprados, las libertades arrebatadas y los 6 mil millones de dólares robados fue "el mejor gobierno de la historia del Perú".

Eso (lo digo sin asomo de ironía) es en sí mismo toda una doctrina, es una perfecta representación de su idea política. Si un candidato presidencial dice que el gobierno perfecto es X, todos nosotros podemos tener la entera certeza de que la aspiración de ese candidato es gobernar como X, reproducir X, convertirse en X. Ese es un argumento que Keiko Fujimori nos ha presentado directa y frontalmente, sin enmascaramientos, por una vez, hablando de manera hirientemente cristalina.

Ante una verdad tan transparente, sin embargo, surgen los entendimientos voluntariamente opacos: Bayly y Mariátegui, como muchos otros, insisten en que Keiko Fujimori no será Alberto Fujimori porque el espíritu delictivo y la inclinación autocrática no se heredan en la sangre. Bien por ellos: eso es cierto, y decirlo los coloca fuera del espectro del darwinismo social del siglo antepasado, al que rigurosamente se han ceñido Bayly y Mariátegui durante años, en sus escritos racistas, en su desprecio a la población de origen andino, en su caprichosa asunción de la etiqueta del liberalismo para el tráfico de ideas puramente reaccionarias.


El problema es que esgrimir esa verdad de perogrullo, como si con ella se respondiera a la crítica sobre la forma política del fujimorismo, los coloca, a ambos, a Bayly y a Mariátegui, en la vitrina delantera del museo de las vacuidades intelectuales: Keiko Fujimori ya dijo en frente de todos cuál es el espejo en el que se mira, cuál es su modelo de perfección política, cuál es su arquetipo de conducta gubernamental.

Importa muy poco si el espejo tiene solamente la cara de su padre o la Montesinos o la de Martín Rivas o la de Martha Chávez o la de Nicolas Hermoza, o si en él no hay otra cosa que el agujero intelectual que los fujimoristas han escarbado en ellos mismos durante dos décadas. El asunto no es Alberto Fujimori; el asunto es ese colectivo rostro deforme que es el fujimorismo: la bancarrota de la legalidad democrática, el pasaje más oscuro de nuestro pasado republicano. Es en ese espejo donde Keiko Fujimori buscará cada solución para cada coyuntura; es allí donde encontrará (en su radical ignorancia de cualquier otra forma de hacer política) los modales, los valores y los trucos que aplicará en su propia ejecutoria.

Ante una situación en la que, como analistas políticos que pretenden ser, Bayly y Mariátegui deberían hacer el intento de colocarse en el plano de las ideas, las doctrinas, las ideologías (y la moral de las ideas, las doctrinas y las ideologías), lo que hacen es reducirlo todo a un debate sobre personalidades, caracteres y perfiles individuales, y acerca de quiénes "merecen una oportunidad" de probar que no son como sus padres. Como un par de juglares renacentistas que discutieran qué rasgos del rey imitará la infanta (y dijeran que ninguno cuando esperan que los imite todos).

El asunto, entonces, no es la filiacion de Keiko Fujimori. El asunto es su afiliación. El hecho de que sea hija de Alberto Fujimori es simplemente el accidente que la ha colocado en la natural línea de sucesión de un movimiento caudillista (lo que en su misma naturaleza debería espantar a cualquier liberal de verdad, pero nunca a dos liberales de pacotilla como Bayly y Mariátegui). Repito: el problema no es el apellido Fujimori; el problema es esa práctica represiva, oportunista, violenta, antidemocrática, dictatorial, abusiva, vergonzosa y criminal que llamamos fujimorismo.

...

24 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con lo expuesto. No se juzga la genética de Keiko, que puede traer los rasgos del dictador Fujimori... puede ser. Pero lo importante aquí es el entorno que la rodea, gente que lleva la corrupción como parte de su vida y que constituyen un peligro para la democracia. Este grupo sabe, conoce y apelará a sus mañas para co-gobernar con la candidata del fujimorismo.

Anónimo dijo...

Señor Mario Vargas Llosa debo confesarle que antes de salir disparado a Miami luego del
golpe de Estado del 5 de abril de 1992 del dictador Alberto Fujimori, en los corrillos de la televisión me enteré de un pagaré que usted muy animado y repleto de alegría había recibido de un corrupto brodcaster televisivo amigo mio, sobre derechos literarios y cinematográficos de su novela “Pantaleón y las visitadoras”. Por ser un negocio inmoral, falto de ética, calculadamente lo ignoré meses después cuando respetuosamente con la cara larga le imploré me diera una manito con sus amistades de España para publicar mi primera novela que hasta entonces tanto desasosiego e incompresión me había traído. Recuerdo que usted como buen characato, no sólo metió la mano en mi causa, también empujó con el codo, el hombro y hasta de puño y letra me hizo un hermoso prólogo con lo que mi ingreso de escritor a las 'grandes ligas' de la literatura latinoamericana quedó asegurado. Eso fue ayer cuando todavía vivía en aquella Lima de inicios de los 90's en cuyas madrugadas formidables frecuentemente me dedicaba a maltratar con mis amigos a los homosexuales de la avenida Arequipa como genialmente lo plasmé en un testimonio en una de mis obras. Ahora instalado en Miami, -le cuento- soy una celebridad del exilio historico cubano que literalmente me ha adoptado porque valora mi lucha indismayable contra el comunismo de toda laya. Le cuento este acápite de mi vida porque en salvaguarda de la patria hoy en peligro, quiero refrescarle la memoria sobre aquel fructífero 'pecadillo' suyo con mis amigos los señores Crousillat, a la sazon, una cuantiosa cantidad de dólares que usted recibió con exitadísima alegría de mano nada menos que de los alabarderos del dictador Fujimori y amigos mios, los señores Crousillat. Hago este 'remake' como una contribución civica al país en vista que usted irresponsablemente ha sucumbido a la tentación autodestructiva de sus viejas andanzas comunistas saliéndose completamente de sus cabales y precipitándose por un abismo que le hace decir conjeturas engañosas sobre la candidata Keiko, hija del ladrón y criminal Alberto Fujimori.


Diáfano

Anónimo dijo...

Mario, usted dice que irremediablemente Keiko será un émulo de su padre. Vale decir, se dedicará a chuponear los teléfonos de sus adversarios para luego extorsionarlos, destruirlos o torturarlos; secuestrará o asesinará a periodistas incómodos, corromperá a los institutos armados encumbrando a los corruptos; con dinero del Estado comprará la conciencia de los propietarios de los medios de comunicación para que se dediquen a alabarlo y destruyan a sus criticos. En fin, usted afirma que Keiko Sofia cometerá los mismos crimenes que el ex dictador hoy encarcelado, y para evitarnos ese "calvario" usted recomienda entregarnos al desenfreno del dictador venezolano Hugo Chavez que es lo mismo que votar por Ollanta Humala. Tal vez producto del peso de los años o como consecuencia del intenso trabajo que usted inagotablemente realiza, infiere que votar por Keiko implica inexorablemente que el Perú será gobernado por el "ladron" y "criminal" Alberto Fujimori. Pregunto: ¿Con qué lógica chapucera, dígame varguitas, usted arriba a tamaño despropósito..? Su "lógica" no tiene sentido: Como el país entero lo sabe, es producto del resentimiento inocultable que lo carcome por haber sido derrotado en 1990 por un humilde y desconocido profesor universitario que malhabla el castellano, cuando usted ya era un renombrado novelista de fama mundial. Mario, mi lógica, en cambio, a diferencia de la suya, es cien por cien, lógica: "Si Humala gana las elecciones, inexorablemente el Perú será una dictadura gobernada desde Caracas por Hugo Chávez" ¿Sabes Varguitas por qué..? Muy simple: Porque Ollanta Humala no es una persona distinta a Hugo Chávez, son lo mismo. Humala es un apéndice, es como un órgano vital del dictador venezolano. Además, el Plan de gobierno de Humala está plagado de ideas estatistas y antiliberales, en las cuales, para colmo, usted a pie juntillas no sólo confia, sino sale a hacer campaña a favor de ella. No me diga que no lo sabía, Mario. Usted que hasta la vuelta de la esquina entusiastamente apoyó al dictador Velasco Alvarado sabe muy bien de estos entuertos. En otras palabras, lo que pretende Humala es pura autocracia, exactamente lo que no nos asegura que el Perú seguirá creciendo gracias a la iniciativa privada. Las ideas económicas de su héroe Ollanta, nos llevarán al populismo estatista de la Argentina, Ecuador o Venezuela, a diferencia del plan de la señora Fujimori que hará que el Perú continúe exitoso como Chile.

Textualmente:
"Cuando usted a cambio de una buena paga vendió los derechos cinematográficos de su novela “Pantaleón y las visitadoras” al entonces próspero empresario José Enrique Crousillat, ¿no sabía el bien informado señor Vargas Llosa que el señor Crousillat era un fervoroso admirador de la dictadura de Alberto Fujimori y que el canal de televisión del señor Crousillat rendía loas y alabanzas al dictador Fujimori? ¿No sabía el señor Vargas Llosa que los cuantiosos dólares que le pagó el señor Crousillat provenían de un empresario que era socio de Montesinos y, a la vez, leal e incondicional partidario de la dictadura de Fujimori, es decir del Mal Absoluto? Y cuando el señor Vargas Llosa le cobró al señor Crousillat, ¿lo hizo “sin alegría y con temor”? ¿O, como hemos de suponer, al recibir el dinero del Mal Absoluto prevaleció en su ánimo la alegría" (Jaime Bayly)


Diáfano

LuchinG dijo...

En su página de facebook, Lucho Aguirre ha colgado el video de Keiko en el que, entrevistada por Mariátegui, pide perdón por los errores y los crímenes del Fujimorismo. También dijo, dias antes, que jura "por dios" que no indultará a AFF. O sea, se ha colocado, según tus términos, en el mismo casillero que OHT. ¿Que aún tiene a los mismos colaboradores? Apuesto cinco lucas a que los mandará de paseo en un par de semanas. ¿Eso cambiará las cosas? Por supuesto que no. Aunque jure hincada de rodillas que ha cambiado de afiliación, no hay nada que lo indique realmente, porque nadie se pasa treinta y cinco años creyendo una cosa y luego cambia de opinión en tres meses.

Es por eso que cuando MVLl trata de dorar la píldora y dice que OHT ha dado signos de cambiar de ideas, suena absurdo. Debería decir de frente que se viene otro carnaval de protestas, pica-pica incluida.

Ernesto dijo...

Hola Gustavo, estupenda serie de posts sobre la coyuntura política. Lástima que los comentarios sean tan insustanciales y aburridos.

Marfe dijo...

La que está rodeada de ratas, termina convertida en rata. Todo el mundo sabe que el Chino dirige la campaña de su hijita desde la Diroes. Si gana Keiko, gobernará el Chino y los mafiosos que gobernaron con él entre el 90 y el 2000. Bayly y Aldo Mariátegui escriben como si defecaran: lo hacen sin pensarlo, sentados cómodamente en sus inodoros, añorando el gobierno nefasto del Chino donde se podía vender la pluma por un cerro de dólares. Igual algunos que trabajan en Perú21 empezando por su director y terminando en Víctor Andrés Ponce, que están haciendo méritos para que un probable gobierno de la mafia los tome en cuenta.

Anónimo dijo...

¿Afirmar que un gobierno fue "el mejor" de un período dado equivale a afirmar que fue un gobierno perfecto? ¿Es esa la "doctrina" que pretendes derivar de las palabras de Keiko?

No te vendría nada mal revisar tus notas del curso del profesor Rosales. Mejor si son las de Trelles.

Anónimo dijo...

Excelente artículo, Gustavo. No cabe la menor duda que en tu blog se está publicando el análisis más valioso de la coyuntura.

Una cosa más. Aldo Mariátegui sabe mejor que nadie que la filiación de un individuo no determina su destino. El, por ejemplo, es descendiente del Amauta -que está bien arriba, junto a los mejores ensayistas latinoamericanos del siglo XX, y no sólo por sus ensayos políticos, sino también por sus retratos, sus artículos literarios, sus escritos sobre CINE incluso -no hay mejor análisis de Chaplin que el de él)-; y sin embargo, Aldito, se revuelve en el submundo, el estercolero del periodismo difamatorio, donde la preparación intelectual no existe, como si no hubiera recibido de su ilustre familiar un solo gen.

Aldo: hijo, deja de hablar de Keiko; ponte tú mismo de ejemplo. Dilo con coraje: "Mi antepasado José Carlos fue un hombre brillante y yo soy un pobre diablo. Así que voten por Keiko sin miedo".

Pvlgo dijo...

Crea una cuenta de Facebook para Puente Aereo, please! Asi puedo invitar a mis contactos a "laikear" la pagina y no tengo que estar linkeando cada uno de tus posts.

Anónimo dijo...

Si un candidato presidencial dice que el gobierno perfecto es X, todos nosotros podemos tener la entera certeza de que la aspiración de ese candidato es gobernar como X, reproducir X, convertirse en X.

O podemos tener la certeza de que quiere conquistar votos con un discurso que solidifica aún más su electorado "duro" y que luego va a gobernar según su plan de gobierno y no según las "doctrinas" del padre, plan de gobierno del cual no ha hablado Vargas Llosa (¿Por qué no se critica el plan de Keiko al hablar de Keiko? Ah, claro, porque preferimos los prejuicios fáciles, las falacias y el "heroísmo" democrático).

Anónimo dijo...

Otrosí: Humala también es un agujero intelectual. El que no lo ve...

Anónimo dijo...

Keiko no es fujimorista. Es una política joven que ha aprovechado la fama de su padre para llegar al gobierno. Ella luego va a gobernar de una manera light, como todo lo es en este país.

A estas alturas del partido, nuestra intrascendencia en lo político es tal que ni siquiera una Fujimori es fujimorista. Es cualquier cosa y ya está. Voten por ella, no es representante del fujimorismo por más que se esfuerce y es menos mala que Humala.

En el peor de los casos, su gobierno será como el de Toledo: ella escondida haciendo sabe dios qué, los ministros llevando la cosa de la mejor manera posible... Miren, menos titubeante que Toledo no se puede ser. Y él además gobernaba en bomba.

Son cinco años que pasarán rápido. No hagn hígado por el papi Fujimori. No se venguen.

Humala... Ese sí es un fascista... Lo conozco... Ay mamita si sale...

Anónimo dijo...

Es curioso, hasta hace poco, había dispersión de candidatos, todos teniamos "nuestro" candidato. Irónicamente, ninguno de los candidatos "moderados" pasó a segunda vuelta. ¿Serán estos candidatos los que nos están devolviendo el sentido de responsabilidad que implica ser ciudadano?

Anónimo dijo...

Excelente análisis, Gustavo.

LuchinG dijo...

El asunto, entonces, no es la filiacion de Keiko Fujimori. El asunto es su afiliación. El hecho de que sea hija de Alberto Fujimori es simplemente el accidente que la ha colocado en la natural línea de sucesión de un movimiento caudillista (...). Repito: el problema no es el apellido Fujimori; el problema es esa práctica represiva, oportunista, violenta, antidemocrática, dictatorial, abusiva, vergonzosa y criminal que llamamos fujimorismo.

¿En qué es distinto eso del etnocacerismo? Sólo son diferentes las circunstancias, la oportunidad y uno o dos nombres propios.

perroguarapero dijo...

Simplemente quiero decir que he tomado la decisión de votar por Fujimori, no por simpatía ya que siempre estuve en desacuerdo con su padre, sino porque estoy convencido de que Humala sería nefasto para el futuro del Perú.
Jorge Bambarén.

Daniel Salvo dijo...

Mas nefasto para el futuro del país es volver a lo que ya conocemos. Ya hemos visto las compañías de Keiko: Martha Chávez, Rafael Rey... ¿eso no es nefasto? Ah, pero es que sólo hablamos de ética y dignidad, no de plata. Perder plata es nefasto, la dignidad y la decencia ...

LuchinG dijo...

Daniel: para ti y para mí tal vez se trate de perder o no perder plata, para otras personas es perder la comida del día.

Anónimo dijo...

Pero entoces ¿qué hacer? A Ollanta simplemente no le creo y me da miedo de verdad, miedo animal, miedo reptiliano.

Creo que MVLL se equivoca. Ollanta nunca puede ser una solución ¿Lula? eso no se lo cree nadie.He leído el artículo de El País y no me podía creer el crédito que le da MVLL a lo que dice Ollanta, me parece inconcebible que de verdad le crea.

Es más, rizando el rizo, creo que Don Mario sabe que no es muy popular en Perú y un comentario suyo mostrando un apoyo tan explícito a un candidato,puede tener el efecto contrario,es decir,si MVLL apoya a éste yo voto a áquel.Quiero creer en esta alambicada (y tal vez absurda)teoría por las largas horas en las que he disfrutado de los libros y artículos de mi admirado MVLL y porque de verdad no me termino de creer que le de un voto de confianza a lo que dice Humala.

Keiko o Humala ¡qué difícil! y que decisión tan trascendente. Si gana Ollanta puede ser un desastre. Por favor mediten bien su voto.

Anónimo dijo...

Yo sí creo fervientemente en que se puede comer la dignidad y que eso les podría resultar suficiente a los pobres del Perú. Espíritu lleno, corazón contento.

Eso sí, la dignidad tiene que ser de otro.

¿O no ven que Keiko está gordita de toda la dignidad de los peruanos que se está tragando?

Anónimo dijo...

Luching, pero ten en cuenta que, justamente, esa situación de asistencialismo fue potenciada por el fujimorismo, precisamente, para hacerse NECESARIO. O sea, creamos un sector de personas que SIEMPR depende del vaso de leche, donaciones para alimentarse y subsistir, y luego decimos que, si se acaba nuestro gobierno, esas personas perderán la comida del día.
Entonces, siempre seremos un mal necesario. El truco perfecto, nos volvimos necesarios.

Anónimo dijo...

totalmente de acuerdo con tu imagen de Aldito y jaimito, pero creo que tu analisis no es necesariamente cierto respecto a Keiko (ojo no soy fujimorista)y es que el entorno del cual no se ha desprendido no necesariamente actue igual que la primera vez (o el APRA uno de los peores gobiernos de nuestra historia actuo igual esta segunda vez siendo casi casi los mismos personajes?? .....a los que actuaron igual, la sociedad los castigo y ahora ni son congresistas.....) personalmente creo que es muy probable que Ollanta tome una actitud dictatorial una vez agarre el poder.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con tus posts. Es increible que el grupo El Comercio incluyendo Peru21, RPP, Radio Capital se dediquen a hacer tanta propaganda desfachatada a favor de Keiko. Donde quedo el periodismo? no deberian al menos de aparentar ser imparciales? Lo terrible es que demuestra que nuestras elites, la gente de la clase A/B que tienen acceso a la mejor educacion en el Peru sean tan inmorales, apoyando tan alegremente al fujimorismo, habria que recordarles que vean la brillante pelicula argentina "El secreto de tus ojos", recordarles que un gobierno sin moral termina pudriendolo todo, aun las partes que aparentemente son ajenas a lo politico.

Bernie dijo...

ya dije, votare viciado porque ambos me generan la misma desconfianza, y de ambos me dicen ilusamente los que votaran por ellos que "se pueden controlar o vigilar"