22.5.11

En este momento se jodió el Perú

Qué cosa implica la decisión del 5 de junio

En la historia de cada nación, en su proceso histórico, hay momentos críticos que pueden señalar el inicio de un auge o marcar un súbito deterioro. Hay momentos de crisis que señalan el futuro de generaciones enteras. Eso lo intuimos todos. Solemos pensar que se trata de grandes eventos: proezas, tragedias, victorias heroicas, derrotas multitudinarias, hecatombes, guerras civiles, golpes de estado, dictaduras.

La relativa atención que ponemos en detectar esos pasajes críticos nos impide verificar el acontecimiento, cuando se trata de algo mucho más sutil, menos monumental. Por ejemplo, la aceptación pública y masiva de una idea que jamás debió ser aceptada, y que luego conduce a alguno, o a muchos, de esos instantes insoportablemente inmanejables.

Pienso en el momento en que los alemanes aceptaron su superioridad sobre todos los pueblos del mundo y eligieron creerle a un demagogo. Pienso en el instante en que los iraníes sucumbieron a la promesa de una revolución que no era más que una involución. Pienso en el periodo en que muchos cubanos aceptaron que la rebeldía popular se convirtiera en reinado y después se redujera a dinastía monárquica.

(Pero también pienso, por otro lado, en los años en que la idea de los derechos universales se fue transformando, en occidente, en un saber común indiscutible. Pienso en cómo se impuso en los países nórdicos la noción de que el estado podía transformarse en administrador de la solidariadad social; en cuándo la mayoría de los países de europa del Oeste concluyeron que, en verdad, todos los ciudadanos tenían derecho a un número de beneficios y seguridades elementales).

En las últimas décadas, los peruanos han librado batallas sonoras y batallas silenciosas. Han puesto una en frente de la otra concepciones autoritarias y concepciones democráticas del mundo. Han rechazado al terrorismo, han rechazado una dictadura y han protestado contra la corrupción, pero también, otros muchos, han defendido a la dictadura y se han afiliado a la corrupción.

Y estas elecciones los han colocado nuevamente, casi sintéticamente, dramáticamente, en la situación de volver a escenificar ese duelo.Quienes defienden abiertamente el orden democrático, los derechos humanos, el estado de derecho en general, la legalidad, el orden y el progreso en libertad, tienen razones para pensar que nadie los representa cabalmente en esta segunda vuelta.

Pero también tienen motivos para suponer que sólo uno de los participantes, Ollanta Humala, representa siquiera una puerta abierta para la defensa de todo lo anterior. Keiko Fujimori --como Alberto Fujimori, como Vladimiro Montesinos-- representa inequívocamente la corrupción, la dictadura, la burla del estado de derecho, el desprecio por los derechos humanos.

Humala, con todas sus pequeñeces, con sus imperdonables fluctuaciones y sus muchos errores, es la única salida posible para quienes creen que nuestra democracia debe ser una negociación abierta y que el crimen no tiene derecho a sentarse en esa mesa. No se trata de elegir entre el mal mayor y el mal menor: se trata de dibujar una línea palpable y concreta entre la posibilidad de un futuro depositado en nuestras manos y el regreso de la inmoralidad, el regreso de la dictadura de la inmoralidad; no hay medias tintas.

Cada generación contesta como puede y como quiere la vieja pregunta de Zavalita: "¿en qué momento se había jodido el Perú?".

Este 5 de junio, las generaciones presentes pueden hallar una respuesta terrible: el Perú se jodió el día en que abrió las puertas de una prisión para liberar a sus peores criminales y darles el poder; el Perú se jodió el día en que dispuso que el poder se mudara a una cárcel y lo tomara en sus manos un delincuente.

Ese es el tipo de decisión que un país puede lamentar por décadas, un momento que nos fracturaría por muchos, muchos años. No permitamos que ocurra.

Así como un individuo pierde toda dignidad y teme mirarse al espejo después de cometer una acto innoble, aborrecible, así también un país pone en juego la fibra crucial de su autoestima cuando decide alquilarse al diablo por un pequeño beneficio temporal, dudoso y objetable, o por puro miedo o por pura comodidad, o por creer que las faltas morales tienen justificaciones pragmáticas, que a veces la moral es un lujo innecesario, accesorio o trivial.

...

20 comentarios:

nieblaextinta dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo en lo que Keiko como presidente representa para nuestro futuro, pero sobretodo, para desdibujar por completo nuestra historia reciente. SIn embargo, y aunque sin historia que contar, Ollanta representa un paso al abismo sin soga que nos sostenga, y no por sus errores, sino por sus ideas, que son sólo alteradas levemente con fines electorales. El Perú se jodió en la primera vuelta de estas elecciones, ya no hay vuelta atrás.

Anónimo dijo...

Muchos están pensando votar por la opción Fujimori para que todo siga quieto en sus negocios, y en sus vidas.
A ellos les digo: Piensen que también los valores cuentan. No sólo de pan vive el hombre, aunque no tiene por qué faltar el pan si la opción que gana es la de OH.

Heriberto Hernández Medina: dijo...

"Pienso en el periodo en que muchos cubanos aceptaron que la rebeldía popular se convirtiera en reinado y después se redujera a dinastía monárquica."

Que agradable escuchar a un intelectual latinoamericano decir esto con claridad y absoluta convicción.
Duele tanto colega inteligente y culto, talentoso y sensible, obcecado aún por la falacia de la propaganda castrista, o lo que es peor, comprados por las migajas de la Casa de las Americas o las manipulaciones de los consulados cubanos.
Saludos.

Anónimo dijo...

el Perú se jodió el 28 de julio de 1985, y volvió a joderse en la misma fecha cinco años después. es probable que vuelva a fregarse el próximo 28, aunque Humala está subiendo algunos puntos en las encuestas...

zeta dijo...

Entonces a votar por Ollanta y a hacerle pelea :)

Anónimo dijo...

Pero también pienso, por otro lado, en los años en que la idea de los derechos universales se fue transformando, en occidente, en un saber común indiscutible.

Precisamente, el surgimiento y afianzamiento de ideas así, permiten mantener una esperanza racional en el porvenir humano. Hay quien dice "a pesar de esas ideas, sigue existiendo el mal". Mejor es ver las cosas en su real perspectiva: que a pesar del mal y sus ataques, lo mejor que tiene la humanidad no ha podido ni podrá ser destruido.

Karina Pacheco dijo...

No caigamos en la trampa de los medios de mostrar a un gobierno de Humala catastrófico frente al de una Keiko que "que garantiza la estabilidad" (¡!). Esa mentira puede llevar a muchos a optar por los Fujimori, sino a votar viciado o en blanco; algo que solo beneficiará a esa mafia. Por favor, lean más, no se complazcan con los resúmenes tramposos de la mayoría de medios. En la web del JNE están los planes de gobierno de todos los candidatos que compitieron en la primera vuelta. Con todos sus temas polémicos y acertados, el de Humala está muy bien sustentado, incluidos temas como ciencia y teconología, lucha contra la corrupción y programas sociales en favor de la inclusión, en los cuales lleva bastante ventaja a las propuestas del mismo Toledo, PPK o Castañeda; y ya no hablemos del asistencialismo-limosna que sigue pregonando el fujimorismo, cuyo plan carece de cualquier tipo de sustento. Ese plan sí que da miedo y no garantiza nada!!! Por lo demás, de nuevo hay que repetir que aquí también se juegan nuestros valores. Con qué cara podremos decir que estamos de lado de la vida, la verdad y la justicia (y del mismo buen gusto!), si este 5 de junio votamos por los representantes del gobierno más corrupto y perverso de la historia nacional. Si votamos por Humala, quizás en 5 años estemos a disgusto; quizás; pero recordaremos que en este momento lo hicimos porque era la única alternativa que teníamos para salvar al Perú de la indignidad, la putrefacción y el latrocinio (¿es que algún iluso espera otra cosa de una mafia?). Tampoco nos dejemos llevar por las encuestas (menos por las que pasaron por las oficinas de Montesinos y amparadas en la impunidad siguen operando hoy a favor de los Fujimori). ¡¿Cómo que si las elecciones fueran hoy Keiko le ganaría a Humala?! Eso solo ocurriría si hay fraude o si triunfa el miedo. A ver: Humala sacó 32.6% de votos en la primera vuelta. ¿Dónde está el 15% de los votantes de Toledo? De los que yo conozco, todos (sí, TODOS) van a votar por Humala. OK, digamos que 3/4 de esos toledistas votan por Humala y 1/4 en blanco o viciado. Keiko sacó 24.5%. De los PPKuys y Castañedas, habrá 3/5 que voten por Keiko, 1/5 viciado y 1/5 por Humala (no satanicemos tanto a los PPKuys: no todos son amnésicos, ni tampoco unos conservadores histéricos; todavía hay mucho demócrata íntegro en sus filas). Entonces, sumen, resten y saquen sus propias conclusiones. El bombardeo de encuestas tramposas y la manipulación medática va a ser feroz en la semanas que vienen. Los fujimontesinistas y sus aliados (bueno, son lo mismo, ¿no?)nos querrán hacer caer en el miedo o en su propio envilecimiento. Pero si hacemos un poco de memoria y nos miramos en el espejo con dignidad, podremos sortear sus trampas y quizás también dejar en el pasado la pregunta de Zavalita.

Anónimo dijo...

la última de Bayly: "Juan Velasco dio un golpe militar y fue un dictador más cruel y más torpe aún que Fujimori"

¿por qué más cruel?

y si fue más "torpe", ¿no es mejor eso? ¿no es mejor que el dictador sea más torpe para que caiga más rápido?

Anónimo dijo...

El largo comentario de Karina Pacheco me pareció sencillamente contundente. En un artículo anterior de Faverón dije algo sobre las putiencuestas. Eso de mover las cifras, y que en una semana Keiko lo pase a Humala, no lo puede creer nadie con dos dedos de frente. Curiosamente, los jefes de las encuestadoras no mencionan para nada el "efecto" Trelles, ya que una frase así debería derrumbar a cualquier candidatura. Pues esa frase es peor que un potoaudio, ya que no se le chuponeó, sino que lo dijo en una entrevista para un programa de televisión. Según mis propias encuestas, Humala está como diez puntos arriba. Es bien curioso lo que dicen las encuestadoras. Mientras más gente apoya a Humala más baja en las encuestas. En sondeos que se hacen en las pocas radios que abren sus fonos para que la gente opine, siempre gana Ollanta, lo mismo en RBC, el único canal que abre los teléfonos. ¿Por qué la Chichi no se atreve a abrir los teléfonos en su programa de radio? ¿Por qué ni RPP ni CPN abren sus teléfonos? ¿Por qué ni el 2, ni el 4, ni el 5, ni el 9 se atreven? ¿Tienen miedo a que se descubra el fraude de las encuestadoras? (JS)

Anónimo dijo...

De acuerdo con los últimos comentarios. Muy sospechosas las últimas encuestas (Apoyo, CPI, Datum). Según Ipsos Apoyo, Keiko ha subido dos puntos y Ollanta ha bajado uno. Veamos. Al parecer, en la última semana el escándalo de los camiones con propaganda de Fuerza 2011 saliendo de la Diroes, le ha dado medio punto porcentual más a Keiko. También el destape de la fuji-rifa ha ayudado a subir medio punto a la hija del ex dictador. Y seguramente lo que le ha dado un valioso punto más a Keiko ha sido la "afortunada" declaración de Trelles: "nosotros matamos menos" (lo que sucede es que los electores quieren que maten más). Finalmente, el punto menos de Ollanta se explica por la adhesión de intelectuales y artistas de prestigio y honestos a su candidatura, encabezados por el Premio Nobel de Literatura 2010. Claro, cómo competir con gente tan lúcida e inteligente como Kina Malpartida y el Puma Carranza, ¿no es cierto?

En fin, un dato: la Willax de Chichi (un canal descaradamente pro Keiko) hizo una encuesta sobre quién ganó el debate de los equipos técnicos y el resultado fue Gana Perú 58% y Fuerza 2011 42%, con un universo de más de 9,000 votantes. Qué raro que sean más certeras las encuestas como las de Apoyo, CPI y Datum que no superan los 2,000 encuestados.
Definitivamente pareciera que no hay un gato sino una rataza encerrada.

Superhendrix.

Anónimo dijo...

Ninguno de los candidatos merece ser el presidente del Peru, pero definitivamente el mal menor es Humala, con el tendremos a la prensa en contra, lo que demostro ser un antidoto para frenar a Toledo, que me parece que se controlo en las corruptelas y en las masacres a los opositores comparado con Alan que tenia a todos los medios en la mano. Y tambien por que darle el voto a Keiko es avalar a Fujimori y sus esbirros, casi todos ellos en el equipo como si el tiempo no hubiera pasado incluyendo a los "periiodistas" como Monica Delta y RMP. Asi que no hay de otra, a votar por Humala con la nariz tapada.
Yo todavia pienso que los peruanos tienen dignidad.

Anónimo dijo...

Creo que el salto al abismo no es que gane Humala, sino la constatacion que haya tanta gente que es capaz de decir "me importa solo mi plata y a la mierda lo demas", en los votantes de Keiko no hay un minimo asomo de ver como el modelo economico ha fallado a la gran mayoria de los peruanos. Pero para ellos eso no importa, ni los cuestionamientos a los violadores de DDHH que acompanan a Keiko, ni las amenazas al estado de derecho, si su dinero esta bien, ellos estan bien.
Tambien es increible que piensen que ese tipo de razonamiento les traera bienestar, cuanto tiempo?, si se sigue operando asi, de espaldas al pueblo, pasara para que la violencia estalle?

Anónimo dijo...

Estimado redactor:
Temo decirle que no se da cuenta de algo que muchos otros niegan diariamente. En estas elecciones, salga quien salga electo, el Perú seguira, como usted dice, "jodido". Esto se debe a que ambos candidatos son malos, por decirlo de una manera educada. Usted tiene que comprender, al igual que muchos, que esto ya no se trata de ver que es lo que pasara el 5 de junio, o luego de ello. Lo que realmente interesa es que hara usted cuando eso ocurra. Y me temo que es muy posible que la respuesta sea nada, como el resto. Es por eso que el Perú no avanza, perdemos mucho tiempo hablando de nuestros odios y problemas, incluido su servidor. Le puedo asegurar que nada sirve hablar con aquellos que solo tienen oidos para su conveniencia.
Espero que al menos estas palabras no queden en el tiempo, y no cometa los mismos errores.

Trevor Ferguson

Nayus dijo...

No me interesa el izquierdismo, pero Paris no vale una misa negra asi que me abstendre de votar por alguna de las opciones

Alfredo dijo...

Creo que la actual coyuntura electoral peruana, se produce por una falta de un adecuado sistema de partidos políticos, tal como existe en Chile. La preeminencia del caudillismo puede terminar siendo nefasta para el Perú. Habrá que esperar y ver lo que depara esta elección.
Debo decir que no me gusta ninguno de los dos candidatos, pero creo también que ambos, incluida Keiko Fujimori, merecen el beneficio de la duda.

Disculpen los lectores y Gustavo, pero quisiera agregar un comentario sobre el párrafo en que Gustavo ejemplifica con los alemanes y cubanos respecto de la aceptación pública y masiva de una idea que jamás debió ser aceptada, y que deriva en situaciones o instantes insoportablemente inmanejables. El caso típico por excelencia en que se da la idea recién descrita, se refiera al mundo en el año 1947, cuando se decidió que era una buena idea partir en dos un territorio que era inalienablemente árabe por población, cultura, entorno e historia, en uno mayoritariamente judío y otro minoritariamente árabe. Se pudo creer que era una buena idea, dado que recién se habían apagados las cámaras de gas en la cristiana Europa, pero no se consideró que una población inocente, los árabes cristianos o musulmanes de Palestina, terminaría pagando por los horribles pecados de los europeos. Ahora sólo Dios sabrá que hará el mundo con Netanyahu, Lieberman (el flamante y refinado guardia de discoteca) y el resto de la pandilla.

Anónimo dijo...

Salta la pregunta: ¿tanto dependemos de nuestros presidentes, que algunos consideran que no podemos seguir siendo ciudadanos? Recuerden que un presidente es un MANDATARIO, y aun cuando utilice o cree un aparato represor, los ciudadanos somos primero.

Juan A. Cavero G. dijo...

"¿En qué momento se había jodido el Perú?" es la pregunta falaz que plantea Varguitas premio Nóbel en su novela "Conversación en la catedral". Porque, si el Perú se había "jodido" en algún momento, era lógico que, previamente, no lo estuviera. Lo cierto es que ese momento nunca existió, porque nuestro país siempre estuvo "jodido", desde que nació. Sin embargo, pueden darse circunstancias en que nuestra situación de país "jodido", se torne irreversible. Eso podría darse el 5 de Junio, si la mayoría del electorado, convencido por la campaña de terror blanco emprendida por "El Comercio" y compañía, decide que el delincuente japonés llegue nuevamente al poder. Ese día el Perú habrá sellado su destino y estaríamos anulando la posibilidad de tener, alguna vez, una república civilizada. La delincuencia abierta estará en el poder y, de ninguna manera, lo devolverá pacíficamente. ¿O hay ingenuos que creen que Fujimori entregará pacíficamente el mando dentro de 5 años, a alguien que no sea de su entorno?
Particularmente, disiento de la ideología del señor Faverón, aunque le reconozco ser más racional que la mayoría de los derechistas. La opción es clara: Ollanta Humala. Confío en que la mayoría del pueblo optará no por el temor, sino por la esperanza que representa Gana Perú. Las encuestadoras parecen estar manipulando los datos, como hicieron antes de la primera vuelta. Me parece francamente ridículo que se quiera equiparar a un delincuente comprobado como Fujimori, con quien no lo es (Ollanta Humala), y que hasta se le quiera dar el "beneficio de la duda" a quien ya gobernó, robó y mató, durante un decenio.

Juan A. Cavero G. dijo...

"¿En qué momento se había jodido el Perú?" es la pregunta falaz que plantea Varguitas premio Nóbel en su novela "Conversación en la catedral". Porque, si el Perú se había "jodido" en algún momento, era lógico que, previamente, no lo estuviera. Lo cierto es que ese momento nunca existió, porque nuestro país siempre estuvo "jodido", desde que nació. Sin embargo, pueden darse circunstancias en que nuestra situación de país "jodido", se torne irreversible. Eso podría darse el 5 de Junio, si la mayoría del electorado, convencido por la campaña de terror blanco emprendida por "El Comercio" y compañía, decide que el delincuente japonés llegue nuevamente al poder. Ese día el Perú habrá sellado su destino y estaríamos anulando la posibilidad de tener, alguna vez, una república civilizada. La delincuencia abierta estará en el poder y, de ninguna manera, lo devolverá pacíficamente. ¿O hay ingenuos que creen que Fujimori entregará pacíficamente el mando dentro de 5 años, a alguien que no sea de su entorno?
Particularmente, disiento de la ideología del señor Faverón, aunque le reconozco ser más racional que la mayoría de derechistas. La opción es clara: Ollanta Humala. Confío en que la mayoría del pueblo optará no por el temor, sino por la esperanza que representa Gana Perú. Me parece francamente ridículo que se quiera equiparar a un delincuente comprobado como Fujimori, con quien no lo es (Ollanta Humala), y que hasta se le quiera dar el "beneficio de la duda" a quien ya gobernó, robó y mató, durante un decenio.

R. Euribe dijo...

Bueno, como bien dice la carta redactada por los escritores, no se le puede volver a dar a un grupo de criminales las llaves de la casa.

Humala no es particularmente un estadista con vision, pero tampoco es el caballo de troya de unos mafiosos prontuariados.

Hace mucho que no voto en las elecciones, me dio mucha venguenza cuando salio Alan, pero esta vez seria una total humillacion que salga fujimori, asi que hay que ir a votar.

Anónimo dijo...

...creo que el culpable fue(y es) el mismo pueblo, que en cuanto detecta etapas de "bonanza", lo primero q hace es reproducirse mas y mas. mi padre me contaba q en sus años mozos aplicaban para un pto.de trabajo maximo 5 personas, hoy en dia hay mas de 30 solo el lunes, (algunos se aburren en la espera y dejan sus hojas de vida). les recomiendo lean el resumen del estudio llamado "el animal urbano", colgado en el portal de la OMS, donde sorprendentemente narra con escalofrio, nuestra realidad, violencia, pillaje, homosexualismo y un larguisimo etc.